Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 405, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Ilumínalos Acracia

Esto parte
como su título,
Se relata sola
la historia
del patrón
que se desangró
del dios
que a la plegaria no llegó.

Nos mienten
conjugando el miedo
para callarnos
sin saber
qué responder.

La revolución
debe mantener
la constancia
hasta hostigar
a la gran E,
hasta que por fin
dé razón al obrero
hasta que las garantías
cuiden al pobre primero.

¡Que el individuo no se contamine!
Alerta la oligarquía
tentando con sus ofertas,
Sus zarpazos siguen timándonos
la utopía más grande el bienestar.

¡Que el individuo no se contamine!
Y llegas tarde
a esto,
Trabajas la tierra
beneficiándote de ella,
Sin embargo,
nada ganas
entre el vino y las apuestas.

Esta no es una simple
declaración,
Es para que por tu independencia
nada en tus bolsillos retengas
y de esta manera
cuando a ti te falte
sobre la gente
que quiera ayudarte.

A siglos
de andar
las diferencias
no se acercan
siquiera a sus manos estrechar,
Distanciados como padre e hijo,
hijo traicionado por su padre
quien aún no conoce
la vergüenza de robar
¡Padre! A tu hijo debes cuidar
tu riqueza equitativamente
has de hacer chorrear
¡Hijo, Levántate!
Lucha con puño firme
haz tuyo lo que te pertenece…
lo que el padre esconde.

No se nace
para obedecer,
Los horizontes
son interminables,
Los borregos
se cansan,
Por sacerdotes
se dejan arrastrar
y estos no son más que
ilusos pusilánimes descerebrados
a quienes el absoluto poder está negado.

¡Camina libre hombre!
¡Ya basta!
¡No estas atado!
¡Respira!
Que fuera de todo
nada falta.

Vuestra indolencia
con tristeza
aumenta la resiliencia,
Más riqueza acumulas
Más fuerte en las calles
Cantamos.

(Léase en voz alta)

Sin dios ni patrón
Sin dogmas ni vicios;
Con justicia, con igualdad
Con humildad, con elocuencia
Vamos a luchar.

(Gracias)
leer más   

etiquetas: poesía, poema, poeta
2
sin comentarios 20 lecturas versoclasico karma: 40

En Poémame hay personas con luz de astros (Por que no tiene que ser San Valentín para decir que los quiero)

Hay personas con luz de astros,
más grandes que un sol o una luna,
que con su amistad han iluminado,
a un solitario y tímido corazón de tinta,
y en el, por fin ha brotado una bella flor,
con pétalos de terciopelo y mil colores,
que han sido teñidos por la misma poesía.


@rayperez
@letizia
@carlosmolina012
@Zombiemaldito
@Pablo_Jose_Aguilar
@Claudia_Viviana_Molina
@Lidianny
@Erato
@Malulita
@Sion

Quiero agradecer por su linda amistad, por estar al pendiente de mi, por compartir sus letras y sus vidas con la mía, por hacerme reír, por acompañarme aunque la distancia nos separe. ¡Gracias, mil gracias amigos míos, mis almas gemelas de letras!


Besos y flores,
Enid Rodríguez Isáis.
leer más   
4
4comentarios 35 lecturas versolibre karma: 73

Insomnia

Insomnes se niegan a morir
Navegando entre frases sin eco
En cualquier oscuro océano.

El desvelo presiona mis hombros
Ahorcándome como tus tobillos
En la cúspide celeste
De tus orgasmos.

Durante el día curiosidad
Recorre inalcanzable
Cansancio.

Tratando dibujar
En intermitentes sueños
Tu figura a contraluz,
Naturalidad
Por fin
Una pesadilla quizás.

Divagan estructuras
De conversaciones futuras
Y una vuelta más en la cama.

Hermoso paso
Es el de las 4 a las 7
No hay más
Ya no dormiste
Y canta el zorzal
Apresurando tu rima,
Otro día
Ha de comenzar.

No hay una mejor cara
Que la que intenta aparentar,
Tu refugio
Tu insomnio
Nunca alguien
Te entenderá.

Aquellos soliloquios
Deben restringirse
A su llegada,
La necesidad
Cuanto hablan
Recuerdan
Jamás se esfuman
Son presentes
Lo empírico
No lo callan.
leer más   
13
6comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 82

Tránsito secular

Maldigo a los siglos
Que me han visto nacer,
La disconformidad
A trancos largos
Se escapa.

Cada poema se lo traga el fango
Del agrado y la palmadita cínica
En la espalda,
Un canto se marchita
Apilando sueños.

La metáfora no gana
El espacio se encoge
A prisa de un trote
Los caballos patean
Y desconocen.

Luchan desde antaño
Los versos de origen
Secos y trastocados
Triunfan míseramente
Una y otra vez.

Los halagos son una mentira,
Son putas de esas
Que se visten y se van,
La tenacidad es la puta que sonríe
Y es su interés, al saberte poeta, una historia conversar.

No estamos a salvo
Querida mía
No creo en cruces pa entierros
Vive eternamente poesía.

La cobardía rechaza pruebas
Se besa con la resignación
Ni permiten que te toques
De ti se burlan al ganar.

Maldigo a las décadas
De mis enseñanzas enterradas,
Morisquetas del títere
Que maneja una sombra indefinida
Como todo siempre, hoy.

Quien no reencarne
Sin materia
En un fondo blanco
Desesperadamente flotará
En la eternidad.

Y se caen desde las nubes
Las paredes del dolor
Al mayoreo con disfraces de encaje
Embobando, distrayendo
Armando la trampa llamada amor.


El entendimiento esta con el silencio
Follándose a la comprensión,
La ruleta aunque retorcida
No escucha tu oración.

¡Cagaste te tocó ser poeta!
Bécquer te escupió los zapatos
Y te desafió,
Bienvenido al infierno
De las emociones
Guarda tu dosis de ambición.

Tus pensamientos son la voz de quien lee,
Porque ellos no saben
Porque ellos no entienden
Porque ellos no sirven para el arte,
Un símbolo de interrogación para quien lo necesite.

Opiniones sin mentiras
Destellos de perfección,
Allí veo a ese flacuchento que canta frases
Que me encantaría copiar
(Ahueonao te pueden pillar)
Un nicho espera, cuánto tarda en llegar.

Maldigo a los años
Y a su tránsito secular
Cada mísero sentimiento
Se fue a coser cicatrices
Y en quelíceros
Los convirtieron.

Se nace para vicioso
En ese restaurante de mala muerte
La bohemia te espera con un vino
Y una sopa que arde
En la celebración de tu llegada
Te esperaban, te alimentan, tú crea.

Mirando a los ojos a Yaijihit
Sopesando la voz, la mirada
Buscando la razón, la importancia
Nada valgo aquí, ahora
De nuevo lo dije, lo pensé.

Tantas veces las 3.13
Otras acaban de pasar
Augurio ambiguo
Colores traerá.

Las mareas suben
Oscuramente verdes
Llorando un reto
A tu miserable inconsciente
Comportamiento de consumidor empedernido.

Te inventaron tu deseo
A tus espaldas en palabras te besó,
La mentira respiró
Cada camino jamás
Se cruzó…
Ni se cruzarán.

La introspección me estira y me deja
Con los pies en un celeste cielo,
No son centímetros ni metros
Es sólo estar en el cielo,
La atmosfera azulita la veo
Y voy dejando atrás mi piel
Abajo en el cielo.
leer más   
10
6comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 91

Miradas

Tesoros ocultos
Que cada quien
Ha encontrado,
Escombros
De lo que aún sirve
Por una historia descubierta,
Aquella flor marchita
Aún guarda las dedicatorias
De un amor acallado,
La vendas
De una lucha
Incierta;
Cadenas
Que arrastran
Los territorios
Sedientos de libertad,
El desvirgue
De cada uno
Al estimulo
De la pubertad,
Los insomnios
Que cubren el silencio
Con su manto
Los soliloquios,
Lo sublime de esos trazos
Encarnando el talento
Exhalando por los poros
El manejable tedio.

Los orgasmos
Y la delicia que retoza
En sábanas
Calmas,
Esas caricias
Que no se repetirán
y que una y otra vez
Se buscarán,
Esas piernas
Delicado contorno
Estremece los muslos
Una lengua experta;
De ritmos, drogas y alcoholes
Una musa
Se atreve
Por jugar nadie le advierte,
Afuera belleza
En lo simple
Como un disparo
Golpeará tu cabeza,
Los demonios no traen maldad
Sólo contigo
Quieren hablar
Para conocerte y así ayudar,
Regocijo es lo que lograrás
Traer
Tus vergüenzas esta destreza
No han de contraer.

Todo nos alimenta
Todo nos hace poetas,
Tanto queda sin nombrar
Tanto hay aún por retratar.
leer más   
6
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 77

Cantata A Los Pueblos (Poesía)

¿Qué dirán? ¿Qué dirán las estrellas? ¿Qué dirán?
¿Qué dirán los ciegos y los sordos? ¿Qué dirán?
¿Qué dirán las miradas y las muecas? ¿Qué dirán?
¿Qué dirán los sabios y los ignorantes? ¿Qué dirán?
¿Qué dirán los tristes pueblos frustrados? ¿Qué dirán?

La ruta se divide de los que yacen en las habladurías,
una sombría ruta monótona y mundana, busca el hombre;
una ruta sublime, misteriosa, buscan los hambrientos,
los que no le temen a la vida, más late la vida de miedo.
Ellos, quienes mueven las raíces de la vida, prevalecen.

¿Qué dirían los lobos, cuántos sueños rotos dejaron?
¿Qué dirán aquellas voces fugaces y egoístas?

Ya es tiempo, aquí y ahora, ¡Alejarse de la manada!
Es hora, es momento de dejar la comarca y caminar,
hacia la trascendente búsqueda interior, espiritual.
Es de necesidad alejarse de la muchedumbre ciega,
para encontrarse con uno mismo, en la distancia.

¿Qué dirán los fracasados y los normales? ¿Qué dirán?
Si ellos no saben qué es la vida porque aún no han empezado.
¿Qué sabrán ellos cuán bella y posible es la vida?
¿Cómo sabrán? Si aún no han nacido, aunque estén vivos.
Ellos son los que más tiempo viven, muertos en el tiempo.

Yace el hombre de cristal en la pradera de la indiferencia,
comprende que las habladurías no desembocan desde el alma,
sino más bien de los apegos de la egolatría y la envidia.
8
sin comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 90

Lógicas escenas

Calma agobiante
Resuena la oración
Danzante de no borrar
El aire.

Recuerda no ser siempre feliz
Que el fango ardoroso
De la pena
También actúa en lógicas escenas.

De los ángeles
Su existencia no conocerás
Porque tus pies
En la tierra están.

Cuando en el sonido
Dejes de ser tú
Rasga tu ceniza
Y aspira el oro de lo que eres
Sin la realidad.

Busca a alguien
Que baile en tu cara
Para olvidarla y sientas martillar
La cristiana moral, escribe.

Lame pieles adentrándote
En historias perfumadas de azabache cabello
Y espinas que lloran por el día
Secando lágrimas de fiestas que no acabarán.

Camina con tu juicio de frente
Usando tu pseudo bondad en ella no te afirmes,
Delira la calma, suda colores,
Enfrenta una nueva verdad

El miedo corrompe escaleras incendiadas,
Nunca descanses
En la espalda de quien te adelanta,
Explora tu cinismo.

Condenando telones de oscuro escenario
Encandilada fortuna,
Madera podrida pisas
El hedor te impregna la ropa.

Final pedregoso,
Sol frío y vacío
Se cansa por tributar a un ídolo
Impía destreza hiere infamias
Nunca sabes cómo llega.
leer más   
10
sin comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 81

Domingo pacífico

Querida calma
si hay que pedirte algo
¿Qué más será?
ahuyenta la maldad
y trae el sosiego,
repele el desdeño
y atrae sincera bondad,
si es que existe por supuesto,
inundanos con despreocupación
que se lleve el menosprecio
que la rivalidad se vaya
y la tranquilidad
nos acoja en su lecho.
18
8comentarios 77 lecturas versolibre karma: 99

Disonantemente y lógico

Entre puentes solubles
Caminos de color púrpura,
A través de estrépitos
sin clamores,
Con un zapato liviano
y el otro arrastrando,
Con el pelo enredado
Vistosa una cana,
Con la moldura encarnada
Suspirando siluetas cómo pelusas,
Contando huellas
regenerandose en tus yemas,
Con la tinta negra
de mis odios,
Por una ruta
de silencios sin vida;
Con el adiós de tu carne
sin el sabor de mi lengua.
leer más   
15
7comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 94

Do-Sol Mi-Re

Pasa que en la mañana
No tenía sangre en los dedos
Parece que amaneció antes,
Aún no terminaba de regenerarme
O quizás hoy no me tocaba
Despertar,
Ya en el mediodía
La sentí correr
Pero a mis dedos no llegaba
No me la merecía,
No me recorría,
Como caminaba
Poco me importaba;
Cuanto movimiento delata
Tu existencia,
Torrentes vuelven
Y desde un eco de tambores
Se recrea el silencio
Donde cada poeta
Acomoda sus venas
Y en la noche entrante
Se limpia los pies
La madrugada.
leer más   
11
3comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 100

Sin eternidad

Adelgazar
Ejercitarse
Tonificarse
Afeitarse
Peinarse
Emborracharse
Escribir...
Comodidad.

Fumar la rabia
Exhalar el olvido
Diluir la pena
Respirar los miedos
Sudar los dolores impertinentes
Purgar a quien no soy
Sentir...
Plenitud.

Invitación
Resignación
Decisión
Aceptar
Llegar
Rememorar
Volver...
Felicidad.

Besos
Lenguas
Eres
Penetración
Eyaculación
Gemir...
Verdad.

Conversar
Avanzas
Conoces
Intrigas
Calientas
Enterneces
Follar...
Suavidad.

Amanecer
Desobedecer
Acariciar
Fumar
Volar
Humedecer
Reír...
Sin eternidad.

Despedida
Complicidad
Ternura
Promesas
Atardece
Ciudad
Creer...
Realidad.
leer más   
11
sin comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 89

El vate vive

Vino tinto
vino del poeta
que no tiene
para el absenta,
Rebeldía obedece
a tu senda
Cigarros arrugados
escribiendo lo que tu camino
haya encomendado,
Un pan añejo
sólo engaña el hambre
No hay tiempo
cuando la inspiración
desmadeja un enjambre,
Recorren siluetas
una mente que apunta
Trastabillando en voz alta
entre candilejas,
El cuarto poema en una noche
de olvidos
No te voy a mencionar
porque te quiero olvidar;
Un beso más al gollete
Escalofríos en la espalda
Un pañuelo
apunta la rima
de indeleble tela,
Nadie comprenderá
el tedio de un poeta,
Las ansias de escribir
La pena de existir
Matarse a diario
sin olvidar
crear
tratando una huella
dejar;
Oliendo a orines
de no recordar
El sueño me invita
a en cualquier
lugar descansar.
leer más   
13
sin comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 84

Escarcha (Poesía)

Mis pies están gélidos por la escarcha,
mis manos se desvanecen por doquier;
Cuán sombrío, cuán catatónico...
Cuánta terqueza abunda en mí, sólido.

Mis pies están gélidos y no puedo volar,
atrapado en la inmensa muchedumbre.
Inalcanzable cielo de papel en la luna.

¡Esta noche el cielo está de luto!
Y las estrellas lloran sin cesar, lloran;
las estrellas marinas no se contentan,
y la luna está de luto esta noche frágil.

Qué silencio es la debilidad, astro infinito.
Que giras inmerso con tus ráfagas...
allá, en la inmensidad del firmamento.

Qué difícil me encuentro en esta densidad,
luces de la utopía fuera de foco, fuera de sí.
Llévame sin razón alguna en tu regazo,
que fértil regocijaré en tu vientre...

Cuánta melancolía matinal, como gotas de rocío;
como aquella humedad de los bosques y el paso.
Esa humedad que trae consigo recuerdos,
fresca y sublime, llévame contigo al olvido.

¡Esta noche el cielo está de luto!
Y las estrellas lloran sin cesar, lloran;
las estrellas marinas no se contentan,
y la luna está de luto esta noche frágil.
2
sin comentarios 36 lecturas versoclasico karma: 36

Danza De Su Vestigio (Poesía)

Rompe el silencio la lluvia derramada,
cae al tiempo un suspiro como voluta.
Y escucho, en la nada, tu devoción.
Pero estamos delirados, lo colosal.

Ni fotografía sobre diván, ni lejos de allá.
Ni video que lance los instantes de la vida.

En el recuerdo yacen los sentimientos,
escondidos, como el aroma de una mañana.
Cuán caja llena de sensaciones, aquí y ahora.
Pero nos dejamos caer paulatinamente.

Dos simples e intrépidos extraños,
con recuerdos en común. ¡Qué sensación!

¡Cuánta espontaneidad cae al vacío!
Y en el abismo recuerdo lo imprescindible,
lo trascendental de algo puramente real.
Y caigo a la tristeza como el rocío al pasto.

Noches continuas, llenas de felicidad;
al menos, así, lo consideré. Infinito.
Pero las noches ya no pertenecen,
a nuestras queridas y tristes almas.

Y tengo presente recuerdos espontáneos,
que no anhelan yacer en el olvido profundo.
Y te llevo en cada recoveco, en lo recóndito,
y me pierdo entre finas líneas llamas verdes.

¡Qué suspiro! De aquellos que dicen mucho,
de aquellos suspiros que gritan, laten, nacen.
Y caigo en el vicio de la monotonía de la vida,
muero lentamente sobre tu invisible regazo.

Ya estoy aquí, en el solsticio de invierno,
anhelando tu encuentro con mi encuentro.
¿Dónde sino? Que te buscaré en las alturas,
así, contemplar una vez más tus pupilas.
Pero ya estoy viejo, y el tiempo muere.

En el recuerdo partiré hacia las sombras,
en la tiniebla de tus gélidos labios,
donde el engaño mató las hojas marinas.
¿Dónde sino...? Te llamaré en pensamientos.

Ni fotografía sobre diván, ni lejos de allá.
Ni video que lance los instantes de la vida.

¡Cuánta espontaneidad cae al vacío!
Y en el abismo recuerdo lo imprescindible,
lo trascendental de algo puramente real.
Y caigo a la tristeza como el rocío al pasto.

En el recuerdo partiré hacia las sombras,
en la tiniebla de tus gélidos labios,
donde el engaño mató las hojas marinas.
¿Dónde sino...? Te llamaré en pensamientos.
2
sin comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 36

Ámbar Quimérico (Poesía)

Cae la noche como la lluvia al alma,
y el cielo no se contenta de mi alba.
Cuán temible, zurumbático estoy,
y giro entonces en el cielo estrellado.
Las luces del ocaso descienden,
y yacen paulatinamente en el olvido.
Hastiado el silencio de mis labios,
la burbuja del intrépido en la parca.

Qué delirio, de convicciones pasadas.
La herradura de los prisioneros,
que han perdido la pasión de la locura.
Quimérico en ámbar de cristal azulino.

Viaja el tiempo en las mañanas frías;
De aquellos desvelos al azar otoñales.

Eleva mi vida hacia la plenitud de Dios,
llévame hacia donde el silencio yazca.
Y cuán saber cuán laberinto estoy,
saber de aquí, cuán lamento estoy.

Dios oye los sublimes latidos de un
corazón embalsamado en cristal,
en su regazo grita la plenitud.
Dicha que regocija como océano,
vientos plenos de felicidad latente.
Cae la noche como la lluvia al alma,
y el cielo no se contenta de mi alba.
¡Cae al abismo más abismo colosal!

Eleva mi vida hacia la plenitud de Dios,
llévame hacia donde el silencio yazca.
Y cuán saber cuán laberinto estoy,
saber de aquí, cuán lamento estoy.
2
sin comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 36

Definirse (Poesía)

¿Por qué debería definirme?
Si al hacerlo, estaría limitado.
Y acabaría en lo más sumiso,
en lo más profundo inhumano.

Pues, cierto que puedo leer,
filosofía y cantar psicología.
Cierto puedo oír metafísica,
y yacer sobre la ciencia.

Cierto puedo escribir poesía,
y cantar ciencias sociales.
O bien divisar la tecnología,
bien comprender informática.

Y cuánto que puedo cocinar,
y ser, ciertamente, gran cocinero.
Pero también músico y escritor,
quizá entonces bohemio...

Y puedo ser panadero, como...
también chef, músico, filósofo.
Porque también compositor,
como así también emprendedor.

Tantas cosas hago, como emprender,
ser inversionista, pero también,
amante de la naturaleza, el cosmos.
También materialista, como no.

Cuánto que puedo aprender o bien,
descubrir, explorar, divisar, entender.
¿Por qué debería definirme?
Si al hacerlo, estaría limitado.

Y acabaría en lo más sumiso,
en lo más profundo inhumano.
Definirse es, en cierta medida,
la mejor manera de limitarse.
4
5comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 60

Muerte (Poesía)

Quizá un sueño mojado,
profundo y eterno,
como ráfagas de oleos.

Quizá un nuevo amanecer
sobre la orilla del firmamento.
Quizá un parpadeo lento y
efímero, distante y frío.

Sólo sabré, ¿Cuándo?
Aún no lo sé,
sólo esperaré
14
5comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 96

El corazón quebrado

El corazón de lxs poetas
debería estar hecho
de puertas abiertas y
cualquier cosa que
las atraviese se convertirá
en belleza.
Dios esconde pájaros
en los corazones
quebrados por la vida.
leer más   
15
8comentarios 86 lecturas versolibre karma: 105

Realidades atemporales

¡Puta jungla cállate de una vez!
Sólo un segundo se equivocó y el minuto caminó hacia atrás,
Se me degrada la voz en tu gris acústica,
Vacías las casillas de los casquillos de mi letra,
Tus rutinas sollozan sus libertades pendientes,
Desconcertante es tu inocencia enmascarada,
No tengo labor más indecente que disfrazarme de quienes no soy,
Sifilíticos amaneceres se transforman en poemas;
De la relación de la ciudad con el poeta.

¡Avísame si te vas para dejar de ser virgen!
Tu sonrisa busca el sol y aparentas,
Date cuenta que sus promesas sólo quieren tocarte desnuda,
Purgará tu esencia de hembra heridas de costado,
Te descubrieron y escapaste con tu discurso arrugado de tanto repetirlo,
Infame figura de pechos firmes y palabra embustera,
La clave estaba en peinarse,
Podría llegar a amar pero le temo a confiar;
Del salón de baile en rojo vestir y la trenza perfumada de siluetas.

¡Los estatutos están mal!
Un pusilánime escribe un diario,
Cuanto desvelo se vuelca en realidades atemporales o como quieras llamarle a la creatividad,
Esto si se lee al revés de todas formas no se entiende,
Sin ese yeso parecerías burro,
Ni el esmero lo detiene,
Enfermo por un par de metas a lograr,
Toda definición es clara y ninguna te convence;
Del incorruptible significado y su indiscutida mimosa realidad.
leer más   
3
sin comentarios 37 lecturas versoclasico karma: 44

Reciprocidad (Poesía)

De mi agua, de tu agua; compartimos.
De nuestro elixir infinito conjugamos,
tu piel sobre mi piel, ¡Anagrama!
Tú equinoccio, yo solsticio.

De mis noches, de tus noches;
el caos místico de los astros,
¡La consumación espiritual!
De tu savia, de mi savia.

¿Cuál es la verdadera medida?
Aquella llamada reciprocidad.

De mis labios, de tus labios.
De tu simpleza, de mi simpleza.
De tus lágrimas, de mis lágrimas.
¡Sublime la espontaneidad!

De mi voluntad, de tu voluntad,
un mundo descomunal.
De tu espacio sideral,
de mi espacio sideral.

¡Como volutas entrelazadas,
en la inmensidad de nuestro ser!
7
2comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 78
« anterior1234521