Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 186, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Corazón de viento

Para La nena de trapo

De la mente al papel, de éste a la boca,
la posibilidad de percibirte
aire, suspiro azul, al desvestirte,
en silencio, bajo una luna loca.

Tu nombre es soplo, imagen que provoca,
el cálido deseo de escribirte,
en la piel, un verso para decirte:
“Cierro los ojos y tu ser me toca”.

La palabra es cárcel o libertad,
ambas huracán en el pensamiento,
acción, elección, oportunidad.

Gracias por estar conmigo un momento,
mientras volvemos a la oscuridad,
un poema atesora nuestro aliento.

De Caminantes, 2017
leer más   
10
6comentarios 84 lecturas versoclasico karma: 83

hokku (pasquín)

Bello cartel,
mostrando primavera,
brindando vida.

Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
11
9comentarios 96 lecturas japonesa karma: 97

Senryu (En primavera)

En primavera
me rozaron tus pétalos.
Fue para siempre.

Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
14
10comentarios 62 lecturas japonesa karma: 93

Melodía

De abril,
el aire

mojado y suave
de la tarde,

dibuja un hermoso
pentagrama,

donde las dulces
notas de la lluvia

componen melodías
que se enredan

en los silencios
callados
de las lilas.

Y al tempo...
entre azulados
aromas,

entre compases
y bemoles,

se propaga por el alma
la armonía

y un eco claro
de melancolía.


María Prieto
Abril 2019
22
27comentarios 158 lecturas versolibre karma: 89

Una tarde en el parque

Y puede no haber parque
sin manos que se cuidan;
sin manos que se toman
ni patos sobre el agua.
Ya antes vimos la hojarasca
que se aviva en el otoño.
También los pétalos regados
en el poniente de abril.

Puedo mirar tus mejillas
y con ello el viento viejo vuelve;
y con ello recuerdo mis sonrisas
y una mente destrozada.

Angustia que estremece mi pecho
y llagas que jamás se esfuman,
mientras las aves revolotean
en una copa frondosa.

Y siempre te pediré que sonrías
para no olvidar mi melancolía.
leer más   
13
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 86

Amor a cuatro estaciones

Energía.

Curiosidad a primera vista.

Lo que me llevó a romper promesas
aquella noche en el medio de la floresta.

Era tan fácil,
hasta que se volvió difícil,
cuando el viento se torno frío
y con él tus sentimientos hacia mí.
Tú te fuiste con la última hoja del árbol
y yo quedé como la grama marrón,
las flores marchitas del maldito desamor.

Congelaste momentos,
helando tu corazón y derritiendo el mío.

Enigmas y confusión,
días de nieve eterna y cielos grises,
noches que paso en la ventana preguntándole a la luna:
"Qué nos pasó?"
dudando que la primavera existe,
segura que jamás llegará.

Porque al apagar el fuego solo queda el frío
y así quede yo,
sin tí,
sin entender.

Hasta que los retoños comenzaron a brotar
y con ellos la nueva promesa,
una esperanza de florecer.

Saliste de un capullo sin esfuerzo,
como si nada,
como si aquel invierno fue tan solo una ilusión,
como si no hubiese sufrido durante meses bajo mi propia sombra.

Acepte tus rosas
y jugué con los claveles que tendiste en mi jardín,
pero no era lo mismo,
porque aunque sea el mismo árbol,
no son las mismas hojas las que estrena al pasar el tiempo.

Días de tranquilidad.
Con la brisa templada tu ausencia
ya no dolía.
Era una fuerza constante, tu viento,
pero ya no me afligía.

El sol brillaba y con el verano sentí
que se pasaba otra página
en el libro de nuestras vidas.

Las hojas de los árboles tornabanse verdes,
maduras, cediendo la niñez.
Pero como debe suceder,
la temperatura tropical el año
no puede abarcar completo
y, poco a poco, el frío comenzó a azotar.

Tus juegos mentales retornaron
con los copos de nieve,
tempestad gélida que me hería,
y en aquella noche fría,
me volviste a dejar
sola, desnuda y vulnerable,
sin esperanza alguna.

En mi mente el invierno sería eterno
y la primavera desvanecería.

Días de cansancio y noches de llanto;
ocasiones en las cuales ni te culpaba.

Porque, en fin, la torpe fui yo
por pensar que el verano no acabaría como siempre,
bruta en pensar que la vida no es un ciclo,
por sospechar que lo bonito no es efímero,
que lo que empezó en mentira algo verdadero crear podía,
como si las rosas no tuviesen espinas,
como si con el pulgar el sol se puede tapar,
pero no, torpe mujer.

Cuando acepté la crueldad del invierno,
cuando acepté que jamás volverías,
las flores blancas comenzaron a brotar
en las puntillas de las ramas
y las aves empezaron a cantar
sonatas cargadas de melodrama.

En cuanto el sol se puso en esa costa occidental,
y la brisa cálida del mar sacudió mis entrañas,
supe que estaba condenada,
entendí que ibas a volver.

Y fue así como una tarde,
te sentaste a mi lado como la primera vez,
tu brazo acariciaba mi brazo,
tu piel tocaba mi piel,
como hace dos años atrás
cuando te vi y de ti
me enamore.
leer más   
11
7comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 89

Aries

Aguarda un momento.

Sopla las semillas
con las que resucita
la primavera
en la que cada año
tú renaces.

Sóplalas y pídeles,
sintiéndote de nuevo niña,
un deseo.
leer más   
13
8comentarios 81 lecturas versolibre karma: 97

No siempre será abril

Aunque la brisa llegue
sin previo aviso,
la lluvia agrande los ríos
y florezcan los árboles
con ímpetu
No siempre será abril.

Así la primavera adorne
con su belleza
las falencias de la naturaleza
humana,
y miles de sonrisas estallen
de felicidad
No siempre será abril.

Te puedo vivir una vez más,
con tus errores
sumados con los míos;
convirtiéndolos en una burbuja
llamada amor…
El deseo me corrompe,
pero no siempre llegará ese abril.
11
2comentarios 59 lecturas versolibre karma: 89

~Haiku~

Las margaritas
en el claro del bosque.
Un cervatillo.

**********

Las ocres hojas
donde el agua resbala.
Luna entre nubes.
leer más   
22
21comentarios 100 lecturas japonesa karma: 113

Besos

Quise besarte,
pero tú me besaste .
Mi primavera.
leer más   
18
15comentarios 119 lecturas japonesa karma: 100

Biomimetismo

Repostando el depósito. Desde la gasolinera observo cómo el equinoccio viste con miles de monedas vegetales los cuerpos rugosos de los olmos.

Se multiplican las oportunidades de tocar el sol con cada hoja, acomodada en proporción sin llegar a solaparse. Todas quieren su porción de vida.

Arranca el coche y desprende viento tibio. Esperan cerezos en flor, resurrección de almas anegadas, drenajes de lagrimales (ahora) fecundos.

Vísteme, primavera, con puños de robles. Surca mi espalda con aire mojado, helechos en la mirada, ramas y garzas.

Desnúdame, primavera, que me pesan los labios y me sueñan las manos.

Huellas acolchadas entre tierra suelta, polvo vivo de historias nuevas...

Víveme, primavera, que se asustan los miedos y se crecen las ganas.
leer más   
15
10comentarios 91 lecturas versolibre karma: 118

Hay Otoños...

.
Hay otoños tan grises
que se cubren de hojas
que olvidaron su dorado
en el vuelo desde el árbol…

Hay otoños tan fríos
que congelan la piel
sin importar el vestido
que olvidaron poner…

Hay otoños
que dejaron su pasión en el verano
y no supieron como volver…

Hay otoños muertos de frío
que se esconden del invierno
entre las hojas, y despiertan
cuando en la primavera
el amor vuelve a florecer…

Hay otoños de amores pasados
en los veranos, otoños en el corazón
otoños en las manos
hay otoños que son sombras del verano…

soundcloud.com/lola-bracco/hay-otonos (Lola)

.
17
6comentarios 111 lecturas versolibre karma: 109

¡Bienvenida Primavera! (Rosario de Hokku a mi manera...)

Por las mañanas
te despiertan los trinos.
La rama en flor.

Tintes pálidos
de violetas y lirios.
Sendero umbrío.

Una amapola,
intensa y roja sangre.
Olas de trigo.

Clavel fragante
de rojo nacarado.
Suspiro bello.

Soñando soles
entre blancos y rosas.
Final de invierno.

Pétalos caen.
La nieve en el cerezo.
Tierra mojada.

Hay nubarrones,
el cielo zigzaguea.
Vientos de marzo.

Gotas brillantes
se deslizan despacio.
Tarde de abril.

La alegre alondra
levantando su vuelo.
El cielo añil.

Y la cigüeña,
planeando despacio,
altiva y negra.

Azules días,
la caricia del viento.
Danza de nubes.

En las retamas
sollozos amarillos.
Verde horizonte.

Arroyo claro.
En el cristal del agua
el sol dorado.

Y por los patios…
perfume de jacintos
y níveos nardos.

Las mariposas,
etéreas y elegantes.
Las rosas abren.

En el jardín
silencios en la sombra.
Pérgola blanca.

En los arriates
intensa hierbabuena.
Albo jazmín.

Perfuma el aire
azahar de naranjos.
Cae la tarde.

Cruces de mayo
tamboriles y flautas.
Se rompe el tiempo.

Y en la calleja
la noche se estremece.
Hay luna llena.



María Prieto
Marzo 2019
Pintura: "El jardin del artista en Giverny" Claude Monet
21
16comentarios 92 lecturas japonesa karma: 98

~Hokku~

Reflejo en flor
Son indigos cristales
De mariposa


Primavera
leer más   
26
19comentarios 115 lecturas japonesa karma: 117

Primaveral

~ senryu~

Luce en mis ojos
la gentil primavera
de tu recuerdo.


*******************

~ hokku ~

Se mira el sol
en el índigo espejo.
Es primavera
leer más   
14
12comentarios 96 lecturas japonesa karma: 103

Arándanos y claveles

Te recuerdo enmarcada en una Primavera de arándanos y claveles. Correteando liviana entre flores, con piel como pétalo y mirada de espina. Acongojada por las tormentas que desfibrilaban los paisajes, mientras en poniente el horizonte era un hematoma que se oscurecía. Yo, que debería aguardar la parca en traje de luces, sobrevivo frente al acantilado de mis malas decisiones, trazando las coordenadas tras las que enterré tu rostro de princesa. Te recuerdo danzando cual derviche alocado bajo las lluvias torrenciales que anegaban los pueblos indígenas en un mar de lágrimas. Girando vertiginosa de la mano de huracanes que tatuaban la tierra con jeroglíficos que hoy nadie descifra. Yo, dibujo tu imagen turbadora sobre el lienzo húmedo de mis párpados en duermevela. Te hundiste en el mar de la soberbia junto a una civilización atlante que bien pudo haber sido la respuesta a las desgracias de la tierra. Os perdió el orgullo. Y esa sensación siempre errónea de creerse en libertad para tutear a los dioses. Yo, exiliado de toda aventura cotidiana, recuerdo como si fuera hoy tu melena pelirroja inflamada en llamas, agitándose en rebeldía bajo los vientos exaltados del desastre.
13
6comentarios 76 lecturas prosapoetica karma: 114

Lluvia de Abril

Y de repente...
la lluvia rompió la densa calma
de la tarde.

Y la pena blanca, se deshizo
entre lágrimas
de azahar y de cerezo.



(Lluvia de pétalos en el valle)
María Prieto
Abril 2018

Foto: Cerezos en el Valle del Jerte
25
35comentarios 168 lecturas versolibre karma: 119

Hokku (Marzo)

Se cuela Marzo
por la ventana grande
Es primavera




Hortensia Márquez ( horten67)
leer más   
23
15comentarios 116 lecturas japonesa karma: 115

~Haiku~

Cae la tarde.

En los naranjos flores

de albo azahar



*************


Sol entre nubes.

La otoñal lluvia deja

el petricor
leer más   
23
25comentarios 194 lecturas japonesa karma: 101

Un patio andaluz (Tarde de mayo en Santa Cruz)

El sol
abraza la tarde.
Luz y sombras.

Tiembla el agua
en el murmullo
de la fuente.
Hay silencios
amarillos
en las rosas...

Un perfume
de jazmines.
Azahar
en el naranjo.
Hojas verdes
entre flores.
Colores
en los geranios.

Amortiguado,
un rasgueo
de guitarra.
Un cante
por lo bajito.

En la jaula,
los trinos
de los canarios.
Oscila la mecedora.
Quiebra el aire
un abanico.

Tenue brisa.
Risa leve.
Hermosura
de la tarde
que declina.

El patio
respira calma.

Un pozo blanco de cal.
Una isla de frescura…

¡El cielo dentro de casa!


Foto: María Prieto (Un patio del barrio de Santa Cruz. Sevilla)
21
35comentarios 229 lecturas versolibre karma: 111
« anterior1234510