Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1138, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Lluvia de emociones...

Una lluvia
se aproxima...

No moja,
tan solo son,
emociones,
atravesando
entre la piel
y el alma...

Sentimientos
que resbalan
por cada poro
de la piel...

Resuena
en esté
corazón...

Una canción,
un te quiero,
y un te echo
de menos...

Y ese adiós
escrito a
medias,
lleno de
indiferencias,
que en el
corazón
queda.

Los
recuerdos,
lleno de
tantas
nostalgias y
añoranzas...
Colgados así,
de un hilo
invisible,
atados al
alma...

Esperando
la calma, de
ese camino
de sueños y
de esperanzas...

© Derechos de autor
Isa García
11
6comentarios 116 lecturas prosapoetica karma: 101

La Vida

En dulce vuelo
en mis entrañas llegaste,
allí en el nido te cobijaste
durante nueve lunas.

Nuestros corazones
latiendo al unísono,
y nuestras almas
en luz de mil violetas.

Abriste los ojos al mundo,
nuestras miradas se encontraron,
caricias mágicas de amor,
de besos de mil jazmines
abrazos de dulce sentir.

Creciste y un día partiste
buscando tu rumbo,
encontraste tu escéncia,
tu todo.

Sinfonías de bellas melodías
me regalaste un día, tus retoños,
que hoy alegran mí existir,
llenando mí alma
de dulce elixir.
leer más   
13
7comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 101

Laberinto vital

En los laberintos de la vida
tu eres todas las puertas de salida
mil espejos se erigen en los caminos,
ninguno refleja lo que eres,
ninguno busca revelar algún sino,
nunca podremos mirarnos por dentro
sin mirar al otro como a nosotros mismos.
leer más   
14
8comentarios 117 lecturas prosapoetica karma: 108

Fantasma de queso gruyer

El cuerdo halaba la cuerda de donde se aferraba la despedida locura
que trata de no ahogarse en ese mar de fondo y de fieras
donde se pixelan fragmentadas y antiguas entidades
anonimanizadas a balazos de colador
en toda esa metralla y sin forma
de los mordiscos de las pirañas gruyer.

Ahí está esa horrorosa hora en punto que nos amenaza:
el Alzheimer
ese tramo que aprendimos a sortear retrasándolo;
pero que en el fondo sabemos inevitable.

@ChaneGarcia
...
11
5comentarios 83 lecturas versolibre karma: 104

El Poeta y sus letras...

El poeta,
lentamente
agoniza
entre sus
letras...

Ha perdido
la ilusión,
la musa y
la inspiración...

Sus últimos
versos escritos
apuntan a
un amanecer
inexistente.

< La historia
de ellos dos >...

Los recuerdos
le aprietan
en su corazón,
no hay alma
qué resista
ni qué frene
estas letras,
apunta de
bala.
Disparando
apuntando
a su alma...

El poeta,
lentamente
agoniza entre
sus letras...
Las qué iban
directas a
ella.
Y ahí, él,
solo quedó,
como un
jardín
sin flores,
sin color, y
un papel
denudo...

Sin poesías
por escribir(te)...

Le sangra
y escuece
aquella
herida
qué de
su piel
sale.
Cuando a
a la mente,
le viene, los
mismos
recuerdos...

Mueren sus
letras, muere
el poeta,muere
su poesía
La qué tanto, le
hacía sentir(se)
VIVO...

Hoy, no
tiene fuerzas
para coger
la pluma y
el papel.
En una
nube de
humo, sus
versos se
esfumaron...

Sin saber, si
algún día,
esté poeta,
encontrará
otra musa,
otra inspiración,
otra ilusión...

Para volver
a escribir sus
apreciadas
letras.
Y volver a
sentir, la
Poesía, en su
piel y en
el alma.

Y esa
música
que
siempre
le acompaña...

< El latir de
su corazón >....

© Derechos de autor
Isa García
12
2comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 100

Venus desnuda

Apreciaba su belleza pura y desnuda… y de repente, abrasado en deseos, atravesé su cuadro, miré sus facciones finas, palabras obscenas entraban por sus oídos y salían por su boca convertidas en arpegios de amor. La tomé entre mis brazos, mis labios tocaron sus labios, surcaron su pecho, subieron hasta los picos más altos, se deslizaron por sus laderas, cruzaron la llanura de su vientre, hasta llegar a la cuenca de las delicias, para probar su esencia más dulce. Mis manos acariciaban sus muslos, sus caderas y nuestras almas libres de pudor saboreaban el amor incipiente, fugaz y eterno. Y sintiendo el filo de sus besos, hice camino entre sus piernas, la penetre suave, pero contundente; intermitente mi pene se hundía y salía de su vulva crispada por su movimiento cimbreante; gotas pálidas destilaba su piel, se cortó la respiración, estalló la sangre; su cuerpo exhaló un llanto febril y mi aliento, río de nieve, se derramó por los poros de su intimidad y sufrimos el placer extremo. Y después de la pequeña muerte –cópula dorada– revivimos gozosos, yo salí de su cuadro y ella, La Venus desnuda, la beldad imperiosa y señorial, quedó envuelta entre ondas de blanca espuma, suspendida en su lienzo eterno.

#Prosapoetica
Eder Navarro Márquez
leer más   
8
1comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 98

"Con mí pluma"

Con la pluma de mí alma,
escribiré un arcoiris de palabras,
para que aniden en tu corazón.

Y en cada despertar tomes
una de ellas y vueles alto.
Qué en ese viaje acaricies
las estrellas, abraces el amor.

Con mí pluma limpiare
tu existir de perdón.
Esa flor que en primavera esplendorosa
iluminó el jardín de mí alma,
te la ofrezco en mil pétalos de amor.
leer más   
13
7comentarios 164 lecturas prosapoetica karma: 91

Memoria Del fuego

Del fuego nace la ciencia; así como el caos, da origen a las estrellas. Lo sé porque en algún tiempo, fui ese hombre primitivo invalidado e impensable en estos tiempos de algoritmos y algebras. Lo delata la altura del puente de mi pie izquierdo y mi apéndice vermiforme menguante y constrictor de celulosa vegetal.
No expongo la posibilidad de otras vidas anteriores a esta, ni una fantástica presunción tentada en la resurrección. Es el tratado de un ser que se hace terriblemente anciano, de un ser con cognición de primera mano, de un testigo arqueológico cuya experiencia esta consustanciada del inmenso poder poseído por el subconsciente.
Lo sé porque fui parte de las greyes talladoras de la roca en las cavernas y arcilla del ánfora fundamental.
Lo sé, porque mi memoria reproduce en sueños, las imágenes arcaicas adorando las llamaradas de fuego primigenio y opimo en un período supremamente feliz.
12
11comentarios 114 lecturas prosapoetica karma: 97

Vuelves

La noche es otra. El cielo está limpio y las estrellas dormitan a la luz de la luna con el sueño ligero de quien no quiere perderse nada, con la emoción contenida y el corazón a punto de saltar por los aires. Vuelves.

Y al amanecer de mi impaciencia entra la luz por la ventana. Sigilosa, brillante como nunca, lanza sus primeros rayos sobre mi lecho buscando tu nívea desnudez, queriendo abrazarte con la timidez del sol que acaba de despertar. Vuelves.

Llueven las gotas de tu fragancia como una tormenta de primavera y resbalan por mi rostro como si fuesen lágrimas, tal vez esperando el rescate de tus labios. Mar de amor sin límites que agita sus olas en cada beso. Vuelves.

El alma rota lo sabe y también mi piel que te toca. Están en mis poros cálidas tus caricias, como recientes son también los recuerdos que dimiten del pasado haciéndose presentes a cada momento. Vuelves pero nunca te has ido.
15
12comentarios 185 lecturas prosapoetica karma: 90

Pájaros equivocados

Por que nos hablamos a tanta distancia?
¿Si nos miramos a los ojos
y nos abrazamos
espalda con espalda?
La ausencia
entre nuestras manos
apretadas,
llena de frio la mesa
y enmudece las llamas,
Solo un beso
enaltece el silencio
aunque no quiera
decir nada,
las agujas del segundero
se ríen a carcajadas
y el vacío dormido
en la casa
y en la cama
no se llena con nosotros,
con nuestros cuerpos
deambulando
como pájaros equivocados
que entraron
por las ventanas.
leer más   
13
6comentarios 159 lecturas prosapoetica karma: 94

Mi primer poema del día: una taza de café.

La mañana nos corta con la humedad de su filo helado
nos cristalizamos escarchándonos
ante el haz de las flechas que nos atraviesan
en todas estas puñaladas fantasmas.

¡Ahhh! ¡Lo que daría por la carne de un poema
en la materialidad de esa primera tacita de café!

Allá afuera
hace un frío que pela.-


@ChaneGarcia
...
15
3comentarios 123 lecturas versolibre karma: 117

"Poeta"

Poeta de innumerables caminos.
Poeta que regalas sueños y
que cada letra en armonía
de alma y corazón,
crean palabras que
penetran en lo recóndito del ser.

Qué entre la tinta y el papel,
un amor sin límite se amalgama,
formando una explosión de versos.

Poeta que no callas tu sentir.
Que aún desfalleciendo
por ese amor incomprendido,
susurras al oído en tus poemas.

Poeta de un día
e interminables noches
de insomnio.
Amante fiel de la pluma y el papel.
Tu...poeta.
leer más   
16
3comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 109

Luna

Luna que con tus finos hilos
alumbras el primer beso y
el último adiós.
Fiel testigo de noches agitadas,
soledades de almas desencantadas.

Luna que junto a la inmensidad
del universo, quisieras acunar
las estrellas para que tengan dulces sueños.
Luna enamorada, luna que siendo confidente
de mil secretos hasta el alba,
te retiras silenciosa en túnica blanca,
abrazando otros pueblos.

Luna fascinante, luna de cuentos mágicos.
Luna de todos los poetas.
leer más   
17
10comentarios 98 lecturas prosapoetica karma: 103

Tu luz

No tengo más que levantar la mirada al cielo a cada momento, sin importar si el día surge o languidece, sin saber si las horas han volado o apenas han contado sus primeras campanadas, sin reparar en si el sol juega a esconderse entre las nubes o me sonríe directamente a los ojos.

No tengo más que asomarme a tu rostro a cada instante, a veces desde la clandestinidad anónima del que quiere ver sin ser visto, otras espiando tu cuerpo desnudo bañado por los primeros rayos del alba y siempre encontrando en tu sonrisa la luz que me ilumina cada día.

Porque alumbras mi vida desde el levante de tus besos que apaga la duermevela, desde la alborada que de la madrugada pasa página leyendo letras de amor en mis labios, desde el despertar que apenas se deja oír cuando me acarician tus cálidos susurros.

Y cuando la oscuridad se apresta a llamar a las puertas del cielo lo llenas todo de tonos naranjas, como si la noche pudiese esperar, como si las estrellas te pidieran extender sin prisa la alfombra del ocaso, como si el mar no quisiera saber nada de borrarse la línea del horizonte que todas las mañanas maquilla ante el espejo.

Es tu luz la que pinta nuestros besos de colores, la que guía mi pasión clausurando para siempre las tinieblas del pasado, la que me hace mirar al futuro desde el brillo de tus ojos verdes, la que me aguardaba en silencio al otro lado de la tristeza.
13
6comentarios 139 lecturas prosapoetica karma: 105

"Dijiste"

Dijiste atrapar una estrella y
que un hilo de la luna
escondías en tu bolsillo.

Dijiste que por las noches
las flores envían su perfume
para que los sueños sean mágicos.

Dijiste que la piedrita que te regalé
ese verano, se transformó en corazón
de cristal.

Dijiste que cada gota de la fina lluvia
traía un mensaje de amor.

Dijiste que el barco salía del puerto,
para buscar las perlas del collar
qué me regalarías.

Dijiste...
leer más   
14
8comentarios 123 lecturas prosapoetica karma: 104

Queda un Palo y No Es el As de Bastos

En el fondo de una mísera barraca, el mazo de barajas reta las esquirlas de la suerte
De mano en mano, entre la nebulosa de tabaco incinerado:

El filo de una espada decapita a sota
En un reinado de caballos de oro
Languidecen los frágiles tesoros
En la embriaguez de un as de copas.

El también dorado nivel de una botella de ron no cesa de bajar, como una infausta marea inversa nos quita lucidez, para alimentar las residuales sombras restantes en la madrugada.

El precario techo de cinc impide la vista al cielo
Ya sin ganas de jugar sirvo los tragos de ron
Yo lo tomo con limón, y dos cubitos de hielo.

Más temprano, colgué mi guerrera en un oxidado gancho de hierro que sobresale en una de las deleznables paredes de este rancho, la insignia apuntando al suelo, pero de frente a la puerta, de manera que cualquiera al entrar, se dé por enterado que en esta sórdida sala hay un cabo primero.

En una vieja libreta
A ocasiones apuntando
El coro que en mis oídos
Redunda con la receta
Ni bebiendo ni fumando
Yo lograré darte olvido.

La libreta en cuestión, la perdí el día del licenciamiento, a los veinte años sentía que había perdido más de lo que tenía —Me equivoqué—
El hombre que más ganaba en aquella mesa, se abría la camisa exhibiendo sobre su voluminoso abdomen, una cicatriz que le cruzaba el pecho y finalizaba en el cuello.

Para nada me intimido
Con la insinuante crudeza
Yo vi un amigo tendido
Con un tiro en la cabeza.

Sobre la melodía de aquel montuno lacerante sobresalía la voz de Lavoe , y después, discurrían los trombones como lagrimas de un despechado en la antesala del coro que volvía lacónico y pausado «no te Olvido…bebiendo, ni fumando»

Amaneció el día risueño
El crepúsculo manchado
Y nuestros ojos hinchados
Por la abstinencia de sueño.

Dentro de mis nociones de consuelo, puedo decir que esta noche no he perdido otra cosa más valiosa que tiempo, si las caricias y los celos de ninguna mujer son para mí, puedo jugarme la vida en el canto de una baraja.

Puedo desojar recuerdos
De los amores negados
Puedo darme por pagado
Sí en el juego todo pierdo.

Es que no estaba del todo ileso, una herida en mi corazón fragmentaba el pilar fundamental de un estado feliz, el hombre de la cicatriz en el pecho, hizo mención de una palabra incompatible con el juego, en algún momento de la repartición, en frases hediondas a nicotina nos hizo saber que aquel que en el amor bien camina, anda mal en los juegos.

Amaneció más temprano
El sol quitó las estrellas
Dentro de esta botella
Todavía queda un palo.
leer más   
13
18comentarios 189 lecturas prosapoetica karma: 104

Fenix

Si no doliera tanto
sería amor del bueno,
tres dagas
lamiendo el veneno
que tu boca
quebrada y loca
devuelve a mi infierno,
tres lenguas de fuego
incendio tras incendio
cenizas de un pasado
en un rojo acompasado
y el ave fénix en silencio
en mis venas ha volado.
leer más   
14
4comentarios 150 lecturas prosapoetica karma: 93

Ella era pequeña y tenía nombre de árbol

Siempre fue deseada
la imaginamos desde mucho antes de nacer
vino al mundo durante la primera noche de la apertura del loto
nos la entregaron envuelta en verdes sábanas de nácar
tenía un pequeño rostro de perla
¡Era hermosa!
Se llamaba Olivia
como el árbol bajo en cuya sombra se placen las Musas
pero... al destaparla
notamos que vino enferma, deformada
y en secreto nos la llevamos a casa.
Estuvo con nosotros nueve noches —con sus días—.
Al décimo
se le apagó la chispa que ardía dentro de su flor
murió durante el sueño, sin sentir nada
lo hizo como un capullo verde, sin abrir
quedando intacta
parecía una muñequita hecha toda de alabastro.
Está allá afuera
en el jardín
en el rincón más lejano
donde ahora se anida la llovizna
donde la hiedra cubre la faz de un epitafio sin lápida
—o lo que para los efectos es lo mismo: una lápida en blanco sin epitafio—.
Ella es ese tierno dolor que aún nos duele
su muerte terminó de descoser esta relación
nos mantuvimos juntos
bajo el mismo techo
por mantener las apariencias
pero entre nosotros no se cruzan
ni por equívoco
el engarce de una mirada
o un sólo roce al descuido
ni el anhelado amago de una palabra airada
que me demuestre
que ahí
en tu pecho vacío
aún te importo.-


@ChaneGarcia
...
15
9comentarios 116 lecturas versolibre karma: 93

Te llamé

Te llamé ternura,
porque me envolviste
en tu magia de amar,
hasta los mil amaneceres.

Te llamé abrazo,
porque protegistes
nuestros instantes .

Te llamé melodía
porque tus susurros
me sabían a música suave y perfecta.

Somos armonía de un amor,
qué ilumina nuestro transitar.
leer más   
20
7comentarios 129 lecturas prosapoetica karma: 102

El vórtice roto (Poesilandia)

En mi caso
yo no he podido vivir de la poesía.
Ella... es ese sitio
ese momento breve que me permite eludir la realidad
y orbitar mi centro
volver por un rato a mi locura
como quien vuelve a la casa de su infancia
sólo para hacerle retoques y mover algunos muebles
para que parezca que todavía la habitan
y no venga la ausencia.
se instale y la derrulla por desuso.
En mi caso
la poesía nunca me ha dado de comer
sólo el placer de ilusionarme —¿engañándome?— haciendo más llevadera la vigilia de mi dormida condena.
¡Ojalá fuese posible que, durmiendo, despertase en poesía!
Y desde allá
con la primera roca
quebrar el ovalado espejo
cerrando así la abertura del vórtice
y dejar que la yerba y otros montes fragmentos
se les olvide ese camino
el único sendero de regreso.

¡Ojalá pudiera quedarme de verdad... en Poesilandia!


@ChaneGarcia
...
10
5comentarios 107 lecturas versolibre karma: 111
« anterior1234550