Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 25, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Ruinas construidas

Construimos nuestro castillo
a base de
abrazos encapuchados
y besos llenos de barreras.

Sus ventanas eran pequeñas
para que su amor no se esparciera por el aire,
pero sus corazones eran grandes
para que cogieran todos los sentimientos posibles
antes de que la torre se destruyera.

Ellos vivían con fuerza para que el frío ni el calor les pudiera,
pero por mucho que su amor aguantara todas las murallas construidas,

sus esperanzas por salir juntos
estaban en ruinas.

Porque ese amor realmente,
murió antes de que pudiera volver a vivir.
leer más   
4
1comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 59

No te enamores de un poeta

Atención, peligro, warning:
no te enamores de un poeta.

Te invitará a cerveza si lo deseas,
te hará creer que eres la mujer más hermosa del planeta
y jugará con tus sentimientos a través de su mirada,
esa que sabe apartarse a tiempo,
para que no te des cuenta de que
ya está buscando su próximo objetivo.

Te encandilará su sensibilidad,
su forma de ver el mundo,
y te hará sentir importante confesándote sus cicatrices,
esas que ya superó hace milenios.

Y tú,
falta de visión,
seguirás sus pasos.

Pero,
¿qué queda más allá del orgasmo,
de unas palabras bonitas
y de una cama desconocida?

Vacío.

Te pedirá que le abraces como si no hubiese un mañana,
aguantará sus ganas de largarse fingiendo que las tiene de quedarse,
en tu vida.

Creará esperanzas en tu pequeño gran corazón
de que te puede querer alguien así,
pero ten en cuenta que si lo hace tan bien
es que tiene experiencia,
de engañar a ilusas como tú
para tener un momento de placer
y sentirse con poder.

Y no te volverá a llamar tras la función,
ya has caído en sus redes,
ya puedes darte por atrapada en un falso amor,
en una noche de arte que utilizará para
escribir poemas y seguir jugando a ser Dios.

Por favor,
no te enamores de un poeta.

O acabarás en ruinas.
11
sin comentarios 495 lecturas versolibre karma: 23

Ella

Ella camina siempre sola
por las calles de Madrid,
érase una vez la historia
de una maldición febril.

Ella solo quería ser feliz
cuando su mundo se vació,
y ahora le toca vivir con
una herida en el corazón.

Ella no puede más,
se siente triste, sin ganas,
y etiquetada cual producto
a punto de caducar.

Nunca pudo evitar que
la soledad le atrapara.

No paraba de preguntarse
sobre lo que le llevó a
aquella situación.

Jamás halló respuestas,
todo el mundo marchaba
sin aportar una explicación.

Solo le queda echarse la culpa
aunque eso se aleje de la realidad,
no hay derecho a esta tortura
pero su vida así tendrá que pasar.

Ella no habla de desamor
pues ese es su menor mal,
ella quiere un poema
y alguien en quien confiar.

Nunca le han abrazado de verdad,
se ha convertido en una muñeca rota,
valiente quien la quiera arreglar.

Si algún día quieres encontrarla
busca el olor a sal del mar
y sigue la luz de la luna.

Ya que a pesar de sus ruinas
aún tiene sueños que le ayudan
a aguantar el dolor que le da la vida.

Cariño:

yo no puedo darte tu salvación,
vivimos en un mundo cruel,
pero aquí tienes tu poema,
escrito desde un corazón
que conoce tu enfermedad
y te ha visto crecer.

De mí para mí.
leer más   
7
1comentarios 108 lecturas versolibre karma: 38

Te suplico que vengas a buscarme

Vuelvo a quedarme asombrada
ante los comicios ancestrales
que debaten en las sombras.
Pues no se sabe, si es mejor
quedarse mudo por gritar
o por estar en silencio,
o si es factible dejar
la locura libre o enjaulada.

De lo que estoy segura,
es que el dolor
es una losa húmeda y cansada
sobre la que arrodillarse
y sucumbir de manera trivial
al derrumbe de los cuerpos.
Y ante tanta incertidumbre,
clavo las rodillas con la fuerza
tan escasa que me queda.

Si algo deseas de mí,
te suplico que vengas a buscarlo.
Los instintos carnales
sobreviven al debacle,
van devorando la piel
y dejan las grietas
para el final de la masacre.

Los restos de polvo
que aquí yacen,
son la prueba memorable
de que la vida me besó,
fue un espejismo cálido
que dio descanso y color
a mis calamidades.

La lluvia regresará antes que tú
y ése declive lento y líquido,
ése continuo llanto del cielo,
se encargará de borrarme.
Si tú llegaras antes...
el fértil sueño que sembramos
brotará entre mis ruinas.
leer más   
13
5comentarios 270 lecturas versolibre karma: 59

Rostros despintados

Rostros despintados
En sorna bañados.
Aduladores de flaquezas
que esperanza inyectan.
¿Convicción?
¡Craso error!
Encuentros desatados
en ruina fosilizados.


Marisa Béjar.
leer más   
8
sin comentarios 126 lecturas versolibre karma: 64

Ruinas

Termine queriendo juntar cada pedazo de esas ruinas vacías en un rincón de mi conciencia.
Y solo termine eliminando el bendito silencio por un rumor que nunca pudo borrar el rencor de mis fuertes sentimientos.

Fui como un pasado distante que la rueda de la vida hace girar esperando obtener nuevamente su victoria.

Y de un despojo absoluto tomó a mi cuerpo tantas veces que al final solo me quiso dejar en un camino inerte.

De nada me sirvió un abrazo fraterno del que me ama para salvar a mi mundo de la ruina de morir aplastado entre los escombros de no poder tenerte.

Y sobreviví moribundo al poder del sueño eterno del que nadie se libra por completo.
Solo me quede con el tallo de una rosa que se fue desprendiendo de sus pétalos con cada mentira de tus labios.
Trataré de sembrar nuevamente mi esperanza con la ilusión de que brotes de nuevo en mi sufrido corazón.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
02/06/2017.
18
8comentarios 238 lecturas versolibre karma: 76

El cielo cada vez está más lejos de ti

Gritos de cólera que invaden tu sangre
en busca de una víctima más,
así son de insensatos los aullidos
que no tienen ni idea de cómo defenderse
ante la tempestad que barre con toda
tu humanidad insignificante y pérdida
en un mundo ajeno a tu pobreza
por una estirpe negra y abandonada
desde que tu mirada tienen la posibilidad
de observar a tu figura olvidada en el frío
de tu soledad por tantos siglos fuera de casa.

Así es tu pobre voz que no se escucha
ante tanto escándalo que enfurece
ante tu baja oportunidad de concentrarte
en las cosas que son verdaderamente importantes.

No lo podrás cambiar,
no tiene caso que te desgarres intentándolo
de mil maneras diferentes,
tu mirada cansada siempre delata tu ignorancia
de tantos siglos llenos de tabúes facciosos
por una educación funesta y obsoleta
que olvida que alguna vez fuiste un clan glorioso
y lleno de riquezas que adornaban tu cabeza
con plumajes de mil colores de libertad.

Ahora solo eres una antigua pieza de museo
que se abarrota los domingos
cuando tus ojos pueden ver el sol y las estrellas
que te han olvidado
porque ahora solo sabes mirar
a donde tus pies caminan.

El mar nunca pudo consumir tu fuego,
tampoco el frío hizo doblar tus pasos descalzos,
solo las ruinas amontonadas en un paraje boscoso
son muestra de que tu luz brillaba
en la oscuridad más absoluta.

Ahora tu enfermedad termino
con la poca fe que te restaba
ahora solo quieres descansar
antes que tus manos agrietadas
por la tierra dejen de tener la suficiente
fuerza para poder sujetar tus palabras
que gritan aquel nombre impronunciable
por los enemigos que temblando se escondían
de tu presencia guerrera.

Eres rico en historia
y pobre en sueños de gloria,
nadie escucha tu voz
porque se han cansado de robarte
a manos llenas.

El cielo cada vez está más lejos de ti.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
08/08/2017.
16
17comentarios 379 lecturas versolibre karma: 83

Ruinas

Hay un espejo esta noche
que refleja de todo
salvo mis rarezas

¿Y quién soy yo, que
obligada a sobrevolar mi vida
ha caído sobre las ruinas de algún roto corazón?

Querían que fuese el último de los peones
de su ajedrez
Pero yo soy negra, y a veces también blanca
Mírenme bien,
porque mi dignidad no ha sido comprada
por un puñado de monedas insípidas

¿Y qué es lo que quiero?

Hay demasiada soberbia
en tan pequeños cuerpos
[...]


¿Y quién soy yo?

Todo se ha teñido de silencio

La mierda tiene un color más amable.
13
2comentarios 156 lecturas versolibre karma: 87

Torpor

Y después de andar descalzo
por tu océano de espinas,
y sobrio ya del veneno
que libé en tus cantinas,
y del pecado fugaz y frío
que se oferta en tus esquinas.
Ya no habrá demonios cotidianos,
ni más amor, ni más inquinas,
sólo un sordo y blanco torpor
y lágrimas inundando mis ruinas.

Imagen: Melissa Nucera
leer más   
11
3comentarios 142 lecturas versolibre karma: 99

La noche del fin del mundo

Lloran mientras mueren,
La ciudad está inundada de nostalgias.
Palabras trizadas,
Buitres agónicos.
Sombras difusas la recorren,
Lenta,
Silenciosa,
Ambiguamente,
Se detienen,
Se miran fijamente,
Lloran mientras mueren,
Y se deshacen en la niebla.
Oquedad,
Ruinas que se estremecen después del despertar.
Sobre lo que hay que vivir.
leer más   
13
2comentarios 99 lecturas versolibre karma: 94

Solo

Solo,
En soledad;
Entre muchos solos
Rodeado de soledades.

Multitudes sin rostro
Frialdad seca,
Sin sueño,
Sin sueños,
Ni horizonte;
Ni dueño.

Solo,
Como hielo errante
Como lava ardiente,
Cometa perdido,
Inutil,
Sin meta.

Callejón sucio,
Condón tirado,
Semen desperdiciado.
Sólo.
Mudo,
Tumba vacía,
Rincon oscuro,
Polvoriento,
Olvidado,
Yerto.

Sin amor,
Ni dolor
Vacío...,
Eso es solo.
leer más   
11
1comentarios 51 lecturas versolibre karma: 99

Las paredes

No te asustes, sólo sostengo las ruinas
del que fuera el castillo de aquella fantasía
donde vivimos nuestra propia irrealidad…

Y no hay penas que traigan el techo
que cubrían los sueños de un futuro que quedó en ayer
ni sombras que bailando cubran cada grieta sobre la pared
no hay, no queda, aquél tiempo sin nosotros ya se fue…

Pero yo aún me quedo, sin esperar que quieras volver
sin esperar, sólo sostengo el viejo marco de aquella puerta
que nos hizo hogar, risas, y al final quedó abierta al llanto
derrumbándose…

No te asustes, sólo las paredes se quedan conmigo
cada noche mirando el cielo, donde cada luna llena
cicatriza las grietas de mi corazón, que resiste
lleno de recuerdos y olvidándonos…

soundcloud.com/lola-bracco/las-paredes (Lola)
15
4comentarios 125 lecturas versolibre karma: 109

Ruinas inertes

No construyas
tu felicidad
en ruinas inertes
la perderás.

Che
leer más   
15
1comentarios 103 lecturas versolibre karma: 97

El eco de la poesía

La poesía...
vuelve a mí montada
en las canas algodonadas de unas olas nereídicas
apenas ecos de un recuerdo ya casi extinto
arrebolado en los tizones tardíos del véspero
fragmento de una rapsodia
escrita sólo para ser olvidada
como la desenterrada belleza
de unas ruinas griegas
capiteles jónicos
que asoman sus ahogadas cabezas.
Ahí está la poesía...
en lo que te sorprende de a diario
en lo que te tambalea
agarrándote fuera de base
comprometiendo
tu precario equilibrio.-

@ChaneGarcia
...
leer más   
17
4comentarios 143 lecturas versolibre karma: 117

Estoy cansado

(Dueto Luis Cernuda & Yaneth Hernández)

Cernuda
Estar cansado tiene plumas,
tiene plumas graciosas como un loro,
plumas que desde luego nunca vuelan,
mas balbucean igual que loro.

Yaneth
Estar cansado es sinónimo de hastío,
hastío perpetuo en calles huecas,
hastío prendado a la noche,
vacío que tira como sinónimo.

Cernuda
Estoy cansado de las casas,
prontamente en ruinas sin un gesto;
estoy cansado de las cosas,
con un latir de seda vueltas luego de espaldas.

Yaneth
Estoy cansado de los patios grises,
de las rastros que el tiempo labra;
estoy cansado de la misma luna
con su luz monótona lagrimal.

Cernuda
Estoy cansado de estar vivo,
aunque más cansado sería el estar muerto;
estoy cansado del estar cansado
entre plumas ligeras sagazmente,
plumas del loro aquel tan familiar o triste,
el loro aquel del siempre estar cansado.

Yaneth
Estoy cansado del sonido de las marchas,
del eco melancólico de los techos;
estoy cansado de las palabras
en conexión con el viento,
sinónimo de un habitante difunto,
vacío que honra la muerte.
leer más   
3
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 34

Concreto

Creo que siempre me quedé
con tantas cosas por decir.
Desde tu llegada,
hasta tu partida.

Desataste una tormenta
y tumbaste las murallas
que impedían destrozar mi morada.

Acabaste con el silencio,
la seguridad y la paz de las
calles de mi alma.

Yo que no conocía de lágrimas,
a través del tiempo las vi caer
y deslizarse por todo mi cuerpo
formando un bulevard de sueños rotos.

Te acostumbraste a hacer de tus
deseos órdenes,
te volviste huracán
arremetiendo con todo sin pensar por un momento.

Me volví una trotamundos
buscando alquiler en otros pechos
desde que me convertiste en ceniza.

Juro que tengo los ojos abiertos,
las manos atadas
y la certeza de que no volveré a ser la misma.
leer más   
3
2comentarios 112 lecturas versolibre karma: 32

Lugares

Viste Venecia en mis ojos
al notar que lejos te irías.

En ti,yo vi Roma.
Me hiciste saber,que
desde hace mucho tiempo,
lo nuestro estaba en ruinas.

Despertarte en mí a Irak.
Guerras entre mente y corazón.
No pude protegerme y opté por odiar.


Te convertiste en París.
Conseguiste olvidar.
Te fuiste con ella a
la ciudad de amor
mientras os uníais en
el lecho conyugal.

Pasé a ser Granada.
Me alejé de todo(s)
para evitar explotar.

Fuiste Rusia.
Distinto idioma.
Diferentes lenguas
quisiste probar.

Tantos lugares.
Un final inevitable.

Tú eras la llave.
Lo demás ya no se abre.
leer más   
6
sin comentarios 92 lecturas versolibre karma: 56

Himno agonico

Voces en coro
Se empiezan a elevar
Una nefasta canción
Se pone a cantar
Relatando sin miedo
Todo el horror
Del salvaje pasado
Plasmando el dolor
Y toda la agonía
De la desdichada población
En tiempos llenos
De penumbra y desolación
Las voces se van perdiendo
Dejando solo el silencio
Las voces se van perdiendo
Destruido y abandonado
Por ataques pasados
El himno sigue en pie
Tocado por el aire
Exclamando su agonía
Espantando la alegría
De ese lugar
Lo único que queda
Son huesos y ruinas
Aunque el himno siempre
Estará tocando su agonía.
leer más   
5
sin comentarios 69 lecturas versolibre karma: 75

Ruinas

Fue un adiós de verdad,
de los que no esperas ni imaginas.
Lo que era nuestro palacio,
ahora sólo son ruinas.

Donde hubo fuego y pasión,
sólo hay frío y podredumbre.
No queda ni rastro de aquel calor,
entre las piedras del derrumbe.

Pero de nada me arrepiento,
pues seguro volvería atrás.
Volver a construir contigo,
aquel palacio de felicidad.

No vuelvas por favor,
En sueños lo voy a levantar.
Esta vez no quiero que haya nada,
que lo vuelva a derribar.
leer más   
3
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 35
« anterior12