Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 965, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Máscaras

Soy lo que germinó bajo la sombra de dos rombos ,sin siquiera regulador de válvulas

Sentía que el corazón me latía como un bombo , mi mano bailaba tangos sobre láminas

Ahora soy un perro buscándome en mis escombros, haciendo insalubres
gárgaras con lágrimas

Una impía sonrisa y un alzamiento de hombros, incongruencias crónicas, besos con azufre ...máscaras.
leer más   
6
1comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 74

Pasan Las Horas

Pasan las horas se desgrana
Sus ojos en lo más profundo
De la noche como estrellas de mar
Buscando consuelo
En su desamparado cielo.
leer más   
17
10comentarios 141 lecturas versolibre karma: 101

Quisiera saber

Quisiera tener algo más interesante para decir
Quisiera que mis palabras tuvieran significado
Que alertaran los sentidos
Y movieran los miedos
Quisiera tener respuestas
A los corazones agitados
Y calmar con gracia
La desesperación
Quisiera que leyeran lo que yo soy
Pero la intención de mi alma
Se queda atrofiada por unos minutos
Es porque tengo miedo
Es porque ni yo misma sé que soy
Estoy en el limbo de la vida
Entre no saber nada
Y ser consciente de que no hay respuestas definitivas
Sé de ciencia, historia, sé de mucha teoría
Pero no sé como no sentirme sola
Supongo que no se nada
leer más   
7
2comentarios 86 lecturas versolibre karma: 76

Si lloras o ríes

Si lloras o ríes
Si acabas de tener un cesto lleno o vacio;
Puede que ahora llores
puede parecer que ese cesto esta vacío.

Puede ser que en ese cesto no guardabas nada
Puede ser que tenga un gran hoyo
Que tu aún no lo haz notado
Es seguro que en el camino todo sea desparramado.

O tal vez no tuvo un gran hoyo
Ni tal vez fue un maldito cesto;
Y si lo fue,
Puede ser que fuiste en el camino tirando todo lo que has guardado.

¿pero por que lo hiciste?
Que acaso no sabes que eso duele:
Duele mas que una herida sin dolor
Duele mas que una rosa sin olor
Más que un pasto sin verdor...

Puede ser que el sol que nos alumbraba
Se ha vuelto una estrella
Y poco a poco se a vuelto una más de ellas
Y que un día ya no existirá
Y nadie sabrá que hubo antes de ella.

Puede ser que el escenario en donde estábamos
ya fue usado otra vez y otra vez
E infinitamente otra vez.

Pero me quedo con la duda
De por que has tirado lo que estaba en el cesto
O tal vez sólo fue un gran hoyo...
Sólo un hoyo...
Que aún no lo haz notado o no lo quieres notar...
leer más   
16
3comentarios 52 lecturas versolibre karma: 89

Sirena Herida

Más allá escuchó el sonoro
Cantó de una sirena imperceptible
Pérdida en la profundidad
De una apenada alma
Afligida de si misma
Por las noches

Se infunde entré las sábanas
Oculta el dibujado sentimiento
Hilado en un nido de ramas secas
Con vista al firmamento
Hecho de concreto
Juntó a un par de lágrimas

Se fundió con sus propias lágrimas
Recorriendo cuál río
Su somnoliento cielo
Faltandole el aliento
En cada renglón donde quedó
Escrito en manuscrito
Lo que fue y se perdió
En el caminó incierto
leer más   
13
7comentarios 73 lecturas versolibre karma: 100

Solemne Dama

Muere la dolida dama
En su cama
Con su desolada mirada
Pérdida en la lluvia
Cánticas gotas caen despavoridas
En la necia cerámica
Mientras algo por dentro se rompe
En pequeños pedazos.
leer más   
15
8comentarios 86 lecturas versolibre karma: 104

Con la tranca puesta (eneasílabos-arte mayor)

Impecable luce el palacio
para mi soledad santuario,
andariega entre las columnas
con ese respirar pausado.

Cribando paso al visitante
suspicaz de su privacía
y tranca puesta al horizonte
en resguardo de la armonía.

El alcázar amenazado
ordena encender las alertas,
cerraduras aseguradas
negando las puertas abiertas.

Estando el sitio acorazado
es preciso inhalar despacio
defender el templo sagrado
que significa nuestro espacio.

@MucioNacud (dr)
leer más   
21
15comentarios 181 lecturas versolibre karma: 121

Concierto nocturno

Despierto por la noche,

el sonido de la nevera
el tic tac del despertador
el latido de mi corazón

me acompañan.
10
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 81

Sediento

Entre las corrientes de agua
nos encontramos...


Con tus velas pintadas con el
color del deseo, navegabas
sin rumbo alguno.

Solo querías a lo inesperado
ser puntual.

Timoneabas con desatino,
con el alma seca, anhelabas
llegar al lugar donde beber
y encontrar tu destino.

Las voces, risas y miradas,
te rodeaban, mas no
te abrazaban.

Querías sentirte
amado.

En tu camino, una gotita solitaria
cayó, gotita de fulgor, que sació tu
sed, porque estabas sediento...
Sediento de amor.


Letizia Salceda,,,
leer más   
17
16comentarios 100 lecturas versolibre karma: 95

Que todo se pudra en llamas

El mundo arde.

Nubes de llamas ascienden al cielo mientras los alaridos braman implorando piedad.

Los rostros recalcitrantes se deshacen en tiras de piel muerta al tiempo la sangre burbujea a flor de piel cual estatuas de cera abandonadas a su suerte. Los coches estallan en haces de metralla que saltan en todas direcciones cuando el calor alcanza el inflamable de sus interiores. La muerte corre de un lado a otro brincando en un baile de exaltación, extasiada ante el panorama de una potencial jornada de trabajo. La sonrisa aflora en su cadavérica mirada y su guadaña destila brillos excitantes ante la brava masturbación que le espera por delante.

Los ojos que se descomponen ante cavidades vacías inundadas por lengüetazos de llamas imploran perdón sin saber muy bien hacia donde orientar sus plegarias. Las aceras se funden cual lava y el asfalto discurre descendiendo por las avenidas arrastrando a todos los maldecidos que se topan en su camino.

Los termómetros se desintegran y las ventanas estallan. Los mares se evaporan y los ríos son calderas incontenibles en su turbia incandescencia.

El universo vive sus últimos y apocalípticos instantes al tiempo que mi mirada de rabia reparte ira incontenible por doquier, acabando definitivamente con la humanidad a medida que avanza el bus.

Y mientras el mundo arde.
9
1comentarios 49 lecturas prosapoetica karma: 79

Soledad con la que carga un niño

El instante cuando la escuela
celebraba bellos momentos,
Aquel lugar donde un niño siempre
Apartaba 3 asientos,
Donde el niño anhelaba poder
Presentar los padres a sus amigos.

En este lugar para mi
el momento más tranquilo ,
Era cuando le preguntaba a la maestra
Si ya puedo retirarme de este sitio.

Siempre que salía de estas reuniones
Me daba cuenta que era él primero.
El que se retiraba para no ver el abrazo
Ni escuchar el te quiero que recibían sus compañeros.

Prefería iniciar mi largo recorrido,
Mirando al cielo e imaginando que mis padres van de la mano conmigo.
leer más   
4
sin comentarios 72 lecturas prosapoetica karma: 53

Viento

Bajo el árbol,
cobijo de lluvia,
solo reina el aire, el viento,
tornado de suspiros,
sin principio ni fin.

¿De dónde viene
con su elocuente silencio?

De la más absoluta soledad de muchos,
compañía de otros.
15
6comentarios 106 lecturas versolibre karma: 95

La otra cara de la Soledad

Soledad, mi tan ansiada soledad,
Mi Refugio y el de todos quienes han sentido ese vacío tan profundo y desagradable que nos propopone la sociedad.

Tú que has sido fiel testigo de mis más aclamadas pasiones y de mis sentimientos más suicidas, tú mi bella soledad, eres tú quien logra comprender mi alma en cada rincón donde solo guardo oscuridad.

Se dice de ti soledad que eres adictiva,
Pero soy yo quien me creo capaz de tener la fortaleza para demostrar que te prefiero una y mil veces, a ti amada soledad que al perjurio que me propone la vida.

Y no necesito mencionar ni un solo verso más para que todos sepan que tú, soledad,
Eres y serás acompañante de todo ser que en ti busque descubirirse a si mismo,
Pero en ciertas ocasiones lograste ser el acabose de las mentes más brillantes que alguna vez tuvieron delirios efímeros de locura por su cabeza.

Pero seran ellos quienes diran y te recordaran siempre como ese sentimiento,
Esa experiencia tan fantasiosa,
Y podrán decir, mi tan ansiada soledad.
leer más   
5
sin comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 56

Carta a mi amada ausente...



Rosa, mi vida…

Te escribo esta carta esperando que te encuentres bien de salud en compañía de los seres que más estimes.

Pues bien, he deseado platicarte lo que en este día me pasara.

Era tarde cuando saboreaba el dulce añejo del alcohol ya viejo que mis manos sostenían.

Gota tras gota, trago tras trago, bebí mil copas que sabor amargo despedían.

Tomé, tomé las copas sin saber qué cosa hacía y ofuscado en el momento entre las sombras te veía y entonces cauteloso caminaba con recelo, pero no, por más que me acercaba sonriendo te escapabas.

Y entonces, despacio, mus despacio me acerqué tanto a tu regazo que creí tocar tu cuerpo con mis manos y sentí cubrirte con mis brazos, pero en esto mi vida, algo sucedía.

Al tocar tu mano con mi mano, al besar tus labios con mis labios, al tomar tu cuerpo con mi cuerpo, vida de mi desaparecías.

Y seguí, seguí probando aquellos vinos y seguí tomando con locura, y seguí, seguí también con espejismos.

Más de pronto de mi salió un suspiro y vi la realidad por un segundo: botellas ya vacías, cigarrillos mal fumados, vasos rotos y tirados y yo sentado y solo en aquel cuarto tan vacío.

El suspiro volvió pero ahora me encontraba parado y pensativo ¿qué diablos había yo hecho?

Sí, había bebido con gran delirio al grado de haber gozado de espejismos, pero créeme, no me encuentro arrepentido pues si algo he deseado, es entre mis brazos haberte a ti tenido.

Ahora, ahora que ya he despertado, he tomado cubetas y escobas, y aquellos vasos rotos, aquellos cigarrillos ya tirados, esas botellas ya vacías, mi vida, las he levantado.

Todo ha quedado como antes: la mesa sin objetos, la silla en su lugar, el piso limpio, la cama tendida, ya no hay ruidos, pero aquí en mi corazón queda un dolor agudo, dolor causado por tu ausencia y que rompe en mil pedazos mi existencia y a mi alma la condena.

Así mi vida, viví una tarde más en este mundo, con locuras y con sueños, entre vino y cigarrillos, tan solo vida en ti pensando.

Ahora Rosa Mía, me queda tan solo el despedirme y decirte quiero vida, que siempre, siempre te estaré adorando.

Quien te extraña y te ama con todas las fuerzas de su ser…
  …Martín.


p.d. “… Cierto es amada mía, de ti me encuentro muy lejos, muy solo y sin tus besos, y cada día que pasa, sin ti, sin ti los aborrezco…”
leer más   
13
2comentarios 159 lecturas prosapoetica karma: 93

Madre Reyna, Madre sola

Hace muchos inviernos ya, se le ve a diario desde el alba, hasta la noche oscura, siempre buscando, desesperada, no extiende más sus alas, no busca un rayo de sol, tan solo acicala su tibio cuerpo tratando de hallar rastros, respira hondo y ahoga su lamento.
Ya no se escucha más su voz, solo un chillido garrasposo en la madrugada y antes de volver a casa.
Es un alma congelada, cubierta por el polvo, y el peso frío de la muerte.
Aún abatida por el dolor, incesante busca ínfimo rastro; gotas de aceite que desinflamen recóndita huella, el recuerdo de una sonrisa que pueda devolverle alguna razón para volver a cantar. A punto, tan solo a un paso de rendirse, cuando una extraña sensación en la cabeza la distrae, busca con sus dedos y ¡oh! sorpresa, se escucha algo parecido a un susurro de felicidad, es una semilla; y trae consigo el recuerdo y la alegría del último juego con su amado hijo, la aprieta contra su pecho mientras sus ojos desbordan gordas lágrimas, suspira y solloza, y un crujido que sin duda alguna ha sido el corazón.
Un crudo invierno más, y en medio de él, esa bella madre luce hermosa con su corona de dolor.
27/04/2020
11
4comentarios 115 lecturas versolibre karma: 111

En el semáforo

En la intimidad del coche,
el motor al ralentí
silba una melodía pegajosa
que flota unos segundos.

¿Qué perdiste amigo?,
¿tu reflejo en el espejo retrovisor?
Apoyo la cabeza, cierro los ojos:
clamoroso silencio interior.

Aprisionado en este universo miniaturizado
que gira y suena sin cesar,
un silencio perturbador me despierta.
Me pone en marcha.
Solo entre la multitud
busco la dirección perdida de mi casa.
17
3comentarios 76 lecturas versolibre karma: 94

Mi sagrado momento

Me acostaré.
Sé que no dormiré.

Y me quedaré en el silencio...
Sintiendo pasar las horas
en la oscuridad,
atrayendo recuerdos
en el regazo
de la soledad, en
mi sagrado momento.
leer más   
12
7comentarios 107 lecturas versolibre karma: 95

Amarga soledad...

Mujer,
el paisaje que me envuelve no es muy grato,
más aún,
porque sólo me acompañan:
la lluvia,
el viento y
el silencio,
además,
la amarga soledad
que me haz dejado…
leer más   
22
5comentarios 145 lecturas prosapoetica karma: 96
« anterior1234549