Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 73, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Noche

Porque identificar su silueta en la noche es sencillo, pues un corazón le habla a otro y sigilosamente se encuentran
leer más   
9
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 81

La chica bajo la lluvia

Te ví tan sola que quise acompañarte,
olvidandome loco que podría lastimarte.

Pero fueron tus brazos los que supieron decirme que jamás yo podría al amor referirme.

Desde entonces no viajo ni rebusco entre la gente, las miserias del olvido se esconden frente a la muerte.

Aprendí de un silencio que me supo a escarmiento, tras el ruido del viento me dejé al descubierto.

Pero lo que nunca supe es que esa soledad tuya venía a decirme lo mucho que te esperaba.

Y en el agua salada de mis lagrimas pude atreverme a decirte ven conmigo a las nubes.

Quisiste decir que no, quisiste morir de amor, pues un final tan cuerdo no lo esperaba ni yo.

Ahora ya no estás sola, pues se te abrió la consciencia, y en las tardes de lluvia se te ve la inocencia.

Callad los que no lo saben, huid los que no lo entiendan, te ofrecí la paciencia del camino sabroso.

Y aunque de nada sirva, ni canten ya los ruiseñores, hoy sabes que por ciertos amores,
se pierde uno entre rencores.

Descubriste mi secreto, que es el de amar por dentro, si bien nunca te faltó un beso,
ni se olvidan los recuerdos.

Amor que te ví tan sola, que ni a punta de pistola yo podría arrepentirme de causar pasión y guerra en las fronteras del destierro.

Cada vez que tengo miedo te recuerdo enamorada, y es entonces cuando vivo el valor de tu mirada.

Ahora el solo soy yo, y nunca merecí la pena, tanto canto de sirena nos corto a los dos las venas.

Por eso te pido perdón, por tanto recuerdo lloroso, que aunque culpa no tuviera, se me hacía cruel el gozo.

Y sabes que nunca miento, ni tampoco siembro dudas, para que si quisieras a oscuras me dieras la voz desnuda.

Abrazame la ignorancia de no saber que te quiero, que con la piel encendida se mojaron las heridas.

Que no te reprocho nada, pues nada me hiciste mal, tan solo te quise estár y acompañar tu soledad.
14
sin comentarios 54 lecturas prosapoetica karma: 76

Te hablo con voz…

De trueno cuando te equivocas y no he fallado nunca.
Silenciosa al anhelar que leas la profundidad de mi ser. lo que hay allá muy dentro de mí.
Adolorida y sin fuerza cuando he fallado haciendo lo indebido.
Cristalina y fresca al sentir que no eres de otro mundo.
Llagosa cuando perdonar no es plenitud liberadora.
Hambrienta al sentir que no me sacias y mi alma está hueca.
Mentolada cuando veo tu alma agónica y tu espíritu eutanásico.
Seca, sin tragar saliva al perder mi manual de consejería.
Roja y azucarada porque sé que me perteneces.
leer más   
8
4comentarios 65 lecturas versolibre karma: 76

"¿Soñando o muriendo?"

Con tu voz,
flor de terciopelo
siento tu espíritu
acariciar mis oídos
con esa sabiduría,
que abre camino
en el azul nocturno
de nuestros desvelos.

Pareciera un farol
resemblar el sol
alumbrando senderos
y me pregunto si estoy,
¿soñando o muriendo?

De nuevo me cobijo
con tu brisa mañanera;
cual baño de luz
alza mi espíritu gris y perdido,
¡Oh, gris y perdido pero tú lo alzas!
con tu voz, flor de terciopelo
que brota cascadas de plata
la semilla del gozo y de la esperanza.



Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Mayo 2019.







leer más   
22
25comentarios 140 lecturas versolibre karma: 81

Tu Voz, Música y Poesía

Llegó hasta mi oído
música, poesía,
me tomó de la mano,
dulce, paciente enseñando,
con palabras que atraviesan
corazón, alma, sentidos,
voz que me despoja
despacio de mis vestidos,
suave melodía
con énfasis abrazando,
y mi cuerpo entre tus palabras:
Quemando...

Conoces muy bien el camino
conoces la puerta ya abierta,
arrebatos de son, éxtasis de sonido
acordes vocalizas.
Desbarata el temor,
hazlo trizas,
subo, bajo y vuelo,
tu que habitas en mis ansias,
tu que animas mis desvelos.

Un ramo de notas doradas
para adornar mi cuerpo,
mira que con tu última sílaba
se acaba,
lo que tan adentro siento,
voz mágica, voz profunda
voz que mi ser fecunda,
poesía atada en mar y cielo,
tu dicción, tu canto
mi amor, tras tu vuelo...


Para mi inspiración C.
leer más   
20
20comentarios 96 lecturas versolibre karma: 107

Con el corazón...

“Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando”
(Rabindranath Tagore)


Quizás será otra boca,
puede que más sensata,
la que en la noche turbia te susurre
al oído melódicas palabras.

Tal vez con otros labios
diré lo que pensaba
todas aquellas veces en que a solas,
al soñarte, mi aliento suspiraba.

Posiblemente entonces
la voz en mi garganta
como un lobo le gritará a la luna
los sones que al amor ayer cantaba.

Pero ten por seguro
que la hondura de mi alma
muda, como mi corazón yacente,
aunque muera, no quedará callada.
14
11comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 95

Acerca de....(ALZA TU VOZ)

Acerca de una chica
en espejos rotos,
acerca de una chica
que solo en charcos
quiere nadar,
casa de muñecas
y palmera irreal,
ha montado el mundo
muy cerca del fin.

Agarra los sueños,
¿quién los quiere robar?
hay un padre vomitando
látigos que esperan
a media luz entre la mesa y el sofá.

Acerca de una chica
que rompe el suelo
a manos del dictador del hogar.

Acerca de una chica
con madre estatua,
sueña con viajar a países
de mares en libertad.

Agarra los sueños,
¿quién los quiere robar?
hay un padre vomitando
látigos que esperan
a media luz entre la mesa y el sofá.


*Que nadie robe tus sueños*
leer más   
17
8comentarios 89 lecturas versolibre karma: 114

No sé cómo llamarlo

Yo no sé cómo llamarlo,
a pesar de lo sencillo que parece
asomando en otras bocas que lo usan
por costumbre, finta, escolta.
Las palabras que pronuncian
son el pomo de ese baño
donde puede entrar cualquiera.
El orgullo enarbolado
no sabrá contar las llagas
de los dedos que se incrustan
en el remo de mi barca
cada vez que vienen olas.
Y eso pasa a diario.

Yo no sé cómo llamarlo,
ni sentirlo como otros
ni tampoco tengo flores
ni jarrones para adorno
ni acierto con el lazo
—en las patas del novillo—,
ni me salen letras cursis
—de la idiota del pasado—,
ni me sabe a chocolate...
ni te ensucio con un cuento
hoy las manos.

Yo no sé cómo llamarlo, pero sé
que detrás de los versos, de los flecos
del poema
que se va escribiendo solo,
hay una vida que urge y no hay
empeño que lo frene
porque siempre, siempre
estará tu voz.
15
12comentarios 89 lecturas versolibre karma: 98

Mar de noche

Navego por el mar de noche
con las velas rotas al viento.
El amor tiene al peligro,
Como fuente de su alimento.

Fluyo sobre alfileres,
con la piel hecha burbujas,
Uso a sus laberintos,
como si fuesen brújulas.

La fragancia de la tempestad
Sigue teniendo el recuerdo del ayer,
Mira mis ojos, como agua de la luna,
en su espejo, me supe ver.

He roto las amarras de la razón.
Ay, mi corazón, escucha a su ausencia,
como quien oye llover,
intima y profunda,
como la cercanía del mar
su voz susurra naufragios.

Ay, este corazón,
que por la voz de tus ojos
Siempre se inmola,
Pronto morirá en playas de arena
Porque siempre ha sido ola.
leer más   
26
22comentarios 170 lecturas versolibre karma: 104

"Tu voz es el puñal"

Tu voz es el puñal que desgarra
las fibras de mi prudencia
Hay una miel espesa que cubre mis muslos
y la curva turgente de mis senos bronce
con sus puntas de canela erectas
te imagino en mis noches frías de soltera
embriagándome con tus letras
con tu incienso, con tu boca húmeda
esa calidez que me envuelve sudorosa
como si un sauna eterno me sofocara
Mi vestido blanco está mojado
tan ceñido y me aprieto...
¡Oh, mi mundo se contrae!
Cierro mis ojos
Y te imagino rozarme con tus labios morenos
Te confieso que tengo miedo de abrirlos
Por perderme siglos en ellos
¿Quién eres, culpable de mis desvelos?
¿Por qué se sigue escurriendo tanta miel en medio de mis piernas y de mi garganta?
No sé hasta donde comprendas
que tengo tanta ternura contenida
que se derrama
en todos estos cálices vacíos de plata
En el fondo de esta pieza etérea
escucho un sax tocar
pero nuestros gemidos retumban aún más fuerte
Y te pregunto con voz casi sollozando...
¿Por qué eres tan hermoso?
¿Por qué eres tan hermoso?
¿Por qué eres tan hermoso?



Enid Rodríguez Isáis
San Antonio, Texas
Estados Unidos
Feb-04-2019
leer más   
27
23comentarios 204 lecturas versolibre karma: 99

Poesía en el umbral del amor y la muerte

Los versos trepan como hiedras
en la primavera de su garganta
Con sus ojos, canciones de amor, canta,
Hasta oír como laten las piedras.

Más liviano que el aire es el anhelo,
como por inercia, su voz es quien me sube
Hasta me hace tocar una nube ;
Oírla es entrar por las puertas del cielo.

Un banquete de poesía cocinan las rimas.
La música es el condimento
que le da sabor al sentimiento
Y nos alimenta con el placer que imaginas.

Narrando el caos, la vida se ve más clara,
en el cristal del sueño
que aún refleja mi suerte.

La poesía te cobija y te ampara
de grandes males para un mundo pequeño.
cada posibilidad puede rimar con la muerte.
leer más   
24
17comentarios 258 lecturas versoclasico karma: 100

Cuando escribes

Cuando escribes mi vida, cuando leo
después de encontrarlo, solo por olvidar leerte
porque no siempre escribes, pero a veces
en ti me veo…

Cuando escribes y escribes con el alma
y si lo dices, y si te escucho me llena el pecho…

Cuando escribes, cuando leo
y en ese instante lejano en tiempo y horario
lejano en leernos no me parece, que esté tan lejos
que no fue ahora…

Cuando tus versos para mi
o para otras acariciaron con tu voz mi pelo…

Cuando escribes brindo
cuando te leo, bebo, cada letra
poniéndole tu voz que te hace eterno
para que entre a mi cuerpo…

Cuando escribes y te siento mío
sin que sepas que hace tiempo
estoy yo, siendo tuya…

soundcloud.com/lola-bracco/cuando-escribes (Lola)
24
16comentarios 160 lecturas versolibre karma: 109

"Manjares y cantos" Escrito por: @CorazónDeFlor y @rayperez

Retumba tu voz rítmica como relámpago
en mi templo de tufo derrumbado
y las aves parten en su vuelo al oeste
en plena tormenta de escarcha y granizo.
Mientras me desposas de mi enjambre de tristezas
me pregunto ¿Eres un espectro o un fauno ?
Tu melodía deshace las partículas de mi hierro
¿Acaso eres Pan?
¿Acaso un simple bandido o tal vez
un gitano desalmado?

En esa espectral
y melodiosa incertidumbre
incrustada en las columnas talladas
de quimeras y epitafios
del templo de azores.
Soy el juglar que entra
en tu bosque de hadas y princesas
con mi guitarra de hilos de plata
haciendo vibrar los átomos
que dan vida al susurrante eco
de tu voz adornada con matices.

Oh, reina del bosque perpetuo,
cazadora de latidos jadeantes y abrasador.
Ambos caminamos
por la margen taciturna del brumoso silencio
buscando el crisol de raza cautiva
de tu estirpe Náhuatl.

¡No, desalmado no es tu rostro,
oh, mi dulce amor de soledades!
Pues tus ojos son pasteles cubiertos de miel
y tus labios es un vino mezclado con pimienta;
me invitas esta noche como la invitada principal
coronada por distintas y fragantes flores
hambrienta estoy de tu boca
parece una mesa de manjares
que cuando se abre se oyen cantos.

¡Manjares y cantos es tu boca
dulce aperitivo voy comiendo
en el altar de tus pétalos deshojados,
Oh, más manjares y cantos en nuestro lecho
bella hambruna, bella luna, bella uva!
leer más   
20
19comentarios 198 lecturas colaboracion karma: 133

Por alguna razón que desconozco

Por alguna razón que desconozco, aunque intuyo los motivos, ha venido el frío pronto este año. No saberme las respuestas, el agobio o los nervios que me piden que respire y le dé otros diez momentos a las cosas que me irritan, casi ya no me preocupan, os lo digo de mentira. Cómo voy a relajarme... llevo grapas en los ojos que funcionan como alarma, que me obligan a mirarme y recuerdan lo que escuece la existencia por las noches, cuando calla todo ruido en las calles y yo sigo con mi mente y su jauría muerta de hambre.

¿Duele menos lo perdido cuando nadie conocía que era tuyo? ¿Cabe menos soledad? Crece y crece la gazania en el centro de mi pecho. No sabía que vendría cargadita de altibajos: serpentinas en el aire espantándome las nubes, un milagro que, de cuajo, extirpaba mi pasado, sembradío de temores, cien pellizcos en el vientre —más abajo, más abajo—, la sonrisa juvenil decorándome la boca, la garganta obstruida con lo seco del otoño. Y la lluvia. Cómo voy a seguir cuerda... sobre todo, cuando busco la locura. He ahí mi gran problema, si es que puede así llamarse a ser tonta, terca, triste... o inconsciente. Bueno, no. Inconsciente sí que no. Que de tanto darle vueltas a los asuntos, intentando que no quede una ranura que mis ojos no conozcan, llego a ver el huracán mucho antes de que ocurra; pero no me pasa siempre. Tengo veces que aparezco en el borde de un barranco cuando el paso era seguro porque yo lo veía llano, pero no.

Lo importante es que me empuje yo a mí misma, si es que quiero despeñarme, o sujete, firmemente, a mis brazos con mis brazos, para no hacerme daño. Los susurros que se callen. Sugerencias no he pedido. Voy desnuda, más que antes. Con las manos bien abiertas porque quiero la locura y todo el roce. No me tiembla ya la voz.
21
14comentarios 126 lecturas prosapoetica karma: 134

Labios Rojos



Labios rojos, labios míos
cual relámpagos furiosos
retumban en santuarios
de mirlos blancos solitarios
arrebatando como tornados
besos encendidos cantando...
los versos más tristes y eternos
que mojan los ojos morenos
las fibras dolientes del pecho
por estos labios
tan rojos, tan míos
seduciendo corazones mansos
purificadores del alma
tormentosos
por estos labios
tan rojos, tan míos
donde resurge mi voz en gozo
a componer más poesía
tan sublime y loca
como mi boca.
leer más   
18
28comentarios 397 lecturas versolibre karma: 110

Lanzadera Oxidada

Una carta de emotiva histeria,
un patrón crónico conducido
por el espejo de la identidad.

Trato de olvidar la pregunta final
mientras una voz soprano
carcome mis venas.

Canto para los espíritus colectivos
que han olvidado rezar,
la juventud heroica queda obsoleta
anclada a una lanzadera oxidada.

Huérfanos en procesión,
la decrépita pensión de arrojar la toalla
mientras el allanamiento de la razón
es inminente.

Me lavé las manos con jabón descuartizado
antes de pasar a un estado de ingravidez,
los escuálidos fondos me hicieron
quemar todos los muebles
de mi pequeño castillo.

Una carta de emotiva histeria
mientras mi graduación en blanco y negro
busca creencias que no tienen sentido.

"Llegué tarde,
sus labios inertes dieron paso
a mi cortejo de derrotas"
leer más   
17
8comentarios 97 lecturas versolibre karma: 157

Todos empezamos a morir desde que nacemos

Estoy muriendo.
Y no sé porque.
La luz de la vida se apaga poco a poco.
Torturando mi esperanza, ahogando mi voz.

Yo no sé porque estoy muriendo.
Amo la vida.
Amo los sabores del viento trémulo de la dicha.
Amo la caricia suave del mar con su brisa fresca.
Amo ayudar a otros a poder cruzar el camino pedregoso de la enfermedad.
Amo acompañarte todas las mañanas por un paseo en el bosque magnífico de tus palabras.

Solo sé que moriré.
Y no me llevaré ninguno de tus besos.
Tampoco alguna caricia suprema de tus manos.
Ya no escucharé los pasos lentos de tu corazón cuando me ama.
Ningún aroma que cautiva mi esperanza se impregnará en mi memoria.
Porque no recordaré nada de todo lo que he vivido.
Ningún recuerdo será mío porque estaré dormido.
Seré solo un montón de cenizas tibias en una caja negra.
Solo mis letras, cada una de ellas.
Serán mis heraldos vagabundos que discurrirán por la tierra y vivirán por mí.
Todos empezamos a morir desde que nacemos.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
20/01/2017.
21
2comentarios 385 lecturas versolibre karma: 47

Las cosas que no debiera tener (pero que quizás aún tenga)

Yo no tengo voz.
O al menos no debiera tenerla.
Es que he gritado tanto en silencio.

Yo no tengo pecho.
O al menos no debiera tenerlo.
Es que tengo un hueco de dolor tan grande.

Yo no tengo recuerdos tuyos.
O al menos no debiera tenerlos.
Es que te he empujado tanto hasta el borde de mi conciencia.

Yo no tengo nada.
O al menos no debiera tenerlo si no es con vos.
12
sin comentarios 127 lecturas versolibre karma: 60

Fotografía

Llevo tu imagen hasta el límite, hasta casi perder la nitidez, tal vez, en ese pixelado encuentre lo que quiero ver.
Al darle zoom, todo vos es un montón matices y sombras, sobre todo tus ojos, que aún en pequeños y borrosos cuadraditos mantienen ese juego de luces que al natural estallan como fuegos artificiales en mi corazón. La magia se encuentra ahí, es tuya, late en tu mirada y golpea con la misma fuerza y al mismo ritmo que llevan tus pestañas.
Descargo en las yemas de mi pulgar tus ojeras mientras dejo en tus oídos todo el murmullo que cabe en la palma de mi mano y en tus mejillas me abandono en una caricia repetida.
Acicalo tus cejas para después desacomodar aún más la locura que alborota tu cabeza; jamás te peino me divierten tus mechones retozando como los de un niño que acaba de llegar de jugar a la pelota.
Hay días en que encuentro los secretos de Leonardo y su Gioconda en tus labios, y es que a veces los veo sonreír igual o apretados para no dejar escapar ni una gota de lo que llena tu voz.
También trato de adivinar que aire estás aspirando, a que huele, como sabe, si es tibio, frío o si por un momento detuviste la respiración para resoplar y morir después en una carcajada.
Tantas cosas puedo hacer, tantas imaginar, y sólo llevo tu imagen hasta el límite, hasta casi perder la nitidez.
leer más   
7
2comentarios 153 lecturas relato karma: 50

Tu voz

Hoy amanecí
así,
queriendo escuchar,
por recordar,
lo apacible de
tú voz
o los tonos patronos
de tú música.
Hoy, otra vez,
con fluidez,
amanecí extraviada.
Y es que el silencio
pendencio
y a veces no me alcanza.
Aún si puedo pintarle afilados dientes
y nombrarme valiente.
Soñé toda la noche cosas extrañas,
telarañas.
Y en cada uno de esos sueños
te buscaba
sin poder vencer
y descansar librada.
Porque dormir
así es carencia,
aunque me envuelva
el calor de mí almohada.
leer más   
14
10comentarios 129 lecturas versolibre karma: 76
« anterior1234