Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 96, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Labios De Espinas

Fue el roce de tus labios de espinas
los que me hirieron.
Descubriendo tu falsa verdad,
lo que terminó por partirme el corazón.
Y quererte aún en la miseria
de un triste corazón,
lo que me hizo sentir mi pena.
Emborrachado y ciego del amor sin razón,
eso fue lo que me llevó a ésta insana locura.

Iván A.
8
sin comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 104

Oda a la Vida

Siembras, cantas, suspiras, recoges y mueres,
¡Y suena la canción a deshora!
Amas, (locura), respiras, adoras y vuelves,
¡Y el dolor jamás se agota!
Sonríes...¡es la muerte!
Y el reloj se apaga ya sin horas...
leer más   
12
4comentarios 79 lecturas versolibre karma: 134

El último beso

Quiero darte el último beso
un beso lleno de amor
un beso que apenas expresa
lo que siente mi corazón

Un beso para que no me olvides
porque eso nunca haré yo
Un beso largo y desgarrado
un beso como jamás alguien te dio

Un beso con toda el alma y lleno de pasión
un beso que te explique cuánto te quise yo
un beso pegado a tus labios
un beso para decirte adiós
leer más   
7
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 92

Corazón de dragón

Extiendo las alas del pensamiento
para ser un poco más realista
y volar hasta la rosa amatista
que florece donde naufraga el viento.

De afrontar lunas rojas es momento:
Nada duele en un fin materialista.
Todo pasa en una fuga optimista.
Y una palabra rompe el movimiento.

Me contenta que irte hayas decidido,
aunque, al ver cómo te desvanecías,
en mis ojos entró un sueño perdido.

Gracias por soportar mis tonterías
y por calmarme en tiempo dolorido;
me quedo con tus tiernas alegrías.

De Caminantes, 2017
leer más   
5
2comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 61

Marinero

Dile al barco que me he ido...
Dile al barco que navega por mis versos que me ahogo en este encierro traicionero tan profundo...
¡Capitán del Mar bravío!
Dile al viento que susurra que perdone mis pecados y conceda mis suspiros y aletee con mis besos...
Dile amada, a los ríos, que las piedras no pondrán allí sus nidos , y a los pájaros mojados dales alas...
¡Corazón de sotavento!
Dile al tuerto medio loco de mi seso que no llore más por eso, que es el tiempo quien dispone su momento,
¡Dile al cielo que me ayude! ¡Pide ayuda!
Dile a Dios que llame a Buda, para hacerme una limpieza de cobardes intenciones, ¡pide ayuda!
Dile a todos que el poeta mientras crea se destruye, que la tierra sabe a niebla, y el dolor me sabe a nube...
¡Poeta de este casco enardecido por la muerte!
Dile a voces lo que piensas al espejo y almacena su respuesta, hay un hedor, miedo al error, cierta tibieza...
¡Dile al Capitán que ya estoy muerto!
Di que aquí se ahoga un hombre y nace del barro infecto de su cobardía...
¡un glorioso marinero!
Dile que me he ido...
...que ya no volveré...
leer más   
7
sin comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 92

Allí nos vemos

Hoy separaremos el alma de la mente,
Como separa un carnicero huesos y vientre,
Con una prosa desnuda y peligrosamente adictiva,
Sacada del loco sucio que me domina cuando desciendo...
Con la guitarra , una balada de "Pantera" y la certeza de encontrarte como siempre mirando al otro mundo...
Olvidando que fuiste amigo, te marchas sin ser amado suficiente, sin ser odiado lo justo y necesario...
No hay derrota en esta derrota, no hay más lagrimas ya para la muerte ni más gritos desesperados que alimenten su ego desmedido,
Ya no hay nada, y sin embargo todo sigue, tú mordiendo la tierra y yo caminando erguido,
Tu rostro, olvidado ya a fuerza de dolor y podredumbre, de laxitud en la condena y palidez de flor extinta, tu rostro que tantas sonrisas regalaba se encuentra ahora...¡cenizas! ¿Puedes creerlo? Sin parpadear el mundo soltó una bofetada asesina y maldita, -vaya si fue maldita- ,que rasgó tu espacio-tiempo dejándolo frío y sereno, neutro, eterno y cíclico.
Tú vives más allá , en otra espiral de vidas y sueños , donde las caracolas no dicen ya más tu nombre y la espuma del mar no ahoga los deseos.
Allí donde el Parnaso se mira hacia abajo, allí descansa tu noble ser de alegría infinita y de amor verdadero. Allí nos encontraremos, amigo que nunca consigue borrar el olvido...
Allí nos vemos , allí seremos de nuevo niños que juegan a ser famosos y dan conciertos y fuman porros para reírse y estar contentos. Allí nos vemos, querido amigo, allí nos vemos...
leer más   
4
3comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 68

El mismo demonio

Aun veo los días quemarse entre mis dedos
esto es un tren que va directo a un abismo.
Te estuve hablando pero ya no me escuchas,
te busque porque trataba de salvarme.

Yo se que pude tocar tu alma,
pero también se que no quería dejarla maldita.
Era inevitable no pensar en un nuevo encuentro
aunque nuestro cielo ya no fuera el mismo.

Era un suicidio no intentarlo amor…
El presente nos trae con cada segundo una puñalada
y aun me pregunto si acaso alguna vez
has tocado el filo de sus hojas de plata.

El tiempo corre y se vuelve un juego perverso,
cada segundo evoca tu alma sin descanso
desvaída por la oscuridad de nuestras noches
perdidos tras un horizonte inmenso y lejano.

He tratado de abrir las mas pesadas puertas
pero los muros se cierran sobre mi mente.
Tus ojos verdes se ciernen sobre mis sienes
y yo aun trato de escapar de esta silla eléctrica.

Este infierno ahora me devuelve a vos…
Arrastrando los pasos y las luces de mil calles
casi vaticinando el castigo que nos deja el tiempo
solo por haber jugado con el destino.

El viento deshace el brillo de tus lunas.
Mis ojos se asoman reclamando tu mirada…
Y yo ahora regreso para devolverte ese retazo de amor
al que llamaste alguna vez… Utopía.
leer más   
6
2comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 59

Adiós

Escribo este dia
entre las rendijas de la soledad
decidida por las piedras,
tallo minutos
con los martillos y cinceles del olvido,
esculpo mi monólogo
desde las cumbres más fértiles.

Echo a rodar montaña abajo
discursos y disculpas
con la libertad entre sus líneas
y el adiós envuelto en frases.

Millones de palabras te entrego
para que,
con el amor y con la ausencia,
sueltes mi mano,
te dejo millares de refranes
entre los que descubras
al mensajero vagabundo
que siempre he sido,
que siempre siendo nómada
su legado regala.

Ojalá que centenas de aves
adheridas en tu universo
con su vuelo te permitan alcanzar
la adivinanza de las nubes,
hasta hacerte ser paseo suave
sobre tus piedras únicas,
huellas valientes
de tu alma despierta
y canción de perdones y de olvidos.
leer más   
22
18comentarios 134 lecturas versolibre karma: 138

Despedirse

Decir adiós siempre duele un poco,
pero no hay adiós que duela tanto
como aquel que se pronuncia
cuando no te quieres ir.
leer más   
7
1comentarios 47 lecturas prosapoetica karma: 78

Ella

Ella,
cantora perspicaz de mis temores,
cómplice de las imágenes
que hicieron girar la rueda de mi voz.,
mujer de ojos de emoción diáfana,
narradora en sus pupilas
del amanecer rojizo de un verano de furias.

Ella,
hembra dulce de escalera atormentada,
amante de las noches de lluvia
y del lodo en los caminos infinitos,
residente en la sabana más profunda,
pintora en tantas madrugadas
de todas mis arrugas.

Ella se fue,
dibujando con su rastro mi mirada nueva,
dejando mi orgullo moribundo
prendido entre sus ramas austeras,
se fue,
danzando al compás de su llanto,
buscando entre las piedras
la urgencia sublime de curar su magia.
20
11comentarios 93 lecturas versolibre karma: 137

País de sordos

Las trayectorias del orgullo
y de la avaricia
nos convertirán en un archivo
de huellas mendigas,
en un crujir en el que el agua
no remitirá en su cantinela,
en estertor de las sendas exclusivas
por los que deambularán
los caducos bienes
de nuestros bosques desquiciados,
entre pináculos de luces mentirosas
como la herencia fraudulenta
que ha de empobrecer nuestro rocío,
entre el aire sucio y excedido
donde la lluvia
se empecinará en congestionar rendijas,
entre los nidos acomplejados
de las cigüeñas histéricas,
entre la revancha
gestionada por los leñadores de hombres
y por los saqueadores
de lo poco o nada
que podrá sobrevivir a la pereza
de los tiempos,
refugiados en esta nuestra oscuridad sonreída.

(Pero las aguas
no detendrán la cadencia de su música,
seguirán leyendo
la partitura de las ramas caducas
entre los bosques destartalados).
leer más   
19
14comentarios 87 lecturas versolibre karma: 135

eSe

Dijo adiós y desapareció
bajo la curvatura de la eSe.
Se perdió en el propio giro
del círculo concéntrico de la O,
que sin matices,
postergó su tilde
ante el asombro de los hechos.
Dejó mi corazón,
manga por diente,
divagando hacia la izquierda.
Tambaleándose punto
y pendiente,
por el peso del vacío
y la costumbre.
Salida directa,
a torpes latidos por mi boca.
No me dejó,
ni el miserable calor de un café,
ni la entretenida lectura de los posos
de un insostenible futuro.
Me quedé en un visto para sentencia,
obviando obsoletas caricias
y atenuantes,
cuentos de cuentas
y caramelos de colores,
de los que vuelan a la puerta
de cualquier colegio de bien.
Se olvidó el cargador de sueños
de alto voltaje,
con conexión de polos opuestos
en la mesita de noche.
Amedrentando así,
las cargas de suspiros veinticuatro siete
y unos cuantos silencios de negra,
teñidos por la propia oscuridad del abismo.
Ambivalencia de puertas giratorias
para almas despistadas.
Peaje y posterior delirio
en base arcillosa.
Consecuente derrumbe,
de cimientos ambiguos.
Y aquí me quedé,
sola,
en el andén del tiempo.
A dos minutos y medio,
del próximo tren.
Anhelando que este,
tenga a bien,
hacer parada y fonda,
en las cavidades
de mi maltrecho corazón.
17
18comentarios 115 lecturas versolibre karma: 109

El y tú...

Hoy, en mi adiós suplico tu olvido...

Quise tu lugar guardar, pero
no lo supiste valorar, con tus
palabras llenas de silencio,
mis suspiros se fueron al
fondo del mar...

Otro en tu lugar quiere estar...
Pero los espacios en el corazón
no se pueden reciclar.
Porque haciendo una extensión
de la frase "lo que es, ya fue",
en tu olvido yo diré, que tú fuiste,
Pero ya no eres más...

Él me trae alegrías envuelta
En versos llenos de esperanzas
sanando con ternura mis
heridas...

Mientras yo, esperaba del
cielo lluvia de rosas,
de tus labios beber las sonrisas
de tus sentimientos, tú
solo me quisiste conquistar,
para un trofeo más que mostrar...

Él, de tu amor, sabe que mis
noches te lloré. Pero en el amor
no correspondido,no siempre
fidelidad puedes guardar.

Hoy, después de algunas lunas,
tu lejanía, no se hizo evidente
por la distancia, sino por tu
ausencia.

Ausencia aquella, por la que
hoy, Él quiere luchar, para
a mi lado estar...
Siendo Él, mi único en mi todo.
Llenando los espacios
de todo mi universo...

Él, por las noches me desvela,
sus lágrimas, se conjugan
con las mías y el sueño se viste
con azúl de nueva estela...

En ti el adiós. El olvido está
abriendo espacios, como las
nubes que se alejan para
el sol dejar brillar... En sus
manos encuentro las simetrías
de sus sublimes caricias,

En tus ojos mi mundo voy
a perpetuar....


Letizia Salceda,,,
leer más   
16
28comentarios 244 lecturas versolibre karma: 118

En gris

Enlazaba entre sus lágrimas
las verdades verdes
de quién no le ha puesto
nunca un nombre,
ni tampoco religión,
a lo sentido.

Yo podía adivinar
sus otros tiempos tristes,
tiempos en los que soportó,
revueltas entre el cabello,
la perdición de mil estrellas,
días tras los que me narró,
como entre sueños,
las otras lunas vivas
de sus mundos azules.

Abrió con mano diestra
la puerta de mi jaula orgullosa,
mientras que con su izquierda
sanaba con caricias
los surcos de este rostro,
y alcanzaba a borrar
de mi mirada
el gris y el rigor del plomo,
el trajín del pico lóbrego
de una gaviota negra,
y a rescatar,
del envés de mis recuerdos,
un tiempo de luciérnagas.

Ella supo despertar
mis entrañas durmientes
con sus gestos
de maestría del silencio,
con el vuelo
del colibrí de sus labios
sobre mi libertad,
puso sobre mí sabiduría
para centrifugar mi frente
hasta hacer sinceras
la raya de mis arrugas aprensivas
y la mueca de mi boca.
leer más   
15
13comentarios 102 lecturas versolibre karma: 102

Dedo olvidarte

Debo olvidarte,

del pétalo de mis rosas arrancarte.

El volcán de tus besos apagar,

aunque esté muriéndome de amor.

Aunque me queme todavía tu piel.

Aunque tenga que arrancarme el corazón con las uñas de los dedos.

Aunque me muera de pena en el intento

y salte al vacío feroz, sin ti.



¡No, no, ya no te debo amar!

Piedra dura, mi alma debe ser.

Titanio infranqueable para ti.


Que no te quede duda,

esta vez lo voy a lograr.


Sé que muchas veces lo intenté

que del altillo de la determinación muchas veces caí.

Pero esta vez estoy decidida

¡Basta de lágrimas acongojadas!

¡Basta de ilusiones con cara falsa!

¡Basta de amores sin sombrero!,

¡Yo no quiero eso para mí!


Tus migajas ya no me llenarán,

tus versos de amor ya no me eclipsarán.

tus canciones de amor ya no me emocionarán.

Todas tus campanadas enamoradas

al mar del olvido las tiraré.


No, paloma, ciega,

¡Nunca más seré!

¡Juro que en el libro del olvido te pondré!

Tu nombre de mi alma

con sangre lo borraré.

Adiós,

adiós amor de cliché.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
10
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 105

Perdoname

En las cosas del amor
se nos atraviesa el error
Pero debe ganar el tu y yo
cuando se habla del corazón

No hay lugar para el fracaso
mucho menos para el adiós
cuando el alma te da un abrazo
y la ilusión llena espacios.

Yo te amo y lo confieso
no hay perfección ni tropiezo
pero si hay lugar para un perdón
Pues en el amor no hay razón

Hoy y siempre por ti suspiro
hoy en tus ojos me miro
pues aunque no estes conmigo
sacarte de mi mente no consigo

Vuelve a mi lado vida mia,
sin ti la tristeza me envolvería
quiero convertirme en tu manía,
pídeme lo que quieras, nada te negaría

Toma mi mano y no me sueltes
te enseñaré a volar sin alas,
a caminar conmigo siempre
y levantarte cuando caigas.

Aquí estoy, ven, encuéntrame,
no me iré mientras me quieras
este amor no es de quimeras
es real y amando jamás perdieras

Las letras de mi alma.
leer más   
9
6comentarios 74 lecturas versolibre karma: 95

Ella (se fue)

Ella,
cantora perspicaz de mis temores,
cómplice de las imágenes
que hicieron girar la rueda de mi voz,
mujer de ojos de emoción diáfana,
narradora en sus pupilas
del amanecer rojizo de un verano de furias.

Ella,
hembra dulce de escalera atormentada,
amante de las noches de lluvias
y del lodo de los caminos infinitos,
residente en la sabana más profunda,
pintora en tantas madrugadas
de todas mis arrugas.

Ella se fue
dibujando con su rastro mi mirada nueva,
dejando mi orgullo moribundo
prendido entre sus ramas austeras,
se fue
danzando al compás de su llanto,
buscando entre las piedras
la sublime urgencia de sanar su magia.
leer más   
12
7comentarios 113 lecturas versolibre karma: 96

Ya No Queda Nada

Pueden los sueños apagarse
para ya nunca más despertar.
Olvidar aquello que te daba vida
como una promesa incumplida.
Pueden herir las lágrimas
como lo hace una ausencia prolongada.
Olvidando aquellos días
con sabor a felicidad
en simples momentos oscuros.

Ya no queda en ésta vida nada por lo que amarla, más que la idea amarga de apagarla…

Fue una vida vivida
con simples sueños de esperanza.
Siendo más largo el deseo,
que el tiempo en el que se pudo amar.
Dejaron de brotar las sonrisas
con las que uno se permitia poder soñar.
Roto en mil pedazos truncados,
sólo queda el silencio
que también se apagará.

Ya no queda en ésta vida nada por lo que amarla, más que la idea amarga de apagarla…

Escrito por Iván A.
y Narrado por Díaz Anula

Entra en el enlace y escucha el poema narrado por la bella voz de Díaz Anula.
2
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 11

Despedida

Sí, te estoy diciendo adiós
Y en realidad no quiero irme,
Conoces a la perfección mi alma
Siempre fui buena para despedirme
Y al final mi corazón se quedó a tu lado.
Nunca partí, nunca me fui
Aunque me vieras hacer un equipaje. .
Siempre estaré. ..siempre lo haré
Porque tu alma nunca me cerró la puerta...
leer más   
6
4comentarios 51 lecturas versolibre karma: 94

Vete

Aún sigues aquí,
En el recoveco de mis sueños,
Déjame sentir,
Vuelve a hacerme pequeño,
Déjame vivir,
Quiero verte luego,
Déjame ir,
Que yo ya no vuelvo.

Limpia mis paredes,
Destruye mis muros,
Y los que no ceden,
Son los que dudo,
En estos apareces,
Tú y yo desnudos,
Los miro a veces,
Y se me hace un nudo,
No por lo que fue,
Sino por lo que pudo.

Y al final de esta historia,
No queda más que eso,
El adiós a mi memoria,
La libertad del preso,
Lo que llegó a la gloria,
Sin salir ileso,
Un recuerdo que odias,
Una diosa a la que rezo,
Un adiós que obvias,
El deseo de un obseso,
Una triste parodia,
Por un simple beso.

Yo fui escoria,
Por querer en exceso.
leer más   
21
4comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 100
« anterior12345