Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 11, tiempo total: 0.005 segundos rss2

вαנσѕ у ∂єѕρє∂ι∂αѕ

Soledades con guantes de goma,
entre suspiros furtivos
y ausencias que golpean la mirada,
deambulando entre cicatrices sin salida,
esconderme de mi tristeza polarizada.

Masticar la paja de mis latidos,
hecha de palabras,
de sentidos compartidos a tiempo completo,
desertar de lo cierto tras él puñetazo de la rabia,
del desconcierto de bajos y despedidas.

Salar versos, instantáneas desveladas,
salas de espera sin puertas ni horizontes
donde descansan las angustias y sueños
de dos corazones engrilletados,
ocupas de la distancia.

Resucitar la realidad fugitiva,
olas que recubren el génesis de mi risa
con capas de melancolía íntima,
de espejismo cuál punto cardinal hueco,
calendario de doce noviembres bisiestos.

НоЎ, vаѓаↁо эи ѕцѕ lатіↁоѕ, fэиэzсо эи zіБ zаБ эѕqціvаиↁо lаѕ ъаlаѕ....

Amén
leer más   
15
8comentarios 91 lecturas versolibre karma: 111

Carta a quien me regaló una historia bonita que contar en un bar:

Con las siguientes líneas no pretendo hacer un acto de victimización, pues ya nos hemos reclamado lo suficiente.

Con las siguientes líneas sólo pretendo hacerme entender que esta será en verdad la última vez que te escribo.

Un repaso a nuestra historia y esta será la última vez.



Una última vez para observar nuestros errores, para reconocer nuestra impaciencia y nuestros actos apresurados.

Una última vez para hacernos conscientes de lo especial que fue cada día juntos y aprender a aceptar el fin de nuestro mundo.

Regalémonos una última vez y dejemos luego todo este juego.



¿Qué buscabas ese día de enero? ¿Qué buscaba yo leyendo tus versos?

Repito estas preguntas como si tuviéramos la verdadera respuesta del propósito de nuestro encuentro

Y a todo esto, cariño ¿Te encontré o me encontraste?

Hagamos como si eso importara por un momento.



Acaso si fui esa hortensia que se cruzó en tu camino

La decisión de cortarme mis raíces

¿La tomaste tú o fui yo?

Al final el que tiene el arma es el culpable ¿No es cierto?



Anduvimos juntos y anduvimos por un camino lleno de aciertos e inciertos

Después de una sola pero larga noche de desvelo.

Anduvimos juntos sin miedo y con el mundo esperándonos con los brazos abiertos

Pero ambos por dentro nos mentíamos y si quería ser sincera, entonces sólo a mí me mentía.



Qué tontería perdernos por extrañar viejos amoríos.

Qué tontería engañarnos al negar esos sentimientos.

Si vamos a hablar de culpables, entonces señalémonos.

Apuntémonos con la extremidad de acusación y llenos de odio alejémonos.



¿Acaso no puedes odiarme? ¿Acaso no puedes regresar y quererme?

Ninguno está para rogar amor, tampoco odio

Lo que sea que sentimos ahora, sólo nos queda reprimirlo

Pues a quién le importa, si algún día todos estaremos muertos.



El tiempo que perdimos, el tiempo que no recuperaremos

Todo ese tiempo ha valido lo que llaman: toda la pena del mundo.

¿También lo sientes así? ¿O son estas mariposas las que no me dejan ver todo lo que es y no?



Acompañada de este líquido negro y rodeada de personas que me escuchan hablar sobre ti

Cosas que no entienden pero que comprenderás perfectamente.

Quiero reírme de la manera tan bonita que llegaste y de la crueldad con la que te fuiste un año después.



Y a todo esto, no me fui porque así lo quise

Sentía poco a poco que en tu corazón no había espacio para todo mi cariño

Ahora, atrévete a negármelo y decir que podía recuperar mi pequeño espacio como ave sin nido.



Sigo hablando sobre nosotros y poco a poco todos se van aburriendo

No me importa porque nadie me conoce, tampoco quiero que lo hagan, pues pocos salen ilesos.

Mi líquido negro ya ha dejado de estar frío, pues llevo sosteniéndolo tanto al igual que mis esperanzas y mis sueños.

Por cierto ¿Recuerdas que te regalé mis esperanzas? ¿Al menos recuerdas que te regalé un poco de mis sueños?



Si vamos a hablar sobre mis sueños, déjame contarte que anoche te vi en uno de ellos

Llorabas mientras yo intentaba calmar tu dolor, pues ya estabas abrigado por otros brazos.

En este mundo, la que llora soy yo y tú no estarás para una noche de consuelo.



Pero que todo esto se quede aquí, advertí que sería la última vez

Y si no cumplí las promesas que alguna vez te hice consciente o no

Al menos esta, pienso cumplirla, pues no nos merecemos un maldito recordatorio que hemos fracasado en el dichoso amor y sus enredos.



Pero también quiero permitirme dejarte un recordatorio para todo el tiempo que no nos veremos.

Un recordatorio que tal vez me agradezcas, pues te ayudará a odiarme sin esfuerzo

Donde sea que estés, este recordatorio te llegará.

A nadie más le importa, pues algún día todos estaremos muertos:



En tu lecho de muerte te acordarás de mí

En tu lecho de agonía, tu cuerpo se estremecerá con mi recuerdo

Y te irás de esta vida con el deseo de haberme odiado, aún queriéndome tanto.
10
2comentarios 78 lecturas versolibre karma: 89

Glu Glu

¿Y si me voy y desaparezco?
¿Soy lo que soy en cada momento?
¿Y si salgo a volar para que la vida se escurra entre mis dedos?
La vida me ahoga y me deja sordo;

Sordo por la ausencia del oxígeno,
Sordo por qué estoy en otro mundo,
Sordo por qué solo veo el cielo,
Sordo por qué creo que estoy sordo,

El chillido de mís huesos y el movimiento de mis vértebras que retumban en este vacío repleto de muerte pequeña.

aún así me acompaña y con mis manos la puedo tomar, salvarle la vida y luego verla volar si llego a tiempo cuando sus alas se secan.

El frío hace que me abrace, transformándose en una brasa caliente al color rojo vivo y si no me muevo evita que me congele, que me altere, que celebre , que recuerde.

Cómo cuchillos te corta la piel, el ánimo y la valentía te demuestra que pueden abandonarte en cualquier momento, y que sólo existen cuando no usas el tacto
De tus pies y tus manos.

Solo contengo la respiración y exhaló poco a poco, cómo si un globo inflase y dejará escapar el aire junto con el ruido insoportable ,
Al abrir mís ojos , las lágrimas se perdieron con el paisaje.
10
6comentarios 75 lecturas versolibre karma: 95

Sombría de cruz (Colaboración @pequenho_Ze & @sarrd8r)

A qué gritar,
si con la voz no es suficiente
para ahogar
el suspiro incandescente
que sube por dentro
y pretende estallar
en las pupilas de fuego.

Arrancarle la piel al dolor,
a mi necesidad de quemar
todos los campos
donde mis recuerdos
renuncian al olvido,
a cambio de ése segundo
en el apeadero de mis ganas.

Y aunque llore,
las lágrimas abren surcos
de expresión sombría
en mi propio rostro.
Sin excepción en las horas,
sin excusa barata
que acalle los rumores
de una triste venganza.

Deseo sacarme los clavos de sal,
bajarme de esta cruz despiadada
con la risa, con los latidos,
cremalleras de azules y blancos,
cielo donde duermen los ayer
bailarínes en cofres;
renunciar al presente
traidor de ilusiones,
para despertar en el pecho
del silencio, del camino
que transita entre crepúsculos blancos.

Arrancar este frío
que asola cualquier calidez en mis entrañas,
y empezar a bailar
sobre la losa que cubre las desgracias.
Saco efímero de nitidiez tardía
que nunca se muestra tal como es.
Que me mire el cielo,
que el reto está en mis ojos
blandiendo la espada:
soy lo que ves.

Entrégame la flor, la que en amaneceres cincela espejismos
en el granito de mi ahogo
leer más   
28
27comentarios 155 lecturas colaboracion karma: 106

Ovillo

Supe que no,
cuando mis mariposas
se volvieron de nuevo ovillo
mudándose a mi garganta.
Casi sin poder respirar,
sentía el estómago hueco.
Con voz pequeña gritaba,
pero la angustia
me tapaba la boca.


Marisa Sánchez
9
sin comentarios 154 lecturas versolibre karma: 55

Renacer

Renací de las cenizas, del fuego,
los recuerdos de las pesadillas y los sueños,
ahora soy un hombre vivo,
atrás quedó el hombre muerto.

Atrás quedó el hombre ahogado
en el rojo oro líquido de Baco,
el mendigo entre cartones,
el que dormía bajo cielo estrellado,
aquel que prefirió morir en algún banco,
no supo vivir, quiso coger el dorado.

Perdí la cabeza, era como las bestias,
entré en el infierno, cabezas cortadas
con dientes afilados, bichos volando,
atado con cuerdas, aullaba en tinieblas
luces, tubos, agujas en las venas,
hombres que hablan, sujetan mi cuello,
siento el acero, algo me penetra,
líquido caliente entra en mis venas,
mi corazón se acelera, vomito de sangre,
vísceras, todo hacia fuera, reviento,
reviento por dentro, de repente me duermo.

He renacido, sólo la belleza me interesa,
ahora siento los colores de la primavera,
al pájaro que vuela, la lluvia en la pradera,
tus ojos verdes, tu mirada de locuela.

Tus piernas infinitas, la seda de tu piel,
tus labios como fresas, tus besos de miel,
tus pechos, mi dorado, al final llegué,
envejeceremos juntos, contigo moriré.

Y aún después de muerto te querré
porque me has dado la vida,
nunca imaginé que todo lo perdido,
lo recuperé, con el amor de una mujer.
leer más   
13
5comentarios 74 lecturas versolibre karma: 61

Sensaciones

Como deprisa, camino deprisa,
me duermo deprisa.
Pero me gusta soñar a cámara lenta,
besar despacio y acariciar poco a poco.

Se me concentran los nervios
en la boca del estómago.
Por la boca arranco a llorar
o puede sea el llanto que se desgarra.

Siento demasiado, creo.
A veces, pienso que sí, que soy mar
y quizá por eso me invade algo
que no llego a entender.
Ahogar al mar debe parecerse
a lo que siento.

A veces, me retumba
la percusión seca en el pecho.
Me vibran los sentidos
que no llego a comprender.
Me vibra el alma y lloro
volviéndome un mar ahogado.
13
1comentarios 111 lecturas versolibre karma: 75

Ícaro Caído

Quizás algún día me atreva a leerte esto.

No puedo volver a las nubes.
Tan efímera era, la cera de mis alas
Tal fue mi sueño de acariciar al sol

Ahora Ícaro caído.

Ahora,
el sol que antes ansiaba,
abrasa incesante mi carne desnuda
y la arena de este desierto en el que me hallo
asciende en un lamento
como agua en barco sepultado.

Voy a morir, moriré deshidratado
no,
moriré ahogado
Los oasis son sólo espejismos
Y el reloj de arena,
terminará por cubrir mis pulmones.
la última gota dorada
marcará la hora
de mi llegada al Estigia.

Presión, demasiada presión,
del cielo al tiempo,
de la luna al desierto
Eterno es el día,
eterna tortura,
se me ha negado,
hasta la noche.

¿Quién eres? No lo tengo claro
o se si eres lluvia, sol o luna
o luna en amanecer nublado

Si eres todo, o quizás nada
la sombra de un espejo roto,
un reflejo distorsionado en el agua

¿No osarás? ¿ ser lo inexistente?
Ser tiempo detenido.
un recuerdo, en el presente
sutil nostalgia sin ayer.

¿Te he visto antes?
¿Libertad encarnada?

Huracán adormecido
de vientos silbando baladas
Antítesis sin contrarios
Poesía sin palabras.

Sombrío castillo de cristales tintados
pasillos en bucle,
viejos candelabros, cuadros olvidados.
Y caóticas escaleras sin término.

Dime, mirada misteriosa,
de dónde he de beber
para que mis alas crezcan otra vez
resurgir como Lázaro
para poder acariciarte en las nubes
y vivir al fin
la eternidad del instante,
el infinito del momento.
leer más   
14
4comentarios 170 lecturas versolibre karma: 75

Ahogada

Cada que vez que vuelvo me quedo hundida
me siento perdida,
no veo nada aquí que me indique la salida
y esto se esta inundando,
me ahogo
y mis salvavidas
están a varios kilómetros por la autovía.
15
1comentarios 72 lecturas versolibre karma: 93

Ahogo

Tu nombre se rompe en mi garganta
envuelto en la angustia del vacío.
Te bebiste el azul de tantos cielos y
ahora nadas en la mar de mis lágrimas.
leer más   
15
6comentarios 128 lecturas prosapoetica karma: 97

Sobre eso llamado Depresión

Esa noche los cohetes asustaron a las estrellas

Ya no brillaron para nosotros las muy necias

Mientras tú en algún lugar empezabas a quererme a medias

Y me preguntaba cómo iba a borrar tantas huellas

Si alguna vez me podría olvidar de tus caricias

Si me podría quitar el aroma de tus colonias

Si tal vez algún día preguntando al cielo, regresarías.



Los días pasaban mientras morían las hortensias

El café se enfriaba y desaparecían las coherencias

Poco a poco te esfumabas detrás de esas gardenias

Y no había sido mi miedo quien en mi jardín las dejó colgadas

Dando paso a los miles de dolorosos días de nostalgia

Como si estuviera esperando aquella gran escena

Donde mi cuerpo como el tuyo, también escapara.



Me dijeron una y otra vez que estaba deprimida

Y no era cierto, así yo no me sentía

El enojo en grandes cantidades era lo que me invadía

Y con vino en la cama, no hacía más que ver tu copa vacía

Tu almohada sin un rastro de haber sido usada

La ropa que no pudiste recoger y que lloré mientras la doblaba

Tus libros que ahora son míos porque te da pena dejarme más abandonada.



Y puedo seguir contando cómo es que no puedo despegarme de esta cama

Cómo es que he perdido el interés sobre las cosas que amaba

Mucho antes de caer en cuenta que de ti estaba enamorada

Cómo es que ya no puedo pintar sin que mi pincel recuerde tu mirada

Cómo es que ya no puedo escribir sin que mi pluma evoque tu alma

Cómo es que ya no puedo cantar sin que Adele me haga compañía

Cómo es que ya no puedo bailar sin que mis brazos te busquen en la pista.



Qué pena me va a dar cuando me escuchen con este poema

Pero más pena me da no aceptar que esta Depresión me ahoga

A ti también, a ellos y a nosotras la depresión nos afecta

Nos infecta

Qué fácil resulta decir que ya hablemos y ayuda inmediata solicitemos

Pero para serte sincera, no me alcanza fuerza ni para eso

Perdí lo que más amaba y no me refiero a ese muchacho bonito y poeta.

Me perdí a mí misma.
leer más   
6
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 73