Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 189, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Contigo...Dedicado a Enid Rodríguez Isáis @ Corazón de flor en su cumpleaños

Me entrego al remanso de aguas
paso corriente
dulce y cristalina
que baja de tu cúspide planetaria
y apaga la sed
agitando el suelo
donde crecen los arándanos rojos
y los copos de algodones aspiran
el polen de tus labios
-como duraznos-
y el perfume de membrillos y nardos
en la pradera de los azules sueños.

Ahí te espero con rostro ruiseño
salpicado por la brisa
imbuido en un frenetico gozo
que el Dios bendito
nos regala en cada mañana.

Ahí te espero blanca rosa
estrella que orbita en mi pecho
estrujado por trepidantes luceros
que bailan al son de las luces
que emiten los agujeros negros.

Contigo...Dulce poeta
abrazo la eternidad.
La lejanía achica su entrecejo
y mis manos rayan la pedrería
que sostienen tu pedestal.

Hoy en tu onomástico
no puedo darte un cielo azul
pero si una flor
del tamaño de tu corazón
<Corazón de flor>
que aflora sus pétalos
<Vibrantes colores>
que mi pluma recoge
en el mundo poético
<Rincón magíco y etéreo>

Feliz cumpleaños...Mi querida amiga
y gracias por permitir
que el universo teje y adorne
esta linda amistad.
Todos los poetas
que integran esta casa de las letras
te desean un feliz cumpleaños
en union de familiares y amigos.
Señorita Enid Rodríguez Isáis
<Orgullo Mejicano>
regale en este día
tan especial
su bella sonrisa
y un poema arrancado
del árbol de la vid
con sus ramas sudorosas
y tallo leñoso
que crecen en el valle de los crisantemos
cortados en una calurosa tarde
bajo la sombra y aleteo
del bello colibrí rayado.
leer más   
25
17comentarios 133 lecturas versolibre karma: 196

Bellotas

12 días.

Hay quien podría pensar que 12 días no es nada, apenas 300 horas, poco más que un puñado de semana y algo en los que malgastar un poco de tiempo de verano para evitar el aburrimiento.

Solo 12 días.

Poco más.

Y cuánto pueden unir 12 días.

Una eternidad. Un instante fugaz que se escapa entre las manos, como esos murciélagos que sobrevuelan la noche y no sabes muy bien si es estrella o mamífero. Unas décimas de segundo en lo que dura la vida, pero toda una vida en lo que dura apenas una semana.

Puede parecer una tontería, pero es que miro atrás y lloro de emoción pensando en estos días. En tantas horas vividas juntos, en tantos sueños y esperanzas volcados en una mesa de billar con un cubata o una estrella en la mano, en tantas memorias de nuestros pasados acunadas bajo la luz de un cielo que parecía imposible que fuese más estrellado. Y vaya si nos estrellamos con la realidad al ser conscientes de que eso se acababa y que todo lo que durante unos días parecía una vida ahora parecería solo una pequeña vida perdida en el oleaje de los recuerdos.

Supongo que por eso miro atrás y no puedo evitar sonreír. Por tratar de atraparos entre los dedos. Por tratar de hacernos eternos en nuestra memoria. Por ver si así esto dura un poquito más, aunque sea en la imaginación. Por tratar de hacer un artificio al tiempo y engañar a las distancias, saltarnos todas las fronteras y soñarnos un poco más cerca, como si nunca nos hubiésemos separado. Quizás así el reencuentro sea plenamente una realidad y pareciese que jamás nos hubiésemos ido de ese lugar que guardaremos eternamente en los tatuajes que llevamos en la piel.

Sigo levantándome a las 8:30 de la mañana, pero ahora todo es más solitario, porque simplemente voy a la cocina a por un zumo y un vaso de colacao, y no hay caras de sueño ni sonrisas mañaneras de esas que nos alegraban los días. No está Gonzalo preguntando si queremos los bollicaos y weikies que quedan, ni Juan tiene a su mamá para cuidarnos. Después simplemente me levanto y voy a lavarme los dientes, pero ya no hay música sonando, ni una docena más de gente repartiéndose en dos filas para ahorrar espacio. No está Vero bailando mientras le pica un dedo, ni Ana para animarnos como si estuviésemos solitos en casa. Porque estoy solito en casa, pero ya no vienen ni los cacos, ni me monto una fiesta, ni suena música a todo volumen en el Gallaecia para ver a Mireia dándolo todo hasta caer en una silla muerta de sueño. Tampoco está Sara con sus horas de bar a las espaldas ni Alicia para aprender llaves nuevas y técnicas.

Sigo comiendo a las 2 de la tarde, para después no hacer nada y tumbarme en cama y pensar que no tengo a Javi para apoyarme en su pecho mientras me tapa la barriga para que no me coja frío. No está Andrés llamándome para ir a la ducha, ni Glodie con su google translate de un lado a otro. Tampoco está Esther soltando tacos, uno tras otro, mientras le pregunta a Xavi si puede llevar agua, ni Marina insistiendo con la posibilidad de llevar cantimplora, porque a ver si no cómo hacemos yoga. Ya no hay pelis de Orcas para ver con Paco, ni experimentos de física fallidos con la cara triste de Jorge. Ni Laura contando chistes en el autobús y la mesa 3, ni Liz para matarnos a todos a base de picante.

Sigo merendando a las 6 de la tarde, pero ya no hay quejas por las manzanas y naranjas que nunca faltan. Ya no está Laura para llevarnos por los pueblos a concienciar a gente que tiene poco por lo que concienciarse, pues su pasado ha sido una diáspora de pobreza, migraciones y dolor. ¿Y cómo concienciar a alguien del que tienes todo por aprender?

Sigo yendo a cenar temprano, aunque luego Misifú no esté esperándome y ya no haya juegos, ni veladas, ni cervezas en las toallas de la playa bajo toneladas de sacos y mantas. Sigo recordando, aunque ya no haya nada de todo eso, supongo que por ello trato de aferrarme al recuerdo, por hacerlo un poco más eterno.

No hay caídas, moratones, cortes, silvas, cicatrices ni caminatas cargando con un bañador que no usaremos. No hay partidas de cartas, ni paseos continuos cruzando el puente del embalse que nos haría salir con unas cuantas escamas. No hay termas, ni calor, ni cangrejos cocidos. No hay kayaks ni erizos. Y por supuesto no hay pinzas ni castigos. No tengo a nadie a quien seguir por detrás sigilosamente y asustar cuando le pongo todo un tendal entero de colores en la espalda, ni conversaciones sobre indepes y reintegratas. Ni hay calma con la que comenzar a cantar una y otra vez como si no hubiese mañana para las resacas.

Puede parecer todo esto una tontería, pero es que 12 días dan para mucho, para amistades, sueños y planes de futuro.
Por eso adornaría todos los muros con la promesa de volver a vernos
y hacer otro trecho más de camino juntos.

Gracias por el tiempo,
por la vida,
por los momentos.

Gracias por hacer estos 12 días solo nuestros.

Que nuestro recuerdo no lo borre nunca ni el viento.
6
3comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 88

Mi Amigo Confidente

Se encienden las luces del alba,
suenan trompetas de victoria;
ha llegado a tus oídos,
que hoy regreso de las sombras...

Te pones el traje de cada día
el de mi fiel compañía
te sientas a esperarme
impaciente en la cocina..

Tu aroma reposado
de confidente consumado,
perfuma el aire
y me tiende su mano...

Sabes que vendré
con arrugas en la sien,
con heridas en el alma
y estigmas en la piel...

Me agarraré fuerte a tu asa,
sentiré ese calor que me abraza;
y el frío aliento de la noche,
se escapará por la ventana...

Te hablaré en silencio,
porque sobran las palabras,
entre tú y yo no hay secretos,
nos bastan las miradas...

Y acabaremos el sagrado ritual,
con un beso de amigos;
que no hay dos seres que se entiendan más,
que yo y mi capuchino...

Fran Renda
@Fran44Sombras
leer más   
20
8comentarios 124 lecturas versolibre karma: 92

Campanita

Para Mariela Campanita

¡Talán, talán, talán! En la distancia
se escucha la risa de Campanita.
¡Telén, telén, telén!, es tan bonita
que al verla se avergüenza Elegancia.

¡Tilín, tilín, tilín! En la fragancia,
dulce e indomable, de Campanita,
¡tolón, tolón, tolón!, feliz tirita
la magia sincera sin disonancia.

¡Tulún, tulún, tulún! Mí, hada, hada mía.
Algún día. Rompe el tiempo el recuerdo.
Imagen teñida de fantasía.

En la fragancia. La distancia. Acuerdo;
¡talán, telén, tilín!, en la alegría,
¡tolón, tulún!, de Campanita, pierdo.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
4
2comentarios 53 lecturas versoclasico karma: 69

Floreces De Felicidad, Cuando Llegó

Cada otoño desaparece
Cada vez que llegas
Quitando el invierno
De mi espalda
Con un tibio abrazo verañero
Cada vez que te vas el viento
Me sofoca con su aliento
El sur con sus fríos aires
Se adueñan del lugar
La brisa me llama entre murmullos
Diciéndome que pronto llegarás
Y allí en la puerta te espero
Sin esmeros se lanza sobre
Mi pecho y la armonía
Vuelve a florecer con su compañía
Las noches ya no son frías
El silencio se diluye
Con su ternura
Ya no estoy tan sólo
Si estoy contigo
Amigo.
leer más   
25
17comentarios 92 lecturas relato karma: 89

Emborrachate con ella

Fumas
bebes
y juegas,
con un mundo plagado de problemas.
La mentira de un amigo
y la ausencia de otro.
El estar roto por dentro
y que nadie recoja las piezas.
Un amor que se ah ido
y el nuevo que no llega.
Disculpas de mejillas saladas,
noches en vela.
La vida no es facil,
emborrachate con ella.
leer más   
16
4comentarios 84 lecturas versolibre karma: 87

Persona

Intent trobar una persona
tal vegada, la meva persona
perque tan sols em digui .. "hola"..
perque m'arribi fresca com una ona
un refugi per escapar de la fosca
un somriure per sabre que...
també soc persona.
leer más   
12
4comentarios 75 lecturas catala karma: 102

Avionsitos De Papel

Amistad, avionsitos de papel,
tan frágiles, muy fragiles,
muy fáciles de romper.

Avionsitos de papel, que sin
importancia vuela, vuela
alto, vuela bajo, y a su paso
hace piruetas.

Avionsitos de papel, que romper
es muy fácil, forcejeas un poco
el papel, e inerte luego cae.

Oí una vez, a alguien forcejear el
avionsito de papel, el cual era su
amistad.

Y rápido al suelo el resto cayó,
el avión de papel, se rompió.

Una vez, a mi, un avionsito de
papel me regalaron, y siempre
voló alto.

Aún sigue ahí, guardado en mi
memoria, en el jardín de los
secretos, con un candado de
amor y gloria.
leer más   
6
5comentarios 49 lecturas relato karma: 73

Todos

Aunque, no lo creas, todos
tenemos novio o novia.

Porque, el amor entre dos
personas, no se trata sólo
de besos, sino del cariño
que pueden entregar contigo.

Por ejemplo.

Mi novio es mi mejor
amigo.
leer más   
5
13comentarios 76 lecturas relato karma: 73

Tiempo interrumpido

De nueva cuenta
abro la puerta:
la bienvenida al escalofrío
que acompaña al hastío.

El segundero no se alenta
ante una nueva afrenta
donde mi espíritu se regocija
a la vez que se acosija.

Pérfido el instante
y la vida que me abate.
Pues siempre caen mis sueños
en seda de discordia.

Y entra la nueva despedida
que ahora se hizo prematura.
Donde la risa con premura
desde el comienzo fue perdida.

Un aire austero y matinal
de añoranza hace un raudal.
Inevitable la bifurcación
más el romper del corazón.
leer más   
6
sin comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 63

A mamá, papá y hermanos

Para Alfonso Cárcamo Cabrera

Mamá, papá: De ustedes he aprendido
que la vida es una lucha constante
donde se debe seguir adelante
para alcanzar cada sueño querido.

Hermanos: De ustedes he recibido,
igual que de mamá y papá, calmante,
apoyo incondicional, endulzante,
muestras de cariño, amor nunca olvido.

Mamá, papá y hermanos: Por ustedes;
por todo lo que me dieron y dan,
hoy puedo tirar antiguas paredes

y cimentar otras que cuidarán
mi futuro batallar y el de ustedes;
por siempre en mi corazón vivirán.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
11
4comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 95

Atrápame si puedes (¿Sí? ¿Puedes? Sí puedes)

Para Van Manek

Van,
Imaginación y Creatividad,
buscando
al Caballero de la Noche
entre
payasos locos,
mimos parlanchines,
y vagos lectores
capaces de comprender a un perro
a pesar de gente
que no escucha,
que no cree,
que no entiende,
que no siente,
que mira feo.

—Y dan Ensueño y Emoción.

—¿Quiénes van?

—La nena de la librería
y
la nena que vio cómo sus alegrías brotaban de ella.

—¿Quiénes dan?

—No sé.
23.
Tú dime.

—¿Qué, Dan?

—¡Qué van! ¿Qué, Van?

—¿Qué dan?

—Palabras.

—¿Quedan?

—Sí.

Y mirándose bonito,
sintiéndose,
creyéndose,
y escuchándose
a pesar de gente
incapaz de comprender a un perro,
mentes huecas,
malabaristas zombis,
van Imaginación y Creatividad
entre
el Caballero de la Noche
buscando
Ensueño y Emoción, dan.

Creatividad y Ensueño,
van y dan;
Emoción e Imaginación,
dan y van.

De Sombras, 2012
leer más   
4
2comentarios 19 lecturas versolibre karma: 66

Amistad. De esas que deberían aparecer más en la vida real

Alguien me dijo una vez,
la vida es dura, yo no me lo creí
hasta que lo sentí
adentro en mi pecho
y en el pozo me metí.

Todo lo que escribo, lo siento
tú lo sabes bien.
Tú y yo tenemos ojos
para ver la vida en otra perspectiva.

Ni la fama,
ni el dinero,
ni el aspecto,
ni los estudios,
ni el trabajo que tengas
dan valor a una persona.
Te conozco de hace poco
pero hablando nos entendemos poco
a poco.

Ambas sabemos que
la diferencia de edad no importa
en el amor a pesar de
la distancia que se tenga en años.
Pensamos igual y al mismo compás
nos vamos abriendo
al contar historias nuestras.

Entiende que siempre
te valoraré por tu interior
pero nunca por el exterior
ni por tu alrededor.

Cada año te vuelves
más mayor pero ya que
un año te saco
un consejo te daré.
La vida no es bonita
y hay muchas caidas.
En pozos te verás metida.
No me pierdas,
yo intentaré hacer lo mismo
para tener fuerzas y juntas salir de aquellos agujeros negros y no perdernos en ellos.

Aquí va el consejo.
Aprende a vivir y
valorar aquellos momentos
en los que la felicidad te invada
porque pocos
e inolvidables serán.
2
sin comentarios 58 lecturas versolibre karma: 27

"Full of magic" (A Diego @zombiemaldito)

Dedicado con todo el cariño y respeto a mi buen amigo, el rapero Mexicano Diego Full @zombiemaldito, en el día de su cumpleaños.

¡Querido Diego no dejes de soñar, componer y seguir rapeando!

Tu admiradora y amiga,
Enid Rodríguez Isáis.



Cuando sienta frío tu corazón y
la lluvia te haga sentir celeste,
¡acuérdate de las promesas
plasmadas sobre las piedras!
Descubre junto con ellas:
los misterios del mar,
las lágrimas de una derrota,
la sed de un par de labios escarlata,
el encuentro de los perdidos.

Entonces deja que una almendra
se haga un astro entre tus dedos
y su escarcha te cubra con su magia
mientras cantas junto al alba.



Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Julio 2019.
leer más   
22
16comentarios 259 lecturas versolibre karma: 183

Celebrando tu belleza

Encanto,
que traes el virus en tus ojos,
la infección que te hace mi antojo,
primor.

Cariño,
ya que me atrae tu pelo perfumado,
debo exigir verte,
¡quiero que tengas que extrañarme!.

Manejas tu belleza y tu carácter,
aunque sea difícil descubrirte,
te desharás de tus pétalos,
yo haré que vibres.

Encanto,
ya que quieres resbalar en el pecado,
besaré tu bella cara,
y voy a proceder con el acto.

¿Quieres perderte en el placer?,
¿jugar hasta el amanecer?,
¿quieres conocer la pasión?,
¿te quieres estremecer?.

Voy a escucharte,
qué es lo que esconde tu fachada,
voy a explorarte,
solamente con la mirada.

¿Vas a dejarte llevar por esta corriente?,
no gires hacia atrás,
seamos uno solo en el compás,
de una copa.
leer más   
5
sin comentarios 29 lecturas versoclasico karma: 44

Campos aliados

Mantos de árnica
bailes de hisopo
verbenas de eufrasia…

En mi pecho desnudo te sostuve
sobre valle de brotes de retoño,
te señalé vástago de mi insomnio
condición de sepultura...

Pero donde hay labranza
hay dedicación, perseverancia,
alimento,
abundante gozo, vida en perfecta
escultura.

A donde perviven tus frutos,
habito y pernocto.
Tus sueños húmedos
inundados como fértiles arrozales
a los que proyecto mi soplo,
en éter cuerdo
en corazón ignoto
en boca frondosa
en entreabierta calma
de cada época...

Te canto, te mezo, envío
a tu campo aliado
semillas aéreas de amor colmadas
en viento
con destino idóneo.

Autora: YolandaR. Todos los derechos reservados.
leer más   
5
6comentarios 51 lecturas versolibre karma: 68

Corazón de tierra

Para La nena Krishna

Yo era uno de esos chicos desolados
que acostumbran revolcarse en ceniza,
tristeza negra y nostalgia plomiza,
lodo podrido, angustiosos pasados.

Pero una noche, de versos alados,
el desierto tembló al sentir la brisa
proveniente de una clara sonrisa
trazada bajo soles almendrados.

Tú eras una de esas chicas contentas,
reloj de arena y luz dentro del pecho,
que suelen mostrarse sin ornamentas.

Soy un chico terremoto y maltrecho.
Cuando Nada tiembla, Todo acrecientas.
Eres una chica alhelí y provecho.

De Caminantes, 2017
leer más   
11
10comentarios 166 lecturas versoclasico karma: 94

La Fuerza Del Amor Verdadero

Hay, un pequeño pueblo costero, donde la vida allí, se pareciera a estar viviendo en el paraíso. Cada rincón de ese lugar, irradia un armonioso estado de felicidad.

Tiene un sitio, donde cada día, se reúnen familias, para disfrutar en completa tranquilidad, de entrañables momentos familiares. Con sólo contemplarlo, te engulle por completo, de una paz y felicidad, que te hacen de nuevo, revivir cada día.

Hasta allí, se acercaba diariamente un perro callejero, sucio y feo. Permaneciendo e intentando, pasar lo más desapercibido posible, en un extremo de aquel lugar. Quedando en silencio, mientras iba contemplando, las risas y juegos, de cada uno de las familias que allí había.

Aunque, intentaba apenas ser visto, por entender, que su presencia resultaba ser, bastante incómoda, ese pequeño rato que allí permanecía, resultaba ser para él, lo único que le mantenía aún con vida.

La gente, no habían pasado por alto, su presencia. A medida que pasaban los días, muchos preguntaban como hacer, para impedir que aquel perro, que cada día permanecía en silencio y sin molestar, en una esquina del lugar, dejara de ir.

El perro, de alguna manera se percató, de la incómoda presencia, que parecía empezar a causar, a los habitantes del lugar. Por lo que, desde ese momento, dejó de ir.

La gente, al no ver desde ese momento al perro, les extrañó mucho al principio, pero a los pocos días, ya apenas se acordaban. Excepto, una pequeña que al igual que el perro, cada día acudía a aquel lugar. Aunque, ella lo pasaba observando ensimismada como el perro, parecía disfrutar de forma melancólica, tan sólo observando la felicidad, que allí se respiraba.

Preocupada, un día decidió ir en busca del perro. Se había fijado cada día, el recorrido que parecía hacia para volver, al que pensaba sería donde vivía.

Sin pensárselo demasiado y sin tener en cuenta, que los padres la castigarían, por irse sin su permiso, comenzó a buscarlo. No hizo falta andar mucho, para encontrarlo cobijado, bajo lo que parecía ser, las ruinas de un antiguo edificio.

Se fue acercando lentamente, para no asustarlo y también, por miedo de que la fuera a atacar. Cuando ya se encontraba bastante cerca, el perro se giró y se la quedó mirando. Con un gesto nostálgico y apenado, volvió a girar la cabeza y dio varios lametazos, a una perra que se encontraba, echa un ovillo en un rincón.

Sin duda alguna, se encontraba bastante enferma. Apenas parecía quedarle, unas pocos horas de vida. El perro, permanecía junto a ella, dándole de vez en cuando, pequeños lametones, cada vez que la perra, se quejaba de dolor.

La pequeña, se sentó junto al perro en silencio y sin querer molestar demasiado. A las tres horas aproximadamente, la perra exhaló su último aliento. En ese momento, el perro se tumbó junto a ella, emitiendo pequeños gemidos que parecía, estuviese llorando.

Tras un rato, se incorporó y mordiendo delicadamente, el cuello de la perra, como hacen las madres a sus cachorros, la arrastró poco a poco, hasta desaparecer tras una de las esquinas de aquellas ruinas.

Tras un rato, apareció de nuevo y fue acercándose muy despacio, hasta donde aún permanecía la pequeña. Cuando apenas restaban unos cinco metros para llegar a ella, se paró y tumbo mirándola. Poco a poco, fue adquiriendo la misma postura, que había mantenido antes la perra, que estaba junto a él.

De repente, la pequeña sintió el deseo de acercarse a él y acariciarlo. Así, que se levantó y se sentó a su vera. En ese momento, el perro cerró los ojos y acomodó su cabeza, en las piernas de la pequeña. Esta, comenzó a acariciarlo suavemente y con delicadeza. Hasta que poco a poco, fue sintiendo, como la vida se le escapaba.

El perro, al igual que su compañera, se encontraba enfermo, pero se esforzó por permanecer con vida, para cuidar hasta los últimos instantes de su compañera. Para ello, acudía cada día, a aquel lugar, donde conseguía contagiarse de esa paz y alegría, que conseguía ver, en cada una de las familias, que allí acudían.

Él, tan sólo buscaba un pequeño momento de paz, donde recobrar fuerzas, para seguir cuidando de su compañera. Al final, también él obtuvo su recompensa y pudo morir en paz y feliz, junto a una pequeña, que en sus últimos instantes, lo colmó de amor.

Iván A.
8
6comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 78

De la Amistad al amor

Escucha con atención amiga
Durante tantos años me he preguntado
Cómo ha pasado el tiempo
Así como si nada.

Primero fue en el kínder
Mientras jugábamos como si nada
Después en la primaria
Juntos partimos hacia el saber.

Luego al iniciar la secundaria
Empezamos a fijarnos en los detalles del otro
Tú en mis ojos esmeralda
Y yo en tu sonrisa que me deja sin Decorá.

Al final llegamos a la preparatoria
Y por fin nos decidimos a dar un paso más
En el cual todo cambiaria
Y yo no desearía nada más.
leer más   
9
1comentarios 76 lecturas versolibre karma: 82

Gracias

Gracias por ser como eres y lo que trajiste:
ríos de frescura, novedad y alegría,
amistad que se queda por siempre,
caminos nuevos y otras maneras de trabajar,
impulsos en las estancadas liderando el cambio,
abriendo puertas, contagiando la vitalidad y ganas,
saliendo hacia lo desconocido y compartiendo un tiempo que nunca olvidaré.
8
sin comentarios 56 lecturas versolibre karma: 74
« anterior1234510