Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5319, tiempo total: 0.008 segundos rss2

Cosas que son así

Llevabas ese miedo a todo
y el sabor de un peligro rutinario
bordado en la sonrisa,
cuando marchaste supe que era contagioso,
pero hay cosas de las que no quiero curarme.
7
2comentarios 18 lecturas versolibre karma: 86

Nuevo Juego De Amor

Hoy el sol me calienta,
después de una noche de negra tormenta.
Me regaló un arcoíris de color,
renovándome otra vez de ilusiones.

Hoy la sonrisa me brota sin temor,
a esperar ninguna sorpresa guardada.
Imaginando el estar acompañado,
de infinitas risas soñadas.

Hoy es un buen día para fantasear,
con desconocidos juegos de amor.
Bendita quimera con dulces labios,
en la que cada noche la colme con besos.

Iván A.
7
sin comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 83

El amor muerde mi corazón

El amor muerde , como una serpiente,
quién no muera enseguida,
Sentirá para siempre lo doliente
por tener el estigma de su mordida.

Y yo, como si fuera tan fácil,
como quien le pide
un poco de agua al mar,
le pido al corazón que late entre lo frágil
que intente olvidar.

Qué se va dos veces significa partida;
Mi mitad es una región de sombras,
me rapta tu imagen con voz deshabitada,
que en cada silencio te nombra.

Navego en un océano helado,
Como barco desfondado.
Cada dolor tiene el tamaño
que tuvo la felicidad de antaño.
leer más   
20
16comentarios 120 lecturas versolibre karma: 94

Sol y luna

Somos como el sol y la luna
Que se sienten atraidos por una fuerza salvaje llamada amor, que aunque no se puedan juntar nunca pierden la esperanza de estar juntos un día.
Los dias pasan y se nos hace muy difícil poder estar juntos, para besarnos y acariciarnos con ese fuego que nos quema por dentro,
Pero llegará ese dia y formaremos tal eclipse que todo el mundo se enterará del gran amor que nos tenemos, aunque nuestra reunión de amor solo sea de vez en cuando..

Mi pequeño gorrión ♥
leer más   
3
2comentarios 7 lecturas versolibre karma: 31

Amor platónico

Separados por un mar
y un océano entero,
pienso en tenerte a mi lado,
en decirte que te quiero.

Veo como pasa el tiempo
sin haberte visto jamás,
quítame esta sed que tengo
para poderme saciar.

Camino recordándote,
melancólica tristeza,
soñándote cada día
me da vueltas la cabeza.

Si estás presente en mi vida
la nostalgia me sonríe,
mi alma vuelve a renacer,
todo el cuerpo me revive.

Eres mi estrella nocturna,
la que mis pasos guía,
eres el sol que amanece
que me transmite alegría.

Sólo quiero agradecerte
todo el cariño que me das,
en la distancia contigo
nuestro amor no morirá.

AUTORA: ALMAR.
Almudena del Río Martín.
DERECHOS RESERVADOS.
20/1/2019.
leer más   
16
3comentarios 40 lecturas versoclasico karma: 104

Simplemente ella...

Dulce y divertida,
Una luz sencilla e imposible de ignorar,
Cautiva tu mirada así como el canto de una sirena a un marinero,
Primera impresión.

Su imagen imborrable de tu mente,
Algo te dice que su voz necesitas escuchar de nuevo
Y sus ojos ver junto a su sonrisa
Demasiadas pretensiones para un simple muchacho
La esperanza se ve casi nula

Una brisa sopla y respiras
Sabes de ella y ella de ti,
Pues las primeras palabras incluso te alegran el corazón
Pero mantienen el deseo callado,
La vida le dio razones para creer
que cualquier movimiento con ella
seria en falso.

Una noche. Primera y ultima.
Las cosas cambian y los hechos se dan
Su suave piel y sus dedos
entrelazándose con los suyos,
con la excusa mas absurda
Pero el mayor sentimiento.
Ella sobre su pecho y el abrazándola
Un sentir de tranquilidad le invade,
No piensa dejarla ir,
pero a veces no todo se da.
No se puede quejar, obtuvo de mas.

Bastaron horas para que ambos
Dieran a conocer aquello que sentían
Y debían decir, ambos se gustaban
Felicidad absoluta, el joven no puede dejar de sonreír
Las cosas se daban de la mejor manera

Basto un tiempo para que se crearan lazos
Quizá no los mas fuertes, pero ahí estaban
El sentía que podía vivir sobre ellos
Tenia absoluta confianza, estaba cegado
La belleza inevitable de ella
Y lo que sentía por la joven, era demasiado

Tiempos difíciles, viejos fantasmas aparecen
Amenazando los lazos entre ellos
Suficiente para poner su mundo de cabeza,
Temía perder aquello que tanto anhelo y ahora tiene
Pues, no es de los jóvenes a los que la vida les trata bien

La tormenta se supo pasar
Se dejo atrás, aunque el no lo hizo
Algo en el le dice que no es bueno
Teme lo peor, pero lo esconde

Cae la primer helada,
Fue advertido sobre el frió de su corazón
Pero no del dolor que causa.
El primer gran golpe recibido,
detonado por la vuelta contundente de un fantasma
Capas de causar rabia en el joven,
pues su vida a irrumpido.
Palabras que expresan inseguridad
Provienen de ella, una indeterminación sobre sus acciones
Confusión dentro de él, lo vuelven color negro
Da un paso al costado

Bastó silencio para que ambos retomen las riendas
Ella lamenta lo sucedido,
Suelta palabras que guardaban un pesar en ella
Pesar que debió salir antes,
El muchacho le da seguridad y confianza
Puede su mano tomar y hablar cuando desee
Y se dan una segunda oportunidad

Contratiempos se ponen como obstáculos
Impiden que sus miradas se crucen,
Sus manos se toquen y su voces se escuchen
Sin saber que seria una ultima vez, o si

Una velada lo mantiene despierto,
Pues su confianza en los hechos es vulnerable
Y de ve amenazada por sus miedos,
Pues encuentra motivos para hacerlo
Y uno se ellos lo es nada mas que la belleza de la joven

Una vez superado encuentra la oportunidad de reunirse con ella
Verla volar sobre el suelo por la noche
Pero se ve obligado a permanecer en su lugar,
Pues le impide hacer su presencia y genera una duda en el
Tan grande como la sonrisa que ella genera en el

Su alegría se ve apagada y lo abandona
Siquiera lo mas mínimo, pues comienza a preocuparse por ella
Se torna silencio abrumador
Incluso frente a sus ojos, no consigue que le dirija la palabra

Solo era cuestión de tiempo para que los pequeños rasguños que él recibió
Y el golpe de la primer helada se vean opacados
La segunda helada proveniente de su corazón de ella
Hiriente como puñalada por la espalada
"...es lo mejor para los dos"
Palabras que cortan como el cuchillo mas filoso
Congelan el corazón del joven y lo sumerge en un vacío
Un vacío que por dentro devora todo de el
Ante el dolor que le rompe el pecho decide dar un paso al costado

Pero el es como una tormenta,
En el centro de de la tempestad hay tranquilidad, esperanza
No puede evitar pensar en su largo cabello negro,
En esos grandes ojos café que se entrecierran cuando deja salir su hermosa sonrisa con cierta ternura,
Sus suaves manos y su dulce voz,
En esa sensación de felicidad que le provocaba tenerla en sus brazos y sentirla, acariciarla

Muy en el fondo de su vacío y dolor, aun esta enamorado de esa joven.
Esperando algún señal que le permitiera soñar de nuevo, acrecentar si esperanza.
Aun la ama, pero con miedo e inseguridad.

A pesar de las dificultades, los golpes y adversidades,
Aun esta ahí, de pie y firme para ella
No la abandonara jamas, sin importar los hechos
leer más   
6
2comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 71

Insomnio

Conozco otro insomnio
y es que se hace complicado dormir
al lado de tu melena.
10
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 91

Sequía III

No siento las ondas de mi cerebro excavando mi conciencia para generar ideas.

En calma, desespero.

Golpeo como una puerta mis sienes que destellan sólo lecturas ya hechas.

Aprieto los dientes hasta escucharlos por mi oído interno mientras los nervios me están consumiendo.

Acompaña la abstinencia que me seduce con cuerpo de rubio tabaco, su lengua mi mejilla lame y en mi oído externo grita:
¡MUÉRDEME!

Se siente llegar pero a mi escueta elocuencia le faltan letras para explicar la idea que no me quiere dejar.

Cunde el miedo de perderme en muchedumbres y tornarme gris, uno más.

Se va la muy perra y ni su nombre escribir me deja para mañana con un pie forzado recuperar de esta noche la idea.

Sequía, santa sequía del poeta que escribir anhela.
leer más   
20
6comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 100

El miedo a vivir la vida

En el tejado, el sonido desgastado de la lluvia a cuenta gotas interrumpe bruscamente aquel eterno dormir. Me encontraba en la banca de aquel parque, donde el absurdo más grande al cruzar mi vida entera se presentaba ante mí.

Las hojas te cubrían de sombras, el majestuoso árbol arrullado por el agua de aquel río. Un otoño en mi memoria, posiblemente me encontraba donde convergen cada una de las estaciones. La verdad, creo que era en primavera.

En medio de aquella postal —un susurro me gritaba —bésala.

El temor más gigantesco se resquebraja en mi pecho, algo dentro de mí respondía —no puedo.

— ¿Por qué? — ¿Dime porque tengo miedo? —me cuestionaba en un profundo sueño.

—Tienes miedo a vivir la vida —respondía.

Corría sin poder parar, siempre huyendo de la vitalidad sin temor a colisionar. Sin algo a donde poder asirme, una caída en picada, en un vuelo había perdido las alas.

Solo correr por el sendero, sin saber en qué momento se desplomarían los sueños. No importa ya. Ha pasado el tiempo pero siempre reapareces.

Aquí estas en mi vida, me estrellas en cada momento de esta caída en picada. Me estampas a los miles de kilómetros por hora, me llevas a más de otros miles y tantos de la altura. Caída libre sin lograr cubrir mi rostro, sin poder meter las manos…

Tonto —me grita la vida— eres un tonto.

— ¿Por qué naces corriendo sin querer ver dónde pisas? Sin darte cuenta que dejas huellas que se hunden con el más profundo amor.

Aquella tarde de verano, sin reconocer la estación en la que estamos, al abrazarnos y sentir el cuerpo enardecido sin poder tocarte, nos besamos sin darnos el beso.

Cobarde — me grito cobarde— una y otra vez.

Al paso de los años la memoria, cual enemigo acérrimo, me traiciona; hurga entre los recuerdos. Mis manos comienzan a temblar, ha iniciado el cobrar del tiempo. En mi mente, solo pequeñas lagunas que se inundan de los sueños con tus besos.

Escenarios que solo viajando en mis letras, logran mitigar los lamentos por un pasado presente que discierne el porvenir al mantener nuestros pulsos sin cesar.

Todos tenemos nuestra propia verdad, hoy, se trascribe desde el alma en cada letra. Ya no importa en qué estación ni el sonido desgastado de la lluvia a cuenta gotas que interrumpe bruscamente aquel eterno dormir.


Por: WilyHache ®
17 de enero de 2019
13:05 p.m.
México
*Segmento de una historia; un libro que se encuentra en proceso.
20
6comentarios 116 lecturas prosapoetica karma: 104

Desvarío Apasionado

!Eres tan lejana
pero tan cerca de mi te siento
como si fueras parte de mi
como salieras de mis adentros
como si fueras parte de mi
como si mi aliento fuera tu aliento¡

Cierro los ojos
____Y te miro___
____!!!Me quedo sorprendido¡¡¡___
Toco mis manos y te siento
¿Sera que estoy enloqueciendo?
Tengo ganas de amarte
De hacerte mía
Como nunca nadie lo haya hecho antes

¿Será que fuiste mía?
¿Será que en otra vida fuimos amantes?

Si sintieras lo mismo...
Seguro nos encontraríamos
En un hermoso dia
o en una bella tarde.

!No te niegues amada¡
Mujer de hermosura incomparable
Aunque en solo en mis sueños te he visto
Te amo como nunca he amado a nadie¡

Pablo J. Aguilera G.
leer más   
12
12comentarios 72 lecturas versolibre karma: 111

Desconfiado Amor

Cuantas veces me has dicho que me amas
Cuantas veces me has dicho que me quieres

No te has dado cuenta mujer
que son solo palabras que dicen muchos seres
que para cautivar corazones
solo hablan de amores y placeres

No te has dado cuenta
que yo no creo en el amor
que jura ser eterno
cuando buenos vientos vienen
pero que al llegar vientos malos
se van porque no les conviene

dejando corazones heridos
naufragando en un mar de dolores
lleno de sinsabores

Corazones raídos
por un amor perdido y fallido
Amores que intenta volar
cuando ni siquiera alas poseen
creyendo que llegaran a ser eternos
cuando solo el futuro incierto tienen.

Corazones...
sufriendo
por un amor que no les convino
por un amor que no les conviene

!No me digas nada mujer
porque yo...
no creo en mujeres
que juran amor eterno cuando buenos vientos vienen.


Pablo j. Aguilera G.
leer más   
13
8comentarios 63 lecturas versolibre karma: 115

"Una escalera al cielo" (3 Jotabé)

I
Anoche mirando al cielo te recordé
y mi corazón se preguntaba… ¿Por qué?

no tuve contestación, solo incertidumbre
mis pupilas irritadas como costumbre
no conciben que tú, estás en aquella cumbre
y desde allí tu recordada alma deslumbre.

Ansiaría, que estuvieras aquí a mi lado
pero es imposible… lo sé, mi bien amado

me consuelo con pensarte… no imaginé
lo que sería estar, sin tu luz que me alumbre
y me guíe por el camino tan buscado

II
sentir que tú no me estarás acompañando
deja un gran dolor en mi corazón andando

mas se, que no quisieras que me deprimiera
y que tu muerte, en mi pensamiento incidiera
mas yo, solo deseo una larga escalera
que me lleve al cielo y darte un beso pudiera,

solo debo cerrar mis ojos y soñar
que nuevamente nos volvemos a tocar

mientras por el paraíso vamos volando
todo es hermoso que, despertar no quisiera,
pero, Dios me dice que debo regresar…

III
Despierto volviendo a mi vil realidad
pero, todo lo veo con más claridad

tu alma y cuerpo en un celestial lugar están
me cuidarás como mi fiel ángel guardián
con toda luminosidad y gran afán
a mi vida te adherirás como un imán

y jamás, de mis recuerdos te me saldrás
por el resto de vida… en ellos vivirás

yo, te lo prometo de aquí a la eternidad
mi querido y tan inolvidable Germán
de mi corazón siempre parte formarás.








Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
Arica - Chile.
leer más   
15
20comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 103

Cuando dos si quieren estar unidos

Cuando uno no quiere, dos no pelean,
y una pelea no es pelea, si uno solo es quien la pelea,
yo hice todo para que funcionará,
y tu solo mirabas como de tanto remar yo me cansaba.

Te fuiste alejando y vacío un lugar me fue quedando,
la soledad fuí rumiando y en tu distancia te fuí soltando,
mi corazón se fué enfriando,
ya mi calor comenzó a encontrarse en otras manos.

Mientras me soltabas y de tu compañía, yo era privada,
él me tomaba y la soledad de mis dias se desplazaba,
mientras tú, ya no me pensabas,
en la mente de él, yo era más que venerada.

Mientras tus ojos, ya por mi no brillaban,
en los ojos de el, yo era brillantemente reflejada,
descuidaste mi amor, se fué como agua,
hoy le digo adios a tu amor, no valio la pena la remada.

Tú dejaste un lugar vacio y él lo convirtió en un gran paraíso,
él supo valorarme, cuidarme y logró sacarme de aquél abismo.
con él aprendí que cuando uno si quiere, son dos peleando para estar unidos.

Claudia Viviana Molina
13
14comentarios 57 lecturas versolibre karma: 111

La lluvia se detiene en los ojos

La lluvia se detiene
en los ojos, encharcándose,
instalándose lentamente en el espíritu,
fluye como un manantial
envolviendo el alma,
que ancorada en los recuerdos
estalla en el pecho,
abriendo antiguas heridas,
oprimiendo el corazón
para que deje de gritar
intentando huir de su prisión.

Lluvia muda y apacible
humedeciendo un amor perenne,
que inagotable e intenso,
no se resigna y combate tenaz,
obstinado, anhelando vencer el miedo,
un miedo inmenso y profundo al dolor,
ese dolor lacerante que desnuda el alma
roída por las ausencias.


Maricel 19/01/2019


(imagen tomada de internet)
29
31comentarios 132 lecturas versolibre karma: 115

Imposible Olvidarte

Un hasta luego no será suficiente
Para despedirme de ti
Porque siempre en mis sueños
Me acuerdo de ti
leer más   
2
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 14

Nuestra borrasca

Gracias por conquistar mi tiempo
para conseguir que nuestros pasos
se detuviesen sobre las piedras
de las calles mojadas de tu ciudad,
gracias por empapar mis hombros
con el amor de tu borrasca.
leer más   
13
6comentarios 67 lecturas versolibre karma: 88

Un Pedazo De Soledad

Ahora que te vas,
quisiera detenerme
y dedicar unas palabras
malgastadas
a la denostada soledad.

La soledad es buena
para quitarme
tus cadenas
y rescatar la luz
de la libertad.

La soledad me otorga
una melodía extraviada
de independencia
y autenticidad.

Tú, si vuelves a elegirme,
tienes que saberlo.

No me busques
en paisajes
prodigiosos
ni en sueños
esplendorosos.

Estoy hecho de noches
con sombras ahogadas
y un eco de humedad.

Pregúntame si te pierdes,
si algún día te hundes
y las puertas de la nada
se cierran sobre ti.

No temas, si regresas,
yo siempre te guardaré
un pedazo de soledad.


©Alejandro P. Morales (2019).
leer más   
4
7comentarios 24 lecturas versolibre karma: 65

En el lago de Deieu

Prefacio

Calcular una distancia requiere de instrumentos fríamente matemáticos, tallados en perfeccionismo pero, en un lago serían volúmenes y dimensiones inestables.
Arquímedes lo decía: ¨dame una polea y te moveré el mundo...¨
Por lo cual dame un lago y hablaré de la luna y Deieu.
Más allá de dimensiones y distancias, de volúmenes y arrogancias, una luna asomándose en la cúspide del convexo reflejo del lago y hay donde nadie puede ver con ojos terrenales, exactamente hay charlaremos con Deieu.

Capítulo I
Génesis

Diosa de la luna un comienzo algorítmico entre historia de griegos hasta romanos, de poder a belleza, y de armaduras hasta lazos de ceda, sin duda alguna naturaleza pura.
Pongamos un ábaco en mesa y de pasada una botella de vino blanco,
de acomodar el relieve de la almohada en el sofá y más leña al brasero para fulminar la tarde de hoy.

El viento susurra a mi oído y comprendo que alguien me mira, llamado reflejo en rayos de luna.
Bien, tomada la botella invito a Deieu a probar el silencio de la Copa y sentados ambos frente al brasero hagamos del invierno un infinito conteo de hojas de otoño.
Deieu aclama dos cosas antes de fijarse en su espejo:
1.- no busques asombrarme porque ya estoy curada de espanto.
2.- preguntas sobre inteligencia sólo sería hablar de lo que se y por ello mejor preguntas que alimenten el abismo de lo incierto.

Capítulo II
Las cenizas

Colocaba otro pedazo de madera en el brasero, las cenizas abultaban, nos servíamos la segunda copa y en el chiflido del viento entre las ranuras empecé a escuchar las caricias de la noche sobre los árboles y comenzamos a platicar.
Deieu sin más preámbulos comienza a contar las barbas de la cobija y en un susurro dice:
Desconozco porque el viento se comporta así si la noche sólo quiere cubrir el vaho del silencio.
Vino a mi mente que está atenta a cada detalle como si sus sentidos no durmieran.
Al cabo de unos minutos volvió a comentar:
Las hojas pasan deprisa por el empuje del viento sobre la ventana y al final se atoran en las rocas de aquella llanura.
Había silencio pero sin que ella me viera desviaba mi mirada en su mirada perdida sin percatarse que mis ojos la alcanzaban.
De repente da un salto y exclama:
A comenzado a llover no sé si la lluvia viene con la tristeza o el aroma a tierra mojada dará más gusto al viento que no ha parado de entorpecer el silencio de la noche.

La lluvia aceleró su caída que al asomarme a la ventana sólo venía las gotas en niebla jugar a ganarle a la ley de la gravedad.
Deieu volvió a empezar a contar las barbas de la cobija y en un suspiro su mirada se detiene en el fuego del brasero. Suspiro tras suspiro sabía que el alma y el cuerpo tenían una lucha que ni los soldados romanos eran suficientes para detener el derrame de sangre que corría entre la línea mínima del alma.

Adquirí un nuevo trago de vino y sin aviso tome sus labios, los mordí y le pregunté:
¿Qué dice esa sangre que se derrama en ti?
Tu muy sorprendida vuelves a tomar mis labios y reiteras:
Entre mi mente y el silencio opacado por la lluvia y la noche sé que puedo salir de esto, la razón siempre me rescata de lo caminado.
La cobije y pensé en el color del vino: blanco.
Me levanto y voy a la bóveda por una botella de vino tinto. Al regresar a la presencia de ella vi que dormía pues su respiración era lenta y suave. Regreso a la bóveda a destapar la botella para no hacer ruido y llegando al brasero de vuelta por la ventana veo que Deieu bailaba bajo la lluvia. Me quedé perplejo pero sin dudarlo salí a seguirle.
No pasábamos de reír pero pensaba que era eso que se venía en tu rostro si una sonrisa de alegría o de tristeza. Trate de preguntarle y sin drama ella me dice:
Tenías razón no más mártires del amor...
leer más   
4
sin comentarios 23 lecturas relato karma: 48

Cainotofobia

Si no lo hago hoy
Fracasaré
Hundido en el foso
De los pusilánimes
Mi rostro
Se fundirá.

Las obligaciones
Me olvidarán
Sobre un estante
Que con olor
A uno más
Se humedece
En un oscuro cuarto.

Si no lo hago hoy
Coseré mi pantalón
Lavaré mi camisa
Mi cabello ordenaré
Seré el mejor conversador
De murmullos sin sentido,
Sin opinión
Simplemente repetiré lo que sale en la tele.

Siento que la mediocridad
Me alcanza
Los tópicos tan rimados me buscarán
Me quieren apalear
Por bocón
Por renegar de ellos
Por escupirlos
Cada vez que puedo.

Si no lo hago hoy
Me dirán la verdad
Esos misericordiosos
Bailarines
De lo poco que les interesa
Si sigo o no.

Estos sobresaltos
Te escriben musa
Ese que aún no escribo
Este que no es el mejor
Anhelo ese aplauso
Sólo tuyo musa.

Si no lo hago hoy
Me ahogarán
Las inquietudes
Que no me importan
Y llegará la fama
Sucia y manoseada.
Tendré que comer arvejas
Dejar el vino evaporarse
Mientras lo huelo
Y me perfuma
Por última vez
Condenándome a escribir.

Si no lo hago hoy
Si no escribo,
Buscaré mi distensión
Si es que esta histeria
Se calla.
leer más   
5
2comentarios 20 lecturas versoclasico karma: 59

Para Lucía

Nunca te hagan callar,
nunca te humillen,
clama siempre con voz clara por tu origen,
por tu vida y tu destino,
hazte fuerte entre los vientos,
presente ante tu Sol
y ante las mareas y en los llanos,
sé unión y fuente de orillas diferentes
en este Océano en azul
que enlaza tus canciones precursoras.

Hija serás de los lirios y camelias,
navegante de rías y Caribe
crecerá el orgullo de tu acento de mestiza,
medrarás hecha raíz
donde desees que arraigue tu simiente,
tendrá tu tronco la fuerza de los robles,
te harás samán de densa sombra
que acogerá algún día a buen cubierto
a la labriega que te arrulla
con sus nanas de olas y de tierras.

Recuerda,
nunca te rindas;
con la frente alta y la mirada al frente
ve siempre hacia adelante,
con pasos firmes,
ve siempre valiente.
leer más   
15
8comentarios 80 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234550