Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 192, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Estos Versos Aplastados

Estos Versos Aplastados,
y estas flores en tus manos destrozadas,
y estos labios balbuceantes que te aman.
Y esta cama, y este rostro tan sereno,
y estos corazones que retumban como truenos
a los lados de la almohada.

La Justicia y el Deseo me han dado por tu anhelo
la paga en sangre y en consuelos.
Tú serás el Rostro y yo el Espejo.
Y si me rompo- de lado a lado
como con la Dama de Shalott-
¿Mirarás a Camelot por mis Versos?

Soy de Agua, tú de Fuego,
el Ángel con flamígera espada,
yo la bruma del rocío primigenio,
apenas gotas que zozobran al sol
del brillo de tu celo,
¡Sea!¡Hossana en los Cielos!

Este rocío habrá muerto
apenas tu suspiro de eones pase.
Soy testigo eterno de tu Reflejo,
y rajado de lado a lado, y sólo siendo Espejo,
podré mirarte cara a cara,
e igualarme a tí por un momento.
10
3comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 86

La belleza de la tristeza

Toda persona que ha sufrido,

es consciente que la vida es efímera,

por eso ve belleza en la tristeza,

siempre que sea caduca y no lastimera.


La tristeza es parte de la vida,

es la antítesis o pareja de la alegría,

es a veces consecuencia del fracaso,

y por ello del riesgo de la valentía.


La tristeza puede ser señal de sabiduría,

de melancolía de tiempos mejores,

de madurez, de perdida de inocencia,

o simplemente lastima por otros seres.


La tristeza si no es endógena,

si es exógena, es algo causal,

a veces inevitable y necesaria,

para interiorizar nueva fuerza radial.


La belleza de la tristeza,

radica en que es parte de la vida,

del fracaso, del perdedor de raza,

que se obstina en luchar por su amada,

o del que nace con malas cartas

y aún así lucha por mejorarlas.
leer más   
13
6comentarios 60 lecturas versolibre karma: 87

El ruiseñor y la margarita

Indiferencia cruel la de las flores
que se derraman ya sobre la tierra,
sobre un cadáver comen y así encierra
en sí la muerte todos los colores.

La vida posa, ávida de amores,
sobre las tumbas flores, y en la sierra
el ave trina en vano, llora y yerra,
abandonada flor de ruiseñores.

¿Acaso encuentra el sol más dolorosa
la pérdida de un ave que recita
que en un ramo la muerte de una rosa?

¿O es que la rosa nunca se marchita?
¿Acaso encuentras tú menos hermosa
la cría muerta que la margarita?
12
6comentarios 106 lecturas versoclasico karma: 94

Arquitectura

Él siempre había parecido un Clayderman: ¡¡¡Hermoso!!!
Opiácea ala de medio Hipnos azulino
vetusta angelidad perfecta en su tanático rostro de severo.

Su serenidad trística 'glamouraba' a todos los que le veían
hombres y mujeres se tornaban mansos ante la cercanía de su "no sé qué" aromado.

Él era como un Orfeo urbano, remozado
una lira de carne maciza
cada pose...
cada acción en movimiento era una meliflua melodía silente
que no hacía más que coliriar
las pupilas níñicas.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
12
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 110

De la rosa de la vida

Que la vida
Que cada pétalo
Que cada gota de rocío nos haga temblar
Maravilla hallo en lo singular
Abrazar así la maravilla sin igual
Abrazar la maravilla del quizás
Ser la rosa
Ser la belleza
Ser sin más
desnúdate
Date vuelta
Gira
Carece de utilidad
Vuela
Sé una nota musical
un silencio
acaricia mi oreja
hazte amar
quiero ser para ti
la tierna fragancia del niño que vendrá
leer más   
18
14comentarios 114 lecturas versolibre karma: 87

Ritual de un Nomo

Cuando dispongo hacer poemas
—digamos—...
me tomo todo el aire
de turbonadas de viento
pasajeras por mi calle.
Suelto al ínfimo intelecto
gravitante en mi cabeza,
saco las fibra del zurdo
y paralizó
a este ingrávido esqueleto
tan adicto a la pereza
(y a los fiambres).

Para hacer poemas desactivo
la pizca de cordura
equilibrada en ansiedades,
agarro un haz de sol y lo confino
me despojo de todas las capas
(incluso)
las capacidades
...y si me diera sed
tengo aquí,
agüita de vino.

Para construir poemas
ignoro que hay normas de plomo
(me desnudo bajo la tormenta)
le pongo sal al miedo y me lo como
aderezado...
con un poquito de pimienta.
!Así comienza¡
el fúnambulo ritual
de un nomo.
leer más   
28
42comentarios 229 lecturas versolibre karma: 108

Sueño

Anhelo dormir entre tus brazos,
Ver las estrellas a través de tus ojos
Viajar a la galaxia en un beso tuyo
Llegar al lugar más lejano contigo.
Deseo ser un astronauta
Y recorrer cada parte de tu cuerpo,
Descubrir lugares nuevos en el
Y ser felices juntos.
Quiero entregarte todo mi amor
Que disfrutes estar a mi lado
Quiero que seas feliz conmigo
Como en ningún otro lado.
leer más   
16
11comentarios 118 lecturas versolibre karma: 122

"El canto de los cisnes"

Soñaba con las alas
de un cisne herido
entre el verde oscuro
de un lago olvidado.

Como un niño emplumado
sangraba de su pecho
y derramaba lágrimas amargas;
había perdido la inocencia.

Le gritaba desesperada
al cisne clavado en la saeta:
¡No desmayes mensajero!
La noche es blanca y eterna.

Me veía en sus ojos negros
y su belleza alumbraba
flores, árboles y estrellas...
El cisne moría y cantaba
aún más con vida.






Escrito por:
Enid Rodríguez Isáis
@EnidIsáis
Estados Unidos
Abril 2020.
leer más   
35
35comentarios 282 lecturas versolibre karma: 100

Espléndida y bella Dama...

Te conocí y desde entonces...

siempre haz estado en mi y
aunque me diste a conocer que nunca lo será,
nunca he recibido de tu voz un no,
y me haz obsequiado la esperanza
de tenerte entre en mis brazos,
y mantienes en mi esa dulce ilusión
de que tal vez algún día lo será...

Espléndida, generosa y magnánima Mujer, además de hermosa y guapa, eres grande
y tu magia bella dama, me da vida
sabiéndote ¡única en la vida!
leer más   
19
5comentarios 140 lecturas prosapoetica karma: 89

Su belleza nunca se extingue

Finjo que mis ojos se extravían en el eco del silencio.
Ignorando discretamente la silueta de su cuerpo.
Disfrazo mi mirada,
refugiándola en la
sombra de la indiferencia,
en la penumbra de la frialdad.
Contemplar su anatomía corporal,
deberá ser un anónimo
y sigiloso disfrute.
Ajeno a trivialidades y
frívolas apreciaciones.
Describiré las bellezas de
un ser humano maravilloso:
Mi Amada.
Mi primer apertura poética
delineará su fisonomía corpórea;
desde la tersura de su pelo
hasta la desnudez de sus pies.
Intentaré reseñar su belleza física.
La de esta mujer que me ha entregado en cada beso:
su amor, su pasión, su cuerpo, su ser.
Trovador embustero me llamarían,
si declaro, que el atractivo físico
carece de interés.
Simplemente y sin abuso
de interloquios, es para mí,
un atributo efímero que
el tiempo pronto se llevará.
Ciertamente, admiro otros
cuerpos, los deseo, pero
no los amo porque no nos pertenecemos el uno al otro.
La verdadera belleza física
la observo:
En sus ojos cansados por
continuos desvelos.
En su vientre que albergó
los frutos de nuestro amor.
En sus pechos, que los amamantaron.
En sus brazos, que los arrullaron.
En sus manos, que los acariciaron.
En el regazo de sus piernas,
que los consolaron.
En sus pies andados por
el cotidiano trajinar del quehacer
o de las obligaciones de su empleo.
Estos dotes vitalicios
son los que más valoro.
Finalmente celebro concluir
mi prosa poética con lo más
eximio de la contemplación.
Su belleza espiritual
Virtudes que encadenan nuestras
almas a lo más sublime y majestuoso
de nuestra relación de pareja.
Su bondad, ternura, dulzura,
afecto, cariño, respeto,
comprensión, amabilidad,
sencillez y generosidad.
Mi Amada ha decidido compartir su paraíso junto a mi existir.
Por eso, su belleza nunca se extingue.

Autor: Profr. Mucio Nacud Juárez
(Abril 2020)
Derechos reservados
leer más   
17
30comentarios 200 lecturas prosapoetica karma: 77

La belleza de la piel, exenta de manifiestos y grabados

Tatuaje

Jamás acabas de desnudar a alguien
que lleva tatuajes, grabados, garabatos

Ya nunca podrás ver la belleza que guardaba
ese trozo de piel

Un cuerpo delimitado al que alguien grabo
fronteras innecesarias

Una taza de café que derrama su brebaje
sobre un blanco mantel

El marcó estridente que distrae la mirada
de un bello paisaje

La puerta que chirria cada vez que entreabres
botones y ojales

La veta oscura que resquebraja La Piedad
de Miguel Angel

La sonrisa perfecta que deja entrever
un diente de oro

El Toro de Osborne que distrae el horizonte
de una puesta de sol

El trazo negro que emborrona la arena
tras la resaca

Tatuaje
Esa barrera que desahucia los besos
entre la boca y la piel

¿Por qué haces lienzo de una obra de arte?
leer más   
18
24comentarios 134 lecturas versolibre karma: 106

Malditos ojos

Malditos ojos son
los que espían
por el ojo de la cerradura,
los ojos de aquel cuadro
que parecen mirarte
desde cualquier ángulo,
los ojos de Nabokov
al tocar a Lolita
y esos ojos profundos
que detrás no tienen sonrisa.

Malditos eran
tus ojos de gata
en una noche sin Luna
y los de aquel
que busca fortuna
jugando a la ruleta
y acaba encontrando la muerte
en el ojo de un revólver
por jugar a la rusa.

Malditos eran los de Bukowski
cuando se bebía
la máquina de escribir
y escribía en la botella.

Fijaos en la inocencia
de los ojos de un niño,
pues cuando veáis malicia
ya será adulto.

Malditos tus ojos cuando decías:
-La apatía mata.
Y yo te contestaba:
-Tus ojos del color del whisky
también.

Y es que no estoy
seguro
de cuál es peor veneno
si tus ojos malditos
o su maldito recuerdo.

Maldita sea besar
sin cerrar los ojos
para no ver los tuyos
tatuados
en el reverso de mis párpados.

Maldita sea dormir
con los ojos abiertos para no soñar(te).

Malditos los ojos
de quien se da cuenta de la belleza
pues brillan distinto a los del resto.

Malditos los ojos
que te desnudan el alma
y te dejan así.

Aún recuerdo
el reflejo de mis ojos
en tus ojos,
maldita sea.

Poco amaste
Van Gogh
si en vez de un ojo
te arrancaste
una maldita oreja.
11
4comentarios 466 lecturas versolibre karma: 13

No volveré a permitir que te lleves la primavera

Lágrima. Grito. Golpe. Lluvia.

La rabia es efervescente,
y al ponerse en contacto con mi sangre
resulta un grito silenciado
y un golpe seco en las costillas.
Y duele, joder que si duele.

Vete.
Lárgate y deja la puerta abierta al irte
para que pueda respirar la libertad
que conlleva tu partida,
y no me olvide de que esa misma puerta
días atrás estuvo cerrada.

No pienso volver a creerte.
Ni a ti ni ninguna de tus historias
en las que el cielo nunca es azul
y los pájaros nunca tienen alas.
Por mucho que te empeñes,
yo voy a seguir creyendo
que la belleza radica en la diferencia
y que el puto amor verdadero sí que existe,
y es ese que se siente por uno mismo
y por todo lo que alumbra el alma.

Camino por un prado color verde esperanza
y cada margarita es un amanecer.
Me tumbo con mi dolor
y por un instante la tranquilidad cubre mis ojos.
Las heridas siguen ahí,
pero si no las veo duelen menos.

No volveré a permitir que te lleves la primavera.
11
2comentarios 190 lecturas versolibre karma: 48

15.02.2017

Me gusta andar mi camino
viendo brotar esos campos
que la primavera araña
cuando presiente que es marzo.

Yo me enajeno en los brotes,
verdes mares que respiran,
brillantes luces de soles
que presienten las espigas.

Hoy casi es azul el cielo,
se va bordando de abriles,
saltando meses en flores
porque ya quiere vestirse.

Me gusta el olor del aire
que se engalana en perfumes,
se deshace en crines nuevas
y va llenando las ubres.

Se adorna el árbol primero,
aún con sus ramas heladas
y me decora el camino
de sorpresas añoradas.

Él me regala sus flores,
las primeras que espabilan.
El almendro despertando
inunda el campo de vida.

Me gusta andar mi camino
con los campos verdeando,
amedrentando al invierno
que se derrite en los vados.

Yo voy muriendo en las flores
que presiento en las laderas;
calladas voces que pronto
gritaran la primavera.
leer más   
7
2comentarios 148 lecturas versolibre karma: 54

Poemas inconclusos

Escondo unos poemas inconclusos en las curvas de tus labios. Para días sin inspiración.

Guardo unos soles en tu ombligo. Para días fríos.

Tengo tus noventa y nueve sonrisas ocultas en los rizos de tu pelo. Para días tristes.

Mantengo trescientos besos tuyos en mis párpados. Para días sin tus labios.

Guardo unos cuantos erices de tu piel en las yemas de mis dedos. Para días sin caricias.

Escondo una onza de tu humedad en la punta de mi lengua. Para días amargos, sin miel.

Oculto tu tercer orgasmo, el de aquella noche de invierno, en mi garganta. Para días sin tu carne.

He guardado todo el esplendor de tu belleza detrás de mis pupilas. Para transmitirla a mi nervio óptico. Que la envié a mi decimotercera neurona, la de la memoria fotográfica; para que te revele en el cuarto oscuro de mi alma. Para los días sin tu presencia, cuando te hayas ido con el viento del olvido.

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
19
8comentarios 201 lecturas prosapoetica karma: 75

Belleza efímera

Dulces labios de fresa
se posan en mi boca con destreza,
la boca que me besa
con tanta sutileza,
que esconde con los besos su vileza.

Ojos color turquesa,
se clavan y me miran con fijeza,
la pupila traviesa,
colmada de pureza,
trasfondo de la pena y la tristeza.

El porte de princesa,
ante su trono postrado ¡Mi Alteza!
Tiran de la calesa
lacayos y nobleza,
de tan alta que lleva la cabeza.

Mirarla me embelesa,
nada más bello en la naturaleza,
en su cuerpo se expresa,
tanta delicadeza
cual fondo de corales y riqueza.

Y le hice una promesa,
la indiferencia en toda su crudeza.
¿Te coge por sorpresa?
Lo digo con firmeza,
¿qué tienes además de la belleza?
15
4comentarios 174 lecturas versoclasico karma: 66
« anterior1234510