Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6, tiempo total: 0.002 segundos rss2

“Villa Gris”

En la ciudad de los días grises, todo es monotonía y rutina aburrida.
Los transeúntes pasean sin mirar, caminan sin ver, no se detienen por nada. Ven pegado a sus pies y sus terminales telefónicos, dispositivos electrónicos, ventanas a mundos preconcebidos y precocinados. Su objetivo solo es llegar a su objetivo. Sus trabajos grises, son todo su mundo.

Vuelven por las noches a sus hogares en blanco y negro, cenan un bocadillo de fría mortadela y se acuestan en sus pétreas camas, para dormir un sueño solo reparador, carente de ensoñaciones y fantasías.

Pero en un recóndito rincón de “Villa Gris”, vive Palabras, una bonita adolescente cuyo mundo es leer y volar. Encontró una vieja y destartalada Biblioteca, cerrada a cal y canto, con un cartel que dice:

“Cerrado por abandono”.

Todos los días, visita y limpia un poco el lugar. Ordena libros, coloca estanterías y va creando un entorno agradable.
El mundo tiene que recordar lo maravilloso que era leer un libro.

Un 10 de Mayo, con el sol detrás de las nubes grises, Palabras decide abrir las puertas de la Biblioteca. Coloca un cartel en la puerta, escrito con un grueso pincel que dice.

“Biblioteca pública: pasa y vuelve a soñar”

Al principio los seres grises no se percatan de la novedad, hasta que un niño de carita redonda y ojos despiertos se queda parado ante la cristalera de la Biblioteca, donde luce un hermoso libro, cuya portada son globos de colores.
Su madre tira del brazo sorprendida, voltea la cara, buscando lo que mira su hijo, y también se queda paralizada ante el colorido del libro……y entran.

Palabras les recibe con una sonrisa y un bonito saludo: “Bienvenidos, no se olviden de soñar”.

Parece que las cosas empiezan a cambiar.





Relato enviado para la celebración del 69 aniversario de la Biblioteca Pública de El Barco de Ávila. Leído por María la Bibliotecaria (mi amiga)




Hortensia Márquez (horten67)
21
26comentarios 190 lecturas relato karma: 101

Inocencias... (Neosurrealista experimental)

INOCENCIAS
(Neosurrealista experimental).

Esos labios tuyos de almendro hieren
con la punta de universales
ojos sin una cama donde duerman al espejo
por el mundo de los rincones
en el inmundo buscar de piedras
con el inframundo del frasco y tonel
entre el submundo de flores plásticas…

Mira como miran sin ver las ventanas
al bajar del nogal higos.
Aunque cada viento amarille menos
las manos del helecho,
y del hueso mariposas tejan,
por el techo. Un encuentro en descuento.

¡Hay del verde crujiente!
¡Hay de arcilla y alfarero vetado!
¡Hay del deber y la saliva!.

En la salida solo hay entradas
y vacíos eternos al nacer
sin dientes el siervo de oro caña y algodón
así y los algodones mientan ciertos.

Aunque la historia solo sabe
del olivo y del pan sin vino blanqueado
por olvidarse una cereza ceniza.
A lo lejos las lagunas dejan
los buitres como águilas al vapor
del plomo fácil degollando victorias.

Pero no son las arenas muerte segura,
en la fuente ebria de aceite,
son los mismos con los años al reloj
no le importa el tiempo
y el futuro es el mismo
y la caverna es la misma
y la rueda es ruda ensimismada.

Por eso les crece barba a los peces
y conchas a las tortugas
y el azúcar nada vende
y la mañana cultiva noches
y la semana semillas estéril.

Ven, vamos, al cielo desnudos.
Nada ya el remedio cura.
No vayamos, al ir, cayendo gotas.
O las cabras desayunarán cobras,
con el gato efusivo del cementerio.
Nadie, lo sé, mañana al fusil olvidará
en el paisaje del viejo roble
desmoronando cada molusco
en la hora del ahora un calcetín
lleva al recuerdo descompuesto,
y el perfume hace del baño viajes,
al filo del fango y rodillas.

Nada importa, al saber su ignorancia
por la calle almidonada.
¡No lo digas, ahí está, viéndonos!.

Si bien lo ves, de vez en cuando un palillo
al diente caliente alegra.
¿No lo ves?. Allá viene muy contento.
A tientas intenta decir vengan.
Nada más vayan de vez en cuando.
En la noche descuida la luna hojas
de viejas bibliotecas vacías.
Y las espinas del mal genio ya no pican
ni cantando al sol cuentos de pino
verdugo del bolsillo en vacaciones
del matorral el día postrero.

Los remolinos cercan piadosos
al escombro desgarrados,
con el cristal en la mano
pardo túnel, de rostro angelical,
rubí falso, en las peñas de visita,
y el cirio turba descalzo
al meditar apagado del incienso
mojado mancebo y sábanas.

Nadie es primero. Todos al último repiten.
Arrepiéntete por la madrugada
que tarde y noche no alcanzan
para matar a tiempo
moscas, ratones y cucarachas…
Y despedir al pecado ahogado en perdones
cientos, miles, millones. Al pecado transitorio
un perdón eterno es la justa medida.
Inocencias hasta en la sopa y el aire.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Del texto y de la imagen)

POST DATA:
Referencias útiles son..
.

es.wikipedia.org/wiki/Surrealismo
Y también...
www.youtube.com/watch?v=T4lGPHYz4Sg
leer más   
17
13comentarios 103 lecturas versolibre karma: 120

La Biblioteca

Por qué vas a hundirte en la monótona
común
anónima historia de tu vida
si hay un anaquel entero de alegrías,
poemas, terrores, fantasías
Todo un mundo ha sido escrito
para vivir miles de vidas.


Heclist Blanco
11
6comentarios 91 lecturas versolibre karma: 59

Cualquier noche los gatos

Como el gato blanco de la calle
se cree que es doméstico
y que la ciudad
es su casa y su alimento,
yo antes cerraba
todos los bares.

Como todo animal perdido
buscaba un lugar limpio y tranquilo.

Cuando ahora suena
la canción de cierre
es porque me invitan,
amablemente,
a volver mañana
a la biblioteca.

(Abel Santos,
de LAS LÁGRIMAS DE CHET BAKER
CAEN A PISCINAS DORADAS,
Chamán Ediciones, 2016,
2da edición 2017)
leer más   
10
2comentarios 97 lecturas versolibre karma: 86

Biblioteca

Rodeado de libros me encuentro,
algunos lo llamarán infierno,
ojalá mas bibliotecas en mi pueblo,
como en casa es como yo me siento;
Entre la locura de los escritores me hallo,
poco que añadir, mejor me callo,
estar en las estanterías algún año,
para en algún futuro ser recordado;
La literatura salvo mi vida,
es comparable a la magia de un druida,
cuida y espanta todos los males,
animo a que lean a todos los chavales;
A falta de un último párrafo,
es un placer escribir este relato,
no tiene porque ser largo,
leer más   
4
4comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 40

Lluvia en la biblioteca

Llueve y llueve y me siento cómodo
me sentaré para mirarte y ¿cómo no?
si me gusta el aroma que despides al aparecer
te respiro y cierro mis ojos y siento perecer
te pareces a la tormenta y me atormentas cuando apareces
pero nos separa una ventana cerrada y no puedo abrirla
me has desconcentrado de mi tarea y ahora serás mía
¿ya terminaste? si apenas voy calentando motores
iré hacia ti para experimentar tus sensaciones
creo que saldré para saber cómo me sabes...

La verdad no me supiste, pero hueles rico
y con el viento en la cara siento que me... extingo
disfruto que me mojes, pero no si tengo el celular
o la computadora ni cualquier otro material
como calculadora, pero trato de calcularte a todas horas.
Veré si ya me dejas salir de la biblioteca
y aunque no lo hagas me arriesgaré a que me mojes la cabeza.

No eres tan débil como pensaba
ni tan fuerte como temía,
no eres lo que me esperaba
pero servirás para mi alegría...

Me dejaste todo empapado
y ni se salvó mi papada
pero no estoy enojado
sólo me fue de la patada
leer más   
3
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 40