Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 71, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Soy un cuerpo de plumas blancas que es suave como el agua

Ella sacude el viento de su abrigo de mariposa, con el cigarrillo en la mano.
Baila una canción.
Tan hermosas nalgas, baila hasta el cansancio, con
sus piernas, pecho, sus medidas. Cara y cuerpo,
con doradas extremidades.
Cuando gira, me convierto en una columna.
El incienso me lleva al cielo.


La danza crece en el cuerpo, parece que estoy desapareciendo.
Una fragancia oscura flota entre los collares que rebotan en tu pecho. Tengo tu fragancia femenina, derramando fluido corporal, Incienso almizclero,
en su vientre desnudo flotando.
Vi sus pasos en la filtración, piernas doradas, bailando en un sueño, bailando de verano a otoño. Abrázame.
Tú y mis gotas de sudor están en un baile común,
deslizándose tan suaves como las nubes, crisálida nacida en el viento, su fragancia corazón y Incienso.
La joven está a punto de despegar.
El control muscular de la pelvis.
Sus ocho músculos se enojan.
Como ocho labios.


Pantalones ceñidos muy cortos de manga larga.
La joven vistiendo solo plumas.
Solo cabalgando en la parte posterior de la luna. El cuerpo
otra chica con alas largas. El pulso y la temperatura corporal están subiendo y bajando. El espectáculo termino.
Mi punto de vista desde el final de la cama.
y miro tu cuerpo desnudo, poco pecho, largas y doradas piernas.
Zapatillas rotas y un montón de ropa.
Y tu dedos retorcidos
Son largos y curvos.
Parecen escuchar de nuevo la canción .

Colisión de pelvis, amor y pelícanos blancos,
rotación debe emanar de la cadera.
Beso cada centímetro de tu piel eventualmente
perezosa. Apaga las luces, el clímax de tu cuerpo, la evolución, la danza, la vas ofrecer esta noche. Dos pechos pequeños muy unidos, me acercas la cara en medio de ellos y me aturdes. El torso se mueve sutilmente en relación con el fraseo de la respiración de los movimientos y las combinaciones de tus músculos sobre mi vientre.
La gravedad y el peso corporal ejercen una fuerza hacia abajo, te miro la levedad y la musculatura de la cadera, que rota sobre la vertical de mi espalda, sintiendo tu piel caliente y húmeda.
Toda la luz de esta noche es solo para ti, eres una pequeña
colonia en mi vientre esta noche.

Permanecerás por mucho tiempo en el interior de mi cuerpo,
con exudación, con delicadas gotas de agua. Tus ojos están llenos
del dolor y el placer de la antigüedad.
Soy un cuerpo de plumas blancas que es suave como el agua.


Che-Bazan.España.
leer más   
4
2comentarios 85 lecturas versolibre karma: 44

Nadie sabe si rie o llora

.
Nadie conoce la historia
sólo el paisaje cuando llega
con la niebla y no queda nadie
y el viejo muelle reconoce sus pasos de antes…

Nadie sabe y pocos han llegado a verla
a lo lejos, alguna vez, porque viste su eterno blanco
su sombrilla de sol inalterable, y nadie sabe si ella llora o sonríe
cada vez…

Ella llega sin aviso, cuando se aleja la tormenta
quizás espera que el viento que despeja la nubes
le traigan la calma…

Ella llega de la nada, y sin que nadie la vea
vuelve a partir, hasta la próxima tormenta…


soundcloud.com/lola-bracco/la-historia (Lola)

.
13
7comentarios 113 lecturas versolibre karma: 103

Lo que callan los besos, lo que grita el silencio

En un beso sabrás todo lo que he callado.
Pablo Neruda.


Cuando el roce de mis labios
al contacto con tu boca
envenene tus humores
y caldeé tu organismo.

Cuando el tacto de mi lengua
emulsione con la tuya
y se enrosque poderosa
abrazándote los jugos.

Cuando notes que te queman
las papilas gustativas
al sentir que es como lava
la saliva que lubricas.

Cuando ardiendo en calentura,
cada flujo compartido,
te perturbe los sentidos
erizándote los vellos.

Cuando se tensen tus músculos
y se electricen tus nervios,
solamente con notar
el céfiro de mi aliento.

Cuando tibio se humedezca
el volcán que hay en tu cuerpo
y se excite cada poro
del recodo más interno.

Cuando sientas todo aquello
y levites de placer
al sabor de un simple beso...,
comprenderás mis silencios.
11
3comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 85

Ansiedad

Amalgama de ansiedades
que pleitean con mi angustia,
en la boca sinsabores
y en mi pecho son ahogo.

Son temores que me azoran,
desazones que me turban,
que perturban mi paciencia
y acongojan a mis nervios.

Pesadumbres que me inquietan,
nerviosismos que me afligen,
son aprensión y son vértigo,
son inmortal sufrimiento.

Mezquino desasosiego,
la frontera entre mis miedos
y el eterno desconsuelo
que consume mi razón.

Mi honda preocupación,
el atril de la congoja
donde habitan las escamas
de la desesperación.
16
4comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 99

Eso no es amor

Laberinto de emociones
custodiando enajenadas
el despertar de tu ensueño.

Falso amor que te retiene;
seductor de brocha gorda
imponiendo sus preceptos.
Dependencia corrosiva,
has creído que eres suya
y que le debes lo que eres.

Te enseñó a sentir el miedo,
pues sin él… la soledad
apresaría tus días.

Eso dice, pero ¡miente!.
Es la farsa que ha tejido
que te ofusca... que te aturde.
Una mente retorcida
jugando con tu inocencia.

Y ella siempre de tu lado;
madre sabia que te alerta.
Tenacidad… y cariño.
Mano dulce que te tiende
esperando que despiertes,
pues tu vuelo… siempre anhela.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/05/05/escribe-tu-relato-del-mes-de-mayo-ii-rosa


Imagen encontrada en Internet
20
20comentarios 177 lecturas versoclasico karma: 91

Kilómetro 21

Km 1. Levanta la mañana
con nubes vacilantes,
el ánimo intranquilo,
las venas palpitantes.

Km 2. Comienza tu ritual,
repites la liturgia
de los preparativos
antes de un nuevo reto.

Km 3. Lo has hecho tantas veces
y el nervio permanece
en el impás eterno
que aguarda la salida.

Km 4. Y con el cañonazo
terminas con la espera,
las piernas aceleran,
empieza la carrera.

Km 5. La multitud avanza,
con ella el optimismo,
la meta está muy cerca
‘solo’ a miles de metros.

Km 6. Regulas la cadencia,
discrepas con tu cuerpo
que pide ritmo alegre
obviando el largo trecho.

Km 7. Controlas cada tiempo
según está previsto
y pasan los kilómetros
ni rápido ni lento.

Km 8. Disfrutas la carrera,
los vítores y palmas,
las manos extendidas
de bulliciosos niños.

Km 9. Y es en aquellos gritos
donde extraes la fuerza
para que las subidas
se empinen cuesta abajo.

Km 10. La mente también juega,
impulsa el pensamiento
para que el recorrido
se haga más llevadero.

Km 11. Ya llevas la mitad
y aún estás entero,
o solo es la creencia
para engañar al cuerpo.

Km 12. Son tantas las carreras
que hay caras conocidas,
y los que van al lado
de pronto ya son íntimos.

Km 13. Esperas la bajada
y llegan los repechos,
y piensas de repente
qué duro se hace esto.

Km 14. Kilómetro catorce,
de lejos ya divisas
el avituallamiento
al reclamar más líquido.

Km 15. Y entre la colorida
e ingente muchedumbre
hay miles de vivencias
que esculpen tus pupilas.

Km 16. Éste por sus abuelos,
aquella por su amiga,
quien tras la enfermedad
hoy lucha por la vida.

Km 17. Y como en esas vidas,
un giro en el camino,
el viento aleja el gozo
y trae el sufrimiento.

Km 18. No olvidas el dolor,
más gozas del aplauso,
aprietas la mordida,
te agarras al asfalto.

Km 19. Vueltas a la cabeza,
sabes que la agonía
se debe en todo caso
al poco entrenamiento.

Km 20. Uf, cartel del veintiuno,
apenas unos metros
para que la sonrisa
regrese pronta al gesto.

Km 21. Y al traspasar la meta
solo hay satisfacción
porque a pesar de todo
cumpliste tu objetivo.
14
10comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 102

El espíritu es PUNK

Veo el blanco inmaculado
en el deseo figurado,
en un folio bien planchado,
en el soltero y en el casado,
en la limpieza de un lavado,
en un poema nunca pensado.

Y a mi el color que más me gusta

es el negro combinado
con el deseo consumado,
con un folio arrugado,
con el amante bien amado,
con el sucio y el manchado,
con un poema siempre acabado.

Texto y foto ©️ PAT Riska PHOTO (29/3 Bcn, 2019)
leer más   
12
9comentarios 62 lecturas versolibre karma: 92

Poesía viva...

Cuando la tinta
se vuelve espesa
como la sangre...
la poesía
cobrará vida.
16
17comentarios 160 lecturas versoclasico karma: 94

Tentación

"La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella"
Oscar Wilde


Tentado por probar
el néctar delicioso
de la dulce saliva
que brota de tus labios.

Que la provocación
del tórrido suspiro
que emerge de tu boca
excite mis oídos.

Tentado por sentir
el fuego de tu cuerpo
ardiendo junto al mío,
quemándome la piel.

Que el tropical verano,
eterno de tus ojos,
inflame los sentidos
en pálpito divino.

Tentado porque el tacto
de tus sutiles yemas
me colme de caricias
en un roce continuo.

Y que me desafíes
con tu sensual figura
en un trance lascivo
que avive en mí el deseo.

Tentado por hollar
la cima de tus pechos,
la tibia calidez
que fluye de tu sexo.

Que tus fogosos besos,
incluso clandestinos,
afloren el estímulo
de ambicionar probarlos.

Tentado por anhelos,
por ansias de pasión,
a ritmo desbocado
latiendo el corazón.

Y conseguir al fin
que huya del pensamiento
la tentación atroz
de este perpetuo reto.
22
15comentarios 131 lecturas versoclasico karma: 90

Movilización

Quienes no se mueven no notan sus cadenas.
Rosa Luxemburgo


Estás ahí, quieto, inmóvil,
amarrado a tus miserias,
cautivo de tu inacción
y preso de tus lamentos.

En tu feliz atalaya
observas cada injusticia
de un mundo que vaga errante
sin norte y sin esperanza.

Te haces cruces y te quejas,
no entiendes la sinrazón
de las nefastas noticias
que copan los noticiarios.

Violaciones y desahucios,
cien muertos más en pateras,
otro atentado fanático
por religión o por género.

¡Qué locura, no hay derecho!
Desde el sofá de tu casa,
sin mover una pestaña,
reivindicas soluciones.

No sabes que la mayor
opresión en esta vida
es mirar para otro lado
con desidia y por pereza.
17
8comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 106

¿Hacia dónde vamos?

Una vez perdido el norte
nada ya tiene sentido.
De embrollada inconsecuencia
arrasa el anacoluto;
nadie entiende ni lo intenta,
el desconcierto se afianza.
Se traiciona la cordura
y la ameba parasita
limitando las seseras.
Fieles automatizados
atendiendo en sus caudillos,
sus sesgos ideológicos.
Cada cual en su trinchera
obstinado en su consigna;
nada ceden, nada arreglan.
Se rebosa el hervidero,
ni cacerola, cazo u olla
resistirán en sus límites;
y desborda la tragedia.
Tarambana sociedad
que alocada se deshace,
como virus que se extiende
por debajo de las uñas.
Seremos lecho ungular,
que en desidia se gangrena.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/03/03/escribe-tu-relato-de-marzo-i-elena-martin


Imagen encontrada en Internet
18
20comentarios 189 lecturas versoclasico karma: 95

Hasta siempre

Y vino tan silenciosa
que no la sintió llegar,
quebrando el frágil andamio
que apenas la sustentaba.

Se fue hundiendo en tierra inhóspita,
vana agricultura yerma;
allí donde nada brota,
allí donde todo muere.

Cabalgando oscuridades
consiguió parar el tiempo,
permitiéndole a esa muerte
carente de sensatez...
que indefensa le abrazara.

Más lo hizo benevolente,
sumiéndole en dulce sueño
que de luz cubrió su rostro.

Plácido y sereno el gesto,
textura tersa en la piel;
conquistado ya el anhelo,
su sueño de niña duerme.

Te quedaste en mi retina,
pues mis ojos han grabado…
el instante de tu adiós.




Leído en Onda Cero Sierra en la voz del actor Kike Pérez Rioja:
lavozdelasierra.es/2019/02/28/la-sierra-en-la-onda-relato-solidario-ci

Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/02/17/escribe-tu-relato-de-febrero-iv-el-actor-
26
27comentarios 212 lecturas versoclasico karma: 124

Vivo en tu cuarzo azul


Vivo en tu cuarzo azul
ese que llevas colgado
a tu pecho blanco
cual refugio abraza
mi alma desdichada
y a la vez la refresca
con tus cascadas
de esperanza...

¡Oh, divina belleza
son tus ojos mujer
de mirada noble!

Pareciera que existe
un ser supremo
escucharme
pues con tu amor
alumbras mis días
y me sostienes
en mis batallas.

En tus manos
llevas una corona
de rosas blancas
que usas de noche
mientras enciendes
un cirio escarlata
junto a tu cama
y piensas en mi.

De tus ojos resbalan
lágrimas que llevan
mi nombre,
y se forma un collar
de cuarzo azul,
que siempre llevarás
por amor eterno
que sientes por mí.

leer más   
20
11comentarios 143 lecturas versolibre karma: 96

El niño

Dile al niño que no se le aleje del gris,
que es su Valhalla y tiene que asumirlo,
que esos claros no existen ni en París,
que los oscuros son los cuervos y los mirlos.

El niño tararea versos blancos
para matizar sus días grises.
Ya no van descalzos,
los vistió a matices.

Camina preocupado por la dirección de lo púrpura
y por el tiempo que le queda de dolor
ayudado por su bombeante brújula
y su contrarreloj.

Es joven y cada vez menos ignorante,
cada vez menos feliz,
cada vez más impactante
la violencia tras su nariz.

Dile al niño que no confíe
ni en lo efímeramente pálido
porque lo que se fríe
siempre se vuelve árido
5
sin comentarios 62 lecturas versoclasico karma: 75

Persiguiendo un sueño

Me nace coser un sueño
al borde de mi esperanza.
Lo percibo casi al límite
entregado a la marea
que lo aleja seducido.
No lo atraigo, se me escapa.
Pudoroso cual mimosa
se repliega sensitivo,
si es mi piel que lo acaricia
sin la fe que me requiere.
No es orgullo ni desdén;
es quizá que se resiste
a mi propia indecisión.
Me rehago, me refuerzo
busco empuje en mis adentros.
Y como parte de una ópera
canto mi aria en solitario.
Iré en busca de mi sueño;
me levanto y doy batalla.
Ya no hay freno a mi destino.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/01/20/escribe-tu-relato-de-enero-iv-equipo-de-l
19
16comentarios 198 lecturas versoclasico karma: 105

Sobrevolando Abril

Esa blanca mariposa en Abril,
tan de néctares dulces cautiva,
cada vez que yo a descansar me paraba ,
ella, sobre una flor se detenía.

Su danza libre, si la veis,
cortesano minué francés,
o ….quizás, o quizás tal vez,
un vals de salón Vienés.

Si fuera factible, o preciso argumentar,
y sin ápice de sentido común errar,
diré, que más que de un baile informal,
bien se pudiera tratar,
de la secular Coimbra un cantar.

¡Oh mágico romance,
que evocaba en su danza tal princesa,
convertida, por arte de birlibirloque,
en frágil borboleta portuguesa..

Y yo, viajero que guarda en mano,
ramilletes lilas de flores,
lembranzas de aquel mi Oporto hermano…
que me recuerda abril – sembrao- de amores.

Pero baila y baila….bailarina,
baila con pasión un tango,
mientras mi sombra camina,
muy pegadita a tu lado.

Yo bailaría contigo, en la cantina,
si fueras mujer argentina;
o te pediría la danza de los siete velos,
si no provocases en mi alma, mil celos

y hasta un pasodoble cañí…
si Málaga mora, estuviera aquí.

Esa blanca mariposa,
se adentraba sola al fin
entre trigales que son mares,
horizontes sin confin.

Pero haciendo un circense zizag,
regresó volando hacia mí,
mientras el suave viento la agitaba,
como a fino y trasparente organdí.

Se posó por un instante en el estambre y la corola,
de bamboleante y esbelta amapola,
agitó sus alitas para despegar,
y de nuevo a su ritmo, se puso a bailar.

Al alejarse me dijo adiós.
y por supuesto lo hizo bailando,
siempre coqueta y segura,
de que yo la seguía mirando.
leer más   
13
10comentarios 127 lecturas prosapoetica karma: 109

Siempre estás

Tu fantasma se me enquista;
me quebró la fortaleza
y dejándome llevar,
pasé a ser voluntariado
de tus días y tus noches...
de tus luces y tus sombras.

Ha pasado tanto tiempo,
hemos muerto tantas veces,
que si sólo son recuerdos
se me han de quedar pegados
por necesidad y empeño.
Y es que quiero sin querer,
aquello que eterno duele.

Si no duele; …muero igual.
Que vivir sin tu memoria
es abjurar de mis sueños;
pintar de virginal blanco
el trecho de mi existencia.

Reprimida la intención
para concebirte mío,
siento que vuelvo a morir,
por mil diferentes muertes.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/01/13/escribe-tu-relato-de-enero-iii-monica-rod
27
23comentarios 231 lecturas versoclasico karma: 85

Nunca me he enamorado en Donosti...

Me he dejado seducir
de noche frente a La Concha
respirando los perfumes
que evapora su Cantábrico.

Incluso me han cautivado
días de cielo nublado,
el perenne chirimiri
o la herrumbre de sus barcos.

También me tiene hechizado,
al despuntar sus mañanas,
la caricia del relente
corriendo sobre la playa.

El ambiente que respiro
transitando el Boulevard,
y sus luces y sus brillos,
y sus olores a mar.

Me hipnotizas Bella Easo
cuando observo Santa Clara
desde los montes de Igueldo
o desde el cielo de Urgull.

El Antiguo, las regatas,
el son de la tamborrada,
ir de pinchos, la Behovia,
las visitas a Hondarribi.

Desde el María Cristina
o desde el pie del Kursaal
ver cómo peinas los vientos,
cómo muere el Urumea.

De Zurriola hasta Ondarreta,
me robaste el corazón,
preciosa San Sebastián,
todo en ti me ha enamorado.

Nadie más, solo tu aroma,
solo el romper de tus olas,
el contorno de tu costa,
los paseos por La Concha…
16
8comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 96

Basura humana

Se desata la tormenta,
vas perdiendo los estribos.
La mujer que te acompaña
es el pozo en el que vuelcas,
de tu mente, lo más pútrido.
Ella intenta que te calmes,
que tus gritos no despierten
a los niños en sus camas.
Y llorando te suplica:
“Piensa en ellos; son tus hijos”
¡Nada importa! llevas odio
supurando entre las tripas.
Se te escapa de las manos
y son los puños los que hablan.
Fluye sangre… mucha sangre.
En sus ojos ves terror
pero ya no sientes nada;
eres frío como el hielo,
de maldad estás enfermo.
Necesitas humillarla,
demostrar que eres más fuerte.
¡Desgraciado! no eres nada.
No... no es humano lo que haces.
Acomplejada basura
de hombría malentendida,
que no has sabido querer,
y por no saber... la matas.
16
16comentarios 224 lecturas versoclasico karma: 95

No vi tu blanca mirada

No vi tu blanca mirada
esparcida por los bosques
y choperas del camino,
pero he refrescado
mis pupilas
en la orilla algodonosa
del Estany LLong y Redó,
he visto correr los ríos
con ansiosa terquedad
por las venas de Taüll,
por la entrañas de Boí,
por la columna de Durro,
por los brazos de Erill la Vall,
por la vieja y nueva Barruera,
y he visto saltar el agua
—esbelto gimnasta olímpico—
sin dominio de mi tiempo.
En cada pueblo encontré
aquel remanso de luz
donde el abuelo laborea
su penúltima cosecha,
su acequia,
su charla con los amigos
y abajo
en la frondosa pradera
por donde bisbisea el jilguero,
se oye el acompasado fluir
del agua jugando a los arabescos
con el arcoiris de la tarde.
Caldes hizo de ti
la reina del paraíso,
la sonrosada muchacha
que se muestra al visitante
en candorosos borbotones.
Tengo que asistir
tu boda
para sostener con mis manos
el inmaculado velo
que ha de cubrir
tus montañas.
leer más   
7
6comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 77
« anterior1234