Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 13, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Elección

Allá a lo lejos,

La ciudad.

Con sus historias,
sus exigencias,
su violencia;
el ruido excesivo.
El ir y venir del tráfico.
La gente y su fatiga.

Acá en mi habitación,
tú, con tu cabello morado recitando versos,
un libro de Neruda,
tu piel irradiando luz;
un gato observándonos,
té de canela,
y tus risas moviendo las
cortinas.

En definitiva,
de salir a la ciudad,
a quedarme encerrado contigo,
elijo quedarme contigo;
quedarme en tí,
en tus versos,
oliendo tu cabello;
jugando con tus bucles,
reflejándome en tus dientes.

Que la ciudad de vaya a la mierda.
leer más   
12
4comentarios 81 lecturas prosapoetica karma: 80

Tu hermoso "posterior"

En tu cabello pondré mi columpio,
y desde allí trataré de alcanzar las estrellas.
En sus bucles pondré mi nido,
sobre tus hombros posaré mis besos.

Por tu espalda jugaré
a ser niño otra vez,
y a tus lunares cuentos contaré
mientras mi beso los arropa.

Hermosa figura,
hermosa piel,
hermoso cabello
que me lleva a soñar.
leer más   
16
4comentarios 72 lecturas prosapoetica karma: 87

Espero que tu cabello se convierta en una flor de magnolia

Los labios, donde perdió a su hijo amado.
Espero que tu cabello se convierta en una flor de magnolia.

Estoy en cuclillas sobre la rama del roble,
quiero usar las manos para
limpiar todas las hojas
para completar el trabajo del frío invierno; en
cuanto a la gente,
las impresiones viejas y amargas están enredadas,
y el pelotón quiere morir,

todo en la rama del roble.


Siempre burlas tontas;
no a la benévola Chanxiao,
distante orilla, donde
las rodillas de la madre llegan a gritos y
lágrimas de los niños con la onda de la distancia
de los labios, donde perdió a su hijo amado.

En la rama del roble, la
tierra de Menglang llegó a los gansos,
sus plumas cambiaron en mi país de origen, y los
caídos y
perdidos en el río, nadie prestó atención a esta poesía,
porque regresaron. Estaba en

cuclillas en la rama de roble, y
me preguntó si tenía otro evento de la infancia.
Perdí la cálida luz del día,
el sinuoso camino del rebaño y
los copos de nieve
en este lugar dejaron innumerables cicatrices en mi corazón.

Todos ustedes están agachados en la rama de roble.
Su voz es demasiado monótona y perezosa.
Solo
evoca el
dolor de mi corazón y la armonía entre el pensamiento y la alegría, el crecimiento y la disminución de la luz y la oscuridad,
pero Dios puede darme una respuesta.


Estoy en
cuclillas sobre la rama del roble, la
noche finalmente está cubriendo mis ojos,
mirando las campanas de la luna nueva
y el sonido de la corriente,
dándote un poco de tristeza,
y luego escapando al infinito, para no volver.


Deseo

Espero que su palma
cambie el bote,
para visitar los lugares de interés y el mar lejano.
Su brazo está ligeramente curvado y
estoy nuevamente en su corazón.

Me gustaría
buscar el amor del poeta en tus ojos,
la sonrisa del viento en Changlin,
el color del sol de poniente y la puesta de sol de oriente.
Noche ligera y clara,
trae el sonido de los insectos otoñales,
pero solo me dan lágrimas.

Espero que tu cabello se convierta en una flor de magnolia.
Dormiré.
tranquilamente. Cantaré mis sueños pacíficamente.
En el vaso de bronce,
imprimiremos nuestros labios,
por el amor a la juventud.


Che-Bazan.España
leer más   
16
6comentarios 93 lecturas versolibre karma: 115

Creo que estaba enamorado

Creo que sí, que estaba enamorado,
(o lo estoy).
Pero, ¿y tú?
Te miro con deseos de tragarte a besos,
y tú no muestras apetito de amor.
Muy suave tomo tus dedos,
y te pica la mano.
Me acuesto despacio, te rodeo con mi brazo,
y tú, «dormida», volteas el cuerpo.
Larga noche mirando tu sueño,
y amanece al fin.
Preparo el desayuno,
lo llevo a la cama,
y tú despiertas inapetente.
Celebro tu pelo y el azul de tus ojos cuando te peinas frente al espejo,
Te recoges el cabello, dejando de mirar el azogue.
Llego en la tarde, contento, con entradas al ballet,
y entonces prefieres teatro.
Creo que sí, que estaba enamorado,
(o lo estoy).
Solo que tú ya no estás.

Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
15
12comentarios 90 lecturas versolibre karma: 94

El asombro iluminando el rostro

Muchacha iluminada por el asombro
la sorpresa eriza tu melena lamida:
la crencha en el medio
y ese cabello en cascada como el de una virgen de pueblo,
insípida
una Topacio bien cruda
como la mejor Grecia Colmenares.
No eres ella sino otra;
pero hay algo en tu rostro de "Bugs Bunny" que me recuerda,
que la belleza también puede ser esa piedra rubia sin tallar.
Estás allí,
toda alumbrada con tus puntas humedas,
ese cabello en permanente estática,
y esa sonrisa loca de niña estrábica,
que siempre espera ver lo nuevo
algo emocionante
al doblar la esquina.-


@ChaneGarcia.
...
leer más   
13
3comentarios 53 lecturas versolibre karma: 106

Tu pelo es suave como la brisa

Tu pelo salvaje no se desenreda
es suave como la seda
en verano tiene un olor a pétalos de rosa,
y en otoño su olor es dulce de ciruela
tú pelo es suave como la brisa
quisiera soltar cada hebra
y que el viento los recoja
tu pelo parece...
un bosque de hadas y princesas.

Déjate llevar por el rubor del silencio
y siente como mis dedos lo mecen;
tu pelo tan natural no necesita
de tintes ni colorantes
cuando estamos en luna llena
se vuelve más brillante.

Tu cabello me trae el frescor de la mañana
es negro azabache
como el potro que corre por la llanura;
su galope es persistente
no esquiva sombras
su pelaje es como la noche más oscura.

Tu pelo parece un glosario de sueños húmedos
cuando llega la lluvia empapa el silencio
y desciende hasta tu cintura.
Mis manos lo envuelven
y se llenan de un dulce frutal,
como buscando el elixir,
el néctar que te hace suspirar.

Tu pelo en épocas
suele tener más brillo
parece una cascada
que la montaña más alta deja caer,
provoca humedecer mi rostro
sentir que mi cuerpo lo moja
el rocío taciturno.
leer más   
21
9comentarios 231 lecturas versolibre karma: 160

Inmanencia Contingente

INMANENCIA CONTINGENTE

Ya he olvidado al soñar tanto sueño
perdido.
Porque me fui llenando de olvidar
al olvido mismo
el mismo que come conmigo mi hambre
ahora que lo perdí.
Mi retrato me regala solo el silencio,
mi viejo silencio al gritar.
Mis cabellos han perdido su viejo color
y el blanco es más gris.
Por los rincones olvidados olvidados por las palabras
no dichas por las desdichas.

¡Oh, dolor,
oh, dolor mío,
solo eres mío!.

¡Oh, dolor, siempre tengo tu compañía,
no me abandones!. Sería inhumano
no sentirlo, cuando la injusticia abunda.

¡Oh, dolor, porque circulas por esta
sangre y aliento!. Simple polvo
mañana no seré más ya.

Como tan nunca eterno he sido.
Tan siempre como siempre…
¡Solo gota que se seca y del mar
lleva una burbuja de una ola!..

Ya no sueño. Porque yo mismo soy
un sueño perdido. Un polvo con aliento.
Solo como vine me iré. Me iré como vine.
Solo soledad y compañía a veces, aves, vuelan.

Sin cambiarle a esta alma que no es
mía en absoluto su destino, en un sí que es no.
Sin cambiarle a mi tiempo el reloj
con el silencio transparente… ¡Qué no soy!.

Pidiéndole a mis piedras mis risas mi polvo
a mi polvo mis dolores mis alegrías
al viento soltando este aliento… ¡Solo, mío no es!.
Sin esperar que resbalen los días
como el futuro se ahoga de pasado,
y el vano presente se sueña,
aún no termino de nombrarlo
y ya ha pasado, sus letras, su tiempo,
sus sonidos y su esencia… ¿Quién la tiene?.
¡El ahora no es ahora, es después!.
Es el fragmento frágil de una burbuja.
¡Qué no es, sino que se va haciendo
con la mismísima sangre de Cronos!.

¿Qué mejor victoria
puede darme la muerte
si, la vida y el amor
así como se van vienen?

¡Oh, dichoso de no haber sido
lo que pude sin poderlo
y al intentarlo perderme
sin dejar de ser el mismo!.

¡Humano siempre humano!
¡Siempre humano siempre!
¡Humano, humano, solo!
¡Solo, solo, humano!

Insignificante mortal ante todo
y ante toda eternidad. Si la hay.
y si no, entonces… ¿Qué es este
tiempo, solo, y en la eternidad qué es?.

Sin pedir más por menos.
Ni de menos por más.
Y que todo lo que deba page
¡Injusto es y será siempre, si no es así!.

Entre la hierba tendido
Como todo deba ser
Como todo ser deba
Tenderme entre la hierba.

Ni más ni menos
partir con todo
lo que traía…

¡ Solo para vivir, lo debido, sin más!.

¡Cuánto mar hay en un pez!
¡Cuánta tierra tiene un cuerpo!
¡Cuánta esperanza hay al morirse!
¡Cuánta luz en la punta de un cabello!

Nada sé, lo sé, y no lo dudo.
Ya no pido, acepto, lo que tengo.
Y aún si nada tengo, no pido ya.
Acepto, también, lo que no tengo.
Tanto como lo que tengo, y no me tiene.

Sólo sé que nada mío es permanente.
Y qué todo lo que se me dio daré.
¡Aún sin quererlo, así será!
Siendo así. Iré a dormirme muerto,
Sí, más que un muerto muere sin morirse.
¡Tanto más que muchos otros!.

¡Sólo mi muerte será mía!
¡Porque mi vida sólo fue!.

Autor: Tanto del texto como de la imagen
Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez
Publicado en e-Stories.org el 08.10.2016.

Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=23358 © Latino-Poemas
leer más   
20
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 133

Por Vitrificarse... (Anticuento Dadaísta)

POR VITRIFICARSE
((( Anticuento Dadaísta )))

El apetito, en la cama, no ha sido vendido regularmente.
Se le encuentra a veces hablando solo, escondido bajo
la mesa o en el patio callado... Entusiasta del reposo.
Entre los árboles, estaba la comida fría.
El horno estaba de vacaciones y el café era de colores
brillantes, incómodo al tacto en su profunda vida interior.
La noche no despertaba, pero salía por la nariz de esa mañana.
Los párpados nunca escuchaban la luna del espejo, y se
complacían levantando unas zapatillas del cajón de las
pestañas. Las sombras al franquear los vidrios tropezaban.
Pasaban dos horas sin que el reloj lo supiera.

El suelo arrojaba todos los objetos que las paredes verdes
despreciaban descuidadamente, imposibilitando levantarlos.
Las alas se lavaban diligentemente los pies.
Y los calcetines discutían con el sombrero sobre la última
disgregación del perfume bajo la sombra de un olmo.

__¡ Prudencia, prudencia !. No leas esto en voz alta.

Es difícil discriminar la confusión entre lo problemático,
y un tren desesperado nunca puede disciplinar las
primeras bicicletas que se le caen del cabello. Por lo demás,
la mesa ha cruzado los brazos y saluda a una taza enroscada
en la sed antipática, con el enmarañado aplauso comprado.
Cuando ésto sucede, las moscas de enero sepultan las calles
en túneles de alaridos excavados en las deudas que tiemblan.
Por otra parte, tal manera de actuar, curiosa y entretenida,
provoca a las arañas hostiles que han encontrado a la gente
indigna de confianza por desesperada e impaciente, sobre
todo por vender la paz en frascos y ensañarse con las cajas,
lo cual podría jugar un papel en la palidez de la tinta que
genera la ira del veneno. ¡ Oh, domésticos sentimientos !.

¡ El plástico llanto ya nada tiene que ver con el cristal !.

Por vitrificarse se quedó ahí, líquido, marinero en tierra.
Quizá recuerde las nubes, y los camellos consagrados al
delfín tomado de la mano y sin hablar...
Siendo así, no importa que tan lejos vayas, desenredar
la madeja solo se permite a las mentes brillantes, a los
espíritus de lucha y paciencia, de tenaz fantasía dulce.

Se ha notado también, que este tipo de lenguaje impide
la comunicación confusa en aquellos que lo ignoran,
además facilita el anestesiar a los fantasmas cuando se
les extirpa un lunar en la rodilla, por debajo de la calle,
y si se callan al regresar al pasado... Aquí también hay
un sentido de familiaridad con la recurrencia del rojo
futuro al sonreír al féretro que esconde un saludo, donde
los hechos tienen que ser registrados, luego retenidos,
y almacenados y después destruidos para ser vendidos
como nuevos. ¡ Todo es tan monstruosamente tremendo !.

En los niveles altos es necesario amputarse la
consciencia,
limpia y responsable en lo mínimo que aún conserve, y
ello evitando los efectos secundarios al ir al baño, pues
la regadera es dogmática, preocupada y desconfiada.

La suciedad desencastillada no deja de serlo por traer
corbata, faldas de seda o sonreír a los aplausos vanos.
¡ Si se vitrifica, todo está perdido !...

Si es así, más vale cuidarse de la vida eterna
más allá de la muerte a medias.

En ocasiones la culpabilidad enterrada es un
hecho en la astronomía, y el mundo lanza una
llamada de auxilio al silencio provocado, y a
la fuerza indomable que da la desunión organizada
y dispersa cuando intenta pensar por si misma.

El antiguo método de planear se ha vuelto inútil y
obsoleto, sobre todo con las propuestas del miedo,
en la emergencia de los préstamos que reprimen
severamente la configuración catastrófica de la
igualdad y justicia, considerada como una de las
culpables de la maldita paz que no deja riqueza.
El vitrificarse está tomando fuerza, gana en independencia,
se le ve caminando sonámbulo en el sueño febril de un
azucarado postapocalipsis de aluminio y drogas.
Una gran cantidad de materias primas ahora son
hermanas llenando los caminos salvajes de los encinos.
La especulación es más segura y se tiñe las uñas
largas en la competencia feroz por ser más incompetente.

No obstante, cuando el miedo descubre su debilidad
evoca las palabras, omisión y agregar, y recuerda
los
detalles temporales que demuestran todo, absolutamente
todo lo que rodea su permanencia tóxica en el poder vulgar,
con poco efecto sobre la fauna en la zona del epicentro,
excepto a cuatro mil metros de altura del cabello.

Así, como ha quedado dicho, todo esto es por ello.

Nada de que finalmente; apenas está empezando...

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=17259 © Latino-Poemas
leer más   
14
4comentarios 96 lecturas relato karma: 118

Caricias en el viento

Sortijas aparecian
Entre sus dedos
Cuando los paseaba
Entre mis cabellos.
Mientras la brisa
Besando sus manos
Que ya sabían
a despedida.




"En sus manos,las caricias
y en el viento, despedidas"
leer más   
27
28comentarios 130 lecturas versolibre karma: 130

En tu cama

Con los ojos en el silencio
persigue al amor que se acaba
la desnudez, abrazando los besos
que la piel revive en su aroma
a recién amada,
con la boca muda
ya sin palabras,
guardando
el sabor de la tuya,
así me quedé, viéndote
llevar parte de mi,
y en tu cama
se derramó mi cabello
como última gota,
a tu mirada
antes de dormir
soñándonos…

soundcloud.com/lola-bracco/ultima-gota-erotico (Lola)
.
22
13comentarios 253 lecturas versolibre karma: 137

Y ningún color combina con tu cabello

Estás en la peluquería y
ningún color
combina con tu cabello

provienen del mar
ahogan
inundan

pero

no tapan pensamientos
ni temores
ni terrores

anteriores.


Temblando
rompí
de un
solo
golpe

el vidrio que te encerraba

caminé y mis pasos crujían

al llegar
no había colores en tu pelo

era mar ahora
era mar ahora
mar afuera
desplegaste tus olas

sacudiste la cabeza

salpicás.

(Es imposible peinarte
no sé nadar.)


Antes de
entrar en la profundidad
me das
un beso

mi boca
con
sabor salado

chorrea.
5
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 60

Tus cabellos

Las marañas de cabello;
Rizos, chinos y lacios bellos
Cafés oscuros y otros negros
Pero nada mi amor
Como el tuyo al que tanto quiero

Largo… con brillo
Perfecto es tu pelo;
Me enredo en él
Cuando en tu cama que quedo

Despierto entre tus piernas
Acostado en tus brazos
Con mil besos me llenas
Y yo con tu pelo en mis manos

En un momento repentino
Siento tu tacto fino
Y con tu cabello en mi mano
Te jalo y de mí te baño

Con gritos y gemidos
Se eleva la temperatura en el cuarto
Y entre golpe tras golpe
Me enamora tu encanto

Me pierdo en tu suave cabello
En esas curvas ligeras
Me enredo y me enredo
Me pierdo en su textura
Y olvido la compostura

¡cómo amo esas curvas!

Yo enmarañado en ti me quedo

Ahh… y no olvidemos lo hermoso de tu pelo.
3
sin comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 32

El cabello trenzado, la corona de azahares

He olvidado lo hermoso que es amar desde
el día en que te conocí,

me enamoré como
un pájaro en la madrugada.

El cabello trenzado,
la corona de azahares,... té tocó la frente, té aliso
el satin de cisne, té digo que te amo...

Pero sucede todos los días,
veo a una mujer que es diferente, de la cara
del ayer, y casi todas, las veces, es una mujer
que me gusta, casi todas las veces.

Sólo mis sentimientos se enredan como estos
árboles, que se ven muertos, pero no se resisten.

Y me estaba convirtiendo en un pantano del amor.

Te amo tanto y te extraño, como un desastre natural,
devastando mis entrañas, mis sonrisas.

Sé que suena como el amor en esos bellos paisajes;
como en las mesas de los restaurantes de lujo, pero
no me disculparé por esa mirada de miedo que mezcla
Hitchcock y Tarantino.

Dejé todos mis vicios, pero eso no quiere decir
que lo hago en la misma cantidad de pecado,
que la suma de tu pálido cuerpo,
la suma de tu alma fuerte,
la suma de tus corrientes lúbricas.

Sé atrevió a bailar con la libertad, a
romper las cadenas, que estaban atadas a tu cuerpo.
cuando abres el alma y soy tu fuga de amor, sin velos,
con la dulzura de la amapola.

Lloro por ti y me rasgó toda mi piel para cubrir un solo
agujero de tu pecho dolorido,
porque me iba a morir de amor.

Un dolor, un retazo amarfilado de violetas.
Hermoso es el amor; es una cosa que no sangra, pero estoy en el fuego cruzado. Te llevo en el pecho como el que lleva el mundo sobre su espalda y un soplo en el corazón.

Ella dirige la mirada
al cielo raso, el se concentra en el cielo de su boca.

Con mi vida escribo las huellas de una estrella, bajo una muda,
de noche amanecida. Delgada como música de cuerda también
su alma era ática, la planta de la higuera donde en noches sin luna, se descolgaba una ninfa sobre nuestros cuerpos o el
árbol de pacae, donde me arropabas con tu tibieza de invierno. Recuerdos: o tal vez sueños de tu existencia.

Ya no será preciso, ni lo será ya nunca-recordaros que ese amor, subiendo hacia las copas de los árboles, era la de un
poeta, amigos míos.

Che-Bazán.España

www.youtube.com/watch?v=ilME398HYfQ
leer más   
4
1comentarios 85 lecturas versolibre karma: 73