Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 25, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Se va terminando el dia

Se va terminando el dia anochece lentamente
Los pájaros hacen silencio
Y una melodía que me dice que a ti quiero llegar
Letras que nadan en mi mente
Lápiz y papel, vuelvo a escribir.

Se va terminando el dia el sol ya no brilla
El silencio se apodera de la ciudad
Muchos regresan a sus casas otros no
Me fumó un cigarro mientras escribo
Y no se como seguir porque donde termina el río
comienza el mar en mis ojos.
Me detengo al confundirme las palabras
Que brotan sin cesar.

Se va terminando el dia
Ya anochecio y yo ya no escribo
Porque me abraza la soledad
leer más   
7
4comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 76

Y otra vez el amor . . .

Y el alma entera
se aferra con dientes y uñas
al borde de ese precipicio...

esa frontera
ese horizonte imaginario
entre el tenerte y perderte...

y libran su lucha encarnizada
los colores del cielo,
entre azules y celestes
índigo, turquesa y esmeralda;
entre amarillos, naranjas, rosas y lilas;
en contra de más de cincuenta sombras de grises y claroscuros;
cada vez más tétricas, lúgubres, sombrías...

y recorro
los confines de mi esencia
una y otra vez,
y se me hace círculo y laberinto
la línea recta
el sendero infinito
que va del centro
al borde abismal
de un alma,
que con todas sus fuerzas
te anhela...

y nacen tormentas
maremotos incontrolables
el preludio del apocalipsis,
y me asfixio
me ahogo
me anego,
en el ojo del huracán...

Y es entonces
que vienes tú,
con tu caricia
con tu beso
con el timbre de tu voz
con tu cándida alma...

y traes sosiego
y traes bonanza,
y traes el alba
enredada en tu pelo,
y traes los soles
en el cosmos de tus ojos...

Y traes de vuelta
el azul del cielo
el amarillo del mediodía
el lienzo pastel del crepúsculo
la luna y las estrellas,
traes un firmamento entero
incrustado en tu seno...

la miel
la vainilla
la canela
el almíbar,
en la fuente
de tus labios
y en la cascada
de tu boca
y en el manantial
de tu blanco cuello.

Y otra vez la calma
y otra vez la esperanza
y otra vez el amor
y otra vez...

. . . . el caos exquisito.
leer más   
26
33comentarios 194 lecturas versolibre karma: 110

Escombros en lágrimas

No recogí lágrimas en el pañuelo con el que me las secaba,
Recogí escombros de lo que un día fueron los cimientos de mis sentimientos;
Los cuales ahora se han reducido a eso,
escombros, ruinas,
con el cartel de "cerrado por derrumbe" a los pies del mismísimo caos..

-Nay.
leer más   
3
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 34

Náufragos

Náufragos somos todos
los que andamos contando las horas en el reloj
su tic-tac adormece el ruido exterior;
estamos condenados como ángeles sin alas
cayendo en el abismo, perdidos sin espíritu
respirando con dificultad
enumerando los porqué,
mientras ellos se revuelcan en nuestra almohada.

Náufragos somos todos
los que habitamos sin culpas
no es tan difícil embellecer la mentira
en mentes borregas, carentes de luz
no es tan difícil manipularles la razón
cuando es el corazón el que manda,
no hay victoria más ponzoñosa
aquella que se endiosa sobre la gloria de los demás.

Náufragos somos todos
bestias navegando en círculos
enclaustradas por los vicios
somos tú y yo, son ustedes y ellos
los que guían las aguas en remolinos
directo al caos.
11
2comentarios 56 lecturas versolibre karma: 121

Quédate el caos. (Telegrama)

Si algún día alcanzas esas estrellas
espero que no hayan desaparecido
que sean verdaderos astros luminosos
en el lecho en el que me llores.



Atravesando todo lo desierto
sabiéndome otro oasis,
mientras bebes aguas azucaradas
mi líquido no finge,
se seca.



El mismo pábulo para otras fauces
mi belleza ya no es tu sangre,
en tu dominio no está mi nombre
quédate el caos
y el resto de esta división.
28
12comentarios 124 lecturas versolibre karma: 130

Tú, yo, el caos . . .

Suspira el cielo en colores pastel

y la calma
en la mar de mi alma

y la brisa
que se enreda en tu pelo

y el agua
que fluye en tu pecho

y el sol
que renace en mi ser

y el temblor de la lluvia
el beso del horizonte
el susurro del muelle
la alegría que brilla en los focos danzarines . . .

y tú y yo

y el beso que nos funde
y la piel que nos enreda
y el grito que nos ahoga
y el corazón que estalla
y se reinventa

y el caos
ese caos

otra vez

como el relámpago que rompe la noche

ve la luz . . .

    . . . el caos exquisito


~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-oct-18
leer más   
25
11comentarios 127 lecturas versolibre karma: 130

Tintas

Nubes de azufre
han tintado con muerte
ojos humanos.
leer más   
18
12comentarios 152 lecturas japonesa karma: 133

Efecto Mariposa

"¿Cuántas noches necesitamos
para contar las estrellas?"
Me preguntabas mientras
veía caer perseidas
por tus mejillas.
La lluvia de estrellas
más perfecta,
más brillante
que el mundo jamás
había presenciado.
No tenía respuesta
que pudiese darte,
número exacto
que pudiese enseñarte.
Entonces el mundo
tembló
y
temió
por su fin.
La teoría del caos,
desencadenada,
la mariposa y
el tornado no
eran nada
comparados con
el chasquido de
tus dedos.
Tus ojos eran
cómo grandes meteoritos,
ardientes y fogosos,
deseosos de destrucción.
Me obligaste a
reducir el universo
a su mínima expresión,
a buscarte en la Luna
y a gritarle tu nombre
a los dioses
para que supiesen
que su inmortalidad
no podría salvarles.
Me pediste escribir
tu nombre en las estrellas
y apagar el sol
para poder verlas
durante quinientos días
y quinientas noches.
Búscaste algo
parcial en lo infinito,
creaste nuevos planetas
y diste color a
galaxias en
blanco y negro.
Rompiste el universo
y
el tiempo.
Y de repente
no había nada.
Oscuridad.
Soledad.
Nada.
Así que traté de abrir
los ojos
y vi tu silueta.
Tu voz,
resonando en las paredes
huecas,
duplicando su tamaño
por el eco.
"¿Cuántas noches necesitamos
para contar las estrellas?"
volviste a preguntar.
"No lo sé" respondí,
"¿cuántas noches necesitamos
para volvernos a ver?"
12
4comentarios 117 lecturas versolibre karma: 97

Coleccionista

Coleccionista de púas de guitarra,
de momentos, experiencias
y de decisiones espontáneas.

Coleccionista de cervezas ilimitadas,
de aperturas y cierres de bares,
de borracheras con sus resacas.

Coleccionista de orgasmos ajenos,
de labios en noches confusas
y de fotografías en el pensamiento.

Coleccionista de poemas,
de conversaciones interesantes,
y de canciones inspiradas
en su mirada penetrante.

Su vida es un “Carpe Diem” constante,
sin pensar en lo que vendrá después,
crea su propio caos como realidad alternativa
y disfruta bailando con él una y otra vez.

Se desboca cada día dando todo lo que tiene,
y no deja escapar ni un solo segundo,
lo agarra como al cigarro de cada mañana
y lo consume con una sonrisa de oreja a oreja.

Se pasa la vida en el metro,
su hogar está lejos de donde vive
y, a veces, necesita una dosis de combustible.

Pasea por las calles de la urbe,
buscando nuevas aventuras
y deslumbrando a todo lo que se cruce.

Mientras, sus ojos solo se dirigen
a tiendas culturales, bares, y
algún que otro poeta o cantautor.

El arte que irradia es también el que busca,
el que hace que su coraza se emblandezca.

No cree en el amor a primera vista
aunque lo viva todos los días,
no quiere nada serio
y luego lo suplica.

Revolotean un cúmulo de rumores
alrededor de su larga melena,
a cada cual más surrealista.

¿Qué hay de verdad en esta historia?
¿Qué es una gran mentira?
Id y preguntádselo a ella,
buscadla por coleccionista.
11
1comentarios 105 lecturas versolibre karma: 42

El caos en mí

No hay palabras,
imágenes
señales
ni silencios,
nada que me pueda aterrizar
que mi ansia mitigue

Alguna nota,
una canción que me pueda
algo que armonice este desmadre

tu mueca, otrora sonrisa,
la extraño

Una acción
que me devuelva a la realidad
que arrase esta desesperación enfermiza

Mi amada,
tan exacta como incalculable,
llena de paz como de bélicas miradas

Neutral,
reconfortante paz
pasada esta tormenta,
vendrá mi calma

Las aguas mi amor,
tranquilas,
mi retorno vislumbra los estragos

Tú, huracán de alegrías
desconciertos y virtudes,
me encomiendo a ti
leer más   
9
2comentarios 86 lecturas versolibre karma: 50

Pez

El graznido de un pájaro.
El fin del desierto.
Veo reír un pez
y presiento el aleteo del caos
arrancándonos la vista
incesantemente,
desuniendo nuestros cuerpos,
incesantemente,
como una máquina perfecta,
impasible
inaudible
invisible...
Como una máquina perfecta.
Incesantemente.
Arrancándonos la vista.
Veo reír un pez
invisible
como el graznido de un pájaro,
impasible
como el fin del desierto.
10
7comentarios 114 lecturas versolibre karma: 57

El desorden narural de las cosas

Ya no es perfecto
el orden natural de las cosas,
pero sí es maravilloso su desorden
desde que estoy contigo.
Dejar de soportar la gravedad
enredada en tus raíces...
Son raíces de aire
__¿Lo sabías?
como las de una orquídea,
porque eres todo viento
cuando me abrazas...

Es un caos maravilloso,
donde no caben las excusas
que nos sirven de escalera
para alcanzar las geometría
tan brillante de las estrellas.
__¿Te imaginas?
Poder columpiar nuestros sueños
entre sus cálidas quimeras
y que el vértigo deshaga
con sus vuelcos la tristeza...

¡Qué maravilla de caos!
¡Qué dulce es el desorden!
Que dé mil vueltas la vida,
y que salga el sol
por donde quiera...
Pero si hay que elegir,
que salga a nuestra manera.
leer más   
16
9comentarios 185 lecturas versolibre karma: 65

El poder del caos

El poder del caos.
Vacío infinito de las mentiras.
Que me mantiene cautivo en el miedo al dolor del sufrimiento que acaece a todos.
Esclavo de emociones que no he podido dejar ir.

Mi mente divaga errática por la infelicidad de lo que solamente soy ahora.
Realmente quisiera caminar sin exhalar ningún reclamo.
Pero no lo hago.
Prefiero nuevamente solo callar.

Hasta que en el silencio profundo de la bondad nace mi propio agradecimiento.
Y solo entonces doy gracias por la sencilla simplicidad que satisface al equilibro de mis propios sentidos.
Respirando atento hasta limpiar mi mente de todas las situaciones que solo me dañan.
Abandonando al viejo resentimientos que solo pudre mi viaje alegre de la vida.

Tal vez seguiré andando con los pies descalzos de la desdicha.
Tal vez mis días serán simplemente cortos y oscuros.
Pero el poder del caos no poseerá mi vida.
El control del día es mi propia manera de amar a la felicidad.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
28/05/2017.
12
6comentarios 543 lecturas versolibre karma: 64

Antítesis

Buscando la vida
me encontré la muerte.
Dormí para escapar,
pero el sueño me atrapó.
Abrí los ojos para ver,
pero la oscuridad me cegó.
12
5comentarios 145 lecturas versolibre karma: 73

Cristalizar miradas

Calma entre la vorágine de olas y tempestades, que arrancan hasta las astillas más pequeñas de mi balsa de madera. Agitan mi ritmo, me sacuden y zarandean.

Clamo refugio para lo que queda de mis pálpitos. Cálidos, bulliciosos, repletos de burbujas, de oxígeno que abrasa.

Estelas de fuego para estrellas fugaces que mueren mientras se pide el deseo.

Inmediatez del cosmos en un beso. Fulgurante entre los labios. Implacable en las entrañas, selladas para siempre entre recuerdos y libélulas.

Estímulos y pausas. Lamentos y temporales bravíos. Puñados de arena en caminos secretos.

Amparo de noches que insisten en mojar los ojos. En diluir almohadas. Licuar deseos. Cristalizar miradas.
leer más   
10
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 91

Polvo seré

¿De qué están hechos los huesos
sino de angustias y tierra?
¿De qué la sangre y la piel rota
sino de torturas y de tiempo?
Vida de sombras la mía
que ha caído al más hondo foso
y se vuelve a levantar
con el rostro bajo
y los ojos húmedos
y la garganta seca
y este ruido sordo
que es el llanto en la penumbra,
y este sol oscuro
que huele a flores muertas.

Algún día ya no seré solo tristeza
y cesarán los gritos ahogados
y la respiración
y las lágrimas que caen sin motivo,
y todo será lluvia
en el más absoluto de los silencios,
lluvia,
lluvia de flores o de gotas ígneas
todo según lo quiera el destino.

Mis huesos,
mi sangre y mi piel rota,
son mis angustias,
mi tierra,
mis torturas y mi tiempo,
pronto ya no serán más
que un lejano recuerdo,
polvo a la orilla del camino.
5
2comentarios 147 lecturas versolibre karma: 41

Clandestino

Clandestino es querer luchar borrando mi nombre en una solo poesía.
Clandestino es no querer ser silenciado y decir lo que pienso.
Clandestino es seguir mi derrotero aún cuando este no se acopla a las reglas de los otros.

Clandestino es vivir en el desierto árido que nunca se ilumina con los tristes sentimientos.

Clandestino es querer recordar el camino cada vez que me pierdo sin saber que será en verdad conmigo.

Clandestino es querer recordar todas las ideas que en la juventud me sembraron y esperar poder amarme en un mundo en donde el amor es lo más importante.

Clandestina es mi sonrisa cuando simula no poder verte y no puedo seguir fingiendo que te veo de frente en una realidad que no se acomoda a lo que quiero.

Clandestina es mi salida en falso cada vez que me convierto en una jaula que aprisiona a los caprichos necios de una visión borrosa cuando la mirada fija voltea hacia las estrellas buscando en ellas todas mis respuestas.

Clandestinas son las mentiras que me mantienen vivo sin ninguna respuesta.

Clandestinos son los motivos cuando quieres desprenderte de mí y las huellas que marcaron todos nuestros tiempos no te dejan.

Clandestino es mi esfuerzo por dejar el caos de una historia antes de que esta deje de existir.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
14/02/2017.
2
sin comentarios 568 lecturas versolibre karma: 24

Desorden

A veces las cosas se dan de la manera más inesperada. Igual que las tormentas, o los huracanes. Igual que los arco iris cuando no te los esperas o la sonrisa de la persona que siempre ves en el vagón del metro a la misma hora.
De repente, todo está calmado, como patas arriba y viceversa.
El caos, habitualmente se refiere a lo impredecible, a lo que no se puede controlar. A la imposibilidad de someter una situación a absolutamente todas sus múltiples opciones.
Un día puedes estar paseando y de repente te cruzas al amor de tu vida. Pero ni te fijas. Ni lo ves.
Otro día puedes estar ofreciéndole café a tu futuro jefe, pero ni lo imaginas, ni lo recordarías.
Al día siguiente puedes estar desarrollando la idea que te lleve a donde jamás hubieses imaginado, parece irreal, utópico, pero sucede.
El desorden, las variaciones, lo incalculable, hace del mundo el desastre, bello, hermoso, pero desastre al fin y al cabo, que es.
Algunos no saben llevar estos desastres,
pero estamos los que nos cruzamos con ellos por la calle y nos fijamos en sus cataclismos,
para enseñarles a bailar
mientras todo varía.
leer más   
5
sin comentarios 119 lecturas versolibre karma: 54

Lo Primero Que Se Gana

El mundo sin caos no funciona,
no siempre lo más caro engalana,
mientras el cinismo descorazona
la dicha se oculta entre cosas
simples y cotidianas.

Nunca vas a entenderlo todo,
la noche desnuda el alma de la gente,
la vida sólo tiene ojos
para lo urgente
y sentirse solo es peor que estar solo.

Nunca llueve a gusto de todos,
verdad implacable, hoy y mañana,
si cada cual muere a su modo
la esperanza es lo primero
que se gana.
leer más   
1
sin comentarios 151 lecturas versolibre karma: 9

La caceria de un kilo de harina pan

La cacería de un kilo de harina de pan



Me levanté antes del alba

Tomo una taza de café

Salgo de mi casa

Corriendo para hacer la cola



Cola, cola, cola



Hay 500 personas delante de mí

Despojos o retazos humanos

Que tienen hambre y frío

Al igual que yo



A las 8:00 am llega la guardia

Repartiendo números de cartón

Anulando listas de ayer

Poniendo “orden”



Entramos al supermercado de 50 en 50

A hacer otra cola

Para pagar sobras

Para recoger migajas



Veo,

Niños llorando junto a sus madres

Mujeres embarazadas buscando leche

Ancianos corriendo por una bolsa de azúcar

Gente trasnochada



¿Qué clase de vida es esa?

Una vida de parias

Amanecemos en los supermercados

Anochecemos en los supermercados

Somos muertos que viven



Entonces llega el gerente

Señores se acabó la harina pan



Se escuchan

Maldiciones

Gritos

Llantos



Un hombre patea estantes

Otros quieren entrar a la fuerza

Llegan los antimotines

Comienza una guerra



-Señores, por favor quédense tranquilos

Dice una voz

-Debe privar la conciencia

Agrega otra

Yo pienso

En tiempos de crisis no hay conciencia que valga

Todo es

Caos Caos



Caos Caos



Caos



Salgo de la cola

Para buscar otra
3
3comentarios 80 lecturas versolibre karma: 39
« anterior12