Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 72, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Égloga al tiempo perdido

Quizá pensaba hace tiempo
decorar el detalle que, era
tal vez,
una forma más útil de amar,
un episodio de trascendencia importante
un asunto relevante a la hora de la decisión animal.

Quizá planeaba,
la lluvia era siempre distinta
como un río de agua nueva siempre,
el cuerpo que te duele era otro también,
una nueva cicatriz, una nueva señal a detalle.

Quizá también tomé en cuenta en algún momento
el puño cerrado de la memoria golpeando mi espalda
como provocando el ruido de un tambor de piel
que anuncia nuevas sensaciones,
nuevo signos vibrantes, un nuevo olor en la sangre.

Quizá en mi cabeza el sonido se agrupaba
como los restos carbónicos del metal magnetizado
en el imán,
quizá esos ruidos también se levantaban animados
cuando la fuerza de la opuesta magnética se acercaba
para luego alejarse,
pero esos pequeños fragmentos no eran restos imantados
era nada más algo, tu piel erizándose en la tina de tu baño
únicamente.

Quizá yo siempre creí que eras tú ese detalle que se dibujaba en mis sueños
y te imaginaba recitando endecasílabos polifónicos,
dejando deslizar la gota de tu espalda hasta el fin de los horizontes,

Y no es cierto

Y todo era un simple poema vaciado en la imagen vulgar de una mancha

Nunca existió un bastidor para la pintura,
no había buena madera,
el marco de la foto nunca estuvo barnizado,
no hubo detalle y tampoco recuerdo
aún ahora aquello
tan falso
te digo y me digo
nunca fuiste un misterio,
y eso es algo tan canalla de mi parte
haberte inventado y pensarte viva
sino con la verdad terrible
que habías estado muerta
para todas las memorias del mundo
desde siempre.

Y ese olor que te acompaña todavía
aunque ya no está aquí
contaminará mis tardes
y mis odios
para un cierto tiempo
y después desaparecerá para siempre.

Raúl Ríos Trujillo 2017
leer más   
11
6comentarios 144 lecturas versolibre karma: 82

Toda palabra es un silencio no dicho

Nos preguntamos por nuestro pasado y tropezamos con un ataúd

Se escucha el zureo de las palomas
Los corazones andan envueltos en mantillas
Arrullados en un cielo emplumado ceniciento rojizo

Vuelve la garganta gris vinoso
Queja lejana de los que lloran la noche
De los que chupan piedras para matar la sed
De los labios vacíos que ya no sienten hambre
De los los que sonríen complacientes a su asesino

Son los que caminan con los corazones en las manos
Los llevan envueltos en mantillas
Les susurran palabras

Toda palabra es una duda
Todo silencio es otra duda
No hay palabra sin silencio
El silencio habita la palabra
Es el puente de unión de los sonidos
Los vacíos de sonido son el pleno de los sonidos
El latido de su expresión
El silencio es el tejido que sostiene la comunicación

Nos preguntamos por nuestro pasado y tropezamos con un ataúd

Nos preguntamos por nuestro pasado y tropezamos con silencios

Nos preguntamos por nuestro pasado y tropezamos con palabras que no debieron pronunciarse
leer más   
17
6comentarios 99 lecturas versolibre karma: 86

El amor y el silencio

Todo hace el amor con el silencio
Alejandra Pizarnik


La furia
se unió al silencio
y fue impotencia.

La injusticia
se unió al silencio
y fue más injusticia.

La esperanza
se unió al silencio
y fue menos esperanza.

El silencio
se unió al amor
y fue danza
de miradas
cruzándose
en un beso.
leer más   
13
8comentarios 111 lecturas versolibre karma: 81

Silencio

No quise creerte cuando me decías que ya no me querías.

Esperé del final un final feliz de comedia romántica de hora y media,
pero me hice con un amor de mercadillo de ciento veinte días,
polvos de veinte minutos,
cenas en silencio,
y el polvo decora mis muebles ahora que no me quedan ganas de limpiar,
ni de ver comedias románticas,
ni de ir al mercadillo
sólo quiero silencio

Y si pienso en el momento exacto en que me dijiste que me querías,
pienso en arenas movedizas,
pienso en brisas inconstantes,
pienso en claroscuro.
Y no encuentro el momento exacto en que me dijiste que me querías,
que sé que fue real,

-a veces creo-

pero que cuando lo pienso,

-cuando te pienso-

pienso que nunca fue del todo cierto.
13
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 77

Silencio y soledad

Penumbras, silencio y soledad,
son los ingredientes para poderte pensar.
Esas viejas manchas de humedad en la pared
se convierten en mudos testigos,
de lo que siente mi alma en cada noche que no estas,
son como mis compañeros de angustia y soledad,
mis consejeros y jueces cuando por ti me pongo a llorar.
Penumbras, silencio y soledad,
Algún día vendrás y te podre amar.
10
12comentarios 137 lecturas versolibre karma: 86

Silencio (acrostico)

S_usurro
I_ncesante que
L_ame despacio y
E_ternamente la
N_uca fría
C_urvada del
I_nstante en que yo
O_lvidé vivir.
13
3comentarios 159 lecturas versolibre karma: 84

Lo que mata es tu voz cuando calla

Lo que mata es tu voz cuando calla.
La azotea poblada de canciones acabadas,
luces arruinadas tras las cortinas veladas
sin tiempo para brillar de nuevo.
(Nosotros se lo robamos, es cierto,
cuando acordonamos sin reservas la esperanza).

Ahora escucha pasearse los silencios,
altivos, oscuros, puño en alto.
Silencios coronados con la pena
de haber cortado lenguas
para que dejaran de sangrar palabras.
Ahora calla el corazón en un silencio débil y templado
por la nocturnidad vacía de este cuarto;
y un sigilo plano, arma en mano,
enturbia una razón que siempre estuvo callada.

Hoy es este silencio largo
que acomoda los miedos en lo alto
para que no griten versos ni nostalgias.
Y enmudece la oscura madrugada
en un silencio vaporoso y funerario
rodeando los cuerpos que se escarchan
envueltos en trágicos sudarios.
Tremenda lasitud en las gargantas
que no pueden hablar, que silencian las almas y las dejan
atoradas en un círculo perverso de silencios;
vendidas a unos días que se van sin decir nada.

Ha llegado la hora de las vidas selladas;
de esa muerte en la boca que calla y enaltece
la trémula imposicion disimulada
de no decir, nunca más, nada.
leer más   
25
12comentarios 204 lecturas versolibre karma: 75

Silencio eterno

Titila la luz de un faro
en los ojos se anuncia naufragio
hay corales grises pardos
que se asoman por las manos

En el pecho un oleaje
de algas verdes y amarillas
entre arena áspera y fina

En la garganta apresado
húmedo grito
acallado
cosquilleo entre los labios
blanco
efímero
y salado

¡No hubo llanto !
¡No hubo lamento !

Solo un grito enmudecido
Solo un silencio buscado
eterno
y ya sepultado
en arrecife olvidado

Y en el cielo pulcro y claro
yace el silencio obligado
sin voz que consuele al llanto
que le implora desde abajo


@rebktd
leer más   
26
22comentarios 231 lecturas versolibre karma: 97

Sabiduría en el silencio

En la cavidad cóncava
donde los anhelos se visten
de purpurina y vida,
el silencio se hace grande
y te enseña con mirada
aterradora el absurdo momento.

En el reflejo reflejado
donde brillan hermosos los ojos,
donde la fiesta se huele y se vive,
y festejan con luces fatuas.
El silencio te muestra que
solo es visión, no verdad.

En la voz que vocea,
sonidos estridentes y vacíos,
donde nada se dice y
todo se grita como bocanada.
El silencio te enseña que
tiene más poder callar.
15
7comentarios 150 lecturas versolibre karma: 90

Silencio

Silencio que contienes y que todo lo invades
cuando muerte me dejas con tu voz penumbrosa.
Silencio que mutilas a la voz más honorable,
desamparando alientos de cercenadas bocas.

Silencio sin un mundo donde vayas a encontrarte
los más ávidos gritos, que entre mudeces ahogas.
En el final del gorjeo, en el fragor insaciable
forcejeas, te impones, desnudando sus horas.

Silencio que me tragas para descorazonarme,
para fundirse en tu piedra mi corazón en la sombra.
Silencio que te acercas donde me templa la sangre
igualándome con tierra, con las sosegadas hojas.

Silencio, te reconozco cuando voy a adentrarme
en tu corazón sin límites de madrugada sin aurora
tan vacía de clamores y de prosperados aires,
de sollozos arrancados, de risas que no afloran.

Es hacia tí, silencio, donde mi cuerpo irá a abocarse
resplandeciendo cavernas, bajo la tierra orgullosa,
donde los muros estrechan hasta no poder quedarse,
donde perduran los ecos de las prisiones mas hondas.

Con cicatrices de mi voz, silencio, iré a dejarte
los vacíos entre mi vida que tú dejaste y asomas:
Silencio donde nazco para desesperanzarme,
silencio donde muero como la callada rosa.
leer más   
13
sin comentarios 166 lecturas versolibre karma: 80

Silencio

Te fuiste sin despedida,
dejando un vacío lleno de dudas.
Desaté la melena de silencios,
recortando y desfilando puntas
que detienen el movimiento.

Pisé los talones al miedo,
enfrentándome a la cruda realidad,
vestida de palabras asidas de retahilas,
con suelas de polvo
y un mar de silencios.

Devané lentamente mis tristezas,
evaporando lágrimas
que ahuyentaban mis angustias,
y sólo quedaron gótitas de sal.

El tiempo trata de atraparme,
dejando un frío de vértigo,
desequilibrio en mis venas,
y un intenso dolor a miedo,
lluvia en mis ojos,
silencio de cristales rotos,
y un paraguas lleno de desaliento.
Sólo me quedan,
manos desnudas,
sábanas de invierno,
y nubes de silencio.

Silencios yermos,
equipaje sin retorno,
silencio que envuelve mi cuerpo,
que engulle mi ánimo
y anida en mi pecho.

Angeles Torres
leer más   
10
4comentarios 90 lecturas versolibre karma: 82

El silencio es el culpable

Me dijiste que el silencio es el culpable de la ausencia de tu voz esta mañana,
que en la cúspide de una montaña habitan deidades que los antepasados crearon como un montón de rocas cubiertas de heno y que en los acantilados las mentiras resbalan por todas las preguntas sin voz.

Me dijiste que silencio te pesó tanto como la propia muerte de los cientos de inocentes que no tuvieron la oportunidad de escuchar ante el dolor que es cómplice de aquellos que se han teñido de odio el alma
y que no volverán con la esperanza de escuchar
los murmullos de la arena que baila a la orilla del mar.

Me dijiste que el silencio de la luna
cuenta el tiempo que queremos seguir viviendo
en la deriva de nuestras propias traiciones y lealtades de ese drama efímero que se entusiasma
con tener un poco amor que brote en esa noche errante al querer esconder de tu sombra a su propio ego
que se aferra a no decir nunca su propio nombre.

Me dijiste que el silencio es el dueño de esa soledad que nos enferma con los años llenos de un sabor a derrota cada vez que te encuentras a solas con tus palabras pobres y rotas por una furia que el silencio simplemente vacío.

Me dijiste que el silencio es una capa fina y transparente de odio que deambula sigiloso por toda tu memoria,
gravitando las ideas y robándose todas,
hay que armarse de valor para comer silencio
cuando se llora de puro sufrimiento y prefieres callar y no escuchar el silencio que te puede matar.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
05/11/2017.
18
14comentarios 311 lecturas versolibre karma: 83

En esta ciudad se calla

Gritan

Soy el silencio de las enmudecidas.
Soy unos labios prestados a los cosidos.
Una boca hecha de alfombras
cargadas con un cuchillo de acero.
Un silencio transformado en golpe,
el del puño al estómago,
al labio y el alma,
para que no hable.

Gritan

Sus voces salen hacia adentro,
en un cielo oblicuo,
apenadas,
encrespadas en su encierro.
Van desgranando el aire,
contando, pacientemente,
sus infinitas unidades,
en un ritual antiguo,
que las convoca a morir,
poco a poco,
un golpe tras otro,
en una ciudad que se cierra sobre sus palabras.

Gritan

Una ciudad tan llena y tan vacía.
Tan llena de lejanías en tan cortas distancias.
Paredes que son oídos
y son lenguas contenidas.
Son muros de vergüenza,
entre las que maduran las voces,
sus silencios atraen las moscas
sobre sus pieles transgredidas.
Han querido tatuar en ellas,
un manual de como aprender a morir en silencio.

Gritan

Aquí, en esta ciudad, se calla.
Para mal, no se habla,
o se habla sin hablar, lo que viene a ser callar.
leer más   
16
24comentarios 145 lecturas versolibre karma: 89

Intervalos

Calidoscopio en verso
retales de colores
en los que mirarme
cuando mis palabras
se hundan en el mar

Noche, destino incierto
y un silencio
deslizando besos
en caída libre
hacia un infinito
que golpea a ciegas tu pecho

Perpendicular del atardecer
atravesando mi horizonte
repleto de senderos de circunstancias
por los que deambular
con sueños perennes
hacia un final que no lleva tu nombre

Y es que, las manos se cansan de pensar
cual es camino por el que pasar
evitando los recodos de una memoria
que calla y es letargo de invierno
leer más   
12
2comentarios 97 lecturas versolibre karma: 83

Mi mundo de silencio

vivo a plenitud sin limitación,
tengo otros sentidos para inspiración,
no me hacer ser mejor,
pero si darle sentido a mi condición
al apreciar con mas ganas la creación.

Aprendo a distinguir las emociones,
pues leo labios y expresiones,
puedo imagines muchas voces,
retumban en mi mente sin tensiones,
logrando un ajuste sin presiones.

Agudizó las armas que poseo,
Puedo apreciar todo con más esmero,
no me hace falta escuchar sonidos
en mi mundo de silencio sé amar,
y vibrando con la esencia disfrutar.

Tengo ventajas pues puedo escoger,
aquellas cosas que quiero entender,
lo demás lo ignoro gracias a este don,
decido qué puede afectar mis emociones,
y que puedo dejar relegado sin frustraciones.

Soy capaz con mis manos tocar y hablar,
con mis ojos y mi nariz una rosa apreciar,
con mi boca un buen platillo degustar,
y con la combinación este poema crear.


Aunque....

Debe ser lindo un llanto escuchar,
o la voz del que te dice amar,
o el sonido de las olas y los pájaros cantar
pero en silencio lo puedo imaginar.


Las letras de mi alma.
6
2comentarios 71 lecturas versolibre karma: 86

Última resistencia

Nos quedará el silencio, si vienen velas negras.
Que griten de pavor otros, yo quiero
labios sellados, un rostro ceniciento
y la certeza de no alegrar a nadie
con mis dolores. Cuando resequen las horas
desposeídas de estaciones,
en un constante pedestal ardiente,
conservemos una postura hierática
propia de tiempos que se olvidaron
a los que debimos fallar en algún punto.
Que no nos recuerden como miembros
de eras de metales devaluados
sino de arcillas consagradas a una vigilia
que solo respira, que no usa la boca
para nada más que el aliento, ni sopesa
manjares con la lengua ni la hace bailar
al son del aire.
Llegado el momento de que nos arranquen
la dignidad, engañados por hombres gravosos
de dinero manchado y tiren
por tierra nuestros taimados valores,
si vacían nuestras mentes para cargarlas
de palabras dañinas y mentirosas,
incluso en ese momento,
nos quedará el silencio
más ennoblecido.
leer más   
17
16comentarios 177 lecturas versolibre karma: 84

Silencios de pobreza

Sigo hilvanando besos en silencio,
camino a ciegas en la noche,
siguiendo el candil
de la luz de mis versos.

Oigo llantos ahogados
de ríos movidos por el viento.
La noche se silenció
entre mullidas almohadas,
dejando entre su tela
libertades asfixiadas,
ilusiones con agujeros,
atiborradas de pobreza,
y en mis labios
dádivas de besos.

Silencios ahogados,
encadenados a injustas cadenas,
cierro mis párpados,
abanicando con mis pestañas,
el sudor que empapa,
a mi pobre corazón.
Inmolando desgracias de pobreza,
colgando mis silencios,
para dar entrada
al salón de la belleza.

Con mis ojos dibujados,
de alegria abrazadas
a ilusiones abiertas,
oliendo la vida,
sacudiendo tristezas,
en un pentagrama escrito a mi manera.

Angeles Torres
leer más   
10
12comentarios 101 lecturas versolibre karma: 86

Shhh Silencio Calla !

Shhh ¡Silencio! ¡alto! ¡para!¡calma! ¡respira!
¡apaciguate! ¡calla! y escúchame.

Deja ese constante afán de silenciar mi palabra.
Que pretendes, ¿acaso un silencio mortal?
O estrepitosamente adueñarte de mis letras
y después para siempre acallarlas.

Shhhh Silencio, calla! escúchame y después marcha.
Saca vuelta a mi mente retírate con tu fría escarcha
Y anda, anda, sigue sigue tu camino
sin sonido alguno, callado, incierto y sin destino.

Que yo nunca te dejaré entrar, ¡nunca!
No permitiré que me invadas.
Tengo miles de palabras en mi mente
en mi corazón, muy bien resguardadas.
No intentes silenciarlas, jamás ocurrirá, no lo intentes,
siempre saldrás vencido silencio.

Shhhh ¡vete! en silencio,
que mi pecho hace mucho ruido
siempre que palpita de emoción.
y armonioso late siempre
este enamorado corazón.

Mira estoy casada con la alegría,
mis grilletes son de amor que no ves mi sonrisa
¿no escuchas mis carcajadas?

Shhhh! Calla silencio y marcha.
Que yo nunca te dejaré entrar, nunca.
Jamás silenciarás mis letras,
jamás silenciarás mis palabras.

Que yo nunca te dejaré entrar, ¡nunca!

MMM
Malu Mora
leer más   
15
11comentarios 141 lecturas versolibre karma: 85

Solo quería el silencio que nos separa

Solo deseaba recostarme,
recibir tu abrazo,
pensar en las cosas de los Universos posibles;
descubrir las otras figuras cuadradas de este mundo redondo.
Pensar en ti. En mí.

No decir ni una palabra, no realizar ninguna acción para el mundo.

Solo disfrutar de tu presencia,
dormir a tu lado:
despertar a tu lado, sin haber hecho nada…
en la nada absoluta y en el todo comprensible.

Solo quería recibir tus manos. Estar presente. Quedarme ahí.

Dormir en el sitio, encontrar el espacio irregular bajo las mantas tendidas.

Solo quería disfrutar de tu presencia, de tu respiración, de tu instante.
Solo quería soñar en la nada, soñar en los números y en las posibilidades.
Solo quería empaparme de las arterias de tus manos y de la sensibilidad de tu piel.
Solo quería amanecer contigo.
Solo quería inspirarte a ser tu mismo,
Solo quería quedar atrapado en tus horizontes, en el borde de la mirada.
Solo quería encontrar un lunar más en tu rostro.
Solo quería borrar las líneas de mis manos por entre las tuyas.
Solo quería un consejo más, un trato mejor.
Solo quería tus palabras lanzadas con arcilla hacia mis labios.
Solo quería tus lunares bajo las estrellas.
Solo quería tu perfume en mis sueños y pesadillas.
Solo quería tu cintura por entre el reloj.
Solo quería tu cabello en la almohada.
Solo quería abrazarte. Despertar.
Solo quería minutos para contar las galaxias.
Solo quería los números para contarlos en tu piel.
Solo quería unas manos diferentes a las mías en mi espalda.
Solo quería un abrazo. Dos. Así.
Solo quería una mirada que me diga que aún estamos a tiempo.
Solo quería un espacio para volver a ser niño.
Solo quería despertar para seguir soñando:
para volver a cometer los mismo errores con respuestas inesperadas.
leer más   
11
4comentarios 115 lecturas versolibre karma: 95
« anterior1234