Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 38, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Entre mis manos

Hoy hace exactamente 6 años que escribí estos versos. Leerlos me ha hecho comprender que el tiempo es progreso, que no permanecemos nunca quietos, que todo es avance, que nada es permanente.

Guardo en mis manos estrellas doradas
con la pasión de quién guarda,
con nostalgia y con misterio,
los tesoros ocultos
a los ojos de los hombres,
negados al común de los mortales.

Descifro en mis silencios
las palabras que los dioses me remiten,
las pasiones humanas y divinas
en los sueños construídos entre sombras.

Solo de mi voz dispongo,
solo de mi voz
para agitar el alma de los vivos
desde este desierto de ermitaños mudos,
desde mi mirada de artesano ciego.

Caminaré descalzo
por las rutas pobladas de luciérnagas
hasta romper con mi cayado viejo
las ideas erróneas que me asaltan.

Seguiré adelante, siempre,
siempre constante , siempre,
valiente siempre.
leer más   
12
8comentarios 73 lecturas versolibre karma: 85

Enséñame

Enséñame a escribir para ti,
a recitar para ti
y a fantasear para ti:

quiero aprender
a contemplar con tu tacto,
a escuchar con tu vista,
a sentir con tu olfato,
a degustar con tu oído,
a respirar con tu gusto;
a soñar con tu caricia,
a cantar con tu mirada,
a bailar con tu aroma,
a dibujar con tu voz
y a despertar con tu saliva.

Enséñame a vivir para ti,
a crear para ti
y a imaginar para ti:

No para complacerte.
Para reinventarme.
Para complementarnos.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
16
10comentarios 80 lecturas versolibre karma: 92

Misterios

A nada más aspiro
que a ser palabra
con la que perpetuarme,
dentro de las horas
de toda mi estación vacía,
desde la boca libre
de una mariposa absurda
en un mensaje ancestral
de reposo taciturno,
e hilar,
con la fragilidad de un aguacero,
trajes con los que describir
lo inexplicado
en la insegura piel
de mis planetas matutinos.
leer más   
12
5comentarios 79 lecturas versolibre karma: 106

Alma de escalera

Tienes el alma construída con peldaños
de escalera de caracola infinita,
agreste en sus pesares,
elevada sobre un mar de espinas y de rosas.

Eres virgen de vida,
ardorosa amante,
sobre los cerros de tus ojos inocentes,
fugaz polilla de noches de insomnio
en el calor y en el frio de tu sabana,
de unas sábanas de nostalgia erguida,
de una casa imaginada,
de una casa de flores y pinceles.

Eres largo en cordillera arisca
de aguas calmas y profundas,
de aguas que reflejan un Sol que hiere
con su luz excitada de promesas.

Has de andar por veredas dolorosas,
has de hacer con el pasado una mochila
que acoja entre sus telas las tinieblas
ceñidas a tu piel y a tu mirada.

Entonces sabrás de mí y de ti,
sabrás que somos ante todo lo que somos,
ante todo humanos imperfectos,
pero amados,
pero amantes,
y calzarás tus sandalias de presente
a la par que yo mis zuecos de tristeza.

Del poemario CANTOS DEL LLANO (en llamas)
leer más   
18
6comentarios 96 lecturas versolibre karma: 98

Archivos y presagios

Huele, observa, escucha,
calla entre el Mundo.

Espera,
camina el delirio.
capta el hierro de los truenos,
siente el hormigueo
de la arena ante tus ojos,
observa cómo medran las hojas,
escucha su diapasón;
crecen.

Resbala,
rueda colina abajo,
llena tu espalda de tierra,
tus pies de polen,
tu cabeza de lodo.

Ensúciate de pureza.

Respira,
respira hondo el aroma
de la sombra de la Luna,
estornuda hacia el Sol,
cuenta estrellas.

Pinta en tu memoria cada escena
con brochas de nubes,
de lluvia y aire,
llora lágrimas de mares,
atrae con tu llanto de sirenas
las algas a la costa
de las palmas de tus manos;
áselas,
regálaselas al caminante
que encuentres en el sendero de olas.

Ahora habla,
habla ante el espejo del arroyo,
di tu nombre;
verás las palabras girar,
alborotadas,
danzando sobre la piel del agua.
leer más   
16
17comentarios 123 lecturas versolibre karma: 98

Te conozco

De repente tú te frenas entre miles de guarismos, hastiado de tanto número hueco que te define en los archivos de las naciones. Te conozco. Tú agonizas bajo el dintel del sufrimiento, machacado por furias que nadie reconoce. Y el martilleo sedicioso de tu corazón en carne viva se rebela frente a las huestes de los dormidos, aporreando su silencio que no halla fondo. Te conozco. Bronco como una tormenta voltaica que brama exabruptos. Inmóvil entre los desesperados que persiguen como pollos sin cabeza un futuro que siempre les elude. Harto de tantas promesas que resultaron vanas. Harto de gentes tóxicas deseosas de cargar con sus piedras tu mochila que no entiende de rechazos. Desnudo y solo en el centro de un campo de batalla alfombrado por los cadáveres desmejorados de guerreros sin suerte. Te conozco. Roto, porque todas las profecías borraron tu nombre, descontando erróneamente tu muerte en el sucederse de los almanaques. Porque en cada retrato del Mesías tu rostro dibujado en la distancia siempre fue una pregunta sin respuesta. En el límite siempre peligroso entre luz y sombra viajas en precario equilibrio a través de los sueños, en una pirueta que por demencial resulta heroica. Te conozco.
4
1comentarios 13 lecturas prosapoetica karma: 37

Jardines

Tras nuestra cárcel,
tras sus muros,
está el gran jardín atemporal
donde las aceras florecen
y los árboles nos hablan,
con una caricia de su savia,
como el bautismo sabio
de nuestra corteza.
leer más   
17
6comentarios 82 lecturas versolibre karma: 104

Tu vuelo

Antaño fuiste
la que quiso doblegar el cielo
con su vuelo a ras de olas,
la guardiana agridulce
de todos los mensajes lóbregos.

Ahora eres lechuza pródiga y albina
digna sobre esta tierra verde,
a la procura de un hogar
donde descansar en el invierno,
eres lechuza,
a veces de voz cálida
como un reguero atrevido de pólvora,
otras acento tímido
como un rítmico balbuceo infantil,
ave rectora
de las noches de puntos cardinales
y de los sueños
dispersos entre jornadas nebulosas,
ateridas de frío entre el granito.
leer más   
14
7comentarios 110 lecturas versolibre karma: 91

Solo (en silencio)

Una mano nunca antes vista
le reveló su vocación,
lo sentó en el centro de la plaza
para recitar su nombre;
entonces nos confesó quién es,
accesible ante la pulcritud
de nuestras ventanas clausuradas,
con emoción en los ojos
y con piel de gallina en los brazos.

Cuanto menos habla más pronuncia,
cuanto menos se cuestiona
mejor se orienta en nuestras calles.

Si queremos saber de él
no le hemos de hacer preguntas,
limitémonos a observar sus letras,
ésos sus escasos garabatos
sobre la cal mal extendida.

Visitémoslos de vez en cuando;
entre ellos adivinaremos,
entre ese nido
que son las filas de sus frases,
el yeso de muro viejo
sobre el que canturrea nuestra estirpe.
leer más   
12
3comentarios 75 lecturas versolibre karma: 97

Primer amor

Al primer amor,
siempre lo espero.,
en la puerta de su casa,
en el rellano del entresuelo.

En la página blanca,
que se queda en la noche,
a solas conmigo,
anhelando un verso.

En la rabia de la eternidad ,
que tantas noches espero,
que se duerma el sueño antes que yo,
en el silencio del destierro.

Porque no tener amor,
es ignorar cómo será el primero,
ya no hay ninguno, más,
solo lo que él, quiera darte luego.
leer más   
9
10comentarios 82 lecturas versolibre karma: 90

Dejando Los Sueños Pasar

A veces cuesta mucho expresar lo que sentimos, decir te quiero, te echo de menos. Muchas veces no nos atrevemos a descolgar el teléfono y hablar con esa persona tan solo para escuchar su voz.

Dejando pasar el tiempo y los momentos. Y cuando nos damos cuenta de que esos instantes ya no regresan entonces, entonces nos arrepentimos.

Aunque también es verdad que nos perdemos en algunos sueños, unos sueños imposibles y no porque no pudiesen cumplirse sino porque quizás, por empeñarnos en esos sueños, estemos dejando pasar otros que realmente pudiesen ser, los mejores de nuestra vida. Pero así es ¿no?.

¡Los necesarios errores! Procura que sea eso, errores y no esos otros sueños de cuentos de hadas, porque al final te das cuenta que no todos los errores fueron necesarios tenerlos que pasar y por contra, perdiste lo realmente único que pudo llegar a suceder en tu vida.

Iván A.
9
2comentarios 104 lecturas versolibre karma: 98

Nos conocimos

Dicen que cada vez que se nos acelera el corazón se nos hace corto el tiempo,
y que cierto fue eso el día que nos conocimos.

Nos conocimos en un bar del extrarradio,
con dos copas de más cada uno
y con muchas ganas de contar
la historia que nuestros cuerpos nos tenían preparada.

Creo que nunca podremos olvidar
la manera en la que tu te acercaste a mí,
como si tuvieras miedo a que me fuera a romper,
pero como fui yo la que te rompió todos los esquemas después de una carcajada.

Podemos recordar como el clima del bar
fue calentándose
en la misma medida en la que tu ibas acercándote a mí,
y como llegó a su punto más álgido
en el momento que nos unimos.

Ya te lo he dicho,
me acuerdo de ese momento todos los días de mi vida.



Y hoy todavía sigue acelerándose mi corazón al hacerlo.
leer más   
6
sin comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 65

Luz de antaño

Algunos días el cielo de mi aldea
pretende confesar secretos remotos
tras su vapor de agua
o tornándose en azul sereno.
leer más   
13
13comentarios 86 lecturas versolibre karma: 93

Detente

Detén tu mano,
hermano,
detén el odio y los lamentos,
detente aquí a mi lado,
siente que siento
tu conciencia en mí,
conscientes,
frente a frente.

Detén tu espada,
frena ese rencor latente
que se esparce en nuestra mente,
que escupimos
golpeando e hiriendo a quien nos ama.

Comprende mis palabras
ocupando el espacio que me toca
en esta vida remota y heredada.

Ponte a mi vera,
acertemos los dos con la memoria
a aceptar que somos diferentes
sin vulnerar estos huecos de impaciencia
que no nos pertenecen.

Apoya tu mano,
hermano,
aquí. en mi hombro,
lucha conmigo,
hazte energía
que nos lance en la Unidad
cara a la vida.
leer más   
14
7comentarios 96 lecturas versolibre karma: 107

necesitaba pasos de baile, conocer ríos calientes

La chica que se inspiró en el viento, estaba fascinada
por el chapoteo de la reflexión húmeda, necesitaba labios entre la multitud, pasar entre sus dulces dedos cartas de amor escritas a mano, necesitaba pasos de baile, conocer ríos calientes.

Necesitaba leer, convertirse en una noche feliz, necesitaba oro lunar, acumular lágrimas y polvo, la lluvia y la nieve para
cuidar las fronteras de su cuerpo de la brisa, encender las luces de los albaricoques rojos de su cara.
Las flores silvestres del ajenjo que aman; el viento dorado está dispuesto a acariciarle.
El pez rojo que penetre en el agua de la rama de la flor; en el bosque profundo, en la ciudad antigua distante.

Necesitaba el entusiasmo de mayo, el arder y el pecado, nacer en un beso de la Virgen, las dulces lágrimas siempre
incitan al temblor, los largos paseos por Montreal como dos hojas al viento, cuando se cerraron en un solo cuerpo, como
frutos cosechados de la tierra, como maduro éxito,
penetrando entre sí con el aroma de las acacias, cubriendo suavemente su cuerpo cansado, cerrando los ojos: como recoger el alma cristalizada en una sola.

La chica requiere unos pocos pasos para volver al suelo, cuatro pies hacia el cielo y solo moverse uno o dos centímetros.
Tiene que girar por todo el camino hasta el suelo, y las alas temblaran con fuerza, ayudando a voltearse.
Dándose la vuelta y volviendo a caer, cada vez que parece que hay un viento que sopla con fuerza, parece que ha perdido su capacidad para equilibrar el cuerpo.
Creo que hay una puerta en ella, también hay una cerradura, un pasaje largo y un vacío completo.


www.youtube.com/watch?v=OWs9jH8tNv8
Che-Bazan.España
leer más   
24
7comentarios 156 lecturas versolibre karma: 123

Patria descalza

Es a veces mi patria
un cielo de plata ardiente
para bendición regente de la tierra,
regante y austera confesión
de fe en la vida,
es a menudo la amiga
que su mano me tiende
rellena con el oro de sus hojas,
es a veces nación
en la que los helechos
trenzan sobre los muros libres
su arsenal de oxígeno feliz,
es lugar donde las tórtolas
juegan en los caminos
con una canción de amor
transportada en sus picos,
y donde las luciérnagas estiran,
con sus gritos de luz
como punto y final,
la longitud corta de un verano
desvaído entre moreras.
leer más   
13
2comentarios 78 lecturas versolibre karma: 107

Sed del náufrago

Apoyado en la cerca
de cualquier paseo secular
con una astilla
sobre la tierra voy dibujando
una diana de círculos concéntricos,
trazada con el tono marrón
de los planetas
que merodean los ojos
de un bárbaro cazador de mariposas.

Por eso dirán de mí que esquivo soy,
pues algunos días vivo
las videncias de un náufrago sediento,
y en otros tiempos
me hago equilibrista en una almohada
o musgo en un arado.
leer más   
12
5comentarios 120 lecturas versolibre karma: 138

Viento y agua de vida (@JanaRivera y @horten67)

Agua de vida.
Agua de muerte.
Agua de tiempo.

Lluvia que limpia y lava.
Que se filtra por los poros hasta empapar el alma.
Manantial que inundas mis días tristes y áridos.

Agua de sueños
Agua de soplos
Agua de inventos

Cascadas de piedras que abren mañanas
Antorchas de olvido que cauterizan las penas.
Ascuas flotantes al compás del viento.

Viento que acuna.
Viento que mece.
Viento que airea los sueños.

Vendavales que aclaran y disipan nubarrones de noche vacías.
Que hacen bailar tu pelo al compás de sibilinas melodías.
Arrullo que arropa los días de insomnio y desconsuelo.

Viento amigo
Viento aguerrido
Viento que mece los pellizcos de vida

Huracanes de cambios entre trucos de magia.
Soplo intenso de adivinanzas perdidas.
Dame cucharadas de ritmo agitado, alborota mis ganas y ábreme el suelo.

En el agua me deslizo y deshago y me filtro por la esencia de la vida,
en el viento me envuelvo y recorro el mundo en busca de caricias.

Guarda en los huecos del cielo un espacio para mis tormentas de besos que no avisan,
bucea conmigo entre cien mil remolinos de risas.




@JanaRivera
@horten67




Imagen: fotografía propia del río Tormes a su paso por El Barco de Ávila
leer más   
22
35comentarios 207 lecturas colaboracion karma: 137

No puedes engañar a quien conoce la verdad

Escupes sobre mi nombre solo porque piensas que son demasiadas buenas las cosas que hago para que sean verdad.
Crees que detrás de esa cara hay una máscara que oculta la verdadera identidad.
Que realmente soy un lobo oscuro cazando almas incautas en el universo caudal.
Que bebería estar más que muerto entre la escoria que desborda a la humanidad.
Que mi memoria debería ser olvidada para siempre de la faz de la historia de una tierra que me vio nacer.
Que el recuerdo del que me observa debería ser más que borrada.

Es cierto que siempre he estado muy lejos de ser un ser perfecto.
No hay un día en el cual mis imperfecciones heredadas de la primera pareja humana no se asomen en mi vida.
Pero no soy tu espejo.
Nuca lo fui y nunca lo seré.

Desde pequeño aprendí a observar y escuchar.
Cuál esponja que absorbe el agua voy rodeándome desde que tengo memoria de seres humanos maravillosos.
De ellos he aprendido a amar, a perdonar, a abrazar a los otros.
A creer en que algo mejor nos espera en un futuro.
Llevo muchos años copiando su vivir, su andar como personas sabias y sanas.
Son muchos y son padres y son hijos.

¿Me he extraviado?
Me extravié más de una vez.
En esa fatal oscuridad te conocí.
Y no seguí las lecciones que mis padres me habían inculcado.
No me aleje de ti en el debido tiempo.
Y muy tarde comprendí que solo era una presa fácil más.
Una a una como la carnada ideal recibí los golpes mortales de tus garras.
En el suelo.
Muy abajo.
Arrastrándome en mis lamentos comprendí que yo solo erré.
Y mi error fue erosionado poco a poco mi vida como una estaca clavada en el pecho de la inacción.

Pero en la absoluta oscuridad de las tinieblas en las cuales yacía desconsolado alcance a ver la luz.
Solo bastaba con seguir lo que alguna vez había aprendido para encontrar otra vez la salida.
Y el amor de los míos me salvó.
Fui rescatado porque muchos de ellos son unos verdaderos guerreros.
Otros más son vigías.
Otros enseñan a amar.
Ahora soy libre, porque del yugo del que obra con cobardía me he librado.

Sé que seguirás escupiendo sobre mi nombre solo porque piensas que con ello puedes engañar a todos.
Pero son demasiados para poder engañar.
Ellos conocen desde que tienen memoria mis pasos.
No puedes engañar a quien conoce la verdad.
No lo puedes hacer.
Y no lo harás.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
02/01/2017.
18
6comentarios 268 lecturas versolibre karma: 15

Yo no quiero ser nada ahí fuera

Yo no quiero ser nada ahí fuera
porque todo es falso y seré yo otro falso.
Yo no quiero que me miren
porque me miden
y de medirme me hacen otro
y me hacen falso.

Aparta tu asquerosa mirada de mis ojos,
que yo no tengo ansias de medirte
sino sentirte cómo eres dormida,
cómo eres niña, niña verdadera,
la que duerme en tu sombra todavía,
que quiere ser mi amiga
como curiosa exploradora hormiga.

Me miras, y me ves
no sé qué parte,
que cierras tus ventanas y levantas
el puente sobre el foso de tu imagen,
falsa imagen de tu otra cara falsa
para cerrarte en piedra
de previa Galatea
y no querer jamás comunicarte.

Y eres mentira hecha mentira.
Te ahogas en mentira
para en mentira intoxicarte,
embustes de ti misma
en sombras de caverna
y el filósofo en ti, con su linterna
te dice “tú no eres la persona que busco”.


(Fragmento de un poema más extenso, Galatea en piedra. elcandildelfilosofo.blogspot.com.es/2017/05/galatea-en-piedra.html)
Imagen: Louise Brongniart(1742-1845), daughter of the architect Alexandre-Theodore Brongniart. 1777. Terracotta, H:34,5 cm RF 1197
13
4comentarios 116 lecturas versolibre karma: 71
« anterior12