Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 61, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Poeta (Soneto)

¿Con cuántos versos se hace uno poeta,
cuántas sinalefas o estrofas, rimas?
¿Cuántas virtudes, bardo, sobrestimas
hasta considerar tu obra completa?

¿Cuánto lloraste ante la luna inquieta
con tu propia vida que desestimas,
por sus destellos, tu materia prima,
para aprisionarla en una libreta?

El firmamento te entregó un presente
y te murmuró sobre sus secretos
encargándote que los descubrieras;

Revelarlos te será suficiente
para que reconozcan tus cuartetos
¡los mejores del país!... cuando mueras.
11
10comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 78

Adagios

“El segundo lugar es el primer perdedor”
(Adagio)

.
.
.

“El segundo en arribar
es el primer perdedor”

No lo quisiera escuchar.
¡Qué ignominia! ¡Qué dolor!

De impulsar excelencia,
que forma tan absurda,
feroz, incluso burda,
rayando en la indecencia.

Me disculpo, si ofendo
a quien la frase estima,
juzgarle no pretendo,
el malestar me anima.

La vida de algún modo,
doloroso tormento,
como, aquel aspaviento
de ser primero en todo,
me ha mostrado que puede,
contrario a lo esperado,
cuando en derrota ruede,
destruir al ser amado.

Sólo estoy cavilando,
piensa con cuanto brío,
y esfuerzo, amigo mío,
ha estado trabajando,
el que estás señalando,
cual perdedor sombrío.

Si quieres un adagio,
por el cual conducirte,
con afable presagio,
sin querer exigirte,
de gran sabio te digo,
y te comparto en pleno:
“Lo perfecto, enemigo,
resulta de lo bueno.”


ALDA
(Arte Menor - Octosílabos y Heptasílabos - Combinación de Cuartetas y Redondillas)
leer más   
18
11comentarios 146 lecturas versoclasico karma: 106

Bienvenida (Reto Poético 8 palabras “Un poema luminoso”)

Bienvenida

Desde aquella atalaya se vislumbra
el tibio sol que cubre la alameda
rejas protegiendo la rosaleda,
mientras al fuego el tiempo se acostumbra.

Del calor añorado el palpitar
se presiente entre barullos y risa
el agua en la acequia corre sin prisa,
y su arrullo con luz viene a acunar.

Afloran excelentes emociones
queda como un recuerdo la apatía,
comulgan la esperanza y la alegría
como un chorro de buenas intenciones.

Y aparecen tras la puerta entornada
los olores del verano incipiente
todos llenos de exaltación creciente
caminando con fe hacia la alborada.


ALDA
(Derechos Reservados)


(Reto poético: "Un poema luminoso" con las palabras: acequia, atalaya, tibio, palpitar, acunar, rejas, chorro, entornada)
Propuesto por @mariaprieto

Foto: @aldanalisis (ALDA)
leer más   
21
29comentarios 256 lecturas versoclasico karma: 104

Besos confinados

¿Dónde se alojan tus besos
mientras estén confinados?
¿Dónde alojas las caricias
mientras me estén esperando?

Àngels de la Torre Vidal ©
21/04/2020
leer más   
13
6comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 82

Coqueteando con la "A"

Ámame, amor a..., a mar abierto,
Abórdame abrazándome en la arena,
Apaga mi ardor animal, la antena,
Afincarse ahondada ansía acierto.

@Saltamontes
20
22comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 94

La Mujer

Es maravilla,
fruta jugosa,
masa sabrosa
con su semilla.

Reproductora
genera vida.
Cuando es querida
se vuelve aurora.

Es mariposa,
fino clavel,
fuente de miel
como la rosa.

Sin una queja
se multiplica
y se dedica
como la abeja.

Con gran amor,
trabaja y vela
y se desvela
si hay un dolor.

Merece estar
bien colocada;
feliz y amada.
¡En un altar!
@Saltamontes:
16
6comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 91

Versos ineptos

Por ti no existen versos
más lindos que tus ojos,
más asombrosos que tu voz,
más tristes que tu llanto.

Si mentir de ti tuviera,
escucharía la luna
llorándole a los lobos,
gritandole a las estrellas.

Mis versos mueren solos,
con lo triste de tu llanto
por tu simple belleza,
no superan tu encanto.

¡Pobre corazón mío!
Quiere atrapar lo rojo
y lo azul de tus ojos
con sus ineptos versos.

Torpe será mi corazón,
inhábiles mis versos,
encantadores tus ojos
pero verídico es mi amor.

Si eso no lo puedes ver
lo escucharan tus oídos,
lo sentirá tu corazón,
me lo contaran tus labios.

Por amor te lo mostraré.
Por amor te lo contaré.
Lo escucharé de tus labios
y escribiré estos versos.

Gerald Rivera©
8
4comentarios 224 lecturas versoclasico karma: 56

Amor

La acción de amar es
¿Maravillosa u horrorosa?
No está mal responder
¿Por qué no las dos cosas?

Sé que asusta
El pensar en soledad
En que el querer se ha perdido
Y jamás se va a encontrar.

Pero mira hacia el cielo
Verás nubes impacientes
Como fuente del amor
Se diluyen en lluvia reciente.

Corazones viejos
Marchan junto a otros
Esperaré un regreso
Para volver a ser nosotros.

Pero aunque pase el tiempo
Y con él la basta y fría brisa
Te recordaré de viejo
A tu alma y tu sonrisa.
leer más   
7
1comentarios 173 lecturas versoclasico karma: 57

Mujer Luna

Mil cantos de tierra y alma
por siglos le has dedicado.
La miras con avidez,
con virtud y con pecado.

Sospechas lo que ella oculta,
lo que jamás te ha mostrado;
prefieres seguir amando,
sordo, ciego, apasionado.

Su rostro tiene dos caras:
la que amas y la oscura.
Te quedas con la que brilla,
la más linda, la más pura.

Ella es ajena al amor,
a las luces, a las sombras.
Tampoco oye el clamor
de tu piel, cuando la nombras.

Aunque la sepas distante,
aunque un solo lado muestre,
igual la sigues amando.
Mujer Luna, para siempre.
leer más   
13
4comentarios 884 lecturas versoclasico karma: 51

Profundo

Dentro del hueco crece dolorosamente,
el musgo del pasado impiadoso y frío,
sobre el rojo crespón que silente,
golpea mi mente hasta el hastío.

Corre lentamente este río de tristeza,
vertiente que ahoga la sed de mi boca,
sueños perdídos de un amor que no cesa,
que espera morir, como muere la roca.

En la orilla de tu cuerpo hecho montaña,
desangro mis versos por las venas,
un mar de sal duerme en mis pestañas,
y a tus pies yacen pájaros de arena.
leer más   
9
4comentarios 217 lecturas prosapoetica karma: 59

No me sueltes

No me sueltes la mano,
es tan grande el abísmo,
entre la vida en un mundo insano,
y los sueños colgados del realismo.

La daga afilada de la verdad,
tajea cada latido del engaño,
y lucho por escapar del corral,
donde la estupidez encierra tanto rebaño.

Cuantas luces se apagaron a lo lejos,
resignados mis ojos se tornan blancos,
el cielo se volvió un gris espejo,
los corderos van cayendo en el engaño.

Mas el sol sigue asomando jubiloso,
y mi piel se hace terca a la mentira,
el calor solo quema al mentiroso,
lo real se hace luz en la retina.
leer más   
6
sin comentarios 170 lecturas prosapoetica karma: 52

Recordar

Rozando contra la tierra
gastábamos nuestras pieles.
Queda un recuerdo en los labios:
El sabor de nuestras mieles.

Mas si el recuerdo se apaga,
como una llama en el mar,
no nades en el olvido
que yo te haré recordar.
leer más   
16
4comentarios 166 lecturas versolibre karma: 77

A Sauce

Algo le ha pasado a Sauce,
la quietud reina su pelo.
Mechones que antes bailaban
hoy reposan en el suelo.

Cómo voy a echar de menos
la balada de sus hojas.
Bella canción que, sin notas,
solo él sabía tocar.

Su voz, único consuelo,
me susurraba sin hablar.
Su corteza fue mi almohada,
solía regarla al llorar.

Ya sus ramas y raíces
como caminos vacíos.
Exángüe madera negra
de piernas y brazos fríos.


Inspirado en fotografía de @dara_scully
leer más   
13
4comentarios 98 lecturas versolibre karma: 89

La cuneta

En el camino de tierra
hay otro hombre abatido.
Un libro que quedó a medias
y nunca será leído.

Sigue recto, luego tuerce
a la izquierda y para abajo.
Otra familia descansa
a la orilla del río Tajo.

Vainas brillan en el suelo,
moscas y barro rojizo.
Hedor a carne quemada
emanando del carrizo.

No hay bandos en la cuneta.
Aqui ya no hay ideales.
Junto al camino de tierra
solo quedan animales.
leer más   
12
5comentarios 121 lecturas versoclasico karma: 85

Ella

Olas de sal me arrastraron
lejos de la costa fría.
Cuatro letras que bastaron
para romper mi harmonía.

Allí duermen mis recuerdos,
bajo quintales de arena.
Ríos nacieron eternos,
bajo el llover de mi pena.

Desenboco en un desierto.
Cielo claro y suelo blando.
Nadie me espera en el puerto.
¿Por qué iba a seguir nadando?

Floto sobre un mar de calma,
la luz del sol lo calienta.
No importará si me hundo,
su luz no llega a mi alma.
leer más   
14
3comentarios 122 lecturas versoclasico karma: 88

Tramontana

Sopla fuerte, seco y frío.
Es aliento celestial.
Vuelan agujas de pino
y aromas de tierra y sal.

Baja del norte con brío
arrastrando olas de añil.
Rompen contra piedra roja.
Nace espuma de marfil.
leer más   
9
1comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 76

Trauma

Un camino cuesta arriba,
bajo el sol y a pie descalzo,
sobre recuerdos de cuarzo,
doy pasos en carne viva.

No me queda ya saliva
de tanto gritarle al viento.
¿Cómo iba a aliviar mi marcha
si no sabe lo que siento?

Cada piedra es un tormento
que arde blanco desde el suelo.
¡Sóplame fuerte un momento
que entonces alzaré el vuelo!

Cada zancada es un duelo
que me desgarra por dentro.
Oxidado y negro anzuelo
que me impide estar contento.
leer más   
17
sin comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 93

Lustro

He amanecido de nuevo
sin quererme despertar.

Todo un lustro sin caricias
y sin ganas de bailar.

Sin tu aroma en los cojines
sigo sin poder soñar.

Media cama sigue fría
desde aquel infame día.

Desde que tu melodía
abandonó mi cantar.

Sólo me queda esperar
o bien componer la mía.

O plasmar en la poesía
lo que dejaste en mi altar.

He amanecido de nuevo
sin poderte despertar.
leer más   
15
3comentarios 147 lecturas versolibre karma: 81

El primero de Octubre

Hoy el gris se ha vuelto verde
en sus escamas de sierra.
Savia carmín en la tierra
cuando la serpiente muerde.

Diez mil pétalos en alto
cuando inyecta su ponzoña
a un rojo clavel que otoña
atravesando el asfalto.

Raíces se hunden profundas,
para que el mundo recuerde
que el veneno inunda tumbas,
y aunque gane, siempre pierde.

Hoy brilla más la floresta
sobre el líquido insalubre.
La lluvia aplaude la gesta.
Es el primero de Octubre.
leer más   
12
1comentarios 123 lecturas versoclasico karma: 78

Cincuenta y cuatro

He medido mis palabras
con un metro de costura:
Doscientas treinta y seis letras
para vestir tu figura.

He cosido doce versos
sin agujas ni cordel,
pues las mejores puntadas
se dan con pluma y papel.

Tres estrofas he bordado
con hilo de tinta azul.
Otro vestido sin dueña
que va directo al baúl.
leer más   
17
15comentarios 217 lecturas versoclasico karma: 78
« anterior1234