Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 210, tiempo total: 0.004 segundos rss2

La leyenda del amor

Que para mí
el invierno de tus ojos
se me hace tierno,
esos aguaceros
que caen de repente
cualquier tarde de mayo.

Que para mí
el verano entre tus brazos
se me hace eterno,
esa fogata encendida
en tu cuello,
esa hoguera que arde
en tu pecho.

Que para mí
el riachuelo que brota
en tus palabras
se me hace arpegios,
esa sonata
que vive y canta
en el timbre de tu voz.

Qué para mi
el amor ya no es leyenda,
ya no es un cuento,
el amor eres tú;
mi poesía
y todos sus versos.




~~~~~~~~~~~~~~~
Poesía de Alejandro Cárdenas
@AljndroPoetry ~ 2020/May/20
leer más   
22
26comentarios 149 lecturas versolibre karma: 102

El Pequeño Zorro

Siempre estaba sólo
Mirando la extensa pradera
La llegada del sol
Y la puesta de la luna

Se preguntaba
Por la mañana al despertar
Alguna cosa que me pudiera faltar

Se sentía sólo pero estaba
Acostumbrado a vagar
Por los extensos bosques
Naufragar en la oscuridad
Resistir a las fuertes tormentas

Mas un día se encontraría
Con aquélla cosa que cambiaría
Su vida le daría
Un significado le otorgaría
Eso que le faltaría
Pero... le dejaría
Por dentro un lejano
Anhelo...

Se cruzó con aquél soñador
Con el cuál compartió
Días y noches
Momentos que quedarían
Para siempre en su memoria
No olvidaría su inocente sonrisa
Ni tampoco el calor de sus brazos
Uno de esos lazos que jamás
Se romperían serían eternos.

Estuvieron tanto tiempo juntos
Que el pequeño tenía que regresar
Del planeta del que vino.
El zorro sin dudar
Lo dejó marcharse
A pesar de que se quedaría
Sólo. Pero tendría un
Regaló incondicionable
Su amistad, el calor del afecto
Lo que se sentia ser apreciado

Pobre zorro lo vio partir
En su avión tuvo que dejarlo ir
No sabe si iba a volver
Pero más de lo esperó
A pesar que nunca lo vio llegar

Entré las estrellas al principito
Buscó.
Ese día ya cansado
Con los huesos dolidos
Se acurruco frente al árbol
Dónde contaban estrellas
Dio su último aliento
Revivió aquél momento
En que encontró aquél niño
Al que llamo amigo
Lo encontraría aunque no fuera
En esta vida...
leer más   
24
19comentarios 127 lecturas relato karma: 102

El tren (versión corta)

Los días fríos le recordaban cruelmente que los años no pasaban en vano. Sus huesos parecían resentir cualquier baja de temperatura. No recordaba ya cuando comenzó a sentirse así.

Frotó sus manos con furor tratando de entrar en calor.

Mirando el reloj se preguntó nuevamente cuánto más tardaría el tren. Las agujas parecían moverse en cámara lenta.

Pensó que ya no tendría que preocuparse más por el frío, o por los dolores, o por la soledad. Pensó que podía incluso disfrutar de la brisa helada, porque era la última vez que tendría que soportarla. Se iba y no pensaba regresar.

Miró el reloj de nuevo. ¿A qué tanta prisa a fin de cuentas?

Y como suele pasar, apenas dejó de prestarle atención al tiempo, se escuchó a lo lejos el sonido del tren.

Mientras más se acercaba más claras se hacían las imágenes del futuro que le esperaba, y más borroso el pasado gris que dejaba atrás.

¡Ya no sentía frío!

Cuando el tren estuvo lo bastante cerca, se dejó caer.



ALDA
(Derechos reservados)
(Versión corta)
leer más   
16
23comentarios 203 lecturas relato karma: 104

No fueron celos...

No fueron celos,
los que causaron llanto aquel día
Alejándome de tu mirada,
henchida de pasión y deseo
Mi alma no conseguía detener,
la explosión de tus sentimientos

No fueron celos,
los que me llevaron
a la desnuda sensación,
de enamorarse y ser deseada
Sature hasta la inmensidad,
del universo, abriendo caminos,
cercas que me paralizaban

Fue nulidad, falta de apego
necesidad incesante de tu risa,
Orgullo excelso de tu llanto,
deseo de ser tu mirada,
sintiendo el tacto de tus dedos
Miedo de sentirte tan cerca,
y tan fielmente amado.

No fueron celos,
lo que me hicieron morir,
de pena y dolor aquel día
Fueron flores perfumadas,
acariciando mi cuerpo al alba,
Estrellas cantando en la noche,
mientras en silencio te llamaba

No fueron celos,
los que te agotaron aquel día
Y salpicaron sin cautela tu corazón,
con la rapidez y viveza del rayo
llenando tu agotada ilusión,
con gritos clamando lamentos
harto gastados y oxidados

Fue solo miedo,
miedo de querer sentirte,
sin poder siquiera abrazarte
Tu voz se ahogó en mi llanto,
sentí miedo, de sentir lo que siento,
Fue solo miedo de no saber,
como poder amarte tanto.
leer más   
16
18comentarios 131 lecturas versolibre karma: 77

Las Tentaciones De La Manzana

Me cago en la ostia,
Menudo careto que llevo..
maldita sean las manzanas llamadas ginebras..

Ahora digo que no quiero volver a saber de ellas,
Pero conociendo a su creadora,
Volvería a caer ante su mirada cautiva y tentadora,

Pero como el ser supremo es todobondadoso,
Estoy Seguro de que me perdona..

Y sino pues nada, que le den,
ya me perdono yo,

Que por algo soy el poeta mago y creador,
de estos versos y del universo que he inventado yo..

_________


P.D: Nótese el tono humorístico y metafórico.

Gracias de corazón a Ze por aguantar mis audios ayer..xD


Viva la paz, el amor, la magia y la poesía..!!

Y una vez al año también el vino y la ginebra! Jja
Dicho queda

Saludos!jaja
leer más   
9
8comentarios 196 lecturas versoclasico karma: 74

El nuevo arpón de Horus

Jugue a fuego con él, yo perdí...
....pero le derrote, gané;
no concibo nada de él,
pues de tanta luz, ciego me quedé,
pero mucho peor se encuentra,
el estado actual del bandalo Sejmet.
Ahora bien...
la luz se haya con vida en el presente,
lo veo y lo sé bien,
pero la percibo algo distante,
y ni siquiera el mismo astro sol
brilla igual que en Kemet.

Debo hacer algo y no sé el qué,
Llamaré a Atón,
para que me guíe y saber qué debo hacer.
De Isis no puedo depender,
Pues la última noticia que tuve,
es que estaba distrayendo al oscuro Seth.

- Oye tú pasmarote, y yo que?
Al final será verdad eso que cuentan y rumorean,
...que el gran Horus se ha olvidado de su mentor y querido profe.

- ¡Dichosos sean mis ojos! ¡Salve amigo Thot!
Te había visto impartiendo textos antiguos por Luxor.

- Sé que que abriste los ojos,
pero no has puesto en marcha el otro,
el de verdad, el que te di y con el que ves.
Y ya no hay tiempo que perder.
He aquí mi nuevo arpón,
forjado por los mismos rayos de Atón,
Y ahora lo ves, percibes y también lo sabes,
Que tenemos que ayudar a Isis
y muchisimo más que hacer.



Ar Annik
leer más   
10
8comentarios 139 lecturas versoclasico karma: 85

La ira de Quetzalcóatl

Retumbó, y tanto que retumbó,
se escucharon los llantos y gritos en silencio,
a 3000 kilómetros abajo y harto de todo...
subió, volvió entre los muertos
y congruo lozano, renació .

De tal índole fue su ira,
que incluso en su ciudad, en Teotihuacan, le temían.
Sorprendido yo, ( echando humo del liao
que previamente había comprao),
me paré a observar el astroso hecatombe en una esquina.

Quetzalcóatl, la serpiente esmeralda, me vio
y se detuvo sin contemplaciones:

+Porque le temen a la serpiente?
- No la temen Náhuatl, le desconocen,
y eso causa furor a los cuates que son diferentes.

Acto seguido, él susodicho prosiguió su camino,
mientras que yo…
tan solo me dedicaba a contemplar
el denso humo que salía del cigarrillo.



Ar Annik
leer más   
9
4comentarios 129 lecturas versoclasico karma: 84

Bajo la sombra de los faroles...

La ciudad Autonoma de Buenos Aires
le da la bienvenida
al equinoccio de otoño
y me asalta una idea
en esta noche fresca y confinada...
Desde el balcón observo
que las calles están vacías...
La soledad se embriaga
con las sombras de los faroles
y digo fresca pues no se compara
con lo temperamental y húmedo
que es el clima de mi ciudad,
de origen por supuesto,
tropical y solariega
donde yacen mis ancestros...

Holografía de pájaros azules
se tejen en la pluma rupestre
y hago trazos incoherentes
y pienso en la abejita haragana,
del gran cuentista Uruguayo
Horacio Quiroga...
La abeja descarriada
supo comprender en la hora aciaga
que la vida se obra con un ideal...
Estuvo a punto de morir
bajos los fauces o colmillos
de una terrible culebra...
Pero su inteligencia supo obrar
y salir de ese trance
con inteligencia resaltante
para finalmente demostrarle
a sus congéneres, las abejas
que la confinaron
a un destierro merecido,
que el rebaño y el trabajo en equipo
es el sostén de la especie...
Sea de abejas, hormigas
o de esta sociedad de hombres y mujeres...
Que hoy más que nunca
de la mano, juntos
desde cada trinchera
debe sortear los peligros del mundo
con inteligencia desafiante...

Y como dice el proverbio 6.6-11
" Vete donde las hormigas perezoso
mira sus andanzas y te harás sabio "

Ramón Pérez Briceño
Buenos Aires
21/03/2020
leer más   
14
4comentarios 125 lecturas prosapoetica karma: 163

Códigos de un Milenio (El disco duro)

Despertó un día dentro de su abiótico mundo rodeado de sinópticas pantallas, todas, dotadas de una muy bien publicitada inteligencia artificial, que paradójicamente ofrecían panorámicas de todo el planeta en tiempo real.
Dedujo que aquella oferta masificada de automatismos inalámbricos se ajustaba a su medio social, a su patrón de vida.También determinó que todo lo justo, por derivación etimológica, era bueno, endilgaba tal bondad, al origen de la justicia —¿saben?— aquella que representan con la imagen de Themis con los ojos vendados, empuñando una balanza y una espada —¡imaginate tu!— Sun Tzu y Adam Smith triangulado con Bartimeo en cuerpo de mujer. El signo de la guerra, del soldado y las barajas de la muerte ,en una mano invidente y en la otra (también ciega) el estandarte de la ambición y de los mercaderes.
El equilibrio entre el bien y el mal se le metió entre cejas y un desfile de antagonismos dibujó en su intuición: blanco/negro,pobre/rico, fuerte/débil, a favor / en contra, sin partes intermedias, sin puntos neutros. Absolutismo. Todo/nada, ceros y unos sin curvas logarítmicas a imagen y semejanza de Boole.
Temblando de orgullo, en egregio escalofrío: Pensó. —Que bien formateado estoy.
Suprimió por antonomasia lo ajustado que puede una soga quedar en el cuello de un ser viviente.
leer más   
15
18comentarios 137 lecturas relato karma: 102

La Doncella De Orleans (Juana De Arco)

Entre la hambruna
Refugiada en la peste negra
De aquel siglo
Donde la guerra de los cien años
Se destapo sin piedad,
La soledad abunda,
La tempestad en vuelta en llamas.

Miles caían derrotados
Ante el paso sigiloso del enemigo.
Feroces Inglese marchaban
Arrazandolo todo.

Cuando todo parecia perdido...
Se alzo entre la bruma
Una doncella llena de valentía en su corazón
Por su patria, lo dejó todo
Por entregarse en cuerpo y alma
A la armadura que cubriria su torso.

Se alzo ante los imponente soldados
Que querían verle caer
Entre las llamas ese Fénix se alzaba ante el malechor
Era ese rayo de esperanza para su humilde pueblo.

Pero todo se decidió
En la ultima batalla.
Dónde miles de gritos
De feroces guerreros
Se desataban, anhelando la victoria.
Mas serían vencidos y con Juana de Arco presa.
Siendo presa de sus verdugos
Que entré el humo se disipó su sombra.

La llevaron ante el juzgado
Donde se decidira su destino.
A la hoguera,
Dónde su cuepro se convirtió en ceniza
Pero aquella guerrera seria leyenda
De una heroina que lo dio todo
Por su pais cayendo ante la mano de sus enemigos
De forma patriotica...
leer más   
18
12comentarios 104 lecturas relato karma: 112

El Gabinete del Año Dos Mil Veinte

Un disturbio impertinentemente inesperado distrajo la toma de posesión del nuevo año
—esto pasó hace tres meses; yo me enteré ayer—
Doce discípulos muy bien disciplinados y convenientemente adoctrinados para integrar su gabinete, designó el año Dos Mil Veinte (con Mayúsculas , por ser su nombre de pila), estos doce ministros a su vez, llamaron a las cincuenta y dos semanas mejor ponderadas en su formación académica para el tren ejecutivo de sus respectivos ministerios. Las semanas convocaron a 365 jovenes días de variada apariencia y aptitudes para diseminarlos en importantes cargos directivos,estos jóvenes, por su frugal experiencia, se dieron a la tarea de contratar a destajo a las horas más destacadas que habían consignado sus “currículums vitaes” en los anaqueles de las agencias de colocación más prestigiosas del tiempo (en el reinado temporal no existe la figura del clientelismo político).
Se suscitó un problema con los supervisores inmediatos de sectores y departamentos, unos sujetos muy precisos, eficientes y rigurosos llamados minutos, dado que sus subalternos se acogieron a fuero sindical porque no querían ser segundos de nadie.
leer más   
13
7comentarios 94 lecturas relato karma: 103

El reloj

Se detuvo el reloj,
Tanto para mí como para vos.
La puerta se cerró,
Los dientes como lobo me mostró.
Me mirás, me decís que no
Encojo mis hombros y te imagino a vos.

Me querés enrollar
Manipulando la verdad
Algunos ya no tienen piedad.

Aquí sigo, no me voy
Aquí estoy, fiel a lo que soy
Las mañanas de hoy son las tardes de ayer
Mi corazón empieza a arder

Se detuvo el reloj,
Tanto para mí como para vos

mirame y te miro
prometeme y decilo
quereme y querete
pronto te abrazaré muy fuerte

Aquí sigo, no me voy
Aquí estoy, fiel a lo que soy
Las madrugadas de hoy son las noches de ayer
Ni vos ni yo vamos a perder.

La Jota de Poesía
2
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 10

Infierno Parte I

De las paredes gotea sangre
Lo escucho en la oscuridad
Al ver mi pecho una marca puedo divisar
Leo 999 no me parece asustar
Escucho sus gritos, sus suplicas de piedad
Se que pronto me buscaran
Recuerdo momento bellos, un trampolín, un tobogán
El abrazo de mis padres, que ahora no están
Me pregunto que hice mal, en que falle
Solo escucho su risa, ¡oh dios perdoname!
leer más   
4
1comentarios 38 lecturas relato karma: 35

Inspiración por: "El cuento" de la colega: Inefable

Cuánta belleza, Inefable
Hay en esa, tu poesía
En ella sabiduría
Esgrimes tal, cual un sable.
Un niño es irreprochable
Y todos juntos también
Son garantía del futuro
Con sentimientos tan puro
En ellos reinará el bien
¡Evitémosle lo oscuro!
@Saltamontes
19
9comentarios 127 lecturas versoclasico karma: 102

Desdenes De Un Ángel Caído

La nostalgia se arremete
Entré la copa de los olivo
Donde el olvidó es un alivio
O un letargo desierto
Dónde la nostalgia llora a cántaros
En forma de un alma herida.

Alas rotas
De aquél ángel caído
De su edén
Que ahora vive de su desdén.

Se desvanece cual ruiseñor,
En esta noche tan friolenta
Dónde lenta pasa las horas.
Se deshojan las penas con viejas heridas
Y derruidas palabras.

Un jardín se perdía
En cada lágrima que sus ojos bellos
Desprendían cual llovizna.
Destellos de rayos fortuitos
De un sol agobiante
La letal sequía
La despavorida sombra
Que se ríe
De aquel ángel y su melodía
De una rota arpa.

Entré llantos acotados
Recita su último
Verso antes de desaparecer
Encaminó su pasó
Hasta la llegada del amanecer
El viento la envuelve entré el polvo
El ángel sea desvanecido.
leer más   
17
9comentarios 82 lecturas versolibre karma: 110

Dame, luna, tus lágrimas de fuego

La bruma era un duende de gelatina relatando fábulas sobre un lago helado, un seductor mago de mentes desempolvando fantasías bajo secreto de sumario. Vi escrito en la noche “Érase una vez”, e imaginé que el monstruo marino de los cuentos, como el lobo, cuando deja de ser hombre, asomaría de repente y me comería de un bocado.

Las nubes hicieron pasillo, alguien voceaba en lo alto, una luz de mermelada buscó asilo en el agua y al ver su reflejo tan hermoso, tan lejano, lloró lágrimas de fuego, pues siendo musa de tanto poeta se consumía en su atalaya devorada por su deseo...
4
sin comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 59

El 2020 a través del viejo cristal ... (Profr. Mucio Nacud J.)

Les comparto otro poema de mi papá. Saludos

Un misterio nos intriga
Ninguna década se diluye
No importa lo que se diga
El 2020 el decenio concluye

La tercera década no ha iniciado
Un año necesario debe transcurrir
El dato sólo se ha viciado
Una simple adición debe ocurrir

Una década son diez
Del once hasta el veinte
Tan sencillo como lo ves
En el veintiuno es la siguiente

Hasta entonces otra década será
Si las matemáticas no mienten
el error pronto se aclarará
sólo con que los años se cuenten

Sin importar la confusión
Dios un año nuevo nos concede
agradecer siempre su bendición
sin su misericordia nada se puede

Mucio Nacud Sr
leer más   
25
19comentarios 209 lecturas versolibre karma: 111

Rosa Negra

Semilla nacida entre la brevedad
De la neblina, en un noche sin luna
Solo la oscuridad la acuna entre sus brazos
Mas cada uno de sus petalos
Se desprendio durante su frio andar
Oh rosa que buscaste salida entre la bruma espesa que te vio nacer con tristeza
Entre la maleza...
Oh rosa que buscaste refugio entre el silencio...
Mas el frió, marchito el color rojo
Que represento el amor que alguna vez alguien te brindo.
Mas el negro vestio tu vestido
Y encontraste cobijo entre la nostalgia
leer más   
18
17comentarios 139 lecturas versolibre karma: 121

Eterna...

.

Que no se detenga la música,
que la noche con su magia sea eterna,
para quedarme en tus brazos, para soñar
que aquí nuestro cuento apenas comienza,
para despertar a el amor…


soundcloud.com/lola-bracco/en-tus-brazos-corto-1 (Lola)

.
13
1comentarios 135 lecturas versolibre karma: 106

Alquitrán y asociados

Rumiaba palabras cabizbajo, se agarraba al vaso como un preso a los barrotes pidiendo clemencia al carcelero. Su rostro era una cartografía donde cada arruga equivalía a un año de tristeza, un perro callejero no envidiaría esa vida, solo le faltaba morir atropellado; nadie recogería el cadáver de la cuneta. Siempre lo recuerdo al fondo de la barra, parte del ornamento del local junto con el serrín del suelo y las cáscaras de maní, el hule amarillento, la botella de Real Tesoro, algún viejo cartel taurino y la foto del Pontevedra en primera: ¡Hai que róelo! Hacia sesenta años que en sus pulmones no entraba otra cosa que alquitrán y asociados, desde la puta ley tenia que arrastrarse desde su escaño a la calle, como el que camina hacia el quirófano para ser operado a vida o muerte. Nadie se dio cuenta que en esos antros centenarios la gente acudía como el elefante a su descanso eterno, tendrían que estar incluidos en el mismo grupo que las cárceles y los psiquiátricos. Me dijeron que allí mismo le dio el infarto, no soportó tanta ida y venida a la calle, tanto humo de coches y polucion, aderezado con frío y humedad. Sobrevivió a un divorcio, a varios desahucios, a la no contributiva, a la muerte de su hijo y al alcohol de un millón de botellones: -Lo mató rebajar la dosis necesaria para ventilar su único pulmón-, decía un parroquiano mientras enfilaba la puerta para echarse un cigarro al relente.
4
1comentarios 48 lecturas relato karma: 35
« anterior1234511