Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 105, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Mala hora

Tiembla el pulso en la mala hora
como signo a su desgracia
la voluntad es reacia
al corazón que lo implora.
En el tiempo y su demora
perdiendo en si la templanza
y el penar en acechanza,
al sentir que está vencido
entregase asi rendido
a la cruel desesperanza.

Caen hondo sus latidos
vuelvense casi silentes
con ruegos indiferentes
sus desprecios deja hendidos.
Son los despojos derruidos
de las ásperas querellas
que al partir dejaron huellas
y en el alma la oscurana
cual una sombra lejana
semeja umbrías arpellas.

En el filo de su ausencia
en las grietas del olvido
ocultarla no ha podido
y aún siente su presencia.
En anhelante crecencia
sumido en fatal desvelo
queriendo tener consuelo
en su amargo desvarío
sueña en irreal ansío
con un falso retornelo.

Vaga en soledad infausta
en la Estinfalia laguna
sombrío el penar se aduna
con tristeza en su alma exhausta.
Perdida su luna fausta
entre abrojos y lo incierto
su alma es árido desierto
con surcos de desconsuelo
y en el profundo desuelo
la huesa es su camino cierto .


Malco
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.
leer más   
11
3comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 89

Nunca tuve ( Décimas )

Nunca tuve tal tormento
ni pesar tan parecido
como cuando en el olvido
enterraste el sentimiento.
Fue tan cruel ese momento
tan pesadas las cadenas
que pude a muy duras penas
soportar ese castigo
y en la oscuridad me obligo
a escapar de las condenas.

Fueron tiempos infernales
hecha polvo era mi alma
sin hallar nunca la calma
ni el consuelo de mis males.
Eran vientos tan fatales
que arrasaron esperanzas
y perdido en las andanzas
de caminos tenebrosos
entre cardos espinosos
fueron crueles tus tardanzas.

Un instante es sufrimiento
que parecen largas horas
y con desespero imploras
raudo pase ese momento.
Y más profundo lo siento
cuando con poses altivas
con un gran desprecio esquivas
a lo lejos mi presencia
ten un poco de clemencia
con tus formas despectivas.

Ya no siento más tus males
son andares sin espinos
de altos soles mis caminos
entre erguidos robledales.
Cristalinos manantiales
donde crecen a su antojo
sin penares ni congojo
con ternura los quereres
que sin tantos padeceres
en el prado los recojo.


Malco
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.


#1
leer más   
12
4comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 94

El delito (Ejercicio de humor) (Décimas)

No sabría cual delito
es la causa a mi condena
siendo la mujer ajena
pues por eso no lo admito.
Con coraje yo lo omito
condenado sin un juicio
a sufrir un cruel suplicio
pues por ella sufro y lloro
y el cariño se lo imploro
no tenerla es mi desquicio.

Si de pena se tratara
que condenen al marido
pues el hecho es bien sabido
y escondiéndose la cara.
A la huida se prepara
cuando ve que voy de frente
corre más que un delincuente
descubierto en fechoría
alcanzarlo no podría
ni con un hierro candente.

Quién lo manda a ser malvado
y a la dama el no la atiende
al contrario la reprende
el muy desconsiderado.
Si salir lo han planeado
siempre tarde a casa llega
y comienza la refriega
exigiéndole la cena
y la pobre se envenena
del desplante que le pega.

Es un drama conocido
de maridos sin detalles
refugiándose en las calles
al hogar le dan olvido.
Tantos años sin convido
sus reproches son eternos
es vivir en los infiernos,
mucho menos les dan flores
solo piden sus favores
que bien lucen con sus cuernos.


Malco
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.
leer más   
5
sin comentarios 24 lecturas versoclasico karma: 62

Acróstico en décima para la Catedral de Notre-Dame

Neuma para la liturgia
Ofrendada a lo infinito,
Tu elevaste lo divino
Reviviendo sin premura
Este mundo de penurias,
De glorias tan olvidadas,
Asentando en tu morada
Memorias universales
Expuestas en tus anales,
Que semejan esperanza
leer más   
8
sin comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 81

Nunca tuve ( Décimas)

Nunca tuve tal tormento
ni pesar tan parecido
como cuando en el olvido
enterraste el sentimiento.
Fue tan cruel ese momento
tan pesadas las cadenas
que pude a muy duras penas
soportar ese castigo
y en la oscuridad me obligo
a escapar de las condenas.

Fueron tiempos infernales
hecha polvo era mi alma
sin hallar nunca la calma
ni el consuelo de mis males.
Eran vientos tan fatales
que arrasaron esperanzas
y perdido en las andanzas
de caminos tenebrosos
entre cardos espinosos
fueron crueles tus tardanzas.

Un instante es sufrimiento
que parecen largas horas
y con desespero imploras
raudo pase ese momento.
Y más profundo lo siento
cuando con poses altivas
con un gran desprecio esquivas
a lo lejos mi presencia
ten un poco de clemencia
con tus formas despectivas.

Ya no siento más tus males
son andares sin espinos
de altos soles mis caminos
entre erguidos robledales.
Cristalinos manantiales
donde crecen a su antojo
sin penares ni congojo
con ternura los quereres
que sin tantos padeceres
en el prado los recojo.


Malco
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.
leer más   
12
7comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 103

Retorno (Décimas)

Recorriendo un luengo viaje
al encuentro del destino
en el medio del camino
retornar con un viraje.
Y en la tarde su celaje
se confunda con tus sombras
y en los ecos me renombras
resurgiendo en el ocaso
en el horizonte raso
con tu luz cuando me asombras.

Si al andar por los senderos
de los bosques florecidos
ocultando los olvidos
entre cánticos sederos.
Con estelas de luceros
apareces como lluvia
y mi esperanza diluvia
y se torna blanca espuma
vería como se esfuma
diluyéndose en tu lluvia.
leer más   
4
sin comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 59

Ser polen ( Décima )

Ven al fresco verde prado
donde cantan los zorzales
los jilgueros y turpiales
parece verso rimado.
En un concierto timbrado
danzan raras mariposas
y libélulas preciosas
cortejadas por sinsontes
recorren todos los montes
en vuelo inquietas y ansiosas.

El remanso rumoroso
del serpenteante río
entre rocas va con brío
por su cause caudaloso.
En el lago haya reposo
donde crecen los juncales
aromado de rosales
vierte al lago en su ribera
de cristales pareciera
el río con sus caudales.

En la cumbre diamantina
anida el cóndor hermoso
y en su volar majestuoso
surca la espesa neblina.
Cuando la tarde declina
y el sol esconde su rostro
ante el ocaso me postro
tan absorto y admirado
cuando el ave ha desplegado
sus alas como un arriostro.

Cierta y crecida ventura
traen los vientos marceños
cuando con soplos cerreños
desde la cimera altura.
Cálida brisa pendura
y anuncia la primavera
esparciendo por do quiera
aromas de prado y campo
y en su aurora yo me entrampo
ser rico polen quisiera.
leer más   
15
8comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 88

Brillando de amor por ti

Quisiera ser el calor
que abrigie tu timidez,
mirar tu rostro y tal vez,
robarle un gesto de amor.
Yo quiero darte una flor
tan pura como tu tez,
robarte un beso esta vez,
mirar en la desnudez
del alma la calidez
que guarda tu corazón.

Quisiera darte un jazmín.
No te daré un gira-sol,
que si lo pide tu voz
lo detendré y solo así
cortarle un rayo sin fin,
de luz, como la pasión
que emana del interior
del alma de un servidor
que quiere opacar el sol
brillando de amor por ti.


15 de abril de 2019
Dibujo de mi autoría.
leer más   
14
16comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 96

El beso

En la dulce comisura
de tus labios, en su brillo,
en el tenue bordadillo
de tu boca de locura
se consuma mi aventura.
Es allí donde reposo
en un trance lujurioso,
en un roce delirante
la caricia más galante
de mi labio tembloroso.

Que te mima con mesura,
derritiendo con dulzura,
en un lance muy sencillo
ese tibio azucarillo
que es tu lengua tan impura.
Pudoroso, venenoso,
es el tacto indecoroso
que le ofrezco en un instante
al rubí de tu semblante,
es mi beso más hermoso.
19
12comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 98

Y luego tú.

I

Entre los reinos del hombre
se ven incontables cosas;
algunas ya muy famosas,
algunas, aún sin nombre.
Y no hay nada que me asombre,
como en algún tiempo había.
Pues te tengo noche y día
para poder admirarte.
Existen obras de arte.
Y luego tú, Venus mía.

II

Pinta la naturaleza
con pincel extravagante;
líneas súper elegantes,
trazos con gran sutileza,
figuras de gran belleza
y de excelsa simetría.
Y al pintarte se pulía,
pues plasmó la más grandiosa.
Están las flores hermosas.
Y luego tú, Dalia mía.

III

Se dice que en el Olimpo,
viven los dioses gloriosos;
yo los presiento envidiosos
de todo lo que es distinto.
Y temo en su laberinto,
busquen atraparte un día.
Pues en su mitología,
no existe idea tan selecta.
Están sus diosas perfectas.
Y luego tú, musa mía.

IV

Regálame Cronos tiempo,
para vivirlo con ella;
pues no sé dicha más bella
que cuando su abrazo siento.
Vivo musitando al viento
cosas que nadie creería;
solo un loco entendería
mis delirios, mi razón.
Pero desde el corazón,
grito con algarabía.

¡Existe la perfección,
y luego tú, Poesía!
leer más   
13
11comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 86

El último beso (Décimas)

Con un soplo de tu aliento
se trastocan mis sentidos
y a hondos mares van hundidos
a encontrarte lo presiento.
De encarnado sedimento
de manglares coralinos
tienen tus labios marinos
el embrujo de sirenas
que tendida en las arenas
por su canto soy vencido.

Pido con seguidos ruegos
el pronto alivio a mis males
se que no siendo mortales
se me alteran los sosiegos.
Mis linajes solariegos
no permiten desventuras
pues causándome amarguras
considero son ultrajes
y en razón de mis linajes
estos males son conjuras.

Enlazado a tus antojos
poco importan mis linajes
el querer son oleajes
que rompiendo los cerrojos.
Son peor que los abrojos
que renacen donde quiera
sea otoño o primavera
crecen hondo sus raizales
es río que en sus caudales
a su paso todo altera.

No pudiendo ya librarme
del cadalso de tus brazos
y enlazado a tus abrazos
me ha costado retirarme.
Decidido a liberarme
pues me siento como preso
a la playa de regreso
en la sombra del ocaso
dejo huella con mi paso
al darte el último beso.

Malco
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.
leer más   
14
6comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 104

Otoño en ti (Décima persanto )

Otoño en ti (Décima persanto )

Siento palpitar en vano
los ecos de tus latidos
vibrando entre mis sentidos
es solo un rumor lejano.
Cautivo de tus encantos
solo me causaron llantos
con tu parecer ausente
tan altiva e indiferente
dejándome un vacio inmenso
con un cruel dolor intenso.

Fueron cual sombríos tiempos
del averno los sufridos
y de momentos derruidos
con pesar y contratiempos.
Que por tortuosos caminos
de separados destinos
y con tan pesada carga
volviéndose mi alma amarga
como hiel de mortal cicuta
veneno que al alma enluta.

Pero soy el hombre de hierro
que en su penar no se arredra
y duro como una piedra
al dolor le doy destierro.
Y en las frondas de mis ramas
en un mal tiempo retamas
hoy reviven cual boscajes
de verdores y sombrajes
con el sol en sus candiles
alumbrando cual abriles.

En mis sueños te presagio
entre velos escondida
en la triste despedida
que ocasiona mi naufragio.
En el viento que te atasca
bajo la sepia hojarasca
tu altivez yace tendida
y en soledad vas rendida
desnuda tal cual otoños
sin brotes y sin retoños.


Malco
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.
leer más   
6
6comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 77

Vida y vericuetos de la décima o espinela

La décima está compuesta
por singular estructura
de espinela arquitectura
pues aquí doy la respuesta:
la mente queda transpuesta
a tu intrigante cuestión,
dos versos hacen unión
entre estas dos redondillas
de ocho sílabas ¿lo pillas?
consonante esta canción.

De cumplida obligación
en primera redondilla,
son los puntos la apuntilla
para dar separación.
Necesaria condición
es la rima consonante,
y no menos importante
es su rima singular,
pues casi van a la par
de este ritmo trepidante.

Dos tríos y dos parejas
diez versos que, de esta pinta,
la primera cuarta y quinta,
segunda y tercera, ovejas.
Este repica en orejas
de aquí a segunda quintilla,
se empareja en esta orilla,
de quintilla en pareado
que termina en este lado,
por trío rima guindilla.


SENDEROS
Fdo.: Alfonso J Paredes
S.C./CopyRight
Retrato de Vicente Espinel tomado de internet, cuya fuente es: enciclopedia.us.es/images/thumb/4/4e/Vicente_Espinel.jpg/180px-Vicente
23
10comentarios 78 lecturas versoclasico karma: 105

Arrepentida(Décimas)

Arrepentida (Décimas)

Rinde el que afanado siente
que débil su alma palpita
y con su latir se encuita
de una congoja doliente.
Y con gran penar presiente
que su mal no tiene cura
desde hace tiempo perdura
y no hay forma ni manera
cada vez más se apodera
de su cuerpo y su cordura.

Siente que a medrar empieza
y en su sueño evanescente
se aparece vagamente
y en su rostro la tristeza.
La delata con crudeza
su regreso arrepentida
púes desde su partida
una honda inquietud padece
y el castigo que merece
lo ha sufrido sin medida.

Y con llanto y desespero
en su corazón urgido
cree que le he dado olvido
por su proceder artero.
Sin saber cuanto la espero
perdonando sus falsarios
de aquellos tiempos precarios
con un beso en los ensueños
sentía que en mis empeños
no eran ruegos solitarios.
leer más   
9
8comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 96

La Dama de los Pinceles

« Creado como pequeño reconocimiento a Varimar con profundo amor y admiración )»

Buscando en los anaqueles
Color para la alborada,
He descubierto en mi amada
A la dama de los pinceles.
Esboza lienzos pasteles
Con Bruna línea trazada
Representan la cascada,
De los cabellos que tiene,
Con breves dejos de nieve
Alojados en mi almohada.

La luz, forjada en perenne,
Con los matices que exija
Para que su cielo exhiba
Majestuosidad solemne
Sobre una duna de verde
El agua en raudos se fija
Su maternidad se aviva
Y con el amor imberbe
La dama de los pinceles
Pinta sonriendo a su hija.

De los paisajes andinos
Un pueblo triste y remoto.
Reproducido en hermoso
Súbito vuelco de estilo.
En efecto, me imagino
El episodio fructuoso
De lugareños devotos
Ante un pincel citadino
Loando por su destino,
Alzando su voz y voto.

Pintó la gruta en el mar.
Y la quema primitiva
Su crepúsculo cautiva
Policromía ancestral
En un tono medieval
Escinde la descriptiva
Sin par y superlativa
Línea, prima original
Con la que ha de dibujar
La pasión que le cautiva.

El color que se diluye
En viscoso tono lubrico
En un paraíso lúdico
Cada noche me incluye
Cuando su pincel intuye
El límite de lo impúdico
En el espacio cúbico
Su mano morena fluye
Y en un movimiento único
El universo construye.

Su afán por el sol poniente
Hace pausa y se detiene,
A mis flancos se mantiene
Cuando estoy convaleciente;
En mi entusiasmo incipiente,
Borda mi frente en laureles,
En la oscuridad sostiene
Un haz de luz refulgente
Es mi amiga y confidente
La dama de los pinceles.


Abril 2009
leer más   
20
15comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 102

Yo soy la Décima de la Murga

Yo soy el brillo del cromo
Cuando recubre la viga,
Donde se aferra la vida,
Para olvidar, el encono.
En la mano tengo brida
Fundida en oro y plomo.
Así, conservo el aplomo
En mis noches afligidas
Y con el arma ceñida:
¡Yo soy custodio del trono!

Yo soy el noble samán;
El de la corteza inmune,
De los hogares comunes
Donde trasnocha el afán;
¿Quien precipita la nube?,
¿Cuándo los rayos se van?
Soy como un viejo sultán,
Transitorio en octubre
Con la bondad de la ubre
¡Yo soy la lluvia, y el pan!

Yo soy la rueda que gira,
El cardán y el motor
Invulnerable al sopor,
Que en felonía conspira.
Soy arco del soldador,
Que a la distancia encandila
Y la diestra que atornilla:
El planeta a su rotor;
Y en el corazón del sol:
¡Yo soy la luz amarilla!

Yo soy, ese signo atómico
Que de pronto, se disuelve.
Cuando la pasión envuelve
Su confinamiento histriónico.
Con la aurora va, se duerme
Mi temperamento agónico,
Medio turbado, anacrónico,
El Cansancio en mi se yergue
¡Aun no puede vencerme!
¡Yo soy el haz electrónico!

Yo soy el ritmo que aflora,
El viernes de tarde, en fiesta
Interrumpiendo la siesta,
Del bongó y la tumbadora,
Prosaico baile que infecta,
A las vespertinas horas,
Con cinturas tentadoras
En un vaivén manifiesta:
Mientras llueva la cerveza:
¡Yo soy la nota sonora!

Yo soy el verso que hurga
Entre sagrado y profano
Preconizador en vano
Del arlequín y la burla
Cuando el carnaval comulga
Al final de los veranos
Aun estando encerrado
En los confines de la urna
—Debo haber resucitado—
Soy la décima en la murga.




Extraído del poemario: Versos de Obreros Y Ateos
leer más   
16
18comentarios 112 lecturas versoclasico karma: 108

El laberinto (Décimas )

Que cosas tiene la vida
pues muchas no se comprenden
y muchas otras dependen
si lo sabido se olvida.
Siendo cosa bien sabida
que el tiempo cambia el asunto
entonces yo me pregunto
si el mundo es un laberinto
que sea igual lo distinto
sin tanto enredo me apunto.


Y pongo aquí un buen ejemplo
si a escoger mujer me ponen
la rubia escojo suponen
y como diablo en un templo.
Desde lejos lo contemplo
esa verdad no me suena
pues yo escojo la morena
esa la de piel canela
esa mujer es candela
tiene motor que resuena.

De catiras ni las nenas
eso fue no hace ni mucho
preguntenselo a Perucho
yo tuve cuatro docenas.
Y ni dos salieron buenas
de aquellas cuarenta y ocho
y he quedado medio trocho
sin la mecha ni la vela
como párvulo en la escuela
que le roban su bizcocho.

Cuando yo era chiquitico
dormía siempre con la criada
y ahora la condenada
como no soy burritico.
No me deja ese ratico
en la noche solitaria
siendo cosa necesaria
regalarle unas caricias
para mi serán albricias
para ella leña incendiaria.

Malco
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.
leer más   
2
sin comentarios 17 lecturas versoclasico karma: 40

Sembré una esmaltada rosa ( Décima en Glosa)

Y en los sueños se desvive
el sosiego y quieta calma
de pasión arde tu alma
y de anhelos la revive.

Sembré una esmaltada rosa
con los pétalos en versos
entre los sedales tersos
de tu espera tan ansiosa.
Por la erguida flor garbosa
que discreta te cautive
y con su fragancia avive
los latidos escondidos
o quizás estén dormidos
y en los sueños se desvive.

Habitante en la distancia
su rastro no deja huellas
alejada de querellas
solo deja su fragancia.
Y conmueve su prestancia
la caricia que te encalma
y rendida te desalma
cuando erguida te corteja
y con grácil garbo deja
el sosiego y quieta calma.

Fuego sacro en tus hogueras
con tus llamas encendidas
cicatrizas las heridas
los pesares incineras.
Es altar donde veneras
y todo penar ensalma
y por la traición despalma
con temor estremecida
clamando por su partida
de pasión arde tu alma.

Tu timidez y nobleza
es albor de azur y gualda
cimera cumbre en giralda
frágil bastión de la tristeza.
Traicionada en su flaqueza
en la soledad convive
sin querer que la motive
pues el amor que tenía
partío lejano un día
solo de anhelos revive.
leer más   
3
sin comentarios 25 lecturas versoclasico karma: 45

Amor en la distancia

La cruel e infame distancia
se cierne como un tirano ,
cual los años de un anciano
que rememora su infancia.
No permite la constancia
de momentos ya vividos,

IR A LA WEB DEL AUTOR PARA CONTINUAR...
13
6comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 82

Despierta luna

Despierta luna silente
que la noche está dormida
en mi sueño andas perdida
y yo de anhelos carente,
luna que vagas ausente
no me vas a cautivar
ni me podrás inspirar
has cubierto mi sonido
lacónico y enmudecido
y el silencio se echa a andar.
13
4comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 99
« anterior123456