Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 63, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Noches Espirales

Atrapado en un abismo
De ansiedades y fracasos
Voy cayendo en espirales
De mis sueños enterrados

Sin control de la conciencia
Que atormenta sin descanso
Que congela mis sentidos
Y a los miedos abre paso

Muy tranquila la mañana
Que transcurre con encanto
Pero ¿Qué tiene la noche?
Que alborota lo pasado

Que me desvela la mente
Con recuerdos olvidados
Pues la noche no comprende
El dolor que me han causado

Aún así no puedo odiarla
Cuando sé que me da tanto
Las palabras sin buscarlas
Y el ingenio tan escaso

Muy tranquila la mañana
Que transcurre con encanto
Pero ¿Qué sentido tiene?
Cuando la mente está en blanco.

Kenet F. Molina
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 24

Cuentos a medio contar

Por la azotea
pasean gatos de humo
ronroneando al viento.
¿Cuándo volverán
las primaveras?

Ya no quedan sueños
en este cuento de nunca acabar.

Mariposas de terciopelo
hacen filigranas en un cielo más verde que azul ,
mientras gorriones de barro
se moldean con cada aguacero dulce.
¿Cuándo llegaran los arcoíris risueños?

Por más cantos que me cantan
y más cuentos que me cuentan,
menos me creo el futuro en manos sucias,
y más me quedo en mi credo.
12
9comentarios 127 lecturas versolibre karma: 94

"Mar muerto" ~shadorma ~

Al mar,

de insoportables

promesas

sin manos,

mi pálpito, desnudo

no se acostumbra...
leer más   
21
17comentarios 170 lecturas versolibre karma: 82

Traición

No sabes cuánto me dolió
que jugaras con mis palabras,
que convirtieras mi confianza
en una broma macabra...

No sabes cuánto sufrí,
al ver mi nombre en tu desprecio,
en tu muro de los lamentos,.
hasta hacerme sentir
el más miserable de los necios...

No sabes cómo me apena,
que el respeto se evapore
como el humo de un cigarro,
que las historias que compartimos,
hoy sean papel mojado,
que el aliento que un día me diste,
ahora sea tormenta
de dardos envenenados...

No sabes cómo apagaste
las emociones en un momento,
en un odio incontrolable,
en una tarde de esperpento,
hasta convertir la poesía
que fuiste antes,
en cenizas y silencio...

Fran Renda
@Fran44Sombras
leer más   
34
48comentarios 292 lecturas versolibre karma: 106

Rechazo

Ver el delirio en caminos insiertos
contemplar confusión en la ausencia
deplorar la existencia
sentir debilidad ante la perfección

Plañir el infructuoso destino
sintiendo hacedero lo quimérico
allanar se con el anelo
naufragar con ilusión
leer más   
14
2comentarios 89 lecturas versolibre karma: 119

He Llorado Tanto

He llorado tanto que ya
no me quedan lágrimas
imaginando como sería
vivir la vida entre risas.

No hay paz sin tormento
que sepa secar tu aflicción
por todo lo que un día aquello
te prometió sin condición.

No dejes que te atrape
la mentira que tanto promete
y no temas un día el poder
salir de ese pozo agonizante.

Iván A.

Visita Mi Web "Un Lugar Para Ver"
16
10comentarios 77 lecturas versolibre karma: 95

Ya no creo en siempres

Lo he descubierto.
Las luces son mágicas dentro de los sueños.
Pero aquí no hay. Nosotros
no tenemos.

-¿dónde estás, mi amor,
que ya no te encuentro?-

Se rompió el remedio y cielo santo,
qué silencio
desde ti, desde mí,
bajo ese cielo tenso.

Ese día
me comió el miedo
de no saber vivir ni con tu recuerdo.

-si abro los labios me ahogo en tu nombre
que puebla mi aliento.-

El palacio era de barro
y llovió durante meses.
Hasta inundar la vida que inventamos.

Después, un descenso hasta quedar colgada
de un no majestuoso
que se columpia en el tiempo.
Mecida en tus manos, dormida en tus deseos.

He visto un espejismo maravilloso
detrás de nosotros
pintándose los ojos de verdades crueles.

Cerrando compuertas.
Añorando todo.

Ya no creo en siempres.
leer más   
14
3comentarios 99 lecturas versolibre karma: 57

Escribir, a veces

A veces escribimos desde una silla de circunstancias, con las alas rotas; cayendo por un larguísimo abismo horizontal de dudas.

Otras veces escribimos, desde un sofá de incomodidades, con cojines rellenos de plumas de certezas inciertas.

A veces, lo hacemos desde una bañera llena de las lágrimas que no nos atrevemos a llorar.

Escribimos a veces desde unas entrañas en guerra con ellas mismas. Peleando batallas eternas imposibles de ganar, imposibles de perder. Batallas que sangran heridas, que cicatrizan y sanan; para luego volver a sangrar.

A veces, es escribir con otra piel; con sangre ajena corriéndonos por las venas. Con una ira que no nos pertenece. Con una tristeza prestada. Con la desolación de unos pies que no calzan nuestros zapatos.

Es escribir desde el fondo de abismos en los que no recordamos haber caído. Desde las tinieblas de un túnel sin fin, que parece tener una luz en su final; pero es quimera sin sentido, pueril ilusión.

Escribimos, bajo la caricia impertinente de una lluvia pertinaz, o bajo los rayos ardientes de una esfera de fuego, que es infierno y destrucción; y también es vida y creación.

Escribimos, otras veces, desde un jardín de flores marchitas. Lleno de aves que olvidaron como trinar. Bajo un sol que no recuerda como brillar.

Desde los cristales de un corazón roto. Desde los ataudes de todas nuestras relaciones muertas.

Otras veces, en cambio, escribimos desde un nuevo amanecer, inundando de bellas promesas.

Desde una floresta aroma jazmín.

Desde las alas del ave Fénix en su renacer de esplendor.

O escribimos contemplando el horizonte del cosmos, desde una estrella fugaz. Desde el big bang del universo de un nuevo amor.

A veces, es escribir desde la paleta de un inspirado pintor. Desde el lienzo en blanco de una obra maestra ya concebida en la esencia de su creador.

Escribimos desde la calidez de un café recién hecho. Desde las sábanas revueltas de la aurora que culmina una noche de carne, sangre, sudor y piel en guerra.

Desde los pechos y los muslos amados. Desde el zumo excelso que exprime la caricia de amor. Desde el grito de una sucesión de orgasmos ahogados.

Escribimos a veces, desde el último punto de una historia de amor con final feliz. La que aún no nos atrevemos a escribir.


@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
13
22comentarios 367 lecturas prosapoetica karma: 60

La melodía de nuestros instantes (un poema de @MiguelAdame & @SolitarioAmnte)

Compusimos una melodía con notas y acordes de nuestros momentos diarios.
Eran momentos de instantes brillantes de felicidad compartida.
Era amor lo que nuestras voces en una sola armonía sentían y nos fuimos acariciando con un cielo grandioso.
Sin importarnos el tiempo que desafiante se lleva todo lo que nos vibra por dentro.

Y pasaron las horas y los días transformándose en enjambres infinitos de langostas hambrientas.
En donde la primavera fue devorada en cada hoja, cada flor y cada fruto de ese árbol de raíces de profundos sentimientos mutuos.
No quedó nada de ese recuerdo profundo que cultivamos tú y yo durante tanto tiempo.

Hoy lloramos ese amor infinito que es historia pasada.
Que solo habita en los deseos incumplidos de una triste mañana.
Nunca más será el mismo atardecer glorioso que se fundía en un solo abrazo.
Solo seremos un distante impreciso de un ayer que nunca volverá a nosotros.

Solo queda el eco estridente de esa melodía que ahora es decadente. Solo queda el reflejo de esos instantes en el brillo de una estrella fugaz; cuya luz, nace y fenece ante mis ojos, en ésta noche, que es más fría y más oscura que ninguna.
leer más   
14
17comentarios 341 lecturas prosapoetica karma: 79

Desde que no estás

Pido que paren el mundo para bajarme desde que no estás

y que, al bajarme,

estés tú esperándome. Ojalá…



Que seas el sol que me encandile en verano,

el frío que me queme en invierno,

y en otoño, cada hoja que caiga de mi árbol.

Mi Zeus cuando un rayo me parta en dos,

mi Poseidón cuando la tormenta me envuelva en alta mar,

que seas el ojo del huracán.



Cuando al abismo me lance,

tú seas mi fondo.

Que, si llueve y me empapo,

tú seas la gota y el resfriado.

La roca y el agua que me golpee,

cuando salte del acantilado.



Que no seas quien haló el gatillo,

si a quema ropa, me disparan.

Pero, si me apuñalan,

quiero que tú seas la herida y el arma.



Que, si el río me arrastra,

tú seas el cauce.

Si mi barco se hunde,

me ahogue en tu mar.

Que, si tropiezo y caigo,

sea sobre ti

o quién quita

si sobre tu boca.



Pido que me regreses a la vida,

aunque, amor,

hayas sido tú quien me ha matado.
7
2comentarios 112 lecturas versolibre karma: 67

El frío que viene

Es la negación de la negación,
una especie de fe ciega,
el inconformismo del corazón
que mantiene un soplo de esperanza.

Mi huida febril de la realidad
olvidando que la vida no es para ilusos,
los sueños que mueren en la orilla
cayeron antes en la trampa del miedo.

Mi nuca limpia espera un golpe seco,
viene aunque no lo quiera,
llega sin saber bien cuándo,
algo avisado, y nunca preparado.

Así, cuando suena la sinfonía de mi lamento
las manos me tiemblan como una señal,
son el preludio del viento frío
que roba la primavera a las flores.
leer más   
11
4comentarios 190 lecturas versolibre karma: 79

¿Abrir o cerrar los ojos?

Que increíble esos días en donde te levantas con ganas de todo, donde te sientes capaz de conquistar todo lo que te propongas sin importar los obstáculos que debas sobrepasar, que éxtasis la sensación de que eres irrompible y nada de lo que sucedió ayer, nada de lo que pase hoy o llegue a pasar mañana podrá impedir que subas hasta esa nube donde la vista no se compara con la de otros días, esos que amanecen nublados, como la vista empañada de quien está a punto de romper en llanto.

Pero, todo lo que sube tiene que bajar ¿no?, tendemos a aferrarnos a cualquier luz de esperanza, sin darnos cuenta que los relámpagos también son luz, y olvidamos que posiblemente se desencadene la lluvia, el diluvio de una mirada que no se quería apagar, pero que se vio obligada a quedar ciega tras las verdades duras que nos enseña la vida, unas veces arriba sobre el viento y otras abajo sobre el asfalto, entonces dime ¿abrir o cerrar los ojos?
5
3comentarios 196 lecturas relato karma: 72

Eso tan terrible que solía llamar amor

Quiero escapar
de este sentimiento
intransigente;

de este dolor
irrefrenable;

de este constante
andar descalzo
sobre cristales rotos;

de eso tan terrible
que solía llamar amor.

De este querer
que devora
con la ansiedad
de un hambriento:
Como si no hubiera mañana,
como si no hubiera otro;

de este sentir famélico
y mezquino,
y a la vez
amedrentado,
que no sabe dar;

de estas míseras migajas
que no nutren;

de este sentir
que una y otra vez revive
el matrimonio
de mis padres,
y también de aquel amor
resignado,
que todavía no sabe
decir "no",
pero tampoco "sí".

Quiero amar
y sólo consigo
asirme a la corriente
de los ríos,
al ir y venir de las mareas,
ensimismarme
todavía más
en mis catástrofes.

Tan sólo quiero
hallar algo distinto
a todo aquello
que conozco:

Ni siquiera
una vida
totalmente plena,
o la quimérica
armonía,
que al tocar
una misma
melodía,
logran dos instrumentos
diversos.

Tan sólo quiero
un corazón
que camine
junto al mío,
sin desgarrarnos
uno al otro.
20
4comentarios 204 lecturas versolibre karma: 86

Microrelato

- Miénteme o arráncame prefijos.
- Acostumbras a decir cosas fuera de lugar.
Tal vez, para llamar la atención.
¿De qué hablas?
- De (des)ilusiones.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
10
sin comentarios 162 lecturas relato karma: 78

Paradigma

Siempre lo fuiste, permaneciste aquí mostrándome lo que debía ser;
en lo que debía convertirme.
Si era necesario emplearías todo tu poder sobre mí,
el dolor luego cesaría...
debías enseñarme.
Que importa de que manera pensaba...
si me gustaban o no tus ideas, si perseguía o no un sueño.
Debía someterme a tu voluntad, hacerlo sin chistar y con una sonrisa en el rostro.
"Las mujeres deben ser buenas esposas y cuidar a los hijos, las mujeres deben permanecer en casa"

Vete a la mierda con tus modelos; a partir de hoy me libero.

Mis alas migran lejos de la podredumbre de tu suelo.
leer más   
6
sin comentarios 48 lecturas relato karma: 92

Palpitante

En menos de un segundo me ví sobre una nube dándome trampolines, jugaba con ellas de manera que dibujaba con ellas unicornios, me detuve y me coloque encima del horizonte podía ser el nuevo juez de viento, volaba pero no tenía alas trasladaba el aire de un lugar a otro y controlaba las respiración, crecí de tal manera que traspase los cielos y traje conmigo algunos planetas a mis bolsillos para adornar mi habitación. Dí en cuestiones de segundos un paseo por el universo de la eternidad al consolar a cada una de las almas que dibagan sobre este solitario mundo buscando un descanso en una felicidad falsa. Recorrí hasta el rincón más incógnito de la desesperante agonía y visite de pasó a las gemelas alegría y tristeza.
Despues me encoji para pasear sobre las flores, yo olía tan bien que ellas me pedían de mi perfume, me dí cuenta que todas ellas no querían marchitarse por lo que les obsequié un día más de eternidad y hermosura. Luego me encontraba observando a toda la creación desde un lugar donde pude mirar con determinación unos ojos que se sobreponian en mis espaldas haciendome íntimidar mis poderes mágicos de fantasía. La idea de convertirme en un Dios se esfumaba de apoco al saber que desperté, y al abrir mis ojos y regresar a mi cabalidad y denotar que no era un sueño, me aleje poco a poco y ví que nuestros rostros estaban juntos y comprendí que me hiciste dar vueltas al infinitos en segundos donde el mundo y el universo quedaba a mis pies con nuestro beso.
Danny J Abdel
leer más   
5
1comentarios 98 lecturas prosapoetica karma: 64

Que más?

!Si doy todo lo que soy¡
¿ Que más puedo dar ?
¡Dime tú!

MMM
Malu Mora
leer más   
19
10comentarios 198 lecturas versolibre karma: 133

Paralelos...

El umbral del amor ciego
Paralelo sin poder tocar
Se ha consumido en el tiempo
Caminando entre cenizas

Infinito que no se puede alcanzar
Los anhelos sin soñar
Se sujetan de la mano al detenerse
La ilusión de poderse acariciar

El amor que cimbra el alma
Que se ata sin mirar
Estampida de aromas el viento
Inhalamos sin poder cesar

Las siluetas se reflejan
En el rostro de suspiros
Cúmulos de mariposas
Inundan el viento respiro

Memorias del eterno beso
El palpitar que ata las manos
Uno a uno los segundos
Verdad que entrelaza el andar

Paralelo sin poder tocar
Rosan los dedos al delinear
Rostro del ángel divino
Sollozos en torbellino

Cruce de líneas no chocan
Presente que imagina el futuro
Quema de aromas furtivo
Que no se puede abandonar

Paralelo sin estar de frente
El amor cubre los pasos
Imaginación que le da vida
Al cruce perfecto con la soledad…



Por: @WilyHache ®

20 de Noviembre de 2018


{0x1f339} {0x1f33b} {0x1f339}
39
2comentarios 147 lecturas prosapoetica karma: 130
« anterior1234