Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 36, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Un negro palomar

Sin piel que pervierta
rodillas cuenta de testimonia
un negro palomar en puerta
con la más salada lágrima de Antonia.

¡Dile si lo amas!
para caminar sin paños
¡Dile si lo clamas!
para dormir el resto de los años:
con la más salada lágrima de Antonia.
leer más   
12
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 108

Un Millón

Creo que te lo dije con palabras un millón de veces
Creo que te lo dije con mis ojos un millón de veces
Creo que te lo dije con mi alma un millón de veces

Un millón de veces lo volvería a hacer
Un millón de días viviría para ti
Un millón de sueños cumpliría para ti

Ojala que tuviese un millón de oportunidades
Un millón de oportunidades para conversar contigo
Un millón de oportunidades para despertar contigo
Un millón de oportunidades para demostrarte mi amor

Hoy creo que tardare un millón de días en olvidarte
Un millón de días sin poder dormir
Un millón de días solo pensando en ti
Un millón de días a tratando de apagar este sentimiento
leer más   
2
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 12

Tatuado A Lápiz

Soñé con imposibles
y para creérmelo me lo tatué.
Me negué a escuchar
a todo aquel
que intentó hacérmelo ver.

Sólo quise escuchar aquello
que únicamente mi corazón quería.
Cegado por un amor obsesionado,
tan sólo conseguía ver
lo que yo sólo quería creer.

Pero el tiempo cada vez
más difícil me lo ponía,
teniendo consciente que inventar
aquello que cada día,
más claro yo lo sentía.

Me lo tatué para impedir,
ser imposible no poderlo lograr.
Pero fue un tatuaje hecho a lápiz,
y el borrarlo hoy por fin pude conseguír.

Iván A.
4
sin comentarios 38 lecturas prosapoetica karma: 57

Agridulce

La fiesta estaba triste,
El payaso tenía frío
mientras buscaban que abrigue a carcajada.
Sus sueños presos en globos resquebrajaban el aire de su mirada.
Pirueta sin sol,
Colores iridiscentes.
Termina la función,
no hay hogar o quizá en su tic tac resiliente.
Luces ausentes.
leer más   
18
10comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 104

Simplemente ella...

Dulce y divertida,
Una luz sencilla e imposible de ignorar,
Cautiva tu mirada así como el canto de una sirena a un marinero,
Primera impresión.

Su imagen imborrable de tu mente,
Algo te dice que su voz necesitas escuchar de nuevo
Y sus ojos ver junto a su sonrisa
Demasiadas pretensiones para un simple muchacho
La esperanza se ve casi nula

Una brisa sopla y respiras
Sabes de ella y ella de ti,
Pues las primeras palabras incluso te alegran el corazón
Pero mantienen el deseo callado,
La vida le dio razones para creer
que cualquier movimiento con ella
seria en falso.

Una noche. Primera y ultima.
Las cosas cambian y los hechos se dan
Su suave piel y sus dedos
entrelazándose con los suyos,
con la excusa mas absurda
Pero el mayor sentimiento.
Ella sobre su pecho y el abrazándola
Un sentir de tranquilidad le invade,
No piensa dejarla ir,
pero a veces no todo se da.
No se puede quejar, obtuvo de mas.

Bastaron horas para que ambos
Dieran a conocer aquello que sentían
Y debían decir, ambos se gustaban
Felicidad absoluta, el joven no puede dejar de sonreír
Las cosas se daban de la mejor manera

Basto un tiempo para que se crearan lazos
Quizá no los mas fuertes, pero ahí estaban
El sentía que podía vivir sobre ellos
Tenia absoluta confianza, estaba cegado
La belleza inevitable de ella
Y lo que sentía por la joven, era demasiado

Tiempos difíciles, viejos fantasmas aparecen
Amenazando los lazos entre ellos
Suficiente para poner su mundo de cabeza,
Temía perder aquello que tanto anhelo y ahora tiene
Pues, no es de los jóvenes a los que la vida les trata bien

La tormenta se supo pasar
Se dejo atrás, aunque el no lo hizo
Algo en el le dice que no es bueno
Teme lo peor, pero lo esconde

Cae la primer helada,
Fue advertido sobre el frió de su corazón
Pero no del dolor que causa.
El primer gran golpe recibido,
detonado por la vuelta contundente de un fantasma
Capas de causar rabia en el joven,
pues su vida a irrumpido.
Palabras que expresan inseguridad
Provienen de ella, una indeterminación sobre sus acciones
Confusión dentro de él, lo vuelven color negro
Da un paso al costado

Bastó silencio para que ambos retomen las riendas
Ella lamenta lo sucedido,
Suelta palabras que guardaban un pesar en ella
Pesar que debió salir antes,
El muchacho le da seguridad y confianza
Puede su mano tomar y hablar cuando desee
Y se dan una segunda oportunidad

Contratiempos se ponen como obstáculos
Impiden que sus miradas se crucen,
Sus manos se toquen y su voces se escuchen
Sin saber que seria una ultima vez, o si

Una velada lo mantiene despierto,
Pues su confianza en los hechos es vulnerable
Y de ve amenazada por sus miedos,
Pues encuentra motivos para hacerlo
Y uno se ellos lo es nada mas que la belleza de la joven

Una vez superado encuentra la oportunidad de reunirse con ella
Verla volar sobre el suelo por la noche
Pero se ve obligado a permanecer en su lugar,
Pues le impide hacer su presencia y genera una duda en el
Tan grande como la sonrisa que ella genera en el

Su alegría se ve apagada y lo abandona
Siquiera lo mas mínimo, pues comienza a preocuparse por ella
Se torna silencio abrumador
Incluso frente a sus ojos, no consigue que le dirija la palabra

Solo era cuestión de tiempo para que los pequeños rasguños que él recibió
Y el golpe de la primer helada se vean opacados
La segunda helada proveniente de su corazón de ella
Hiriente como puñalada por la espalada
"...es lo mejor para los dos"
Palabras que cortan como el cuchillo mas filoso
Congelan el corazón del joven y lo sumerge en un vacío
Un vacío que por dentro devora todo de el
Ante el dolor que le rompe el pecho decide dar un paso al costado

Pero el es como una tormenta,
En el centro de de la tempestad hay tranquilidad, esperanza
No puede evitar pensar en su largo cabello negro,
En esos grandes ojos café que se entrecierran cuando deja salir su hermosa sonrisa con cierta ternura,
Sus suaves manos y su dulce voz,
En esa sensación de felicidad que le provocaba tenerla en sus brazos y sentirla, acariciarla

Muy en el fondo de su vacío y dolor, aun esta enamorado de esa joven.
Esperando algún señal que le permitiera soñar de nuevo, acrecentar si esperanza.
Aun la ama, pero con miedo e inseguridad.

A pesar de las dificultades, los golpes y adversidades,
Aun esta ahí, de pie y firme para ella
No la abandonara jamas, sin importar los hechos
leer más   
6
2comentarios 84 lecturas prosapoetica karma: 71

Pérdida

Pérdida

Dicen que estamos hecho básicamente de agua,
que un día explotaremos como lo hacen los globos
y nada quedará de lo que éramos nosotros,
poco más que un charco en el suelo.

La pérdida es siempre irreparable,
siempre supone una ruptura.
La podemos esconder bajo una sonrisa,
en el centro de un remolino
o dando saltos en el sofá.

Pero siempre llega el momento
en que alguien te dice que no,
que aquello que tanto deseas
ya no va a volver.
O que esa persona que tanto querías,
ha dejado de esforzarse
y ya nunca más volverá
a estar a tu lado.

Ni siquiera tú vas a volver,
te lo dije sin decírtelo, por pura experiencia.
Imagino la escena en un día nublado.
Tu cara seria, suplicante preguntándome por ella.
Mi ausencia de respuestas, cariño,
ella se ha ido y nadie sabe dónde está.
Se fue, sabía dónde te había dejado
pero jamás ha vuelto a buscarte.
Se ha ido y nadie sabe dónde está.

Y tú te quedas mirándome muy seria.
Hasta que, de repente,
pasas a otra cosa
como si esas palabras
nunca hubieran sido pronunciadas.
Coges el patinete,
me animas a alcanzarte
y corro detrás de ti.

Pérdida.
De aquellos momentos
que permanecen escritos
en nuestros recuerdos.
No sé por cuanto tiempo en los tuyos
en los míos para siempre.
Sirva o no para mitigar tu dolor.

Esperar un tiempo perdido.
Porque todos tenemos una herida
y, ni tú puedes curar la mía,
ni yo puedo curar la tuya.
Es así de sencillo.
Tan cruel como la existencia.

Te veo jugar,
con celo, plastilina y tijeras
y me pregunto a veces
si tú recuerdas aquel momento.
Si no ha desaparecido
con la marea que,
a lo largo de los años,
distorsiona nuestra memoria.

Y no es un tópico querer salvarte
y no poder hacer otra cosa
que esperar el siguiente estallido,
cuando salte el resorte
y tu pérdida vuelva a aparecer de nuevo.
Sólo pudiendo preguntarme
si conozco tantas palabras
o tan pocas,
al menos las suficientes
para ayudar a sanarte.
2
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 11

Maldito El Amor

Ya están otra vez igual, hablando
sobre el mismo rollo de siempre.
Eso a lo que llaman amor
y que por lo visto,
sólo sus corazones sienten.

No me vengas con historias
de héroes, princesas o de duendes.
Que con tan sólo imaginarlo,
me entran ganas de querer vomitar.

Quedaros para ustedes ese estado
que sólo causa dolor.
Que hace sentirte estúpido,
al descubrir que sólo fue fruto
de tu maldita imaginación.

Iván A.
11
sin comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 104

Palpitante

En menos de un segundo me ví sobre una nube dándome trampolines, jugaba con ellas de manera que dibujaba con ellas unicornios, me detuve y me coloque encima del horizonte podía ser el nuevo juez de viento, volaba pero no tenía alas trasladaba el aire de un lugar a otro y controlaba las respiración, crecí de tal manera que traspase los cielos y traje conmigo algunos planetas a mis bolsillos para adornar mi habitación. Dí en cuestiones de segundos un paseo por el universo de la eternidad al consolar a cada una de las almas que dibagan sobre este solitario mundo buscando un descanso en una felicidad falsa. Recorrí hasta el rincón más incógnito de la desesperante agonía y visite de pasó a las gemelas alegría y tristeza.
Despues me encoji para pasear sobre las flores, yo olía tan bien que ellas me pedían de mi perfume, me dí cuenta que todas ellas no querían marchitarse por lo que les obsequié un día más de eternidad y hermosura. Luego me encontraba observando a toda la creación desde un lugar donde pude mirar con determinación unos ojos que se sobreponian en mis espaldas haciendome íntimidar mis poderes mágicos de fantasía. La idea de convertirme en un Dios se esfumaba de apoco al saber que desperté, y al abrir mis ojos y regresar a mi cabalidad y denotar que no era un sueño, me aleje poco a poco y ví que nuestros rostros estaban juntos y comprendí que me hiciste dar vueltas al infinitos en segundos donde el mundo y el universo quedaba a mis pies con nuestro beso.
Danny J Abdel
leer más   
5
1comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 64

Paralelos...

El umbral del amor ciego
Paralelo sin poder tocar
Se ha consumido en el tiempo
Caminando entre cenizas

Infinito que no se puede alcanzar
Los anhelos sin soñar
Se sujetan de la mano al detenerse
La ilusión de poderse acariciar

El amor que cimbra el alma
Que se ata sin mirar
Estampida de aromas el viento
Inhalamos sin poder cesar

Las siluetas se reflejan
En el rostro de suspiros
Cúmulos de mariposas
Inundan el viento respiro

Memorias del eterno beso
El palpitar que ata las manos
Uno a uno los segundos
Verdad que entrelaza el andar

Paralelo sin poder tocar
Rosan los dedos al delinear
Rostro del ángel divino
Sollozos en torbellino

Cruce de líneas no chocan
Presente que imagina el futuro
Quema de aromas furtivo
Que no se puede abandonar

Paralelo sin estar de frente
El amor cubre los pasos
Imaginación que le da vida
Al cruce perfecto con la soledad…



Por: @WilyHache ®

20 de Noviembre de 2018


{0x1f339} {0x1f33b} {0x1f339}
39
2comentarios 116 lecturas prosapoetica karma: 130

Mi heroína predilecta

En un mundo lleno de villanos intangibles
Proliferados por palabras virulentas
Con fines egoístas e hipócritas
Marginados de todo concepto comestible
Maldita realidad repugnante
...
¿O, no?
¿Existirá algo idóneo para opacar esta vista fatídica?
Me carcomía lentamente una esperanza inerte

Adoraba ver los cúmulos de estrellas
Su fulgor era lo único que refractaba e incidía en mi alma
Constataba cada cielo estrellado que si existía algo lindo
Su proveniencia de este mundo no podría ser

Bendito el día que me percate de mi pensar erróneo
Alabado el día que mi ser se estremeció
Inolvidable el día que mi esperanza retorno
Majestuoso el día en que quise vivir
Hermoso el día en que te conocí

Ipso facto te contemple
In albis quede
No sabia si la ficción del sueño invadió mi alma
¿Un sueño?, no quiero despertar
¿Real?, no quiero morir.
leer más   
5
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 57

Que más?

!Si doy todo lo que soy¡
¿ Que más puedo dar ?
¡Dime tú!

MMM
Malu Mora
leer más   
19
10comentarios 163 lecturas versolibre karma: 133

Todo se desvaneció

Todo se desvaneció, como una tinta borrosa sobre papel,

No se que lo provocó, Si yo, o tu ,o los dos juntos,

O será el tiempo que nos robó momentos,

Sospecho de la memoria que nos borro recuerdos,

O simplemente fue el amor ,que quizás dejó de existir .
leer más   
3
3comentarios 25 lecturas versolibre karma: 30

Paradigma

Siempre lo fuiste, permaneciste aquí mostrándome lo que debía ser;
en lo que debía convertirme.
Si era necesario emplearías todo tu poder sobre mí,
el dolor luego cesaría...
debías enseñarme.
Que importa de que manera pensaba...
si me gustaban o no tus ideas, si perseguía o no un sueño.
Debía someterme a tu voluntad, hacerlo sin chistar y con una sonrisa en el rostro.
"Las mujeres deben ser buenas esposas y cuidar a los hijos, las mujeres deben permanecer en casa"

Vete a la mierda con tus modelos; a partir de hoy me libero.

Mis alas migran lejos de la podredumbre de tu suelo.
leer más   
6
sin comentarios 27 lecturas relato karma: 92

Esperando

La cenicienta se aburre,
no ha sido invitada al baile.

Blancanieves no se despierta,
ni siquiera con los besos de mil príncipes.

Rapunzel nunca sale de su torre
y no llega a descubrir el porqué de los farolillos.

Elsa construye un castillo de hielo
que nadie nunca encontrará.
Se quedará ahí a vivir para siempre
atrapada,
como el resto de las princesas.

La sirenita ya no aspira a una vida
fuera del mar,
no descubrirá nuevos mundos
ni conocerá el amor.
Se pasará la vida esperando.

Como esperando se queda la princesa en el castillo.
El príncipe se muestra incapaz,
no puede acabar con el dragón.
Se burla de él,
disfruta del mero hecho de tenerla atrapada
y sueña con coleccionar princesas
mientras busca nuevos mundos que arrasar.

Coo los soldados que descubrieron el nuevo mundo.
Encerraron en una jaula a Pocahontas
junto con toda su familia.

La misma compañía de tantas princesas
que se pasan la vida esperando.
A que empiece el colegio.
A entrar en el instituto.

Esperando que acabe la tortura
de los mensajes en las redes sociales
y las palizas grabadas en los cuartos de baño.

Esperando conocer un hombre que las valore por sí mismas.
Tener su primera cita, su primer orgasmo.
Disfrutando sólo de esperarlo.
Al tiempo que espera que él venga a casa,
borracho y de mal humor,
soportando los insultos,
los estallidos de rabia.

Esperando el nacimiento de sus hijos,
nueve meses,
mientras recibe los primeros golpes.

Él le pide perdón demasiadas veces
y ella espera que alguna de ellas sea la definitiva.
Sueña con el borracho,
tirado durmiendo en el sofá
un golpe seco en la cabeza,
después otro,
y otro más,
y otro más.

Arrastrarlo al jardín,
donde las ratas buscan comida.
Hasta que al fin desaparezca.

Pero los sueños, sueños son.
Sus hijos crecen y se van de casa.

Esperando a subir en las listas para ir a una residencia
con la espalda destrozada de fregar platos.
Compartiendo habitación con él,
que pierde la memoria
y es cada vez más dulce
y más dependiente.

Esperando entre esas cuatro paredes.

Esperando.
2
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 28

Amor equivocado

¿ Cómo se siente, mi amor,
que otra piel me haga mimo;
y que serán otros labios,
de mis besos el destino ?

¿Cómo se siente saber
que en este mismo momento
mi cuerpo navega en otro
como golondrina el viento?

¿Cómo se lleva el dolor
en un corazón sincero
si al mirar a otra a los ojos
debo decirle: te quiero ?

Si piensas en estas cosas
sintiendo angustia y dolor,
no dudes que en otra parte
te está esperando tu amor.
leer más   
3
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 16

Ya no creo en siempres

Lo he descubierto.
Las luces son mágicas dentro de los sueños.
Pero aquí no hay. Nosotros
no tenemos.

-¿dónde estás, mi amor,
que ya no te encuentro?-

Se rompió el remedio y cielo santo,
qué silencio
desde ti, desde mí,
bajo ese cielo tenso.

Ese día
me comió el miedo
de no saber vivir ni con tu recuerdo.

-si abro los labios me ahogo en tu nombre
que puebla mi aliento.-

El palacio era de barro
y llovió durante meses.
Hasta inundar la vida que inventamos.

Después, un descenso hasta quedar colgada
de un no majestuoso
que se columpia en el tiempo.
Mecida en tus manos, dormida en tus deseos.

He visto un espejismo maravilloso
detrás de nosotros
pintándose los ojos de verdades crueles.

Cerrando compuertas.
Añorando todo.

Ya no creo en siempres.
leer más   
14
3comentarios 85 lecturas versolibre karma: 57

Escribir, a veces

A veces escribimos desde una silla de circunstancias, con las alas rotas; cayendo por un larguísimo abismo horizontal de dudas.

Otras veces escribimos, desde un sofá de incomodidades, con cojines rellenos de plumas de certezas inciertas.

A veces, lo hacemos desde una bañera llena de las lágrimas que no nos atrevemos a llorar.

Escribimos a veces desde unas entrañas en guerra con ellas mismas. Peleando batallas eternas imposibles de ganar, imposibles de perder. Batallas que sangran heridas, que cicatrizan y sanan; para luego volver a sangrar.

A veces, es escribir con otra piel; con sangre ajena corriéndonos por las venas. Con una ira que no nos pertenece. Con una tristeza prestada. Con la desolación de unos pies que no calzan nuestros zapatos.

Es escribir desde el fondo de abismos en los que no recordamos haber caído. Desde las tinieblas de un túnel sin fin, que parece tener una luz en su final; pero es quimera sin sentido, pueril ilusión.

Escribimos, bajo la caricia impertinente de una lluvia pertinaz, o bajo los rayos ardientes de una esfera de fuego, que es infierno y destrucción; y también es vida y creación.

Escribimos, otras veces, desde un jardín de flores marchitas. Lleno de aves que olvidaron como trinar. Bajo un sol que no recuerda como brillar.

Desde los cristales de un corazón roto. Desde los ataudes de todas nuestras relaciones muertas.

Otras veces, en cambio, escribimos desde un nuevo amanecer, inundando de bellas promesas.

Desde una floresta aroma jazmín.

Desde las alas del ave Fénix en su renacer de esplendor.

O escribimos contemplando el horizonte del cosmos, desde una estrella fugaz. Desde el big bang del universo de un nuevo amor.

A veces, es escribir desde la paleta de un inspirado pintor. Desde el lienzo en blanco de una obra maestra ya concebida en la esencia de su creador.

Escribimos desde la calidez de un café recién hecho. Desde las sábanas revueltas de la aurora que culmina una noche de carne, sangre, sudor y piel en guerra.

Desde los pechos y los muslos amados. Desde el zumo excelso que exprime la caricia de amor. Desde el grito de una sucesión de orgasmos ahogados.

Escribimos a veces, desde el último punto de una historia de amor con final feliz. La que aún no nos atrevemos a escribir.


@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
13
22comentarios 264 lecturas prosapoetica karma: 60

La melodía de nuestros instantes (un poema de @MiguelAdame & @SolitarioAmnte)

Compusimos una melodía con notas y acordes de nuestros momentos diarios.
Eran momentos de instantes brillantes de felicidad compartida.
Era amor lo que nuestras voces en una sola armonía sentían y nos fuimos acariciando con un cielo grandioso.
Sin importarnos el tiempo que desafiante se lleva todo lo que nos vibra por dentro.

Y pasaron las horas y los días transformándose en enjambres infinitos de langostas hambrientas.
En donde la primavera fue devorada en cada hoja, cada flor y cada fruto de ese árbol de raíces de profundos sentimientos mutuos.
No quedó nada de ese recuerdo profundo que cultivamos tú y yo durante tanto tiempo.

Hoy lloramos ese amor infinito que es historia pasada.
Que solo habita en los deseos incumplidos de una triste mañana.
Nunca más será el mismo atardecer glorioso que se fundía en un solo abrazo.
Solo seremos un distante impreciso de un ayer que nunca volverá a nosotros.

Solo queda el eco estridente de esa melodía que ahora es decadente. Solo queda el reflejo de esos instantes en el brillo de una estrella fugaz; cuya luz, nace y fenece ante mis ojos, en ésta noche, que es más fría y más oscura que ninguna.
leer más   
14
17comentarios 242 lecturas prosapoetica karma: 79

Desde que no estás

Pido que paren el mundo para bajarme desde que no estás

y que, al bajarme,

estés tú esperándome. Ojalá…



Que seas el sol que me encandile en verano,

el frío que me queme en invierno,

y en otoño, cada hoja que caiga de mi árbol.

Mi Zeus cuando un rayo me parta en dos,

mi Poseidón cuando la tormenta me envuelva en alta mar,

que seas el ojo del huracán.



Cuando al abismo me lance,

tú seas mi fondo.

Que, si llueve y me empapo,

tú seas la gota y el resfriado.

La roca y el agua que me golpee,

cuando salte del acantilado.



Que no seas quien haló el gatillo,

si a quema ropa, me disparan.

Pero, si me apuñalan,

quiero que tú seas la herida y el arma.



Que, si el río me arrastra,

tú seas el cauce.

Si mi barco se hunde,

me ahogue en tu mar.

Que, si tropiezo y caigo,

sea sobre ti

o quién quita

si sobre tu boca.



Pido que me regreses a la vida,

aunque, amor,

hayas sido tú quien me ha matado.
7
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 67

El frío que viene

Es la negación de la negación,
una especie de fe ciega,
el inconformismo del corazón
que mantiene un soplo de esperanza.

Mi huida febril de la realidad
olvidando que la vida no es para ilusos,
los sueños que mueren en la orilla
cayeron antes en la trampa del miedo.

Mi nuca limpia espera un golpe seco,
viene aunque no lo quiera,
llega sin saber bien cuándo,
algo avisado, y nunca preparado.

Así, cuando suena la sinfonía de mi lamento
las manos me tiemblan como una señal,
son el preludio del viento frío
que roba la primavera a las flores.
leer más   
11
4comentarios 154 lecturas versolibre karma: 79
« anterior12