Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 154, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Mi destino

Ahogo las huellas de mi destino
en esta fiera jaula
que comparto con mi sombra.
leer más   
14
6comentarios 82 lecturas versolibre karma: 110

Tan solo cruzar la calle

A solo pocos metros, a unos cuantos pasos,
asoma el horizonte, el extremo codiciado.
Cual resplandor atrayente nos abre los brazos,
con alfombra roja al augusto invitado.


Aparecen elementos como impedimento
de alcanzar la gloria, nuestra aspiración.
Obstinados buscamos el primer intento,
con nuestros sentidos puestos en acción.

Súbito el instinto enciende las alarmas,
cúmulo de riesgos merodeando presagia.
Advierte trabas, frenando la audaz pasada,
soslayando amenazas, con su fiel desgracia.


Mirar cada costado, ratificar nuestro turno,
prevenir el agravio a un similar vagabundo.
Es la práctica correcta hacia cualquier rumbo,
que nos mantiene en esta vida cada segundo.

Las señales tan claras frecuente ignoradas,
referir la cebra llana estampada al asfalto,
un fulgor aceitunado marcando la entrada.
Existen los escudos a un abrupto colapso.


Tan simple semejanza encontramos rutinaria,
cada obra que efectuamos sin afán mezquino.
No existe alma apartada, protegida o solitaria,
que no sea capaz de encauzar nuestro destino.

Mucio Nacud (autor) 2019
Todos los derechos reservados
19
9comentarios 86 lecturas versolibre karma: 121

Destino

El destino lo va trazando uno mismo…,
Y se llega a él de acuerdo a la inteligencia,
Mesura y sentido de responsabilidad
De nuestros actos ante la vida.
Esa, que es una sola y prodigiosa;
Por lo general corta…
Y como la felicidad, efímera.
De ahí la razón por la cual debemos
Despojarnos de todo egocentrismo…
Y comprender…
Que brindando felicidad a los demás
Es la única forma de lograr la nuestra;
Y que la mejor manera de hacerlo
Es respetando (aunque pensemos diferente)
Sus gustos y preferencias.
En reciprocidad,
Nuestros momentos felices irán tomando cuerpo…
Enriqueciendo el alma
Mientras vislumbramos
El horizonte de nuestro destino.
Saltamon tes (05/11/2019)
21
30comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 135

Mensajero

Llevaba alegría a los pistilos
pero no era el protagonista,
sólo un mensajero errante,
errante como los corazones,
errante como los pensamientos.

Soplado de una flecha tallada en jade,
surcaba veloz el aire,
atravesaba las almas,
evitaba los calabozos,
era un mensajero errante.

El mensajero no tiene culpa,
no le era permitido ser cautivo,
su misión era entregar pensamientos,
él pensó la amo,
ella pensó lo necesito,
caminos paralelos,
destinos que jamás se encuentran
pero qué podía hacer él,
sólo era un mensajero errante.
leer más   
15
10comentarios 106 lecturas prosapoetica karma: 95

Te muero

Veo esas ganas
de no estar
en la pupila
de tu destino.

Un hogar
un libro
el pagano
diluyendo al andar.

Ese plasma
aguas estaca
la duda cierta
de sentirme fantasma.

Tu llano
prisas acuesta
en picada
argumentando el ego.

Así tan cierto
al no volverte a ver
una lagrima
un viejo arder.

Veo esas ganas
de beber
estar entre tus piernas
sin volver.

Te muero
me sangro
en la mente
de este aullido perro.
leer más   
13
6comentarios 118 lecturas versolibre karma: 93

Un Olvido Impuesto

Una flecha de cupido
Un amor no consumado
Melodía sin sonido
Corazón encadenado
Un capricho del destino
Por las moiras deseado
Una pared transparente
Nuestras sombras, separado
Un fuego nunca vivido
Un te quiero nunca dicho
Un recuerdo sin olvido
Fantasía sin sentido
leer más   
6
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 62

Sísifo dichoso

Cae la roca.
Contemplas en lo alto su descenso.
Cae la roca,
lentamente, casi sin ruido;
hecha está a su peso la ladera
camino tantas veces recorrido.
Inútil luchar, es el destino.
Desciendes despacio, vas a recogerla;
tu rostro de piedra, tus manos de tierra,
sobre la cabeza el sol te acompaña,
en tu mirada no asoma tristeza.
Conoces la vida, no buscas atajos
y sin quejarte cumples tu tarea.
Es tu destino, te sabes humano:
roca al hombro asciendes la ladera.
leer más   
13
4comentarios 104 lecturas versolibre karma: 91

Cae la roca

La roca, sin mucha conciencia de sí misma,
desciende la ladera con paciencia.
Agua, viento y hielo modelaron su cuerpo
tras eras de lenta gestación.
Por el camino va perdiendo minerales:
cuarzo, mica, feldespato,
deja esparcidos por el suelo
y nuevos cristales va formando
con otros que recoge de la tierra,
y sigue siendo ella: roca
que desciende la ladera.
Acelera su caída
sin vértigo ni miedo.
Sabe que volverán a recogerla,
común destino de hombre y roca.
Su tiempo abarca muchos siglos,
no envidia el saber ni la conciencia,
ni siquiera leyó a Shakespeare,
ser o no ser no es su problema.
leer más   
20
13comentarios 118 lecturas versolibre karma: 101

Exilio

Cruel es la prueba,
lentamente camina,
sin importarle nada,
que pasen y pasen
y sigan sumandose días;
perfora el alma,
para dañar mi sonrisa,
aprieta, humilla,
flaquean hasta las rodillas;
¿Ensañamiento del destino?
¿O acaso penitencia?
Es veneno. Es guillotina.

Pero...pero basta,
pon pare en mi vida;
déjame pasear en los colores,
vestir al cuerpo de sedas y de brillos,
que retoñen alas para volar,
otra vez...quiero tener un nido.
leer más   
15
12comentarios 106 lecturas versolibre karma: 98

Soledad

Sal de mí, fuerza invisible... Despega de mi halo tanta oscuridad.... Abriga mis inviernos, y despierta mi aurora de ese silencio sepulcral..
Y mientras lloran el este y el oeste por haber perdido su norte, al sur se divisa mi nuevo horizonte; la luz embriagadora de ese crepúsculo incierto,, reclama mis deseos más primitivos, mis locuras de imberbe ya consumido... Y como vagabundo que ya no es dueño de sus horas, camino errante buscando la compañía de mi tiempo fugaz y por segundos inexistente...


Fran Renda
leer más   
15
9comentarios 167 lecturas prosapoetica karma: 98

Ramas del destino

Hoy las ramas del destino
rozan alto de tu fe.
Y tienen miedo que al podarse
puedan ver sueños caer.

Se han perdido en el camino,
sus zapatos claman sed,
y se alejan del divino
que agua puede poseer.

Una vez yace el deseó
quedan cenizas del amor.
Y las ramas del destino
invierten su dirección.

Cuelan por otro sendero,
entre tu risa y tu dolor,
pero seguirán creciendo
hasta poder ver de tu sol.

Hoy las ramas del destino,
de crecer van sin saber,
que son propensas al quebrarse
sin poderte yo tener.

Entre tantas letras y letras,
entre tantos tallos de tu piel,
las ramas de nuestro destino
se cruzaron otra vez.

Vecina mía, que lindo volverla a ver.
9
1comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 87

Pasan de prisa...

Los barcos humean
las caricias abandonadas,
y los murmullos exaltados.
La incertidumbre se descarrila
golpeando el amurallado malecón
donde me encuentro.
Abandonado al azar
jugando a la ruleta de la vida
mientras un reloj antiguo
marca el tiempo de vetustas crónicas
atado a la guinda de un madero
de los sueños grises
que navegan en el taciturno mar
corrompido por luceros sombríos.

<Y miento
si te digo que todo va bien
me miento a mismo
una y otra vez>.

Los barcos pasan de prisa
llevándose los amores baldíos,
los sueños fenecidos,
la sonrisa de los peces redimidos
atrapados en el redil del funesto destino,
los hijos que no conocieron a sus madres,
los pájaros que dejan su nido
y la mentira que a poco...
Queda atrapada
en la margen rocosa del mar bravío.

Y las negras piedras hunden sus dientes
de cristal bruñido
sobre tu boca afligida.
Ya los calcetines negros
del pueril tiempo
no te acompañan
solo han dejado su sudario carmesí
con olor a caña
< aromas profusas y clandestinas>
pegadas en el vientre
de una cruel mariposa.
leer más   
25
19comentarios 191 lecturas versolibre karma: 154

Un verano

Ya era noche...
Solamente una lámpara pretenciosa iluminaba el lugar.
Ausentes estaban los coches, los peatones, los niños con sus abuelos, y los enamorados también.

Una tibia brisa acariciaba el pasar, pero de los árboles, ni una hoja se movía, recostadas en las ramas, fresco aire respirando, lo verde ya no quería moverse más. Así, en el marco de ese paisaje gastaba yo la suela de mis zapatos, unas veces de prisa, otras lento mi caminar.

Al dar la vuelta de la esquina y bajo uno de esos faroles de gas, te vi por primera vez. La luz que tenue se desprendía, hacía de sombrilla a tu alrededor, sobre tu figura, sobre tu cabeza, asemejaba de un santo el resplandor; tus ojos chispeantes, aunque un poco cansados me miraron...fue un reto, se desprendió del cielo un rayo, se convirtió en suspiro que mis labios no dejaron escapar.
Pasaste junto a mí, seguiste tu camino, yo, el mío, dimos unos pasos, cada quien siguiendo su destino, pero los dos al mismo instante giramos la cabeza, cruzamos la mirada, supe, ese es el amor mío, el corazón no engaña...

Fulminante encuentro en un efímero momento, de un verano en tu ciudad...
leer más   
18
23comentarios 195 lecturas prosapoetica karma: 104

Cómo una perla entre el mar y la oscuridad

Cómo una perla en el mar entre la oscuridad ,,,para ser rescatada por el hombre vendiéndola algun magnate ricachon
saciando sus lujos indomables ... Así como la perla sin vida y dependiendo siempre de alguien ,viviremos en el mundo de los cobardes ... Entre lo negro de la noche las audiciones que generamos a nuestra mente ,sin dar un poco de aliento un todo va a estar bien, un nada de nada Sugerimos que nos vaya bien. sin capacidad de aprender a conectarnos entre nosotros mismos ,generando palabras al subconsciente haciendo de eso una realidad ,vagando por todo el cuerpo .

palabras tóxicas generan maldad retumbando entre la unión del alma y nuestro corazón .alguna luz de esperanza nos suele acechar en el olvido más alejado de nuestra sociedad ... vivimos de lo que pase en cada instante, vivimos prisioneros de egoísmo pulsante ,arrogancia malentendidos problemas que acumulan desgana .y nos llevan siempre a la misma realidad la depresión y la soledad ... Así la perla vive entre el coral de colores sin poder apreciar la belleza del mar ,,, cuando se encuentra en libertad sigue siendo esclava ,dando brillo y lujos a otro amo ,no es libre nunca lo va hacer ella pretende ser y que la dejen ser ... no quiere malestares no necesita ser rica ,no busca los placer de la vida ,solo quiere ser libre como lo que nosotros tampoco jamás lo seremos si seguimos dependiendo de alguien que nos trata como esclavos haciéndose nuestro dueño ...
8
8comentarios 117 lecturas relato karma: 103

El destino

Hablemos de ironías como del amor a destiempo o de sarcasmos como del amor a distancia.
Porque nos queremos cerca y nos queremos ahora,pero no podemos tenernos.

En algún tiempo quizás retornaremos y te diré “quédate conmigo” dejemos que la suerte lo decida el destino, que desde luego la vida es un juego y quiero estar de tu lado, en el mismo equipo sin importar lo que perdamos.
leer más   
14
4comentarios 89 lecturas versolibre karma: 107

El último verso

- Tú no tienes tino! -
se quejaba mi madre
y sin tino
yo fui construyendo mi destino
sobre una roca (al lado del mar)
para observar la marea del mundo
con la mirada de un ser clandestino
y cumplir un antiguo deseo
:
escribir el último verso de mi vida
en la línea del horizonte
(entre el mar y la noche).

Isabel Furini
8
4comentarios 85 lecturas versolibre karma: 69

En el camino se entrometió el destino...

No sabes cuánto duele el haber corrido para al final no llegar...
en el camino se entrometió el destino
para hacer que la distancia entre tu y yo se hiciera infinita,
dividiendo siempre a la mitad la distancia entre los dos...
aunque cada vez parecía más cerca,
nunca llegó el momento de que nuestros corazones se tocaran...
10
1comentarios 82 lecturas versolibre karma: 85

Aldo

Unos bajan,
otros suben.

El espacio,
la distancia:

aumenta,
disminuye,
entre
ojos abiertos
y bocas cerradas,
entre
ojos cerrados
y bocas abiertas.

De pronto
un insoportable calor…

De pronto
un fresco vientecillo…

A una estación
está mi destino.

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
13
sin comentarios 80 lecturas versolibre karma: 78

Carta al destino

Entre versos a medio hacer y besos pasados fluyen los días sin que la vida se detenga, sin reparar en tu ausencia ni siquiera un momento, como si nuestro amor se hubiese quedado varado en la tensa calma de la soledad más absoluta.

El vendaval de las horas perdidas se quiere llevar por delante hasta los recuerdos, difuminando los abrazos dados, haciéndome creer a veces que mis labios no llegaron a los tuyos, cubriendo pudorosamente la fusión de nuestros cuerpos con la bruma irreparable de lo que ya fue.

Entonces mi corazón se hace poema para driblar al mañana, susurrándote 'tequieros' nocturnos al oído desde el horizonte, queriendo llenar de poesía el desierto de mi alma y el vacío de tus ojos, abriendo de par en par su ventana a un futuro que sólo a ti te espera.

Sin tiempo que perder, con las tildes tocando el cielo y los signos de admiración por las nubes, vuelan mis rimas por el papel con el amor por bandera. Y desnuda, nuestra pasión se deja leer ante esos ojos que todo lo saben, en una misiva por tus labios sellada y sin devolución posible, en una carta que llega al destino y cobra vida a tu lado sin aguardar respuesta.
10
9comentarios 130 lecturas prosapoetica karma: 93
« anterior123458