Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 699, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Alma Universal

A las tres de la madrugada, hora del elixir, descorrí el velo del ventanal de mi alcoba.


¡Ansias infinitas tiene el espíritu en oír los sonidos del silencio y el llamado del alma universal!


Hilando delgado, caminé por la escalera misteriosa que ata su cordón a mi ventana, y conecta su esencia con el aura celestial. En la cúspide de la misma, y en compañía de Micifuz, mi hermoso gato blanco y la Mirla encantada de mi jardín florecido, contemplamos la magnificencia del firmamento en su sacra integridad.

Casi sin inmutarse, grabó nuestro ser, el amor que aún brota entre las almas buenas enlazando sus destinos. Las aguas cristalinas que vivifican la tierra y el aire gestor de vida de quienes la habitan. La magia perenne y bella que vivifica cual fuerza viva en las fibras del corazón, y el latido de los sentidos en atención a su clamor.

La bóveda celestial a nuestros ojos ofreció su resplandor y una gota de rocío en mis pechos declinó.

Más allá, una hebra casi que imperceptible, con sus brazos extendidos, clama desde el planeta justicia a su dolor.

Las lágrimas como sed de conmiseración no se hicieron esperar. La Mirla declinó sus alas y el gato halo mi túnica. Mis manos de hielo se cubrieron y una lágrima cayó de mis pupilas.

¿¡Cómo puede el alma humana pasar impávida ante la atrocidad que hoy cubre la tierra!? El dolor, la sangre y la muerte visten la mejor de sus galas y las almas que se dicen nobles, dan la espalda.


¡Pesa la desidia
Ante el dolor ajeno!

¡Pesa la maldad
A los animales, a la vida
Al hombre, a la tierra!

!Pesa la atrocidad al planeta
En su completitud!

¡Pesa la miseria del alma humana!


Luz Marina Méndez Carrillo/22082019/Derechos de autor reservados.
9
5comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 91

Le amé Señor!

Le amé Señor!
con todo, con el alma,
hasta que me mordió la mano,
arranco los dedos con que tantas veces le acaricie,
intentó después degollarme,
vio mi sangre salir por la boca,
y se burlo de mi asfixia.
Intentó quitarme los dientes,
como no pudo, se metió en mis entrañas
a dejar recuerdos y cancer,
a cubrir con dolor y lenta agonía,
el rastro de escombros que dejo a su paso.
aún así, le amé señor!.
leer más   
10
2comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 90

Aire

Intoxicado de pena y de dolor,
el aire atraviesa mis pulmones,
y va infectando el corazón...

Navega perdido
por los poros de mi alma,
y se siente reprimido,
en la cárcel que le atrapa...

Es un ente de oxígeno
evaporado en mis entrañas,
y que asfixia mientras daña
a esta vida que se escapa...

Es corriente prisionera,
que se cuela entre mis venas;
una ira desbocada,
una esclava sin cadenas...

Enfermo de repudio y negación,
el solitario germen se desplaza,
por las vías de la razón...

Traspasa las líneas
de la angustia y la cordura
y contamina las fronteras
del deseo y la pasión...

Es un éter traicionero,
un gas vacío y sin dueño;
desaparece si no me tiene,
me mata si no lo tengo....

Fran Renda
@Fran44Sombras
leer más   
18
19comentarios 114 lecturas versolibre karma: 95

Una cárcel sin barrotes

Entre cuatro paredes, donde no hay carcel
pero si carcelero, me encuentro reclusa en mi propio infierno.
Las paredes gritan en mi soledad, silenciadas por las lágrimas que de mis ojos caen como estacas de hielo que cortan la piel.
El sollozo se ahoga en mi garganta, intentando envolver el pánico que emerge oprimido al percibir tu presencia.
No hay luz en las estrellas ni luna que brille con indulgencia. Un manto de nubes cubre el cielo que se proclama negro como el carbón.

©Nuria de Espinosa
leer más   
16
15comentarios 99 lecturas versolibre karma: 95

Melancolía

Una mañana más:
el sol entra por la ventana,
calienta la habitación,
pero no el corazón.

Las cobijas huelen a ausencia:
A la tuya. A la mía.
Hay almas que quieren ser escuchadas,
libros que esperan huir del silencio:
Del tuyo. Del mío.
La mente se niega
a remplazar los recuerdos.
El pasado ata,
el presente duele
y el futuro quién sabe.
Estás sin estar
devorando el ánimo y el latido.
Te regeneras
igual que la cola de una lagartija
y vuelves a la pared
donde fuiste apedreada.

Una mañana más:
el sol entra por la ventana,
calienta el corazón,
pero no la habitación.

De Sombras, 2012
leer más   
6
5comentarios 65 lecturas versolibre karma: 81

¡Luz de Otoño!

Cómo pesa tu ausencia en mis sueños
En mi lecho

Esta tristeza consume mis anhelos

Y

Marchita mis esperanzas.

¡Luz de otoño!
¡No te sacies en tus ausencias!

Escucha el clamor de éste corazón

Y

Atiende el lamento de mi alma.





La aurora de mis mañanas se ha dormido entre mis manos y la hojarasca que vuela sobre los tejados ha declinado su ímpetu. Hace lunas, la alegría desbordaba en la comisura de mis labios. Ahora, ha fenecido.

No imaginas, pero el sol que brillaba entre mis dedos ha obscurecido, y la nube azul que merodea entre mis pechos, ha palidecido.

La túnica blanca que trasluce mi cuerpo ha enrojecido y las sandalias que no pisaban el piso, polvo han cargado.

He auscultado en lo profundo de mi ser, y culpa no he hallado. ¿Por qué me castigas?



Luz Marina Méndez Carrillo/20082019/Derechos de autor reservados.
14
9comentarios 87 lecturas prosapoetica karma: 101

Sin regreso

Caminaba entre las sombras gotas frías llovían.
Tenia miedo y angustia su corazón se escuchaba ,
fuerte latía o al menos eso parecía.
No quiso correr ,no quería delatarse ,esperó.
Se sentó en una esquina y ahí se quedó,
el auto que pasaba su ropa salpicó ,una luz no le dejaba ver,
era el tren que venía y a ella la buscó, y así nunca...
Nunca regresó
leer más   
8
8comentarios 77 lecturas versolibre karma: 89

Mi Diario: Nuestra historia

Ahora tú, antes yo. No dejemos que la duda enajene nuestros sentidos y lacere la existencia.

Nuestra historia no se ha escrito ahora, lunas lleva germinando sobre la tierra, en el epicentro del corazón.

Amore mío, como te hago entender, que al decir te amo, pongo en las palmas de tus manos mi aliento de vida, y en tus labios el néctar sagrado.

Al decir de este corazón, un cúmulo de ensueño entorcha mis sentidos, y al anochecer y amanecer, te reclama cual manojo de esperanza.

Entiendes, que este río de tristeza, dolor e indiferencia, me cobija igual, causando más o peor daño.

La crueldad, propia de la oquedad del alma, no la imagino pieza que pueda encajar en tu espiritualidad.



Y el tiempo va midiendo las horas
Que ruedan por mis mejillas

Asombra que indolente te pierdas
En el mar de este tormento

Con tu corazón poblado de dudas e incertidumbre
Cual lobos hambrientos

No podéis decir, no hay lamento
Pues veo que la fiebre te consume como la llama al viento.


* Imagen tomada del muro de Islam Gamal.


Luz Marina Méndez Carrillo/18082019/Derechos de autor reservados.
5
2comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 79

Navegando

Navegando en un mar cuya orilla busca de nuevo, perdida entre sus olas,
entre sentires y pensares dispares.
Y no siente alivio, ni consuelo, ni encuentra auxilio.
Y nada entiende, ¿porqué no puede?
Quiere quedarse y también desaparecer,
quiere ceder y vencer, y no halla el para qué.
Y está de nuevo en un laberinto, ella no sabe si debe escoger cuando el destino es el mismo, si el camino no ha cambiado.
Y pasan sus días presentes, entre el ayer y lo que viene, entre lo que tiene, lo que puede y lo que quiere.
Y no halla con quien ser o no saben ser con ella. Y nadie la puede creer. Y nadie lo quiere creer.
Y escribe sus frases sin sentido inmersa en un sinsentido muy sentido.
Y no sabe si esperar la pena vale, si vale la pena esperar.
Y aquí sigue navegando sin rumbo alguno.

E.M.
leer más   
11
7comentarios 117 lecturas versolibre karma: 83

¡Callad! ( a las letras de @Sinmi en Me duele el silencio)

Lo escucho a los cuatro vientos:
el dolor del silencio que mortifica tu alma.

La almohada lo pregunta:
¿A dónde va la calma?
Si desde ayer el pecho despide
el raro estado de locura
de viejos refranes
las calles se abundan
de horas sin instantes
el dolor nos inunda.

¡Callad!
¿Que no vez lo que el viento habla?
Me duele el silencio.

Me duermo para dar luz
a esas sombras que te hieren
y si no lo quieres
hagamos una bella obra
aquella que te incita a caer
muy lentamente
,
¡no despiertes!
también… Me duele el silencio.

@Sinmi en Me duele el silencio
leer más   
13
14comentarios 128 lecturas versolibre karma: 96

Miedo y amor; no hay coordinación

hoy vi un rostro por primera vez
y escuché su risa desde mi vaivén
mi corazón quedó mudo
y el miedo apareció como un marciano
que me llevo muy lejos
hasta el fondo de la fría almohada
que de repente me habla
y me pide que me escape
antes de que tus labios se plasmen
en lo calido de mí
en lo frío de ti
mi silueta en el espejo me grita cosas con el pensamiento
otra vez el miedo
otra vez el amor
el maldito amor
yo le respondo que el corazón inhaudita de los lugares no permitidos
y ella me dice
el dolor volverá a comerte los sesos
caeras por un abismo
y volverás a convertirte en nada
y te llevarás sus besos
en un cajón de nada
en la fría noche que tu alma
desgarra.

y el amor denuevo no te permitira entrar a su caja
y lo jodido de lo inalcanzable volverá a buscar la herida de tu alma
cuando tus ojos ya no quemen mis dolores
ojala ya no aparezcas mi esperanza
no quiero amarte
sin embargo
las partículas de mi sueño se hacen malas
y se rebelan ante tu cuerpo
que me dicen
que de ti no hay nada
que sólo serás mi sueño
y que te evaporaras en mis horas
de profundidad oscura
que me elevará a pensar
que nada de vos está mal
y que todo de mí lo está
que te llevaras las olas
que me comerás el tiempo
que no hay gusto desde tu silencio
leer más   
5
sin comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 75

Te sigo viendo

Te sigo viendo
en cada microespacio de mi cuerpo,
en cada nanogramo del aire que respiro..

Te sigo viendo
en las hojas rasgadas de los veinte calendarios
que guardé en el viejo baul del desván....

Te sigo viendo
en mis noches de alcoba,
donde tu cuerpo se confunde con mi almohada...

Te sigo viendo
en las citas a escondidas,
de monólogos improvisados en un diván...

Te sigo viendo
en las puestas de sol, en las madrugadas,
en el lejano horizonte,
con tus líneas dibujadas..

Te sigo viendo
en mis pies descalzos,
caminando por la vida
que un día imaginamos...

Te sigo viendo
en el sofá, en los espejos,
en los jarrones vacíos
de rosas que se murieron ...

Te sigo viendo
en el infinito pasillo
que separa nuestras puertas..

Te sigo viendo
en las fotos colgadas,
en los cuadros tirados,
en los marcos gastados....

Te sigo viendo
cuando crees que no te miro,
de pronto sé que tú no me miras,
y descubro que ya te has ido...


Fran Renda
leer más   
18
16comentarios 151 lecturas prosapoetica karma: 119

dolor sin gloria

Y los huesos
resonaban
cómo puertas sin cerrar
y paredes vacías,
recordando el camino
de tus pasos
de tacón de aguja
y carmín rojo,
sin piedad ni vergüenza
por atravesar grietas
qué una vez fueron
selladas
con dolor y gloria,
con sonrisas y lágrimas
o cualquier obra
de arte
qué se atreviese a embellecer
cualquiera de mis arterias.
Supongo que estaba
equivocada
por pensar que clavar
estacas en el cielo
me haría reescribir las estrellas,
qué quizá romperme la mano
arrancando hojas
de libros hechos de
limón y sal
me harían zurda y temblorosa;
las palabras temerían la noche
y mi pulso disconforme
para saciar los deseos
de poetas y dioses que nunca fueron
y solo se ven a través
de versos sin pulso.
Los violines alcanzarían
sus notas más afligidas,
danzando en nuestros cuerpos
tullidos y golpeados
por la marea de los días,
sin opción de escapar,
como rehenes de una Luna
qué nunca descansa.
Supongo que soy descarada
e ingenua
por pensar que podría volver
a las tardes donde el horizonte
se nubla y solo es una línea
difusa
entre nuestro pasado
y un futuro sin sinopsis.
Los océanos llorados
y los vasos de whisky
desenfrenados,
los cigarrillos sin encender
y las horas sin revelar,
mis ojos se ciegan
ante una realidad vaga
qué no quiere ser
admirada.
Ignorante,
le he rezado al dios
equivocado.
Puede que sea
culpa de Almodóvar,
fue él quién lo dijo:
cuando sufro
varios dolores creo en Dios
y cuando sufro de uno,
soy ateo.
Y tú eres un dolor tan
confuso y variado
que resulta único
y ni goza de nombre.
8
13comentarios 124 lecturas versolibre karma: 97

Dijiste

Dijiste que me llevarías al rincón,
donde las almas jugarían
a descubrir la melodía
que se apaga con tu voz...

Dijiste que me robarías las entrañas,
en el absurdo despertar de mi locura,
y que no habría verdad más pura
que el amanecer de tus mañanas..

Dijiste que perdería la razón,
buceando en mis heridas,
que en un laberinto sin salida,
encontraría tu perdón...

Dijiste que saltaría al vacío,
sobre una fina red descosida,
y con el hilo que remienda la fantasía,
le haría un traje a mi destino..

Dijiste que sería dueño de mi tiempo,
del incesante tintineo de la campana,
de la energía, de la desgana,
del vacío tesoro de algún templo..

Dijiste que abriría mil puertas,
que desnudaría mil verbos,
que acabaría con los no me atrevo,
con la desidia de mi oscura silueta..

Dijiste que guardaría de cada flor
el recuerdo de su aroma,
que donde las das las tomas,
y que en el último pétalo caería el dolor...

Dijiste que descubriría la vida,
en la semilla de nuestro aliento,
en el despertar de cada momento,
en aquella estrella perdida...

Dijiste que hallaría el camino
con cada paso de huella gastada
y que siempre quedaría grabada
la promesa que nos hicimos..

Dijiste que temblarían mis cimientos,
que ahogaría mis tormentas,
y que mis versos y mis tretas,
morirían en lamentos...

Dijiste que dirías te lo dije,
que donde dije un digo diría dos
que quien dice lo que calla una voz,
lo dice gritando y luego lo desdice...

Fran Renda
leer más   
16
7comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 97

Extrañamente estoy feliz

¿Cómo puede ser posible,
que aún si me siento triste
llore de felicidad?

Cuándo sé que no me extrañas,
pasas a mi lado sin voltear,
y yo sonrío de todos modos
porque tú sonríes igual.

Ahora sé que es necesario,
aunque no puedo olvidar,
cómo pesa tu mirada,
cuánto duele recordar.

Y cuándo miras a mi lado,
sé que puedo asegurar,
que la estás mirando a ella,
y prefiero no estar.
Y con mi triste lamento,
yo confieso que te vi,
sé que conseguiste a alguien
y extrañamente estoy feliz.
12
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 88

Crisálida

Me siento agotada,
ultrajada, rendida.
Como guerrera de última fila,
cabizbaja, casi vencida.
Sé que he perdido esta amarga batalla.
No puedo ponerme en pie,
y me falta la rabia.

Y aún con espada en mano
y fusil al costado,
soy incapaz de pelear,
de enfrentar el bien con el mal.
Incapaz de apuntar y de disparar.
Y dejo escapar toda oportunidad.

Ya no habrá más amor con piedad.
Ahora prefiero la soledad,
ahora es el fin de la eterna bondad.
Voy a inventarme otra lucha, un motivo.
Un objetivo, otra realidad.

Seré crisálida que en el momento de su eclosión
se unirá a un batallón de valientes guerreras,
Luchadoras de fondo mil veces amadas,
derrotadas, frustradas, por siempre olvidadas.
Abriendo caminos seremos rebeldes.
Invencibles de mentes, brillantes inconscientes.

Y habitaré un lugar de vacíos impíos
con grandes jardines frondosos y fríos.
Donde tu nunca más seas hogar ni refugio.
Espacios etéreos sin disimulos.
Un lugar donde tu no despiertes mis sueños.
Ni mire atrás pues no queden recuerdos.

Texto y foto ©️ Patricia Bobillo Rodríguez (2/6/2019, Barcelona)
leer más   
15
12comentarios 156 lecturas versolibre karma: 102

Sombras

Se acerca tu figura.
Palidezco.
Regresas a mí en recuerdos desencadenados.
No permites que escuche tu voz,
Pero susurras cada noche en mi piel.
Piel deshidratada.
Maltratada por el tiempo.
Deseosa de ser amada.

Como encontrar de nuevo tu rostro, si solo apareces cuando languidezco.
Entre sombras.

Mi alma se muere de ti.
No sé qué camino escoger.
Si subo la colina
Apareces entre las penumbras de esa noche, siempre sonriendo ante las miradas del tiempo.

Me sumerjo en lágrimas devastadoras cuando recuerdo tu adiós.
Me ahogo en llantos cada vez que deambulas por mi mente.
Se fue tu olvido

Mi piel se cubre de soledades.
Escribo…… y escribo….no paro de escribir versos que simulen este dolor.
Me ahogo en alcohol en lo putrefacto de una muerta lenta. Pero no dejo de escribir.
Como duele amarte.

Se acerca de nuevo tu figura
No permites que mis lágrimas borren tus recuerdos.
Deambulas entre sombras y silencio.
Horas taciturnas que se detienen en la esperanza de beber de tus labios.
Lagrimas contenidas cada noche que se deslizan en tristezas.

Se desvanecen las sombras.
Apareces cada mañana como un ángel deseosa de ser amada.
Solo es un idílico recuerdo.
No existes.
Solo espero insistentemente que regrese la noche.
Para buscarte entre sombras.
Sentado en ese sillón.
Escribiendo las prosas de este amor desesperado
Escribiendo……..entre lágrimas y dolor.
Entre sombras.
leer más   
5
3comentarios 44 lecturas relato karma: 75

Tengo la necesidad de seguirte

Tengo la necesidad de seguirte,
tengo miedo de perder tus pasos,
pensar que no tardarás en irte
que los amaneceres serán ocasos.

Los cielos inmensos se abren
sobre mi cabeza, tan distantes,
me esfuerzo en que mis ojos no lloren,
sólo se es feliz por instantes.

Y el viento me traerá tu esencia,
siempre respiro el aire que no tengo,
pronto me atormentará tu ausencia,
bien sé que de recuerdos me sostengo.

Al alba no habrá más que llanto,
regresiones de lo que callé en su momento,
¿Puede alguien como yo equivocarse tanto?
¿Puede mi afligida alma esperar tu reencuentro?

Mejor no te alejes, mi vida;
cambiaré lo que sea necesario.
No quiero reabrir esta herida,
no quiero revivir un calvario.
12
3comentarios 106 lecturas versolibre karma: 107

Llueve

Llueve
y el mundo
sigue girando.

La noche
sin ojos,
sin lazarillo,
aumenta el sonido
de las máquinas
del tiempo
mientras un viento
indiferente
de octubre
mastica la carne
y los huesos
de los vivos muertos
y de los muertos vivos.

Llueve
y el tiempo
sigue avanzando.

Ayer hubo fiesta
en el pueblo:
mataron a tres personas,
conocidas,
desconocidas.
Hoy hablan de ello
en el mercado,
en la tienda
y hasta en la pollería.
Mañana el asunto
quedará olvidado,
jugará la selección nacional
de fútbol.

Llueve
y el mundo
sigue girando.

De Sombras, 2012
leer más   
11
5comentarios 108 lecturas versolibre karma: 96

Neri. Algo más que un gato. Un amigo

Estoy roto por dentro,
siento en mi regazo tu alma
como si de un mal suspiro se tratase
noto como si tus zarpas me clavases

El tacto de tu marcha
sobre mi alma deja una gran mancha
no puedo describir con palabras
la oscuridad que me abarca

mirarte
es como contemplar un pozo sin fondo
te esfuerzas por vislumbrar el final
pero solo oscuridad veras

se escapa la razón entre mis dedos
intento sujetar mi cordura
que se mantiene atada a la realidad
a través una fina costura

sin embargo se descose trazo a trazo
sin seguir un patrón marcado
sin tener sentido alguno
sin dejar de mirar el vacío oscuro

tu marcha me ha dejado aletargado
no esperaba tenerte siempre a mi lado
pero al menos disfrutarte un poco más
algo de tiempo, algo de felicidad

lo malo de vivir demasiado
es que a todos dejas de lado
tarde o temprano la soledad te envuelve
puede resistirte pero no detenerte

Observo la ventana por la que solías mirar
ahora nada me impide ver el exterior
antes limitado por tu calor
el cielo y las nubes emborronan mi corazón

siento que no puedo llorar
ni las lágrimas pueden expresar
lo que siento al verte marchar
abandonarme para no mirar atrás

Contigo se escapa un pedazo de mi corazón
un trozo de mi ser que te perteneció
Sin ti Neri,
Soy menos yo
leer más   
4
sin comentarios 22 lecturas prosapoetica karma: 49
« anterior1234535