Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 540, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Trocito realidad

A un canino anónimo

Sus verdugos
(humanidad imberbe,
soberbia y torcida)
reían mientras lo escuchaban
llorar y ladrar ayuda
para que la tortura
a la que era sometido
(sin motivo aparente)
pronto terminara.

Intentó escapar
de los palazos, patadas y azotones…
pero con el cuerpo lastimado
solo avanzó unos pasos
antes de volver a ser golpeado.

Sus verdugos, ríen.

De Sombras, 2012
leer más   
7
sin comentarios 51 lecturas versolibre karma: 94

Noche negra

Me senté en un banco
a mirar las estrellas
a pensar en ella
a derramar mi llanto

Y la pena me atenazó el alma
rasgándola de lado a lado
Y mi corazón desesperado
no encontraba la calma

La oscuridad de la noche me envolvió con su manto
oscuridad de soledad, oscuridad que no aguanto,
oscuridad de pena enorme,oscuridad de quebranto
Pero más oscura que la noche,era la oscuridad de mi llanto

Mi mirada la buscaba más allá del horizonte
Mi mente repetía sin cesar su dulce nombre
Mis manos aún creían sentir su caricia
Mis labios recordaban ,de los suyos, la delicia

Ella ya no estaba
Ella se había ido
Vacío estaba el nido
Destrozada estaba el alma

El viento que los árboles de mi huerta mecía,
él se dio cuenta del dolor que me afligía
Con suave susurro se acercó y me dijo al oído:
No la busques más,ella ya se ha ido

Yo no quería escucharlo,a ello se negaba mi mente,
si sólo hace unos días reíamos alegremente
Si sólo en la noche pasada te besaba tiernamente,
pero antes de despuntar el alba, a ti te llevó la muerte
leer más   
12
2comentarios 79 lecturas versolibre karma: 91

Las dos versiones

Quien lo deja

No te puedo afirmar la seguridad de mis palabras cuando te digo que preciso de un respiro, que siento que otra gente me ama y que mi corazón necesita experimentar ese nuevo amor.

Sé que la sinceridad puede hacerte más daño, pero no quiero que descubras el motivo por personas ajenas. Prefiero que me odies a los ojos mientras mi mirada te suplica un perdón, que quizás nunca obtendrá porque mi corazón está confuso.

Creo que es lo que hay que hacer, creo que es lo que debo hacer, creo, porque la seguridad en estos casos no puede ser real. ¡Dios! ¿Qué estoy haciendo? Te quiero, te lo juro, te sigo queriendo, mis ojos no van a olvidarte jamás. Pero necesito escapar, necesito huir, necesito probar, necesito algo que creo necesario pero que no está en ti.

No sé si me entiendes, no creo que me comprendas. No llores, no me lo hagas más difícil, no puedo verte mal, lo siento, no me odies por favor, no me odies por querer besar otros labios, por necesitar amar de otra forma, por querer a otra persona. No me lo hagas más difícil, tengo que hacerlo. Adiós.



Quien es dejado

¿Por qué me haces esto? ¿Qué he hecho mal? No entiendo por qué te vas. Mírame y dime qué ha ocurrido. Mírame y dime que mi amor no es suficiente. Mírame y destrózame.

Otros labios, necesitas otros labios, no sé que te he hecho para que los míos no te valgan. No me hagas esto, no me destroces, que yo te amo y te necesito. ¡Dios! No voy a dejar de amarte, tus manos, tu piel, tus ojos, tu pelo, tu risa, tu cuerpo, tú…

No me dejes por favor, haré lo que haga falta, te daré más, o menos, te daré lo que me pidas, te daré todo lo que quieras para que no te vayas.

¿Quién es? ¿Te ama de verdad? ¿Te quiere tanto como yo? ¿Es amor o sólo es deseo? No cometas el error de tu vida, no cometas el error de abandonar a la persona que más te ama y más te amará. No me dejes, no me destroces, que mi corazón no es fuerte y no creo que lo soporte…

Pero no, no me importa, cuando descubras que en tus ojos siempre se reflejará mi rostro yo estaré aquí, siempre, porque mi corazón te pertenece. Adiós.
5
4comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 71

Siento..

Siento como si no estuviera viviendo,
como si mi vida fuera un muestrario de momentos.
Saber que llega el mañana y, despierto,
sentir en este frío invierno que arde todo mi cuerpo.

Horadando mi espíritu las gotas de lluvia
se deslizan entre mis dedos, y yo,
desnudo en mitad de un abismo volátil,
sucumbo al sueño de un vano deseo.

Y es que he soñado esta noche cuán extenso era tu cuerpo,
y cómo rozando tu piel pasaban las noches, los besos,
las caricias hasta medir tus extremos,
el creer que una vida entera no era suficiente para querernos.

Siento que las noches a tu lado eran primaveras
floreciendo en mi boca raudas tus ganas,
coloreando mis sueños tu mirada de esmeralda,
mojando mis miedos la pasión desenfrenada.

Duermo porque soñando más vivo me siento,
siento que la realidad no es más que dolor,
rabia, decepción, inmundicia, pena, tristeza,
hipocresía, falsa alegría, y deshechos.
11
4comentarios 102 lecturas versolibre karma: 108

Te he preguntado corazón

Te he preguntado corazón ardiente
¿por qué la amas si ella te miente?
Te he preguntado corazón ardiente
¿por qué la amas tan intensamente?

En cada latido escucho el sollozo
que sale de ti como profundo lamento
Te siento latir con pena y sin gozo,
siento tu dolor y tu duro tormento

¿Por qué insistes en amarla tanto?
¿Por qué tu latido es sólo llanto?
Si ella tantas veces te ha despreciado
y tú,porfiado, sigues a ella atado

¿Es que acaso te has vuelto loco?
Amar sin respuesta,amar sin tino
¿Por qué saltar al abismo insistes?
Sólo tendrás noches y días tristes

Por favor te pido un poco de cordura
abandona pronto ya esa locura
Deja ya de sufrir por ese mal amor,
que no te da alegría,sino sólo dolor

¿Es que acaso quieres morir?
Ligado a ese amor que te impide vivir
Aléjate pronto de ella, corazón
porque no tiene lógica,no tiene razón

Sin embargo, a pesar de todo,
tú la sigues amando
Y en cada latido
te vas destrozando
leer más   
11
2comentarios 41 lecturas versolibre karma: 87

El niño

Dile al niño que no se le aleje del gris,
que es su Valhalla y tiene que asumirlo,
que esos claros no existen ni en París,
que los oscuros son los cuervos y los mirlos.

El niño tararea versos blancos
para matizar sus días grises.
Ya no van descalzos,
los vistió a matices.

Camina preocupado por la dirección de lo púrpura
y por el tiempo que le queda de dolor
ayudado por su bombeante brújula
y su contrarreloj.

Es joven y cada vez menos ignorante,
cada vez menos feliz,
cada vez más impactante
la violencia tras su nariz.

Dile al niño que no confíe
ni en lo efímeramente pálido
porque lo que se fríe
siempre se vuelve árido
5
sin comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 75

Los zapatos con falla

(Dedicado al autismo de Ágata que inspiro esta historia)


Pero qué desgracia Señores! Que miserable y hostil desgracia!
Luego de unas horas de felicidad, se me acaba de despegar la suela del zapato. Hasta se me ha hecho un agujero en la punta y puedo ver asomado con evidente pudor mi dedo gordo.
Y eran nuevos, señores! nuevos!
Recién comprados...Hara cosa de unas horas que los acababa de comprar.
¿La boleta? La tire. Ya se, que sin boleta no tiene cambio. Ni rogándole a todos los santos me lo cambian o lo que seria mejor me devuelven mis pesos.
Pero querida, que iba yo a saber...Que semejante belleza viniese estropeada o mejor dicho o mas dolorosamente mejor dicho con una
falla, esta tremenda falla que ni el mas conocedor de zapatos se hubiese podido dar cuenta a tiempo y detectarlo. O quizás, capacitar al personal de la fabrica de zapatos para detectar "la salud" de futuros zapatos fallutos y así evitar que pobres imbéciles como yo se arruinen la vida. Pero, usted dirá..Son unos simples y comunes zapatos..Nada del otro mundo...A muchos les pasa. Si, ya se pero no es lo mismo..Uno nunca entiende el dolor de los otros cuando ve sus zapatos rotos o como en mi caso fallado. Pensamos que nunca nos va a pasar...Comprar un zapato con una falla...Quien lo iba a decir? La peor inversión del mundo.
Quien iba a decir que yo con esta gran inteligencia que Dios me dio, con aquellas virtudes que me son propias, y que a mas de uno dejan admirado, iba a tener un zapato fallado. Un inútil zapato. Porque ni es zapato ni es basura. No es. Directamente no es nada. Porque ni caminar puedo, ni tirarlos tampoco..Me da pena. Porque recuerdo que era tan lindos en la vidriera. Me habían hipnotizado el corazón con sus encantos. Mi viejo, me alentó a comprarlos.¿Cuando va a ser hora que empieces a usar zapatos? Me gustaría verte con ellos. Nunca había usado zapatos.Y mi mente me jugo una mala pasada. Sentía ganas de probármelos, hacer unos pasitos de baile para impresionar a Juana. Para que me viera con zapatos en los pies. Ella tenia ganas de tener zapatos, tampoco tenia unos .
Así que lo pensé durante días, junte valor y tome a mi Juanita de los hombros. Ya mismo, Juana, es hora de animarse. Es hora de cambiar. Quiero zapatos.Como les dije anteriormente, eran mi primera vez. Iba a ser padre primerizo de zapatos. Y resulto ser el peor chasco que me lleve en mi vida.
Nadie te explica en realidad lo mucho que duelen luego de un rato puesto.El cuidado que necesitan. Que cada tanto hay que limpiarlos, lustrarlo, con esta cera si con esto no. Pero lo que nadie dice o nadie sabe explicar, es que el zapato que tanto
esperabas tener y soñabas puede venir F A L L A D O.
Las primeras horas, después de habérmelos comprado, salí con esplendida soberbia a relucirlos entre la gente común y ordinaria que se me cruzara. Confieso, eran tan bellos y un diseño único que me inflaba el pecho de orgullo. Si, me sentía poderosamente orgulloso y consciente de mi soberbia por la hermosura de zapatos que llevaba. Miraba con gran satisfacción como la gente se daba vuelta para admirarlos.
¡Eran tan bellos! Y tenían un brillo que encandilaba a quien los viera. ¡Y cuidadito con pretender tocármelos! La que se armaba...Y ahora ya ves...Mis zapatos vinieron fallados...FALLADOS.
Visite expertos zapateros, y me dijeron que se podían arreglar si, pero nunca serán como los que vienen perfectos y sanos de fabrica. Esta falla, los acompañara, a mis zapatos, hasta su vejez y posterior muerte. Por mas clavo y parche que le mande siempre se vera la falla y con ella mi tristeza.
Porque si, debo confesar que ando todos los días tristes a pesar de tener otros zapatos igual de bellos. Pero no es lo mismo. Siempre llevare en el corazón, los zapatos que no fueron.Los que iba a ser y no fue..Tantos sueños y ahora nada. Nada de nada.Gaste los mejores años de mi vida para poder comprarlos y ahora los llevo como una carga que no puedo deshacermela.
Y así paso los días sorbiendo mi café frió, helado,negro como mi alma. Como finjo felicidad cuando alguien compra zapatos y les resulta mejores que los primeros míos. Y los veo vivir y yo me siento morir en mi vergüenza. Por mis zapatos fallados, tan increíblemente fallados.
leer más   
9
4comentarios 60 lecturas relato karma: 79

El Amor no muere (Los Amantes de Teruel)

El amor no muere (Isabel y Juan Diego).

Sentíamos el amor más elocuente,
ardiente, pasional, desmesurado…
De repente aquel frío inesperado,
de tu acto cruel, injusto, displicente.

Aquel beso se entregó en la nada,
la nada arrebató todas las horas,
y vivimos las zozobras sin demoras,
prisioneros de la noche encrucijada.

Ya frío, mi corazón deambulaba,
cuando tu boca electrizó mi boca,
te llevé a mi sueño en el otro cielo.

…confíale a la muerte que te amaba,
y ardió la carne debajo de la roca,
el amor no ha muerto y no es consuelo!

Poema de Horacio F. Rodríguez Porto
Libro: “Amanecer Crepuscular”
3
2comentarios 38 lecturas versoclasico karma: 46

El sabio bukowski...

Una vez un sabio dijo, que si un hombre no era capaz de escribir una historia de amor, era un inútil...Descubrí que tenia mucha razón en su escritura & me centré en leerlo más & como lo sospechaba, el grandioso poeta estaba inspirado por una musa, la cual le dejó un gran dolor, el poeta solo escribió, ahora muchos quieren seguir sus pasos, aún sabiendo que el gran poeta decía que el arte mataba, & que terminarían locos, voy a arriesgar mi vida por el arte & por mi país, si no lo consigo me pego dos tiros....
leer más   
2
2comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 26

Maltrato animal

Se le presentó sin previo aviso,
un deseo le iba a otorgar,
a ese pobre y tierno cachorro
al cual le destruía la maldad.

Era una hada sin las alas,
más pequeña de lo normal,
¿Acaso llevaba varita?,
Ni siquiera me pude fijar.

La criatura pidió el deseo
que cesara el maltrato animal,
más el hada muy entristecida,
afirmó no poderle ayudar.

El hombre se ha hecho fuerte
y mi magia no ganará,
es una batalla que la conciencia
solo puede salvar.

¿Donde está la conciencia?
si la humanidad,
tiene casi todo
lo que puede necesitar.

Ha perdido mucho
ha cambio de ganar,
se ha valido de objetos
con pérdida de moral.

Hoy no somos el canario
sino el gato que le cazará,
arrancando todas sus plumas
por un beneficio material.

E incluso sin obtener ganancia,
no hacemos más que aplastar,
con nuestro poder y grandeza,
todo ser animal.

Por suerte existe gente
que aún pueden ayudar,
a disminuir poco a poco
EL TRISTE MALTRATO ANIMAL.
leer más   
9
3comentarios 59 lecturas versolibre karma: 81

Petición

Por la bondad y la paciencia,
por la humildad y la prudencia,
por la humanidad y la inocencia,
degolladas por nuestra inconsciencia;

por quienes mueren secuestrados,
por quienes lo hacen cual soldados,
por quienes son violados
y por quienes son asaltados;

por la seguridad y la democracia,
por la tranquilidad y la tolerancia,
por la responsabilidad y la justicia,
encostaladas por nuestra avaricia;

por quienes que son mutilados,
por quienes son ultrajados,
por quienes lloran desconsolados
y por quienes lo hacen encerrados:

Guardemos un minuto de silencio.

Madre y Padre que están en el cielo
resuciten en nosotros como voluntad
y en acuerdo cuidemos de este suelo.

De Sombras, 2012
leer más   
7
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 77

Intento de locura

El cielo está completamente nublado. Al menos, la penumbra ilumina este pequeño salón.
El sonido de las manecillas del reloj rompen el silencio que me rodea y el humo del tabaco parece danzar en el aire en cada calada que doy.

Parpadeo. Doy una última calada, giro la cabeza y observo el pequeño reloj situado encima de la televisión. Son las 13:57. Apago el cigarro.

Decido, de un vez por todas, levantarme de este puñetero sitio y dirigirme al baño.
Cierro la puerta. Abro el grifo, y mientras contemplo la escapada del agua por el desagüe del lavabo, me apoyo sobre este. Alzo la mirada hacia el espejo.
Tengo un poco de sangre en la mejilla, un moratón en el pómulo y otros cuantos en las muñecas. No sé como he llegado a este punto.

Agacho la mirada. Sigo contemplando el chorro del agua y su hermoso sonido. Desvío mis ojos por unos segundos hacia la derecha, donde está ese pequeño trozo de cristal proveniente de un vaso que cayó al suelo por su propio peso, días atrás.
O quizás, por su propio intento de suicidio.
Lo observo detenidamente. Me parece precioso... Vuelvo a centrarme en el agua.
Mientras me concentro cada vez más en aquel chorro, decido cerrar los ojos por un momento e inconscientemente, dar paso a miles de preguntas que comenzaron a rondar por mi cabeza.

¿Cómo he llegado a esto? ¿Cómo puedo aguantar tanto? ¿Qué he hecho para merecer esto? ¿Quién soy yo?

Vuelvo a desviar mis ojos. Decido agarrar con fuerzas ese cristal y guardarlo en el bolsillo de atrás. Me lavé las manos. Cerré el grifo. Salí y cerré con cuidado aquella vieja puerta.
Mientras recorro de dentro para afuera el pasillo, todas sus putas frases salidas como cuchillos de sus labios, son recordadas con más fuerza en mi cabeza.

¿Qué coño haces? ¿Quién es ese? ¿Te crees mejor? ¡No vales para nada! ¿Qué haces con eso puesto? ¿Tú que vas a saber? ¡Cállate!

Todas son recordadas.
Una y otra vez, como si mi consciencia no conociera el descansar.

-¿Cómo he llegado a esto?- susurro mientras camino con calma hasta el salón.

Tras llegar a dicho lugar, me dirijo al balcón y pienso en cada detalle con la cabeza fría.

Si salgo, él me vigila.
Si me relaciono, él me obliga a no hacerlo.
Si consigo algo, él me humilla.
Si decido hacer algo, él me amenaza.
ÉL, ÉL, ÉL y ÉL.
Él y su asquerosa mentalidad enfermiza.

Observo la calle desde el balcón.
Hace frío.
Creo que estaremos a cinco o seis grados. Es lo que tiene estar en diciembre.
Tras pensarlo todo fríamente, observo con máxima claridad que no tengo salida.
¿Estaré dispuesta a atentar contra la vida? ¿Contra mi vida?
Por supuesto que si.

Llevo mi mano derecha al bolsillo de atrás, agarro el trozo de cristal sujetándolo con cuidado pero con decisión y firmeza.
Miro mis muñecas. Dirijo ese cristal a toda la unión de venas de mi muñeca izquierda.
Miremos el lado positivo,
no solo me quitaré de en medio, también haré desaparecer ese estúpido tatuaje que me hice hace tres años, ignorantemente, de tu nombre.
Mataré dos pájaros de un tiro.

Visualizo una última vez la calle.
Hay varios coches aparcados.
Vuelvo a pensar todos los detalles.
Sonrío de forma nerviosa.
Lo admito, tiene que ser de muerte perder la consciencia por la falta de sangre y caer desde un cuarto piso. Será parecido al puenting, o eso creo.

De repente, comienzo a escuchar pasos que se dirigen hacia el lugar en donde estoy.

-¡No, no, no, no, no, no... Otra vez no... Él no!- grito susurrando, de forma nerviosa, a la nada.

Quiero que se acabe esta puta pesadilla de una vez por todas.
Sujeto con firmeza el cristal y decido hacer el golpe de gracia.
Si sale todo bien, la vida habrá superado mis esperanzas.
Mis ojos se empañan.

-Que te den, hijo de puta- susurro al viento, como si mi consciencia estuviera esperando una respuesta.

En un momento, sin esperármelo, mis ojos se abrieron en su máximo esplendor cuando escuché de la nada aquella cálida y suave voz.
Decido darme la vuelta.

-Mami, ¡feliz cumple! ¡Te quiero!
-...

Quizás... Si haya otra salida.
5
2comentarios 37 lecturas relato karma: 57

. Pero no volar

Hay cosas que no se superan en la vida

Y hay personas que no se superan, que se llevan un trozo de tu energía, haciéndote sentir un poco más incompleta, como si no lo estuvieras ya, después de todo.

Y mi única vía de escape ahora mismo es escribir todas las veces que no pude tenerte, que te fuiste sin decir adiós, que me dejaste con la palabra en la boca y las maletas en la puerta.

Esas maletas que nunca más te volvieron a ver, porque se quedaron conmigo resguardando mis lluvias, de las cuales no te voy a culpar, porque fui yo quien te dejó entrar, quien te dio todo el poder de llevarte un parte de mi contigo.

Y si me la devolvieras…

Si me devolvieras cada pieza de mi puzle, que ni tu ni yo pudimos terminar, porque me fui antes de que lo lográramos
No te puedo culpar de nada, porque nunca fuiste nada, solo algunas hojas secas que no pude recoger, y que ahí quedaron, en el recuerdo de un hasta siempre, o de un “volveré” que nunca más se cumplió.

Y por si no te puedo superar, espero que estés ahí, recorriendo días grises de la mano sin mí, surcando aquellas sabanas nuevas que no pudimos estrenar.

Viajando por cada uno de los rincones de su cuerpo, desde Berlín hasta Las Vegas, desde su boca hasta sus piernas, porque ya nada me duele.

Termino diciendo que soy inmune al dolor que me causas, porque después de todo, solo me queda salvarme del aire que me ahoga y tu eres agua, y por lo menos se nadar.
9
3comentarios 68 lecturas versolibre karma: 83

No tengo inspiración...

No tengo inspiración, no se escribir si no duele el corazón, pero en este puto caparazón, aún queda un poco de amor
No tengo inspiración, este poema no tendrá razón, la razón se la darás tu, tu que luchas en un mundo inerte, donde nadie es capaz de luchar por nuestros derechos, escribo para que la gente entienda que nos están oprimiendo,
No tengo inspiración, la noche se torna roja bajo el filo de una hoja, donde solo se recitan frases que salen del corazón,
No tengo inspiración, ni mucho menos miedo, si me censuran, sabré que he logrado despertar intriga en la muchedumbre, no me basta con vivir para siempre, solo me basta escribir hasta saciar este dolor...
leer más   
3
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 34

Ya no volveré a verte ...

Te veo a lo lejos en mis pensamientos, voy camino a tu encuentro y me siento rara porque tengo la sensación de que nunca llegare, voy recorriendo un camino que ya conozco de años y aun así ese sentimiento de soledad no me abandona, ¿no se por que? . Pasan por mi mente tantos años vividos y la alegría de que me criaras. Ahora soy mayor y aun así cuando me siento en tus piernas me siento una niña indefensa, te cuento todo lo que sucede en el día y de repente es como si tu hubieras estado conmigo. Me gusta llamarte y escuchar tu voz, tus consejos, aun no se por que estoy pensando en todas estas cosas.
De repente siento peso en mi bicicleta, me doy cuenta de que ya no voy sola, me volteo y veo a mi tía, bueno así le digo yo, en realidad es la tía de mi mama, una vez mas me quedo muda sin saber que sucede, pero sigo mi camino, supongo que ella también quiere verte.
Me enfoco y me doy cuenta de que ya estuve en este lugar, creo que estoy dando vueltas, mis pensamientos vuelven a una vez que era pequeña, mi tía la hermana de mi mama, estaba molesta contigo y quería que te dejara sola, yo le respondí con la sinceridad característica de los niños que no podía dejarte sola porque entonces quien iba a cuidar de mi, te iba a comer el lobo feroz. Ahora vuelo a otro recuerdo en que me decías que lo más importante en la vida era ser feliz, y cuando me percato estoy sola de nuevo, mi bicicleta y yo.
El día es opaco, de esos en los que parece que va a llover pero no llueve, finalmente veo la casa a lo lejos pero ya puedo sentirla y mi corazón se encoge, tengo un mal presentimiento, siempre e sido de las personas que creen en ese tipo de cosas, yo creo en la energía de los cuerpos, de los objetos, esta vez no logro saber con exactitud como me siento, pero es como si el tiempo no tuviera significado, hoy creo que el tiempo no tiene nombre, ni horas, ni minutos, ni segundos, el tiempo hoy no existe.
Entro por la puerta, veo tu sillón detrás como de costumbre, el pasillo acabado de limpiar y las persianas abiertas, la casa es pequeña, por donde entro solo esta la sala y un cuarto que es solo una cama, las paredes no están pintadas, te busco y no te encuentro, te llamo y me respondes que estas en el patio, sigo el camino, es cerca, el patio esta detrás del cuarto pequeño, llego, pero hay sabanas blancas por todos lados, sabanas limpias demasiado brillantes, la luz del sol me parece rara porque el día estaba opaco y ahora en tu patio el sol no me deja abrir los ojos, los abro y los cierro y de repente estamos en la sala, yo estoy en una esquina sentada y tu en tu sillón mirando por la ventana, te veo en posición rara y se que sientes dolor por tu cáncer de ovario, las lagrimas me salen sin que yo quiera y trato de pararme a ayudarte, quiero que te sientes bien y que no sientas dolor, me entra una angustia que no puedo controlar, no puedo moverme y verte así me desespera, quisiera ser yo la que sienta tu dolor, cierro los ojos, los abro y ya estoy delante tuyo agarrando todo tu cuerpo contra el mío, siento tanta tristeza que no puedo parar de llorar, me miras fijamente unos segundo y me dices :puedes estar en paz, yo no siento dolor.
Abro los ojos, estoy en medio de la noche, mi esposo esta a mi lado, me encuentro sudorosa y temblando, mi respiración es agitada y solo escucho la melodía de la madrugada, e vuelto a soñar contigo abuela, pero esta vez fue diferente, esta vez me hablaste para que descansara, se que no te volveré a ver, hace ya dos años que no estas conmigo, pero ahora ya no volveré a verte ni en mis sueños, ahora entiendo que no sufres pero no puedo evitar extrañarte.
Ya no volveré a verte y eso me hace sentir, sola.
leer más   
17
4comentarios 94 lecturas relato karma: 88

La fé más efímera

Mi desdicha más repudiada
Mi miedo más desolador
Mi pérdida más temida,
El dolor más abrumador
El odio más acosador
Y la desgracia más evolucionada.


No tenerlo a él,
Eso lo ha sido todo
El desprecio más cruel
El orgullo más tonto
Que ha podido haber.

Dudo de su querencia
Pues sus palabras atormentan
Sus preguntas me hacen
Querer sufrir de demencia,
Lo que mis sentimientos intentan
Es producto de su indiferencia.

Ansío locamente su amor
Me desespero por su sonrisa
Me desvelo por sentir su calor.
Anhelo una acertada caricia
Un cumplido de aceptación
Un aliento a mi esperanza
Un susurro tranquilizador
A la tenue luz de una vela
Tendida en mi habitación.

Si tu preocupación
Está llena de angustia,
Si se colma de desconsuelo
Si se desborda en la desesperación
Si me defiende de la tiranía
Si me levanta del más profundo agujero.

¡Ya no lo quiero!

Porque es mi más vil deshonra
Mi vergüenza más desconcertante
La violencia más atroz
Tu descaro más agobiante
La manipulación más veloz
El caos más inquietante.

Reina después de la tragedia
El ahogo más asfixiante
El desierto más bochornoso
La caída más aparatosa
El silencio más ruidoso
El llanto más exuberante
La ausencia con mas envidia
La traición más ambiciosa.

Por desgracia ésto lo debo a tí
Si aún te puedes llamar querido...
8
4comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 84

El Ángel que corto sus alas

Y los ojos se cerraron, la espera se termina,

el infierno me desea, el dolor me aturde,

desesperación, dolor, traición, penumbras

ahora mi nombre de sangre se ha escrito.


Su lágrima quema mis manos, arde,

mi piel se vuelve frágil a sus penas

falso ser, serpiente acechando mis ilusiones,

pesadilla eterna a ojos abiertos.


Hoy corto mis alas, hoy quedo sin ti,

asesino tu fe, aniquilo mi ser;

Hoy corto mis alas, hoy decapito mi esperanza

hoy me aproximo al infierno.


No se donde estoy, no se a donde voy

y tu, cada ves alejas tu mirar aun mas,

lágrimas de sangre, arrogancia maldita,

garras afiladas, destrozando almas.


Eh perdido mis alas, eh dejado de volar

Maldigo mi nombre, maldigo mi aliento,

no mas luz, no mas soñar,

eh perdido mis alas; te comienzo a perder a ti.



Apaga mi veladora, eh perdido mis alas,

derroche de fracaso y odio, sangre en mis labios,

mis ojos sangran, tus lágrimas despojan mi piel,

tus palabras me han cegado esta vez.



Hoy corto mis alas, hoy te pierdo a ti,

Hoy dejo de pensar, hoy corto mil lenguas,

mil voces muertas, mil sueños caídos,

sombras anuncian mi caminar.



Hoy corte mis alas, hoy eh de morir,

fracaso admisible, dolor inevitable.

Hoy corte mis alas, hoy te pierdo a ti

Hoy moriré yo, hoy me pierdo sin ti.
9
1comentarios 77 lecturas versolibre karma: 85

San Valentin

Hermoso, frio y glorioso día de primavera, el viento sopla su cara fina y blanca como la nieve densa, ojos café que hago yo sin tu luz, profundos y peligrosos como en intenso mar azul.


Es San Valentín, y mi corazón duele amor, porque no tengo conmigo tu ardiente corazón, yo solo quería compartir con alguien todo lo que tengo y por tonta y descuidada mi amor casi vendo, a alguien que no eras tu, a alguien que solo me quitaba la luz.


Sé que no me amas, aunque yo te entregue todo, y solo lloro en mi cama como un simple desahogo, y siempre me pregunto ¿como alguien tan joven sienta tanto dolor por un chico rompecorazones?, y no te equivoques amor porque si sé lo que quiero, he tenido decepciones solo por impulso y desespero, y me canse de esperar a que alguien bueno llegara, y por tonta y ciega apuñalaron mi alma, cientos de veces amor, y ahora esta desgastada pero cuando te vi fue como si por si sola se arreglara.


A mi no me queda más que escribirte y desearte, ya que no me amas hoy en San Valentín, ni me amaras luego cuando viejos estemos descansando tranquilamente en la tumba de marfil.
leer más   
3
1comentarios 20 lecturas versolibre karma: 46

Death is the road to awe

Acto 1. El miedo.

Estoy incubando la muerte
con mi propia vida.
Con mis manos, el amnios.
Con mi...

Antes de que apriete el frío,
La oscuridad supravital,
y el amor precario.
¿has amado por miedo?

Tanatofobia me suscita
Trémulo espiritual.
Para aliviar emulo
íntegro al estoico.

Si. He amado por miedo.
Para distraer a la muerte
incrusto entre párpados y tuétano
amores de sangre y prepago,
pero nada es suficiente.

Mi sangre es pura espuma.
Supura dolor a borbotones.
No podría gritar,
¡Oh, dios! Eso sería irreversible.

Lamento tanto acotar.
Trato de acostumbrarme
a la finitud
pero la angustia es absoluta.
Luego lego la muerte pero
es légamo insondable.

Acto 2. Objeto.

Me niego a descender
a la muerte profunda.
Procuro enraizar mi psique
sin que sea pertubado.

Me cierro en banda.
No recibiré tal puntilla,
que mi vida es solo mía
y en ella, soy quien manda.

Las posteridad hipotética
no me interesa así.
Inhumar sin impugnar
es inmolarse gratis.

¿Acaso no merezco
conservar mi formato?
Oh, por mi prez y mi amor,
¡Déjame curar mi muerte!

Acto 3. Trascender.

Jainista inorgánico.
Mis tibias cenizas
auspiciarán más vida.
Este es mi legado.

Como fiel vitalista
honraré la tierra
con la plenitud de mi carne.
Pétalos saldrán de mis escamas.
Tallos crecerán de mis lunares.
Amor emanará de mis huesos,
y de mi amor brotarán orquídeas.

Elevar aleve mi materia.
Multiplicar en definitiva,
de un único individuo,
retazos infinitos de vida.

Tras la brevedad del ser
Aguarda la trascendencia.
Ya no tengo dolor.
Sublimar empodera.

Estaré incubando la vida
con mi propia muerte.
Con mis átomos, el amnios,
Con mi...
luz.
leer más   
14
sin comentarios 86 lecturas versolibre karma: 94

Nupcias con el liberto, suplicio

La grieta del deceso sentimental se acordonó de frías noches y días sin gloria.

El matiz del sol se empañó de oscuros.
El juramento de amor eterno se ha extraviado entre verbos olvidados y besos fraudulentos.

Los vitrales de la alegría se han percudido de promesas incumplidas y plegarias vanas.

No hay amor, tampoco odio.
Se ha extinguido el calor corporal y las redes del deseo se han esfumado.

El intento ha consumido el último sorbo del milagro que se ha esparcido al recuerdo de un amor que nació ilusionado, iluso, fallido.

Ha fenecido la última gota del combustible que encendía al cuerpo anhelante de caricias.
Emerge la despedida del resignado adiós, con firma de libertad, con tinte a fracaso, queriendo pintar un nuevo relato.
3
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 18
« anterior1234527