Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 611, tiempo total: 0.004 segundos rss2

¿Cómo describir el vacío?

¿Cómo describir el vacío?
¿Es acaso un nudo en el estómago
o es un punto fijo apuntillando
a la nada?
¿Es el silencio inaudito que ronda
en las hojas de los árboles
o será tener el todo y dejarlo
por pura cobardía?
Cómo describiría usted el vacío
cuando ya no siente nada;
cuando su corazón late, siente que respira
pero su naturaleza está marchita.
Cómo describirían ellos el vacío
mientras ríen a carcajadas
y a ella la llaman puta.
Cómo describiríamos nosotros el vacío
si en nuestras miradas
solo hay indiferencia frente al dolor.
Nos acostumbramos al vacío
sin darnos cuenta.
14
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 90

Escribir

Escribir pensando que alguien te va a leer, es muy arriesgado, penoso y difícil, entras en conflicto con el papel, ordenador o la máquina, midiendo esas fuerzas en guerra continúa.

Aunque bien dicho sea, que lo necesitas hacer, bien por egos o por necesidad mental o espiritual.

Muchos después de hacerlo, lo anulamos o borramos, el dedo ejecutor se despista, elimina lo creado, y claro el chasquido malsonante sale, nuestra rabia se libera con un humor de perro, seguimos, seguimos, el que lo necesita hacer, él otro muere en el empeño.

Desfallecer es la victoria de la tecnología la libreta o cuartilla.

La lucha de frases,letras, palabras, y composiciónes, nos derrota y a veces flaquea nuestra inventiva y somos nosotros los serviciales sociales derrotados.

Nadie, que no esté en éste
mundo metido, sabe del dolor y lágrimas de sangre, que es
escribír creando, y no te lo lea nadie.

A pesar que nuestros enemigos están ocultos, los vemos, y en silencios los amamos.
leer más   
6
2comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 72

El vaso de cristal

Ya no lo tengo
Nunca lo tuve
Solo fue un reflejo
Que floreció en mi espejo




El radiante sol oscurece y los luceros pierden su fulgor, floreciendo entre los dedos, el vaso de cristal cuyas lágrimas rebosan.

Sin conmiseración, has manchado la imagen que por lunas guarde de ti en mi corazón, en mi alma.


Te he amado más allá del límite, por ende, he entristecido de igual manera. El dolor vivido, en ésta noche, noche triste, sobrepasó su esencia.

No imaginas siquiera, el llanto, desolación y tristeza que has sembrado en mi camino. ¡Tal estado me ha superado!

¡Las palabras más silenciosas me desangran, me restan vida!

Si dicho sentimiento rebasa los sentidos, el alma se inquieta y se remueve en su cascarón. Sientes, que te han cortado las alas, han quemado y destruido de un tajo tus esperanzas. En consecuencia, alma y cuerpo al unísono desangran.

La génesis de este lamento, de este llanto, abre caminos de esperanza, de ascensión.

Tan delicado estado, identifica a plenitud el retazo de divinidad extraído de la estrella luminosa que yace en nuestro ser. ¡No todo se ha perdido!

De ayer a hoy, mi alma se ha hecho liviana. Se ve traslúcida.

¡Alma mía, guárdate de sucumbir en la fuente de la venganza cuya esencia te es ajena!

¡Imploro si, que este amor que por ti siento, sea el bastión que anegue mi angustia y saque a flote mi cuerpo, mi alma!

¡Presta oído a mi plegaria, Divina Esencia! ¡Has posible para mí el único consuelo!

Y la sangre gime
Y el corazón exhala
Débil lamento
Que la tierra traga.




Te creí mi rey
Te creí mi espada
Te has esfumado
Pues no fuiste nada.




Luz Marina Méndez Carrillo/22/04/2019/Derechos de autor reservados.
6
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 90

Herida sin herida

Y no es posible saber
la longitud del vendaje,
ni la dosis de analgésico precisa,
ni los puntos de sutura.
Pero duele,
duele y persiste tanto
como el desdén, las miradas
de los que miden y escrutan,
de los que cuentan y juzgan
el sufrimiento.
Y no saber si exponerse
desnudos a la intemperie
o esconder entre las sombras
este duelo,
al refugio de los ojos,
lejos,
donde nadie pueda verlo.
leer más   
20
13comentarios 95 lecturas versolibre karma: 96


Mariposa envenenada
Que me corroe
Las entrañas
Así, yo
Te maldigo
Por este dolor
Que me causas ...
leer más   
17
13comentarios 104 lecturas versolibre karma: 108

Una carta baldía II

A Tania.

Mis poemas suelen presentarse como consecuencias de necesidades imperiosas. Cuando la angustia avinagrada irrumpe vorazmente en mis entrañas, siempre termino escribiendo un poema. Mi lírica es física: Acción y reacción. Cuanto mayor sea la herida, más quejumbrosas serán las letras.

Llevo cerca de un lustro escribiendo y solo una vez tuve la sensación de sentirme desarmado ante un tema. Si, yo, que he escrito con socarronería sobre el muerte, el dolor y el amor. Sobre el amor, el do - lor, y la muerte. Yo soy así, Tania. Todas mis derrotas están pautadas y pactadas pero eso no obsta para que acuda igual, con los dientes chirriando y el corazón amortajado en un alarido azul.

¡Válgame dios, Tania! De nuevo tengo esa sensación pero esta vez es contigo. Contigo este castigo de saberme encajonado. Hay un resquemor en mi espirítu que clama a borbotones escribirte algo pero ¿para qué? ¿por qué a ti?

Tengo la certeza de que hay personas que, antes de conocerlas fisícamente, ya han estado de forma sibilina en nuestras vidas. Ya sea en una canción que escuchaste accidentalmente en un tren, una flor que arrancaste mientra caminabas ausente por un jardín, un céfiro que te desordena el pelo y te arrulla el corazón... Conocerte en persona no fue más que corporizar aquello que ya habia sentido y que me había llevado, desnortado, a engullir diccionarios para intentar nombrarlo. ¿Cuántos milenios se agazaparon bajo el manto del frío y la oscuridad hasta que el universo tuviera un nombre? Aún así latía en él el infinito, el amor y la luz.

Hace unas horas, en estos ratos trasnochados que puedes ocupar en vagar como un azotacalles por los caminos de la consciencia, estuve pensando en ti. Iba a pasar de hurtadillas diciéndote que estaba pensando en dilemas absurdistas, pero no. Estaba pensando en ti y me gustaría saber porqué. He escudriñado la noche, la he puesto patas arriba. He sacudido los cajones ya vacíos de mis rincones, y no hay nada. No hay nada más que una pincelada de ti. Y no te quiero aquí porque tenerte cerca es enlazarme a la vida y no quiero. ¡No quiero, no quiero, no quiero! No acaricies a los perros enajenados de mis temores. Nunca los vi tan mansos ¡Por dios, nunca los vi tan mansos!

¿Qué es esto que se está cocinando en mí? ¿Acaso es libertad? Podría acorralarte hasta que la distancia entre tus latidos y los míos sea peligrosa, hasta que amenacen con ser miscibles, y justo en ese momento esgrimir la última pregunta. La definitiva ¿qué me pasa, Tania? A ti, a mí, aquí ¿qué nos pasa y por qué, a diferencia de cuando no te conocía, ahora me quiero morir cantando?

No hay forma
más sutil de ofenderte
que tratar de abarcarte
en un poema.

15-04-19
leer más   
11
17comentarios 133 lecturas prosapoetica karma: 90

Súplica

No más sangre derramada en nuestras calles.
Nuestra madre está cansada de llorar
y nuestro padre harto de vernos chocar:
valoremos día a día los detalles

y sembremos más amor en nuestros valles.
¡Basta ya de lastimar y de matar!
¡Basta ya de despertar y de soñar
entre pesadillas y enlutados talles!

No más sangre ni violencia ni inconsciencia:
podemos transformar la realidad.
No más sangre manchando nuestra inocencia.

Nuestro padre está llorando en soledad
y nuestra madre gritando su impotencia:
¡Por favor!, no más sangre, no más crueldad.

De Sombras, 2012
leer más   
5
4comentarios 38 lecturas versolibre karma: 82

"Un dolor profundo" Jotabé con estrambote

Quisiera cerrar mis ojos y no sentir
el dolor profundo que no deja vivir

nauseabundo se vuelve este sentimiento
quisiera morir, pero luego me arrepiento
y grito mi dolor mil, mil veces al viento
como un desahogo a mi tortuoso lamento

que no tiene cura, ni remedio admisible
dormir eternamente solución posible

sería cobardía dejarme morir…
sin haber batallado contra lo que siento
porque sin luchar… no habrá solución visible.

ni un despertar sensible
que me ayude a comprender bastardo dolor
que a mi vida no le hace ningún buen favor.






Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
26 de diciembre de 2018
Arica – Chile.

Lo pueden escucharlo en youtu.be/b71mu-3m9MI
17
19comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 118

Muerte en Vida

Nadie debería sufrir arresto de ningún tipo por ayudar a una persona a morir dignamente.

Gracias

Contemplo el paso del tiempo,
desde el trono del calvario,
se descompone mi vida,
ya no responden mis manos.

Ya no puedo darte un beso,
no puedo sentir tu tacto,
siento el dolor en los huesos
viene la muerte acechando.

Mi mundo ya no es mi mundo,
después de meses y años,
quiero cerrar los ojos
quisiera sentir tus labios.

Pasé tormentas y lluvias,
siempre estuviste a mi lado,
con una sonrisa amplia
y la ternura en las manos.

Me amaste todos mis días,
me diste el mejor regalo...
un amor sin condiciones
que no pide nada a cambio.

Pero ahora debo dejarte,
no puedo con el cansancio,
ni vivir en esta muerte
que mata nuestro legado....

Aquello que un día quisimos...
aquello que un día soñamos.

Àngels de la Torre Vidal (c)
Poemas 2019
leer más   
20
24comentarios 138 lecturas versoclasico karma: 99

Una carta baldía

Lo siguiente es un breve texto que escribí para una persona especial en su momento, y que me gustaría compartir. Simplemente porque sí.

Para: Marta.

Pensar de más me ha traído hasta aquí. Hasta mis orillas. Hasta lo que soy. Esta noche el viento azuzaba mis martirios y mis viejos demonios volvieron para mecerme. Y nos separa, a ti y a mí, una libreta manoseada y unas manos frías. Y un corazón frío. Y un amor ridiculo y espontáneo.

Yo que soy de abjurar de mi humanidad. Yo que siento mi cuerpo como una ropaje que no me queda. Que está insoportablemente holgado. Si. Yo sentí como te asomabas en mi vida, con un céfiro angelical pero infinito. Y apareciste, entre la metálica muchedumbre y lo primero que hiciste fue sonreirme. Porque así eres tú. Esa es la forma que conoces de vivir. Y yo no entiendo nada pero sé que lo que hagas está bien.

Fuimos a un rincón aleatorio a tomar un café y ¡Dios! ¡Cómo te brillaban los ojos! Tal era la luminosidad que torpemente especulé que se deslizaba la pena por tus párpados. Pero eso es absurdo, parece que todo en ti está bien, manso, en equilibrio suprauniversal. Y el tiempo se derramaba vertiginoso pero nuestro microcosmos estaba estático, levitando, sosteniendonos. El entorno se revolvía a trompicones. Las personas entraban y salían mecanizadas y nosotros estabamos ahí, intemporales, casi simbióticos. Maldita noche resbaladiza y maldita vida que se escurre impasible. Yo quiero ser siempre joven para ti pero mis arrugas ya vienen trompeteando, a lo lejos. A lo lejos.

Hace unos días, un instante azaroso me llevó a escuchar una frase muy interesante en unos dibujos para niños. “Hijo, recuerda que la palabra amor es un sustantivo. Por tanto puede ser una persona, un lugar o una cosa”. Pero vaya hecatombe, Martita. Tú eres una persona, límpida. Pero tambíen eres una cosa, un rabito de nube. Y, también he asumido que eres un lugar. Mas que un lugar, un hogar... y yo soy muy hogareño. Así fui criado y sólo así sé amar, en esa trinidad que incubas en tu pecho. Personita pura, mullida nube y cálido hogar.
leer más   
14
5comentarios 99 lecturas prosapoetica karma: 89

Lucha rosa

Lucha rosa
I
Se rompe la calma de mi tiempo
en el segundo en que te cruzas ante mí,
y ya no habrá gozo si te miro
y me observas,
si te noto
y no te vas,
si te nombro
y te quedas,
ya no habrá en mí marcha atrás.

Se atropellan los segundos en mi mente,
empiezo a observar mi vida pasar.
Se aglomeran los momentos que he vivido
para añorarlos si no vuelven nunca más.
¿Qué me pasa?
¿Qué me ocurre?
¿Qué me invade?
¿Qué me arrasa?
¿Quién te dio permiso cáncer para entrar?
¿Quién te dijo que anidaras en mi cuerpo?
¿Quién te dijo que te podías quedar?

II
Sólo nombrarte oscurece mi momento.
Solo escuchar que te quedas me apabulla,
aniquila la esperanza de mi tiempo
y me invade la tristeza y la amargura.
Sólo nombrarte me estremece en un segundo.
Sólo saberte me apabulla el corazón,
me desgarra de agonía tu semblanza
y me ahogo entre suspiros con mi yo.

¿Cómo entraste de puntillas en mi vida?
¿Cómo entraste y te viniste a quedar?
¿Por qué llegaste a bandazos sin permiso?
¿Por qué me arrasas sin dejarme opinar?

Y no hay calma que me lleve en este instante.
Y no hay descanso, sosiego ni placidez,
solo la agonía que me inunda por segundos
pensando si tal vez mi vida…
si tal vez

no vuelva a haber vida en mi ser.

III
Miro al cielo azul intenso en la mañana.
Miro el firmamento que se expande ante mí.
Miro la dulzura en tu mirada,
tu sonrisa que me mima,
las estrellas de tus ojos
y lo sé.
Sé que mientras tenga un hálito de vida lucharé.
Mientras queden en mi alma los suspiros,
mientras lata el corazón que ahora me acuna,
mientras tenga vida amor,
yo lucharé.
Lucharé entre las rosas con espinas,
entre sus pétalos perfumados de pasión,
entre esa rosa que se alza con dulzura,
entre sus ramas, un beso, una caricia y tu amor.
Y aunque atraviesen sus espinas.
Y aunque se vierta la sangre de mi herida,
en la lucha ni cáncer, ni amargura,
tu perfume rosal, dejará esencia de esta guerra,
y teñirá de rosa esta lucha…
tú lucha,
mi lucha

NUESTRA LUCHA.
leer más   
7
5comentarios 55 lecturas versolibre karma: 76

El Amor no muere (Los Amantes de Teruel)

El amor no muere (Isabel y Juan Diego).

Sentíamos el amor más elocuente,
ardiente, pasional, desmesurado…
De repente aquel frío inesperado,
de tu acto cruel, injusto, displicente.

Aquel beso se entregó en la nada,
la nada arrebató todas las horas,
y vivimos las zozobras sin demoras,
prisioneros de la noche encrucijada.

Ya frío, mi corazón deambulaba,
cuando tu boca electrizó mi boca,
te llevé a mi sueño en el otro cielo.

…confíale a la muerte que te amaba,
y ardió la carne debajo de la roca,
el amor no ha muerto y no es consuelo!

Poema de Horacio F. Rodríguez Porto
Libro: “Amanecer Crepuscular”
7
7comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 86

Destruido

Ardo por dentro,
Algo quiere salir,
Escucho atento,
Y me empieza a destruir,
Me duele escucharlo,
Pero yo lo volví real,
No quiero alejarlo,
Este dolor es especial,
Solo yo puedo escucharlos?
Pueden hacerme daño?
No me abandones aún,
Si te vas el cielo ya no será azul,
Pero me dejaste,
Y sucumbí ante mi interior,
No trato de culparte,
Pero ahora me causa terror,
Quiero tenerte de vuelta,
Quizás así se vayan,
Ayúdame a sacarlos de mi cabeza,
A cada momento me matan,
Vuelve, ellos no son reales,
No te harán daño, no pueden lastimarte,
Te necesito,
Te extraño,
Pero el dolor es tan exquisito,
Excitante y raro,
Como el que me generabas al estar a tu lado,
Ven a mí, dame una segunda oportunidad,
Hazme bajar a la realidad,
Cerremos mi cabeza como un mausoleo,
Que vuelvas es mi mayor deseo,
Pero no volverás,
No podre verte mas,
Detén todo este ruido,
Antes de que quede destruido.
5
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 57

Lejos, muy lejos...

Empapé luciérnagas impertérritas
sobre nubes llenas de faroles de cal.

Buscando el alma de un lucero peregrino
entre las dunas de mis dudas, y los abismos
en asíntotas, en calles sin ojos, sin piedad.
En canciones que flotan entre piedras
y la ternura de un océano, nido de rimas lejanas...

Soy el grito cegado,
en la intemperie de mi rebelión.
Y duelen lágrimas masculinas,
atrapadas en algún rincón vacuo de mi necedad.

Tengo una luna de sal y me pesa su belleza,
hilada en caminitos de guitarra...

Y se desmorona mi corazón,
entre grietas muy remotas,
un pasado desaforado en la soledad.
leer más   
16
12comentarios 116 lecturas versolibre karma: 102

La última noche del mundo

¿Y qué es ese triste hedor
que desprenden
los sueños rotos?

Pensarte siempre será
Un vago intento por merodearme.
Las cortinas susurran tu nombre...
Y se les atraganta el mío.

Huir. Con el picaporte en la mano
Y con una vereda de sangre
Que se apelmaza en mis talones.
Tus canciones ya no son alegría
Y mis latidos son lamentos escarchados.

Afuera, los perros se revuelven
Y lamentan el amor sin reparo.
Amar sin angustia
Es una maldita quimera.

Portazo y olvido no van de la mano.
¿Y qué sería de la poesía
Si fuesen consecuencia?
Maldita poesía que bebe
Del dolor indecible.

Mañana cuando se agolpen mis temores
y tu luna sugiera,
En un febrero ovillado,
Que cante otras canciones.

Esquinado se agazapa
Un niño magullado.
Entre sus manos sostiene
Cristales “sanguinomuertos”.

Y yo aquí soñando con tregua,
Con tu adiós mordiéndome
Los tobillos.
Que se le olvide al sol tus virtudes.
Que la luz se caiga de tus ojos.

¿Y qué es este frío aliento
Que transpiran tus fotos?

La oscuridad abejorrea mientras duermo.
¿Puede este pobre ser descansar en paz?
Mis paredes amagan con besarme
Pero yo quiero que me arropen.
Para siempre.

Nunca lo hacen.
¿Por qué nunca lo hacen?
Y llega el desayuno y el eco
De los cuervos de anoche
Se acomodan en la mesa.

-¿Me puedes pasar tus ojos?
-Ya los he perdido en otras guerras.
Pero descuida,
Allá en el estómago de esa esquina,
Se encuentra un niño
Que se resiste a ser adulto.

En sus manos está mi corazón.
Serviros. Antes de que vuelva ella.
Ella. A quien llamo “ella”
No es más que una tapadera
Del tú. Tú y tú.

Tú, y tan poco yo,
Te has alineado con mi sombra
Para hacer de este poema definitivo.

Vuelve tarareando tu nombre,
Y eyacula una puñalada
En la coyuntura de mi espíritu.
(ahí, donde solías morar)

Por última vez,
Cierra la puerta.
Anhelo,
por mi madre,
Que esta sea
La última noche del mundo.
leer más   
13
9comentarios 145 lecturas versolibre karma: 97

Lastimada

Te regalo mis ojos
para que observes el mundo
y te aseguro cambiarás el rumbo

Te regalo mis brazos
y cuando veas mis cortadas
solamente te quedaras callada

Te regalo mi sonrisa
si notas que es falsa
te sentirás
vilmente engañada

Te regalo mi corazón
cuando notes que está roto
quedaras anonadada

Porque nunca di a demostrar
que estaba lastimada

Pero en realidad
tu no prestaste atención
no notaste mi dolor

Y dime para que iba hablar
con alguien que no sabe escuchar
leer más   
19
6comentarios 54 lecturas versolibre karma: 93

No hay diagramas...

No hay diafragma. Soy la parte más natural de la naturaleza.
Conviértete en un trozo de hierro con fuego.


La parte más vulnerable de mi corazón.
Después de la fractura; calcinación y extinción.

Conviértete en la esencia del amor o
una conciencia del mundo o una cicatriz.

Che-Bazan.España
leer más   
14
12comentarios 108 lecturas versolibre karma: 100

Soledad agónica precedida por una ausencia

Cuánto se fue contigo es algo que no podré medir en esta vida. De todas formas, cuando me reúna contigo en la eterna nada, ni siquiera importará.

Lo único que logro sentir es este dolor que me desgarra por dentro el alma que había jurado que no tenía hasta entonces. Pero cómo no voy a tener alma si escuché aquella tarde cómo se rompía.

Experimenté por primera vez la verdadera soledad. Teñida de silencio, tuve que admitir que
la ausencia de palabras respondía sin duda a la herida más profunda. Cuando no encuentra manera de desahogarse quien escribe, la pena a una la desborda y lo único que queda del tsunami son este montón de escritos sin sentido.

Hoy te he vuelto a ver en un segundo, y mi corazón... lo cierto es que he tenido que decirme "no es él" para intentar apaciguar la inevitable taquicardia. Ésa que únicamente...
Hay días, como hoy, donde ni siquiera puedo acabar una frase con alguna de las verdades que me retumban en la mente desde aquel enero. Ojalá fuera por cobardía, ojalá por ser débil. Ojalá no fuera porque he asumido a golpes que nada de esto cambiará lo que pasó.

Cuántas noches preguntándole a los dioses en los que juré antaño que no creía, por qué él cuando tenía que haber sido yo. Por qué él cuando alguien como yo sigue creyendo que tiene esperanza, pues sigo aquí ¿para redimirme?
No merezco la oportunidad que me brinda el oxígeno que aspiro, ya tan solo me concibo como algo químico que no cesa y por ello sigue este simple bombeo de un cuerpo mecánico que se mueve por inercia, en lugar de un don otorgado.

¡Soledad agónica! precedida por una ausencia. Me veo reflejada en esta imagen como ya no soy capaz de hacerlo en las fotos en las que aún no te habías ido. ¡Cuánto he cambiado! ¡Cuánto todo! Y sin embargo, pareciera que me hallo encadenada frente a la obra de teatro estrella: la ironía cruel que me muestra cómo, de todas formas, todo supuestamente a mi alrededor sigue.
11
6comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 100

Golpes Contra La Pared (Alza tu Voz)

Se oyen leves
Golpes
Detrás de la pared
Se oye detras fondo gritos
Y murmullos

Se oyen los golpes
Atravesando el silencio
Que reinaba
Por la noche

Se oyen leves
Tropezones
Junto
Con un gritó
Que desgarra hasta el alma más pura
Se siente los llantos

Las lágrimas
Cayendo
Como lluvia
En aquel
Sitio
Donde se desentraña

La paz que alguna vez
Reino
Se desentraño
El daño
En destruir
Con violencia
Y malos gestos
El cuarto

Se notan las cicatrices
Del dolor
Encarnados
Como espinas
En la piel
El desgarrador
Infortunio
Que debió sufrir
Aquella
Voz. ..
leer más   
21
17comentarios 126 lecturas versolibre karma: 114

La paradoja del nudo gordiano

Unidos en un crisol universal
Silencio álgido disiento pálido
(Sublimo.)
Precipita sobre mí tu quietud.
Cuanta, cuanta distancia.
Cómo quema

Huir del fin y la esquela.
Deshumanizarme.
Desmaterializarme.
Sin ser ni haber sido.

Cierne tus raíces en mi diadema
que me siento descalzo
con la paz descompuesta
en un desorden azul.

“Aquel que corte este nudo,
este nudo gordiano:
reclamará el tiempo
y el etcétera.”

El adalid de causas marchitas.
Escribirte para sentirte,
Consuelo de alzar y tirar.
Para que seas sigo sin ser.

¿Por qué si tus latidos
responde a los míos,
deliro sin hálito?
¡Maldito desvarío que habito!

Sentimiento nimio, sentimiento mío.
Mientras este asceta ame la penumbra,
Esta bruma engulla al poeta
y siga incorpórea la musa.

¿realmente existe?
Sedoso su vaho en mi nuca.
Fácil plañir para este adusto
con metástasis de costras.
La angustia encharca mi cuerpo.

Besos del santiamén,
analgésico básico.
Los labios se atrofian
Sino se devoran.

La parca alza la viola.
Sinfonía aguda resquebraja
los tímpanos.

-Cerciórate de cerrar la ventana,
amor,
Que en este cuerpo tengo frío.

Tú ufana te afanas otra vez
-¿Por qué nunca sonríes?
Y se caen mis piezas,
Como siempre.

El melodramático de la lágrima fácil.
Si sonrío se descomponen
mis mejillas como plátano enmohecido.
El dolor sería y yo dejaría de ser.
(Eres dolor y mármol)

En vano esquivo el llanto.
Mi cuita, una llaga intratable.
Mi paz, una utopía irrisoria.

No escatimo en THC,
es que si me abstengo no vivo.
Diluirme en una nebulosa gris,
el opiáceo me da un break,
se acaba el plazo y retorna
la ciénaga total, mi abrigo.

Me mataría, te lo juro
pero del dicho al hecho
y del hecho al nicho,
escucho la endecha
y me engancho al lecho.

Quiero abrazarte procurando un mi asfixia.
Morir purpúreo y yerto a tu vera.
¡Oh, Beatus ille!
Te amo y me destruyo.

Mi dolor es metabólico
Temo al espacio y al rincón.
Solo en tus brazos
soy menos necros

La paradoja del nudo gordiano.
Ella está inherente y remota
aunque cualquier universo que habite
Será mi patria.
leer más   
6
1comentarios 43 lecturas versolibre karma: 75
« anterior1234531