Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 112, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Tus dardos

«Amor»: ¿dices que escaso yo te canto?,
espera que una arenga me construya;
juez busquemos que pronto bien concluya
el misterio que yace tras tu manto...

¿Tú por juez?... ¡ay cinismo tanto!...
¡Mezclarte ya no puedes en la bulla!
¿De Laura la guirnalda será tuya...?
¡Aplaca ya los dardos de tu encanto!

¿O buscas que en su ardor a los amantes,
el bello escalofrío les imprima?:
si acaso es que se encuentran muy distantes,
¡al punto poco a poco los arrimas!

¡Ay dardos, que disipan toda sombra,
al más feroz Aquiles enternecen!:
si al padre el viejo Príamo se lo nombra,
¿no ves que el gran rencor le desvanecen?

Tus dardos ennoblecen con esmero,
¿por qué es que me conviertes en león?
Si en paz hasta parezco ser cordero,
mas guerra me enardece en tu legión.

¿O buscas que en cielo se presenten,
en ígneo resplandor sin condición?
¿Que a todas las criaturas alimenten
y olviden ser selectos con su acción?

Tus dardos me sugieren que en el mundo,
tendida está la mano de lo eterno;
por mucho es un misterio ¡tan profundo!,
que mata cual antídoto al veneno...

«Amor»: «verbo» sólo muestra finitud;
empapado con mi espíritu se escapa...
¡es tu trampa inexpresable infinitud!:
la vida se me esfuma tras tu capa...

Reconozco, has ganado, ¡oh «Amor»:
eminente juez supremo vencedor!
leer más   
6
5comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 74

Única

Como pequeñas gotas de cristal
límpidas y brillantes
son sus hermosos ojos acerados,
eternos y radiantes,
y sus labios vibrantes
sublimes, descarados,
son promesas andantes
flotando por los cielos azulados,
sutiles, asombrados,
capaces de enfrentar el bien y el mal.
Sí los puedes besar,
la dicha conocer y disfrutar
en sueños hechizados,
jamás podrás volver a ser igual.

ALDA
(Madrigal)
leer más   
16
15comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 108

Lamento

El principio y el final de mi lamento
lleva tu nombre atado a la memoria
no hubo celebración, no existió gloria,
desde que tu presencia trajo el viento.

Quiero olvidar tus ojos y tu acento,
borrar de nuestro haber toda la historia,
sin tener que inventar aclaratoria
que justifique mi triste aislamiento.

Mis recuerdos se avivan en la noche
y con rabia cuestiono mi derroche
de nobleza, de entrega, y de verdad.

No mereces ninguna introspección,
ni mi tiempo, ni mi cavilación,
eres la encarnación de la maldad.

ALDA
(Soneto Italiano)
leer más   
23
16comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 97

Bienvenida (Reto Poético 8 palabras “Un poema luminoso”)

Bienvenida

Desde aquella atalaya se vislumbra
el tibio sol que cubre la alameda
rejas protegiendo la rosaleda,
mientras al fuego el tiempo se acostumbra.

Del calor añorado el palpitar
se presiente entre barullos y risa
el agua en la acequia corre sin prisa,
y su arrullo con luz viene a acunar.

Afloran excelentes emociones
queda como un recuerdo la apatía,
comulgan la esperanza y la alegría
como un chorro de buenas intenciones.

Y aparecen tras la puerta entornada
los olores del verano incipiente
todos llenos de exaltación creciente
caminando con fe hacia la alborada.


ALDA
(Derechos Reservados)


(Reto poético: "Un poema luminoso" con las palabras: acequia, atalaya, tibio, palpitar, acunar, rejas, chorro, entornada)
Propuesto por @mariaprieto

Foto: @aldanalisis (ALDA)
leer más   
21
29comentarios 140 lecturas versoclasico karma: 104

Desde aquel día

Seguí tus pasos y seguí el camino,
hasta encontrarme en medio de la nada,
entre la niebla perdí los sentidos,
me senté a esperarte en la madrugada.

Tú no llegaste... però llegó el frío,
pasaron mil noches y mil mañanas,
esperé enmedio de un mundo vacío,
que llené de sal de enjugar mis lágrimas.

Me anegaron mis sueños incumplidos,
las ilusiones con alas cortadas,
y me llegaron a portes debidos
los anhelos que dejé en la ventana.

Un rayo de sol me anegó de alivio,
se coló en la bruma y me encendió el alma,
me otorgó la paz, me otorgó respiro,
y vi el color de una nueva mañana.

Y desde aquel día... cuando me miro...
me veo completa y no me haces falta.

Àngels de la Torre Vidal ©
02/06/2020

Obra de la fotografía: Colette Van Ojik (c)
leer más   
18
9comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 102

La juventud

A través de los ojos de la bruma,
llorando en soledad la fútil pena,
veíase desprolija y serena,
desbordada en dolor y sin reposo,
la flor de los postreros años mozos,
que dejare morir como la espuma.


ALDA
(Derechos Reservados)
leer más   
17
22comentarios 100 lecturas versoclasico karma: 113

Tristeza

Atravesando ríos de tristeza
mirada baja, frío el corazón,
el alma consumida con razón,
cruda verdad, se enfrenta a la vileza,
protegida con un mustio armazón.

ALDA
(Derechos Reservados)
leer más   
22
11comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 104

Aceptación

Mirando desde lejos con tristeza
aquel amor que nunca tuvo caso
plagado de dolor y de vileza.

Lo ve perderse al fin en el ocaso
ojos sin llanto, corazón vacío,
reconoce, sin miedo, el error craso.

No quiere recordar y se consuela,
temblando porque siente tanto frío,
impresionada de que tanto duela,
dice con viva voz: ¡nunca fue mío!

ALDA
(Derechos Reservados)
leer más   
21
24comentarios 157 lecturas versoclasico karma: 111

Librándose a sí mismo

Derecho de matar hay que ganarlo,
¡ay joven valeroso!:
perdiéndote a ti mismo
podrás ser generoso;
y siendo generoso
devienes compasivo...
¿y entonces cuál espada
vacila ante el cerrojo del cautivo?
leer más   
2
2comentarios 10 lecturas versoclasico karma: 33

Ausencia

El viento entre las ramas da un mensaje,
triste y silente, eterna despedida,
aquella cara otrora tan querida,
se ha despedido y comenzó su viaje.

La espera un fiel y lejano paraje,
un nuevo inicio, un comienzo de vida,
todo lo bueno a lo que dé cabida,
llena de gozo y rugiente coraje.

ALDA
leer más   
19
17comentarios 116 lecturas versoclasico karma: 96

Coqueteando con la "A"

Ámame, amor a..., a mar abierto,
Abórdame abrazándome en la arena,
Apaga mi ardor animal, la antena,
Afincarse ahondada ansía acierto.

@Saltamontes
20
22comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 94

¿Adonde?

¿Adonde han ido los ondulados signos
demarcando el vaivén de estas derrotas?
¿adonde han ido las repetidas notas
en el penta verde monte de los trinos?

Adonde es un adverbio relativo
en el infierno ardiente de los miedos
adonde, es la muerte de los credos
mucho antes de ocurrir el estallido.

Adonde es omega nacido sin alfa,
en vísperas de silencios y sonidos,
¿adonde tildo al dolor del alarido?
¿adonde va en la cruz, en paz descansa?.

¿Adonde diablos apuntan los fusiles
disparados por soldados obedientes?
justo al pecho de los contribuyentes
que han pagado sus propios proyectiles.

¿adonde habrá ido el martirio de mis penas?
atado en copas servidas en los bares
¿adonde el pretexto de estos males?
olvidados al rigor... de cuarentena.
leer más   
24
20comentarios 158 lecturas versoclasico karma: 86

Así

Así como comienza el dulce canto,
inocuo en apariencia, cruel engaño,
a la mente febril consume el daño,
¿quién pudiera prever tal desazón?

Así consumes tú mi alma sangrante,
que empieza plenamente en alborada,
terminando inefable, malhadada,
en mil pedazos hecho el corazón.

Alda
leer más   
15
10comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 93

La inspiración

Soy tus fantasmas y soy tu tristeza,
quien te acompaña y te infringe dolor,
un grito en el alma que nunca cesa
que llora contigo en tu misma voz.

Soy tu tortura y soy tu compañera,
de la mano… caminamos las dos…
soy tu esperanza quieras o no quieras,
tus propias palabras… tu inspiración.

Àngels de la Torre Vidal ©
03/03/2020
leer más   
17
4comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 88

Se apagó el amor

Con impostada sensibilidad
y alguna mentira sin voluntad,
presiento tu fragancia
castigándome con tanta frialdad.
Y a una cierta distancia
que no puedo achicar,
tus palabras medidas
hurgan como cuchillo en las heridas.
Y yo… sin armadura
simulando las dudas,
que en nuestra unión sin esperanza alguna
surgen inoportunas.
Rehúyes tu mirada
que ya no sabe ser apasionada;
un robo sutil que no tiene cura
y atenta mi locura.
Ahí donde anidó nuestra ternura
desvanecieron sin hacer justicia
todas nuestras caricias.
Ahora firmaría
por empezar de nuevo,
y encender la llama que yo creía,
que en nosotros... jamás se apagaría.






Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2020/02/23/escribe-tu-relato-del-mes-de-febrero-iv-e

Palabras a incluir: Sensibilidad, unión, esperanza, robo, justicia

Imagen encontrada en Internet
20
25comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 106

Corazón de rimas y versos...

En tanto se escapa el cardón del día
me apresuro por amarte y olerte
~~a saborearte entera y lamerte
en el tapiz de tu amplia serranía.

Mujer trigueña y falconía, nada
por las aguas del mar caribe cálido
ven con gozo a la alcoba de cupido
que la rosa aviva la llamarada.

Hemos palpitado y andado juntos
corazón rimado y versos, adjuntos
escucho tu voz y un son en silencio.

Ya la noche de luna calma, se ha ido
y nos entrelazamos con los sueños
~~ el sol sale con su carro de leños.
leer más   
23
17comentarios 149 lecturas versoclasico karma: 192

Vuelve a mí... mi bella dama

Mi dulce dama de mirada tierna
y delicado abrazo;
que galopas descalza
sobre alados caballos
emplazando a los dioses
que los sueños forjaron.
Como cristalino torrente de agua,
llevas la luz a mi Alma bajo un cielo estrellado.
Mas a veces te pierdo;
extraviada la musa desvanece el encanto.
El frío atenaza... ¡siento el vacío!,
y no encuentro palabras que abarquen lo que he amado.
Abandonada en árido desierto
reclamo un verso que quedó vagando...
suspendido en el aire
por el tiempo olvidado.
¡Vuelve mi bella dama!
no me abandones nunca, que el sol sigue brillando
y el cielo es mi destino.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/11/17/escribe-tu-relato-del-mes-de-noviembre-ii


Imagen encontrada en Internet
21
20comentarios 138 lecturas versoclasico karma: 129

¡Oh ven, ven tú!

Sobre mi cierne su mirada hipnótica,
que turba mis ojos, ¡quizás maléfica!,
como aguijón clavada, tan despótica,
sutil y penetrante y… tan poética.

Belleza diferente, tal vez gótica,
afilada línea, forma sintética,
tormenta de rarezas cual neurótica,
me fustiga como al héroe en lucha épica.

Dama protectora, bolsa amniótica,
en la riña feroz gata, ¡es titánica!,
la que me apacigua como narcótica,
sobre el tapiz dibujada de homérica.

Prometedora y al final anecdótica,
era preciosa y regida por la estética,
consumida por ideas, ¡patriótica!,
pasional y en demasía…metódica.

De boca sugerente, lengua exótica,
un tacto de locura, la ubre esférica,
ardiente, febril, la más erótica,
en el juego del amor…mujer única.

¡Pero es a ti a quién busco!, la caótica,
la exenta de ética y la más errática,
estrambótica, alocada…, ¡psicótica!,
la que borre…esta vida tan patética.
15
8comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 52

Crepúsculo

(El último suspiro soy del día;
se acerca el cazador de mis fulgores.
Me espera una pérfida agonía...
mañana vengaré mis estertores.)

El tibio resplandor de mi partida
atrae los preludios de tu mundo.
Sombrío visitante, eres la noche,
volviendo como siempre al viejo rumbo.

Conoces de memoria mi camino;
a tientas, temblorosa, te rechazo.
En silencio decretas mi destino;
recibo en pleno pecho tu flechazo.

Te adueñas de mi luz y de mis sombras,
invades los espacios de mi cielo.
Enigma de la noche inexorable:
no se si traes calma o traes trueno.

Me llevas a tu extraño laberinto,
atrapas uno a uno mis destellos.
Y, a ciegas, ya no tengo más opción
que confiarme al designio de tus sueños.

Ya siento cómo cae tu rocío,
Devoro sus diamantes con locura.
Mas pronto no podré con su abundancia,
la tierra beberá de su frescura.

Cuando acabes con el brillo de mi luz
y de mí queden solo algunas huellas,
hasta el alba, quiera o no, sé que seré
una más de tus pálidas estrellas.
leer más   
11
7comentarios 191 lecturas versoclasico karma: 58

Solo una noche más

La imagen lasciva de nuestros cuerpos,
esa imagen mental,
de dos almas ardiendo con pasión
tal fuego en un altar.
Libidinosa esencia de un deseo,
meciéndose al compás,
del firme cimbrear de tus caderas.
Diosa en un pedestal,
que orlas mis ojos de obstinado fuego
al verte por detrás.

Pasiones que apagó una noche fría
al oírte un ¡jamás!
Y ansío besar de nuevo tu boca,
tu boca tan falaz,
sin reparar en culpas, o en errores,
o cuotas de maldad.
Que hoy eres como una extraña figura,
cuando fuiste deidad,
y aún así anhelo plasmar contigo
el pecado carnal.

Consumido por una fantasía,
espíritu sin paz,
me pierdo, me abandono, entrego el alma,
la vendo a Satanás,
porque yo, lo que deseo de ti es,
solo una noche más.
La quimera en el mundo de mis sueños,
¿lo quieres tú quizás?
Si por orgullo no elegimos día,
¿que lo elija el azar…?
10
sin comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 68
« anterior123456