Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 371, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Banquet de Postres

Esfilagarsant la llum de la lluna,
vessant-la a sobre de la teva pell,
dibuixo un camí de tendresa i cura,
observo els teus llavis de reguitzell.

Baixo amb el dit a la teva cintura,
endinso el desig pel callís estret,
el llavi pels caus, passeja i et busca,
segueixo el rierol que porta a la deu.

Teixint-te unes moixines de dolcesa,
des del teu ventre, fins al teu melic
traço tres somnis que fan un poema,

amb tres manyagues de goig infinit
que he macerat amb besades de crema,
de mel, de mató i de pa de pessic.

Àngels de la Torre Vidal ©
16/04/2019
5
3comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 74

Tu camisa

Me puse tu camisa
después de haberte amado.
Debajo mi piel desnuda acariciaba
la tibia tela que te había cubierto.
Tu aroma impregnaba mis poros,
tu calor calentaba mi deseo de ti
y volví a desear el fulgor de tu fuego,
la pasión de mi amado,
los besos sabor a noche de sueños dulces,
de tibias frutas prohibidas en nuestros labios.
Volví a desear sentir la música de tu deseo
rozando mis tímpanos,
susurrando gemidos,
anhelando mi tibio cuerpo que buscaba tus manos,
que danzaba en tus brazos,
que bañaba de ansias los segundos vividos,
que gozaba el deseo
y se entregaba a tu cuerpo enlazando caricias
y embebiendo tus besos
con las ansias gloriosas que emborracha el anhelo.
Volví a desearte.
Volví a estremecerme al mirarte durmiendo.
Volví a relamer mis labios al contemplarte desnudo,
y solo…
solo dejé resbalar tu camisa de mis hombros al suelo,
solo caminé despacio anticipando tu encuentro,
solo me acerqué a tu oído…
solo te besé despacio…
solo me fundí contigo…
y solo…
solo fuimos uno tú y yo
y solo… solo te amé … y te amo.
11
6comentarios 58 lecturas versolibre karma: 92

"Vocablos exhaustos en cuerpos de seda". Poema a dos manos @bocinets y @GaiborHector

Dejaré atrás mis deseos,
dejo paso a la alborada,
seguiré esta vez suspiros enredados
en la piel del álamo,
hasta escuchar tus palabras.

Déjame beber tu aliento
recorrerte bajo tus dunas
de leche y saciar la tempestad.

Besar cada letra concupiscente
que tus labios me quieran regalar;
hundir ese vaivén deletreado
en la boca de un colibrí exhausto
que en su aleteo postrero
vaya a morir en tus manos.

Agonizante va trepando tu vientre
para deshacer una nube en las espigas de tu piel.
Mientras mis poros henchidos de tu ternura
sollozan por tu fuente de aguamiel.

Susurrando una hoguera entre las piernas,
para ver nacer una orquídea de agua
que muera con nuestro renacer,
del orgasmo de aquellos versos,
no escritos en el papel.

Revolcados en las sábanas desnudas
de un poema derramado,
de caricias de yemas de dedos
que albergas sobre los labios.

Dando vueltas en ellos, subiendo y desatando
verbos inclinados a tu cuerpo,
que con letras inconexas me dicen
que eres y serás parte de mis sueños.

Suspirando en palabras que flotan y me llenan
de aquella marea que me arroja a tu orilla,
siento cómo se deshacen, mi vientre y mi alma
mientras la razón de gozo se obnubila,
arrastrados a una sombra que recoge
el ovillo, nuestro gozo en una pila de agua y miel.

Y cubre nuestra piel un lienzo de estrellas
estallando ambos en amalgama de sinfonías,
que rozan,
que acarician,
mueren y besan,
insuflando placer, pasión y vida…

Quedando exhaustos entre vocablos de seda
para volver a amarnos con el nuevo día...


Àngels de la Torre Vidal
(España)

Héctor Gaibor
(Ecuador)
leer más   
20
25comentarios 139 lecturas versolibre karma: 99

Mientras Llueva

Te buscaré mientras llueva
en tu cama y en mi lecho,
mientras mis manos no lleguen
a enredarse con tus dedos,
mientras mis ojos llorosos
no te encuentren en mis sueños.

Te llamaré mientras llueva,
al subir cada repecho
de este camino olvidado,
de este cortijo maltrecho,
que ayer era nuestra casa,
y hoy sólo huele a recuerdo.

Y clamaré mientras pueda,
alzando la voz al cielo,
para decirle a los dioses
en un tono bien sereno
que aunque me envíen la lluvia
yo aún te adoro y aún te quiero.

Àngels de la Torre Vidal ©
Del Poemario Inédito “Mientras llueva”
14
6comentarios 53 lecturas versoclasico karma: 82

Desnudando - Vistiendo

Desnudo la madrugada
cuando desnudo tus besos,
cuando tus manos desnudas
van desnudando mis pechos.

Y me vistes de lujuria,
mientras te voy desvistiendo,
me desnudas de prejuicios
que desnudos, van cayendo.

Àngels de la Torre Vidal ©
16/04/2019
Obra de la fotografía: David Casallachs Pérez (c)
6
6comentarios 38 lecturas versoclasico karma: 84

Agua sexual

...

Las horas vacías, inmensas
como tarros llenos de suspiros y jadeos.
Cerramos la ventana
y nuestro cuerpo lleno de mermelada y dientes,
lleno de respiraciones solas,
desveladas,
nutridas.
Nuestros cuerpos quebrándose
como las plantas,
como las gotas,
como las dudas,
como las colinas,
como un demoledor frío de ceniza,
como un saco lleno de orgías y maleza.
El agua salía de nosotros.
Cuerpos pegados, costuras de sal y vidrio.

El alma enaltecida gemía de placer
poblando todo lo oscuro, nombrando todas las cosas,
soñando con las uñas.
De tu boca un soplo cósmico como si fuera de vientre,
como si fuera de cristal,
como miles de tazas de amapola rompiéndose,
como miles de vírgenes amándose,
como tú y yo
gritando,
llenando las grietas del día, llenando los panales de abeja
de sexo y almíbar.

Espesa agua cae del centro de la tierra
a poblar el césped,
a poblar los dientes de león,
a domar los océanos,
a nacer desde los pozos, a morir contenta.

Veo a través de tus ojos. Mis ojos
nacen en todo el seno,
nacen en toda la gloria.
Nacen habitaciones sin nombre,
y ciudades sin espadas.
Cuerpos tejidos. Almas blandas
soñando con el corazón en los puños,
blandiendo cada pupila con la noche
y amando siendo sombra.

Veo a la pequeña muerte
rondando con sus cabezas bajo nuestros pies;
veo camisas de hombre,
llantos de cerveza y
un río de erizos muriendo de par en par.
Veo de reojo órganos saliendo;
hoteles disfrazados de dioses
y camas pálidas de leches espesas.

Estoy agitado,
estoy viendo nacer mis jadeos sigilosos.
Estoy en constantes alucinaciones de dolor.
A la fuerza,
tu cuerpo es sonido.
A la fuerza,
mi cuerpo es vientre de una guitarra.

En esta tarde hay espigas altísimas;
sobre tus piernas corolas descalzas y
arpas como carne viva desnuda.
Escucho ese sonido desde tu sexo y me apresto
a nacer.
El disparo de un jinete se une en mi boca y desde mi boca
un hueso de pájaro.

Estoy juntando los atardeceres y los astros.
Estoy con mis manos llenas de mullos rojos,
con la mitad del día nacido
y la mitad del día muriendo
y con esas mitades, el cuerpo del hombre.
No me permito el no mirar;
estoy amarrado a tu espalda,
estoy con el corazón en una aguja,
estoy anidando mi llanto, llanto de sufrimiento.
Veo correr una palabra descalza
por entre la calle de esperma.

Gotas de leche y sudor mezcladas.
Golpes duros y tibios.
Espejos ruborizados.
Tinas de baño y jabón alimentadas con jadeos.
Roces de cuerpo. Carne viva.
Tinas de baño redondas como un pato
con dos cuerpos muertos dentro.
Tinas de baño gritando desnudas.
Tinas de baño hechas de piel cerámica.

Nosotros llenos de licor y espuma
Agua sexual.
Noche fuerte.

Nosotros llenos de licor y espuma.
Agua sexual.
Día fuerte.

Nosotros llenos de licor y espuma
Agua sexual.
Infancia de rosas.

Nosotros llenos de licor y espuma
Andamos vestidos de muerte.
leer más   
16
10comentarios 102 lecturas versolibre karma: 97

Rozarte

He cerrado los ojos ,
he sentido tus manos,
me han llenado de gozo
el sabor de tus labios.

He querido rozarte
y he sentido en mis dedos,
sensación de sed y hambre
al pasar por tu pecho.

He probado de tu ágape,
he bebido tus besos
y he sentido el calambre
del placer... en los huesos.

No me digas que es tarde,
que te marchas de nuevo,
que abandonas la nave
que te trajo a mis sueños.

Àngels de la Torre Vidal (c)
09/04/2019

Poemas
leer más   
17
15comentarios 132 lecturas versoclasico karma: 100

Después de ti

Resaca de tus manos en mis besos,
exhausta tengo la piel de ternura,
duermo sobre la seda de tu cuerpo,
bajo la luz indeleble de luna.

Recobrando poco a poco el aliento,
dejo yacer mi piel sobre la tuya,
siento tus dedos besando mis pechos,
mientras mi vientre vuelve a la cordura.

Dejo dos caricias en tu mejilla,
mientras el pecho retorna a la calma,
nos abrazamos, te miro y me miras,

cerramos los ojos abriendo el alma,
pido a la noche que acune al deseo,
para de nuevo... fundirnos mañana.

Àngels de la Torre Vidal (c)
Poemas 2019
leer más   
14
6comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 94

Soñar juntos

Me he colado entre tus sueños y he querido salir sin hacer ruido, sólo quería que me tuvieras en cuenta, que supieras que en silencio, entre miradas furtivas ... te echo de menos.

Sí, ya sé que no se echa de menos lo que nunca se ha tenido, pero el recuerdo de tu voz susurrando lo que mis oídos escuchan, de tus palabras escritas en un papel esperando que mis ojos las descifren… esto , ha moldeado mis sentimientos haciéndome sentir que eres un poco mío, que soy un poco tuya.

Aunque el terciopelo de tus dedos no haya rozado mi piel, o tus labios no hayan dicho mi nombre a mi oído, o tus ojos no hayan podido desmontar los míos ... todo eso no importa ... suéñame ... piénsame...

Yo lo he querido hacer y de repente, me he encontrado con tus sueños de cara, mezclados con los míos ...

Atrevámonos a soñar juntos

Àngels de la Torre Vidal (c)
"Maneres d'Estimar-nos"
leer más   
10
8comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 89

Tienes la culpa

Tienes la culpa de los desvaríos,
que corren por debajo de mi ropa
que erizan mi piel de amor y delirio
y mi cordura completa emborronan.

Tienes la culpa del escalofrío
que me recorre de proa hasta popa
que de babor a estribor te hace mío
como a tu piel, tus dedos y tu boca.

Tienes la culpa de mis desatinos
de mis dislates y de mis zozobras,
de mi anarquía ante un vaso de vino,

de querer ser tu deseo a deshoras,
y con mis labios trazar el camino
que esboza tu piel y el placer desborda.

Àngels de la Torre Vidal ©
Poemas 2019
15
16comentarios 111 lecturas versoclasico karma: 102

El sonido del tacto

Hacen el amor las uvas
entre colibríes y tu vestido rojo.
Y salta de ello, un ingenuo sonido de tacto
al son de un bolero olvidado.

Hay una pequeña flor que tiembla tan solo
al ser desnudada en su otoño profundo.
Ahogada en algún corset desgastado.

Entre tu piel de fruta y una botella vacía
derramo un manoseado laberinto,
de un alargado suspiro de agua.

Cayendo raíces de azúcar bajo
tus piernas, que al paladar riega...

El vino fornicado de aves moribundas.
leer más   
21
14comentarios 108 lecturas versolibre karma: 93

Pecados Capitales

Tengo celos de sus manos,
de sus labios en tu boca;
de tus ojos en los suyos,
de ENVIDIA me vuelvo loca.

Y te quiero sólo mío,
beso a beso, gota a gota...
hundida en esta AVARICIA
que me deja el alma rota.

Me inundan la IRA y la cólera
cuando abandonas mi alcoba,
sabiendo que va tu vientre
a mezclarse con el de otra.

Pero soy dueña del mundo,
la SOBERBIA me desborda,
mientras estando a mi lado
sólo mis manos te rozan.

Nos libramos al exceso,
al placer de la zozobra,
la GULA nos llena el alma,
y dejo que me corrompa.

Y somos pura LUJURIA,
dos cuerpos sobre la alfombra,
crepitando de placer
entre alas de mariposa.

Ahora me envuelven tus sueños,
me abandono entre las olas
me encomiendo a la PEREZA
entre tu piel que me arropa.

Àngels de la Torre Vidal (c)
Poemas 2019
leer más   
19
17comentarios 151 lecturas versoclasico karma: 95

Oda a tus ajustadores y a mis aptitudes para quitarlos

De tu cuerpo solo domino una teoría casi imperceptible,
No cuento con la referencia siquiera del olor de tus pechos,
De la tersura de tus labios o de las medidas comerciales de tus muslos.
Solo me queda invocar como a dioses rotos,
A esos ajustadores que soportan sin chistar;
Lo que no sé si mi boca sea capaz de cubrir.
Esos que disfrutan de contenerte la gravedad y los viajes en la guagua;
Esos que se acurrucan en tus pechos y me pintan la piel con envidias.
De tu cuerpo no domino más que una teórica silueta
Una imagen nostálgica e inacabada;
-solo trazos pretendidos por mis ojos cerrados.-
Ay de mí!, que quiero mutar a un cuerpo de tela con tirantes
A un recipiente capaz de contener con malicia;
Lo que alborota mis ojos y cancela todo intento de tranquilidad ciudadana.
Y es que pudiera, más que dibujarlo entre mis neuronas
Intentar demostrar, con más de una maniobra revoltosa
mis impulsivas y nunca obsoletas,
aptitudes para quitarlos.
leer más   
6
5comentarios 90 lecturas versolibre karma: 97

Todo por un beso...

Miro tus profundos ojos verdes, sin bajar los míos. Mis labios entreabiertos ven las pupilas de los tuyos, abriéndose, preparándose para hablar ese idioma mudo de palabras, lleno de matices, que no pertenece a ningún país ... sólo al deseo.

Te acercas sin dejar de mirarme. Mis manos se despliegan, buscando acoplarse a tu cuerpo... Poco a poco vamos haciendo contacto, eléctrico, magnético ... Nuestros labios se encuentran y se funden, se moldean con los del otro, aprendiéndose.

Los dedos se estiran llamando a una piel que desea, dejando que una caricia se escurra por en medio. Mientras los labios sellan una sola boca, un solo aliento y una sola respiración pautada, compartida...

Y dos cuerpos que se rozan, pidiendo mutuamente las mariposas que el otro le traspasa con cada aliento, con cada beso...

Después... el deseo hecho mirada... la tuya y la mía.

Obra de la fotografía: Tomasz Alen Kopera ©
leer más   
5
4comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 74

Con las yemas de mis dedos

Bajo la luz de tus ojos,
se esconde una blanca lágrima,
quiere morir en tus labios,
pero va a morir al alma.

En el fondo de tu boca,
se oye gemir tu garganta,
se ahoga entre los sollozos
que tus palabras no alcanzan.

En la brisa de tus manos,
fenecen cada mañana,
todos los besos marchitos
que no llegaron al alba.

Con las yemas de mis dedos,
besaré en esta alborada
cada rincón de tu cuerpo,
cada colina y vaguada…

Porque al renacer tu piel,
renacerá mi esperanza.

Àngels de la Torre Vidal ©
Poemas 2018
leer más   
22
20comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 114

Diseñaste mi sombra

Gritaste que te deslumbró mi sombra
la más distante de tu universo
la más cercana a tu instinto
provocando tu desnudez
ante el anonimato de mis cortinas

Por qué?
presiento que sentiste impulsos
desde tus recónditos perfumes,
intuiciones carentes de raciocinio
que te empujaron a soñarme

De esta forma,
creaste tu propio bosquejo
diseñando el paisaje de mi aroma
con cimas de bocados accesibles,
desiertos cubiertos de minas,
oasis en puntos estratégicos
o bosques cegando tus rutas,
toda una orografia
a tu imagen y semejanza

Así, dotaste a mi sombra,
de un resplandor desconocido,
de unas sonrisas sin límites
de unos huesos con música
leer más   
13
16comentarios 90 lecturas versolibre karma: 87

Soy el Pecado

Soy el pecado que esperas,
el sueño de medianoche,
cuando te acechan los duendes
que en las sábanas escondes.

Soy tu ferviente deseo,
el ansia que te carcome,
la mirada que te observa
la voz que no te responde.

Ven y búscame en la aurora,
llévame… no digas dónde…
seremos placer y encanto,
fruición y pasión de dioses.

Àngels de la Torre Vidal (c)
Poemas 2019

Obra de la fotografía: Dariusz Branski (c)
leer más   
15
12comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 91

En Mitad

En la mitad del camino te espero,
donde la luna, nos encuentra siempre:
donde se unen tu cielo y mi cielo
donde los besos se vuelven rehenes.

En la mitad de la noche te anhelo,
el lugar donde los labios no mienten,
donde tus manos, tu tacto y tus dedos
me camelan, me embaucan y me leen.

En mitad del capítulo postrero,
espero besarte y también tenerte,
y a que me encandiles con un “te quiero”,

de olor a salvia y aroma a té verde,
salpicado de fragancia a romero
impregnados en tu vientre y mi vientre.

Àngels de la Torre Vidal ©
Poemas 2019

Obra de la fotografía: Karol Bak (c)
leer más   
14
8comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 105

Pecado

Cuezo a fuego lento besos y roces,
añado aromas de canela y clavo
agregamos tú y yo nuevos sabores:
la sal de la piel, la miel de los labios.

Mezclamos caricias de brisa y goce
con manos y dedos desvergonzados,
que buscan y cercan en los rincones
donde hierve la esencia del pecado.

Àngels de la Torre Vidal ©
04/04/2019
leer más   
19
16comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 97

Agitados en agonía

Voy hacer en ti, la crónica de mis índices,
desgajando tu espalda… al símil, de una fruta abierta a mi boca.

Lo que era tuyo, en un abisal
estambre rapaz,
a mi alma invocada cae a su pozo.

Fuego que en tu ombligo, su voz derrama
su entero líquido, a mis labios desatados,
como versos buscando su nido...

Nos extraviamos
entre tanto, y en su después.

Nudos concéntricos
en jirones desnudos
que en su geometría flota.

Y yace un ave
en su corazón de agua,
agitando sed en nuestra agonía.

Llevando en su garras el aliento,
que nos reduce como polen,
a la boca de una orquídea recién despierta.
leer más   
13
10comentarios 82 lecturas versolibre karma: 109
« anterior1234519