Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 379, tiempo total: 0.004 segundos rss2

El derecho a la vida

EL DERECHO A LA VIDA
I
Conciencias dormidas de la gente que mira.
Miradas perdidas que no miran nada,
que ya no divisan la cruel realidad.
Despierto y nada,
te miro y me miras,
más no dices nada y me dejas marchar.
Devuelves mi vida a la sucia cloaca,
al vertedero austero que me va aniquilar.
Y me miras y callas,
y duermes tu conciencia,
y alimentas tu alma justificando mi mal.

He nacido y me muero.
He nacido y mi vida
es como la espuma de las olas
que se pierde en el mar.
Nacemos sin pedirlo.
Nacemos y la vida
es como la ventisca
que nos empuja al pasar.

El derecho a la vida es para unos pocos,
el derecho a vivirla es un puro azar,
la suerte de unos pocos
que son los que me invitan
a pasar por la vida…
muriendo al caminar.



No.
¿No tengo derechos?
¿El derecho a la vida?
¿No?
¿no tengo siquiera derecho a la libertad?

II
Conciencias dormidas de la gente que escucha.
Sordos oídos que no quieren escuchar,
que no perciben los gritos de la gente que clama,
que no oyen los lamentos,
los sollozos,
la angustia ahogada de los lloros al suplicar.

Despierto y nada,
te miro y me miras,
más no dices nada y me dejas marchar.
Me envías a la muerte,
a la muerte callada,
y no escuchas que me muero
si me dejas marchar.
No escuchas y me mandas…
No escuchas y me envías…
Y volvemos al infierno
porque no tengo derecho a luchar y batallar,
a pelear por mi vida y decidir si vivirla
o dejarla extenuar.

El derecho a la vida me ha sido negado.
El derecho a vivir es para los demás.
La vida de unos pocos
nos invita al suicidio
al mandarnos a la muerte sigilosa y cabal.

He nacido y me muero.
He nacido y mi vida yo no la dirijo,
no puedo siquiera mirarla al pasar.
Son otras las manos que dirigen mi destino,
son otras decisiones las que lideran mi andar.
Son tus ojos traidores que ciegan mi penuria,
tus oídos sordos que no escuchan mi gemir,
tu conciencia anestesiada que no siente mi tragedia,
quienes me mandan al Sheol,
a penar…
y a morir.

He nacido y me muero,
porque mi vida no es mía.
He nacido y me muero,
porque no puedo vivir.

No.
¿No tengo derechos?
¿El derecho a la vida?
¿No?
¿no tengo siquiera derecho a la libertad?

No.
No dejes mi vida perdida en el miedo,
no deseches mi alma,
no me dejes marchar al mar del albañal.
Que la vida es mi vida y también es la tuya,
y el derecho a vivirla…
sólo Dios nos lo da.
8
4comentarios 63 lecturas versolibre karma: 84

Lucha rosa

Lucha rosa
I
Se rompe la calma de mi tiempo
en el segundo en que te cruzas ante mí,
y ya no habrá gozo si te miro
y me observas,
si te noto
y no te vas,
si te nombro
y te quedas,
ya no habrá en mí marcha atrás.

Se atropellan los segundos en mi mente,
empiezo a observar mi vida pasar.
Se aglomeran los momentos que he vivido
para añorarlos si no vuelven nunca más.
¿Qué me pasa?
¿Qué me ocurre?
¿Qué me invade?
¿Qué me arrasa?
¿Quién te dio permiso cáncer para entrar?
¿Quién te dijo que anidaras en mi cuerpo?
¿Quién te dijo que te podías quedar?

II
Sólo nombrarte oscurece mi momento.
Solo escuchar que te quedas me apabulla,
aniquila la esperanza de mi tiempo
y me invade la tristeza y la amargura.
Sólo nombrarte me estremece en un segundo.
Sólo saberte me apabulla el corazón,
me desgarra de agonía tu semblanza
y me ahogo entre suspiros con mi yo.

¿Cómo entraste de puntillas en mi vida?
¿Cómo entraste y te viniste a quedar?
¿Por qué llegaste a bandazos sin permiso?
¿Por qué me arrasas sin dejarme opinar?

Y no hay calma que me lleve en este instante.
Y no hay descanso, sosiego ni placidez,
solo la agonía que me inunda por segundos
pensando si tal vez mi vida…
si tal vez

no vuelva a haber vida en mi ser.

III
Miro al cielo azul intenso en la mañana.
Miro el firmamento que se expande ante mí.
Miro la dulzura en tu mirada,
tu sonrisa que me mima,
las estrellas de tus ojos
y lo sé.
Sé que mientras tenga un hálito de vida lucharé.
Mientras queden en mi alma los suspiros,
mientras lata el corazón que ahora me acuna,
mientras tenga vida amor,
yo lucharé.
Lucharé entre las rosas con espinas,
entre sus pétalos perfumados de pasión,
entre esa rosa que se alza con dulzura,
entre sus ramas, un beso, una caricia y tu amor.
Y aunque atraviesen sus espinas.
Y aunque se vierta la sangre de mi herida,
en la lucha ni cáncer, ni amargura,
tu perfume rosal, dejará esencia de esta guerra,
y teñirá de rosa esta lucha…
tú lucha,
mi lucha

NUESTRA LUCHA.
leer más   
12
9comentarios 84 lecturas versolibre karma: 94

"Lluvia púrpura"

Cae la lluvia púrpura
sobre cántaros de barro que sostienen
mis manos encallecidas,
esta noche mi sed es saciada,
descubriendo el amor que me aguarda.

Cae la lluvia púrpura
sobre mi cuerpo mallugado,
sanando profundas heridas,
alzando mi ánimo con alegría.

Escucho un susurro en mi corazón,
a solas o acompañada
en mi desierto que lo empapa
esta lluvia que no para.

Me lava con su agua viva;
agua eterna que escurre
de la cruz del cielo,
sobre mi y a todos a quienes ama.

Aún llevo los cántaros rebosantes
de infinitas gracias que embellecen
y salvan para toda la eternidad mi alma.


Cae la lluvia púrpura
sobre cántaros de barro que sostienen
mis manos encallecidas,
esta noche mi sed es saciada,
descubriendo el amor que me aguarda.


Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Mayo 2019.
leer más   
16
16comentarios 125 lecturas versolibre karma: 89

Inspiración

Para Karina Araya

Afable
caricia,
verano,
despierta
durante
otoños,
despierta
durante
inviernos:
celestes
palabras

De Versos perdidos, 2011
leer más   
4
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 53

Salmo del agua

Con tu tamiz filtras las líneas de las olas
y yo me hago marinero nuevo
en la fortuna de encontrar entre las redes,
que entre sonrisas me regalas,
la abundancia de la pesca
que donaremos con esperanza
a aquellos que pueblan nuestras costas.

Conoces cada arista mía
cuando respiras entre mis pensamientos,
y con ellos como eterno mimbre
tejes cestos de presencia reposada,
y en cada sonido te atribuyes un mensaje
con el que enlazas la conciencia
que en mis venas se detiene,
que arranca después a trompicones
cuando lanzo por la borda viejas dudas.

Cuando callas también te escucho.

Te recito en las arenas de mis huellas
y en la energía comedida de las tardes,
en la intensidad de los lugares mutuos,
con el sonido de la lluvia entre tus comas
y subrayado por el Sol en cada acento.

Entre la dignidad humilde
del movimiento de tus dedos
todo ha de ser milagro y tierno impulso,
en la liviandad de tus palabras
todo será promesa del parto de los hechos,
apetito de la vida apretándose en abrazos,
y será hambre de alegría
revolviéndose bajo nuestra piel de bosques,
helecho plural humedecido
nutrido por tu voz con cien caricias.
leer más   
14
12comentarios 82 lecturas versolibre karma: 95

Asedio

En esta ignota y esquiva vida lasciva
soy la nota agónica que desafina
y mi son ya no trina, pájaro en vitrina
insonorizada, jaula de soledad silenciosa.

Saciada el hambre me persigue la sed
y bebo del agua emponzoñada de la victoria
de quien vence a un ser sólo para ser,
de quien sólo conoce tristeza como gloria.

De quien se diría
que ansía
muchedumbre enfurecida
sólo para encontrar
el sentimiento de perder la vida;

Porque prefiere morir rápido
que vivir lento
en cuerpo
ya muerto...

El compás más doloroso es el del corazón cuando ya no hay nada que amar
y el morir más hermoso es luchando para que no lo haga nadie más.
6
2comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 75

Sí a la vida

¿Yo decido?
Joder.

La fina línea rosa de la vida

acaba de comprarte un billete de viaje en mi vagón.

Y como polizón sin permiso te instalas en su interior,

te aprovechas de mis víveres,

te apoyas en la ventanilla para poder ver mejor

y acaricias sutilmente mis pensamientos

para hacerte un sitio quiera o no.

Pero ¡no!

¡Yo no te di permiso para entrar!

¡No te dije que anidaras ahora en mí!

¿Te pedí que viajaras a mi lado?

¿Te invité a que subieras en mi tren?

No sé si quiero viajar acompañada

porque el peso del equipaje es liviano

y no quiero recargarlo inútilmente,

no quiero tener que compartir mi asiento,

no sé si quiero cargarte

no sé si quiero.

No sé si…

No sé si decidir seguir sola.

Si sigo sola.

¿Y si decido seguir sola?

¿Si decido expulsarte de este tren?

¿Si decido ignorar que estás aquí

y lanzarte al exterior sin miramientos?

¿Y si decido que no quiero?

¿Y si decido que no quiero

que en tus labios me dibujes un te quiero?

¿Si decido que tus ojos no vislumbren los senderos,

ni descubras la belleza de los cielos,

ni te bañes en el mar de los recuerdos?

¿Y si decido que te vayas arrojándote al cieno?

¿Y si decido que no puedas regalarme los luceros,

ni los insomnios dormidos por abrazarte en tus miedos?

¿Si decido que no quiero que me beses?

¿Si decido que no quiero tus recuerdos?



Si decido que te marches

y como Dios te condeno y te arrebato la vida.

¿Qué será de este viaje?

¿Quién me llenará de dichas?

¿Quién calmará mi conciencia cuando no te pueda ver?

¿Quién cuando llegue esta fecha consolará tu recuerdo?

No quiero joder, no quiero.

No quiero que el mismo infierno se levante ante mis ojos.

No quiero que la tortura de no dejarte vivir

me acompañe en el viaje,

me recuerde en mi trayecto que no estás,

que tu tierna y dulce mano no me agarra

y no puedo enseñarte la belleza de la vida,

ni enseñarte que la luna se transforma para crearte una cuna,

ni enseñarte como el grillo que te arrulla te compone una nana,

y las estrellas te cuidan y te sonríen y brillan,

y tu mamá te vigila para que en este viaje

si está la estación vacía,

si se estropea el vagón

o los raíles se tuercen

y este tren se descarrila,

yo estaré ahí mi cielo para enderezar las vías,

para que en este viaje no te engañen ni te hiera la injusticia,

y recogerte momentos que llenaremos de risas.

Yo estaré siempre a tu lado enseñándote la vida,

arropándote en tus llantos y sanando tus heridas.

Estaré en las estaciones cuidándote, mi bebé,

y diciéndote al oído que te quiero,

porque mi amor, mi lucero,

si has subido a este tren yo te recibo con miedo,

pero voy a recibirte con confianza y amor

porque tu vida es mi vida,

y en mi vida yo te quiero,

y si he de decidir,

y si he de decidir que viajes junto a mi

o arrojarte de este tren.

Y si he de decidir,

yo decido.

Yo,

DECIDO QUE TE QUIERO.
4
5comentarios 34 lecturas versolibre karma: 70

Soledad Nocturna

Cuan negra sea la noche

Estaré siempre esperando

A que sueñes junto a mí

Para derrumbar murallas

Para reconstruir latidos

Cuan negra sea esta noche

Te esperaré

Dejaré mis pesares

En el umbral del olvido

Para que vuelvas a darle sentido

Al transcurrir de mis días.
4
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 58

No le niegues al mundo tus palabras

No le niegues al mundo tus palabras,
hoy más que nunca necesita de ellas;
lastima ver llorar a las estrellas,
pero duelen más las voces macabras,

silencios que como venganza labras
en estas tierras llenas de centellas.
En tiempos de luto las cosas bellas
esperan pacientes a que tu alma abras,

para seguir en esta eterna lucha,
para asumir la partida ahogada.
El mundo necesita de tu escucha.

Son tus palabras voz desengañada.
Eres tú, ¡escucha!, regazo que achucha.
No le niegues al mundo tu hoz dorada.

De Sombras, 2012
leer más   
6
2comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 68

Amanecerá para ti , Colaboración: @MiguelAdame & @MarwinAndresGa1

No hay luna en el cielo
Tampoco estrellas
Puros rencores
Que han borrado el colorido
Con desconsuelo.

Te has olvidado del silencio
Con un negro velo,
La fiebre te ha dado insomnio
Te has olvidado de todo por miedo

Se necesita luz para no llorar
Mariposa negra que pretendes
Amar
No ayunes fragancias
Que no todo esta perdido.

Aun veras luz y esperanza…
Sonriendo, decapitaras la bestia de tu mundo
Desafiante iras alegre,
zanqueando la burla de tu tiempo…
Aunque el espectro de Alfonsina
insistente ya te invité
con melancólica necrosis
a la marina perdición de su universo

No, no todo está perdido
inmortal el sol amanece,
su polen ilumina con chispas
y un ave risueña lejanamente
canta,
luego del luto viene la risa
elevando allí su vapor fragante
roció que levanta el ala en las piedras,
victorioso
hacia su cima alza así el vuelo

No, no llores ni ayunes fragancias
Porque el despertar será una poesía distinta
Amnésica de tinieblas
caminaras entre flores
olvidaras feliz el lúgubre llanto
y arrojaras para siempre al recuerdo
tu pálida e hiriente velada noche.

Vive la esperanza
no ruegues
todo sera nuevo
amanecerá para ti
otra vez de nuevo.
leer más   
12
6comentarios 113 lecturas colaboracion karma: 95

Amor Que Dar

Mucho es el amor que quiero darte.
Muchas, las sonrisas que quiero sacarte.
Desde que entraste en mi vida
a todos les hablo de ti, de poder verte.
Mi mente, lo más profundo de mí
no para de pensarte.
Y, a pesar del tiempo, quiero esperarte.
Mientras que llega el momento
solo quiero escribirte, mis letras regalarte.

E.M.
7
7comentarios 85 lecturas versolibre karma: 85

Te mereces todo lo bueno

"Hay lágrimas de felicidad, de tristeza, de impotencia.
Cada lágrima te hace un camino en las mejillas y te mereces a alguien que quiera recorrerlos todos". silent_guitar (Twitter)



TE MERECES TODO LO BUENO.

Algo ha cambiado en mi interior.

Creo que nunca
dejé de creer en el amor como concepto, como realidad,
como motivo mismo de la vida.
Sin embargo,
sí creí que esa senda
no la volverían a recorrer
mis doloridos pies.

Sin darme cuenta,
escuchando a otras personas
ese discurso que tan fuerte
había arraigado en el poco hueco
que la desesperanza dejó sin ocupar
cuando el amor
fue desahuciado de mí corazón,
combatiendo mi desazón a base de frío,
de sangrías y de lágrimas,
me encontré hablando bien
de esa embriagadora emoción
que en ocasiones nos arrasa.

Horas de escritura y de risas después,
me veo diciendo que el amor
es el camino y el destino,
que todos merecemos ser amados,
que todos merecemos que nos cuiden,
que nos calmen, que nos curen,
que nos despeinen y que nos den placer,
que nos quieran como somos
aunque no seamos perfectos
y que se rían con nosotros
cuando contamos chistes ridículos.

Algo ha cambiado en mi interior
cuando me doy cuenta
de que estoy emocionado
porque todas esas cosas,
me las estoy diciendo a mí.
11
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 90

Ven

Ven,que aquí te espero
con el alma alborozada
Ven,a alegrar mi vida,
ven a iluminar mi casa

Ven por el camino
que besa tus pisadas
Que por donde pasas brotan
bellas flores perfumadas

Ven,que a ti te espero
como se espera la alborada,
que de luces llena el cielo
anunciando la mañana

Ven,que yo junto a mi ventana,
con el corazón contento aguardaré
esa brisa fresca que llega
con tu presencia anhelada

Ven,que quiero susurrarte
en tu oído palabras dulces.
Ven, que con sólo mirarte
se llena mi alma de luces

Ven, con tu boca frutosa,
con tu sonrisa hermosa,
con tu piel perfumada,
con tu silueta agraciada

Ven a mí,flor de azahar
Ven a mí,violeta perfumada
Ven a mi,hermosa hada
Ven a mí,mujer amada
leer más   
17
5comentarios 71 lecturas versolibre karma: 101

Espero que tu cabello se convierta en una flor de magnolia

Los labios, donde perdió a su hijo amado.
Espero que tu cabello se convierta en una flor de magnolia.

Estoy en cuclillas sobre la rama del roble,
quiero usar las manos para
limpiar todas las hojas
para completar el trabajo del frío invierno; en
cuanto a la gente,
las impresiones viejas y amargas están enredadas,
y el pelotón quiere morir,

todo en la rama del roble.


Siempre burlas tontas;
no a la benévola Chanxiao,
distante orilla, donde
las rodillas de la madre llegan a gritos y
lágrimas de los niños con la onda de la distancia
de los labios, donde perdió a su hijo amado.

En la rama del roble, la
tierra de Menglang llegó a los gansos,
sus plumas cambiaron en mi país de origen, y los
caídos y
perdidos en el río, nadie prestó atención a esta poesía,
porque regresaron. Estaba en

cuclillas en la rama de roble, y
me preguntó si tenía otro evento de la infancia.
Perdí la cálida luz del día,
el sinuoso camino del rebaño y
los copos de nieve
en este lugar dejaron innumerables cicatrices en mi corazón.

Todos ustedes están agachados en la rama de roble.
Su voz es demasiado monótona y perezosa.
Solo
evoca el
dolor de mi corazón y la armonía entre el pensamiento y la alegría, el crecimiento y la disminución de la luz y la oscuridad,
pero Dios puede darme una respuesta.


Estoy en
cuclillas sobre la rama del roble, la
noche finalmente está cubriendo mis ojos,
mirando las campanas de la luna nueva
y el sonido de la corriente,
dándote un poco de tristeza,
y luego escapando al infinito, para no volver.


Deseo

Espero que su palma
cambie el bote,
para visitar los lugares de interés y el mar lejano.
Su brazo está ligeramente curvado y
estoy nuevamente en su corazón.

Me gustaría
buscar el amor del poeta en tus ojos,
la sonrisa del viento en Changlin,
el color del sol de poniente y la puesta de sol de oriente.
Noche ligera y clara,
trae el sonido de los insectos otoñales,
pero solo me dan lágrimas.

Espero que tu cabello se convierta en una flor de magnolia.
Dormiré.
tranquilamente. Cantaré mis sueños pacíficamente.
En el vaso de bronce,
imprimiremos nuestros labios,
por el amor a la juventud.


Che-Bazan.España
leer más   
16
6comentarios 88 lecturas versolibre karma: 115

Cuando llega la oscuridad

CUANDO LLEGA LA OSCURIDAD

Y cayó la noche.
Así… de repente.

No avisó, pero su manto negro cubrió mi vida.
No mandó carta de advertencia, pero llegó.

Tiñó mi espíritu.

Y el negro más absoluto se apoderó de mi alma,
sin estrellas,
sin luna plateada.
Y la soledad más grande rodeó mi presencia,
absorbió mi alegría,
se apoderó de mi ánimo
e invadió mi existir.
Negro.
Oscuridad aciaga.
Desesperación desbocada en cada aliento.

Y la muerte empezó a rondar por mi cerebro,
su pensamiento albergaba un halo de libertad
y solo nombrarla deleitaba mis sentidos
y me embargaba, queriendo hacerla realidad.

Negro.
Oscuridad aciaga.
Desesperación desbocada en cada aliento,
y tú, muerte, me ofreces libertad.


Y entonces como en un suspiro…
tu mano acaricia mis angustias.
Tu cálida voz es agua en mis desiertos
y el negro de la noche tan solo un color.
Y el negro es el manto que absorbe otros colores
y en su profunda negrura reconozco otro clamor.

Es negro el manto de mi vida
y la miro osadamente.
Es negra la capa que recubre mi existir
y la visto de elegancia con una sonrisa.
Es negro sí el momento,
pero yo lo abrazo y lloro,
para luego sonreír en su negrura
y encender la llama que le de una chispa de luz
a esta mi vida.

Y en tu luz camino.
Y en el fresco elixir de tu voz bebo.
Y reboso de esperanza en tu mirada
Y en el cálido abrazo de este amor
que siempre, siempre, me acompaña.
16
15comentarios 121 lecturas versolibre karma: 102

Destino

¿Estoy loca por pensar que estamos destinados?
¿por creer que deberías estar a mi lado?
y detente si piensas que es un capricho
o que mi mente está perdiendo el juicio

Tan solo dime si estoy demente
por dejarle el trabajo a la suerte,
por creer que nuestros caminos están enlazados,
por tener tener un futuro idealizado

Y si sigo esta corazonada,
y en sus manos dejo nuestros caminos
no me queda más que esperar
que nuestras vidas se vuelvan a cruzar
leer más   
15
8comentarios 61 lecturas versolibre karma: 93

Suspiro de vidrio, y un fallido réquiem

Tiene el vuelo de una luciérnaga atrapada
en una burbuja de oscuridad.

Reza por una columna de aliento reposado
en el lienzo abierto de un azafrán.

¿Cómo hará en su devenir, si al estrangular espejos de mar,
mata el vestido de tul hecho a la medida de una danza espiral?

Existe un suspiro de vidrio
intentando cortar su venas
en su manifiesta desesperanza de cal.

Aun así, yo sé muy bien, que esa severa lluvia
de fiebre insensata, no la verá hundirse en algún
réquiem, sin antes salvar su grito de fe.

Sin antes pelear y flotar el arma criminal,

sin antes rasguñar el pundonor de vivir,

sin antes exterminar lágrimas de polen...

que alimentaban el jardín nefasto de su soledad...
leer más   
25
20comentarios 106 lecturas versolibre karma: 92

Amor imaginario

Tu amistad prometes y no es cierto lo que veo.
Con mi corazón te diviertes y sufro por un te quiero.
Te veo y trato de creer que no es cierto.
Fuiste para mi como una luna llena para un navegante sin timón.
Me deslumbras con tu belleza prometiendo esperanza,
pero como las damas de noche sólo floreces para morir.
Mi corazón susurra miedo y desengaño,
pero la experiencia me grita que me quede otro rato.
Si decides marcharte no protestaré,
pero ahora quiero que sepas que no me iré.
Pues aunque falsa amistad me prometes,
no caeré de nuevo en el engaño.
leer más   
5
2comentarios 31 lecturas prosapoetica karma: 56

Pequeño garabato mágico

Buscaba tapices de hojas y puntos de equinoccio tranquilo.

Pero te encontré a ti.

Calma y vendaval en la misma barca.
Cordeles sin nudos y pétalos entre las ramas blancas.
leer más   
15
13comentarios 112 lecturas versolibre karma: 94

La esperanza

A veces es momento
De parar
De hacer balance
De pensar
Y sopesar.
Hay q revolverse
Contra la propia mente
Encontrarse
Y cuidarse atentamente.
Divagar,
Si es necesario,
Contemplarse y,
A poder ser, reconocerse.
He ahi el camino,
He ahi la enseñanza,
He ahi la manera
La esperanza.
leer más   
4
1comentarios 19 lecturas versolibre karma: 60
« anterior1234519