Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 37, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Abrazo en el silencio

(Somonka a dúo: @kundeamor y @mariaprieto)

*************************

Ya lo sé… lo sabes

voy rendida de amor

solo pensarte

temblor emocionado

retumba en mis sentidos


Tu ausencia hiere

bajo el cielo nocturno

labios vacíos

mi corazón mojado

te estrecha en el silencio

**************************





Autoras:
Senpai Lisbeth Kumar y María Prieto

Febrero 2020
Pintura: "Lirios" Van Gogh
25
31comentarios 226 lecturas japonesa karma: 116

Un doble Shadorma por el Día del amor:

¡Amor!
Eres arcoíris…,
Colores
Divinos
Que los enamorados…
A ti agradecen.

Con besos
Sellan su unión…
Caricias,
Suspiros
Y abrazos muy profundos.
Hacen el resto
@Saltamontes (14/02/2020)
15
14comentarios 271 lecturas versolibre karma: 117

Catorce de Febrero (Explorando)

Hay una fecha al año
en la que alardeamos
que nos aman de verdad,
un día especial...

Dulces, flores, una joya,
bombones, un vino dulzón
besos apasionados,
tomados de la mano, un lugar

Al amanecer,
es quince de febrero otra vez,
la joya no brilla igual,
Hay un sabor amargo en el vino

Un beso en la mejilla
nos recuerda con dolor
que comenzó la jornada
que todo era ilusión

La realidad abofetea,
fue sólo una fecha de amor.
Se esfumó un quince de febrero
ante la realidad y el dolor

Hay que amar con intensidad,
ver el alma en el espejo
que refleja un cariño verdadero.
Cualquier fecha es igual

Amar la cotidianidad,
salir el domingo al mercado
aunque el bolsillo este exiguo,
tomados de la mano con motivos

Un día cualquiera
caminar por el parque
respirar aire fresco
renovar los recuerdos

Destellos radiantes.
Disfrutar de su compañía
en el inmenso hermoso mar,
como si fuese el último día

Febrero, abril, junio, marzo,
es una linda ocasión
para tener un detalle de amor
y que brille de nuevo el sol
leer más   
15
17comentarios 106 lecturas versolibre karma: 109

Corazonalidad de las hojas

Corazonadas gotas de otoño amarillo
cuelgan a punto de caer
incitadas por el suicídico susurro del viento
en el vértigo de las huesudas ramas.

Es febrero
y atravesamos la canícula
de cuando los suelos se agrietan;
un vaho gélido enmustiese
el viejo verdor que ya traían las cosas.

Estamos en sequía;
pero hace frío
y los árboles
románticamente lloran
al mesarse
sus doradas cabezas
de oxidadas fechas.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
4
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 58

14 de febrero

El día de San Valentín,
Es el 14 de febrero,
Donde nos regalamos rosas,
Bombones, te quiero.
Donde las parejas se juntan,
Donde todo es más sincero,
Donde el amor vuelve al renacer,
Recordando esos momentos.
Nos escribimos cartas,
Vamos a aquel cine viejo,
Las calles hablan por sí solas,
Poetas llenan sus cuadernos.
Con los dedos entrelazados,
Caminando sin rumbo cierto,
Pues somos dos enamorados,
Contando estrellas del cielo.
Supe que eras para mí,
No veas la suerte que tengo,
De poder haberte conocido,
De volver a verte de nuevo.
Sólo le pido a dios,
No poder olvidar tu cuerpo,
Y de poder celebrar siempre,
Este 14 de febrero.
leer más   
3
2comentarios 35 lecturas versolibre karma: 48

Orgullosos

ORGULLOSOS

Con la suspicacia de un genio
y el orgullo de un idiota
el camino se va cerrando
para los dos tontos
que prefieren seguir su camino
cada uno por su lado
como dos orgullosos engreídos.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2020
leer más   
3
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 47

La Mariposa y el Poeta

LA MARIPOSA Y EL POETA

La mariposa reina le ha roto el corazón al poeta
pero el poeta que es un idealista
sigue adelante como si nada
aunque pareciera una locura
sigue caminando en línea recta
porqué sabe que el corazón de esa reina
aunque con otro este
es de él y nada más.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2020
leer más   
2
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 26

Febrero

Febrero mes de la amatista y de iris morados
De ocultas primaveras y juveniles otoños
Despiertas al azahar, floreces los almendros

Febrero mes de amantes enamorados
De amores encendidos y corazones compartidos
De cuerpos piel contra piel abrazados

Febrero mes de carnavales, disfraces y mascarada
De arlequines, príncipes, princesas y bellas damas
Ocultando el rostro nuestras pasiones quedan desatadas

Febrero mes de vientos, nieblas y brumas
De amaneceres perezosos y bellas madrugadas
Nos das vida al hacernos vivir un día más
10
1comentarios 254 lecturas versolibre karma: 45

La voz de una melodía

En un piano están tocando lo que ahora voy a tratar de describir.

Alguna vez fuimos los que se encontraron y no tardaron en perderse para siempre. Los que no llevaban la cuenta hacia adelante ni contaban los momentos de esos victoriosos pasados que arrastrábamos orgullosos, junto y al pie, de nuestras huellas.
Porque nos nacimos de manera natural, sin saber que aullábamos a la luna y ella respondía con mirada sórdida e incrédula lo que apenas entendía de nuestro confuso vocabulario.
Ahora, el tiempo nos ató en rebeldía y el orgullo, mientras tanto, plancha las hojas que escondemos por mojadas. Ya no vamos hacia donde no nos llaman ni llegamos enteros de improvisos ni a pedazos. El miedo es un viejo que, a veces, aún en su senilidad, aconseja atinado. Otras, el pobre anciano repite lo que escuchó de la vida o creyó interpretar de sus cansadas gestas, en sus agrietados gestos, en la voz de su tiempo y en ajenos. Nosotros, clavados en el primer instinto, dudamos si entrar en batalla o abandonar las armas del valor antes de alcanzar el paso siguiente. No saber si espantarlo o arrullarlo, si creer en sus siglos o reventar con un nuevo intento, es sólo una parte de las notas que comienzan con una melodía al azar. El resto, son los retoños del alma atados a las cuerdas tensadas para soltarse completa buscando el destino de su mitad.
leer más   
10
4comentarios 205 lecturas prosapoetica karma: 47

Infinito

Apenas fue un impulso, pero salí de mi centro para entrar en tu círculo. Y es que en tus giros veo la vida de colores que aún no fueron inventados y me lleno de imágenes los márgenes, el reverso y mis límites, para iniciar con un gran baile la mitad de mi vida festejando la totalidad de la tuya.
Y no pienso en tacones para hacerte ruido, ni en faldas que enciendan la luz del sol, sólo cierro los ojos y giro a tu alrededor como vine al mundo, con la piel puesta en el alma. La voz se me esfuma entre sonrisas porque lleva el ritmo loco de tu corazón tocándome el pecho con platillos voladores que nunca se dejan ver en el cielo.
Sigo girando y me hago sombras chinas en la pared con el brillo que me arrancan tus ojos. Cada vuelta es el nuevo vértigo que dibuja tú música y no me canso. Creo que nunca voy a caer rendida de agotamiento mientras que, con cada nota dando vueltas como el trompo de mi infancia, tu melodía me abrace hasta el más ínfimo de mis pensamientos.
Bailemos entre círculos que vayan y vengan, que cieguen y exploten, vida. Somos la burbuja dentro de la burbuja, los colores que las iluminan y la ilusión que las refresca.
leer más   
6
2comentarios 66 lecturas prosapoetica karma: 50

Fe

Los sueños, son esos instantes donde nos pasa la vida que quiere suceder al minuto siguiente. De repente, las paredes se hacen jaulas y las jaulas cadenas, las cadenas se transforman en yunques y los yunques se funden con el fondo. El fondo muta en la nada y la nada se levanta en andas. De tanta fuerza encuentra impulso y encuentra uno de los caminos que va hacia arriba. A mitad de la escalada comienza a aparecer una luz, diminuta, frágil, casi quimérica. Ya la visión es otra y se asoma una sonrisa de confiada esperanza. Esa misma fe es la que nos tiende una soga para seguir escalando. El fondo ya se empieza a ver lejano y la luz es cada vez más inmensa, más intensa. Y sale una mano dándole coraje a la otra y el yunque aplasta las cadenas y las cadenas voltean la jaula y tras la jaula asoman las paredes. Y las paredes se transforman en muros de plumas y las plumas son las que conocen el espacio que descubre el cielo. A eso, lo llaman el laberinto que nos construyó la vida. Y la vida no tiene más sentido que los nuestros puestos a en sus manos.
Ahora y después, todo vuelve a comenzar, los sueños, las paredes, la jaula, las cadenas, el yunque hasta el fondo y la ilusión que hace el todavía tener fuerzas para poner nuestros sentidos a funcionar dentro del motor de la existencia.
leer más   
5
2comentarios 164 lecturas prosapoetica karma: 53

Jardín

Ligero como ese ramo de fresias
que perfuma todos los rincones.
Bello como mi planta de jazmines
cuando se abre para la cosecha.
Prolífico como las rosas
que nada escriben y todo dicen con su color.
Pródigo como esa única margarita
que pronunció el sí oportunamente.
Delicado como las orquídeas
más salvajes en boca de la selva.
Extravagante como la pasionaria
brillando sutilezas antes de ser fruto.
Grandioso como cuando florecen los cactus
y todo se confunde.
Igual al cosmos
cuando descubre una mota de tierra y la fecunda.
Así, como el corazón
cuando se alza sembrando idílicos jardines con tu voz.
leer más   
7
sin comentarios 155 lecturas versolibre karma: 51

De carne y hueso

Mi pelo, sigue haciendo los mismos desastres de siempre.
Mis ojos, permanecen clavados en algún más allá de acá.
Mi boca, persiste en silentes palabras y curvadas sonrisas.
Mi nariz, alterna entre el aroma a presente y caídos recuerdos.
Mis mejillas, rescatan el rubor ataviado de un no obstante.
Mis orejas, son interminables senderos por donde pasea la música.
Mi cuello, habita entre roces erizados y cuerdas vocales.
Mis hombros, sobreviven a mis sueños mientras cuelgan mis brazos.
Mis pechos, metamorfosean entre la edad del tiempo y el clima de la pasión.
Mi abdomen, transformó deseos en el latir de tres corazones por el mío.
Mi espalda, acecha a las sombras que persiguen mi retaguardia.
Mis caderas, perpetúan el andar uniendo pasos, poses, pesos y pasmos.
Mis piernas, vienen y van, me cargan o se cargan cuando la sangre fluye.
Mis pies, mis pies resisten los embates.
leer más   
9
2comentarios 200 lecturas versolibre karma: 62

Poeta vacío

Restaurado con voces roídas, de bocas sin nombre,
acumulador compulsivo de historias sin destino,
asesino voraz de letras recién paridas,
con latidos de madera y sueños agotados,
Poeta vacío,
puritano catador de ojos inocentes,
vulgar hombre mundano contaminado de divinidad,
obnubilado en su bohemia,
con su olvido lleno de espinas,
con su limitada poesía, intentar volar más allá,
Poeta vacío,
de regresos postergados y adioses inminentes,
de soledades desnudas, de arrodillados recuerdos
poeta sangrante, al filo de la muerte,
escribiendo con sangre y desidia,
la poesía más perfecta.

ALEX.
leer más   
11
2comentarios 191 lecturas versolibre karma: 48

Sólo sé escribirle a él

Ni poemas ausentes de versos
ni presentes con toques en las rimas.
Ni prosa barrosa con afiladas rosas
ni relatos sensatos como zapatos.
Ni cuentos de había y no
ni historias para tener un fin.
Ni argumento mandatos
ni narro macabro.
Yo sólo sé escribirle a él.
leer más   
10
sin comentarios 167 lecturas versolibre karma: 53

Él

La semilla que germina
en las hojas de mis libros.
El fondo de mi corazón
y la puerta que lo cruza.
La barca que hace mar
entre mi lengua y mi alma.
La noche y los días
que se detienen sobre el tiempo.
Mis manos desnudas
rompiendo líneas contra las letras.
Las alas que amplifican
la música que se me cuelga.
Esa campana extraña
tañendo círculos bajo la luna.
Las plantas de mi pies
cuando besan el suelo aún florecidas.
El sabor invisible de las alturas
cuando devoran las llamas.
El contorno del aliento
cuando se cortan los sueños.
La vida que me hace ruido
en la mirada perdida.
¡Tantas cosas!
Y sólo es uno, apenas un él.
leer más   
7
4comentarios 110 lecturas versolibre karma: 57

Voy por las respuestas

¿Quiénes somos, corazón?
¿Los de antes de,
los de después de
o el ahora que viene bajando
hacia adelante?
¿Quiénes somos, vida?
¿Los nacidos diferentes,
los que todo y nada saben
o los que aprendieron a ser juntos?
¿Quiénes somos, cielo?
¿De qué universo caímos
para desbordarnos la existencia?
¿Quiénes somos, amor?
¿Quién nos cuenta?
leer más   
8
4comentarios 228 lecturas versolibre karma: 67

Ojalá.

Tantas veces leemos lo que no escuchamos suspirar que nos parece poco y nada, apenas algunas palabras amontonadas al azar, un sin fin de locuras sin sentido. Un intento fallido de alguien con ínfulas de lector empedernido y escritor de mediocridad discutida. Diferimos en la utilidad o inutilidad de su léxico, sonreímos en silencio y por los ojos, socarronería de la más pura por la gramática mal utilizada, las rimas que no llegan, las desastrosas prosas, los puntos erróneos, las comas que estorban; por aquel ímpetu pintado en el que se perdieron entrando en fallidas intenciones.
Qué distinto sería si lo escucháramos directo de su corazón, desde el correr de sus arterias, goteando desde el punto más obscuro de sus pupilas, desde su garganta seca de nudos irritados por el qué dirán o el no está bien, desde sus manos temblorosas de acunar el alma mientras consuela su llanto con siglos de historias.
Tanto gimnasio a cuestas para vernos bien y sentirnos mejor contra tan poca gimnasia emotiva para palpar las emociones ajenas. Tal vez, algún día encontremos un equilibrio que rompa esa estúpida balanza. Ojalá y así sea. Y que sea en un tiempo cercano, donde todavía existan oportunidades de no lamentarlo, donde aún nos podamos ver crecer.
leer más   
7
sin comentarios 243 lecturas prosapoetica karma: 54

Sinsabores de la melancolía

A veces me pasa. Otras, paso yo. Es como un círculo de destiempo girando en una noria sin viento a favor. Una sensación tan espantosa que los monstruos de debajo de mi cama salen a tomarme de las manos, me miran con ternura y suspiran apenados. Pensar que eternamente va a sentirse así lo hace más horroroso. El más horrible de los pesares, una aberración que ataca al corazón.
Y se siente el frío corriendo por los rincones, saltando hasta el techo con las manos vacías de todo; haciendo ruido en los silencios, arrastrando cadenas de pesadumbre que dejan marcas en mis pasos, no en mis pisos.
En ocasiones, lo he visto crecer tanto que tuve que mirar al cielo tratando de evitar las sombras para no temblar y demostrar mi miedo. Porque sí, tengo temores de todos los colores que combinan con la ocasión de mi tristeza y los tacones de mi melancolía,
Le pongo empeño al ser valiente, al tratar, al insistir. ¡Lo hago! ¡Carajo que sí lo hago! Hay días que tomo resignación en taza de té aunque esté helada y me sepa a desagradable hiel He llegado al colmo de dibujar paisajes diferentes cada hora para mudar mi piel, para quedarme sólo con el alma y su ceguera compasiva.
Tengo momentos, muchos, de esos que no quisiera convidar a nadie. Y no es egoísmo, es otra cosa. Es más de cuidar el hogar de tantas mariposas, los colores en los rostros, esas gemas que como encendidas estrellas brillan en las miradas. Son apenas unos pocos los que podrían comprenderlos antes de tocarlos con la lengua. Los sinsabores no maduran nunca y siempre saben amargo.
Al final, después del proceso, me subo a la cola de una esperanza pasajera, le pongo mi mejor cara y le pinto una sonrisa como prueba de mi buena fe. Ella me toma, en realidad nos tomamos. Y vuelta al inicio del círculo, a la veleta, al viento de frente, al ahora de siempre y mis monstruos preparados para el desastre.
leer más   
8
5comentarios 212 lecturas relato karma: 45

El dragón y las mariposas. Casi una leyenda

Había una vez, en un rincón muy muy lejano, un dragón domador de mariposas. Y es que le gustaban tanto los colores rodeando sus alas, cruzando sus fuegos, que les enseñaba a hacer piruetas a su alrededor. Las mariposas no se sabían domesticadas, girar alrededor de las fauces de ese animal con tanto de magia, era natural. Tanto, que se creían parte de su hechicería.
No existía día ni hora demasiado temprana o excesivamente tardía para ver en el cielo tamaño espectáculo de luces y vida. El tiempo pasaba como cuando llega el otoño y las hojas van cayendo de a una, lento y precioso. No había campesino o noble que se resistiera al encanto. ¡Si hasta la Luna salía con el sol para no perderse la escena!
Una tarde, se hizo furioso invierno y las mariposas temblando de helado miedo volaron hasta acurrucarse bajo el pesado cuerpo de ese maravilloso dragón. La nieve los fue cubriendo de a poco y el tiempo sin clemencia alguna los congeló. Tal era la tristeza del paisaje que ni luna se asomaba para ver los blancos restos de lo que otrora fuera emoción.
Las estaciones se pasean a su ritmo y la primavera daba pasos en falso, temblorosos, despaciosos, un poco más que cansinos. Días y más días pasaron con más penas que glorias, la nieve se fue haciendo agua y el agua pequeños claros donde el sol comenzaba a reflejarse para entibiar el aire.
Fue recién para el verano que el dragón despertó de su sueño congelado y se levantó presuroso a despabilar sus mariposas. Dicen, y es que es una leyenda más que un cuento, que se encontró solo rodeado de pequeñas cicatrices de colores, tan iguales a sus amadas y dóciles aladas que enloqueció de dolor encerrado entre cadáveres.
leer más   
5
sin comentarios 297 lecturas prosapoetica karma: 57
« anterior12