Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 107, tiempo total: 0.004 segundos rss2

A la deriva

Viciada oquedad abierta,
allí donde hielo y fuego
se rinden frente al vacío.
Donde el orgullo y el respeto
no encuentran satisfacción,
sumiéndose en un tremendo
y desazonado pozo.
Surgen voces del averno.
Crucifixión de inocentes
aterrados e indefensos;
negado lo establecido
castigan su atrevimiento.
Hoja inerte y a la deriva
empujada por el viento,
sin ningún punto de apoyo
ni una mano en el encuentro.
Crece un vértigo que envuelve
a una humanidad sin credo,
de principios devaluados,
seducida entre señuelos.
Tanto tienes tanto vales…
Lo que quieras te lo vendo,
más es tu Alma lo que cedes.





Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/09/08/escribe-tu-relato-del-mes-de-septiembre-i


Imagen encontrada en Internet.
16
19comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 96

Hokku: por @Saltamontes (Pedro M, Calzada 26/08/2019)

Llora el planeta
Amazonía en llamas
¡Cuánto dolor?
leer más   
23
27comentarios 141 lecturas japonesa karma: 88

patria

Voy a hacerte patria,
himno y reina,
puede que dios
o bandera.
(Re)escribirte
en Constitución
y levantar las Cortes
como el vestido
de Marilyn Monroe
en los años cincuenta,
convertirte en país
y nación
aunque no entienda
de Historia moderna.
Caminarás desfiles
de orgullo
y sin prejuicios,
los días se tornarán
de rojo
en los calendarios,
serás festivales
y festivos
y fuegos artificiales
envidiados por el
cuatro de Julio;
manifestaciones
de bajas voces
y muchos destinos.
Voy a hacerte patria,
himno y reina,
ese es mi objetivo
aunque seas victoria
en los desfiles atléticos
y
no creas en Dios
ni en amos;
aunque suene
soberbio,
voy a hacerte patria,
aunque suene
escéptico.
9
11comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 84

Llameante espiral

Arde la casa, cruje, agoniza.
Las ratas corren, chillan.
Mamá y papá miran desconsolados
cómo el fuego lo purifica todo.

Una mentira aviva la ira:
cruje el pecho,
arde el amor,
corre la sangre,
chillan los sueños.

Mamá y papá se abrasan,
las cenizas se las lleva el viento,
brasa del perdón, el olvido.

De Tu corazón es un bonito lugar para morir, 2019
leer más   
12
4comentarios 132 lecturas versolibre karma: 104

Fuego

Estoy de paso,
Llevo pocas cosas en la mochila, ando liviano de equipaje.
En mi alma arde un fuego que no se puede apagar.
Ni la muerte podría.
¡Vas bien! Dice una voz en mi interior.
Sigo por el mismo camino, doy vueltas y vueltas pero siempre vuelvo al comienzo.
Es la rutina.
Te va matando de a poco, te va evaporando el ser hasta que desaparecés.
Vuelvo a la conciencia, de fondo una canción de Sumo me recuerda que estoy vivo (o eso creo yo).
Me prendo un cigarrillo,
el humo forma ciertas imágenes sexuales, me hablan al oído, pero les doy un manotazo y desaparece todo. Se borra.
En mi alma arde un fuego que no se puede apagar, voy bien.
leer más   
17
4comentarios 108 lecturas prosapoetica karma: 94

Juliana

Para La nena gato

Fue una estrella come nubes,
una nube come estrellas,
enorme y pequeña llama,
gatuna ansia, a quien
oí a lo lejos decir:

Invítame a beber té:
despacito, despacito,
para no quemarme el alma.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
6
5comentarios 126 lecturas versolibre karma: 86

Y no miento

Y no miento
al desear tu boca carmín
mientras sonríes
bañado en lujuria.

Deseo aferrarme
a tu mandíbula
y perder el rumbo
besándote en silencio.

Y no miento,
pues mis ojos no saben callar
cuando siento el fuego
en mis venas.

Deseo ser la tempestad
que moja tus rincones,
la brisa etérea
que adormece tus ganas.

Y no miento,
al escribir esto.
He aquí, mi poesía
siendo la base
de todas mis fantasías.
10
6comentarios 121 lecturas versolibre karma: 93

Recuerdo

Siempre he sido
una buena seguidora de las normas y las reglas,
pero eso cambio
en cuento tus ojos se posaron en los míos.
En ese momento,
los dos sabíamos
que seriamos capaces
de derribar
el muro más alto,
solo por una caricia del otro.

No recuerdo
ser capaz de pasar por tu lado,
sin levantar la cabeza,
para descubrirte a ti mirándome,
como si fuera la joya más bonita de la corona.

No recuerdo
el inicio de esto,
pero si tus besos furtivos,
alejaos de la sociedad,
con el único deseo
de quedarnos a oscuras siempre.

No recuerdo
que pensé la primera vez que,
en tu cama,
rompimos todas las normas,
ni tan siquiera recuerdo
que sucedió después,
lo único que hay en mi mente
son nuestros deseos,
unido al fin,
que parecían
fuegos artificiales
con cada uno de nuestros movimientos.

No recuerdo
que fue lo que pasó después,
porque el muro derribado
volvió a ponerse en pie,
pero si me acuerdo de nosotros.
Y,
por tu mirada,
sé que tú tampoco lo olvidas.
leer más   
6
3comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 60

Necesidades básicas

Hacen falta mas
muchas más,
como cinco o siete primaveras cada año
y un Van Gogh
y más poetas
cientos, miles y zancudos,
bailaoras y piratas
y dos o tres que den palmas,
hacen falta.
Se nos muere la pasión por las esquinas
¡hay que arder!,
quemar las penas en pira,
¡arder, arder y quemarlas!,
hasta que no quede rastro.
leer más   
15
3comentarios 87 lecturas versolibre karma: 89

El silencio de los besos

Bésame despacio, con cautela
despójame de esta insuficiencia
de ti.
Quítame el aire
devuélveme el aliento
con tus besos,
¿Sientes mi lengua rozar?
yo siento la dicha de sumergirme
en la vorágine que es tu boca.
Cuando nuestras miradas
se cruzan
hay un desenfreno
en mis entrañas
candente fuego,
que quema con exactitud
tus ansias.
Bésame sin peros
y sin decir ni un solo te quiero,
no existen las palabras
en medio del silencio de los besos.
12
5comentarios 116 lecturas versolibre karma: 87

Despertar

Con el amanecer se desprende
arrebatado viento,
nubes bajas acarician
aquella plancha,
que en rojo enciende.

Cae sobre la ciudad caricia
de un día que amanece,
fuegos, brillos,
estropeando cada pared,
indómita obscuridad desaparece.

Es el despertar de colores el verde,
roja flor, pájaro azul,
fuente carmín celeste.
Invade los manantiales
quiebra llama en mil luceros,
cada rayo, cada espejo
luz que los pasos ciega.

Encendidos techos
penacho de claro ardiente,
violín, arpa, lira,
te confundes en el aire,
suspiro que escapa
de los pechos,
fuego, destello
amanecer ensueño...

PD: Escribo por que lo siento,
y sentir, es mi contento...
leer más   
14
13comentarios 105 lecturas versolibre karma: 101

¿Qué ha quedado de nosotros?

El agua apaga lo que el fuego enciende, ni cenizas deja el viento, ni rastro de nuestro incendio. Ni corazón maltratado, ni herida, de momento, porque nunca hubo daño, solo el paso del tiempo, que ni es cura ni es tormento.
16
13comentarios 130 lecturas prosapoetica karma: 89

Las exigencias del fuego

...

no conozco las exigencias del fuego
por verlo arder
pero si conozco las razones del porqué
lo hace:

hay una niña escondida
atrapada entre las brasas y
mientras más grita,
más se incendia.
leer más   
11
6comentarios 96 lecturas versolibre karma: 98

Sol, muerte y vida

El sol hiere los iris de los ojos,
lacera las pupilas
inundando las cuencas
de legiones de lágrimas furtivas.

La esfera ígnea de encendido ardor
a las flores marchita
en los veranos tórridos
por la asfixia que daña la campiña.

Lastima la nieve alba del tejado
y ardiendo en las cornisas
derrite los carámbanos
pintando la pared con mil heridas.

Ese sol, que brilla resplandeciente,
ciega a las golondrinas
que vuelan sin sentido
buscando por el cielo una salida.

El astro que lumínico derrama
sus rayos en orgía
de luces y calores,
anunciando al albor un nuevo día.

Magno sol, que eres fuego y llamarada,
muerte y también la vida,
estrella abrasadora
alumbra el arduo caminar de espinas.
15
8comentarios 129 lecturas versoclasico karma: 86

"Dos cuerpos inertes en fuego" (Versión en Español)

Percibo el sudor de tu frente,
olor de hombría rítmica
arremeter contra mis jardines
cual palpitan,
hambrientas rosas carnívoras,
y durante la hora sollozante
de dos amantes,
exigo que los astros tan altivos y lejanos
nos observen anonados,
maravillados y encelados,
dos cuerpos inertes en fuego,
con sus serpientes juguetonas,
con sus pezones hinchados,
con sus perlas nacaradas en erupción,
mi principal deseo descarado,
de mi flamante beso,
de mi secreto encuentro,
recostados solo tu y yo
entre susurros aterciopelados.

Enid Rodríguez Isáis
San Antonio, Texas
Estados Unidos
Diciembre 2017.
leer más   
23
20comentarios 208 lecturas versolibre karma: 94

Silencio

El silencio es la melodía de aquellos que buscan la calma
y la agonía de los que les aterra encontrarse con su alma.

El silencio somos tú y yo
dejando que el sol, queme las palabras
y nos hiele poco a poco el corazón.
leer más   
20
2comentarios 108 lecturas versolibre karma: 92

Armadura de miedos y un alma de fuego

Armadura de miedos, que vistes mis dias,
tu fuiste barrera, para que el dolor no me siga,
te arme en silencio, al esperar más de la vida,
te forje con mis dedos, en la soledad que me enfría.

Me sentía tan cómoda, acariciabas mi ruina,
el dolor no se asomaba, mi piel no se iniciaba,
el dolor no me llegaba, ya no me acariciaba,
mis huesos eran tiesos, mi alma se viciaba.

Si alguna vez te quise fue para evitar que la frustración, de haber caido de la cornisa,
Intenté no sufrir y me hice poesia,
para sacar el dolor y plasmarlo en mis rimas.

Armadura que oxidada, opacaste mi risa,
me hacías tan fuerte rasgando mi vida,
tu fuiste mi amiga, callando mis miedos,
hoy ya no te quiero, mi alma es fuego.

Te dejo ir, a cubrir otros cuerpos,
ya no te pertenezco, me fuí a vestir de sonrisas,
mi piel es de ruegos, camino sin miedos,
hoy soy lo que quiero, un alma de fuego.


Claudia Viviana Molina
11
10comentarios 137 lecturas versolibre karma: 95

Tú ya has disparado

Guardo un poema por cada una de las veces
que el frío ha ido directo a la yugular
y no me ha dejado decirte
cuanto te echo de menos.
Y cuando hablo de frío me refiero al tuyo,
porque ni el propio invierno
sabe serlo tanto como tu ausencia.

Supongo que no quería llegar,
estaría celoso
Tú te preguntas el motivo
-como si no lo supieras-
como si tuviera algo que hacer
contra el calor de cuando estas cerca
este invierno que se muerde el labio
en un esfuerzo inútil por enfriarte.

Pero tú ya has disparado.
Ya ves que tu fuego no se apaga
y a mi siempre me gustó ser oxígeno.
Lo he sido tanto
que me quema.
Haces tanto frío
que me quemas.
Y pendo de un hilo
que lleva tu nombre
porque olvido el mío
si no suena con tu voz.

Que por mucho que llueva,
aquí no crece ni la mala hierba
-y lo digo señalando mis mejillas-.

Vaya puntería,
acertaste a la primera
y fuiste a matar.

Así que ven.
Ven.
Ven por cada te echo de menos.
Que cuando llegas
yo me encuentro.
Y que se aparten los algodones
si tengo la lana de tus jerseys.
Que te vayas mil veces
pero que vuelvas.
Que seas lo que quieras
pero conmigo.
leer más   
9
1comentarios 116 lecturas versolibre karma: 58

Amor que vence la propia muerte

Requiero de la fuerza del fuego.
Con eso me bastará por siempre.
Huir del desasosiego que hunde.
Por un estéril corazón vacío.

Mis letras consuelan lo que tengo.
De modo que recobro el animo.
Venzo al que lo quiere invadir todo.
Recuerdo las alegrías sintiendo.

Para no morir de frío y hambre.
Basta que el ego no rompa a la fe.
Con su dolor de la pesadumbre.
Que lo consume en segundos todo.

Lograremos ganar lo perdido.
Música que cura lo sublime.
Amor que vence la propia muerte.
Seremos como la poesía al oído.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/02/2017.
15
1comentarios 336 lecturas versoclasico karma: 62
« anterior123456