Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 182, tiempo total: 0.003 segundos rss2

¿Cuándo seré un mejor hombre?

Seré un mejor hombre
Aumentará mi valentia
La montaña se aplanará
Podré caminar mirando al cielo
Mis brazos no estarán ardiendo
Mis ojos perdidos
Se secaran las dudas
Mis piernas agotadas
Volverán a la cordura
Solo tengo que lograr un objetivo
Dormir sin ella.
Sin su macabra mirada,
Sin su penetrante risa
Sin su amarga sonrisa
Sin su distante morada
Sin que sueñe con ella
Sin que continue la querella
En mi soledad aparente
En mi mente dormida
Sin que encienda el fuego
Que cierta amada doncella
No desea...
Solo seré mejor hombre
Cuando lo más cerca que esté de ella
Es cual lejana y perdida estrella
leer más   
3
sin comentarios 13 lecturas versolibre karma: 31

Ama lur, maite zaitut (Tierra madre, a ti te amo)

Que te lo diga el aire que expande el incienso,
de aromas de pinos, de robles y fresnos,
hermoso jardín del edén que más quiero,
vuelvo a renacer, cada vez que en ti pienso

Lezegorría, Haizaritu, Ungruñea y Aristoia,
el Urralegui, la herrería, el castillo y la corona

Nombres que pueden revelar, la descripción dispar,
que dieron al lugar, los avatares del tiempo,
sin conseguir erradicar la toponimia original,
que identifica con lealtad, el ADN ancestral de mi pueblo

Así yo te quiero, oh noble villa urzenkiar,
con lantxurda o aguacero,
y no lo puedo negar, dice el (rio) Esca al pasar,
sobre cuyo ímpetu embravecido, navego

(Sorteando la muerte en almadías, como lo hiciera mi abuelo)

Yo amo este valle de sendas escarpadas,
ruta pleistocénica ascendente hasta el cielo,
la cumbre de Auñamendi reflejada,
en la mirada aun no extinta del recuerdo

Añelarra, Ukerdi, los tres reyes,
Lákora, Ezkaurre, Pico de Orhi, Binbalet,
cumbres del pirineo navarro,
que comencé a admirar en la niñez

Diré que llevaron por generaciones en su lactancia,
nomenclatura Euskara, Souletina y Bearnés,
hasta que Castílla invadió nuestros pastos,
y se replegaron a Francia, los últimos reyes, de la casa de Foix y de Albret

Nunca podré decir adiós a mi tierra madre,
ni a hidalgos convecinos de apellido roncalés

Yo, a mi hogar, para siempre retornar quisiera,
como cuando mi alma inocente era pequeña,
pues la trajo de París, un mes de Julio, la cigüeña,
cuando los gardatxos dormitan, repanchingados al sol sobre las piedras

P D

Las montañas (cada invierno) se cubren de nieve,
hasta que la primavera y el verano la disuelven,
los manantiales se llenan, las mariposas vuelven,
despertando a las flores, que divinizan los prados verdes

Aristoia (el robledal)
Urzenkiar (de Urzainqui)
Lantxurda (lluvia fina y persistente, que empapa)
Auñamendi (Pic d`Anie 2.507 metros de altitud)
Almadía (Balsa hecha de troncos de madera que se empleaba para el transporte fluvial, siguiendo el curso del río)
Gardatxo (Lagarto)
leer más   
10
10comentarios 107 lecturas prosapoetica karma: 99

Seré breve…

.

Seré breve…
Fué ese sentimiento que nació sin querer
y que rodó por un mundo sin llamar la atención
que bailó sobre los tacones haciéndose el amor
en varios poemas sin ningún autor, fuimos él y yo
amándonos…

Seré breve, como la historia
y si es una historia es porque ya tuvo su final…

Seré breve si digo que nunca supo
nunca pudo, o no quiso, saber que era amar
sentir, vibrar, llorar, reír, las grandes emociones
que nos hacen vivir, sin ser sólo una necesidad…

Así fue, como una larga y corta ilusión
que erizaba la piel al escucharse hablar
que abrazaba el alma tan fuerte
sin sentirse en soledad, así lo sentí yo
y así llegó, y partió sin querer
perdiendo en un tiempo
escuchando a la costumbre
agotada, reclamar…

Seré breve, como dije
se hizo el silencio más cruel
al final, al final…

soundcloud.com/lola-bracco/sere-breve (Lola)

.
20
7comentarios 105 lecturas versolibre karma: 118

Una anciana en la playa:

Yo vi a una anciana sola muy sola en rotunda soledad
Sola en la playa con el agua al pecho y su mirada aislada
De la gran multitud de bañistas en la playa
Ella estaba sola y sola hablaba
Con sus frases en la boca ella callaba
Callaba su soledad y lo hacía sola
Con la mirada perdida allá donde el azul del mar
En ancha arista se une con el azul cielo
Y yo pensaba mientras la miraba...
Realmente estará sola?
Habla con ella sola?
Quizás alguien la escuchaba... y lo sabía ella sola
¡Valla usted a saber con quién hablaba!
A esa muy anciana que con el agua al pecho hablaba y meditaba
Después de casi media hora estoicamente hablando sola
Le vi una sonrisa en su rostro dibujada
Dio media vuelta y regresó sola a la orilla
Despacio como si a ella ya “alguien” le contestara
Lentamente caminando por la arena la vi sola
Hasta perderse de mi vista sola
Habrá hablado con Él...?

Autor: Saltamontes (12/7/2919)
leer más   
22
14comentarios 93 lecturas versolibre karma: 112

Reflexión de los trayectos

Cada paso del rey Luis hasta el cadalso
Cada piedra por Babieca atravesada
Cada viaje y su regreso, todo es falso
Cada escape y cada huida, son la nada.

Cada gota por un Drakkar ya surcada
O por barcas ya pensadas por el griego
Cada marcha del romano ya está dada
El trayecto siempre existe, tu estas ciego.
leer más   
2
sin comentarios 16 lecturas versoclasico karma: 26

~ Una mirada, tres versos y un te quiero, para dos… ~

.

Nos miramos
como desconocidos de otros tiempos
con ese brillo que acelera los latidos
con los labios queriendo decir algo
de un silencio hace mucho guardado
sin recordar, él y una mesa, yo
en la última mesa del mismo bar…

Y escribí
en mi agenda tres versos
yo, que nunca había escrito
más que citas de trabajos
en distintos horarios
sin olvidar esos ojos
que estaban delante
de mi, pero más allá
queriéndolos
queriéndolos ver
sin animarme a mirar…

Música, voces, personas
pasando entre mesas
y la última mirada
se quiso escapar
encontrando
sus ojos a dos pasos
más arriba, y una sonrisa
que quise volver a besar
o besar como en el poema
donde un poeta le escribe de amor
a los ojos, y no la deja escapar…

Fue una mirada,
la segunda y dos almas
volviéndose a encontrar…


soundcloud.com/lola-bracco/queriendolos-ver-tres-versos (Lola)

.
29
12comentarios 137 lecturas versolibre karma: 106

A la columna minera

Escuchasteis la voz de la llamada
y a ella acudisteis sin pensarlo
en aquella premonitoria madrugada
en la que la noche ya clavaba sus garras.

La tierra ha llorado vuestros pasos
llevándose el secreto de vuestros ojos
almas de las flores y de los ocasos
que ahora reinan en mi recuerdo marchito.

Cada uno de los testigos del cielo
porta vuestro nombre imborrable
y cada noche delante de los sueños
aparecen fugaces e inmortales.
Pero no hay ojos con miradas
capaces de ver vuestra estela
y el olvido, de metal y escarcha,
los desgarra cada noche,
cada maldita noche sin vuestras almas
y los deshace con sus falsas promesas
y sus luchas de papel y de baladas.

Pero yo sigo escuchando llorar la tierra
y las flores del campo se vuelven rojas
como vuestro alto corazón sobre las sierras
cruzando desde la mina hasta los llanos
en nombre de la libertad y contra la guerra,
fue la primera voz del alba de los pueblos.
Y siento el dolor de las balas traidoras
cruzando el cielo hasta vuestros pechos,
cuerpos caídos y mutilados en las horas
del clamor del sol y de la noche sin luna.
Donde todo fue esperanza, lloran
los ancianos, los niños y los héroes.
Aún se estremece la calle recorrida
por la noticia de vuestra derrota:
huellas de sangre, llanto y vigilia
caminan por todas sus arrugas,
pero el olvido y el silencio gritan
y ocultan el dolor insoportable
de vuestra segunda muerte tras la vida.

Cada uno de los ríos del corazón minero
se han teñido del color de vuestra sangre,
la que pusisteis frente a los cuervos
y frente a las llamas de la barbarie.
No habrá nuevos obreros ni esperanzas
que no porten cada uno de vuestros nombres
sobre sus frentes y en el centro de sus alas,
mineros y héroes de la patria del pueblo
la de vuestra alta estrella escarlata
dibujada en el centro de su pecho.

El mar ha llorado vuestros pasos,
allí donde partía el mineral usurpado para siempre
de vuestros cuerpos y sudores vallados,
donde el dolor se desvanece en el horizonte.

No hubo despedidas, ni más estrellas
dibujadas sobre el cielo
porque todas las luces bellas
quedaron refugiadas y defendidas
en el valor de vuestros ojos y en sus cuencas.
Ni el metal ni el infierno sobre el río
detuvo vuestros corazones de justicia
ni la muerte lo logrará jamás.

No volverá a haber música en esta tierra
hasta que el negro mar del olvido
devuelva la voz a vuestra garganta fiera,
alta, resonante, cargada de futuro.
Vosotros que empuñasteis la mina misma
para defender la libertad y la justicia
cuando se os fue pedida hasta la vida,
no podréis morir.

Y volveréis a caminar sobre esta tierra,
porque os debemos nuestros labios,
y volveréis victoriosos frente a las arenas,
porque os debemos la voz de nuestras gargantas,
y volveréis empuñando la misma bandera
porque os debemos la poesía y la esperanza,
y volveréis libres sobre esta tierra
porque viviréis para siempre en nuestra memoria.
8
9comentarios 122 lecturas versolibre karma: 98

Dos caminos opuestos y el mismo beso

.

~ Tres versos, dos caminos opuestos y el mismo beso al regresar… ~

Hace frío de un invierno asesino
asesino de amores, amores con miedo
y miedos que se abrazan mirando hacia abajo
al marchar, paso a paso, y los bolsos tan vacíos
de nosotros y en cada prenda un botón lleno de recuerdos
por desabotonar…

Y nos fuimos, tan lejos que fue cerca
tan cerca que nunca olvidamos la última mirada
que guardamos, el beso mordido y negado
la forma de las manos enlazando los dedos
ahora muertos de frío buscándonos
sin estar, al lado…

Pero ayyy amor, cómo dejarnos escapar…?
Cómo? cuando hay tantas almas que nunca llegan a amar.

Y a mitad del camino de ninguno, perdidos entre horas
giramos los pasos sin sabernos al final, que no era tiempo
que había tantos besos queriéndonos besar
ahora y toda la eternidad…


soundcloud.com/lola-bracco/dos-caminos-opuestos-un-beso (Lola)

.
20
11comentarios 128 lecturas versolibre karma: 105

Mi espalda

.

Yo sé que todos conocen mi espalda
que la han visto pasar por muchos versos
de algunos poetas, pero nadie, ninguno de ellos
la ha tocado, ni ha podido contar de su piel
nuestra historia…

La historia que invisible se dibuja
entre lágrimas saladas y huellas de dedos
que un amor abandonaron rotas…

De la postal sin desarmar del todo
las ideas tranzadas ni los sueños de un alma
enamorada, de la caricias que frágiles dejaban
promesas sutiles mientras me besaba
y mi corazón creyendo iluso
tan sólo palpitaba…

Fue la más bella historia
nunca jamás contada
guardada en la guarida de almas
de vidas por amor tristemente perdidas
pero siguen vivas, escribiendo de su amor
en las paredes y recreándolas en las sombras
imaginarias, de los cuerpos que habitaban…

Pero volviendo a mi piel, a esa frágil y atemporal
eternamente grabada imagen de mi espalda
ha sentido el amor en cada beso de su enamorado
mientras ha vivido, dejando inmaculada en sus labios
la pureza que hoy escribe esta historia
de amor…

Como toda historia de amor, no siempre tiene final
cuando uno sólo de los amantes es el que se va
cuando el otro lo acompaña hasta la orilla
entre la vida y la muerte, sin querer soltarse
las manos, sin poder seguir…

Por eso recuerdan
el brillo eterno de mi espalda
por eso inspira a poetas, porque el eternizó
en sus besos un amor sincero, más allá que las palabras
y yo a cambio dejé la imagen envuelta en el aura
que se quedó a cuidarla, mientras mi alma viaja
entre mundos visitando a mi amante
y yo espero ansiosa para seguir
escribiendo la historia…


soundcloud.com/lola-bracco/yo-se-que-todos-conocen-mi (Lola)

.
14
9comentarios 132 lecturas versolibre karma: 99

Regreso a la corte

Parto en busca de recuerdos,
reminiscencias de otra era,
memorias de una corte,
que su pasado esplendor aún conserva

Quise traerlos con primor,
a éste poético espacio, dónde,
entre escogidos versos de amor,
ni lo amado ni lo perdido se esconde

Regreso a aquellos momentos,
que en mi adolescencia fueron tan bellos,
como los ojos de la dama,
que inspiró mi trova en ellos

Furtivos encuentros,
en noche cerrada,
fugaces paseos,
muralla almenada

Quisiera repetir de nuevo tal gesta,
a hurtadillas de la reina,
cotilleo de doncellas,
y vigías con ballesta

Mis recuerdos siguen ahí fluctuando,
donde la mirada del tiempo se detiene,
admirando un palacio que en pie,
su porte guerrero y cortesano mantiene

El Rey y sus leales partieron,
cabalgando sobre corceles, aguerridos,
a defender su tierra, de invasores,
y sin darse hasta la muerte por vencidos

Hoy la enseña del viejo reino sigue izada,
sobre la torre más alta del castillo,
con nobleza la homenajean los vientos, y el tiempo,
de tantas bellezas de ensueño testigos

P. D

El Palacio Real de Olite, corte de los Reyes navarros hasta la conquista de Navarra y su incorporación a la Corona de Castilla (1512), fue uno de los castillos medievales más lujosos de Europa. Así, un viajero alemán del siglo XV escribió en su diario, que hoy se conserva en el British Museum de Londres: "Seguro estoy que no hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso y de tantas habitaciones doradas".
leer más   
13
11comentarios 79 lecturas versolibre karma: 101

No es cuestión del mar

Cuando el agua está fría, hay personas que prefieren acostumbrar su cuerpo a la temperatura en un solo salto; otro grupo prefiere ir paso a paso, desarrollando la resistencia a su tiempo.

Algo similar es conocer a alguien. Hay quienes saben como enfrentarse a cualquier historia, pero hay quienes admiten que prefieren leer por capítulos, desarrollando en cada uno el valor para el siguiente.

Comprendí con esto que no hay agua en la que no se pueda nadar, que todos tenemos una historia detrás de las sonrisas y las lágrimas que nos da nuestra propia temperatura, y que ninguna experiencia nos hace menos dignos de amor.

Por lo que, si te sueles preguntar quién podría aceptar tu historia y quedarse, recuerda que a veces no es cuestión del agua, es que el otro posee su propio tiempo para conocer nuestro mar.
leer más   
7
3comentarios 66 lecturas prosapoetica karma: 79

Y así era el cuento... (Relato)

No todo era lo que parecía o lo que las ancianas contaban....

Había algo mas... Torcido en aquella historia que parecía que llevaba vidas enteras habitando esos parajes secos y marchitos.


Aquella mujer había arribado a la aldea hace casi 30 inviernos.
Nadie supo verdaderamente como es que llegó.
Una mañana simplemente la vieron ir hacia el río con un balde destartalado.
Salió de la casucha desvencijada que se encontraba casi derruida por el abandono y que estaba justo en las afueras.

Nadie dijo nada... Y es que la gente realmente no sabia nada, y no habían querido preguntar... Y no es porque no tuvieran curiosidad, pero es que simplemente no se atrevían a indagar un poco tan siquiera.

Ella era muy callada...
Su mirada si bien no era evasiva, si era de un vacío algo inquietante.
Su cabello lacio, largo y rubio se desperdigaba extrañamente por sus hombros escuetos.
Sus labios eran muy delgados, de un color apagado.
Sin duda era hermosa.
Pero su belleza podría ser hasta intimidante, por decir lo mínimo.

Al menos, no se sabia de que alguien intentara pretenderla.
Nadie se le acercaba.
No le temían, pero si la evitaban..

Pocas veces la vieron por las callejuelas de la aldea, tapizadas del hedor de las heces de los animales domésticos, de moscas insolentes con su zumbar constante, plagadas de los chiquillos andrajosos y mugrosos que olvidaban con sus juegos, la miseria y la precariedad en la que vivían.
Y cuando ella pasaba con sus pies delgados y suaves, era como si el tiempo hiciera una pausa voluntaria para no perturbarla. Para no distraerla de sus cavilaciones silentes.

Todos callaban.

Todos la miraban.

Con un descaro que podría calificarse de insultante.
Casi contenían la respiración para no inhalar su mismo aire.
Incluso los animales gemían y buscaban refugio fuera de su alcance.

Hubo un momento después de muchas estaciones en que se acostumbraron a verla en sus deambulares singulares por los caminos, sobre todo ya entrada la tarde, cuando se quedaba mirando ese muro de árboles altos y frondosos con sosegada curiosidad.

A veces podía estar ahí de pie por horas, sin que nada pudiera distraerla.
Incluso la habían visto, estoica, de pie aun cuando la lluvia azotaba con furiosa desesperación, en un afán inútil por quebrar sus resistencia.

Hubo un día de otoño, en el festival de la buena cosecha que la gente de la aldea acostumbraba llevar a cabo, en que comenzó todo.

Ella, en especial ese día, jamas se asomaba y cerraba sus ventanas para no permitir tan siquiera la intrusión del sol.
Sin embargo, ya casi cuando el festival terminaba, la vieron caminar apresurada con un vestido largo y blanco.
Mas pálida de lo acostumbrado y con la respiración que denotaba una agitación extraña.
Y sin decir nada, se interno entre la maleza, entre los arboles de aspecto mortecino, en esas tinieblas que tragaban sueños y esperanzas.
La vieron caminar de prisa con una determinación aguda, casi enfermiza.
Y sin más, se perdió en la negrura....

Todos se quedaron impávidos, pero nadie hizo algún intento por detenerla o por ir a buscarla.
Se miraron entre si con la sorpresa dibujada en la cara.

Si bien imaginaban que ella se había atrevido a caminar durante las tardes por aquellos lugares, jamas pensaron que tomaría la decisión casi demente de aventurarse a tales horas por ese lugar.

Asumieron que lo mejor era no hacer nada en lo absoluto.
No tenia familia que reclamase ayuda (al menos, eso presuponían) para ir tras ella o tal vez para organizar una búsqueda a mitad de la noche.
Sintieron un extraño alivio de que al paso de los días, no diera muestras ni rastros de regresar. Y mas aún, que nadie se atreviera a presentarse para preguntar por ella, o que había sido de sus pasos.

Hubo una calma que todos entendían que no duraría mas que lo necesario.

Una noche, alguien se percató que aquella casucha vieja a las afueras de la aldea, nuevamente tenia movimientos.
Luces tímidas se movían de un lado al otro sin control alguno.
La noticia corrió como la peste negra, y las abuelas se apresuraron a santiguar a los infantes, ya que en sus huesos sintieron que se avecinaba vorazmente una irrefrenable tragedia.

Aquel lugar pronto se tiño de otros colores.
Y casi de inmediato, en cacofonías perturbadoras, se escucharon gruñidos entre los arboles y entre los matorrales.
El viento llevaba aromas diferentes.
Se acercaron los nubarrones y la luz del sol abandono con temor aquellos lugares.

... No pasaron más de 6 días cuando las noticias de una aldea lejana llegaron a los oídos de todos los habitantes, que de inmediato supieron que la muerte acababa de tomar aposentos justo en el camino terroso que daba la bienvenida a su pueblo.
En aquel lugar, las calles empezaron a llenarse de sangre y las casas prodigaron ausencias.
Hombres, niños y mujeres por igual, sin razón aparente, habían empezado a desaparecer de forma desesperante.
Arrancados de la tranquilidad de sus antes seguros hogares, justo a mitad de la noche, en completo silencio, en total y absoluta serenidad, se perdían entre los solitarios parajes...

Y justo antes de los amaneceres, los que iban quedando, se llenaban de un maldito espanto cuando los gritos desgarradores de todos los inocentes llenaban el aire.
Suplicas que eran similares a los chillidos de los cerdos cuando son degollados, llantos, gemidos brutales.. Incluso podían oírse los huesos que crujían cuando se partían en aquella orgía de brutales apetitos.

Las aterradoras narraciones decían que había una bestia que si bien atacaba regularmente a los rebaños, jamas tuvo el atrevimiento de acechar a los pobladores.
Y que todo había cambiado cuando una mujer silenciosa cruzo por sus calles durante el anochecer, y que sin emociones ni atisbos, camino hasta el páramo abandonado sin razón aparente.

Y todo cambió...

La saña hizo acto de presencia de manera que jamas imaginaron.
Una niña de 9 años fue la primera en desaparecer de su cama.
Una niña dulce, cándida, de ojos de almendras y cabello ralo, de caobas matices, y con un gentil desparpajo en su suave tacto.
Una niña que como ultimo arrullo escucho el gruñido brutal de aquel que le arrancaba la vida con rabia abyecta.
Niña que apago sus ojos justo cuando se los vaciaron de una feroz tarascada que fue prodigada sin culpa y sin pena.
Una niña que como despedida, gritó en una agonía sin paralelo en aquellas tierras, pues aun mientras vivía, le fueron arrancadas las entrañas y devoradas en despreciable parsimonia.

Solo fue la primera...
Solo fue el inició...

Aquella mujer de rubios cabellos solía deambular cada tercer día por las calles, antecediendo la matanza que sucedería luego.
Infantes recién paridos fueron alimento de aquel monstruo de infernales ojos.
Mujeres jovenes, hombres fuertes, ancianos y abuelas adorables conocieron la mas terrible de las muertes por las garras y fauces de ese ser infernal y sin remordimientos...
Todo eso... Cada masacre y degollina contemplada mansamente por esa mujer de labios pálidos y sin sentimientos...

Y es que después de cada escena dantesca...
Él se acercaba mansamente con los colmillos aun escurriendo de sangre, para lamerle las manos y las piernas.
Y ella, poseída por una emoción casi frenética, se convertía en suya, en su aberrante hembra.
Y en medio de toda la carne masticada, de los huesos quebrados y las visceras aun calientes por haber sido recientemente arrancadas, la copulaba sin reparo, en un acto de impurezas paganas.

Ella recibía los embates de aquella encarnación de todo lo despreciable.
Bañada en los rastros de sangre que aun escurrían de aquel áspero pelaje, su nivéa desnudez era acometida y mancillada una y otra vez sin descanso, sin conmiseraciones, sin un asomo de queja, sin un asomo de miedo.
Ella era montada con rabia infinita y en paroxismos tenebrosos.
Sus nalgas recibían aquel falo que era un hierro que la destrozaba no solo por dentro, ya que también le partía el alma.

Y cuando todo terminaba...

Se levantaba impávida...

Aquel animal, con una mansedumbre incomprensible, le prodigaba de ternezas inconcebibles, siendo que la había hecho su hembra y que recién había devorado a tantos inocentes de maneras ni siquiera descritas en las mas aberrantes historias de los escribas prohibidos.
Ese animal carnicero, animal de Gubia, proveniente del averno....
La bañaba con su lengua en asombrosa y dócil gentileza.
Casi como un cachorro... Casi como si la quisiera..

Ahora era dueña de su siniestro pensamiento..
Ahora era dueña de sus brutalidades y de sus aberraciones sin tregua.
Y dejaron juntos aquel pueblucho que ya diezmado, no les proporcionaba solaz a sus inquietudes putrefactas y descompuestas.

"Dios nos ampare!!" Gritaron las ancianas de la aterrada aldea cuando escucharon los gruñidos en el bosque y la vieron empezar a caminar por sus calles y con las manos escurriendo de sangre, marcando una a una, las endebles puertas....

"Dios nos ampare!!!" Y fue lo ultimo que se escucho en aquella desdichada aldea....

(Fragmento) @EscritorCronico (R) 2019
4
sin comentarios 41 lecturas relato karma: 53

~ Tres versos sin tierra, nosotros dos y un poema… ~

.

Hay tiempos de paz y de guerras
donde amores que se pierden y encuentran
donde el paisajes deja sus huellas y borra su historia
quedando sólo en la memoria, de quienes se quedan en ellas
de aquellos que no volverán…

Hay amores sin tierra, bohemios viviendo el momento
desnudando los días para luego escribirlos en un viejo libro
que nadie leerá, el de sus memorias, lleno de aventuras
esas que sin nombres, por muchas razones
siempre quedarán…

Y estamos nosotros, en nuestro cada día
llenando de ilusión esta vida con lo que nunca pasará
más allá de nuestras letras, de cada verso
de hacernos poemas acariciando una piel tan propia
que sentimos real, y sonreímos con el último punto
para podernos en este idioma de letras, amar…


soundcloud.com/lola-bracco/tres-versos-sin-tierra (Lola)

.
22
5comentarios 154 lecturas versolibre karma: 101

Confusiones

Me hallé perdido entre la multitud,
Paseaba encandilado por los focos,
Con un éxtasis que daba color al viaje,
Tenía el reloj a mi antojo.

Me pareció tan raro verle,
Aunque no significara nada,
Aunque me olvidaran segundos después,
Me quedé envuelto en aquella cara.

También es la cara del peligro,
Donde el paso mal dado es castigado,
Y donde los sabuesos captan la adrenalina,
Pasé por ahí despreocupado.

Vaya viaje largo y perdido,
Antes de eso intenté charlar,
Sin resultados favorables,
No perdía con intentar.

Es difícil, digo, estás en el blanco,
Estás oscilando entre el desastre y la salvación,
Entre los déficits de la cotidianidad,
Aunque tu vida no carezca de gracia.

Expeles una esencia diferente,
Aunque te muestres desfigurada,
Quizá todo esto no tuvo importancia,
Tampoco aquella cara.
leer más   
10
3comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 104

En tu mundo o en el mío

~ Dos amores desnudando el tiempo su historia en tres versos ~

En tu tiempo perdido, o en el mío
buscándote sin permiso, con el amor en las manos
y ningún camino, caminamos la eternidad de otras vidas…

A tu tiempo no le importa la liberación feminista del mío
al mío no le preocupa desnudar tus pensamientos
fuera y dentro de la cama, de una vida más pasada
donde dominaba el machismo…

Y ahora, que nadie nos mira
que todos olvidaron buscarnos
que no hay huellas que puedan seguirnos
la vida nos sonríe sin vergüenzas y al desnudo
de otras épocas, como vivimos en un lugar sin nombre
ahora la nuestra…

soundcloud.com/lola-bracco/en-tu-tiempo-o-en-el-mio (Lola)

.
13
6comentarios 139 lecturas versolibre karma: 94

Me siento sola

Me siento sola
en mi habitacion
No se lo que es
Pero no me puedo mover
Tan solo quiero sonreir
Para poder escuchar el eco
De aquella sonrisa triste
Que quiere dejar de existir.
leer más   
4
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 51

Nadie sabe si rie o llora

.
Nadie conoce la historia
sólo el paisaje cuando llega
con la niebla y no queda nadie
y el viejo muelle reconoce sus pasos de antes…

Nadie sabe y pocos han llegado a verla
a lo lejos, alguna vez, porque viste su eterno blanco
su sombrilla de sol inalterable, y nadie sabe si ella llora o sonríe
cada vez…

Ella llega sin aviso, cuando se aleja la tormenta
quizás espera que el viento que despeja la nubes
le traigan la calma…

Ella llega de la nada, y sin que nadie la vea
vuelve a partir, hasta la próxima tormenta…


soundcloud.com/lola-bracco/la-historia (Lola)

.
13
7comentarios 113 lecturas versolibre karma: 103

El abuelo del barrio

Allí va
Nadie sabe de dónde viene
nadie sabe a dónde va.
Dobladito por el peso de los años
se le nota en el andar.
Todas las mañanas lo veo pasar,
con el chimó en la boca,
con su caminar despacio,
con sus alpargatas remendadas y
un sombrero de paja,
pantalón de dril oscuro, ruñido por todos lados,
arremangado un poco más abajo de las rodillas,
de correa, un guaral de nailon,
con camisa que en algún tiempo fue blanca, con remiendo de hilos colorados,
cargando en la espalda una marusa grande y vieja,
llena de trastes,
llena de recuerdos,
de historias, de vida,
Allí va, cargadito, dicen que viene del río
camina como ocho kilómetro de regreso pa’ su casa.
leer más   
5
1comentarios 57 lecturas relato karma: 72

Sin despedida

Se fue así, sin despedida, sin una nota, ni una palabra
sólo ha quedado alguna letra de la inicial de el nombre
en la taza de la mañana…

Y la mañana ahora silenciada sin las risas del desayuno
del buenos días, sin el beso, el cerrar la puerta y alejarse el auto…

Se fue así mi amor, llevándose a mi cuerpo entre la tristeza y yo…

Y yo, yo siempre con los pendientes incumplidos
el no poder querer en la consciencia y la herida que dejaba
sangrando en mi corazón, imaginando su desolación…

Corazón sin latidos el mío, dejando aquel amor sincero
que me amaba con su alma, y cuidaba sin poder corresponder…

Tan cobarde, ni valiente, quien podría creerme que dejarlo así
dejarlo así también fue amor, que no era sincero dormir a su lado
y estar en sus brazos fingiendo pasión…

Y le escribo, día a día en el camino, voy de a poco
haciendo la despedida, sabiendo, pensando quizás
la espera con ansías, o la rompa y no quiera
leer:
" perdón. Perdóname… "

soundcloud.com/lola-bracco/se-fue-asi-sin-despedida (lola).
18
6comentarios 141 lecturas versolibre karma: 93

Personajes de ayer

¡Cepillos haraganes y rastrillos!
¡Cepillos haraganes y rastrillos!
No es un grito, es un canto,
uno que sale desde lo más profundo de las entrañas,
desde donde se siente el hambre, el dolor, el vacío, la soledad,
un canto de esperanza, de sueños cargados en el hombro,
es el canto de tres retoños que esperan angustiados cuando el hambre aprieta,
el canto de la mujer que aguarda pacientemente el resultado de esa faena,
mientras ella atiende los quehaceres de la casa.
Cada dos cuadras suena el coro de esa canción y quien la oye desde lejos sabe que allí va un recado, un mandado o la solución de ese utensilio que falta en la casa.
Quien lo oye cerca se apresura para no dejarlo pasar y solicitar lo más apreciado de lo que lleva.
¡Escobillones!,
¡Escobillones!
A veces el canto lleva alguna otra estrofa que anuncia un nuevo recado muy necesario.
Son de múltiples colores, de formas variadas, no sé cómo hace para cargar tantos sin que se les caigan.
La doñita de la esquina les decía a los niños de la cuadra que jugaban chapita, o pelotica de goma en la calle que si pasaba el escobero le avisaran.
Como cosa curiosa siempre le pedían de algo que no cargaba.
Era más fácil y cómodo esperarlo a él con su canto afinado que ir al abasto, a si quedara a la otra cuadra.
leer más   
10
1comentarios 52 lecturas relato karma: 85
« anterior1234510