Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 216, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Me arrodillo ante ídolos caídos

Las arenas del desierto de Partia
me abrasan las entrañas
como la desesperación
de un mundo en ruinas,
qué gesta cantarás
cuando ya no haya dioses
a los que cantar,
cuando nuestro mar
decaiga de su unidad,
bajo este estandarte ganarás,
y Constantinopla defendiendo su libertad,
la gloria pasada de una campaña en la Galia,
Hispania al borde de estallar en llamas,
los limes que se diluyen en la Romania,
aprieta la balada
que las campanas ya tocan plegarias
en tierras arrianas,
en espejismos de faraones ptolomeos,
en cuentos de niños y juegos,
en el lejano encuentro en el final de los imperios,
el tiempo que corre contra el viento,
tormentas que se llevan los recuerdos,
eternos entierros de ciudades que se apagan,
la desaparición del mañana,
la mirada tambaleada de creer que todo se acaba,
¿qué quedará cuando no quede nada?
Murallas vacías,
casas que esquivan,
barcos a la deriva,
mundos que se olvidan,
recuerdos lejanos de que existieron antaño otros días,
para huir del final
sobreviviendo al día a día.
Parece mentira
que nada se detenga
que todo siga,
como si al tiempo no le importara,
lo que dejamos atrás.

Somos ruinas de nuestras vidas.
11
sin comentarios 69 lecturas versolibre karma: 114

A veces, una historia

En aquel instante que ella soltó su mano

La lluvia habitó con tristeza en su mirada

Era un caer mil veces al abismo y en vano

Era como poblarse de la nada.


Jamás imaginó tanto, tanto silencio

entrando en cascadas en el corazón

Ella ya no estaba ahí y entonces

Cambio tan raudamente la estación.


Un eco de sombras le rodearon

Y más de un recuerdo rodó por la mejilla

Ese agujero negro que vacía todo, llenó el pecho

Con esa ausencia que nació de la costilla.


Sólo quedaban nombres, cual los cuentos

Con las historias en sepia, de los dos

Ese día triste, él planificó el encuentro

Cuando la página del libro se cerró.
3
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 46

Mala astilla...

En un bosque oscuro y lejano. Existe un arbusto desencajado.
Mira con temor a todo lo que le rodea. Cualquier ruido le hace mover la cabeza.
El arbusto ensimismado se siente rechazo. Pero como es arisco y certero nunca será aceptado.
Condenado a vivir solo rodado de maleza. Nada de aquel paraje le llena de grandeza.
Luna tras Luna el Sol aguarda. Astro que de luz llena la explanada.
El mundo puede ser un lugar cruel. Cientos mueren cada día en él.
El arbusto se vió alejado de la alegría. decidió vivir solo sin malicia.
Pero a los demás no les gusta que los ignoren. Si piensas por ti mismo quizás a alguien enojes.
Una noche las otras plantas le espetaron. ¿Quien te crees que eres para marginarnos?
Nosotros hemos decidido no hablarte. Una lección queríamos darte.
¿Por qué inviertes las tornas? ¿Y ahora eres tu quien no nos soportas?
No te creas tan importante fuera del grupo. Lo individual no dura mucho.
El arbusto filibustero. No bajo la cabeza ni un momento.
Cogió aire con desazón. Se propuso hablar sin temor.
Si vuestra fuerza proviene de negarme el saludo. No necesitare vuestro aceptación de grupo.
Si vuestro poder es negarme algo. Lo querré jamás, ni desearlo.
Si tengo que vivir de noche y morir de día. Así lo haré marcaré con desgana mi desidia.
Con tal discurso decidió vivir como ermitaño. Se apartó de todo lo que hace daño.
La sociedad es cruel con quien se aleja de ella. Puedes demostrar que vivir feliz es alcanzable como meta.

Vive feliz. Alejado de las plantas tóxicas que te rodean. Solo quieren empequeñecer tu arte, tu vida entera.
leer más   
18
11comentarios 105 lecturas prosapoetica karma: 121

Como garras... #microcuento

.
Sentimos como el amor nos abrazaba entre latidos
y las almas se aferraban como garras
a la eternidad de nuestra historia
después de tantas vidas perdidas e imposibles
ahora nada podía separarlas… #microcuento

soundcloud.com/lola-bracco/entre-latidos-corto (Lola)

.
18
4comentarios 163 lecturas relato karma: 124

El Mar

Días a la deriva, sin dirección alguna.
Una pequeña balsa me aparta del húmedo olvido.
El hambre expone mis huesos a la mirada del sol,
un sol despiadado que abraza y quema el alma.
Pero no me olvidaran aquí.
Una pequeña isla emerge del horizonte,
el sol da paso a la luna y el agua incita el avance.
El mar es bueno.

Esperanza crece en mi rostro, la distancia se encoge.
Salto de la balsa, no la necesito, tengo al mar.
El oleaje me guía hasta la orilla.
La arena recibe mi cuerpo con cautela,
expectante de lo que ocurrirá.
Exhausto en el borde de aquella isla
el hambre vuelve con brutalidad.
Pero las olas traen peces a la orilla.
El mar es bueno.

El sol vuelve a atosigarme,
me permite apreciar la desolada isla,
carente de vegetación alguna.
No me preocupa, miro al vasto océano,
la ayuda emerge de las profundidades.
Madera, lianas, comida.
Todo lo que necesito.
El mar es bueno

Levanto un pequeño refugio,
bonito y acogedor, me protege del sol,
no he visto a la luna en días,
me ha abandonado.
La arena sigue contemplándome,
con la misma curiosidad con que me recibió.
Pero el océano nunca me desatiende.
El mar es bueno.

Algo pide mi atención, se asoma en las lejanías,
parece un. ¿Muro? El sol quema más que nunca.
Mi confusión incrementa
hasta que veo las aguas recogerse,
abandonarme.
¿Por qué me harías esto? ¿Tú me pusiste dónde estoy?
¿El mar es bueno?

Al tocar tierra, la colosal ola me lleva,
mi refugio es arrasado conmigo.
La arena finge lamentarse,
no le podría importar menos,
el sol muestra su sincera complacencia
y mientras soy arrastrado al profundo olvido
puedo escuchar la ensordecedora risa del mar.
El mar nunca fue bueno.
leer más   
3
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 44

La llamada del mar II

Un giro inesperado, hizo cambiar,
los planes del locutor solitario,
tarde de trabajo en la radio,
centenares de oyentes, teléfono bloqueado

El - Road mánager- le ha llamado,
afamada banda de Rock,
se ha suspendido el concierto,
se hará la noche lamento, tenis de mesa , ping pong

En el “moto club”, pidió un té,
la dueña del bar, apenas verlo,
pinchó “Imagen” de John Lennon,
al terminar “Crazy in Love” de Beyoncé

María le dejó las llaves del coche,
doble árbol de levas, turbo diesel, inyección,
partió en dirección a la costa,
autopísta de montaña,120 , precaución

Pink Floyd “Whis you were here”,
“Another brick in The Wall”,
“Aquamarine” Santana,
y “Soy gitano”, Camarón

El amanecer le sorprendió en Guetaria,
sentado en el malecón,
viendo al mar mecerse en calma,
llamando a D. Juan Sebastián Elcano a acción

Olas poéticas, nostálgicas del recuerdo,
vienen rumorosas y salpican hoy,
las hojas frágiles de un cuaderno ,
la lírica soledad de su corazón


Eduardo Aguerri (dreamer) 03 – 11 - 2019


P.D.
Juan Sebastián Elcano, nació en Guetaria, Pais Vasco, España. Año de 1476.
Completó la primera vuelta al mundo en la expedición de Magallanes,
quedando al frente de la expedición tras su muerte.

Fotografía: Buque escuela -Juan Sebastián Elcano - de la armada española,
anclado en el cantábrico, frente al puerto de Guetaria.
leer más   
16
16comentarios 108 lecturas versolibre karma: 110

¿Quien Mató Al Poeta? (Orfeo Y Euridice)

Se deshizo
Del hechizo
Mágico que su tonada
Producía, más la melodía
Encalló en la melancolía
Su dulce arpa.

Más aquél día
Caía en el recuerdo
Bajó un arbolado
De un amor de esos que no se olvidan
Y se comienzan a recordar
A su amada musa
Que entré tinieblas
Una serpiente haría
Que cayera en las manos de Hades
En el tártaro

Suplicó a Zeus de que algo hiciera
Más este le diría
Que eso corria por cuenta de su hermano
Más al infierno iría
Cuál Dante caminó
El áspero ambiente
Las calurosas piedras

En el caminó un navegante lo
Esperaría este le entregaría
Una moneda de oro por pasar la vía
Al llegar al destino en bote
Cancerbero lo esperaría
Pero la bestia no sería
Rival de la melodía
Que su instrumento emitía
Y sus bellos versos
Más este caería en un sueño

Llegó hasta los pies de Hades
Suplicando de regreso la vida
De su amada, más éste le diría no. Hasta que una tonada melancolica y un par de versos
De un corazón roto, lo harían a Hades llorar.

Hades se comparecio le dijo que le daría de nuevo la vida
Con la condicion de que no se mirarán hasta llegar al final del túnel
Más casi al llegar al túnel
En una mirada la volveria a perder. De nuevo algo por dentro se rompía.

Quien mató al poeta?
La pena que su corazón
Tuvo que soportar
Tanto la falta de su amor
Quién habrá? Dejado sus ilusiones
Marchitarse dejando que el viento
Se lo llevé todo

Quien mató al poeta?
Sera que aquellas mujeres vacantes
Que quisieron enamorarlo
Más el no podía negarlo que sentía
Por su bella musa
Más la reclusa irá
Haría que ella con puños y piedras
Orfeo caería al suelo
Sin consuelo

Las vacantes fueron castigadas por Zeus
Su arpa quedaría como constelación
Más se aliviaria al encontrarse de nuevo
Con ella en el edén.
leer más   
23
19comentarios 138 lecturas relato karma: 106

Historia de Amor

Escribí palabras
en sus labios
con besos

Escribí caricias
llené su piel
con deseos

Escribí alegrías
y su nido
se hizo guarida

Escribí una canción
de paz
con una vida tranquila

Le escribí una historia
de amor
y resultó ser la mía

Al amarlo
me amaba a mi
al ser correspondida
21
8comentarios 135 lecturas versolibre karma: 101

Estación del Olvido

.

Había una vez una historia
una estación, y una postal que nadie supo
si fue despedida o un regreso que nunca partió…

El andén vacío, ni un alma de testigo
y de equipaje un pequeño bolso donde guardar
los recuerdos para que no escapen…

El abrazo y el beso, sin querer soltarse
y un atardecer cerrando otro capítulo sin historia
de la Estación del Olvido, donde vagan almas
que esperan y otras que nunca se han ido
esperando en el andén donde la soledad se fue
en el último tren sin destino…


(Lola)

.
18
2comentarios 123 lecturas versolibre karma: 109

Escribiendo...

.

Estoy escribiendo el libro de mi vida
entre despierta y dormida, a veces de fantasía
por no querer ver la realidad…

Realidad que me niego porque no ama
no sabe amar, porque tropieza cada piedra
del camino y no paro de caer y no caigo a parar…

Porque si paro se para la vida, se acaba la historia
a mitad de camino y me quedo en el nudo, sin desenlace
y sin final…

Porque no quiero un final se rosas,
ni un cuento con perdices, pero si que la sal de los mares
lo místico de las razas, la mezcla de culturas de amar
y amar…

Amar con todos los sentidos, desvistiendo los latidos
que no paren, que no detengan la sangre con que escribe
por dentro de nosotros día a día su prosa, nuestra vida
intentando de a ratos amar…

Es que somos esa historia, la nuestra, la de tantos
y tan distinta, que a veces la describo sin tinta
con sudor y saliva en tu piel…

Escribo con palabras ilegibles
del idioma de las lenguas, distintas iguales
queriéndose enredándose apasionadas
en diferentes besos entender…

Y escribiré sin pena y con gloria
con lágrimas y risa, con enojos y perdones
y si me faltan renglones siempre están las paredes
habitadas por las sombras que se aman como nosotros
en nuestra historia, también…


soundcloud.com/lola-bracco/estoy-escribiendo (Lola)

.
24
10comentarios 156 lecturas versolibre karma: 130

La Arboleda

Cuido este lugar;
cuido sus plantas y sus árboles;
cuido sus hojas y sus raíces.
Lo he hecho sin pausa alguna,
no entiendo el porqué, pero lo he hecho
y lo he hecho mal.

La plaga acecha alrededor de esta arboleda,
es consumida con cruel lentitud
y solo puedo observar su oscurecida luz,
más tenue y apagada, sin energía.
Derramo una lagrima por cada hoja seca
y el dolor se intensifica por cada árbol caído.
No lo aguanto más, no puedo.
Detendré esta aflicción como sea.

Con fuego en la mano y lágrimas en los ojos;
con la luna como espectadora,
presto mi llama a la arboleda moribunda.
Doy fin a su suplicio y continuo el mío.
La luna es testigo, de mi angustia,
de mi dolor, de mis lloros.
Pero pude descansar.
Pregúntale al gigante plateado cuantas noches;
cuantas semanas; cuantos meses
rogué evadir mi agotamiento.

Ahora el sol me juzga, me hace ver las cenizas
mientras camino sobre mi mundo,
sobre lo que fue mi mundo.
Quiere verme arrepentido,
no sé si lo estoy. ¿Debería?

En mitad de este mundo muerto
contemplo un remanente de vida,
un pequeño brote vital,
la semilla de un mundo nuevo.
El sol ha dictado sentencia,
nuevo mundo al que proteger, al que amar,
del que sentirme orgulloso.
Que cruel.
leer más   
3
sin comentarios 20 lecturas versoclasico karma: 39

Lo Elemental

Mis piernas, dibujadas en madera,
mis brazos, pintados en madera,
mi imagen, esculpida en madera,
mi esencia, plasmada en madera.
Inmensa la alegría que experimento,
cálidos recuerdos merodean en mí,
bellas sensaciones que al sentir
llenan la integridad del corazón.

Grandes manos se aproximan a mí
y agarran mi identidad y es dividida.
Me encojo, igual la euforia,
pero esta ira aparece en mí,
alimentada en virtud de estos recuerdos
llenos de odio, desprecio e impotencia,
quiero arrasar la propia existencia.
Vuelvo a ser separado.

Aún más pequeño, aún más primario.
La aflicción me inunda enteramente
y lloro hasta cercarme,
los recuerdos, lúgubres y opacos,
se escapan por mis ojos pintados
y se evaporan en el aire fúnebre.
Soy poco más que un cadáver
Vuelvo a ser dividido

Soy insignificante, totalmente elemental.
Soy indivisible, esta es mi identidad.
El pavor y el terror no irrumpen,
sino que regresan a su hogar,
de aquí emanan, de mi identidad,
soy ellos, y ellos son mi ser.
leer más   
2
sin comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 26

El Punto

No veo y no siento, mi mirada se esparce
en la oscura noche, fría noche sin estrellas,
solo un punto, blanco, acogedor. Brilla,
quema aquellos ojos que osen verle,
mis ojos, el dolor irrumpe en mí,
debería apartar mi mirada, debería,
debería acabar con el dolor, debería,
pero su calor me envuelve, debo ir.

Camino, troto y corro, sobre el suelo,
sobre hundida arena, y entonces
nado, nado abrazado a estas inertes
aguas, calentadas por el resplandor
de aquel punto, el cual sigue alejándose.
Mis músculos fallan, me falta el aliento,
me rindo ante el mar, he fracasado.
El mar arrastra a mi entidad enclenque.

Algo está ocurriendo, las aguas, se evaporan
y el aire es seco. Veo al punto, se acerca.
Se asoma alegría en mi imagen, que antecede
al terror, nado en dirección opuesta,
me está alcanzando, y me aterra
me hundo en el agua ardiente,
hiervo, ardo, pero el pavor
no aprueba el ascenso.
Muero en el abismo ardiente.
leer más   
2
2comentarios 38 lecturas versoclasico karma: 26

Adios, Isla de Elba

Te digo adiós, pero dentro de mi te llevo.
Me voy con la belleza de todos tus paisajes,
tus augustas ciudades y pueblos enclavados
sobre majestuosas montañas;
el azul y transparencia del agua de tus playas,
La amabilidad, gentileza y sonrisa de tu gente.
Te digo adiós y me voy agradecido
de conocer tu tierra, origen y riquezas;
de que hayan visto mis ojos los lugares,
testigos de que en ti se albergó NAPOLEÓN BONAPARTE.
Y todo lo que hizo que te ha hecho famosa.
En mi patria te estudiaré a fondo.
Y será pronto, porque ya regreso a ella...
¡Adiós Elba!

Autor: Saltamontes/ Pedro M. Calzada Ajete (10/09/2019) 19.30 H.
leer más   
14
17comentarios 111 lecturas prosapoetica karma: 98

Yo no invito...

.

Tú no vienes, yo no invito
y ese buscarnos inevitable
donde habitamos sin olvido
se encuentra en silencio
mirándonos con la vergüenza
de quien soy, de tu orgullosa vanidad…

Y estoy segura que tu espías
cuando llegan mis visitas
cuando adrede dejo abierta
las cortinas, para que veas…

Porque soy ésta
solamente una vecina
que se gana la vida
haciéndole el amor
a la gente
esa gente que no tiene
nadie que sin plata lo quiera…

Y ahí tú
impecable solitario
y ese mirarnos, nunca en la calle
siempre volando en las miradas
de un abismo silencioso sin salida…


soundcloud.com/lola-bracco/yo-no-invito (Lola)

.
17
2comentarios 192 lecturas versolibre karma: 104

Hay finales que tienen más de un comienzo...

Y nos despedimos, como si nunca volveríamos a vernos. Nos abrazamos y nuestros labios se juntaron en un eterno y a la vez efímero beso, nuestros rostros se mojaron de esas gotas saladas a las que llaman lágrimas y yo, liberación. Hicimos de todo, pero el destino se burló de nosotros y quiso juntarnos de nuevo, en un lugar diferente al que nos conocimos, con amigos nuevos, aspecto de algunos años vividos, con diferentes caminos recorridos sin haber dejado huellas juntos, pero con la misma sonrisa y ganas de intentar un, para siempre. Nuevamente dijiste hola, y nuevamente mis ojos se iluminaron, pero esta vez, tu recuerdo y mi madurez habían hecho que, te amara más.
10
6comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 86

Miedo a volar

Los aviones de la compañía Vueling, pintados con circulitos a infantiles colorines permanecen alineados junto a la terminal o repostando. ¿Cuál será el nuestro? Desde aquí arriba todos parecen pequeños. Dentro ya de su tripa, es como si nos hubiera tragado un pájaro grande. La señora que viaja a mi lado lo nota.

-¡Qué miedo me da volar!, ¿A usted no? yo no lo puedo superar.

Al escucharla decir esto, me dije. (A esta mujer la voy a distraer, con algo que la hará reír). Su pánico a volar iba en serio. La voy a contar la historia de Angelito y Domingo.… Así que a Isabel (este era su nombre) con mi narración, la llevé a otra época, mientras Elo su otra compañera, apoyada en la ventanilla reía (o rezaba). El Vueling de colorines aceleraba motores ya pronto al despegue.

-“En mis años de juventud, cuando yo era afamado Disck Jockey de radio y salas de fiesta, conocí a muchos y variopintos seres, uno de ellos Angelito, barman del Stay Boy - (Pub, o Wiskey bar, digamos que decente, decorado con cierto lujo y buen gusto, que a mediados de los setenta ponía música de los Panchos, Julio Iglesias y Roberto Carlos) Cuando cerrábamos la discoteca Trovador (tres de la madrugada) D.J , jefe y barmans acostumbrábamos a acercarnos por allí a visitar a Angelito.

Ya a puerta cerrada, dejábamos llegar el amanecer, tomando aceitunas con salsa tabasco, echando unas partidas a los dados, mientras hablábamos de planear el día siguiente, que estaría ocupado por ejemplo en cabalgar a galope por las faldas de montejurra con caballos de la cuadra del Sr. Hermoso de Mendoza (padre). El famosísimo rejoneador internacional del mismo nombre entonces era un niño, fíjense que a mí me ayudaba a montar en - Cenizosa -una dócil y esbelta yegua.
!Buena vida de bribones, esta que llevábamos de jóvenes, yo tendría entonces veinticuatro años!...

Isabel, a estas alturas, ni se enteraba que las alas del Jumbo rozaban las nubes sobre el mediterráneo.
En mi historia, también Domingo el dueño de la sala Trovador estaba allí; cierto día, siendo tema central en aquellas tertulias de madrugada, donde Angelito se partía de risa con el miedo a volar del otro, su amigo (los dos eran solterones). Ambos querían ir a Tenerife, pero Domingo tenía mucho, mucho miedo a volar. Como Isabel, la señora que ahora me escuchaba atenta, totalmente concentrada. Igual que a mí me lo contaron los protagonistas, yo lo narraba; el avión de Angelito y Domingo aun no había tomado carrera para despegar, tan solo se había desplazado a una vía lateral en la que estaba a la espera de recibir orden de incorporación a pista principal. Domingo ni miraba la ventanilla, ojos cerrados, sudor frio. Y finalmente ¡turbinas a tope, aceleración de motores!. Por fin Domingo se pensó que estaban a tres mil pies de altura y se atrevió a abrir los ojos para mirar las nubes.

-No ha sido para tanto Angelito, casi ni me he enterado…

-¡Pero tonto, mira el suelo, todavía el avión no ha despegado!

Fue entonces que mientras la aeronave comenzaba a tomar carrera, Domingo se soltaba el cinturón, corría espantado hacia la parte trasera de cola buscando la palanca para abrir la puerta y bajarse; las azafatas lo sujetaron y le dieron un calmante…
Esta vez no fue necesaria medicación alguna para tranquilizar a mi acompañante ocasional, al igual que su amiga, rió y se entretuvo con mi narración, de seguido, ambas echaron un sueñecito. Habían pasado unas horas sí, y sin apenas notarlo, estamos en Croacia, ya hemos aterrizado en Dubrovnik.

P.D
¿Entienden ahora por qué Izaskun la azafata del pañuelo amarillo al cuello, al escuchar mi tan verosímil historia, sonreía?
leer más   
13
37comentarios 207 lecturas relato karma: 91

TankanaT: La Toscana - de @Saltamontes

Amanecer...
¡Qué belleza Natura
pone en mis ojos!
...Con solo una mirada
a montañosos campos...:
Castillos medievales
En históricos pueblos
sobre colinas,
rodeados de verdor...
¡Vivos nutrientes!

Firenze, Italia. 06/09/2019
13
12comentarios 132 lecturas japonesa karma: 96

Clave de Amor

De haber sabido, que
el amor iba a doler,
eso se lo hubiese dejado
a otra persona.

Sí, a alguien más,
a alguien con coraje,
decisión, y audacia,
que pueda con el
dolor, que el amor
deja en el alma.

Resistente, muy resistente,
un refugio en la tormenta,
que aunque mil gotas la
llenen, siguiera igual de
contenta.

Que para ella, un día triste,
fuera un hermoso paisaje,
y que con colores fríos,
en una pintura, haga un buen
contraste.

Y el rechazo, por parte de alguien,
a ella no pudiese importarle.

No le importaría ser linda, tan
sólo su interior, que bien supiese
que el físico, no es la clave para el
amor.
leer más   
5
sin comentarios 34 lecturas relato karma: 64

Historia De Amor

Hubo una vez ahí
en el tiempo, en el que
creí que sólo un humano
habitaba este terreno.

Los demás seres no importaban,
sólo importaba mi amada,
a ella sólo le importaba yo,
pero, llegó un día, en el que me
dijo adiós.

Y yo, de tan perdido que estaba,
al no saber, que alguien más me
necesitaba, le insistí a quien
ya no me buscaba.

Le toqué a la puerta, como cuarenta
veces continuas, y sin abrirla,
la derrumbé para verla.

Ahí estaba, tan asustada...
Y yo la abracé, creyendo
consolarla.

Pero nada de eso pasaba,
me llamó loco y obsesivo, me
dijo, que no quería nada conmigo.

La otra chica, que de mi hacía
falta, terminó yendose con alguien,
y a mi...

Me dejó sin nada.
leer más   
8
2comentarios 91 lecturas relato karma: 84
« anterior1234511