Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 12, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Y otra vez el amor . . .

Y el alma entera
se aferra con dientes y uñas
al borde de ese precipicio...

esa frontera
ese horizonte imaginario
entre el tenerte y perderte...

y libran su lucha encarnizada
los colores del cielo,
entre azules y celestes
índigo, turquesa y esmeralda;
entre amarillos, naranjas, rosas y lilas;
en contra de más de cincuenta sombras de grises y claroscuros;
cada vez más tétricas, lúgubres, sombrías...

y recorro
los confines de mi esencia
una y otra vez,
y se me hace círculo y laberinto
la línea recta
el sendero infinito
que va del centro
al borde abismal
de un alma,
que con todas sus fuerzas
te anhela...

y nacen tormentas
maremotos incontrolables
el preludio del apocalipsis,
y me asfixio
me ahogo
me anego,
en el ojo del huracán...

Y es entonces
que vienes tú,
con tu caricia
con tu beso
con el timbre de tu voz
con tu cándida alma...

y traes sosiego
y traes bonanza,
y traes el alba
enredada en tu pelo,
y traes los soles
en el cosmos de tus ojos...

Y traes de vuelta
el azul del cielo
el amarillo del mediodía
el lienzo pastel del crepúsculo
la luna y las estrellas,
traes un firmamento entero
incrustado en tu seno...

la miel
la vainilla
la canela
el almíbar,
en la fuente
de tus labios
y en la cascada
de tu boca
y en el manantial
de tu blanco cuello.

Y otra vez la calma
y otra vez la esperanza
y otra vez el amor
y otra vez...

. . . . el caos exquisito.
leer más   
26
33comentarios 194 lecturas versolibre karma: 110

El huracan del desamor

El huracan del desamor
el corazón me quema,
soplando versos de dolor
para encender el poema.

Fue perdiéndose mi sueño
En tu soñar,
hasta verse en la inmensidad pequeño,
Como la única huella del mar.

Guardo el perfume
de la flor que te llevaste.
Quedo respirando el hastío
de lo que dejaste.

Canta el cielo, como una bella lira,
Pero tu tormenta produce lo seco.
Grito al aire una mentira
pero me devuelve una verdad el eco.

En el espejo de la luna
hay una poesía guardada,
que quiso ser recitada,
como copla en tu mirada.

El olvido tiene la figura
de un otoño sin pavura,
que deshoja nuestra historia
del árbol de tu memoria.
leer más   
28
18comentarios 175 lecturas versolibre karma: 129

Pánico

Una tormenta de inseguridad y miedo le invadía y barría por dentro como un huracán. Consumido en la soledad de su camerino se veía incapaz de asumir su futuro más inmediato. El concierto debía comenzar y seguía sin reunir las fuerzas necesarias para salir al escenario.
"Un ídolo del rock&roll nunca puede mostrar debilidad frente a su público" – Le dijo su mánager mientras tiraba sobre la mesa unas cuantas papelinas.
Hoy el pánico era más fuerte y unas rayas de coca no serían suficientes.
Una pequeña pistola brillaba en su mano; la metió en su boca y cerró los ojos.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/06/03/escribe-tu-relato-de-junio-i-con-las-pala
13
14comentarios 91 lecturas relato karma: 90

Desastre natural

Mi corazón,
es una palapa arrasada,
por un vendaval,
con nombre de mujer.

N.S
9
2comentarios 117 lecturas prosapoetica karma: 55

Y llegas así

Y llegas así, tan de repente,
a derretirme las eras glaciales,
llegas así, de impertinente,
levantando marejadas en mis mares.

Despeinándome hasta el sexto sentido,
y que te importa
la escasez de flechas de Cupido.

Y llegas así,
a demolerme los edificios,
a lanzarme a todos los precipicios,
apuñalarme vivo en los sacrificios.

Como huracán que choca con un tsunami,
a enredarme en tus fractales abrazos,
como la gota que rebalsa
todas las tormentas en mis vasos.

Y llegas así,
como las plagas.
Me arrobas, me ahogas,
me robas, me matas.

Y llegas así,
tan llena de instantes,
a recorrer sin tiempos
mi geografía.

Y llegas tan de repente,
como noche que precede el día,
para no quedarte, para afirmame,
que nunca fuiste mía.


@SolitarioAmnte
v-2017
leer más   
15
6comentarios 147 lecturas versolibre karma: 63

Huracán sin nombre

Todos los recuerdos me llueven.

En un día gris me hallo.

De mis ojos gotas caen.

Acaban por juntarse para
reflejarme en un charco.

Te llevaste mi paraguas de colores.
Me dejaste con mi imagen turbia llorando.

Alejaste de mí el arcoiris.
Sólo te importaba no acabar empapado.

Deberías tener nombre de huracán.
Ya que conmigo has arrasado.
leer más   
6
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 63

Nunca te rindas

Has perdido todo con esa agua bendita
que regala la vida a las flores del campo
esa lluvia que riega a una tierra infértil y huérfana.

El viento sopló con tanta fuerza
que se olvido de tus súplicas al mismísimo cielo
nada te quedo de aquella primavera soleada
una a una te fueron arrebatando las esperanzas
que con los años sembraste con calma y esmero.

La noche no detuvo su rencor
y te calo con el frío del abandono de un dolor eterno
has perdido todo con esa tormenta que nunca
anunció su impostergable llegada
nada importó que tú alma desnuda y profana
imploraba clemencia que no sería escuchada.

Tus manos son ahora un recuerdo del desastre
que tus ojos como testigos mudos callaron
tus manos lloran dolor
ya no sienten con caricias tu rostro
todo se fue para no volver de nuevo.

No te rindas
aunque las fuerzas se arrastren sangrando
aunque la cabeza estalle por tanto llorar
no pierdas las esperanzas
aunque ya no te quede nada que ofrecer como tributo
no te conviertas en un costal de lamentos enfermos.

Vive y no mueras por ti
aunque pierdas la batalla será una guerra ganada,
el sol saldrá de nuevo
y los abrazos cálidos de los que son tuyos
te darán esa chispa de luz que iluminará tus ojos
aunque ellos ya no puedan contemplar la creación
como lo hacían con amor hace tantos años viejos.

Tus manos son reflejo de que lo has perdido todo,
no me has perdido a mi,
ahí estaré estoico con las ojeras del tiempo,
ahí estará mi amor eterno esperándote salir de nuevo
aunque el viento nos arranque las entrañas
nunca podrá borrar el legado
que tu fe arraigo en mi cuerpo.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
02/09/2017.


Con cariño paisana
15
6comentarios 321 lecturas versolibre karma: 84

Y todo porque sus cascos...

Ella camina segura, se hace notar,
pisa fuerte, y las miradas le siguen;
tiene días mejores y peores,
pero siempre sale a la calle con su mejor sonrisa,
causa sensación,
deja huella sin querer.

Se siente princesa, reina, actriz y cantante; mientras camina desfila
por la pasarela más exclusiva, la de su vida,
y provoca sonrisas mientras canta por la calle.

Ella eres tú, soy yo,
es tu madre, tu abuela y tu vecina,
la que se siente única y es más fuerte que nadie.

Y todo porque sus cascos la elevan
sobre las nubes y le hacen,
por unos instantes, ser feliz
y lo demuestra ante las miradas furtivas
que le lanzan los ojos tristes de los viandantes.


Cuando pasa por tu vida es como un terremoto y,
si ella quisiera,
no podrías olvidarla nunca.
3
sin comentarios 121 lecturas versolibre karma: 29

Mujer huracán

No supo que hacer con la mujer huracán.
Aquella que podía derrumbar muros
y a la vez terminar con puentes.
No supo que hacer con tanta calidez.
Él, que adoraba los inviernos.
Se negó con firmeza a reconquistar cielos,
a librar entre sábanas batallas que no tenían ya su nombre.

Y ella, con algunos abismos ya escondidos bajo la solapa,
no supo en qué cajón de la mesita guardar tantas despedidas.
Colgó en la pared de su cuarto
lágrimas plastificadas, caricias espaciales,
lunares venidos de otros mundos.

Juró olvidarlo mientras escuchaba sus canciones,
quiso odiarlo mientras abrazaba aquel cojín que aún tenía su aroma.
Le prometió que no significaba ya nada en su vida
mientras guardaba en sus manos piedras que sin ser preciosas
a ella le parecían tesoros.

Pobre ilusa... entre sus libros no encontró el manual de las despedidas.
Besó a otros, y sus labios casi sangraban
cuando sus propios mordiscos evitaban
pronunciar aquel nombre.

Perdida y asustada,
mas pequeña y frágil de lo que nunca había sido,
abrió las ventanas para ventilar tristezas.
Por ellas se colaron las golondrinas
que anidaron en la oquedad de su garganta.
Y así fue como empezó a cantar por las mañanas,
cuando con las alas rotas se empeñaba en retomar el vuelo.

La vi crecer saltando de cumbre en cumbre
revoloteando, ahora si.
Floreció la azalea en sus pestañas
cuando ni el frío invierno pudo congelar sus ganas de querer quererse.

Continuó caminando,
agradeciendo el color del trigo.

Hizo de las sábanas tendidas
un lugar donde dibujar sus ojos.
leer más   
4
sin comentarios 156 lecturas versolibre karma: 30

Tormenta perfecta

Pienso en los dias que voy a estar sin ti.Mis pensamientos se ven devastados por un huracán de sensaciones,que arrastra a su paso con toda emoción contenida.
Huracán que llora en forma de tormenta cayendo por mi rostro.Rostro en el que solo se ve desaliento y desesperación.
Me niego a pensar que la felicidad es este cúmulo de sensaciones arrastradas por la persistencia de mil nubes negras que no te dejan florecer.
Saco fuerzas de donde no las hay para cambiar ese manto de nubes grises que envuelve nuestras vidas.Vidas que por muchas paredes que haya que saltar,por muchas tormentas que nos tapen el sol,estan destinadas al amor conjunto.
Formando así el temporal mas bello conocido por la humanidad.
El amanecer de nuestra tormenta perfecta.
El amanecer de nuestro amor.

"Gigi"
leer más   
4
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 69

Feliz tormenta

Le sobra vida
A tu tormenta
A tu firmamento gris
A tus vientos de muerte

Me estoy sintiendo
En el ojo del huracán
Frágil, mortal, inseguro
Pero feliz de estar aquí
leer más   
8
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 86