Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 149, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Ilusas

Las polillas se pulverizan
en la luz de la lámpara.
Se golpean contra ella
y desaparecen,
dejando un rastro de polvo humeante.
Ícaros igual que yo.
9
1comentarios 85 lecturas versolibre karma: 92

Cerrar el libro

Me hubiera encantado
enseñarte toda la magia
que llevo en mi interior,
pero decidiste dejar
el libro cerrado
en algún lugar olvidado.


La fantasía se te ha escapado,
tan sólo leíste
los primeros dos capítulos
de una saga
que aún no se ha terminado.
8
2comentarios 93 lecturas versolibre karma: 92

TlanCol

En absoluta decisión una pompa de jabón
recorría lo insólito de tu espacio
…en la razón
agrupada las burbujas detonando la sensibilidad de lo salado…

¿ Dime mujer como le hago para no amarte en vano
si aun no te conozco y ya se acerca el verano ?


TlanCol.
leer más   
10
10comentarios 106 lecturas versolibre karma: 82

Pedir un deseo

Si hubiera podido pedir un deseo
un tiempo atrás
a un diente de leon
a una Estrella fugaz
¿Qué habría querido pedir?
¿Que el agua quemara?
¿Que el mar se secara?
Todo, menos que me quisieras
Eso era irreal
Y ahora que convivo a diario con la Magia
Que habito con hadas
brujas, magos y musas
Ahora que todo es perfecto
Ahora que me has dejado
un hueco en tu alma
Ahora que creo contigo
Ahora que crees en mi
Se lo que pediría:
Que se pare el tiempo
Que no me despierte
Que todo siga igual
Así, como está

Para siempre
leer más   
4
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 38

Poema Pink III

¿A dónde han ido los sentimientos
atragantados entre mi pecho y mi espalda?
De mi cuerpo se han esfumado,
siento el vacío en mi interior
y de mi boca se escapan
sonrisas falsas.

No soy hipócrita y tampoco quiero ocultar
mi verdadero rostro,
pero se ha apagado mi sentir.
Un océano se ha tragado
mi alma,
ha devorado las ilusiones
que habitaban en mí
y mi niego a bañar otros ríos,
me niego a ver las constelaciones
desde otra luna.
Sé que estoy aquí escribiendo esto…
pero, ¿A dónde voy cuando la pluma
me deja a mi suerte?
No consigo recordarme si no es escribiendo,
tal vez, hallarme se ha convertido
en todo un desafío.
7
1comentarios 72 lecturas versolibre karma: 79

El café de esta mañana

El café de esta mañana
me supo tan amargo como tu adiós,
me quemo como tus mentiras
y se enfrió tan rápido como tu corazón.

No hay besos dulces que puedan
quitarme la amargura de mi alma,
ni caricias que curen
las quemaduras de tus mentiras.

Tu corazón es frio como el hielo,
obscuro y vacío como las noches sin estrellas,
lleno de mentiras y falsas ilusiones
que se evaporan como el humo.

Aún tengo el sabor amargo en mi paladar
de tus besos llenos de traición,
de tus caricias llenas de veneno
de tu adiós.
11
6comentarios 100 lecturas versolibre karma: 84

Tejer la espera...

.
Tuve el tiempo de tejer tu abrazo
para el frío de tu espera, para no caer en otro
tejer entre horas calando, para que pueda respirar mi cuerpo
que espera ansioso las cosquillas de tus dedos…

Y hasta mi cabello se ha tejido en una trenza
para que nadie, ni siquiera una brisa quiera enredarse
y por borrar la esperanza llenarnos de nudos
que se deban cortar…

Me tejí, un vestido con todas las ilusiones
que sólo el amor en su punto justo entiende
sin que se escape ninguno, que empiece despacito
a destejerte entre mi corazón y su mente…


soundcloud.com/lola-bracco/tejer-la-espera (Lola)

.
14
8comentarios 127 lecturas versolibre karma: 105

Noches de bruma

Palabras llenas de momentos,
momentos llenos de palabras.

Aires de incertidumbre.
Neblinas de recuerdos
y pasos congelados
impregnan las paredes.

Suspiros que cobran vida sin quererlo.
Ilusiones aún presentes,
en la memoria
de quien las creó.

La cuerda floja de los que sueñan
con un mundo parecido.
Tan al alcance de la mano
pero irónicamente inalcanzable.

Todo lo que pudo ser...
¿Será?
leer más   
4
1comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 53

"Bálsamo de naranjos"

Te he esperado
en las esquinas de un ocaso,
tapada con velos de espuma,
soñando con besar
cada lunar
de tu blanca espalda...

Te he esperado
entre esta celeste bruma
y te vi abrazado,
por una tibia luna
que le da candor
a mis gélidos días...

Te he esperado
y surgiste
entre el agua dulce
salpicando
a las tristes buganbilias
que adornan mi corazón...

Pues solo tú
eres bálsamo de naranjos
para el claroscuro
de mi alma,
que me hace buscar
el verdadero milagro
que alivian las heridas
de esta vida...

¡Ay te he esperado!
en las esquinas de un ocaso,
tapada con velos de espuma,
soñando con besar
cada lunar
de tu blanca espalda.




Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Mayo 2019.

leer más   
23
22comentarios 194 lecturas versolibre karma: 84

Tengo los pies en la tierra

Tengo los pies en la tierra
aunque la mirada en la luna,
tengo el corazón en el pecho
aunque late sin ritmo.

Veo a la luna tan cerca
casi la puedo tocar con mi mano,
siento que me acaricia
con la luz de plata.

Más que ser una ilusión
pues mis pies siguen tocando la tierra,
y mi piel aún está ansiosa
de sentir que la abracen.

Tengo los pies en la tierra,
y poco a poco las gotas de lluvia humedecen
empiezo a sentir que su firmeza se va,
y siento perder el equilibrio.

Miro a la luna con mis ojos llenos de humedad,
la tierra que pensé que era firme,
se ha desmoronado a mis pies y me hundido
tengo los pies en la tierra.

Pero la tierra nunca me tuvo
por no aprender a volar
dejé la luna escapar
y la tierra simplemente me mato.
leer más   
12
3comentarios 65 lecturas versolibre karma: 91

Encuentro bajo la lluvia

Era sábado, llovía desde muy temprano en la mañana, ya era casi las seis de la tarde y no escampaba.
En un claro, de esos donde disminuye la lluvia, pero que no dura más de cinco minutos, a zancadas llegue a la parada.
Con mi paraguas desarmado, enchumbado por completo, temblando de frío, a esperar un taxi o bus que me llevara.
Allí estaba ella, con la mirada pérdida, parada sobre la banca, tratándose de refugiar de la lluvia, bajo el techito de la parada.
Piel trigueña, ni muy oscura ni muy clara, ojos café, casi como guayoyo, del que tomé en la mañana; de blusa y pantalón blanco; un poco sucio se le notaba, debe ser por el trajín, pues a cualquiera le pasa, una marusa de fique, con algunas cosas adentro cruzada por la espalda.
Los zapatos, no se veía el color, supongo que era por la embarrialada.
Con el cabello largo y un poco alborotado, aunque con una cola hizo como que lo arreglaba.
Su piel erizada hacía notar el frío que tenía, pero ella muy bien lo disimulaba.
Me parece que la he visto varias veces, pero la verdad no sé dónde.
--¿Te mojaste?
Me preguntó, con una sonrisa en la cara. Como rompiendo el hielo que nos unía y separaba.
--¡Solo un poco!,
le conteste, con tono irónico y baje la cara.
Con un suspiro me reconforte de haber llegado al lugar donde ella estaba.
Al frente la calle, hasta al borde inundada, el agua corría como un río, por la fuera que llevaba.
A lo lejos se divisa que lo que viene es más agua.
Vuelvo la cara a ella y la miro, con otro suspiro, me calentaba.
--¿Cuánto tiempo tienes aquí?,
le pregunte
--Más de una hora varada.
--¡Es tarde!,
le dije,
--Casi cae la noche y no pasa nada.
Vuelve a llover muy fuerte, parece que se rompe el cielo o se desangra.
--¡No te mojes más!,
me dijo,
--sube aquí, no te haré nada.
Sonreí, me acerque, casi me caía de la banca.
Me sujetó por el brazo, me acercó a donde ella estaba.
Me recompuse a su lado, me presente y le di las gracias.
Me impregnó con su aroma de mujer hermosa, Olía como a flores de jazmín, una fragancia suave y dulce.
Se me erizo el cuerpo desde los pies hasta la cara. Ella lo notó enseguida, con una sonrisa me miraba.
--Estoy cansada, no pasan taxis, ni buses; algunos carros pasan volando, pero no se paran.
--¿Para dónde vas? -le pregunte,
--Para mi casa, si me deja el agua; es a tres cuadra larga, cruzas a la derecha en la encrucijada.
--Voy más lejos que tú, pero caminemos, total ya estamos mojados un poco más de agua no quiere decir nada.
Abrí mi paragua, o lo poco que queda de él, la invite a refugiarse conmigo.
Casi abrazados y poco a poco, tropezábamos en el caminar.
--¡Con permiso!,
me abrazó y dijo,
--Así es mejor la velada.
Mientras caminamos, charlábamos y reíamos como si nos conocíamos desde hace tiempo.
Se quitó los zapatos, los guardó en la marusa.
Cada carro que pasaba nos bañaba.
Me abrazaba cada vez más fuerte con el salpicar del agua.
Con lo alegre que andaba y lo feliz que me hacían sentir sus palabras, poco a poco me quitó el frío con sus abrazos y carcajadas.
Llegamos a su casa, ya era de noche, parecía que había gente que la esperaba.
Me dio su número de teléfono, me lo escribió en la mano.
--¡Me llamas!,
me dijo sonriente
-- quizás salgamos en otras circunstancias.
Con un besito en la boca se despidió, no paraba de sonreír con gracia.
Me marché más contento, dando saltos de júbilo, pues me alegró el corazón esa muchacha de la parada.
Cuando llegue a mi casa ya era tarde, gracias a Dios escampaba, pero se había borrado el número de mi mano.
No la vi más, la he buscado por todas partes, nadie da razón, nadie sabe nada.
Han pasado varios días, quizás dos o tres semanas, hice el recorrido, caminando desde la parada a su casa.
Toque la puerta, nadie salió, fui varias veces, ella no estaba.
Pregunte a una señora que en la ventana se asomaba,
le conté toda la historia de esa tarde.
--Yo lo recuerdo a usted joven, ese día bajo la lluvia, sólo, reía y caminaba.
Ella me decía que yo parecía un loco, pues al parecer con alguien hablaba.
Pero en realidad todos veían que yo solo andaba,
--No, pero si allí vive ella, en esa casa rosada,
--No hijo, allí no vive nadie, tiene más de tres años abandonada.
Quede impactado, entré en shock, con las palabras de la señora de la ventana, no creía lo que decía, la verdad, no entendía que pasaba.
Seguí buscando y preguntando y no conseguía nada. 
Las respuestas coincidían con la casa abandonada.
Hoy, han pasado más de 10 años y no se con quién caminaba, no sé quién me ilusionó, bajo la lluvia.
No dejo de pensar en ella, cada sábado voy a la parada, antecito de las seis de la tarde, con la esperanza de encontrarla. Hago el mismo recorrido, bajando hasta la casa rosada.
Hay quienes dicen ¡pobre hombre!, se enamoró sólo, en unas cuantas cuadras,
de una muchacha que no existe, quien sabe que espanto lo desanda.
leer más   
6
sin comentarios 28 lecturas relato karma: 58

Mis te amo...

¿Cómo rodear un abrazo sin lacerar las alas rotas?

Al revirar los pasos sin dar
porque el miedo te ha vencido
En el incansable buscar del reflector
que ilumine cada tropezar
Sin existir alguna piedra, sin claudicar
te enfrentas a la reflexión

Cuestiones frustradas
que te arrojan a la sórdida oscuridad
que se combate en el alma

¿Cómo escuchar el consejo sin estropear su acepción?

En un viaje interminable que soslaya la mentira
que sostiene a la verdad
Se desprenden de un vacío enorme
como la sed del espejismo

Se revierten los cansancios, entre despojos
sin pesar el malestar, entre espinas que lastiman
socorriendo a la nostalgia sobreviven

Insisten en reaparecer otra y una vez más
entre las agonías del placer

Hasta el segundo final
con la inocencia de escudo; mis te amo…


Por: WilyHache®
17 de Marzo de 2019
16:40 p.m.

elpisonumero8.blogspot.com/2019/03/mis-te-amo.html

México
39
4comentarios 145 lecturas prosapoetica karma: 82

Amor imaginario

Tu amistad prometes y no es cierto lo que veo.
Con mi corazón te diviertes y sufro por un te quiero.
Te veo y trato de creer que no es cierto.
Fuiste para mi como una luna llena para un navegante sin timón.
Me deslumbras con tu belleza prometiendo esperanza,
pero como las damas de noche sólo floreces para morir.
Mi corazón susurra miedo y desengaño,
pero la experiencia me grita que me quede otro rato.
Si decides marcharte no protestaré,
pero ahora quiero que sepas que no me iré.
Pues aunque falsa amistad me prometes,
no caeré de nuevo en el engaño.
leer más   
6
5comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 68

De frutos amargos

Querer con miedo a tener…
no juegues conmigo,
tener con miedo a querer…
pobre alma en pena caigo.

Ayer lo dijo
la nube gris de cruz:
despierta hijo
ella no es tu luz.

Desgarrado el lino
mala costumbre
acoge un viejo vino
de frutos amargos en cumbre.

Aun lose, dos o tres
consejos alojan amura
en campos mies
repletos de locura.


Dime solo una cosa:
¿ Me amas por despecho o
Disfrutas que te vea como diosa?

Ayer lo dijo…con miedo a querer.
leer más   
2
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 23

Rasgarán la tarde

Rasgarán la tarde en la penumbra
creando mil estelas de lluvia y poesía
y todo se expandirá en infinitas gotas de suspiros
de mil formas y texturas...
arcanos revelados en el aire
que juegan con miradas que se entregan...

Ellos sonreirán, casi enajenados,
acariciando lo que jamás vieron sus ojos
abriéndose a la luz...
susurrando minúsculas estrellas
que quizás puedan ser intuidas en el aire...
leer más   
19
18comentarios 100 lecturas versolibre karma: 97

escapé a la inmensidad

siguiendo al sol
me pierdo entre su encantadora luz
que me deja observando
todo el mundo que hay detrás de toda esta tierra en vano
siguiendo este sol,
busco alguna salida de mi,
persiguiendolo voy
como cuando persigo a las estrellas
todas tendrán un rumbo
pero ninguna sabe llevarme al lugar donde correspondo

persiguiendo al sol y amandolo desde mi rostro
mi rostro que encandila y hace que el fuego de mi corazón se torne en mis mejillas
mientras sufro mi osadia
el atardecer llega y eleva mi piel hacía donde se va el

persiguiendo al sol
ya lo pierdo como lo pierdo todo hoy
me lleva con el para ver el anochecer

persiguiendo al sol
reaccionó de que
nada queda ya de el hoy
y que mañana
quizás
tan solo quizas
todo sea
un poco
mejor que hoy
leer más   
6
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 64

Que fluyan las musas

Siguiendo la senda que otros forjaron,
uniendo solidaridad e ingenio.
Siempre apasionado... comprometido,
vuelca en sus letras millones de sueños.
Creatividad que danza al compás
pulsando con ilusión un proyecto.
Imágenes que escapan del papel,
sonrisa dibujada a cielo abierto.
Tinta que fluye espesa como sangre
dando vida y latido en cada verso.
Relatos que construyen mil historias,
entre apuntes, esbozos y bocetos.
No se demore pues la inspiración;
que brote sin ceder al desaliento.
Si al cielo oscuro le llega la luz,
muestra la luna su rostro más bello.
Fluyen las musas en cinco palabras
y alguien sonríe cumpliendo un deseo.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco palabras:
cincopalabras.com/2019/03/17/escribe-tu-relato-de-marzo-iii-claudia-cr
18
23comentarios 157 lecturas versoclasico karma: 117

El aposento para soñar

Un baúl de los recuerdos que se cuelan como el viento, ilusiones que has sembrado al transcurrir el tiempo.

Cubierta con una colcha, como tímida armadura de la infancia sin dejar.
Con la puerta destrozada, iluminando la esquina, una esfera de luz que ahuyenta a cada sombra. Es donde todo comienza.

Entre repisas, ocultos sin desempolvar, el botín de las batallas. Libros viejos, apuntes llenos de letras, borrones sin recordar. Lecturas que gritan léeme, de pastas viejas de tanto hojear, dibujos sin expresar en lienzos de luna, con el sol de girasoles, con las sabanas de los nublados.

La memoria es testigo, pues se ha quedado esperando la respuesta de un mañana temprano de una tarde de olvido. De un hazlo con algún sentido. De un vive sin esperar.

Frente a la cama; el closet de vestimentas, un espejo alimentado con el rostro de color, con la sensualidad, el ego de los fríos que atormentan el más puro pundonor. El reflejo de las cenizas del diario caminar al despertar o detener el paso para descansar.

Señales que se transportan en pesadillas, los sueños que no existen pero que te estampan frente a la eterna realidad.

Es la habitación donde piso, sin tocar los pisos con grietas pulidas monocromáticos del silencio, donde cada palabra expresada se ha impregnado en la pared. Donde los mitos se cruzan con cada acción desmedida que nos lleva a madurar. Donde sonrisas, lágrimas de madrugada, la cefalea del insomnio que enmudece o que impulsa la felicidad.

Interrumpe el viento por la ventana que se oculta para no ser vista cuando el calor atormenta cuando el brillo de la luna grita. Estoy rodeado por vestigios, una tormenta se acerca, un petricor que camina con saudades que dominan los suspiros de un atardecer más, el aposento para soñar.



Por: WilyHache®
16 de Marzo de 2019
18:54 a.m.
México

elpisonumero8.blogspot.com/2019/03/el-aposento-para-sonar.html

leer más   
32
6comentarios 129 lecturas prosapoetica karma: 93

La Luna

La luna esta tan lejos
pero cada noche la siento cerca
como si fuera sólo mía
como si nadie más la mirara.

Se asoma por mi ventana con una sonrisa
a veces con todo el esplendor de su magia
me mira, me abraza, me besa, me ama;
la luna me enamora sólo a mí.

Le cuento mis secretos
y ella no me juzga,
solo me mira con ternura
abraza mi alma desnuda.

La luna me inspira poesía
me inspira pasión,
me llena de esperanza
y a veces melancolía.

La luna…

Esta tan lejos y no es mía
solo es una ilusión
que al despertar
se desvanece con el día.
leer más   
16
3comentarios 75 lecturas versolibre karma: 103

El jardinero

Era una multitud de hojas la que rompía el silencio; los árboles son testigos del suceso.

Quizás, existe un motivo para estar cerca de ti.

Como un jardinero que abona la tierra para contemplar el florecer, las plantas sobre el pasto entre pálpitos del sublime verdecer. Sólo la delicadeza desde la semilla hasta el primer tallo es conocida por él.

Así es el profesar del amor. Sólo el que siembra conoce el resultado cuando llega lo anhelado, que debemos mantener ya que no sólo es tener la flor sino aprender de cada espina.

Sólo se observa la belleza externa olvidando los detalles de la creación que han formado nuestras manos.

Sin embargo, no se comprende el sufrir en cada mañana por el frío, por la lluvia o el calor agonizante, quizás la niebla en lo sinuoso del camino que nos guía hasta el vergel donde se ha de cultivar. Tal vez con pobreza, sin calzados o sin alimento alguno que comer, pero todas las noches anida en el pensamiento el paisaje idílico donde reinará la flor.

No dediques segundos de vida para tatuar en el alma los pretextos del no sentir.

¿Has intentado sembrar?

Yo, yo creo en ti.


Por: WilyHache®
23 de febrero de 2019
17:44 a.m.
México

elpisonumero8.blogspot.com/2019/02/el-jardinero.html
29
2comentarios 138 lecturas prosapoetica karma: 76
« anterior123458