Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 26, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Yoya

Nota:
Realmente no soy ducho en gramática, nunca la estudié a pesar de cuánto me han gustado siempre las letras. La vida y mis quehaceres como cubano de nuestro tiempo me llevaron insoslayablemente por rumbos incompatibles con las letras. No me pesa, porque cuanto hice fue con amor y creo haberlo hecho bien.
A la lectura debo, sin lugar a dudas, el hecho de poseer ciertas facilidades al escribir, porque aunque imperceptiblemente, cada libro que se lee deja huellas y aporta conocimientos además de placer, ampliando nuestro dominio de palabras, significados e incluso, sentimientos. Nos prepara mejor para entender, apreciar y fortalecernos ante las circunstancias que durante nuestro paso por el tiempo debemos afrontar.
De cuando era pequeño, recuerdo la expresión: “Matar enanos”, en alusión a poder realizar algo que siempre se soñó mucho tiempo después. Pues bien, no me siento frustrado porque ahora, después de viejo y jubilado, es que estoy “matando mis enanos literarios”:



Yoya: Así se resumen sus apelativos. Menuda como su mote, es su apariencia frágil cual mariposa. Pero… encierra tanta fortaleza física y espiritual, que sumadas al abanico de cualidades que airean las calles del pueblo cuando pasa, se ha tornado en objetivo de muchos que siguen sus huellas de buenas influencias.
Es un siglo con cuerpo de mujer, una ristra de años bien trenzados que conservan el mismo aroma infanto-juvenil que aún exhala en la envidiable senectud.
Con su andar, como alado, al pasar o detenerse, la saludan todos con cariño, y grácil, les corresponde. Siempre provoca comentarios entre quienes la siguen con la mirada…
-–Parece increíble, pero… ¡ahí va Yoya! –Dicen unos.
–Por ella no pasa el tiempo –Aseguran otros.
¡Y tienen razón! Pareciera que los años no le pesaran, o no le importen. Nunca los cumple….
– ¿Para qué?, si no sé ni cuántos son. –Me responde sonriente –De que los tengo, los tengo y nos llevamos bien.
Con la curiosidad que provocan los asombros, no he podido sustraerme a los impulsos por descubrir los misterios que han mantenido, como en urna de cristal blindado… sus neuronas, tierna sonrisa, carácter afable, férrea salud y excelente memoria; aunque:
–No en mí todo está bueno –Me dijo sin inquietarse –De hace un tiempo a esta parte… no oigo bien.
Hurgando entre amistades, algunas tan longevas y de ambos géneros, con las que compartió infancia, adolescencia y adultez; coincidentes afirman:
Salvo uno que otro resfriado u oportunista virus común que ha sabido eliminar con mañas propias, no ha sufrido enfermedades. ¿Hospitales? Solo a visitar o acompañar enfermos. Desde muy pequeña fue siempre solidaria, buena amiga, mesurada y solícita consejera. Bautizada y fiel creyente iba a la iglesia a cada evento y procesión. Todavía lo hace. Como toda niña, aún sin dejar los juguetes flotó entre humos de ilusión, por los campos de la fantasía. Creciendo amó y pudo descubrir después, que la vida es distinta a las creaciones de sueños dorados de besos sin treguas, de amores sin escalas en los paraderos del diario vivir. La abandonó el primero y al segundo se dedicó con devoción hasta ser separados por la muerte.
Continúa desbrozando dificultades. Las mismas de hombres y mujeres de nuestra sociedad, con el mismo sentido patrio que abrazó y compartió laborando por más de cuarenta años. Después de convivir en pareja por muchos años, ella y Alfredo tuvieron el honor de ser el primero de los matrimonios colectivos celebrado por Los Círculos de Abuelos. Se graduó en la Universidad del Adulto Mayor a los noventa años de edad… y con orgullo conserva su diploma.
A fines de mayo pasado, al cruzarnos le vi el brazo izquierdo en cabestrillo:
– ¡Pero…, Yoya! ¿Qué le pasó? –Le dije al saludarla con un beso y mi mano sobre su hombro derecho como si con ello la aliviara en algo.
–Nada… –Me respondió –Como cada domingo temprano en la mañana iba para el estanquillo del parque a esperar el periódico, en la acera había unos obstáculos de basuras, di un traspiés, me caí… ¡Y ya vez! –concluyó con pesadumbre.
Se me antojó paloma con el ala rota y me causó tristeza. Más tarde supe que sufrió fractura en la clavícula izquierda (Cabeza del húmero) y que no la enyesaron para evitarle daños en la fina y magullada piel.
–Lo de Yoya no son huesos, son cabillas –Me dijo en broma una amiga común celebrando que solo dos meses después, ya hace de todo , incluso lava y afirma que en Septiembre se incorporará de nuevo a los ejercicios en El Circulo de Abuelos.
Su carnet de identidad refiere que nació el 22 de julio de 1918, aunque confiesa haber nacido el 29 de junio de ese propio año. Vive sola, hace todos los quehaceres y mandados. Cada domingo en horas de la mañana se sienta en el mismo banco del parque, detrás del estanquillo, para leer el periódico “Tribuna de la Habana” y enterarse de la “distribución de productos”. Se interesa por las noticias de la ciudad.
–Las internacionales no me gustan… –Dice M– ¡Este mundo está muy loco!
*
3
1comentarios 45 lecturas relato karma: 68

aquiescencia

llega la tarde
y camino, pienso,
si pinta bien
a lo mejor
escribo. cuántos
pasos tendré
que dar
para validar
el intento,
para retener
tanto olvido...
leer más   
20
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 144

En cada vuelo

Persigo la vida, esa que vuela sin destino
sobre el mar, y se lleva con ella mis sueños
para que vivan y siempre vuelvan
en cada vuelo hasta mi…

Yo la persigo, a la vida
y ella distraída disimula y me espera
porque le gusta sentirse en mis vuelos
en el vértigo contra el viento
y me abraza cuando regreso
a mi playa, dándome por vencida
sólo hasta el próximo intento
cuando extienda mis alas
y ella venga conmigo…

soundcloud.com/lola-bracco/persigo-a-la-vida (Lola)
24
13comentarios 251 lecturas versolibre karma: 125

Mi pasión

(Intento de Madrigal )

Es noche de desvelo
recuerdos que me dejan sin salida
es tu sonrisa que llevo adherida,
es tu presencia que veo entre sombras
pensando que aun me nombras
el eco de tu voz en mi retumba
siento como tus manos me acarician,
tus besos que me envician
y que el fuego nos abraza otra noche
por ti me hago reproche
lujuria, pasion y mucho deseo
Todo cuando te veo

las letras de mi alma
leer más   
19
9comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 136

A veces

A veces intentamos asomarnos
a nuestros espejos rotos, y allí estamos...
...atrapados en el fondo de nuestros ojos,
allí giramos en una espiral que nos arrastra.




Maricel 20/06/2018
22
23comentarios 210 lecturas versolibre karma: 108

Diré

Te diré la palabra que buscas,
en el silencio de mis labios.
Intentando expresar,
el murmullo de mis pensamientos.

Oscar Mena ®
Colombia
6
sin comentarios 199 lecturas versolibre karma: 48

Tu boca

Lluvia que se clava aquí:
Tu boca subiendo
la cuesta de este enero.
leer más   
9
2comentarios 194 lecturas versolibre karma: 44

Reposa, corazón

Hay veinte intentos
y ninguna probabilidad
de salir enteros del delirio.
Se enredan las luces
en el deseo brillante
que cae sobre mis hombros;
la oscuridad sólo pesa ante los ojos
y en la voz
queda un rasguño perenne que no encaja
con la paz dibujada en la almohada vieja.

Reposa en mí, corazón;
y si hemos de morir,
que sea con la sonrisa en los labios
y agotando todas las defensas.
leer más   
15
7comentarios 105 lecturas versolibre karma: 53

A veces, pienso

A veces, pienso. Pero solo, a veces.
Otras veces, cuando no lo hago, escribo. 
Mejor de madrugada, sin más jueces
que todos los testigos del derribo.

Aquellos que sí saben lo que escueces
me han dicho que no dé si no recibo.
Lo que puse en papel te lo mereces,
lo que decía de ti hoy lo suscribo.

Aunque, a decir verdad, no todo es cierto.
Si exageré, la culpa es de Cupido
que sus flechas gastó sin mucho acierto.

Aquí el final: ni soneto ni olvido.
Claudicaré si algún día despierto,
pues perdonar ya no tiene sentido.

[Fotografía: orilla contenta en Almuñécar hace siglos :)]
17
10comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 64

Tanka 1

Sola en el bosque
la cabaña olvidada,
refugio onírico.
Repentinos amantes,
pasión al verde intenso.



@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
12
12comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 63

Res al matadero (quintillas)

Fuiste amor aventurero,
vil y oneroso interés,
tu cruel alma de usurero.
Sentimiento traicionero,
la vida me dio un revés.

Triste trato forastero,
fuiste parte y fuiste juez,
conste que no fui ratero.
Robaste más que dinero,
no era historia para tres.

Fuiste yegua de potrero,
dura cáscara de nuez,
bicicleta de cartero.
Colillas de cenicero,
al matadero la res.

Puto Cupido certero,
otra maldita vez, ¿ves?
sin llaves mi cerrajero.
Fuiste ave de mal agüero,
del matadero, yo res.


@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
9
13comentarios 125 lecturas versoclasico karma: 65

Liras a fuego lento

Fuego lento que quemas,
falto de remordimiento incineras,
me destruyes poemas,
rápido desesperas,
te comes las manzanas y las peras.

Fluyes ligero al viento,
con tus brazos y manos ni me abrazas,
eres todo un portento.
Fuego lento que abrasas,
poco a poco me atrapas y me cazas.

Fuego lento destruyes,
machacas y disparas con mortero,
no corres, jamás huyes;
vil eres traicionero,
cruel estocada final de torero.


@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
17
15comentarios 124 lecturas versoclasico karma: 75

Mira que lo Intenté

Mira que lo intenté una y mil veces más
me agarré muy fuerte,
me aferré con uñas y dientes
a una quimérica ilusión.

Y lo intente como loca vehemente,
ilógica perturbada y demente
hacer de tu frío una constante
candela que nos diera calor

Mira que lo intenté
no una, mil veces más
continuar ese precario amor,
tan decidida de que fuera así
que a todo lo que me pedías
siempre te decía sí
pero tú más exigías.

Intenté con inigualable amor,
mantener una situación absurda
a la que únicamente fui yo
la que se entregó entera.

Traté de ser la gota constante
o ese relente manantial
que calmara tu fuego
según lo necesitaras

Intenté con amor
ser dos almas más pero no pudo ser,
tan decidida de que fuera así
que a todo lo que me pedías
siempre te decía sí,
pero tú más exigías.

¡Lástima!
Mira que lo intenté, me arriesgué
y perdí en el intento.


MMM
Malu Mora
leer más   
10
10comentarios 299 lecturas versolibre karma: 78

Despliego mis Alas

Siempre la vida he apreciado
con todas sus consecuencias,
por eso al amor reinvento ,
cuando vivo cada segundo de su tiempo
valoro cada logro disfruto cada intento
porque sé que toco lo más bello con mis alas,
alas de mi alma desplegadas
aún en contra del mal tiempo,
de la ingratitud del desamor del olvido
del desprecio, aún así para volar
aunque muera en el intento
despliego mis alas.

MMM
Malu Mora
leer más   
9
6comentarios 118 lecturas prosapoetica karma: 87

Son tan pocas las palabras

Son tan pocas las palabras en el viento
que no me alcanzan para arrepentirme.
No quiero acostumbrarme al perdón
adulando a la vida con la costumbre
de querer solo vivir.

Pedir perdón.
Aún no porque tengo
que pedir perdón y arrepentirme,
me lo dice tantas veces el tiempo
que lo tengo impregnado en el corazón.

A veces quisiera tener la oportunidad
de rescatarme,
pero la valentía es una cobarde,
ya no posee ningún sentimiento amado
para poder olvidarlo todo y lograrlo.

Nunca he podido equilibrar la vida
y caminar en la cuerda floja,
son muchos los intentos fallidos
en los cuales solo tambaleo la realidad.

Ya perdí la cuenta de tantas veces
que solo me he dejado caer,
amo sobrevivir a la caída de un vacío
en un suspiro que no es fallido.

Ahora sé lo que es extrañar tu voz,
es una sensación de espanto,
porque no me acostumbro al silencio
de perdón al vacío de tu amor.

Es difícil avergonzarse cuando el miedo
siempre toma la delantera,
nunca es suficiente el esfuerzo
cuando simplemente tienes que seguir
bajo la metralla del odio todo el tiempo.

Mis ideas se duermen en un intento fallido,
en los sueños no puedo escribir
lo tanto que te quiero.

Son tan pocas las palabras
que se desprenden cada vez que no te veo,
que me he hecho invisible para ti.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
15/07/2017.
17
5comentarios 268 lecturas versolibre karma: 80

Intentaba ser intento

Tenía tanto océano para intentar
fundirme entre grandes olas
del profundo mar,
intentaba mezclarme
entre la brisa y la arena
o desvanecerme como estela
sobre el inmenso mar,
solo intentaba ser intento.

MMM
Malu Mora.
leer más   
12
2comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 81

Limbo

Dejaste morir mi corazón
que palpitaba dentro del tuyo
lo ahogaste con mis lágrimas
hasta dejarlo en un limbo
insensible, inerte
sin voluntad ni deseo.

Me quedé caminando a ciegas
hasta encontrarme
al borde de un profundo
y oscuro precipicio
entre agua de mar
tormenta invernal
soledad y frío.

Frío que quema hasta raíz,
con maldad anulaste mi tiempo
hasta dejarme en la vida
sin un intento
sin un ahora,
ni un después.

MMM
Malu Mora
leer más   
10
1comentarios 93 lecturas prosapoetica karma: 79

Mí frío brillo

Aunque fría la mañana era, no me iba a congelar,
Ya no podía hacerlo más.
Pues mi corazón flotaba sobre un mar,
Un mar ahogado en mi fría personalidad.

Aunque oscura la mañana era, no me iba a perder,
Ya no podía hacerlo más.
Pues mi razón volaba en un cielo,
Un cielo perplejo por mi estúpida soledad.

Esa mañana partí, como tantas otras,
A dónde podía sentir,
Almenos un poco de curiosidad...
Por vivir.

Suena triste lo sé ,
Pero te aseguro que no lo es.
Puesto que era libre.
Puesto que era alegre.

Por mi estúpida personalidad.

Pero algo brilló,
Algo especial, y no era en mí.
Provenía de algún lugar, que me hizo sentir,
Sentir que había sificiente espacio.

En mi fría soledad.

Te vi pasar
E intenté saludar.
Te creí tierna,
Pero tu mañana fría también era.

Te vi pasar
E intenté saludar.
Te creí frágil,
Pero tu mañana fría también era.

Pero tu podías brillar
¿Qué te hacía brillar?
Te vi pasar
E intenté preguntar.

Aunque fría la mañana era, no te ibas a congelar,
Eso no te podía pasar.
Pues tu corazón flotaba sobre un mar,
Un mar enamorado, acariciando tu personalidad.

Aunque oscura la mañana era, no te ibas a perder,
Ya no te podía pasar, nunca más.
Pues tu razón volaba en un cielo,
Un cielo enamorado, compartiendo tu soledad.

¡Que celos me dio de poder brillar!
No me había sucedido, no en mucho tiempo.
Tu entereza me brindó la idea,
De algún día intentar.

Suena triste lo sé,
Pero no lo es.
Puesto que ahora sé que es libertad.
Puesto que ahora sé que es integridad.

Mi fría soledad y mi estúpida personalidad.

Ahora sé que puedo intentar,
¡Sé que me pasará!
Quiero querer al quererte
Al imaginar... te.

Intentar amar
A mí fría soledad,
A mí estúpida personalidad,
Al amarte.


Con aprecio a su soledad y su personalidad.
leer más   
2
sin comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 26

El peor de los mejores

Tienes la habilidad
Tienes una inteligencia
Que te hace resaltar
En el ámbito que quieras
Eres bueno
Eso no se pone en duda
Pero no eres el mejor
Eres el vencido
De todos los destacados
Venciste al promedio
Superaste al común
Pero fallaste
En tu intento
De destacar
Entre las estrellas
Al firmamento
Pocos llegan
Pero solo acompañaras
El brillo de alguien más
Solo esperas
Una oportunidad
Para poderte transformar
En una supernova
Y dejar de ser
El peor de los mejores.
leer más   
5
2comentarios 30 lecturas versolibre karma: 80
« anterior12