Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1415, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Mi estado

Alterar lo inalterado
Convertir la paz en caos
Revolver los adentros y sacar la mugre
Explorar los deseos y convertirlos en fuego
Tornar la ramilla en acero
Buscar en el pasado la razón del silencio

Mi estado ya no es
Tan secreto
leer más   
2
3comentarios 16 lecturas versoclasico karma: 26

Soy impulsivo

...

Soy impulsivo.
Tengo todo el desorden en mis manos.
Nacen pájaros de monte en direcciones opuestas;
camino arrastrando cuchillos de papel para verse morir de frío.

Soy exactamente la maldita letra anclada al suelo,
cortada con machetes oxidados por la memoria
y tan pendiente de algún río para verme morir en él.
Soy el silencio estrecho. Un cuerpo tremendamente seco.

Soy una duda que gime y se extravía aleteando
a la luz opaca de una verdad a medias;
soy un hombre cortado y arrimado a la muralla.

No tengo paisajes y la lluvia amenaza con verme morir.

Soy un caudaloso remanso de perspicacias
que no encuentran nido, no se ven nacer, ni morir.
Ruedo cabizbajo por las siluetas de todos los paisajes
y se oye mi voz tan distante, como de muerto.

No quiero dar gracias a la vida por nada,
si nada me ha traído, se ha enfurecido conmigo.
Tengo hasta la espuma de mar que cuelga de mi pecho.

Flotan las niñas y los niños y yo floto con ellos.

¿Mis tumbas encendidas con granizo y lana
me están llamando?
Esperen, aquí estoy, el muerto de los muertos.
El que ha sido herido por la vida con claveles
y hasta con sonidos salvajes.
El que no tiene dinero para comprar águilas
y no anida en defensas, ni camina, ni corre, solo muere.

Vuela sobre mí la melancolía,
la tan alegre palabra melancolía;
la palabra tan turbia y dulce, la palabra profunda
que enciende las hojas y mis tímpanos.

¡Melancolía!
¡Qué dulce caricia de agua y aceite¡
10
3comentarios 64 lecturas versolibre karma: 105

Menos

Debería quererte menos.
Olvidar de a poco este amor
en silencio.
Y callar lo que quiero gritar
este infierno.
No pensarte, idearte, inventarte, sentirte y así,
lento
como fluye el riachuelo,
dejaría de sentir que me quemo por dentro
cuando un ser distinto a mí
pertenece a tu cielo.
Desprenderme del ayer, no evocarte,
desdibujar ternuras, miradas, palabras, locuras
sí,
debería quererte menos...

© Menos | EPadrón
leer más   
4
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 56

Verso

Cada día que pasa
es un verso menos sin escribir
de este corto poema
que es mi vida.
leer más   
7
2comentarios 30 lecturas versolibre karma: 81

Eres Poesía

Eres Poesía
(Hueles a letras vivas)

Ella olía a letras vivas
a nostalgias cautivas
a reclamante y fiel savia
de una palabra henchida
que ansia ser tibia caricia.

Su mirada como metáfora,
se conjugaba en mi alma,
cual susurrante anhelo,
que busca ser un pretérito,
en el verbo de mis días.

Ella olía a letras vivas,
a vibrante y plena poesía
que incitaba a ser leída.
¡Yo, yo proclamé a una voz!
La inspiración de su dicha.

Inscribiéndola para siempre
en las páginas de mi antología. .

Ferra
24/04/19

D.R. DERECHOS RESERVADOS.
6
1comentarios 28 lecturas versolibre karma: 64

"Espejismo"

Soy un espejismo de mil agujas
reflejadas en un vidrio
que no se palpa,
una gama de sonidos con textura
sedosa y otras veces avispa
que pica por las sienes.
Hay alacranes adornanando mi cabeza
y se comen la corona de rosas
que se me había prometido desde
recién nacida.

El que me mira de
cerca no ve el espectro
que lastima con sus garras
de sirena por las noches
en mi soledad perpetua.

Danzo sin sentir un alivio
por la vida fluir en mis venas,
los tulipanes neones de carbón
yacen por mis piernas que caminan
moribundos sobre la arena...
¡oh, desdichada la tinta purpura corre!
¡oh, esta noche se cantan tragedias!

Soy un espejismo de mil agujas
reflejadas en un vidrio
que no se palpa,
una gama de sonidos con textura
sedosa y otras veces avispa
que pica por las sienes.



Enid Rodríguez Isáis
@EnidIsáis
Estados Unidos

Abril 2019
leer más   
17
13comentarios 89 lecturas versolibre karma: 124

Ni cielo,Ni infierno

¿Qué edad tenias cuando diste tú primer beso?,¿A que edad te escapaste a una fiesta sin permiso?,¿Que hacías después de clases cuando ibas en la secundaría?, ¿Cómo se llamo tú primera pareja?, ¿A quien odiabas?, ¿Cómo fue tú primera borrachera?, ¿A que edad probaste una linea?, ¿Por qué lo hiciste?,¿Has sido infiel?,¿Te han sido infiel?,¿Cuanto dura la vida eterna?,¿ Qué piensas de la gente que se droga?,¿Te has drogado?,¿Te arrepientes de algo?,¿Por qué a las personas que más amamos les hacemos daño?,¿Qué es lo que ves en mi?,¿Por qué te has enamorado?,¿Estas enamorado?.


.........léelo completo en la pagina...
4
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 38

Claro de luna

Allí donde comienza la hojarasca,
en la espesura de los altos pinos
hallamos un refugio
para darle al amor un boato íntimo.

Allá en los estertores del verano
hallamos el resquicio
que ocultaba el ardor de nuestros besos
en un claro de luna conocido.

Allí es donde tu cuerpo me entregaste,
atávico rubor de los sentidos,
el tierno tapiz terso y delicado,
tu virgo y su escondrijo.

Allí acaricié el bronce de tu piel,
tus pechos redonditos,
allí la exaltación se hizo deseo,
y el placer en el claro, fue infinito.
17
14comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 95

El beso

En la dulce comisura
de tus labios, en su brillo,
en el tenue bordadillo
de tu boca de locura
se consuma mi aventura.
Es allí donde reposo
en un trance lujurioso,
en un roce delirante
la caricia más galante
de mi labio tembloroso.

Que te mima con mesura,
derritiendo con dulzura,
en un lance muy sencillo
ese tibio azucarillo
que es tu lengua tan impura.
Pudoroso, venenoso,
es el tacto indecoroso
que le ofrezco en un instante
al rubí de tu semblante,
es mi beso más hermoso.
19
12comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 98

Agua sexual

...

Las horas vacías, inmensas
como tarros llenos de suspiros y jadeos.
Cerramos la ventana
y nuestro cuerpo lleno de mermelada y dientes,
lleno de respiraciones solas,
desveladas,
nutridas.
Nuestros cuerpos quebrándose
como las plantas,
como las gotas,
como las dudas,
como las colinas,
como un demoledor frío de ceniza,
como un saco lleno de orgías y maleza.
El agua salía de nosotros.
Cuerpos pegados, costuras de sal y vidrio.

El alma enaltecida gemía de placer
poblando todo lo oscuro, nombrando todas las cosas,
soñando con las uñas.
De tu boca un soplo cósmico como si fuera de vientre,
como si fuera de cristal,
como miles de tazas de amapola rompiéndose,
como miles de vírgenes amándose,
como tú y yo
gritando,
llenando las grietas del día, llenando los panales de abeja
de sexo y almíbar.

Espesa agua cae del centro de la tierra
a poblar el césped,
a poblar los dientes de león,
a domar los océanos,
a nacer desde los pozos, a morir contenta.

Veo a través de tus ojos. Mis ojos
nacen en todo el seno,
nacen en toda la gloria.
Nacen habitaciones sin nombre,
y ciudades sin espadas.
Cuerpos tejidos. Almas blandas
soñando con el corazón en los puños,
blandiendo cada pupila con la noche
y amando siendo sombra.

Veo a la pequeña muerte
rondando con sus cabezas bajo nuestros pies;
veo camisas de hombre,
llantos de cerveza y
un río de erizos muriendo de par en par.
Veo de reojo órganos saliendo;
hoteles disfrazados de dioses
y camas pálidas de leches espesas.

Estoy agitado,
estoy viendo nacer mis jadeos sigilosos.
Estoy en constantes alucinaciones de dolor.
A la fuerza,
tu cuerpo es sonido.
A la fuerza,
mi cuerpo es vientre de una guitarra.

En esta tarde hay espigas altísimas;
sobre tus piernas corolas descalzas y
arpas como carne viva desnuda.
Escucho ese sonido desde tu sexo y me apresto
a nacer.
El disparo de un jinete se une en mi boca y desde mi boca
un hueso de pájaro.

Estoy juntando los atardeceres y los astros.
Estoy con mis manos llenas de mullos rojos,
con la mitad del día nacido
y la mitad del día muriendo
y con esas mitades, el cuerpo del hombre.
No me permito el no mirar;
estoy amarrado a tu espalda,
estoy con el corazón en una aguja,
estoy anidando mi llanto, llanto de sufrimiento.
Veo correr una palabra descalza
por entre la calle de esperma.

Gotas de leche y sudor mezcladas.
Golpes duros y tibios.
Espejos ruborizados.
Tinas de baño y jabón alimentadas con jadeos.
Roces de cuerpo. Carne viva.
Tinas de baño redondas como un pato
con dos cuerpos muertos dentro.
Tinas de baño gritando desnudas.
Tinas de baño hechas de piel cerámica.

Nosotros llenos de licor y espuma
Agua sexual.
Noche fuerte.

Nosotros llenos de licor y espuma.
Agua sexual.
Día fuerte.

Nosotros llenos de licor y espuma
Agua sexual.
Infancia de rosas.

Nosotros llenos de licor y espuma
Andamos vestidos de muerte.
leer más   
16
10comentarios 102 lecturas versolibre karma: 97

Kilómetro 21

Km 1. Levanta la mañana
con nubes vacilantes,
el ánimo intranquilo,
las venas palpitantes.

Km 2. Comienza tu ritual,
repites la liturgia
de los preparativos
antes de un nuevo reto.

Km 3. Lo has hecho tantas veces
y el nervio permanece
en el impás eterno
que aguarda la salida.

Km 4. Y con el cañonazo
terminas con la espera,
las piernas aceleran,
empieza la carrera.

Km 5. La multitud avanza,
con ella el optimismo,
la meta está muy cerca
‘solo’ a miles de metros.

Km 6. Regulas la cadencia,
discrepas con tu cuerpo
que pide ritmo alegre
obviando el largo trecho.

Km 7. Controlas cada tiempo
según está previsto
y pasan los kilómetros
ni rápido ni lento.

Km 8. Disfrutas la carrera,
los vítores y palmas,
las manos extendidas
de bulliciosos niños.

Km 9. Y es en aquellos gritos
donde extraes la fuerza
para que las subidas
se empinen cuesta abajo.

Km 10. La mente también juega,
impulsa el pensamiento
para que el recorrido
se haga más llevadero.

Km 11. Ya llevas la mitad
y aún estás entero,
o solo es la creencia
para engañar al cuerpo.

Km 12. Son tantas las carreras
que hay caras conocidas,
y los que van al lado
de pronto ya son íntimos.

Km 13. Esperas la bajada
y llegan los repechos,
y piensas de repente
qué duro se hace esto.

Km 14. Kilómetro catorce,
de lejos ya divisas
el avituallamiento
al reclamar más líquido.

Km 15. Y entre la colorida
e ingente muchedumbre
hay miles de vivencias
que esculpen tus pupilas.

Km 16. Éste por sus abuelos,
aquella por su amiga,
quien tras la enfermedad
hoy lucha por la vida.

Km 17. Y como en esas vidas,
un giro en el camino,
el viento aleja el gozo
y trae el sufrimiento.

Km 18. No olvidas el dolor,
más gozas del aplauso,
aprietas la mordida,
te agarras al asfalto.

Km 19. Vueltas a la cabeza,
sabes que la agonía
se debe en todo caso
al poco entrenamiento.

Km 20. Uf, cartel del veintiuno,
apenas unos metros
para que la sonrisa
regrese pronta al gesto.

Km 21. Y al traspasar la meta
solo hay satisfacción
porque a pesar de todo
cumpliste tu objetivo.
14
10comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 102

El vino me llama

...


En el páramo Andino
sobre la naturaleza inhóspita de las emergencias
entre grietas de vino y mármol
estás tú
y estoy yo.
Un viento infinito, amplios campos ebrios al mediodía.
Hijos del viento, hijas de la lira.
¡Qué escalones me llevan al cielo!
¡Qué luto" es el sol que nos mira arrebolado
y una espiga me llama
con dulces sonidos de sirena, mientras
el agua continua su lento caminar por las rocas.

Sé que lo diré siempre, claras estrellas;
Un pedazo de tela blanca entre cejas, sol naciente.
Tu nombre, raíz del silencio de todas las cosas,
explotan en mí, los muchachos del dolor.

Los pequeños continentes, ríos de óvalos
abarcan mi sueño profundo y en las torres
enormes
- torres abandonadas al sol -
se encuentran todas mis esquinas y reflejos.
leer más   
12
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 89

Con el corazón...

“Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando”
(Rabindranath Tagore)


Quizás será otra boca,
puede que más sensata,
la que en la noche turbia te susurre
al oído melódicas palabras.

Tal vez con otros labios
diré lo que pensaba
todas aquellas veces en que a solas,
al soñarte, mi aliento suspiraba.

Posiblemente entonces
la voz en mi garganta
como un lobo le gritará a la luna
los sones que al amor ayer cantaba.

Pero ten por seguro
que la hondura de mi alma
muda, como mi corazón yacente,
aunque muera, no quedará callada.
14
11comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 95

El cielo

"Es mejor mirar al cielo que vivir allí"
(Truman Capote en 'Desayuno con diamantes')


Por las nubes teñido de ceniza
el cielo no se libra de la afrenta,
cegándose la tarde en la plomiza
borrasca despiadada y turbulenta.

Lo observas con mirada asustadiza,
recelas de que el sol torne en sangrienta
la estampa de esa imagen llovediza
del nublado anunciando la tormenta.

Y entonces lo comprendes al instante,
la gloria que hay detrás del proceloso
cielo, del huracán amenazante,

es mejor aguardarla desde el foso...
Lo incierto del Edén es inquietante
por mucho que lo cuenten muy hermoso.
16
10comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 92

Esperanza, no te espero

“El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida”
Federico García Lorca


Esperanza, ¿dónde fuiste?
¿dónde marchó aquel consuelo
que me daba la ilusión
de cumplir todos mis sueños?

Si no hay nada que me alivie,
si no alcanzo mis anhelos,
si la vida me tortura
por un amargo sendero.

¿Qué me queda? Mi futuro
navegando en sufrimiento,
la doliente profecía
brocada de mil lamentos.

Mal augurio son las lágrimas
impregnadas del veneno
del feroz abatimiento
que termina en desaliento.

Y es presagio del dolor,
el terrible sentimiento
de perderte para siempre…
Esperanza…, no te espero.
15
8comentarios 126 lecturas versoclasico karma: 92

Partida

Cuando no queden
más palabras en mi boca,
enterradme con versos.
Cuando mis ojos
se nieguen ver la luz,
cubridme con poemas.
Y cuando mi cuerpo
sea peso muerto,
igual que la nave
inmolada en el mar,
devolverme a ese mar
de poesía y allí,
enamorado, entre sueños,
bogar sobre lo eterno.
12
4comentarios 40 lecturas versolibre karma: 115

Simplemente desnuda

“La simplicidad es la máxima sofisticación”
Leonardo da Vinci


Sin adornos ni aderezos,
sin que emplastos de pintura
borren la luz de tu cara
o el perfil de tu figura.

Ni siquiera una bombilla,
tan solo un haz de la luna
iluminando tu cuerpo,
dando forma a tu hermosura.

Observarte al natural,
deleitado en la locura
que se aposta en mi mirada
por verte solo desnuda.
18
10comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 110

Existencia

"Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir"
Jorge Manrique


Agua clara adornada sin matices
por los juncos que bordan la ribera
con el verde de tallos y raíces

que llevan la corriente prisionera
a un destino ulterior desconocido,
a ese océano inmenso que la espera.

Y queda el manantial en el olvido,
su origen y las ramblas caudalosas,
aquello que en su vida dio sentido.

La existencia son veredas sinuosas,
exigua alegría, muchas tristezas,
son meandros y trampas dolorosas
buscando el mar de la fe o las certezas.
17
8comentarios 113 lecturas versoclasico karma: 91

Más allá del firmamento

Mi manera de amar es dulce con tintes amargos. Corazón, alma e intelecto, se sumergen en el mar de las emociones. Se hacen sus esclavos.


Estás, y el rocío de la mañana florece. Y no, y su luz fenece, extendiendo sobre mi universo llanto y desolación.




Lo percibido por los sentidos nace y muere a la vez, a cada instante. Es perecedero. No obstante, gemina vida y por ende, eternidad. La inteligencia ha de buscar en su propio piélago, la razón de su esencia, de lo eterno.



El amor, el amor cristalino hace parte de lo sempiterno y allí ha de buscarse. Allí se verá sin duda: el amor puro de los amantes, de quien da vida para germinar vida, de quien en éxtasis nocturnal contempla la belleza del firmamento, transcribiendo en letras, su llanto, su sangre.


Al despertar, en la noche o la madrugada, o cuando la dama de la vigilia no permita que tus párpados cierren, dirige tu mirada al firmamento y en su divino fulgor, hallarás la esencia de éste amor, me hallarás en él.
12
4comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 89

¡Guapa!

¿Si era guapa?

A su paso los narcisos
que le osaron seducir
se ocultaban indecisos
por no poder competir
con el aura y sutileza
que desprende su belleza.


¿Si era bella?

Las perlas y los diamantes
en su cuerpo se apagaban,
y las joyas irradiantes
que en otras pieles brillaban
tornaban en noche oscura
al contemplar su hermosura.


¿Si era hermosa?

Todo en ella era beldad,
como Venus o Afrodita,
era la divinidad
de una ninfa que me quita
el aire cuando respiro,
la vida con un suspiro.
20
11comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 121
« anterior1234550