Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2800, tiempo total: 0.010 segundos rss2

Creatividad

La creatividad
es de implosiva sutilidad,
en el momento
que permites a la idea
compulsiva expontaneidad.
Son llamativos momentos
captados por la atención
que solo una visión
amalgamica en complección,
utiliza a pasatiempos.
Es una voz sin lamentos,
inigualable en comparación
de increible convicción,
hiperbolizada en figimientos.
Pura energía que brilla,
ilumina vias de sensatez
desafia a la timidez
como fichas de agedrez,
preparandose a la guerrilla.
Nuestro tiempo es de parir
de engendrar nuevos pensamientos,
en oscuros y largos recuerdos
postpuestos a vivir.
Obligado compartir conocimientos
de extrapolados sentimientos,
excrutando redimir
una absolucion al morir.
Grata satisfacción siento
solo con compartir,
alegrías que en vida reviento
optimista al porvenir.
leer más   
9
2comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 83

"Velo Blanco"

Velo blanco
que del cielo
cae, envuelve
nuestros cuerpos
roza nuestra piel.

Tu aliento... besos
desparramados en
abanico de sentires.
Tímidos te amo y
mil pájaros
nos regalan
su cantar.

Velo blanco
nos llevas en
viaje platónico,
ya la luna asoma
y sus hilos
plateados nos
abrazan iluminando
nuestro amor.
leer más   
9
4comentarios 77 lecturas versolibre karma: 85

"Amor entre Letras"

Acurrucada entre
las letras observo tu
mirar cereno, tu mente
tejiendo los versos
del poema, brotan de
tu corazón encantando
las hojas blancas del
libro de tus recuerdos.

Ese amor que creías
volátil, se aferró a
tu corazón de papel.
Sensaciones del perfumado
atardecer y yo allí
entre tus versos
te abrazo.
Y en arrebato
de almas nos perdimos
en el poema de poetas.

Y... las hojas florecieron
prosas, nuestras almas
iluminaron mil palabras.
Un romance de poetas,
un romance entre letras.
leer más   
17
7comentarios 98 lecturas versolibre karma: 97

"El eco de mi nombre"

Me perturba el impulso
de mi mente,
las paredes no son de mármol,
es lluvia o tal vez nieve.

El eco de mi nombre
es una ola;
palpo su desnudez
y soy ligera.

Me brotan arrecifes y nado
entre perlas y mantarrayas;
hacia el trópico de cáncer,
mi ombligo, mi sangre.

¿Quién despluma mi alma?
Si mi palabra queda
plasmada en la piedra
y en su fuego,
arde mi mirada...

¿Quién me mata?
¡Si soy eterna!




Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Mayo 2020.
leer más   
28
18comentarios 172 lecturas versolibre karma: 104

Estúpida venganza

Me dijiste que no podías hacerlo
No podías como yo querìa
No podias reirte a carcajadas en medio de la calle
Y no me pudiste dejar robarte tantos besos.
No pudiste.
Ahora, yo tampoco quiero.
Maldito amor!
leer más   
3
sin comentarios 27 lecturas english karma: 25

Mi Sangre Guiscarda

Hubo una vez ésta joven gala,
buena con su familia, con sus amigos y con los no-amigos.
Sus ojos siempre llamaban al sol en las mañanas,
e iluminaban de azul su cara en el espejo.

Servía, con delicadeza, el café en la mesa por las mañanas;
el de su padre, con mucha azúcar.
A ella le encantaba caminar
a lo largo del los acantilados, hasta las playas de Le Havre.

Su cabello largo, rizado y rubio hondeaba fuerte con el viento.
Y el mar parecía saludarla,
en cada ola que a sus pies mojaba.
Y se sentaba a leer por horas, como si fueran segundos,
las páginas de aquel libro de la princesa bizantina,
donde el valiente, el bribón, el impío, el cristiano y el musulmán,
compartían lo más bello que hay; las páginas y las letras, que son eternas.

Y, cerrando las gemas que eran sus ojos azules,
podía palpar aquella habitación de techo y paredes de mármol,
que escuchó el llanto de los nacidos de El Púrpura,
en la Reina de todas las Ciudades.

Su familia era honesta y estoica.
Su padre viejo, enfermo,
sus hermanas no alcanzaban la madurez que alcanza toda mujer.
Y su amada abuela, siempre amorosa,
e ignorante de maldad.

Pero, El Día llegó,
su padre solo respondía
al estímulo doloroso en el esternón,
y no había más; no abría los ojos. Estuvo en coma y murió.

Ella, dio lectura al testamento de su padre,
Y, súbitamente siendo la nueva responsable de la familia,
Y sin hesitar, reclamó para ella misma,
el metal dorado sin mancha, que los años acumularon en su familia estoica.

Y aquella gala, sin pecado en la vida,
partió hacia la Reina de las Ciudades,
donde El Mar del Mármara,
parecía devolverle el saludo también,
al mojar sus descalzos pies.
“Cumplí mi sueño” se dijo así misma.
Y todo estaba completo.

Al salir de la mezquita que otrora, fue iglesia,
y después de sentir la esencia del café turco,
en su nariz de mármol,
una vacío sofocó su corazón,
recordando la rubia y larga barba de su padre,
la espantosa traición, avaricia y arrogancia,
manchó su alma pura y gala,
aquella alma que siglos atrás,
rindió las armas en Alesia,
aquella alma, que nunca tuvo mancha.

Y frente a la puerta donde pisó el primer otomano,
tomó una daga oxidada,
y apuntando el filo, hacia el interior de su antebrazo,
donde la vena cefálica drena la sangre de la mano,
rajó veinte centímetros de arriba a abajo,
y cerrando sus ojos de cielo,
su alma gala,
nunca se dio cuenta, que en la sangre que drenaba de su brazo,
corría sangre Guiscarda.

(Dedicado al Normando rapaz, fanfarrón, arrogante, truculento, sagaz, avaricioso y soberbio, de Robert Guiscard “The Cunning” 1015-1085 D.C. enemigo de la Reina de las Ciudades, Constantinopla).

Jesus The Guiscard BP ©
leer más   
5
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 31

"Aguacero"

A los pies de una almendra,
descargo dolencias
de un aguacero oscuro
sobre mis muslos.

Es mi agonía al tenerte
atado a palomas,
si acaso me llamas
y desnudas mi pensamiento
¡No llegues tarde!

Me inunda tu verbo,
la luna entre tus pestañas.





Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Mayo 2020.
leer más   
34
14comentarios 223 lecturas versolibre karma: 127

Testament

Lo he buscado,
¡Vive Dios que lo he buscado!

En los mapas y en los libros,
en un viaje sin retorno entre pueblos y condados,
como aquellos que hace tiempo
en la fiebre del dorado,
con la vista en la aventura
se embarcaron hacia el sueño americano.

Y era eso…,
una entelequia, una ficción,
un simple sueño.

Eran calles esculpidas por el humo de un cigarro,
el idílico paisaje dibujado por el ron,
una noche que flotaba entre el alcohol
que servían en los bares de un ghost town imaginario.

¡Testament!, yes baby,
fue ilusión…

Fue el narcótico delirio en el desierto
de un crepúsculo de excesos,
el dislate de un sonámbulo
ofuscado en devaneos
de camino hacia el éxtasis balsámico
de aquel trance, loco
e insensato,
en que en un viejo motel de carretera,
en lugares y momentos inventados,
sobre la tibia piel de una ranchera,
en sus trazos y contornos,
pulidos y engañosos,
tatué la invención de un testamento
tan auténtico, como apócrifo.
14
2comentarios 75 lecturas versolibre karma: 94

"Café"

He querido decir tanto y tan poco he dicho,
Quise decirte que paralizas mi mundo,
y que quiero ser parte del tuyo;
quise decirte que contigo puedo ser yo,
que mi corazón late cada vez que te digo adiós.
Quise mirarte a los ojos y decirte que me encantas,
que forma de reír es mágica;
y que te necesito
como necesito, en el frío, una manta.
Quise abrazarte y no soltarte.
Besarte para siempre.
Quise decirte que te amo
como amo los libros y el café,
como amo los mates y el tereré
Pero he querido decir tanto y tan poco he dicho,
que las palabras se ahogaron en mi ser,
y ahora es demasiado tarde para que puedas ver
que te amo, incluso mas que al café
16
4comentarios 99 lecturas versolibre karma: 108

"Benévolo" (Plumas: @EnidIsáis y @Ocho_Impar)

Oh mar angosto
te llamo padre
te llamo hermano,
soy huérfano de sueños,
esclavo de mis palabras...

Mientras bordo el silencio
en la ribera de mis latidos,
descamo en gotas de despedidas
todo recuerdo que tu boca
tatuó en cada océano de mi alma.

Regreso a ti,
a la orilla donde
de nuevo existo.

Dónde el poliedro
de tu compañía
se descompone en luz.

En un instante
soy pesado
en tu centro verduzco azulado,
creo conocer tus secretos
y los nombres que descansan en ti.

Secretos que convierten la noche
en confesionario de mis pecados,
en perlas de un collar
que me ahoga por no susurrar
el nombre que abandoné entre cicatrices.

¿Cuántos ojos
y voluntades sepultaste?
¿Por qué eres benévolo
en la luz del día y distante
de noche cuando navego?

Porque el dolor es un caparazón
donde verter los renuncios,
porque en la obscuridad
el amor no es benévolo,
tan solo es el anzuelo donde muero.
leer más   
25
25comentarios 236 lecturas colaboracion karma: 111

Nostalgias...

Bailan un
triste vals,
aquellos
besos olvidados
qué un día
hicieron erizar
las calles de
Madrid....

Los besos
aún suspiran
deseo, pero
ya no escuchan
igual, ese
latido de amor,
qué se rompía en
el pecho...

Esas calles qué
aún huelen a
aromas, de
recuerdos...

Qué aún
se nota el
sabor en el
alma., y en
las calles,
de aquellas
historias qué
un día fueron
inolvidables,
de secretos
inconfesables,
qué Madrid,
aún guarda,
en el cajón
de sus nostalgias...

©Derechos de autor
Hilando letras
Isa García
4
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 51

Sin título...

Sobre cielo vestido
de azul...

Danzan las estrellas,
y la Luna cantando
versos...

El espectáculo empieza...


©Derechos de autor
Hilando letras
Isa García
14
20comentarios 105 lecturas versolibre karma: 101

Llama interna

Fuego que arde lento.
Son placeres no olvidados,
postpuestos por el momento.
Humo de sueños quemados
alargados en el lamento
de no ser realizados.
Añorado el estoicismo,
contemplado pasar del sol
enmascarando control,
en realidad es espejismo.
Exigua pero candente flama,
insesante de energía
limitada sabiduria,
que incinerada en llamas,
pretende ser romantica y narcisista.
Pelandusca en su bondad,
sin aspiración a maldad
es siniestra ingenuidad,
pero crudamente realista.
leer más   
16
16comentarios 139 lecturas prosapoetica karma: 99

Es un día menos, es una poesía más...

Es un campo de batalla inesperado,
el de aulas o de parques,
el de cines o teatros,
el de bares, oficinas o de estadios
o aquel otro del asfalto trashumante de las calles.

Es un campo de cultivo de contagios,
de esta guerra, que sin tanques
ni misiles o artefactos
causa estragos
en un mundo que no sabe atrincherarse.

¡Qué desastre!

Ha cambiado el escenario,
y ahora el frente donde libran el combate
contra el virus del diablo
nuestros héroes sanitarios,
no es el aire, ni la tierra, ni los mares,
sino el alma de repletos hospitales.

No les vence ni el cansancio
porque hay bombas que se paran con aplausos,
prodigándose en coraje,
todos juntos, mano a mano,
resistiendo en el alambre,
y luchando…

¡Y ayudando!

Y nosotros, ahí seguimos, encerrados,
enjuagándonos el llanto
por aquellos que se marchan con los ángeles,
como el barro miserable
que se exclama en los versos más amargos.

En refugios que son cárceles,
en presidios al resguardo
del acecho de esos males
invisibles, e inmutables
sin vacuna que derrote su terrible corolario.

Y nos queda, esperar que todo pase,
y si pasa, levantarnos,
aferrarnos a los lazos terrenales,
al esfuerzo solidario
y a esos ánimos
sin los cuales
las rutinas del encierro cotidiano
serían cumbres cada día infranqueables.

Es posible que este viaje
de quietud y de inquietud resulte largo,
que haya quejas y hasta hartazgos,
pero no está bien buscar culpables,
ni siquiera lamentarse,
porque en tiempos de una crisis lo sensato
es ser leal, gente de estado,
dar soluciones y resolver dificultades.

Ya me callo,
y hoy, en esta cuarentena inexcusable,
viendo cómo llueve en los cristales,
me da por pensar en ese instante,
añorado,
en que todos…, podamos abrazarnos.
23
5comentarios 113 lecturas versolibre karma: 118

La cumbre de la vida

Otra sombra
que se enamora de la luz,
otro pájaro
del pasado que se hace presente,
otro amanecer
igual a todos los que fueron distintos,
otras horas
como clavos en la cruz de los días,
cuanta soledad
en la cumbre de esta vida insana.
leer más   
9
4comentarios 159 lecturas versolibre karma: 86

Cualquier lugar

No consideraba
el no como una palabra al filo.

No estaba hecha
a la lluvia de su regazo,
ni a soñar sobre las noches sin luna.

Ni a su voz,
la que envuelve
cuando hace frío,
cuando ya no queda nada
y hay que volver a empezar,
la voz que es regazo y manta.

Tiniebla y amanecer.

Despertar al sueño o
al filo del sueño,
imposible de cualquier mañana.

De cualquier lugar.


Rita.
18
5comentarios 87 lecturas versolibre karma: 89

"Lágrimas de garza"

Saca las espinas de tu alma
y a los espectros
de tus sábanas.

Entonces ven a mi,
bañado en lágrimas
de garza...

Desnudo.

Y beberé de tus perlas,
el agua de tus muslos,
el verde de tus praderas,
entrégate a mi.

En mi vientre florecen versos,
hay volcanes de espuma,
y una lengua de felpa.

Entonces ven a mi,
bañado en lágrimas
de garza...

Mío.





Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Mayo 2020.
leer más   
28
11comentarios 203 lecturas versolibre karma: 98

"Te amo"

La lluvia
en cántico
crepitar, derrama
caricias en
nuestros rostros.
Y nuestras miradas
se encontraron,
cómo la luna
con las estrellas.
Tus besos en
suave terciopelo
mí corazón arrullan.
Colgada de una
nube azul,
la mariposa
dibujó el sol.
Tu y yo creamos
nuestro nido
de amor,
arropando tu alma
y la mía,
con la brisa
de primaveras.
Te amo...
leer más   
25
15comentarios 113 lecturas versolibre karma: 103

El efecto de la noche...

Bajo el
efecto de
la noche...

Fuego de
estrellas
fugaces...

Bailan los
besos
hasta el
amanecer...

©Derechos de autor
Hilando letras
Isa García
13
6comentarios 79 lecturas versolibre karma: 102

"Los Tulipanes"

Los Tulipanes en flor
tiempos de poesía
de letras qué
cómo mariposas
se posan
en las blancas hojas
y te regalan
un poema.
Tu rostro,
cansancio del tiempo,
de tempestades
de la vida y
amaneceres de
bellos momentos.
Lees los poemas
que surcan
tus vivencias,
tus sueños robados
por el huracanado
invierno.
Pesares que se
alejan
cuándo la luna
y las estrellas
te acarician
con sus hilos de
fina seda,
vistiendo
tu ser.
Nuevas quimeras
tu corazón abriga.
Y los tulipanes
deleitan
tus versos.
leer más   
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 51
« anterior1234550