Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1225, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Una lágrima negra

De esos ojos que brillan como el ónix,
de lo oscuro y profundo de la pena,
del lamento que nace de la muerte,
del misterio azabache de sus cuencas.

Allí donde reside el desconsuelo,
el dolor de la angustia más secreta,
de las minas del alma más recónditas,
del infierno que corre por sus venas.

De aquel océano íntimo e insondable,
de las olas que gimen de tristeza,
del atroz sufrimiento, de allí brota,
una lágrima negra.
8
2comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 111

Imagen de un cielo estrellado

Ha de prenderse
cada noche
entre los fuegos,
etéreos seres de luz inequívoca,
y perderlo todo,
forma y huellas,
dios y rostro.
Desfallecer el alma y el día y,
ante la decrepitud del cielo,
rogar por los cantares
y la arena
y la cal,
y destronar con ellas
los sórdidos aguijones
que sacian el firmamento
con el vestido,
de selva o de muerte,
de la aurora.
Nada alimentan que el sangrado
firme de la mente,
o el cobijo de los puños
en las almas,
cuando entierran en el fango
leve o sórdido de su ignorancia,
una risa que
ni ellas mismas
iluminan.
13
5comentarios 85 lecturas versolibre karma: 110

Soledad

Tarde de domingo,
se empapan los ojos
de vacua amargura,
de lluvia y de lloros.

¿Por qué los sonidos
del cálido arroyo
evocan suspiros
y tiernos sollozos?

¡Es melancolía!
lamento tan hondo
del abatimiento,
de tocar el fondo.

Está ebrio de lágrimas
el cielo medroso,
el alma angustiada,
y el corazón roto.

Amarga por dentro
el contrito otoño,
pueril languidez,
desánimo sordo.

¡Ay, vasta nostalgia!
patente de corso
de pena y tristeza...
de sentirme solo.
21
16comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 121

Dibujo de agua

Lloverá.
Y la lluvia traerá
hilos de agua a la memoria.
Traerá días tan líquidos
como lágrimas en el mar
y un exceso de humedad en los labios
que luego formularán besos mojados.
15
1comentarios 57 lecturas versolibre karma: 122

Viaje en tren

Subí sin darme cuenta una mañana
no sé si luminosa ni sé
si era de octubre o si era de abril.
En la memoria no guardo fechas,
sólo un álbum de fotos imperfectas.

Y comenzó el viaje que parecía lento
y lejano el final de aquel trayecto.
La estación de partida era una fiesta
porque aceleraba mi corazón
y la impaciencia me hacía imaginar
otros lugares.

Al final del camino ya nada se detiene
y ves pasar las estaciones
como quien ve caer la lluvia
tras el cristal
y tiene miedo a mojarse
porque sabe del dolor y del placer
de estar calado hasta los huesos.
14
2comentarios 64 lecturas versolibre karma: 128

Inspiración

Indago en mi cabeza,
le busco y no lo encuentro,
al faro que ilumine,
al perspicaz ingenio.

A mi intuitiva musa,
la sutileza etérea,
al verso con finura,
febril vena poética.

La astuta inspiración,
al delicado aliento,
la escurridiza rima,
al malicioso plectro.

A la volátil veta,
a ese soplo divino,
a la taimada prosa,
al hálito escondido.

Al germen de la lírica,
a la elegía inquieta,
a la ladina métrica,
la sugestión coqueta.

La sagaz creación
que mi mente no encuentra,
se seca la fontana
y no brota el poema.
20
6comentarios 119 lecturas versoclasico karma: 121

¿Poeta?

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, en los arrabales de una fiesta,
un suspiro de tus labios
con palabras de mi boca
bailó un tango.

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, una tarde de domingo,
de un otoño tras llover,
nos rimaron los latidos
en los poros de la piel.

¿Poeta?
Imaginé que era poeta,
cuando, en un tenue amanecer,
desde una estrella observé,
a dos nubes en el cielo
que empujadas por el viento
con un beso hacían tormentas.

¿Poeta?
O trovador, bardo o juglar,
o alguien al que una lágrima
que brote del corazón,
que duela como el amor
cuando te llega al alma,
le consiga emocionar.

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, un vistazo de mis ojos
tropezó con tu sonrisa,
y el fulgor del carmín rojo
intuyó que era poesía.

¿Poesía?
Yo creí que hacía poesía
al sentir la melodía
que flotaba en cada estrofa.
¡Qué osadía!
Si eran solo fantasías,
y es el verso ahora el que llora,
porque yo no soy poeta,
ni lo que hago yo es poesía.
19
8comentarios 129 lecturas versolibre karma: 117

Pies mojados

Gotas de lluvia, lamentos del cielo,
anegan el alma de ansia y de pena,
nubes, tormenta, tu ausencia envenena
mi sangre que muta en glaciares de hielo.

Borrasca en los ojos, húmedo velo
que ciega Madrid y empapa la escena
de la eterna espera, eterna condena
que cala mis pies en charcos del suelo.

Y sigo esperando, muerto de frío,
el agua se cuela por los zapatos,
inmóvil, con los huesos congelados,

afligido, sintiéndome vacío
por besar esos labios tan ingratos.
Y olvidas que llevo los pies mojados…
17
4comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 132

A veces llueve

...

No.
Ya se que no es necesario
que me escribas, ni que te vayas,
menos aún que me visites

Tan solo es grato saber que no
me olvidas,
que me inventas. Que me supones

!No¡

No te vayas desde mí, desde aquí.
Anda y vete desde ti; que desde mí,
aún no te he olvidado.
leer más   
17
4comentarios 108 lecturas versolibre karma: 127

Partida

Cuando no queden
más palabras en mi boca,
enterradme con versos.
Cuando mis ojos
se nieguen ver la luz,
cubridme con poemas.
Y cuando mi cuerpo
sea peso muerto,
igual que la nave
inmolada en el mar,
devolverme a ese mar
de poesía y allí,
enamorado, entre sueños,
bogar.
12
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 137

Pertenencias

Somos de las ciudades huéspedes temporales,
fugaces inquilinos de los rayos de sol,
aves de paso del rumor de los días,
transitorios espías de una vida mejor.
Interinos fantasmas del amor.
Somos de todo, nada nos pertenece.
13
sin comentarios 55 lecturas versolibre karma: 132

En aquella dulce elevación..

En aquella dulce elevación, al reposar
sobre hierbas mecidas por el viento,
hallo refugio y delirio al recostarme
en lecho de espesas margaritas.

En rápido tumulto de la gente en masa,
huele la ciudad a vino blanco,
a vino de barricas oloroso
en tanto a golpes de risas y al sabor de vino
un tiempo allí olvidado, pasa en el fragor
de nuevos cánticos, la plenitud radiante,
la radiante plenitud de la bebida.

Oh, ¡no soy bebedor ni empedernido
acólito de su fragancia delicada!
Una tarde con amigos, una tarde
con la amada, a levantar la copa
invita, abandonar las lágrimas.

Así de radiante belleza coronado,
la imagen taciturna de la luna
contemplo. Y todo alrededor con rápido
trasiego se conmueve;
busca el amor la esquina oculta
con lánguido desmayo de los besos.

Y todo en el conjunto de alegres pechos
bulliciosos, busca, palpita en la apartada
sala, la plenitud radiante,
la radiante plenitud de la bebida.
leer más   
1
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 7

Atrapado

Cuando posas tus labios en mi boca
en pleno gusto tú me das de lleno,
y aunque intento en tus besos
atrapar tu boca, solo me siento,
como niño al que subyuga el juego,
atrapado en tus besos.
4
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 56

A duelo

Cómo puedes evitar que caigamos esa noche
si el duelo comenzó al despedirse el sol.
No quiero ir por ahí desahogando un vaso roto
en mi noche y en tu noche, el olor a ocre.

Dime, ¿que vas a escribir si ya no tienes alma?
recuerda el pasado de la vida que llevamos;
vemos la vida recostarse con calma
y apuramos el paso para re encontrarnos.

¿A donde voy yo sin tus historias ya cansadas?
a recorrer el puerto que se ha hundido,
de tantos barcos me vienen las olas pesadas
y esos recuerdos míos entre ellos se ha perdido.

Dime, ¿va el soldado en puntas a la guerra?
o toma su arma y se arroja en el campo de batalla.
Acaso sin duda las balas que llega espera
o camina, corre para atravesar la muralla.

Hay en esta espera alguna primavera
o el invierno ya vino y se queda.
Y solo estamos de paso viendo que queda
detrás de este corazón y esa puerta de madera.

Recordé ayer ese silencio que ser marchó
por las calles empedradas de mi espera.
Mira, somos todo lo que se escribió y dejó
en esas hojas blancas que sonaron sinceras.
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 68

Livor mortis

Desalados mis mares; desenrollados tus cielos en la quietud desesperada. Dos abismos al alcance de un paso extendido hasta el último polvo del Cosmos. Besas y temo. Gritas, y muero. Tu caricia es tela de ira. ... Fino el corte de tu pacífico llanto. Acerquémonos para apagar las luces. Surquemos en calandria los lagos del deseo o de la rabia, presos y dolidos los huesos. Removamos nuestros restos enredados tras el Livor Mortis. No habrá centinela interruptor ni serafín que reproche. Demos sitio a la ausencia de espacio en la colisión de las elipses... Cien millones de veces, crecidos y luminosos. Vuelves a enrollar tus cielos. Vuelvo a salar mis mares. Polvo colapsado en sus remanentes. Mil respiraciones. Se escucha la Luz... la Noche........... Nada.



Yamel Murillo


Mutual instauración©
D.R. 2017
leer más   
7
2comentarios 123 lecturas prosapoetica karma: 90

Economía de mercado

La justa. La injusta.
La que angustia a la gente corriente
para llegar a final de mes.
La verdadera y cruda economía
que cuenta, en céntimos o en euros,
cada gramo de tiempo perdido.
La horrorosa cantidad de vida
arruinada
en la sumas y restas del bienestar.
4
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 51

La habitación del pasado

Ahí estaba,
enmohecida, desvencijada,
sin candado,
decrépita…
la habitación del pasado.

Con telarañas de recuerdos,
con los goznes oxidados,
bisagras de mil historias,
de mi vida
y mis memorias.

¡Silencio!

Aún se escucha alguna risa,
pero sobre todo llantos,
llantos por la muerte cruel,
llantos por desencantos,
llantos porque los sueños
uno a uno se esfumaron.

En su interior encontré,
montones de mi tristeza
en un rincón apilados,
y entre el polvo y la carcoma…
las canciones de Mecano.

Allí estaba cada suspiro,
los amores marchitados
como flores del invierno,
antiguallas de otro tiempo,
más que nada…, desengaños.

Noté también las ausencias,
espectros que son cadenas,
fantasmas encadenados,
al corazón y a la pena.

Había imágenes y retratos,
paisajes de mi existencia,
olores a naftalina,
a barra de bar…,
y a tabaco.

Distinguí un reloj de arena,
casualmente parado,
parado en el dulce instante
en que probé aquellos labios.

Tropecé con un engaño,
vi un “te quiero” apolillado,
un verano muy lejano,
un sentimiento arrugado,
y algún verso…, ya olvidado.

Y sobre un cúmulo de noches,
encontré un último trago,
como antaño, de Dyc cola,
que bebí sin más reparo,
y salí de aquella estancia,
una vez más, embriagado,
olvidando un par de horas,
mi tristeza y mi pasado.
16
7comentarios 130 lecturas versolibre karma: 136

Fundición

Me viajas a una de tus lunas,
te descubres, me haces estremecer,
yazco perdido en tu mundo,
me llevas a tu boca, tu poder.
Una de mí, una esencia mítica,
no sé cómo lo haces, lo que te quiero ser,
una doncella legendaria, una profecía,
eres el misterio de antes de Dios, mi mujer.
Eres el destino que me guía a tu cielo,
la luz del firmamento que me das de comer,
el emblema de nuestro universo,
eres la Sangre, la que siempre quiero beber.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
3
sin comentarios 40 lecturas versolibre karma: 30

amor

amor
la vida es corta y aveces larga
yo me enamore de ti
si decirte nada
amor
es todo lo que tengo
para demostrarte un amor sincero
para visitar el mismo cielo y el infierno
para despertar contigo siendo el ultimo el primero.

eso es todo he de verte
sin tocarte
he de soñar contigo
sin que lo hagas conmigo.

eres parte de mi vida
eres parte de este sentimiento absorto
que es para ti un nada pero para mi un todo.
leer más   
5
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 80

Intento

Nunca tuve intención de ser serio ni ganas ni motivos de serlo,
tampoco la tentación de subir un escalón mas que el resto.
Siempre fui yo.
Asta que de repente me planta cara la vida me pone un ranking y me esposa
con grilletes de agonía, me aconseja que piense con mente fría allí fuera hay jugadores
mejores que tu y con mas perspectiva.
Ocurrió todo junto como cuando un niño esta aprendiendo a escribir pero con la diferencia
de que este niño, dejo de serlo en el momento que murió su inocencia.
¿Motivo?
El mundo.
Me levanto cada mañana con un propósito no de ser mejor no de ser un campeón, si no de ser la
leyenda escrita de lo que fui, seré, y nunca dejare ser por que yo soy la tinta que escribe mi historia
con letra fea para que encuentren diferencia entre perfección y gloria.
Una se obtiene con el intento.
Y la otra.
Se consigue con el tiempo de todos los intentos.
leer más   
14
4comentarios 61 lecturas versolibre karma: 126
« anterior1234550