Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 143, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Ausencia de mi

Estoy tan solo
Por tu partida

Y mi existencia
Esquiva

Te he buscado

No me encuentro

De mi
Te has ido

Y me has llevado

Estoy cansado
De extrañarte

Y de echar de menos
Mi mitad
Que se marchó contigo
leer más   
16
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 122

Barquito de papel

Zarpaba de mis manos
Con su carga de poesía
Un barquito de papel
Esa tarde que llovía

Navegaba sin rumbo
Sobre mareas bravías
Condenado al olvido
De una vieja alcantarilla
16
4comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 118

Pintor de nostalgias

Otoño sombrío,
cubil de tinieblas,
ajado y marchito,
plectro de poetas.

En el horizonte,
el cielo nublado
dibuja con ocres
el campo más lánguido.

Pintor de nostalgias,
de lágrimas grises,
de tierna añoranza,
de suspiros tristes.

Los ojos traslúcidos
por nubes y lluvias,
y el corazón mustio
calado de brumas.

Desnudas el árbol,
por vestir el suelo
con hojas y pámpanos,
y difuntos pétalos.

Portal del invierno,
paisaje de cuentos,
camino de vientos
de pena y lamentos.

Así es el otoño,
desmayo del tiempo,
jardín melancólico...
romántico verso.
18
4comentarios 53 lecturas versoclasico karma: 137

Solo en nuestra orilla

Estoy es esa orilla
Que en otrora fue nuestra

Con olas de nostalgia
Que no se cansan
De mojar mis pies

Mientras la brisa de sal
Golpea el rostro
De mi soledad

Se que estas en algún lugar
Al otro lado de este ancho mar

Y yo sigo aquí en pie
Mientras me hundo en la arena
De mi propia melancolía
leer más   
4
1comentarios 46 lecturas versolibre karma: 69

Jardín de la noche

La sombras de las flores
Dibujan en el suelo
Su lúgubre dulzura
Cuando intimas se abrazan
Entre pájaros dormidos

Aves de blancos sueños
Sobre negros nidos
Que van trinando sus cantos
Al unisono del viento

Así nos hacemos penumbra
Estrellas, luna y cielo
Hasta que el horizonte
Dibuja los albores del día
Y la noche calla
Su lenguaje sombrío
leer más   
13
6comentarios 85 lecturas versolibre karma: 130

Desamor antípoda

Nostalgia!
Antípoda de la ingravidez
Del desamor

La distancia
Vista desde cerca
Es indiferencia

Y es olvido
leer más   
12
4comentarios 64 lecturas versolibre karma: 129

Me salvas

Respiro
Escucho mis propios latidos
Y se que cualquier
Puede ser el último

Por que la muerte
Sólo se enamora
De los vivos

Y de repente tu
Me miras
Como queriendo besarme el alma

Lo se
Lo sabes
Tus ojos me han salvado

De mi
leer más   
13
2comentarios 69 lecturas versolibre karma: 129

Melancolía

Resbalones

por la vía

de la melancolía

por las tardes

de lluvia.

-

Me encuentro
tan

desierto,

vacío,

árido.

-

Impotente

inaceptable

cada gota

llena

se desborda

y se

vacía.

-
Soy

hijo

de la lluvia,

en la tormenta,

lugar de reunión,

de mi paz interior.

Che-Bazán.España
leer más   
13
10comentarios 101 lecturas versolibre karma: 138

muerte sabor a café

Amo el café que se brinda en los sepelios.

El agua hirviendo se mezcla con el oscuro y amargo sabor del café y el suave y dulce sabor de la blanca azúcar,
pero el café que se toma en la compañía de un muerto no parece mezclarse.

cuando está en mis labios no tiene sabor alguno, cuando llega a mi boca un dulzor se impregna en mi lengua y cuando sigue su destino y pasa por el pecho la esencia amarga del café parece unirse a la agonía del alma.

Amo el café que despide a los muertos, sabe a amargura de corazón. Es el mejor que he probado porque es hecho con sentimiento y quizás en él cayeron las lágrimas de los abatidos.
leer más   
6
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 77

A La Melancolía Le Gusta La Compañía

A la melancolía le gusta la compañía.
Al igual que a la soledad le gustan las tardes y noches frías...

Me pregunto ¿Cuál habrá sido su verdadera razón de quedarse?
Si su desinterés por todo siempre la mantiene distante...

A la melancolía le gusta la compañía.,.
Y qué curiosidad,
La soledad es su mejor amiga...

Ambas tan desdichadas y al mismo tiempo llenas de vida...
Piezas que se atraen y pueden dar vida.

¡oh soledad!
¡oh melancolía!
Ambas tan partes de mi vida...
Aunque decidan quedarse
Devuélvanle al alma un poco de alegría...
leer más   
21
6comentarios 106 lecturas versolibre karma: 135

Se me acabó la poesía

Se me acabo la poesía,
como se seca una fuente,
la llamarada que ardía,
se consumió de repente.

Se me acabo la poesía,
del reflexivo desvelo,
la inspiración fenecía,
al colapsarse mi cielo.

Se me acabó la poesía,
queda en cenizas la hoguera,
marchitando la ambrosía,
de su anhelada quimera.

Se me acabó la poesía,
en la agónica esperanza,
la ilusión que sostenía,
con el olvido hizo alianza.

Se me acabó la poesía,
nada me surge del pecho,
comenzó a morir el día,
que abandonaste mi lecho.

Se me acabó la poesía,
cuando causaste la grieta,
que sustrajo la alegría,
al corazón de poeta.

Ya agotado el yacimiento,
que en arrebato bullía,
extraviado el sentimiento,
¡se le acabó la poesía!
leer más   
18
7comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 107

Fado Abandonado

Mi corazón tiene ojos
que miran hacia al pasado,
más una nube de tristeza
en el pecho mutilado.

La mano de la nostalgia
acaricia mi espalda,
llevo un naufragio invisible
por los rincones de Alfama.

Es una sombra que brilla
mi dolor desgarrado,
el llanto es otro silencio
en mis párpados inundados.

Si pudiera encontrarte
con la misma mirada,
en Coimbra no vería
las cenizas del alba.

Lisboa, rúas empedradas
para mis pasos desgastados,
tu recuerdo es el quebranto
de este fado abandonado.


©Alejandro P. Morales.
(Oporto, 2018)

**********************
Dulce Pontes - Cançâo Do Mar
www.youtube.com/watch?v=v_2fyB4dj4U
leer más   
21
9comentarios 80 lecturas versolibre karma: 130

El Rastro

Domingo plagado de años
y de melancolía en sus andares
acude puntual a su cita
como ese joven enamorado

Deambulo perdida entre sus puestos
acaparando cada artículo, cada libro
otrora objetos y colecciones
que vivieron sus tiempos de gloria

Ahora se venden a otras manos
con sus pestañas de colores
de miradas seductoras
rindiéndonos así a sus encantos

Quizá algún día
cuando mis ojos se sequen
acuda con mis versos
para que vibren en otras bocas
impregnados
con las cicatrices de mi piel
y mi sentir anclado en sus latidos
leer más   
12
7comentarios 89 lecturas versolibre karma: 111

A donde va?

¿A dónde va el tiempo
El minuto finito
Que nació
Condenado a morir?

¿A dónde van las letras
Que escribí con los dedos
Sobre su espalda?

¿A dónde va el paso que dimos
Buscando el mañana
Y el horizonte nos robó?

¿A dónde va el suspiro,
Cuando desaparece
Confundido con el aire?

¿A dónde va el verso
En su errático vuelo
De mariposas?
leer más   
5
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 85

Tú eres mi refugio

Tú eres ese refugio
de mis horas de nostalgia
donde mi sentimiento se esconde
cuando extraño tu compañía
cuando siente mi piel de tu piel melancolía
y se va secando sin tus suaves caricias

Tú eres ese refugio oculto
donde mi sentimiento vuela en busca de consuelo
cuando el silencio como niebla mi vivir ofusca
invadiendo y cubriendo mis días por completo

Tú eres ese refugio
donde escondo mi sentimiento
cuando la soledad viene y te reclama
en mis noches de insomnio y silencio
cuando sólo se escucha en la inmensidad mi voz,
mi voz que poco a poco se va apagando
que impaciente antes de extinguirse va llamando
a tu amor, mi amor eterno.

MMM
Malu Mora
leer más   
22
21comentarios 180 lecturas versolibre karma: 115

Un casa sin palomas

La profunda tristeza de tus pasos en mi cabeza,
la melancolía de tu movimiento por la casa,
el fatal presentimiento, ¡oh Dios!,
de la desgarradora certeza de lo imposible.

Sonidos,
ruidos,
aromas exóticos,
risas enamoradas,
el ardor de unos cuerpos
de poetas obscenos.
El calor de nuestro hogar.

…. y ahora, embriagado por tu exceso
deambulo entre gentes ignorantes de tu presencia,
testigos anónimos de mi existencia,
y ahora, solo.

¡Aparta onza lujuriosa!
que tapas el iluminado monte,
trayecto y límite,
de mi esencia celestial.




@Inmalitia, Andrés García. ©
leer más   
14
8comentarios 145 lecturas versolibre karma: 102

Quizás nunca

Quizás pude salvarte
quizás pudiste quererme
pero el precio de tenerte
era entre ilusión perderme.

Dirán que la ilusión es pura
sin recordar con cordura
que la tuya era venenosa
pero en lugar, se mostraba piadosa.

¿Como no caer entre quimeras?
Si estás tú seduciendo sin querer,
prometiendo eternas primaveras
que al final todas voy a perder.

Mejor mírame con indiferencia
que aunque más me lastimas
tal vez podré engañar a mi consciencia
para que entre sombras no me oprimas.

Pero antes de irte
dime si al menos no mentiste
aquella primera vez que me sonreíste
y entre tus manos me hundiste.
leer más   
22
2comentarios 76 lecturas versolibre karma: 112

Melancolía

La añoranza de tus besos,
recordar cada caricia,
aflicción por no sentirte
a mi lado cada día.

Con el canon Pachelbel
anegarse las pupilas,
y ser ondina en mis sueños
y musa en mis poesías.

La nostalgia de tu cuerpo,
evocar cada sonrisa,
el desconsuelo porque hoy
noto más tu lejanía.

Sentimiento de tristeza,
que quede el alma vacía,
soledad y muchas lágrimas,
dime si es melancolía.
14
6comentarios 119 lecturas versoclasico karma: 83

Zarco

Tú,
que describes los trazos de años
en un rincón,
pasa a salir la tarde,
y la oscuridad comienza a crecer,
desde la ventana vuelves a ver,
la azul, morada, puesta en tu querer.

Tú,
vuelves al zarco de la vida en tu piel,
recuerdas los años en cajas y papel,
sólo la flor del adagio queda en un saber,
toma mi mano y vuelve a querer.
5
2comentarios 36 lecturas versolibre karma: 61

Soy el mismo, no he cambiado

Soy el mismo, no he cambiado.
Mis ojos verdes siguen llevando a rastras
millones de años de llagas y lamentos,
y frágiles deambulan recuperando pedazos
de aquellos sentimientos que se rompieron
con el paso del tiempo.
El resto de mi cuerpo es una mera cicatriz
que todavía sigue cicatrizando,
y que quizá, con el paso de los días,
se acabe arrojando azufre y alcohol
para hacer que hierva por dentro
y muera todo lo necrosado que aún quedaba vivo.
Las miradas inútiles se proyectan sobre mis párpados
y se refractan de la misma manera sobre las almas de los niños
que yacen en el suelo, por debajo de mis miedos
y mis enormes pesadillas; a cada cual más terrible,
a cada cual, más despiadada.
Sigo teniendo pesadillas con todo lo que me rodea.

¿Y si el mundo, preso de la desesperación
acaba por sumirme en una vorágine de sentimientos
que van en contra de lo establecido?
Permítanme entonces decirles que ya soy algo fuera de lo establecido.
Que nunca me arrepentiré de haber dado el paso
y que quizás ya no soy el mismo.

Ahora he cambiado. He abierto las puertas de este armario
y he dado un paso al frente a la vida,
al no tener miedo por lo que uno siente
a simplemente dejarse llevar por los vientos,
como veletas ondeando en las finas rocas
de una fina colina, varadas frente al mar.

Nunca me cansaré de decirlo.
Soy el mismo, no he cambiado
pero a la vez lo he hecho.
Han pasado unos años desde que he descubierto mi nuevo yo,
y me arrepiento tal vez de no haberme dado cuenta antes.
Pero ya es demasiado tarde para seguir culpándome
por algo de lo que ni siquiera tengo culpa.

Esta es la hora:
la hora en que tengo que empezar a quererme por lo que soy,
sin miedo a decírselo al mundo, pese a las represalias.
¡Qué represalias! No puedo callarme más.
Me estalla la boca cada vez que tengo que cerrarla por miedo
a sus odiosos qué dirán.
Harto de sus juicios de valor, harto de sus sinsentidos.
Harto de que no nos dejen amarnos seamos como seamos.

Soy el mismo, no he cambiado.
Mi poesía me acompaña en el camino,
mis letras son la musa,
mi corazón un velero viejo,
y mi alma vaga buscando todavía
un amor de verano, un amor eterno.
De esos que solo se encuentran una vez,
aunque sea en París, o en una calle de Toledo.
leer más   
19
6comentarios 95 lecturas versolibre karma: 87
« anterior123458