Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 250, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Mirando las estrellas

Desde la ventana de su apartamento, un hombre miraba las estrellas a través de un telescopio, buscando la más luminosa. De repente se encendió la luz en una de las ventanas del edificio de enfrente, lo que provocó el giro de la mira telescópica y enfocó. Observó algo inesperado: una joven cubierta con una toalla, la que se quitó para vestirse. Con sensualidad se miraba al espejo. Él disfrutaba lo que veía: sus senos dulcemente henchidos, sus glúteos firmes y bien torneados, hasta que la muchacha se vistió y apagó la luz.
Y olvidándose del cielo, desmontó y guardó el telescopio y se tiró a la cama. Decidió, para no seguir pensando en ella, tomar un libro que estaba en la mesita de noche y disfrutar del placer manual de la lectura.

#Microrrelato
© Eder Navarro Márquez
leer más   
8
sin comentarios 77 lecturas relato karma: 91

Agencias internacionales de noticias informan a la humanidad...

Aunar el esfuerzo de toda la tripulación resultará imprescindible para avanzar hacia el destino previsto. La idea de un transporte más allá de los límites de nuestra galaxia se muestra como algo inédito y arriesgado, siendo una empresa firmemente apoyada por el colectivo de simios desarrollados. La comunidad internacional cede ante la firmeza que mostraron frente al proyecto: “La protección de nuestras nuevas generaciones nos obliga a buscar otro planeta donde vivir. Rumbo a las estrellas nos liberaremos del llamado, ser humano.” El colectivo de “El mejor amigo del hombre" se postula como el próximo en abandonar el planeta gris.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/08/04/escribe-tu-relato-del-mes-de-agosto-i-eva
18
20comentarios 190 lecturas relato karma: 114

El piano en arpa

Laura se sienta al piano, sus dedos galopan sobre las teclas, con el tesón de la gente que somete a los elementos. Emulando al arpa típica del llano, el ébano y el marfil, transcriben, captan la ebullición que su juventud pone sobre las teclas. Su maestría domina el instrumento, como si fuese un solípedo, que se hace manso, obediente, al punto y al contra punto. No es fácil convertir el piano en arpa, el instrumento no se acomoda. Pulsa y pulsa, saca la eufonía, convence al piano que tome la parte rítmica, difícil en la música llanera.

#Microrrelato
Eder Navarro Márquez
leer más   
13
1comentarios 73 lecturas relato karma: 93

Ella

Ella...
Puede esconder muy bien
la melancolía,
detrás de una sonrisa.

Ella...
Sabe como aguantar
la soledad,
en ausencia de compañía.

Ella...
conoció una vez el amor,
y ahora
lo tapa con migajas.

Ella...
domina perfectamente su ser,
ahora
sin nadie de quién depender.
18
12comentarios 137 lecturas versoclasico karma: 108

Almas de color

Luchan contra la indiferencia, contra el silencio. Sueñan con ser estrellas, mientras bailan al son del currulao. La brisa violenta desata el polvorín, y entre la esperanza mentida, bajo el yugo que secuestra el pensamiento, envueltos en una concertada fiesta de intrigas, siguen soñando los bailantes. Con sentido inverso a los brazos del reloj, como queriendo retener el tiempo; se mueven sobre la tierra anestesiada.

#Microrrelato
Eder Navarro Márquez
leer más   
15
1comentarios 105 lecturas relato karma: 98

Ascensión

Cogidos de la mano van los dos amantes. El viento sopla fuerte, quiere derribarlos, arrastrarlos, separarlos. Pero ellos se abrazan, se funden en un beso y con la fuerza del amor lo vencen. Observo la imagen en el extenso mundo de la ensoñación, comienzan a elevarse, y como dos ángeles en los primeros intentos de vuelo, logran ganar altura, miro su ascensión, hasta que ya no puedo verlos.

Eder Navarro Márquez
Microrrelato publicado en la Antología "Porciones del alma" de Diversidad Literaria.
leer más   
6
1comentarios 43 lecturas relato karma: 74

Los hijos del delfín rosado

En la ribera del río Amazonas –bajo el plenilunio– cuando hay fiesta en la región, el delfín rosado sale de las aguas. Toma formas humanas, y vestido de blanco, con paso lento y movimiento sensual, se pasea por las calles seduciendo a las muchachas más bellas en estado de fertilidad que quedan prendadas por su figura varonil. Hasta que alguna de ellas lo lleva hasta su lecho y después de hacerla disfrutar de una indescriptible noche de amor, sin mediar palabras –porque no sabe hablar– sale antes de nacer el sol y regresa al río y con su belleza reluciente sigue nadando y saltando... y en el mínimo instante que queda suspendido en el aire, es un pájaro que vuela hacia el infinito. Se dice que se ha ganado la enemistad de los hombres que intentan acabarlo y le atribuyen la paternidad de todos los jóvenes sin padres que, con paso gracioso ambulan por las calles, presumiendo ser artistas.

Eder Navarro Márquez
#Microrrelato
leer más   
9
4comentarios 102 lecturas relato karma: 109

Jazz

Mezclada en partes iguales, entre alta cultura, heroína y cachos de mariguana, una legión de artistas Afroamericanos, fundo la Osa de estrellas negras. Era dinamita de negros frente al orden odioso. Nació entre toneles de güisqui y el humo del cannabis. Tomó cuerpo en los lupanares, donde deslumbraba con su melodía sincopada. De las barriadas infelices caminó hacia la gloria, solfeando cantos de sirena, encantando ciudades, adormeciendo el odio. Inspiró cobres, azotó baterías, con pellizco de monja pulsó contrabajos, devolvió la humillación en belleza.

© Eder Navarro Márquez
leer más   
13
6comentarios 96 lecturas relato karma: 105

Retorno a Macondo

Aracataca, sol de mayo de 2007

Viajando a través de su propio sueño, en el tren amarillo de Macondo, iba nuestro escritor más laureado para reencontrarse con su terruño. Deslumbrado por el sol de mayo que irisaba el paisaje de su gente, con una nostalgia trasparente se acercaba entre el jolgorio y los halagos de una muchedumbre apostada en ambas orillas del camino. Y al terminar su viaje de ensueños, con su noble corazón inflamado de alegría, desembarcó del viejo tren, y entre aplausos caídos a porrillo, en medio de un ambiente cortesano, rodeado por toda su gente, volvió a respirar su aire macondiano, donde crece otro cielo mágico, eterno e infinito.

© Eder Navarro Márquez
10
2comentarios 106 lecturas relato karma: 99

Con voz entrecortada...

Un nuevo ser emergió de la tormenta
con sus alas mojadas,
con sus ojos de tenues madrugadas...

Cruzó la espesura,
se hizo mirada iluminada,
absorbió la esencia de una estrella
y acudió en silencio a mi ventana...

Y yo lo miré de frente,
con ojos de niña obnubilada
y ahuyentando al gran miedo omnipotente
le dije, al fin:

No te vayas...
leer más   
25
32comentarios 305 lecturas relato karma: 104

La felicidad y los decires

(Realismo mágico)

Sentada en el solar de la casa de palmas, aquella de paredes con cincuenta y dos colores y setenta puertas, con la sabiduría que sólo dan los años, que ya pasaban más de ochenta, dijo Etelvina:

- La vida siempre nos da felicidades incompletas. -


R. Márquez
leer más   
3
sin comentarios 50 lecturas relato karma: 34

Equilibrista

Aquí estoy, en la meseta, en esta ciudad bañada por la llovizna nocturna, gélida y brillante. Extraño el mar y la brisa del caribe, y entre los carruseles y los paladines de la destrucción, camino con destreza sobre la cuerda floja, venzo el frío, la incertidumbre y voy flotando sobre un limbo de amor. Y en el fulgor de las visiones, los rayos de la luna atraviesan la niebla y alumbran la ciudad gris. Un polvo de nieve radiante… hace la noche mágica.

© Eder Navarro Márquez
leer más   
8
2comentarios 108 lecturas relato karma: 81

Final insospechado

Nació la noche en la luz...
vaciando sus secretos
sobre las flores amarillas
que ella sostuvo entre sus manos...

y todo fue penumbra en la última llamada,
extrañeza mostrada
por sentir avanzar el gran aullido....
final insospechado
ante la frágil desnudez de los hombres,
de los mundos,
de las formas perpetuas de agua y silencio.
leer más   
24
21comentarios 251 lecturas relato karma: 87

Te vi venir

En la oscura noche te vi venir.
Sentí tu aliento, y me dijiste al oído,
__ te quiero.
leer más   
4
sin comentarios 82 lecturas relato karma: 50

Momento compartido

Quiso seguir caminando
por parajes de dioses y penumbra...

escuchar el canto
de los pájaros manchados por el tiempo....

recordar la melodía antigua
que algún día escuchó
tras el cristal coloreado de su infancia...

y fue que de las profundidades de su memoria
brotó un tímido destello rojo
fruto de la pasión no consumada,
casi extinta... que ella salvajemente
se había empeñado en enterrar.

Sonrió entonces con el alma
y decidió, bajo el viento enmudecido,
compartir el momento
con la serpiente sin rostro que la acompañaba...
leer más   
17
20comentarios 185 lecturas relato karma: 86

El viajero

Convidaron al viajero a sentarse en la mesa...

y fue que, súbitamente,
una mirada de luna y hielo
recorrió todos los silencios de su vida
impactando en el centro de su deseo...

Supo entonces
que aquel que la había desnudado
no era de este mundo,

ni siquiera de alguno parecido...
leer más   
16
14comentarios 145 lecturas relato karma: 88

De otro mundo

No quiso entender jamás las melodías del alma,
ni el efluvio de la sangre y de la dicha
entre cuerpos que se buscan...

Pues una presencia sin rostro le susurraba,
cada noche al oído, bajo la penumbra
de legiones de estrellas cansadas,
mensajes moteados con respuestas inhumanas,

propios de un mundo tan lejano...

que en ocasiones ella dudaba
de la certeza de su propia existencia.
leer más   
21
25comentarios 297 lecturas relato karma: 103

Vieron

Y los niños vieron como aquel resplandor
entraba en su gran universo interior...

Poco después, ella recuperó el habla,

haciéndose la luz
en medio de tanta tiniebla.
leer más   
17
10comentarios 120 lecturas relato karma: 93

Densa

Intentó seguirla a través del bosque...
pero la niebla que emanaba
de aquel deseo mudo y esponjoso
era tan densa...

que poco a poco
ambos se fueron diluyendo en ella,
para refugiarse en un remoto lugar
situado en la nada más sutil.
leer más   
23
23comentarios 250 lecturas relato karma: 87

Despedida...

Se sentó a su lado en el sofá de noche y estrellas
la miró con su inmenso ojo y...
llorando sobre su vestido de los domingos,

se despidió de ella

y de los sueños que tanto había iluminado.
leer más   
22
23comentarios 216 lecturas relato karma: 93
« anterior1234513