Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 236, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Final insospechado

Nació la noche en la luz...
vaciando sus secretos
sobre las flores amarillas
que ella sostuvo entre sus manos...

y todo fue penumbra en la última llamada,
extrañeza mostrada
por sentir avanzar el gran aullido....
final insospechado
ante la frágil desnudez de los hombres,
de los mundos,
de las formas perpetuas de agua y silencio.
leer más   
19
14comentarios 94 lecturas relato karma: 87

Te vi venir

En la oscura noche te vi venir.
Sentí tu aliento, y me dijiste al oído,
__ te quiero.
leer más   
4
sin comentarios 54 lecturas relato karma: 50

Momento compartido

Quiso seguir caminando
por parajes de dioses y penumbra...

escuchar el canto
de los pájaros manchados por el tiempo....

recordar la melodía antigua
que algún día escuchó
tras el cristal coloreado de su infancia...

y fue que de las profundidades de su memoria
brotó un tímido destello rojo
fruto de la pasión no consumada,
casi extinta... que ella salvajemente
se había empeñado en enterrar.

Sonrió entonces con el alma
y decidió, bajo el viento enmudecido,
compartir el momento
con la serpiente sin rostro que la acompañaba...
leer más   
17
20comentarios 143 lecturas relato karma: 86

El viajero

Convidaron al viajero a sentarse en la mesa...

y fue que, súbitamente,
una mirada de luna y hielo
recorrió todos los silencios de su vida
impactando en el centro de su deseo...

Supo entonces
que aquel que la había desnudado
no era de este mundo,

ni siquiera de alguno parecido...
leer más   
16
14comentarios 110 lecturas relato karma: 88

De otro mundo

No quiso entender jamás las melodías del alma,
ni el efluvio de la sangre y de la dicha
entre cuerpos que se buscan...

Pues una presencia sin rostro le susurraba,
cada noche al oído, bajo la penumbra
de legiones de estrellas cansadas,
mensajes moteados con respuestas inhumanas,

propios de un mundo tan lejano...

que en ocasiones ella dudaba
de la certeza de su propia existencia.
leer más   
21
25comentarios 188 lecturas relato karma: 103

Vieron

Y los niños vieron como aquel resplandor
entraba en su gran universo interior...

Poco después, ella recuperó el habla,

haciéndose la luz
en medio de tanta tiniebla.
leer más   
17
10comentarios 93 lecturas relato karma: 93

Densa

Intentó seguirla a través del bosque...
pero la niebla que emanaba
de aquel deseo mudo y esponjoso
era tan densa...

que poco a poco
ambos se fueron diluyendo en ella,
para refugiarse en un remoto lugar
situado en la nada más sutil.
leer más   
23
23comentarios 153 lecturas relato karma: 87

Despedida...

Se sentó a su lado en el sofá de noche y estrellas
la miró con su inmenso ojo y...
llorando sobre su vestido de los domingos,

se despidió de ella

y de los sueños que tanto había iluminado.
leer más   
22
23comentarios 147 lecturas relato karma: 93

No llegaron

Aquellos a los que esperaba no llegaron...

Solo llegaron figuras vacías, sin forma,
que se alejaban rápidamente
cuando intuían el final del sueño...
leer más   
22
16comentarios 134 lecturas relato karma: 99

Planeta deshabitado

Roca silente.

Un pétalo alza el vuelo...
Cae sobre un planeta deshabitado.

Todo es silencio.

Suave es la brisa sin recuerdos cercanos,
tímido el rumor del río que dormita.

No hace mucho que ella se marchó
sonriéndole a la muerte y a la belleza.

El resto,
se había ido hace mucho.
leer más   
29
24comentarios 149 lecturas relato karma: 109

Ella contaba historias

En efecto, ella contaba historias para no enloquecer....

Lo hacía despacio, acariciando cada estrofa
hecha de átomos y mareas...
sintiéndose diosa
de grandes pájaros rojos devoradores de nubes,
de pequeños seres de luz temerosos del invierno...

Ella solo quería dejar su impronta en pequeños trozos de cielo,
aunque cada noche su tristeza tirase de ella con fuerza
hasta el epicentro de las sombras alargadas...
aquel abismo frío y silencioso al que ella
jamás quiso precipitarse cuando llegaba el ocaso.
leer más   
15
15comentarios 133 lecturas relato karma: 90

Él no estaba allí.

Él vivía en el otro mundo...
aquel difuso y gris en el que ella se adentraba
cada mañana....
de cada uno de los insulsos días del calendario.

Aunque ella se empeñaba en seguir saliendo a su encuentro
todas las noches, justo en el preciso instante
en el que sus suaves párpados acababan de cerrarse
y su respiración se tornaba mucho más lenta...
leer más   
20
28comentarios 158 lecturas relato karma: 93

La carne

Güendy solo quería bailar, pero su padrastro se encerraba con ella en el baño cada vez que su madre no estaba. Su padrastro era un hombre despótico. Enorme, desmañado y cruel, era El buey desollado de Rembrandt.
–Croisé derecho al frente. Paso a la derecha en uno, brazo en dos, seguido por un plié tendu. Tres, cuatro. Vamos, por grupos. Otra vez.
Güendy acababa de cumplir trece años; y seguía siendo una niña, con su tez mestiza y los ojos azules, y un cabello indomable, rizado y largo, que flotaba en el aire en los giros y las contorsiones.
–Sonrisa, ¡y pensad! Pensamos en lo que hacemos. En los brazos… las piernas… en la punta de los dedos. ¿Qué estás haciendo?, ¡no mires al suelo! ¡Ligera, ligera! Ahora arriba al descender. En círculo, brazo abierto a un lado… y volvemos a cinco.
Ella solo quería bailar. Vivir toda su vida en uno de esos cuadros llenos de muchachas que se ajustan las cintas de las zapatillas, sentadas en las grandes manchas doradas de los ventanales, que se reflejan en los espejos poniéndose, quitándose las horquillas, arreglándose el moño, mientras la profesora corrige y manda repetir con voz de urraca los ejercicios de barra.
Faltaban cinco minutos para que terminara la clase del jueves. Los jueves su madre tenía turno de noche, y su padrastro la esperaba en casa para cenar e irse a la cama. Güendy se mordía nerviosa el labio, levantando continuamente la vista para mirar la hora. Tres minutos. Hizo una pirueta doble sobre el pie derecho en punta. Dio algunos pasos rápidos a través de la sala, revoloteando, y de un salto, igual que una mariposa de alas blancas, salió por la ventana.
4
2comentarios 49 lecturas relato karma: 43

Pequeña luz

Alicaído letargo de niña enmudecida...
Cuentan las lilas que alguna vez sonrió
y que los soles brillaron más que el fuego primigenio.

Cuentan que ella quedó ausente en las noches de escarcha
en aquel tiempo sin luces
que llegó para cernirse sobre todas las realidades...

Cuentan... que un día enmudeció de sorpresa
al saberse reflejada en un astro sin nombre
cual efigie involuntaria de un mundo apenas esbozado...

Cuentan que ahora solo anida una pequeña luz en el jardín 
como única certeza
en las tardes de ángeles perdidos y silencios pétreos
aunque ellas, las lilas, todavía recuerdan
las maravillas que contaban sus ojos.
leer más   
15
18comentarios 114 lecturas relato karma: 93

La extraña luz del norte

La extraña luz del norte dibujó sus huellas en el musgo
siendo que la noche acechaba a su propia estrella interior...

Y fue que plagada de sombras laberínticas
la corteza del roble exhausto le mostró la entrada a la inmensidad
y un pequeño colibrí cantó al otro lado de su sueño
ensanchando aquel punto de no regreso
en el que ella quiso perderse.
leer más   
22
17comentarios 117 lecturas relato karma: 90

Aproximación

Incienso con olor a sándalo y un hueco invisible
se agranda por momentos en el fondo del sueño.

Valle de espuma naranja...
Luna danzante de oriente...
Alguien viene a buscarla desde el otro lado del espejo,
de un lugar tan lejano como la muerte y el olvido.

Nenúfares de luz sobre el estanque del jardín,
música que flota a cierta distancia...
Duendes despiertos y confiados
dejándose acariciar por una forma sin verbo
que se aproxima, lentamente, a través
de un brillante túnel de tiempo.
leer más   
19
23comentarios 124 lecturas relato karma: 96

Fresca eternidad

Permaneció inmóvil durante aquel intervalo de tiempo,
cautiva de la serenidad azul
que se filtraba entre los troncos de los álamos
pensando... en como la calma humedecía sus labios,
en como perfilaba los bordes de su cuerpo de luz...

Y fue entonces que, sintiendo en su rostro un soplo de fresca eternidad,
desplegó sus majestuosas alas blancas y alzó el vuelo...
leer más   
18
18comentarios 134 lecturas relato karma: 91

Simplemente amigos

"Pondría toda su energía en defender su amistad.
Siempre formaron un buen equipo juntos. Un baile y un descuidado beso en la comisura de sus labios no tenían porqué cambiar las cosas" - Eso pensaba mientras intentaba relajarse y conciliar el sueño. Hacía demasiado calor y para colmo, una fastidiosa mosca revoloteaba alrededor de su oreja con su zumba taladrándole el cerebro.
La luz de la pantalla del móvil se iluminó: “Mario, aléjate de mí. Te lo pido por mi mujer y mis hijos. Nunca tuve el valor de admitir quién soy pero ya elegí mi vida. Te quiero. Perdóname."



Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/03/24/escribe-tu-relato-de-marzo-iv-ana-cristys
15
14comentarios 100 lecturas relato karma: 96

Niebla y revelación

En la noche de los deseos,
de los rostros innombrables...
destapó el enigma de aquel pequeño corazón.

Sola y en lo más profundo del bosque de las hiedras
entendió aquella realidad helada y palpitante entre sus dedos...
y supo entonces que alguien se acercaba a su vida
a través de la niebla perfumada que justo empezaba a envolverla.
leer más   
25
23comentarios 130 lecturas relato karma: 97

La observaba

En lo alto de la cima de las revelaciones
fue devuelta una estrella,
renaciendo una mujer insondable
de entre la bruma y el cielo,
una mujer... que quiso ser misterio
perdiéndose en el incendio
de aquella nueva libertad que la llamaba.

Y fue que el lugar quedó preso de un silencio que hechizaba
y un extraño y tímido ser la observaba, entre las hojas,
agarrándose a un sueño...
leer más   
17
17comentarios 104 lecturas relato karma: 110
« anterior1234512