Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 225, tiempo total: 0.007 segundos rss2

A Dónde...?

A donde vamos?
hacia donde nos llevan los pasos
cuando descalzos quieren llegar
escalando lo imposible de los sueños
los sueños que por perdidos desvelan
los sueños que se hicieron pesadillas
despertando siempre antes del final…

A donde… y ya no sé si es pregunta
resignación o duda, porque nadie puede responder
a donde vamos sin saber si podremos volver…

A donde? cuando la noche comienza
y entre sombras el desvelo nos congela
mientras el viento por fuera sopla
y nos golpea la ventana…

Nadie sabe a donde, ni como, ni cuando
ni tampoco porque los sueños nos se cumplen
y tampoco tienen final, o quizás es que negamos
terminarlo por miedo, a hacerlo realidad…?
Algún día, lo sabremos, alguien nos contará…

soundcloud.com/lola-bracco/a-donde(Lola)
10
sin comentarios 83 lecturas versolibre karma: 113

Lujuria

Con la carne y los jugos
de ti,
insípido,
desabrido,
simplón,
áspero,
incoloro
y sencillo,
Edén;
intenté apaciguar
el hambre y la sed
de mi deseo.

Error.

Tengo sucio el cuerpo,
desértico el paladar
y vacías las entrañas.

De Sombras, 2012
leer más   
5
1comentarios 27 lecturas versolibre karma: 63

Con mi verso

Anduve
perdido por el mundo,
hasta que encontré
el verso
que más me acercó a Dios.
Con mi verso
le grité desnudo.
Con mi verso
le grité mi angustia.
Con mi verso
la grite la pregunta
que más me persigue.
¿Por qué,
mi Dios,
nos diste
el miedo?
leer más   
17
6comentarios 91 lecturas versolibre karma: 98

Miedo

Da miedo la incertidumbre
de no saber si esto será eterno.

Da miedo el querer fuerte
y no poder aún queriendo.

Da miedo el mirarse al espejo
y no aceptar lo que se está viendo.

Da miedo el tomar un camino
sin saber si nos llevará al invierno.

Da miedo el tiempo, que marca las distancias entre el ahora y los recuerdos.

Da miedo el tener miedo
en cada momento.
leer más   
5
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 49

Gula

Saciar el apetito
de mi olfato,
de mi vista,
de mi gusto,
de mi oído
y de mi tacto,
con tu aroma,
con tu figura,
con tu sabor,
con tu voz
y con tu piel;
fue mi objetivo.

Me equivoqué:

Aún siento asco,
vértigo,
hambre.

De Sombras, 2012
leer más   
6
3comentarios 32 lecturas versolibre karma: 72

Miedos

Temores y temores
se albergan
en los rincones más insólitos
del cuerpo.
Miedo al mar…
a los demás,
a la desierta soledad…

Ese miedo reflejado
en los espejos de silencios.

Miedo,
terrible pasión mía.
Caparazón del no–peligro
construido en mis adentros.
Miedo a la idea desnuda,
al encuentro con el Yo,
profundo,
despejado.
Al misterio desvelado
en mis nadas… y vacíos…
Miedo al otro.
(No es verdad.)

¿Miedos?
Temores, nidos de temores
en mi pecho.
Ante el error,
ante el amor,
ante el dolor…
¡No!

Yo siento miedo
a reflejarme
en mis espejos.

No hay otro miedo.
(Lo falseo.)
No hay otro miedo.
(Me convenzo.)

Tú dices: “Miedo al mar
miedo a la vida…”
Y mi miedo fluye
(feroz y vulnerable)
e instintivamente
me retiro a mis recónditos
refugios,
a la supervivencia
atrincherada
de mis ojos…

Miedo al otro, al mundo, a ti…
¡No!
¡¡Miedo de mí!!

María Prieto
Pintura: (Detalle) Guillermo Martí Ceballos, artista fauvista contemporáneo.
24
28comentarios 234 lecturas versolibre karma: 97

Tengo miedo

Tengo miedo,
Tengo miedo de volver a escribir,
De abrir mis sentimientos como una caja de Pandora,
que aquellos pensamientos se vuelva la mano que mueve a la marioneta de mi mente.

Tengo miedo de volver a enamorarme de la tinta y el papel,
de ser presa fácil de los ojos juzgantes, de las mentes indecisas…
de mi mente

Tengo miedo de pronunciar su nombre erróneamente,
de describir ese beso alcoholizado,
de aceptar mi delirio sexual por su cuerpo,
de antojarme de su mirada,
de que vea en mi mirada el deseo,
de soñar como un cuento de hadas donde el villano no es derrotado.
y el héroe nunca existió.

Tengo miedo de plasmar mis ideas en un momento de pánico
y que mis fantasías se pierdan en la realidad del tumulto humano.
tengo miedo de remplazar palabras comunes por frases sin sentido
como esta ultime frase.

Tengo miedo...de abrir mi corazón otra vez.
tengo miedo de tu memoria,
tengo miedo de perderte a ti…
tengo miedo de encontrar mis errores…
y sobre todo que tu veas mi debilidad...
y la soledad sobre opaque mi amor.
Tengo miedo de ….
no merecer tu amor.
16
15comentarios 83 lecturas versolibre karma: 111

Miedo

MIEDO

Tienes miedo de reír
tienes miedo de mirar
tienes miedo de amar
de vibrar
de sentir
de admitir que algo sientes
a estas alturas de la vida
tú la que pensaba que todo lo sabia
que todo lo había vivido
tiene miedo de amar.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2019
leer más   
11
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 102

Mi Propio Temor

Me preocupa que
amanezca un día
y no ser capaz de
sacarte una sonrisa.
Descubrir el momento,
de que mis besos para ti
ya no tengan sabor.
Que las mañanas sean
oscuras y ya no brille
el arcoíris de la ilusión.
Me preocupa tanto
que a veces me olvido,
que es tan sólo cosa
de mi propio temor.

Sonrisa, besos y amor.

Iván A.
6
5comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 71

Mi aura

.
Esa tarde se alejó el sol llevándose de mi cada pensamiento
malo o bueno, dejándome desnuda observar como partía
y a mi lado sólo y en piel viva cada sentimiento que quería vivir
de nuevo en mi…

Partió el día, y me hizo ocaso a solas conmigo
hablándome muda, sin miedos esperando a la luna
pero llena de preguntas y de dudas, esperando
las respuestas para dejar a mi corazón y sentimientos
ponerse de acuerdo, y dormirnos en paz…

Caminó mi alma buscando en la noche reparo
de los pensamientos de una razón que no cesaba
con sus miedos, conteniendo el llanto, con sus culpas
con sus razones egoístas de existir, y no dije nada…


Caminó mi cuerpo desnudo
en el frío de una noche donde la luna nueva
por no distraer mis pensamientos, no quiso salir…

Caminé, me alejé de todo
se escapó mi instinto, me rendí agotada
escuchando a mi corazón con mi alma ponerse de acuerdo
y enfrentar juntas, de la mano a la razón…

No recuerdo cuando, ni como
despertó aturdido mi escondido inconsciente
y mi piel bañada de un sol que sonriente y lejano
regresaba a buscarme, ya libre de la oscuridad
de la noche, y de miedos despojada
para cubrir mi nueva aura de fuego naranja…


soundcloud.com/lola-bracco/esa-tarde-se-alejo (Lola)

..
14
4comentarios 104 lecturas versolibre karma: 88

El miedo a vivir la vida

En el tejado, el sonido desgastado de la lluvia a cuenta gotas interrumpe bruscamente aquel eterno dormir. Me encontraba en la banca de aquel parque, donde el absurdo más grande al cruzar mi vida entera se presentaba ante mí.

Las hojas te cubrían de sombras, el majestuoso árbol arrullado por el agua de aquel río. Un otoño en mi memoria, posiblemente me encontraba donde convergen cada una de las estaciones. La verdad, creo que era en primavera.

En medio de aquella postal —un susurro me gritaba —bésala.

El temor más gigantesco se resquebraja en mi pecho, algo dentro de mí respondía —no puedo.

— ¿Por qué? — ¿Dime porque tengo miedo? —me cuestionaba en un profundo sueño.

—Tienes miedo a vivir la vida —respondía.

Corría sin poder parar, siempre huyendo de la vitalidad sin temor a colisionar. Sin algo a donde poder asirme, una caída en picada, en un vuelo había perdido las alas.

Solo correr por el sendero, sin saber en qué momento se desplomarían los sueños. No importa ya. Ha pasado el tiempo pero siempre reapareces.

Aquí estas en mi vida, me estrellas en cada momento de esta caída en picada. Me estampas a los miles de kilómetros por hora, me llevas a más de otros miles y tantos de la altura. Caída libre sin lograr cubrir mi rostro, sin poder meter las manos…

Tonto —me grita la vida— eres un tonto.

— ¿Por qué naces corriendo sin querer ver dónde pisas? Sin darte cuenta que dejas huellas que se hunden con el más profundo amor.

Aquella tarde de verano, sin reconocer la estación en la que estamos, al abrazarnos y sentir el cuerpo enardecido sin poder tocarte, nos besamos sin darnos el beso.

Cobarde — me grito cobarde— una y otra vez.

Al paso de los años la memoria, cual enemigo acérrimo, me traiciona; hurga entre los recuerdos. Mis manos comienzan a temblar, ha iniciado el cobrar del tiempo. En mi mente, solo pequeñas lagunas que se inundan de los sueños con tus besos.

Escenarios que solo viajando en mis letras, logran mitigar los lamentos por un pasado presente que discierne el porvenir al mantener nuestros pulsos sin cesar.

Todos tenemos nuestra propia verdad, hoy, se trascribe desde el alma en cada letra. Ya no importa en qué estación ni el sonido desgastado de la lluvia a cuenta gotas que interrumpe bruscamente aquel eterno dormir.


Por: WilyHache ®
17 de enero de 2019
13:05 p.m.
México
*Segmento de una historia; un libro que se encuentra en proceso.
47
6comentarios 165 lecturas prosapoetica karma: 104

Un día como hoy

Qué privilegio ha sido para mí
vivir este día maravilloso.

El sol sonríe y muestra su bondad
a través de sus rayitos de luz, que
no son más que benignos…

Las gotas del rocío que caen rendidas
sobre las flores, son como diamantes
líquidos atestiguando las lágrimas de
alegría que dejó por la noche la lluvia…

No hace calor, no hace frío, es
la temperatura perfecta.

Las aguas del mar, llevando y
trayendo en su suave oleaje las voces
de sus habitantes, diciéndome que
viva libre de miedo cada instante...

Las nubes esponjosas avanzan
veloces, obedeciendo la orden del viento,
dibujando en el cielo, cientos de
imágenes de un mágico artesano…

Durante las horas que transcurrían
las aves atravesaban los cielos,
algunas solitarias, otras en bandadas,
engalanando el azul tapiz de fondo…

Mientras yo sentada en mi silla, erguida
me mantenía con los ojos cerrados
bailando la melodía divina, agradeciendo
un día como hoy que me sentí viva…

Letizia Salceda,,,
leer más   
19
30comentarios 126 lecturas versolibre karma: 101

Siempre deja una luz encendida

Mamaaaá! el grito aterrador de su hija llegó hasta la habitación de Eva
despertando de golpe y con el corazón latiendo tan fuerte que pareciera se le salía del pecho
el miedo se apoderó de ella, gritó desde la misma cama mientras apresurada se levantaba
poniéndose sus pantuflas y bata
_ ¿Que tienes hija? ¡ya voy! ¿Que pasa?
gritaba mientras se encaminaba a toda prisa a la habitación de Marie quién la compartía
con su hermana más pequeña, Fanny de tres años cinco años más pequeña que ella.

Al llegar encendió la luz y enseguida, abrazó a su hija preguntando al mismo tiempo
que había sucedido porque había gritado de tal manera.
La niña le señalaba hacia la pared de enfrente donde había colgados unos cuadros
y la luz débil apenas si iluminaba una parte
con fotografías de ellas y el de su abuela Mine.

- ¡Allí mami! ¡allí! allí se metió!
- Que se metió hija?
- La sombra que quería ahogarme
- De que sombra de que me hablas?
- Mamá, estaba dormida, de pronto me desperté sentí que algo me miraba
desperté y el techo se empezó a abrir y esa sombra salió de allí, bajó y quería ahogarme,
cuando te grité se fue hacia la pared y se metió atrás de la foto de mi abuela.

Eva escuchó asustada, pero aparentando una tranquilidad inexistente
ella siempre había sido miedosa, desde niña sentía temor a la oscuridad,
a esas historias de terror que contaba la gente.

Recordó que siempre su madre le decía que nunca debía dormir a oscuras totalmente
que las sombras de la noche aprovechan la oscuridad para hacer de las suyas y curiosamente
ese espectro fantasmal se había metido justo en la parte de atrás de la foto de su madre
donde la luz del pasillo no daba.

Marie continuaba diciendo
- Es la primera vez que algo así me quiere hacer daño
nadie lo hace.
¿Nadie lo hace? en su mente se preguntaba que estaba pasando, desde cuando estaba sucediendo
y ella no se enteraba, Marie continuaba diciendo; ayer que retirabas la ropa seca del tendero,
atrás de las sábanas estaba un muchacho; ¿no lo viste mami?

Eva tratando de ser fuerte y con una tranquilidad fingida le contesta.

- No hija, y dime ¿tiene mucho que los ves?
- Mami, uno se esconde atrás de la cortina, lo he visto
pero esta mojado escurre agua por su cara y cuerpo,.
.¿Es joven? ¿no le has preguntado que quiere? ¿porque te busca?

- Si es un muchacho quiere que haga una oración por él.

Recordó que hacía unos días las lluvias abundantes de la región desbordó dos ríos
e inundó poblados y hubo desaparecidos que la corriente se llevó,
ese muchacho que su hija veía podría ser el fantasma de alguno de ellos.
No, no que tontería, que cosas tan inverosímil estaba pensando.
Salió de sus pensamientos y le siguió preguntando

-¿Y la hiciste?
- Si mami ¿tu no los ves?
- No hija yo no.

Señalando Marie con su dedo el tocador que se encontraba justo frente a su cama
mientras le decía a su mamá; ayer por la noche antes de dormir por la orilla del tocador
pasaron como flotando muchos angelitos y al llegar al final de la orilla se elevaban desaparecían
el último angelito era Danny iba muy sonriente y me decía con su mano adiós y desapareció igual que los otros.
- ¿Danny?
- si el sobrino de tu amiga Ethel, no recuerdas ayer que estaban en el jardín te estaba platicando
que se murió Danny ; luego yo le pregunté ¿lo vistieron con un saco azul y su pantalón claro?
y la señora Ethel me preguntó que como sabía?
Tú continuaste platicando con ella y me fui a jugar, pero sabes mamá yo lo sabía porque lo ví vestido
con esa ropa cuando se despidió junto con los demás angelitos.
Eva la abrazó
- ¡Calla hija calla! en eso se percató que en la cama de a lado estaba durmiendo la pequeña Fanny
dime Mía ¿ Fanny ha visto o se da cuenta de lo que ves?
- No mami, ella duerme
- vamos hija descansa
¿quieres dormir en mi cama? no tienes miedo?
ella seguía temblando por dentro.
- No mami no me dan miedo, solo ese el que se escondió detrás del cuadro de mi abuela.

Al día siguiente cuando ya las niñas se encontraban en su colegio, Eva recordó que años atrás
le habían regalado un libro de metafísica donde en alguna parte había leído como ahuyentar almas,
espíritus, fantasmas o cosas así.

Fue a buscar el libro y al abrirlo no tardo en encontrar lo que buscaba, no supo como dominó el miedo
y dirigió al cuarto de las niñas y de pronto se escuchó así misma con voz imperativa, enojada y en voz alta leer al mismo tiempo
que caminaba por ella ...
¡Fuera, fuera de esta casa!
¡Fuera de aquí !
¡Como osan perturbar la paz de una pequeña!
¡Fuera en nombre del todo poderoso!
¡dejen en paz a mi hija!
¡Fuera ! Fuera!
y siguió leyendo con firmeza, y caminando por la habitación hasta que terminó la lectura.

Dos días después tomaba café con su madre mientras le platicaba lo sucedido.
- Y allí lo leí mamá en el libro que me regaló hace más de 15 años la tía lo hice y lo dije tal y como dice allí
deja te traigo el libro.
Ya de regreso empezó a buscar la lectura, y no la encontró buscó hoja por hoja y nunca aparecieron esas páginas
que leyó en voz alta en la recámara de las niñas

Aún después de varios años vuelve a tomar el libro para seguir buscando línea por línea
y nunca jamás han vuelto a encontrarlas, nunca más.
Mía no volvió a ver a ese espectro,
ni ningún ser de esos volvió a asustar a la niña.
Mía siguió viendo gente que ya no estaba en este plano a veces no puede distinguir
si estaban vivos o muertos pues parecieran como cualquier gente.
Eva sigue sintiendo miedo, que se esfuma cuando los que ama requieren ayuda
y tratando de encontrar una explicación a una lectura que no existía.

Nunca duermen a oscuras siempre dejan alguna luz tenue encendida.

MMM
Malu Mora

Imagen tomada de internet
leer más   
16
19comentarios 123 lecturas relato karma: 109

Armadura de miedos y un alma de fuego

Armadura de miedos, que vistes mis dias,
tu fuiste barrera, para que el dolor no me siga,
te arme en silencio, al esperar más de la vida,
te forje con mis dedos, en la soledad que me enfría.

Me sentía tan cómoda, acariciabas mi ruina,
el dolor no se asomaba, mi piel no se iniciaba,
el dolor no me llegaba, ya no me acariciaba,
mis huesos eran tiesos, mi alma se viciaba.

Si alguna vez te quise fue para evitar que la frustración, de haber caido de la cornisa,
Intenté no sufrir y me hice poesia,
para sacar el dolor y plasmarlo en mis rimas.

Armadura que oxidada, opacaste mi risa,
me hacías tan fuerte rasgando mi vida,
tu fuiste mi amiga, callando mis miedos,
hoy ya no te quiero, mi alma es fuego.

Te dejo ir, a cubrir otros cuerpos,
ya no te pertenezco, me fuí a vestir de sonrisas,
mi piel es de ruegos, camino sin miedos,
hoy soy lo que quiero, un alma de fuego.


Claudia Viviana Molina
11
10comentarios 115 lecturas versolibre karma: 95

Tragos agrios

Un caballito,
dos bofetadas,
tres cubas,
cuatro insultos,
cinco desarmadores,
seis desveladas,
siete gomichelas:
el resentimiento
es como el alcoholismo,
una enfermedad
crónica y degenerativa.

De Instantes, 2013
leer más   
9
2comentarios 58 lecturas versolibre karma: 102

Por miedo..

Me ruegan las musas que escriba al vacío,
que mi corazón no se atreve a decírtelo a la cara.
Me dicen que un vasto jardín ha florecido,
y que mi anhelo por ti lo ha regado cada madrugada.

No se explican qué me separa de mis ganas de ti,
yo les dije que quizá sea el miedo a no escuchar un 'sí',
o tal vez el deseo utópico de fundir alma con alma,
cuerpo con cuerpo, boca con boca, piel con piel,
y beso a beso, caricia a caricia, mirada a mirada,
construir un gran bosque, compartir alboradas.

Extático afán que reprimo por dentro,
punzante dolor que no habita sólo en sueños,
crítico enigma que descifra cada día mi recelo,
deleitoso gusto que no paladeo, por miedo.
leer más   
14
8comentarios 72 lecturas versolibre karma: 102

02

Miedo asusta
miedo duerme
miedo se cansa y me mima
padre de mis lágrimas
padre de mi consciencia,
me pegas
y me arrastras
por los recuerdos de mis muertes,
se hace presencia permanente,
padre, tu ausencia puede matarme
de tí soy cuerpo vivo
de tí no son hombres muertos
y manos mías con sangre,
pero de ti soy consciencia enferma
¿Cuál es tu origen, infeccioso?
Y cuál tu final.
No se si te amo
o me resigno a aceptarte.
Miedo, padre.
9
1comentarios 62 lecturas versolibre karma: 85

Amiga de la oscuridad, para desterrar miedos

Hacerse amiga de la oscuridad,
para poder hallar a tus miedos,
y poder emerger con ellos,
para que ya, no te molesten más.

Debes sumergirte, en la adversidad,
hablarles, sinceramente primero,
explicarles, que ahora ellos,
ya no te asustaran más.

Que el coraje y la libertad,
se han puesto de acuerdo,
y que se han vestido de hierro,
para ponerlos en su lugar.

Que darán batalla, a la irrealidad,
hasta que la luz, sea un grande lucero,
quebrando a los miedos, sus huesos,
desterrando y ganando el lugar.

La oscuridad, que ahora es tú amiga,
princesa en la irrealidad, asumida,
que ayudadote a hallar a tus miedos
y desterrados, ya no te molestarán más.
12
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 97

Cuidado con tirar de la cuerda de los fantasmas

No hay que tirar de la cuerda,
de tu lado más oscuro,
al menos que estés seguro
que tus fantasmas estén bien atados.

No sea que sin reparos,
estos se vistan desnudos,
y que se vuelvan, así, tan seguros
que caminen por toda tu casa.

O puedan poner tu tinaja,
a bailar a lo bruto,
de eso está bien seguro,
porque ellos provienen del miedo.

De esos que son traicioneros,
que se hacen los tartamudos,
potenciandose con los nudos,
emergiendo como marañas.

Saliendo de tus entrañas,
robando tus sueños oriundos,
mi consejo en este mundo,
revisar antes fantasmas, que no estén atados seguros,
no sea que al tirar de la cuerda, te quedes atando más nudos.
14
14comentarios 112 lecturas versolibre karma: 107

Con los pies heridos

.
A veces vago desnuda sin saber si es sólo un sueño
o he liberado mi cuerpo y mi alma por completo
y desciendo a lo más bajo y profundo buscando
siempre buscando ese encuentro
que me cubra y abrace de caer a mi abismo…

Hay un abismo a cada paso, sin importar su altura
donde no siempre se muere y quedamos heridos
por fuera, y por dentro sin ninguna fe…

Y en cada paso, uno firme y otro duda
uno lleva el miedo y el otro se apura
escalón por escalón, mientras me detiene el frío
y muero de calor…

Sueños que no tienen final
mensajes de inconsciente que nos quiere a medias decir
sin hablar, y nos deja pensando porque despertamos
con los pies heridos, temblando de frío y desnuda
otro día más…

soundcloud.com/lola-bracco/con-los-pies-heridos (Lola)

.
17
9comentarios 137 lecturas versolibre karma: 98
« anterior1234512