Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 55, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Morir por Nada

MORIR POR NADA

Y a veces las ganas
son tan fuertes
de acabar con todo
y con todos.

De tomar un puñal entre tus manos
y clavártelo en lo más profundo y hondo de tu ser
para acabar con este sufrimiento
y con los demonios que te atormentan.

En otras ocasiones
te dan ganas de tomar un revolver
y descargar todas las balas
para acabar con los pensamientos
y poder irte en paz.

Y a veces dan ganas
de acabar con todo
y con todos
pero reflexionas, recapacitas
y te das cuenta que no vale la pena morir por nada.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Octubre 2019
leer más   
12
4comentarios 67 lecturas versolibre karma: 99

Mis instantes

Sobre el blanco lomo de un desatendido cigarro,
hostiles y suicidas pensamientos montan a pelo.
Se encabritan, se reniegan,
Formando desnutridos discursos de híbridas razones viajan aferrandose al ya debilitado hilillo de humo que se ha vuelto perenne en mi boca.
Yo, los recojo orfanos,
los alimentos con mi indisciplina,
con tus "Se acabo"
con los años de quebradas sonrisas
con todos los calendarios, amarillos
de mejores días,
Así yace mi cenizero,
gordo de amarillos y miserables
finales.
leer más   
11
6comentarios 90 lecturas prosapoetica karma: 86

No quiero morir hoy

Llegó la noche,
llegó la angustia,
llegó el frío,
llegó el olvido,
llegó la soledad,
llegó mi tristeza
y yo sin ti.

Magia de los sueños
llévenme a ella,
no quiero morir
hoy...
leer más   
21
5comentarios 92 lecturas versolibre karma: 81

Adiós adiós

Lleva toda una vida
aprender a despedirse de la rama
y suspenderse
en el vacío secreto de la danza.

Ella lo sabía
la poesía no siempre ha sido escrita con palabras
leer más   
23
15comentarios 110 lecturas versolibre karma: 100

Morir Un Poco...

Nos quedan tan solo unas cuantas miserias en los bolsillos, de familias que esconden esa nada que nunca se dice. Y pasaron los años tras la ventana, días y noches de terca soledad, como cuando uno ya se viste solo, tras esos calcetines viejos que nunca se fueron.

Por eso nada nuevo acontece, ya que nada viejo se tiró por la borda, entre mareas de silencio y vómitos desesperados de palabras enredadas en el estomago. Quisieron en el enjambre que ninguno se escapara, y es cierto que nos ataron con fuerza, nos ataron a esa manía de permanecer en el sin sentido de los piés que no caminan, entre el cemento y el barro ante miradas vacìas.

Por aquí no sopla el viento que trae frases acumuladas en el denso aire, desde aquí no se percibe el ruido de los barcos que ya no pescan, pero cuando viene tormenta cada uno se arregla como puede. Vidas sedientas de la autodestrucción acumulada. Paraiso de necios embusteros que recuerdan que solo les mueve el sorteo de navidad. Nos toco volver al inicio sin apenas saborear el encuentro, y si lo piensas para qué.

A mí que no me entierren en ningúna caja, ni tampoco congelado para en un futuro iluso despertar a la modernidad, mejor será desaparecer entre la niebla y hacerse uno a un lado para que otros sigan el camino que tú no supiste, de nada sirve el lamento de quién se esconde, de nada sirve la ambición de quién solo responde, agujeros en un cielo nublado de problemas que soportan el peso de una mirada ajena.

Para hoy dormir la cena que nunca llegó por falta de animo, para hoy sin llanto ni presencias que puedan atormentar a alguién que buscò sin encontrar. Aquí en el barrio todo es parecido, desayunos tempraneros y autobuses rojos, y por desiertos se recorren las penas de lo que nunca fue. Así que no juzgues a mis manos por no alcanzar el asombro, ya que pronto será tiempo de recogese.

En los baños fríos apenas se recuerda la arena, ni la orilla en la que aprendiste a saltar. En el rio ya no quedan truchas que puedas pescar a tu antojo, ni tampoco los pajaros volaran esta noche. La muralla está en uno, pero es demasiado pronto o demasiado tarde para destrozarla.

Por fin se quedan las sombras tras la esquina que nunca quisiste. Ahora ya no importa, el Lunes lo cambia todo para un mal común que se sabe de tontos. Siento que esto no dura ni los pasos que te quedan, y a la vez siempre fue por y no para, pero ya llovio sufiente desde aquella inocencia, para al final descubrir la rencorosa manera que tiene la vida de tratar a quienes tan solo se dieron el calor suficiente como para seguir.

De nada sirven mil besos si no son de quién uno se enamora, y es demasiado cruel la forma en la que todo se acaba.

La esperanza no es lo último que se pierde, lo es la sensación de que todo tuvo ningún sentido. Ahora ya los peces azules se despiden de sus fracasos, y se abre un nuevo encuentro para bien de quién supo aguantar. La verdad ya es suficiente como para que uno se encuentre en medio del misterio que lo volvió loco.

Mejor sanar en la distancia las freneticas caídas de quién ya no es capaz de nadar. Por eso me ahogo en la noche de los inquietos que viven en un estado vegetal, por eso no hay nada que pueda temer, tan solo siento la sed.

Desafiós amontonados en la misma mochila que te hizo caer, y en el vuelo te despiertas como cuando nunca te perdiste, pero lo cierto es que lo hiciste, y por ello la única salida es luchar contra las envidias de un tiempo que sabe amargo.

Después de uno y mil dìas se sabe de vez en cuando morir un poco…

Morir un poco…

De cuando en cuando…
3
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 21

Despedida

Y ahora dices que me vaya,
Que me das la libertad
Para volar,
Ahora que ya no hay alas
Cansado y roto de tanto amar,
Sin saber ni respirar
Si el aire no huele a ti.
Yo ya no se volar
Vivo para llorar
Porque sin mi tu si puedes vivir
Cuando si ti yo solo me puedo morir.
leer más   
8
3comentarios 55 lecturas versolibre karma: 85

Aprender

Voy caminando
entre historias fallidas
y recuerdos pasados.
Pensando en que
sera de vos
y que sera de mi.
Hoy entendí
que uno no se
muere de amor.
Solo no encuentra
por quien vivir!!!
leer más   
12
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 98

Morir

Tan solo con pensarlo, tan
solo con llegar a ver este llega
en un momento, es el momento
más triste, en el que se que morir es
un instante, que tan solo sucede
en el tiempo, en ese transcurso
de la vida que se percibe como un fin.

Que aunque triste y amargo,
llega sin un previo aviso, es algo
que en cualquier momento
todos debemos vivir, es tan solo
el encanto de un nuevo comienzo,
como cualquier bello ciclo que aunque
tormentoso siempre proviene con calma,

Es como un buen motivo que se percibe
ante ese buen comienzo, el morir es
efímero que no por ello significa un fin,
es tan solo la terminación de ese bello ciclo,
que al verle con calma es tan solo como
el surgir de esa mariposa de bellos colores
luego de un estrepitoso cambio.
leer más   
4
2comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 65

Una guía rápida para entender que te amo

...

Un desenlace trágico para no estar en tu camino
y que ya no seas, pero eres.


Una guía rápida para no escribir
y no amarte, pero te amo.


Un silencio en calma y una voz perdida
para no hablarte, pero te hablo.


Un minuto en silencio
para no pensarte, pero te pienso.


Un instante de emoción y un golpe de suerte
para no existir, pero existo.


Un río inmenso de suaves gotas tristes
para ya no llorarte, pero te lloro.


Un acantilado
para ya no rodearte, pero te rodeo.


Un conjuro de estrategias
para ya no verte volver, pero vuelves.


Un minuto de silencio desencadenado
para ya no pensar en ti, pero te pienso.


Un último intento alto en la madrugada
para no alcanzarte, pero te alcanzo.


Un alto vuelo y una alta joven
para no mirarte, pero te miro.


Un camino dulce y lejano
para no besarte, pero te beso.


Una sonrisa manchada y esparcida
para no verte, pero te veo.


Un llamada inconfesable y una tertulia lenta
para no encontrarte, pero te encuentro.


Un suave golpe y una suave palabra
para no escribirte, pero te escribo.


Un suave rastro de olor
para ya no mirarte, pero te miro.


Un queja errante vacía de sentido
para no inspirarme, pero me inspiro.


Una voz en el alto parlante
para no llamarte, pero te llamo.


Un oído sordo y una voz cansada
para no cantarte, pero te canto.


Un suave deseo y un respiro reprimido
para no inhalare, pero te inhalo.


Una línea suave y un gorrión desnudo
para no volar, pero lo hago.


Un murmullo de un viejo
para no rozarte, pero te rozo.


Un suave descanso eterno
para no disiparse, pero lo hago.


Una suave queja de los inviernos en la noche
para no ser presencia, pero lo soy.


Un minuto de más
para no ser tu tiempo, pero lo soy.


Un estancia amplia y blanca por el camino
para ya no vivir en ti, pero te vivo.


Una salida rápida para morir
y seguir muriendo, pero vivo.
11
12comentarios 96 lecturas versolibre karma: 101

El regreso

No hay luz, entre brumas y nieblas me encuentro.
Me quedo en silencio para escuchar algún sonido,
un susurro o un lamento que me oriente el camino.
No huele a nada y nada toco con mis dedos.
Que noche es esta, sin luna, sin estrellas donde no hay brisa,
ni el crujir de hojas secas.
¿Acaso estoy entre tinieblas o muerto?
¿He perdido la razón y mi cordura tantea a ciegas?
Ah, por fin recuerdo, yaciendo y postrado en mí lecho.
Dios mío, es el día de mi último suspiro.
Entonces aquí terminas después de muerto.
Que alguien me responda que nada entiendo
Ahora escucho una voz, es un grito
más que un lamento.
Alguien tira de mí
Por fin una luz y al salir
noto que pierdo el recuerdo.
leer más   
7
sin comentarios 99 lecturas versolibre karma: 13

Desahuciado

El pronóstico amor mio
es desalentador
-por jurarle un para siempre-
dolorosa, lentamente
y durante varias vidas
yo voy a morir de amor.
leer más   
13
sin comentarios 317 lecturas versoclasico karma: 14

Vidas Paralelas

De segmentos paralelos
nuestros caminos están hechos.
No nos cruzaremos en el cielo,
porque yo amada mía, iré al infierno.
En la misma morada, moraremos,
pero tu como agua y yo como fuego,
yo como lamento y tu como silencio,
tu como la vida, yo como lo muerto.

Y al final en esa agonía eterna,
tu vivirás en un instante infinito,
alegría, felicidad, amor y paz.
Yo viviré, tristeza, dolor y soledad.

Por eso de mis ojos caen lágrimas
mi boca tiene sed, sordos mis oídos,
mi corazón se apaga y sangra,
sangra hasta mi alma.
¿Que me has hecho cielo mio?
Contigo, todito, todo, lo he perdio.
leer más   
9
sin comentarios 109 lecturas versolibre karma: 43

Todos empezamos a morir desde que nacemos

Estoy muriendo.
Y no sé porque.
La luz de la vida se apaga poco a poco.
Torturando mi esperanza, ahogando mi voz.

Yo no sé porque estoy muriendo.
Amo la vida.
Amo los sabores del viento trémulo de la dicha.
Amo la caricia suave del mar con su brisa fresca.
Amo ayudar a otros a poder cruzar el camino pedregoso de la enfermedad.
Amo acompañarte todas las mañanas por un paseo en el bosque magnífico de tus palabras.

Solo sé que moriré.
Y no me llevaré ninguno de tus besos.
Tampoco alguna caricia suprema de tus manos.
Ya no escucharé los pasos lentos de tu corazón cuando me ama.
Ningún aroma que cautiva mi esperanza se impregnará en mi memoria.
Porque no recordaré nada de todo lo que he vivido.
Ningún recuerdo será mío porque estaré dormido.
Seré solo un montón de cenizas tibias en una caja negra.
Solo mis letras, cada una de ellas.
Serán mis heraldos vagabundos que discurrirán por la tierra y vivirán por mí.
Todos empezamos a morir desde que nacemos.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
20/01/2017.
21
2comentarios 429 lecturas versolibre karma: 47

Credo

Creo que nunca dejas de vivir aunque estés muerto,
creo que nunca dejas de morir cuando estás vivo.

Creo más allá de una mirada, besos o caricias,
más allá de los versos de tus besos cuando me mimas.

Creo que la palabra lleva al olvido
que los hechos siempre permanecen contigo.

Creo que busco algo que no tendré
que si llega tarde será porque me lo mereceré.

Creen que soy feliz,
pero lo que no saben es que
se me da bien fingir.
4
1comentarios 123 lecturas versolibre karma: 44

Cántame un verso

Háblame Alfonsina.
Cántame un verso:
-Mar, tus olas me duermen
con algas y caracolas,
enamorada de mi morada-

-Ciudad desierta - libros huérfanos-
No hay ninguna pluma
de tu alma desabriga.

Los balcones
destilan huidas,
y los salones se ahuecan de vacío.

Tantas veces
le escribiste al llanto - ahora-
frente al mar,
pido un verso
para no olvidarte.

-Dónde estás que la noche reza tinieblas-
No me iré
sin tener sobre la espuma,
tu inspiración
que cuente cómo son tus días
entre el cielo y el abismo.

Yaneth Hernández
Venezuela.
leer más   
7
2comentarios 94 lecturas versolibre karma: 58

Detengamos la marcha del tiempo

Quiero detener la marcha del tiempo.
Y que en ese último segundo no se evapore la última vez.

Quiero pausar a la memoria de un ayer perdido.
Antes que el holocausto de las sombras me tome por sorpresa y desaparezca lo que queda de mis buenos motivos.

Quiero liberar a todos mis pensamientos de la oscuridad interior que nos acaece como un accidente.
Y así no tener que volver a sentir la cólera que todo lo simula.
Ya no quiero recordar cuándo fue la última vez que me dobló la estupidez de mi propio ego.

Quiero vivir la bondad que se merece por hacer un acto de amor anónimo y genuino.
Y sentir el alivio que siente un pastor cuando rescata del risco a la última oveja perdida.

Quiero dejar de sentir la sed que te absorbe hasta dejarte solo con la angustia de no poder despertar leyendo poemas de palabras hermosas.

Quiero llenarme de esa luz que inspira a todas mis poesías llena de prosa.

Quiero recordar la primera imagen vívida de mis años cortos.
Y volver a tener el amor de mis orígenes en todos mis pensamientos y así poder ponerlos como un pretexto perfecto para nunca más olvidarme de ti.

Quiero dejar de quitar horas al sueño.
Ya no quiero pagar el precio tan alto que se paga por dejar huir a los momentos que no existieron.
Porque no acudí por ellos a su encuentro al no dormir.

Quiero detener la marcha del tiempo.
Antes que su marcha me enferme hasta morir.
El tiempo siempre lo será todo.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
11/04/2017.
21
2comentarios 466 lecturas versolibre karma: 70

Moras Haiku

Moras de un Haiku,
cual diecisiete perlas,
belleza nácar.

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
8
2comentarios 205 lecturas versoclasico karma: 63

Soneto en silencio

En tu gélido silencio fenezco,
en la ausencia de tus tibias palabras,
carencia de tus caricias macabras.
En el silencio también desfallezco.

¡Qué un amor como el tuyo no merezco!
Lo dices y se encabritan las cabras,
y con tu silencio me descalabras.
Un minuto de silencio te ofrezco.

Déjame morir en mudo silencio,
qué ya contigo ni loco me mudo,
ya no me mudo ni la vieja ropa.

La muerte de las palabras presencio,
se destildan con un teclazo rudo,
y mi barca no bufa viento en popa.


@SolitarioAmnte (vi-17)
leer más   
11
12comentarios 224 lecturas versoclasico karma: 97

Se Dejó Morir

Y así como la luz del sol
se esconde tras el horizonte
así se escondió su corazón
en un camino de silencio
en una vereda sin retorno.

La tristeza maquilló su rostro
ocultó su sonrisa, como la luna al día ,
como el sol a la noche en una fría tarde de otoño.

El llanto no le permitió ver,
cerró su grandes ojos , se perdió en el oscuro camino
no dio un paso más , no pudo ir más lejos
el miedo la paralizó , miedo de que la soledad
la llevara de la mano y no tener fortaleza de continuar.

Desde ese fatal día, todo fue triste
ya nada más esperaba de la vida.
Las desilusiones sufridas
y de tanto que el alma le dolía
habían hecho que perdiera toda esperanza.

Con un dejo de tristeza mezclada
con cierta alegría , y al no poder sonreír ,
hizo una mueca; (pensó ) que contrariedad.

Si en esta vida ya de poco a poco se moría ,
una sentencia más de muerte a su vida
solo le llevaría a encontrarse con su amor

No había quién le ayudara , quién le salvara
a pesar de haber entregado tanto amor a la vida
que ironía, la misma vida le sentenciaba.

Y ya no quiso soñar
sus sueños temía no realizar
temía nunca volver a encontrarlos
tenía miedo de pensar en el final
y prefirió sólo dormir para siempre
y descansar tranquilamente y en paz.

Y se dejo morir.


MMM
Malu Mora.
leer más   
8
11comentarios 168 lecturas prosapoetica karma: 78
« anterior123