Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 461, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Muerte

Al morir, volveremos al mismo estado en el que estuvimos antes de nacer…
Solo que hoy, después de la muerte, habrá nostalgias,
y lágrimas de aquellos que nos recuerden, algo que, por cierto,
antes del nacimiento tan solo era añoranza de aquellos que
soñaban con nosotros, antes de ser.

Al final, todo es un sueño.

La vida, lo es.
La muerte, lo será.
Valdría más vivir en vida este sueño,
que en la muerte, si es que hay algo más,
estar nostálgicamente recordando lo
que pudo ser, y ya no será.

Que nos causará más escozor,
el no llevarnos nada, o volver a ser nada…
O, al cerrar los ojos, recordar aquel beso que no dimos,
y por el cual temblamos y sonreímos.

Qué disyuntiva,
vivir la vida para disfrutar la muerte,
su eternidad.

Hay que tener siempre en la mente,
nacimos para morir, y cada día que pasa,
el aliento se nos va un poco más.

Qué otra cosa podría ser la muerte,
sino testigo el testigo silencioso e irrefutable,
de que hubo vida.

Luis Oscar
raczoblue
4
2comentarios 29 lecturas relato karma: 67

Un negro palomar

Sin piel que pervierta
rodillas cuenta de testimonia
un negro palomar en puerta
con la más salada lágrima de Antonia.

¡Dile si lo amas!
para caminar sin paños
¡Dile si lo clamas!
para dormir el resto de los años:
con la más salada lágrima de Antonia.
leer más   
12
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 108

Un fantasma

Es más difícil matar un fantasma que una realidad
Virginia Woolf


A la imagen borrosa de un espectro
disparé mi revolver de ocho balas,
y el plomo y la metralla
me temo se incrustaron en la nada.

Al nebuloso espíritu
del desamor y el odio, que vagaba
por los riscos del pensamiento atroz,
le incrusté enojado un puñal de plata.

Desesperado en busca de su muerte,
al corazón la estaca,
colérico clavé con agudeza
entre voces y gritos de las ánimas.

Y a la visión fugaz de un alma errante,
con el áspero filo de mi espada,
cediendo a la piedad,
le seccioné las venas con gran saña.

Ni enterrado se borra de mi mente,
ni esgrimiendo cada una de mis armas
fenece su presencia,
me persigue en mi vida su fantasma.
22
11comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 105

Bella Diosa (Soneto)

¿Por qué a veces te contemplo y me pareces tan hermosa?
¿Por qué intentas seducirme con tu traje de piadosa?
Si mi vida, de tragedias ya tatuaste, bella Diosa
no me limpies las pupilas para verte bondadosa.

¿Por qué siento que enamora tu total indiferencia
a la vida y sus problemas y mis cargos de conciencia?
Se que siempre estás presente en mis momentos de demencia,
donde fallan las plegarias y fracasa toda ciencia.

¿Por que siempre te apareces y pareces majestuosa
cuando al fondo del abismo ya no pido mas clemencia
al saber que en mi morada no hay lugar para el subsidio?

¿Por que Diosa, me susurras bellos versos de tu prosa
que señala en mi delirio, el sendero a tu presencia?
Un camino hacia tus labios por el beso del suicidio.
leer más   
19
12comentarios 100 lecturas versoclasico karma: 96

Rompe Muela

Caiga quien caiga
sera el principio de mi castigo a quien
verdad no busca
las masas están para cocinarlas
la mentiras para desenterrarlas.

Su creencia vaga sobre su ego
es su propia tumba
se ven volando entre nubes
y solo miran hacia el cielo
cuidado quien menosprecio mirando hacia abajo
se escupió así mismo,
mis problemas lo mantengo en mi circulo
no me creo eso del amable ciudadano
me miras mal y mis ojos
ven bien tu mente en cuadrado,
te subestimo a no ser menos
pero quien no subestima no suma
y no sube al próximo escalón.

El peldaño esta pesado
a quien no trabajo bien sus raíces
el viento te hace volar
solo cuando estas en boca de miles,
peros esos militantes hilarantes
cambian su pensar
de pasar a volar
besaras el suelo y su pesar.

Y yo buscando escusas para que te levantaras
y nunca lo hiciste
tiraste la toalla antes de tocar el suelo
y besaste el suelo después de la batalla.

Es mi disculpa a aquello que nunca pediste perdón
es mi lluvia ácida que podría avivar tu corazón
ooh por dios
ya estoy dando otra razón.
leer más   
5
sin comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 58

Exitus de un recuerdo

Lleva años sin saber siquiera
si el mundo que le rodea es así
o una mera proyección de su mente
opacada por el blanco y el negro.

El alzheimer corroe sus neuronas,
y ha convertido las marcas de sus manos
en las cicatrices del día a día
por seguir en esta afrenta.

Me mira y no me reconoce:
su amor todavía es incondicional,
aunque llevo quince años conociendo
al fantasma de un buen recuerdo.

Sus besos son caricias
cargadas de melancolía:
vagamente me vuelve a la memoria
la casa que algún día tuvo que abandonar.

El tiempo se agota.
Llevas días aferrada a esa cama,
"el exitus es inminente", decían;
y ahí sigues dándolo todo.

Pero pronto se acabará tu aliento:
pronto la mano que ahora me agarra
dejará de hacerlo, y me dejarás
en este mundo de lobos.

Después del ictus nada fue lo mismo.
Ahora te has vuelto un muñeco de felpa;
y yo cada vez estoy más derruído
pensando en todo lo que me he perdido.

Solo se escucha un ruido en el silencio.
El estertor de la muerte:
el último grito de un cuerpo
aferrándose a la vida.
leer más   
4
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 44

La vida está muriendo

De todo comienza a hacer bastante tiempo.
Felipe Benítez Reyes


La vida está muriendo desde que empieza a vivirse. Son los años calendarios anteriores convertidos en sepulcros de experiencias, de inquietudes que dormitan bajo llave a la espera de que alguien las recuerde, lo que suele ser solaz para cobardes, lastimeros, aburridos... entre otros que conforman la comparsa de la vida deprimente.

De los miedos y las dudas hace el tiempo una cometa con su sombra alargada, pegajosa. ¿No has oído cómo cruje? Es mi cuello retorcido devolviéndole la vista a un pasado que no deja de vivirme. Ya no sé cómo decirle que se vaya. La de entonces ya no escribe, ya no llora lo que pudo haber pasado y quedó solo en el «casi», ya no habla de nostalgias. Mis poemas no recuerdan el deseo en sus versos, no reviven la tristeza ni acumulan el desprecio. No compiten contra otras para alzarse, para hacerse más visibles a la playa de unos ojos que acabaron con la arena, con las horas. Es curioso que lo diga sin derrame del vacío, soledad de lo que tuve por segundos en mis manos. ¿Duró más, duró tanto? No recuerdo... un decenio de rodillas, como un siglo enredado en los brazos que no vuelven a abrazarme, porque esta vez no quiero.

La vida está muriendo y yo, la miro igual que se mira al sol oculto por las nubes. Con la misma valentía. Con la misma cautela.
16
11comentarios 91 lecturas prosapoetica karma: 99

No todo muere en la mala suerte

Tal vez, si esta fuera otra época, por mi actitud ya me habrían excomulgado diez mil veces, hubiera escandalizado a la sociedad, o peor aún, me hubieran tratado como a una mujer de aquella época. No hubiera podido simplemente orbitar de acuerdo a mis códigos morales y éticos. No hubiera habido expresión de vida o muerte que rompiera el silencio y me permitiera una vez más, de nuevo, postular alguna convicción, por muy sórdida que pudiera parecer para algunos.
leer más   
5
sin comentarios 48 lecturas relato karma: 64

Ironía

Que rápido acaba todo,
cómo es posible que morir sea un hecho tan agudo?
cómo puede dejar de respirar algo que en su momento fue tan real?
cómo puedes hablar sin que se te caiga el pecho a pedazos?
o sin que la voz se te haga añicos mientras golpeas los huesos que caen sobre sus brazos?

Que ironía el amor,
que irónica tragedia creaste,
al destruir todo lo que expresaste solo por amor al arte.
leer más   
13
2comentarios 63 lecturas versolibre karma: 93

Cuando muera

Entre prismas naranjas
y rayos que se rompen
en tu cabello
es como quiero encontrarte
de nuevo.

El sol a media voz,
tras el campo de juncos,
diciéndonos que la vida
fue un preludio.

Un horizonte llameante
que repase mis memorias.
Deseando yo que la vida
sea un preludio.
leer más   
13
5comentarios 100 lecturas versolibre karma: 95

Poema Pink II

No quiero versos desgastados
ni abrazos por compromiso,
No quiero sonrisas reforzadas
ni letras sin sentido,
No quiero miradas llenas de lástima
ni leer poemas nulos de sentimientos.

Mi vida es una ruleta rusa
que gira, proclamando
la muerte en cada tiro.
Y la suerte está de mi lado
lo sé, aún respiro…
Y si hablo de la muerte
es porque no le temo a ella.

Escribo hasta saciar mi estupidez
busco consuelo en esta hoja de papel
y si vuelvo a ver el amanecer
cuando abra mis ojos,
sabré que he vivido más de mil vidas
en cada parpadeo.
11
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 91

Si he de morir hoy

Si he de morir hoy será con honor

y con paz que me iré de este mundo

por que viví segundo a segundo

en su máximo esplendor

mis palabras son ahora del viento

que las arroja con fuerza al tiempo

para que las lea algun lector

mi vida se fué consumando

entre rimas se fué apagando

al arder como un carbón.


Claudia Viviana Molina
12
7comentarios 68 lecturas versolibre karma: 99

Mi ideal

En las series
En los videojuegos
Siempre se puede ver
El ideal del amor
Lo que quisimos tener
Con lo que nunca
Dejo de soñar
¿Mi meta de vida?
Es poderme casar
Y de él
No separarme jamás
Buscando el ideal
Con basta esperanza
De poderlo encontrar
A la vuelta
De cualquier esquina
Mi gran ambición
Mi gigante obsesión
Es conseguir
El verdadero amor
Y ver que ese anillo
En mi dedo izquierdo
Jamás me dijera adiós
Y custodiara mi cuerpo
Cuando este rígido y frio
Me acompañara
Mucho después de mi último aliento
leer más   
7
1comentarios 50 lecturas versolibre karma: 88

Cristal

Cuando se postran sobre mí
Nubes negras en las alturas,
Recuerdo que sin ti
Mi existencia es de amarguras.

El llanto es intenso,
Se humedece el corazón
Como pintura en mi lienzo.
Al recordar esa canción.

Prometí trasegar sin miedo
Ser guerrero inmenso,
Amarte siempre, intenso
Pero tu mano concedo.

Este cristal roto me corta,
Sangran mis manos,
Dejando de dolor rastros
Que la mente no soporta.

Son pedacitos de corazón,
Cayendo al suelo día de por medio.
Y al resonar en esta prisión,
Se resquebraja sin remedio.

En cenizas se han vuelto,
Recuerdo de idilio muerto
Que ahora viaja solo por el viento.

Y a alguien habrá de llegar,
Quien suspire por aquel cristal
Y a aquella voy a amar.
leer más   
5
1comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 78

Ya Queda Poco

Ya queda poco y voy eligiendo
cuáles recuerdos guardar.
No quiero más lastres que soportar,
ya los aguanté sin rechistar
y merezco sólo quedarme,
con aquellos que me hicieron disfrutar.

Aúnque aún no sóis consciente
que se trata de un adiós anticipado,
no os sintáis mal ni os preocupéis,
cuando por fin comprendáis,
que fue un preludio premeditado.

No queda ya ni un trozo de tierra fértil
que sólo poder con sueños abonar.
Tampoco voy a negaros
que me voy triste y decepcionado,
sabiendo que aquello de mi recuerdo,
fue una mentirosa y falsa representación.

Aún me quedan recuerdos que elegir,
pero lo que sí ya tengo claro
cuál de todos ellos no voy a dudar,
en acallar en un profundo abandono
que sólo merezca poderlo olvidar.

Iván A.
5
2comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 66

Oscuras Noches Sombrías

Puede que las noches sombrías,
esas en las que la belleza transforma
en una oscura negrura.

Hagan confundir todos mis sentidos,
llevándome a un profundo precipicio
abarrotado de locura.

Terminando nuevamente con mis manos,
cubiertas del color de la Santa muerte
y sin recordad, ésta vez a quién le tocó.

Ya no recuerdo a cuantas sus almas arranqué,
ni hasta cuándo se las seguiré arrebatando.
Porque yo de mí, no soy mi dueño.

Tampoco quien en mi decide, qué o no hacer.
Soy una víctima más, sufriendo la ira furibundas de un ser maligno, que me consume desde dentro.

Acabad conmigo porque no me veo capaz,
de ponerle fin a esta psicosis insana de muertes.
Que día a día va creciendo en destrucción.

Llega la noche y de nuevo empiezan mis hábitos.
Acabad conmigo de nuevo os suplico.
O mañana me temo, habrá de nuevo otra muerte.

Iván A.
9
sin comentarios 72 lecturas versolibre karma: 89

Sol, muerte y vida

El sol hiere los iris de los ojos,
lacera las pupilas
inundando las cuencas
de legiones de lágrimas furtivas.

La esfera ígnea de encendido ardor
a las flores marchita
en los veranos tórridos
por la asfixia que daña la campiña.

Lastima la nieve alba del tejado
y ardiendo en las cornisas
derrite los carámbanos
pintando la pared con mil heridas.

Ese sol, que brilla resplandeciente,
ciega a las golondrinas
que vuelan sin sentido
buscando por el cielo una salida.

El astro que lumínico derrama
sus rayos en orgía
de luces y calores,
anunciando al albor un nuevo día.

Magno sol, que eres fuego y llamarada,
muerte y también la vida,
estrella abrasadora
alumbra el arduo caminar de espinas.
14
8comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 86

¡No te detengas!

Ritaaaa! Ritaaa! Ritaaa!
No la veía, en unos segundos había perdido de vista a su hija mayor de diez años
en medio de la oscuridad mientras desembarcaban de la endeble balsa,
una persona gritó que corrieran hacia los matorrales que permanecieran allí
mientras se reunía , quizá algunos no entendieron y siguieron corriendo y con ellos la niña.

Fueron tres días de miedo y angustia; Silvia una señora que iba sola, la cuidó esos días hasta que se reencontraron
despertó sudorosa con miedo y angustiada, ésta escena se repetía algunas veces en sus sueños, quizá porque fue un suceso que marcó sus vida.

Sentada en la cama ya más tranquila acomodó el almohadón mientras recordaba; como hace algunos años en su país, el cartel asesinó a su esposo por no quererse unir a ellos, solo Dios sabe como pudo salvar a las niñas.
Cuando su esposo Manuel y ella escucharon los disparos y gritos de los vecinos del poblado
sabían que era esa gente del narcotráfico que buscaban hombres que por las buenas o por la fuerza se los llevaban
no había opción los que ponian mucha resistencia los asesinaban junto con sus familias.
No había tiempo, ya lo habían planeado, iban a huir con sus tres hijas,
pero esa gente llegó antes, Manuel le dijo a Imelda; tienes que irte ahora
y hacer todo lo planeado corre por la puerta de atrás no pares y llega hasta la arboleda,
recuerda allí esta enterrado el dinero y provisiones y busca a la persona que las hará llegar al que será su destino.
Y no pares Imelda, oigas lo que oigas amor, por tu madre no te detengas,
no te detengas! salva a nuestras hijas, corre, corre y siempre les recuerdas que las amo.

Dio un beso y abrazo a sus hijas Rita, Caro y Ema, mientras las niñas lloraban
no querían soltar a su padre, él les prometía que las alcanzaría tiempo más tarde,
que obedecieran a su madre, luego se fundió en un beso y un abrazó con Imelda,
aún es sus brazos le decía cuán feliz lo había hecho y cuanto la amaba.

Ayudó a Imelda a salir con las niñas por la puerta de atrás, mientras las veía correr
escuchó los disparos en la casa de a lado ya venían por él era la última casa de la calle donde ellos vivían
no supo Imelda como pudo correr con las niñas para ponerlas a salvo mientras su corazón
se partía y lágrimas de dolor bañaban su rostro al oír los disparos, sabía que Manuel había muerto
en manos de esos maleantes su vida había ofrendado por su familia, no puede evitar llorar y abrazar
el recuerdo de Manuel que las amó tanto, como ella lo ama aún.

Miró el reloj y ya eran las 6.30 de la mañana había que irse a trabajar último día de la semana, las niñas llegaban mañana, la mayor estaba por terminar la universidad, que orgullosa se sentía, si su padre las pudiera ver, él también se sentiría orgulloso.
Mientras se bañaba y preparaba para salir recordaba su vida a partir de su llegada
Silvia la señora que le regresó a su hija Rita, tenía un lugar donde llegar, una amiga de su país llamada Carmen
le habló de ella y sus tres pequeñas niñas.

Les ofreció alojarlas mientras encontraba trabajo y ellas mismas le ayudaban a encontrar un empleo, Imelda correspondía agradecida cuidando a los dos niños de Carmen quién luego le dijo si podría cuidar unos días también a los hijos de una vecina y esta le pagaría , de pronto se vio cuidando niños de las vecinas que trabajaban. Rentó una casa más grande y hasta empleó a una paisana para que le ayudara no tuvo necesidad de buscar un empleo, ese trabajo le daba la oportunidad de ganar dinero y cuidar de sus pequeñas.

Las señoras iban a deja a sus hijos con sus comida en la lonchera para que Imelda se los calentara a la hora de la comida
ella preparaba la comida de sus hijas y los niños de Carmen, los otros niños al ver la comida que preparaba Imelda
para sus hijas y los niños de Carmen,le pedían .
Al regresar los niños con su lunch y ver sus mamás que preferían las comidas de Imelda, pronto empezaron a pidier si podía darles de comer de lo que preparaba, y así las las madres optaron por llevarle despensa y pagarle un extra, sabían que sus hijos estaban bien alimentados.

Poco a poco las señoras empezaron a pedirle si a ellas también les podía preparar lunch para llevar a su trabajo, tuvo que emplear a otra paisana, ya el trabajo aumentaba y no se daba a vasto.
El timbre del teléfono la sacó de sus recuerdos, era Carmen para recordarle que a las diez de la mañana tendrían la reunión en su oficina y no olvidara mandar la charola de bocadillos.
Subió a su carro y manejo por las avenidas hasta llegar a su negocio de comida restaurante "San Patricio" en honor al poblado donde fue tan feliz con su Manuel antes que el Cartel llegara a destruir y asesinar familias completas.

La gente empezaba a llegar siguiendo el aroma del café recién hecho y a hacer sus pedidos que con rapidez estaban siendo atendidos por los empleados, nativos del país y paisanos que como ella huyeron de la violencia de sus patrias, mientras abría la puerta de oficina pensaba, mañana será un día feliz llegarán mis hijas a casa, a pasar el fin de semana .
Dio las gracias a Dios y al país, la tierra que la acogió como una madre acoge a sus hijos
cuando más necesitaba, el país que les dio esperanzas y ánimo de continuar viviendo y luchar por sus hijas ahora universitarias, mientras en su mente y en su corazón escuchaba las palabras de Manuel ¡No te detengas! ¡No te detengas! y no, nunca lo hizo jamás se detuvo, solo la muerte la detendrá.


MMM
Malu Mora

imagen tomada de internet
leer más   
16
14comentarios 161 lecturas concursobac karma: 87

Trascender

Yo seré esto que ves: materia que se deshace, la bella rosa que nace para morirse después.

Cuando mis cohibidos pies no acaricien más el suelo y sea su descanso el cielo.

Cuando el eco del mar ya no evoque desconsuelo, cuando la desilusión ya mis pasos no persiga.

En ese momento mi ser inmaterial descansará, volará libre, se fusionará con lo natural.

Mi ser que trasciende, su voz olvida, se transforma en energía.
Y en un lúdico viaje mi alma respira

¡Retornado a la vida!
leer más   
14
3comentarios 55 lecturas versolibre karma: 92

Somos Inmortales

Quizás no hemos comprendido que somos inmortales…

Puede que sea causa de nuestra adultez, donde las fantasías de niño comienzan a perder sus plumas, y con el paso del tiempo nuestro pensamiento desciende a la tierra, encadenándose así a lo palpable. Como consecuencia, enjaulamos incluso la propia vida a un cuerpo, limitando así su existencia a la duración de este último... Pero, ¿realmente esto marca nuestro tiempo aquí en la tierra?

He comprendido que permanece vivo lo que en la memoria se encuentra… Fíjese, que cuando conocemos a una persona, de manera directa o indirecta, sea voluntario o involuntario, la experiencia que construimos junto con ella tiene un impacto en nuestras vidas. Estas vivencias moldean nuestras creencias, nuestras conductas, nuestras redes cognitivas… Y a fin de cuentas, nuestro futuro es el producto de todos estos fenómenos que juntos forman lo que es definido como ser.

Es, entonces, como una persona nunca se va… Así físicamente no se encuentre, permanece vivo en nuestra memoria, consciente o inconscientemente. Por esto, debemos entender que nuestro caminar viene conformado y dirigido por otras huellas más.

Entiéndase: cada cosa que hacemos, cada cosa que pensamos, cada cosa que creamos, viene dada gracias a alguien que nos ayudó a entender el mundo, cómo estructurarlo y cómo jugar con él. Detrás de cada pisada hubo alguien que nos enseñó a caminar… Detrás de cada conversación vive una persona que nos enseñó las vocales… Detrás de cada cálculo se activa el recuerdo de aquella persona que nos enseñó los números.

Estas personas, sin saberlo, encontraron lo que muchos desean. Quizás no hemos reflexionado sobre la labor que un conjunto de individuos hacen en nuestras vidas y lo profundo que logran calar cada una de sus lecciones; pero, estas personas comprendieron que dar su vida por el otro, es vivir para siempre.

Es por esto, que somos inmortales.
Porque solo está muerto, aquello que nunca existió.
11
6comentarios 81 lecturas relato karma: 93
« anterior1234524