Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 618, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Venas rotas

Los trozos de mi ropa rotos
vuelan por la habitación
como pétalos de rosas
en mis baños en alcohol.

Quiero quebrarme,
resquebrajarme y trizarme
en los vidrios del ventanal
que dan vista a mis venas.

Me duelen los ojos,
se me hunde la vista
porque el humo del cigarro
se impregna en mi retina.

Pude ver la sangre goteando
de mi antebrazo con
la línea tajante que sobresalía
de la cuchilla de máquina de afeitar.

Y si fuera como tomar clonazepam
me voy durmiendo en silencio
siento que esto es morir,
y si es así...

Creo que iré a conocer mis venas rotas.
leer más   

etiquetas: suicidio, desamor, tristeza, poesia, lirico, poema, depresion, muerte
2
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 16

Ensayos

La noche es un ensayo
breve,
como un preparatorio del olvido.
Demasiado veloz para mis cortas piernas,
atardecer
que nunca cumple su promesa.

Me quedaré a morir, -engaño de los ojos-
me dejaré vencer, en brazos de esta noche
tibia,
claridad fugaz que tenue se devana
en el ángulo muerto de la muerte.
leer más   
4
3comentarios 15 lecturas versolibre karma: 75

Un día

Amanece: me levanto
ocupo espacio. Pongo
en marcha el reloj
se inicia el tiempo.
El aire recupera
sus compuestos.

Un nuevo día aparece
por las calles. Edificios
y transportes se apresuran.
Un mar de gentes
poblando las aceras.

Saludo al sol, ligero
peso de las nubes
en mis hombros.
Llevo a mi cuerpo
en el camino, no
me olvido el corazón.

Hablo, callo, algún recuerdo.
Soy, no soy, no se si soy
(átomo, persona, pensamiento,
creación, azar, materia viva).

Sonidos y colores por el aire.
Se mueven mi piel
y mis sentidos.
Otros sentidos y otras pieles
se entrecruzan. Entreveo
un alma en un soplido.

Anochece: etéreos bosques
refugian a las nubes.
El asfalto se detiene,
ya no hay pasos.
Aparece la luna
-ojo del firmamento-
que me anhela.
Territorio de estrellas
y de sueños.

El tiempo se disuelve
en sus mitades.
Se aquieta el espacio
en el silencio.

Todo gira a la nada.

Desvanece el aire
su materia
y yo con ella:
se fue el día.
leer más   
13
6comentarios 104 lecturas versolibre karma: 119

El misterio de la noche

La noche flota en luz de luna brillante.
Mis miedos eclipsan la belleza
de un cielo de asombro.
Archivo en mi retina candente
esta imagen, que preludia
sangre brotando
de paredes macilentas y carcomidas,
de muertos vivientes
que suspiran en las esquinas.

Un largometraje de pesadilla
se despierta en mi mente.
Ojos persiguiéndome
y bocas que se aproximan, peligrosas,
a mi tierno cuello.
Me regodeo en la secuencia, sudorosa,
cuando decido encender la luz.
La noche, sin embargo, permanece,
al pie de mi ventana,
retándome.
leer más   
11
10comentarios 88 lecturas versolibre karma: 107

Si pronto me fuera

De nuevo yazco
sobre viejo concreto
que se esconde bajo pintura gastada.
Un fragmento del universo
está postrado sobre mí.

El letargo agita mi pecho
y el tiempo levita como polvo.
Sí, siempre será miedo.
No hay mal por aceptarlo.

Alucino mi rostro infante
enmarcado por estrellas remotas.
Breves ráfagas
de viento nocturno
llueven escalofríos en mí.

Y podría pedir perdón
al "yo" que una vez fui;
al "yo" que alegre saltaba
sin pensar en el camino.

La afasia de mi padre
ya siempre le impedirá guiarme;
el lejano abrazo de mi madre
quizás no dure hasta mi muerte.

Sólo querré yacer de nuevo
contemplando un poco el infinito,
donde quizás pronto
mi alma se pierda
y de a poco todos me olviden.
leer más   
11
sin comentarios 110 lecturas versolibre karma: 88

Pasado, presente y futuro

Todo empieza por un quisiera
y siempre termina igual,
no tengo fuerza para levantarme por las mañanas
ni para cumplir mis metas.

Poesía combativa;
Me dijo mi profesor de lenguaje,
lo dudo en verdad
¿Qué de combativo tiene querer morirse?

Me respondió diciéndome
que era una lucha con mi mente
y por eso sigo acá
¡Sigo acá por un lavado de estómago, Cristian!

Yo no pedí que me cosieran el antebrazo,
ni que me reanimaran o me hicieran vomitar,
ni que me tomaran de la espalda cuando iba a saltar.
¡Yo a nadie le pedí vivir!

Así que por una vez, como el gasto de oxígeno
que provoco cada segundo.
Te pido que me dejes,
ponerme triste un minuto.

O toda la vida,
o hasta que vuelva a estar en el balcón de mi casa.
Quizá allí te de la razón,
yo no sé lo que es el amor.

Estoy en estado de putrefacción
dentro de mis entrañas, mi corazón, mis pulmones.
Ojalá escapara de esto rápido,
de los poemas depresivos que inundan mi pensar.

No quisiera un funeral, compañera mía.
Termina ya tu misión en este mundo y mátame
mañana por la mañana,
cuando camino a mi rutina, vea que en tus ojos llueve.

Nunca fue algo de mí realmente,
te saludo cordialmente.
Depresión, no somos buenas amigas.
Jamás lo fuimos ni seremos.

Pasado, presente y futuro; espero que termine en muerte.
leer más   
11
5comentarios 59 lecturas versolibre karma: 101

Corazón de cuervo

Silencio perpetuo, definitivo,
te miro en noticieros estelares
y te percibo en playas y glaciares
de cada amanecer radioactivo.

¿Por qué tienes que ser dolor nocivo?
¿Por qué pensarte tres o mil pesares?
¿Por qué entregarte tres o mil penares?
¿Por qué debes ser signo negativo?

Te asumo en el llanto de la inocencia.
Te sufro en la agonía de vejez.
Te pronuncio y espero con paciencia.

Muerte. Muerte: la humana insensatez.
Muerte. Muerte: la humana indiferencia.
Muerte. Muerte: la humana estupidez.

De Caminantes, 2017
leer más   
3
1comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 45

Ya no veo los colores

Pálidas esmeraldas,
antes refulgentes,
hoy desfallecientes,
con ventanas cerradas y
negras cortinas

El carmín se fue con tus palabras,
ya no hay más sonido,
se acabaron los sonrojos,
se escondieron las perlas,
ya no hay más rubí

Tus hechizantes rizos de sol
se tornaron en rizos de luna,
de esa luna oscura,
de la parte fría,
de la parte cruel

Ya no veo los colores,
se apagó el faro que me guiaba,
camino sobre aguas grises
en un mar de calma siniestra

Se me acabaron las lágrimas,
te dejo esta rosa blanca
porque ya no distingo las rojas,
hasta siempre vida mía.
leer más   
19
13comentarios 165 lecturas prosapoetica karma: 107

Eutanasia por Amor

Ámame
Ámame fuerte
Hasta que tu muerte nos separe

Mientras te quede aliento
Mientras quieras hacerlo
Quiero sentir tu deseo

No pretendo que dejes este mundo
No al menos sin amor en el corazón
Cuando dejes de respirar
Mi labor habrá terminado
leer más   
11
3comentarios 51 lecturas versolibre karma: 99

Bailando con la muerte en mis entrañas

Sin darte cuenta
En su danza estas envuelto
Sientes como pierdes calor

Con su movimiento
Se ha llevado pueblos
De los que nadie jamás habló

Desde que naces
Comienzas el baile
No tienes otra opción

No puedes resistirte
Estás encerrado
Sus movimientos marcan el reloj

Bailando se lleva el mundo
Una tormenta que jamás aconteció
Bailando pierdes el rumbo
Donde nada hubo, de nada existió

Sientes su movimiento
Vértigo que genera
Dolor de entrañas me provocó

No soy diferente
No soy nadie aparte
Soy quien puede amarte

Bailando se lleva el mundo
Una tormenta que jamás aconteció
Bailando pierdes el rumbo
Donde nada hubo, de nada existió
leer más   
9
8comentarios 96 lecturas versolibre karma: 91

No quiero cumplir 16

Tatuaje en mi costilla izquierda,
soñado pero no logrado.
Aunque piercing en la nariz no ha faltado,
sólo está escondido.

En mi maletín de pinturas
escondo mis bolsas de cocaína,
mis parches, mis navajas
para cortarme estando drogada.

Fumo como si mis pulmones fueran a reventar,
bebo botellas de vodka hasta dejarlas sin nada,
rompo ventanas para saltar del séptimo piso,
rompo mis brazos para no escribir más.

Veo series cuando no quiero vivir,
estudio, me va bien
¡Soy buena estudiante!
Pero mala en todo lo demás.

Mala hija, hermana, ex novia,
amiga, lo que sea.
Me refugio en mis propias manos,
para no salir a dar cara.

Sólo quiero,
en verdad, no lo sé.

No quiero cumplir 16.
leer más   
5
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 36

La muerte me dio la espalda

Estuve matando mi autoestima
un tiempo largo y sadiko.
kon la boka en el infierno
y la mente en mi cielo.
Trastokando las estrellas,
en las noches de drogadikcion.
Kon la pistola de bronce
y el delito fiado.
El cemento era lluvia.
Olor a inviernos,
espelusnante.
Golpes al trabajo kon puños nokturnos.
Retorika MUERTE anunciando mi deceso.
Kondenado,
rematado en la trastienda de la pobla.
Año tras año, se desangraba mi korazon.
RESVALE UN DÍA
en la llamada de mi mejor amigo.
El NORTE atrajo la solucion,
y en una noche kualkiera
EXPLOTO MI KORAZON.
Tu kuerpo enkandilo mis orgasmos.
tu alma rompio mi oskuridad.
Tu vida me abrio los ojos,
YO mire hacia la oskuridadde las sombras.
La MUERTE me dio la espalda,
y YO le toke el poto...

MAO.lientur-
leer más   
4
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 14

Muerte

Te besé por última vez
un triste nueve de mayo;
tu cuerpo se enfriaba
bajo mis manos de papel
y yo me prometí quererte
siempre,
aunque tu corazón
ya no latiera
contra las yemas
de mis dedos,
aunque tus ojos
ya no vieran
más allá de sus pupilas
anegadas por la muerte
en aquel último adiós.
17
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 105

Mi dama

Misteriosa es ella, mi dama.
Va tocando de puerta en puerta,
no esperas que sea quién llama.

No le hace justicia su fama,
cuando tan dulce es su mirada
y con su voz tan placida llama.

Nunca discrimina ningún alma.
Paz lleva a aquellos que toca,
noble y sencilla es mi dama.

Aunque se encuentre en la cama,
nadie resiste a su abrazo.
Mi dama siempre cumple su plazo.
leer más   
3
sin comentarios 21 lecturas versoclasico karma: 19

La muerte me sedujo...

Mi alma ha abandonado mi cuerpo
soy un ánima en pena
soy humanidad que se pudre
entre piedras frías y resecas.

Mi cuerpo ya no me pertenece
es ahora presa devorada por el suelo
gusanos revuelven mis entrañas
la quietud es dueña del silencio.

La obscuridad lo invade todo
ya mis ojos no ven la luz
todo huele a pudrición y abandono
ya ni los miedos pueden conformarse.

Aquí solo vive la desesperanza
la melancolía y la tristeza
aquí no hay nada que tu quieras
solo descomposición de piel.

Allí vi la belleza de la muerte
ella irresistiblemente me sedujo
me tomo de la mano
me prometió un fin
y un nuevo inicio...

Y yo le creí.
22
14comentarios 75 lecturas versolibre karma: 93

Un Minuto Antes De Morir

Como cualquier otro día, se levantó como un autómata, y lo primero que hacía era entrar en el cuarto de baño y mirarse al espejo. Durante un segundo, se le pasaba por la mente pasajes de su vida, que rápidamente lo evitaba. No hacía falta recordar lo pasado, ni siquiera aún si eran buenos recuerdos. Eso ya había ocurrido y no permitiría, que rellenara ni un segundo de ese nuevo día que empezaba.

Estaba convencido, que debía estar completamente abierto a lo nuevo, a lo que estaba por venir y los recuerdos, era como un repelente que impediría lograrlo. Cada uno de ellos que quedaba al final del día, simplemente lo guardaba bien dentro. Tan adentro, que era difícil de volverlo a encontrar. Ese era su día a día, construir de la nada ilusiones que debía… ¡Vivir!

Pasaban semanas, pasaban meses, pasaban años… y seguía despertando, creyendo que en ese nuevo día, por fin encontraría aquello que esperaba hallar. Pero, ¿Qué era lo que esperaba? En realidad, ni siquiera el mismo lo sabía.

En uno de esos, anocheceres que siempre llegaba, regresaba a su casa, por un camino que no era el habitual. Se sorprendió a sí mismo, haciéndose esa misma pregunta, ¿Por qué regresaba a su casa por ese sitio?

Volvía dando un gran rodeo. No era lógico, ya que aún si se hubiese quedado abstraído, cometiendo la torpeza de estar recordando, lo que había pasado en el día, hubiese vuelto inconscientemente por cualquiera de los habituales, ¿Pero por dónde lo estaba haciendo? eso no tenía sentido.

Estaba atravesando un parque inhóspito, lúgubre. Tanto, que hasta el tipo más audaz temblaría, por sentir miedo. De repente, una voz proveniente de la oscuridad, le sobresaltó, ¿Vas camino de casa?

Esa voz, esa pregunta… la sangre, se le heló en ese mismo instante, ¿Tú? -le inquirió con su mirada, que poco a poco se calmaba. Como quien de repente, deja de temer al reconocer a la persona.

Sabes quien soy, eso está bien. Dime, ¿Cómo me has reconocido?

-Simplemente lo intuyo.

-Entonces sabes que va a pasar.

-Lo sé, y aquí estoy. De sobra sabes que cada día, simplemente, espero lo que ha de venir. Estaba hablando con la misma muerte o al menos, era lo que él pensaba.

El individuo se quedó confuso, no entendía que quería decir. Él simplemente era un parásito sin escrúpulos, que se entretenía quitándole la vida a los demás. Un ladrón, un ratero, un caco, un maleante que había tenido la fortuna, de que un hombre despistado, apareciese por allí.

-¿Qué coño estás hablando tío?

Llevo toda mi vida, creyendo que encontraré algo. Algo que ni siquiera yo mismo sé. He vivido continuamente el presente, saboreando el instante. Eso era lo que creia, debía de ser la vida, un ahora infinito. ¿Sabes que me queda de todo eso? ¡Nada! no me queda absolutamente, nada.

Todo lo que he vivido, lo que he sentido y me ha hecho vibrar… lo he guardado, destruido, olvidado. Porque quería que cada instante, fuese algo nuevo que vivir. Seguir rellenando mi vida, para así tener de sobra.

Pero ahora, ahora que estás apunto de arrebatarme la vida, por fin he encontrado lo que siempre, esperé poder hallar. Que no era otra cosa, que sentir lo hermoso que fueron mis recuerdos, esos que guardé tan profundamente, que creí haberlos perdido.

Una sonrisa se le fue formando en su boca. Mientras que con una mirada dulce y apacible, decía sus últimas palabras, antes de morir. He sido feliz, muy feliz… y ni siquiera, me he dado cuenta.

Iván A.
5
2comentarios 28 lecturas relato karma: 68

¡Impacto de alto octanaje!

Despierta el alba
envuelta en su sábana
de tibia oscuridad,
el rumor de los carros
y sus tenues luces
arrullan mis sentidos,
los leves destellos
de azul cielo
quieren colarse
entre plomizas nubes
que destilan una bruma
de mocedades;
y a mi lado,
el amor duerme,
descansa, serena,
tranquilamente.

Mas de pronto
el viento se congela
el tiempo se suspende
dos suspiros se desprenden.
Un mudo impacto
un golpe sordo
y el mundo exterior
se apaga.

Una burbuja un instante
nos envuelve,
el oxígeno se enrarece,
en cámara lenta
el acero se comprime,
y se absorbe
un impacto de alto octanaje,
la vida da un vuelco
el automóvil
casi da otro.

Y la vida se detiene,
pasa una eternidad efímera,
una estela de pensamientos
recorre la galaxia
de nuestras mentes
a velocidad luz;
miedos,
ansiedades,
esperanza,
fe;
un grito,
un lloro,
un lamento,
una oración.
Una mezcla heterogénea
de emociones,
ideas,
sensaciones,
se licua
en los abismos
de nuestra alma.

Y sobrevivimos.
Y la vida sigue.
Y se ondulan de nuevo
los pliegues del tiempo.

¡Al cielo gracias!
¡Al universo gracias!
¡A Dios gracias!






~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2019-Sep-20
leer más   
20
14comentarios 120 lecturas versolibre karma: 94

Al que le toca le toca

En los ratos de charlas nocturnas
con el ceño fruncido, decía mi abuela
a esa señora no se nombra
no sea que la antojada se le ocurra y aparezca.

Aunque aparente ser selectiva
en cuanto a la hora y la fecha
no digas ni siquiera en broma
que esa señora no se acuesta con cualquiera.

esa doña no perdona
estatus, raza o procedencia
al que le toca le toca
de que se lo lleva se lo lleva

Se acuesta con un cura
se levanta con la doncella
se le mete en la cama a un niño
por muy sano que se sienta

Se acostó con el presidente
que gobernaba esta tierra
igual que ya se había acostado
con Doña Pancha la lavandera

Ni de día ni de noche la nombro
no sea que se aparezca
yo se que cuando me toque
no me salvaré de ella,

pero mientras esté lejos
mientras pasan los días y no llega
no la invito a mi casa
ni la quiero tener cerca.
leer más   
12
3comentarios 57 lecturas relato karma: 94

Se Escucha Tu Llanto

Ya llega la noche y se escucha
el arrastrar de las cadenas
el penoso lamento de la tristeza.

Ya salen las almas perdidas
a la busqueda desesperada
de corazones de quien apoderarse.

Esperando paciente a que entres
al encuentro del ensueño
para arrebatarte tu alma
convertida ahora en su condena.

Ya llega la noche
ya se escucha tu quebranto
Ya estás perdida y sólo
se escucha tu llanto…

Iván A.
3
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 37

Tonto Consuelo

Fuerte golpe, redención.
Amparo al corazón de un niño en detención.
Bufanda aislada, duplicación de amor: No escuche tu adiós.

Tonto, muy tonto el consuelo de saber que protege mi cielo,
Sin su mirada, todo se vuelve recelo. Vuelo corto, sin ganas de volar,
alas que nacieron por aparentar.

Fiel empujón al sentimiento, nada de traición, que no sea ofuscación tu aspecto.
Sin silueta, no se proyecta el cuerpo. Sin tu esencia, se me quebranta el pecho.
Molida esperanza. Rienda suelta a que protejan mi coraza.
Que no caiga en la impericia de pedir perdón, que es mejor aceptar a la idealización.
leer más   
9
1comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 85
« anterior1234531