Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 305, tiempo total: 0.004 segundos rss2

A la mujer

Ojos perla sin sabor.
Andante errante, en fuego y carbón.
Luz no es, eso no es.

Ni hábito ni marca.
No es eso, no es sobre lo patriarca.

No es, lo que puedas ver al ser,
la que menos quieras saber sobre él.
Es lo que es, una linda sonrisa, ojos que miran,
hasta lo más interno de tu ser.
Eso es, una mujer.

Buscamos y encontramos almas sin principio ni fin,
sin esencia, que termina con la equivalencia.
Un hombre más, una mujer más.
No quiero saber nada más.

Sobre si uno u otro logra obtener lo que hay detrás.
¿Qué es de verdad la analogía de la vida?
Son roles distintos, no quiero lo que vendes,
quiero lo que sabes, lo que sientes lo que piensas y atraviesas.
Una mujer, ¿qué es o no es, un concepto tal vez?

Ni un piropo ni un coqueto mucho más que un simple objeto,
un concepto que deje mi corazón perplejo.
Porque eres más, más de lo que te hagan pensar.

No es una pelea, es una lucha,
diaria e inmunda de uno contra el otro, uno muerto y uno moribundo.

Es la lucha que no escucha, no escucha a una triste luz de luna,
ese odio, es tristeza y enojo.
Una duda, sobre todo,
un suspiro una historia y dos lágrimas.

Sufro, por tu lucha, me duele verte soportando la mierda de la no escucha,
sufro porque queremos un mundo para todos.
Todos somos todos y no estamos solos.
La lucha continua.
La lucha sobrevive.
Invito a quien lo ve a que lo ayude.
No quiero la venta de una,
la lucha busca lo real, alguien tan simple y complicado.
Tú mujer, inefable, inalcanzable al intentar entender.
Eres tú la que lo puede entender.
leer más   
16
sin comentarios 98 lecturas versolibre karma: 106

La mujer que no podía volar

Ella intenta abrir sus alas,
pero estas se tornan cristales rotos,
diseminados por la calle.
La herida profunda del dolor asumido
en décadas silenciosas
ha hecho realidad el desastre.
Con todo, su instinto,
empequeñecido por los golpes
del destino marcado,
sigue despidiendo aliento,
sin reparar en el cuerpo fragmentado
que yace, apenas reconocible.

¿Cómo tomar un nuevo impulso?
La mujer pide auxilio,
con mirada triste,
sin embargo, nadie se percata de su presencia.
De pronto, el viento y su remolino
surgen de una esquina cualquiera
para propulsarla por el cielo.

Respira. Se siente libre.
Retorna a la vida.
leer más   
14
15comentarios 93 lecturas versolibre karma: 98

La Mujer de Hielo

La mujer de hielo
tiene escarcha en la mirada,
es relente de la noche,
y rocío de la mañana..

La mujer de hielo
derrama lágrimas heladas;
sus gélidos ojos
congelan historias pasadas...

La mujer de hielo
es brisa fresca de primavera,
niebla espesa de verano,
gota fría de otoño
y nieve densa en el invierno...

La mujer de hielo
huye de los abrazos,
de las cálidas caricias
y los besos le saben a rechazo...

La mujer de hielo
tiene témpano en sus labios,
estalactitas en la piel
y glaciares en sus manos...

Y aunque escupe granizo en sus palabras,
y su piel es ventisca
y tormenta de pasión,
la mujer de hielo esconde
fuego en su corazón...


Fran Renda
@Fran44Sombras

(Dedicada a una amiga, ella sabe quién)
leer más   
37
34comentarios 191 lecturas versolibre karma: 111

Mujer

De sus brazos brotan flores.
De sus labios, la savia fértil.
De sus sueños, la belleza.
leer más   
11
7comentarios 109 lecturas versolibre karma: 83

Era tiempo para amar

Ella siempre miraba su reloj
en aquella cafetería donde
todos los camareros le conocían;
sin embargo, nadie sabía que una
pena le embargaba el alma.

Su sonrisa sincera al saludarle
ocultaba el latido cansado de
su corazón… siempre sola
tomaba una taza de café-late
y un croissant. Disfrutaba tanto
ese momento, por eso es que
miraba la hora de su reloj.

Para todo hay un tiempo, recordaba
ella, tiempo de llorar, tiempo de
reír, tiempo de nacer, tiempo de
morir. Es lo que en su memoria
aparecía, pues su madre le leía
algunos pasajes de un libro sagrado.

“Es cierto” - pensaba en sus adentros,
sin embargo, yo, he tenido tiempo
para muchas cosas lindas que la
vida me ha dejado disfrutar, inclusive
la sonrisa de un bebé y el hoyuelo
dibujado en la sonrisa de uno de
los camareros.

Ella pensaba: “la vida me ha dado
tanto” las cosas que son hasta
desapercibidas por los demás, no
obstante, hay algo que no me ha
sucedido en esta vida…


“Tiempo de amar”


Así que ella le dejó escrito en la
servilleta de papel, su número
de móvil al joven camarero, quien
hacía tiempo le había servido el
café que ella pedía, y que en la
servilleta de papel, él le preguntaba:
“¿Cuándo podrías aceptar ir conmigo
a tomar una taza de café, en otro
momento, oportuno para ti y para mí,
conoces la cafetería del Salón de
los azulejos? - me gustas -”



Ella sabía que era tiempo para que
alguien le amara, y tiempo para
dejarse amar.


Letizia Salceda,,,
leer más   
12
14comentarios 146 lecturas relato karma: 103

Olma

Y seré
lealtad
raíz,
cobijo,
sombra intacta.

Inmortal,
corteza,
bosque entero.
Seré
aún después de muerta
brazo firme,
escudo
que proteja nuestra savia.

-Dime
¿Cuántos para doblegarme, cuántos
harán falta?
leer más   
14
3comentarios 68 lecturas versolibre karma: 88

Tambalea la virtud

La mujer no es como el hombre
ella...
dónde quiera que esté
siempre anda mal parada.
¡No hay nada más llamado a romperse
que su acogollada virtud!
¡No hay cosa que ella más cele
y que atesore!


@ChaneGarcia
...
14
2comentarios 74 lecturas versolibre karma: 95

Yegua domada

En la pradera
La yegua pasta
Contemplando las aguas
Del lago cercano.
De pronto
Atada por fuertes cordeles
La yegua se encabrita
Alza las patas al cielo
Lucha y lucha
A lo lejos
Se escucha su relinchar.
Tratan de domarla
Fuertes patadas
lanza al viento.
Ya no hay paz en la sombra
Siente su libertad perdida
La ensillan
La montan
Deja de ser un alma salvaje
Ahora tiene un amo.

Francys Arnáez
leer más   
9
10comentarios 85 lecturas versolibre karma: 91

Tu sombra

De la mano de ella caminé mis 30

Aprendí costura, cocina... cosas de mujer.

Amanecía - mi niña! tu café con leche - me decías.

La tumbona, el perro, vecinos...te extrañamos!

Madre sigue tus pasos, yo, los de ella.

- Sabes?! No me voy a quedar, ya tengo fundamento -

Tú viaje inesperado; aún duele.

Te necesitamos!

Pero respetamos tu decisión,

Solazate en ese planeta lleno de estrellas.

Nosotras aquí; seguimos tu sombra.
11
2comentarios 56 lecturas versolibre karma: 82

canción celeste

no soy la lira
soy la música que vive en los árboles

-una estrella con sonrisa de mujer

L
leer más   
14
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 93

Luz y distancia

Bajo la luz de tu sombra quiero morir contigo
porque eres fulgor, pero a la vez, gran distancia
crecida hacia la huella insaciable de esa mirada,
que aunque lejos, fundida sigue en esta morada.
       
Y por siempre, cada día le pido a Dios, nuestro Señor,
por la noble instancia de aquel hermosísimo rostro,
breve espacio que tanto anhelo con ardor. 
       
Ese es el riesgo que debo correr al venerarte,
al recorrer el oscuro desprecio que no acaba,
como una noche sin luz que no cesa, silenciosa,
que no termina de incinerarse   
ni acercarse al camino hacia ti:   
mi luz, tan lejana e inaccesible.   
       
Y este brillo, con la distancia, jamás converge
ni se encuentran el uno con el otro en el sendero,
más bien se bifurcan y se alejan de este mundo,
mi mundo, mi perdido mundo.   


Mas,       
de este Laberinto envilecido, he de salir campante
el día cuando la sublime tristeza   
se confunda con mi osada algarabía, 
y tal vez resurjan aquellos sublimes versos, 
mal escritos, humildes y distantes 
que infundieron gran regocijo.   
       
Entonces,     
mi fortuna será plena y serena,   
fugitiva de la turbiedad de aquellas palabras
que resonaron en tus muros de piedra. 
       
Así, tal como el canal de un río,   
audaz aventurero, escaparé   
y descansaré en paz con el silencio, 
vencido en tus brazos   
con la mirada entornada   
y sobre tu pecho abierto.   
       
De tal manera, te prometo, 
que jamás partiré de esta bella calma 
que ofrece la tierna mirada de mi encantada,
de esa excelsa brecha, donde, por mi suerte. 
caeré derrotado de repente y sin remedio, 
después de haber prevalecido triunfante 
de aquel momento perdido.
leer más   
3
4comentarios 26 lecturas versolibre karma: 16

La esposa perfecta

Sale corriendo a abrir la puerta
Al sentir el sonido de las llaves de su esposo.
Se tongonéa
lo besa cuando aparece.
le da la bienvenida,
moviendo la cola como una perra.

Le sirve el festín que ha preparado toda la tarde.
Mimado como un rey,
el hombre se apodera del sofá y del televisor.
Mientras ella lo mira desde lejos,
pendiente de los niños para que no lo molesten.

A la hora de dormir,
cansada por todo el trabajo
siente una mano que la toca.
Ella, en silencio
adopta la posición de misionero.
Luego va al baño
el agua recorre su cuerpo
como tratando de revivir una flor marchita.

Se acuesta,
cierra los ojos.
Quiere dormir y no despertar.

Al día siguiente,
es día de fiesta.
El cumpleaños del hijo menor,
los invitados llegan.

Miran la casa reluciente,
Los niños perfumados,
La comida deliciosa,
Y a la esposa perfecta.

Francys Arnaez
leer más   
12
8comentarios 89 lecturas versolibre karma: 94

Mujer de mi diluvio

...

Si tú no estás: todo se desordena
Aquí, niño de pequeñas letras y nudos,
hubiera sido tu esclavo, tu sinrazón por mandar al cielo
por beber de ti y ser en ti: manantial de mermelada y sexos.
Si se me acusa de mirarte
de partirme el alma en medio de la edad de las frutas
y sobre los árboles y sus capas;
estoy agonizando por tenerte y peleando con el mundo
y mis padres por su voz de aguja y mirra.
Por sentirte en mis huesos como un limón,
por verte como se ve a Dios en el agua
y quererte, amigo, como un pedazo de sonido en una campana.

porque yo soy de huesos y de hojas
y de caricias casi muertas, pecho enaltecido de dolores
y pasaría al lado tuyo sin huella ni ojos,
porque tu espera, tu silencio
no son para mí, no son de este mundo; a ti llega
la guerra y ganas por puntos
y yo me abandono en el espacio azazido.

¡como te amaría ahora!
ahora que no estás y que sé que no estás,
amarte teniendo consciencia del amor, amarte
en el vientre de la sal, amarte
escondido, pintando cejas en el sueño.
Morir y amarte,
amarte aún más si te amo
y amarte aún más si no lo hago.
Amarte, amarte aún más,
aún cuando no tenga conciencia de ello,
amarte más, amarte más.

Amarte, amarte aún más cuando del corazón cae
agua espesa y no hay otra mujer para sostener mi diluvio.
leer más   
14
8comentarios 101 lecturas versolibre karma: 105

Como no amarte

Como no amarte
si de tu vientre
la esperanza testigo soy centre
desde el cielo tu alma tenerte.

Madre es tu primera forma
a mi corazón llegó
seguida de una bella hermana Norma
una tierna sonrisa volcó.

Decúbito prono
entre tu primer nombre dicho en sí: Mujer.

Te amo desde la creación de tu tono
hasta el comienzo de tu Ser.

Génesis de la poesía
que alimenta el sueño
tronando del poeta en su día
la bella experiencia de lo bello.

Cúspide mirada
para amarte entre un cuerpo roto
y una esencia eterna: Mujer, mi eterna amada.





En apoyo de 0 Violencia de @lidianny a la Mujer.
leer más   
15
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 97

Mujer de hielo

Hay un frío corazón de litio
que late con traición,
arritmia decepción
palpita dolor

¿Quién quiere un corazón de hielo?
¿Quien lo volverá un infierno
y derretirá con su amor ese invierno palpitar?
¿Quien tendrá tanto calor para dar para toda una vida de hierro?

Sopla fuertes ráfagas el viento
pero no logra mover
ni uno de sus cabellos.

El engaño te fue a engañar
tu te diste en alma y cuerpo
el dolor se volvió tu amuleto
la aflicción un amargo despertar.

Cree que añorar el pasado es triunfar
y pelea con un victorioso guerrero
cuando se trata de regresar el tiempo
el nunca será quien perderá.

Mujer de hielo
fría la hizo el mar
en la isla su alma ha de quedar
adosada al cinturón del viento.

Claudia Viviana Molina




17
8comentarios 146 lecturas versolibre karma: 103

Dos senos de mujer

Lo siento, estaba equivocado, no debería tener
que romper las barreras artificiales
en el cristal de la ventana congelada en
contraste con diversas y vacilantes sonrisas de un narciso.

Lo siento, estaba equivocado, no debería tener
que añadir un poco de color natural
en la división del silencio volado entre
dos tiernos senos de mujer con silbidos verdes.

Lo siento, está equivocado, no debería
cambiar la zona fría del alma cuando
se ilumina un fósforo que ve el cielo entre dos
tiernos senos de mujer en la noche de la
nieve.

Caminando por el suelo en cuclillas y entrando a un pequeño ático en la parte superior de la pendiente,
escucho un
llanto qué está enojado,
esta demasiado oscuro, el
espacio es demasiado pequeño y el
entorno es demasiado ruidoso.
Así que estaba llena de lágrimas,
arremolinándose en el interior, maniobrando ... a
través de un viejo piano, bajo y mudo,
convertido en una nota, un movimiento de música se
precipitó por la ventana, volando hacia la plaza,
volando al jardín, enseñando a las rosas a inclinarse y
volar. En la calle, enseña al carruaje a detenerse,
vuela a Paris, enseña la dama al caballero a confundirse,
vuela a todos los rincones del mundo,
enseña a todos los corazones sufrientes a ser consolados ...
pero su última nota
todavía está enojada, aún su protesta es
demasiado oscura, el
espacio es demasiado pequeño, el frío está bajando
como sangre caliente.
Un montón de despertares en la mañana, no es una
pesadilla ... son dos tiernos senos de mujer con silbidos
verdes...... finalmente de la oscuridad
surgen, como cientos de millones de años luz, más allá,
más lejos, más oscuros y duraderos senos tiernos, es
como el mundo,
siguen siendo
tan dignos,
tan elegantes, tan ricos
y llameantes.

No puedes encontrar
un grano del polvo del ayer,
sin embargo, el amor es
más poesía pura, el texto está
fuera de lugar, sobrio como las
nubes blancas, tan transparente como
juveniles, como rigurosas
puestas de sol;
al diseñar un emblema de la ciudad por sí mismos:
el precipicio de un árbol, con vistas a un
abismo sin fondo, y miras dos cielos helados
el trueno y el relámpago
tú eres ...

Oye, el viento de la espada está otra vez,
de pie en el borde
como vencedor de siglos de placer
sorprendentes,
muy madura,
muy vibrantes, senos de mujer madura,
de sésamo bueno para el
destino; no es de extrañar que anoche,
las estrellas callaran como la lluvia, las
espinas de la rosa estén quemando, el
fuego de silbido brille, los
corazones se agachen, como
el infierno de los coloridos ornamentos.


El amante se desmayé
en la suave cueva de hielo. El
ave migratoria pierda el vuelo y se
estrelle contra la pared de la roca transparente,
pisando los pasos hacia el
horizonte, el horizonte es el final del
cielo de tus tiernos senos de mujer madura;
dos
en una forma de 0 con manchas pequeñas,
meteoritos, espacios,
fuentes, diáspora,
poesía,
serán cascada;
tenía solo dos arroyos poco profundos, de un canto alegre, salida de un flujo estrecho en la alegría que fluye, fluye y el canto, el canto del gran mar y sus magníficas olas - inesperadamente en el frente de una pendiente empinada, la pendiente empinada se convierte en un acantilado, el fondo del acantilado es un valle profundo, la canción cae y rompe, como una manzana dorada.

Salpican el aire
dos senos de mujer más dulces que el hielo.

www.youtube.com/watch?v=TO25_qAq8xI
leer más   
8
3comentarios 81 lecturas versolibre karma: 75

Que ingrato es

Él sentado frente a la computadora
Casi siempre en la sala.
Ella persiguiendo la mugre y el polvo
Con una escoba por la casa.
Él escribiendo, poesía
o pendejadas que se atrasan.
Ella revisando las tareas
de los pequeñines de la casa.
Él se aplasta en el sillón
o se echa en la cama
a ver televisión a veces no hace nada.
Ella cocina, lava y plancha,
arregla la ropa, tiende la cama,
se esmera por que todo quede bien
desde el patio hasta la entrada.
Él se queja en las noches
cuando ella no quiere nada,
cuando el cansancio del día la derrumba
y cae muerta, agotada,
sin embargo, se da un baño
se arregla como si nada
le hace cariños, le consiente
y le atiende en la cama.
Él termina y se sacia
con el postre en la sabanas,
se duerme profundamente
en seguida le da la espalda.
Ella espera que se duerma,
en un santiamén se levanta
se da otro baño se acomoda,
va y le da otra vuelta a la casa,
se asoma, mira a los chicos,
se asegura que no pasa nada,
deja todo preparado
para el otro día en la mañana,
no se queja, no murmura,
no se altera por casi nada,
en silencio los llena de amor,
como quien riega sus plantas.
Al otro día sale él
Apurado de la casa,
como si no le alcanza el tiempo,
ni siquiera de besarla.
leer más   
12
8comentarios 87 lecturas versolibre karma: 79

Paraíso

Misteriosa Nada en Todo, Existencia,
unión de la vigilia y el ensueño:
jazmín silvestre hinchando con su esencia
el interior de un colibrí risueño:
resplandor, instante, verdad en vuelo.

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
10
sin comentarios 62 lecturas versolibre karma: 82
« anterior1234516