Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 606, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Sentimientos

Déjame con mis amores imperfectos, humanos y auténticos. Los que saben llorar, reír y perdonar; aquellos que no se evaporan como el rocío bajo los rayos del sol ni claudican entre la cobertura de un sueño efímero.

Marta Lilian Molano L
www.letrastalitamar.blogspot.com
leer más   
3
1comentarios 30 lecturas versolibre karma: 46

Sube conmigo

Ven, sube conmigo, princesa.
No temas si la escalera se cimbrea bajo tus pies
ni que el hálito de tus sueños te atenace
ante esos escalones gigantes.

Allí arriba resuenan ecos de armonía,
la música acordada que te mecerá
en mi inevitable ausencia.

Ven, sube conmigo, princesa.
No detengas tus pequeños pasos
y permite que entre la sonrisa franca,
sin cortapisas,
cuando yo me convierta en una reminiscencia,
en añoranza fresca,
en un latido de amor imperecedero.
leer más   
11
7comentarios 86 lecturas versolibre karma: 106

El amor duele

Recuerdo tu sombra alejándose de mí,
sin palpitaciones que rozaran la brisa
Me sentía caer, sin poder sujetar la vida,
como una lágrima, rodando aturdida

El mundo se hizo pequeño y desolador,
no había lugar para esconder mi pena
Vagaba por los recuerdos sin consuelo,
por el tiempo, de un cielo que no veía

Recuerdo, como me lloraba la tristeza,
como me arrancaba a trozos los sueños
Nuestro amor había cambiado de dueño,
alejándose para siempre de mí aliento

Todos los días moría dentro de mi memoria,
renaciendo de nuevo en el mismo vacío
La esperanza se apagó dejándome ciega,
besando los huecos, que olían a tu cuerpo

Recuerdo cómo dolía aquella soledad,
cómo quemaban mis ojos aquel eclipse
Eras el único universo que respiraba,
Debí arrancarme la piel, para no sentirte

La vida se me hacía extrañamente ajena,
¿Porque albergaba tanto dolor mi destino?
Los minutos eran eternos infiernos,
exaltando nuestros momentos más tiernos

Pero el viento compasivo, arrasó con el duelo,
Y en cada venida me traía olores nuevos
Volvía a percibir, la calma del silencio,
Sentía de nuevo, el palpitar de mi cuerpo
leer más   
16
13comentarios 76 lecturas versolibre karma: 114

Morir de amor

Este reloj de estrellas es testigo del amor.
Ha sido testigo de la génesis, del primer contacto
Eléctrico de nuestros ojos. De las palabras que hoy
Flotan en el aire de otros años.
Este reloj ha sido testigo de los últimos adioses,
De las últimas palabras.
Las estrellas que tenemos por cielo miran, me miran
Desconsolado, derramandome, acabandome,
Entregandome en su vientre.
Hoy sus luces me caen como mil espinas,
Como agujas. Mis venas inyectadas de dolor.
Fulgurantes y mortales los rayos de tu recuerdo,
De tus palabras, de tu voz (la voz del viento),
Y de tus labios que nunca tuve.
Hoy me dueles. Y me duele la distancia.
Y me duele el tiempo. Y me duele el estúpido pasado.
Y me duelen las palabras. Y me duele la poesía.
Que sea testigo éste cielo, éste liviano aire,
Estas malditas palabras y éste maldito poema
De éste maldito amor que a ti tengo.
Te amo en las mañanas, en las tardes, en las noches
Y en las horas que no existen.
Te amo y me duele.
Me gusta amarte. Me gusta morir de amor.
leer más   
19
8comentarios 93 lecturas versolibre karma: 100

Los Buenos Tiempos

Los buenos tiempos
siempre estarán
en aquellos lugares
que hicimos nuestros.

De vez en cuando,
bailo un tango
con la nostalgia.
Quiero ver
si las canciones perdidas
todavía son capaces
de reparar corazones.

Al alejarnos
las cosas cambian,
dijo el silencio.
Lo vi
en tus ojos,
en tus manos,
en tus labios.

Recuerdo tu voz
en la almohada,
el olor a mar
en las avenidas,
la arquitectura
de las noches,
el color vivo
de la madrugada.

La felicidad
tenía tu nombre,
el hambre era
la tasca más cercana,
el tedio era
la última palabra
del diccionario,
tus besos eran
mi fondo de pantalla.

Todavía
alguna noche,
tras estas rejas
y sediento de alegría,
extraño indeciblemente
los lugares olvidados,
las simples cosas
que para nosotros siempre
fueron suficientes.



©Alejandro P. Morales (2020).
Todos Los Derechos Reservados.
leer más   
22
24comentarios 152 lecturas versolibre karma: 101

Aliento de Ánimo

Nos engañamos con
una triste esperanza
aún sabiendo que
eso no ocurrirá.

Porque mientras por
delante existan horas
donde el deseo y anhelo
que con tanto tesón anhelamos
seguiremos mantenido de engaño
con ese deseo por escuchar
sonar el teléfono y recibir
ese aliento de ánimo.

Por ser mañana otro día
que pasaremos atormentado
esperando algo que nunca
volverá otra vez a ocurrir.
Incomprensible es ver
hasta donde puede llegar
la frialdad tan inhumana
que se llega a tener.

Iván A.
12
8comentarios 84 lecturas versolibre karma: 93

La Melancólica Melodía De La Sirena

Las penurias cae a cántaros
De lluvia, a lo lejos se oye
El cántico perdido de una sirena.

Bajó la torrencial llovizna
Se oye el cántico de una sirena
A lo lejos, recitando su melodía
Melancólica, porque el viento
Le murmuró al oído la despedida
De su amado.

Que sea embarcado
A otros mares.
Entré pesares la ninfa
Se entristece con la noticia
Su corazón de durazno
Se comenzó a despellejar
Cada día que pasa
Sigue recitando
A todo pulmón por el mar
Para olvidar lo que le hizo
A aquél marinero a su corazón.

Al olvidos en los olivos
Pasó de página
Ella ya no se imagina
Otra vida que estar
Con su retoño
En sus brazos
Y mirar el atardecer
Caer frente a sus ojos
Dejando atrás viejos despojos.
leer más   
26
25comentarios 161 lecturas relato karma: 116

A una mujer

Pasodoble gaditano, sin letras ni antifaces…
rapsodia en la nona hora…

Azúcar, tus senos, que, al mortal, places,
provocan, fustigan, castigan y enamora.
Montes de leche, pasas y miel, termitas voraces,
Que emborrachan y hacen pecar a quien les añora…

Cuerpo de sirena, trinar de jilgueros, en su nido,
oro brillante, barroco, del mejor trofeo,
Enjambre de atracción, fértil tierra de gemido.
Edén de placeres de ese infierno en el que creo,
de fuego ardiente, deseos y viril aullido.

Cuerpo imposible, cuan arena entre los dedos,
empático mimo de hiriente y abrazadora yedra,
Que al hormigueo de la piel dejas yerto, sin miedos,
Y el propio Cristo, te toma, como su templo y piedra.

Corren un ejército de hormigas bajo la piel,
Espasmos, pulsaciones, arritmias desde el alma,
Domadora, tu boca, del más salvaje corcel,
Que tus labios rojos… tranquiliza y calma.

Fluyen desde las piernas hacia el cuerpo lentamente,
un temblor violento, placentero y sensual,
Que hace vibrar, de manera rara e inconsciente,
a la templo más furtivo, más fogoso, más carnal…

Guerrero, cansado, ansioso y sediento,
De tu obscuridad, más húmeda y ardiente,
Eclosión de olas, sal, arena y viento,
desde tus ojos a tu bajo vientre….

Y tu aroma a hembra todo llena,
Fantasía, que solo se acaricia,
Sirena de amor, atracción plena,
Fragancia viva a vino y dulce brisa…

Las manos, cuán maraca caribeña,
soñando que te tocan, sin hacerte nunca suya,
adormidera que drogas, tú, y te hace dueña.
Del cautivo que en tus besos se recluya.

Inmensa, tórrida sabana de tu vientre al viento,
Edén en la Tierra, tus ojos de atlántico mar.
Lascivo en la noche, se agolpa inútil pensamiento,
de cabalgar, tu volcánico cuerpo, sin parar.

Más el mundo está, triste, apenado, de luto
Apátrida, de ese pueblo blanco, de tu boca,
lleno de uvas, mar, viáticos y tropical fruto,
ladrón es el oasis viviente que provocas

Cenicienta que, al mortal, encalabozas,
Sutil y sin querer, planta carnívora,
prohibida e inalcanzable carroza,
felina y melosa gata angora…

Tu piel, paraíso, donde no falta primavera,
Tu cuerpo, mes de mayo, lleno de aroma,
Ciega, la mata de oro de tu cabellera,
cruel pecado que se despierta y asoma
Al quien se cruza contigo…

Porque grande y oronda dices que eres,
Más no como tú lo piensas,
Grande, si, cuán tu templo de mieles,
Oronda tu mirada, profunda y extensa…
leer más   
2
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 20

Te Echó De Menos

Si, te extrañó
Aunque eso me haga dañó
Aunque no lo admito.
Sigo perdido en un hito
Fuimos como un mito
Que con el tiempo, se volvió marchitó
Se siente indómito
Esta brevedad
A ras de la soledad
Dónde dejé que mi suerte
Se esfumara. Y dejé
Que se marchará como el sol
En el atardecer.

Dejé que se sofocara el sortilegio
El hechizo de aquél momento
Se fue contigo el sentimiento
Sólo quedan los cimientos...

Y si te extrañó?
Sería como el sol
Y el girasol esperando
En noches oscuras su brillante
Tornasol.
Como la laguna
En un vació zaguán
Preguntando adónde se fue
Mi luna?
Que mi espacio no es lo mismo
Sin su brillante vestido de diamantes, sus ojos azulados
Que robaba cada suspiro
De nube. Sería también como un
Monté que escucha sólo su eco
Y sólo se fija en el hueco
Que quedó en su órgano vital.

Que martirio
Vivir de la hambruna
De sus labios.
De su bailarina sombra
Rasguñando mi piel de papel.
Sus ojos que eran el reflejó
Del cielo.
Fuiste ese deseó en el cuál
Con el tiempo no dejó
De pensar... porque... no debía perderlo.
leer más   
28
19comentarios 155 lecturas relato karma: 101

Melancolía

Melancolía es el rosal
que contempla
como su flor marchita,
es la hoja que en Octubre
el árbol desnudo deja
y a la soledad incita.
Melancolía es el pájaro
que su nido abandona
y nunca más retorna...

Melancolía, es el día
que en el horizonte se pierde,
por siempre...
Melancolía son palabras
que labios no conocieron
y nunca amor dijeron...

Melancolía es
lo que en mi corazón habita,
y mi alma a diario agita.
Melancolía son las cuatro estaciones,
es la ola
que al mar retorna, sola.

Nostalgia, melancolía,
es lo que muy dentro de mi siento
cuando tu retrato contemplo...


Viena, 23.11.2017
leer más   
20
29comentarios 147 lecturas versolibre karma: 104

Una Taza Oxidada (Con @MorAlex7)

En la taza vacía sólo queda
una sombra oxidada
por la humedad de mis ojos.

Un invierno que se proclamó
Eterno, un edén de escarcha
La despedida fría de aquella hada
La belleza deshojada en pétalos marchitos
Un hueco en el huerto de los jazmines.

Lo que tú llamas amor
es sólo un engranaje de espejos,
dos almas que se quitan la soledad
a dentelladas,
el recuerdo de un atardecer
que guardo como un verano
oscuro que se apaga.

Cómo un otoño que se propaga
Una llama que se ahoga
Un corazón que se deshaga
En palabras de agua...
En forma de lágrimas.
leer más   
25
20comentarios 108 lecturas colaboracion karma: 105

Después de la muerte

Después de la muerte
sólo quedan rostros,
Brazos, piernas, cicatrices.
Las manos que son los ojos
Y los ojos que son el alma,
Lentos se alejan y se apagan.
Después de la muerte
Los cuerpos flotan
Sobre lagos inalterables;
Sin corriente, sin ondas,
Sin viento, sin tiempo.
Después de la muerte
El ocaso es eterno.
Después de la muerte
Sólo se existe en la memoria,
En la nostalgia.
Después, el cuerpo que yace
Bajo la tierra ya no es nadie.
Después, todas las lágrimas
Y las sonrisas
Y las miradas y las palabras
Y el amor y la voz
Y todo lo que alguna vez se dijo
Y todo lo que se calló,
Se exintingue y se olvida bajo
La tierra que alguna vez pisamos.
leer más   
18
12comentarios 135 lecturas versolibre karma: 129

Ángel De Alas Rotas

Ángel de corazón descosido
Con un sentimiento sin remiendo
De alas rotas
De mirada triste
Caen gotas frías de su nublado cielo
Sola en el desamparo de la soledad
Rompe el silencio con miles de tormentas.

Las estrellas te observan
La luna te acuna en sus brazos
El corazón yace en sus cimientos
El sentimiento yace desolado
Ojos de cielo nublado
Pobre ángel que nadie nota tus triste
Mirada.

Ángel de corazón descosido
Con un sentimiento sin remiendo
De alas rotas
De mirada triste
Caen gotas frías de su nublado cielo
Sola en el desamparo de la soledad
Rompe el silencio con miles de tormentas.

Lejos de su cielo
Más cerca del suelo
Pies descalzos
Piel de otoño
Ojos de nube
Pálida piel cuál nieve
En invierno.
leer más   
24
14comentarios 138 lecturas versolibre karma: 107

Viridis a la Tercera

Y no es que sea verde.
Es su mirada la que no envejece ni reverdece

Sigue viendo a toda hora el sol radiante de siempre.
La piel, el cabello, los ojos, los vellos,
la juventud, el encanto y la fantasía.
Como siempre las ha visto desde niño.

La que ve por pocos segundos, es su imagen
Se aparta del espejo y la olvida.
Su mirada no está cernida sobre las huellas que marca el paso del tiempo
Y que poco puede maquillar

Ese invierno que no lo nota tanto
y sobre todo que no se enfría pronto.

Y cabalga en el deseo arrastrado por el olvido
Apartado por el tumulto de la vejez a futuro,
esa que ahora inconsciente y pasada
se entrega al fragor del combate de ilusiones y gozo.
Tal y como él alguna vez.

Y sale a la calle y abre sus ojos
y las sigue viendo,
afuera,
porque sus ojos hacia dentro no ven.


César Augusto Muñoz Echeverry ©
leer más   
10
6comentarios 132 lecturas versolibre karma: 102

Para siempre

Nada es para siempre...
la belleza acaba,
la memoria falla,
las arrugas llegan,
la salud se quiebra.

Pero quedan tus besos,
colgados del tiempo,
la feliz infancia,
vivida sin miedos.

Quedan los recuerdos
de noches tranquilas...
de días alegres
matando lo triste.

Quedas tú...
y el río cercano,
y miles de cosas
escapadas de las manos.

Nada es para siempre...
pero el recuerdo revive,
historias pasadas...
y vivimos para siempre.

Al Agus
leer más   
10
12comentarios 138 lecturas versolibre karma: 94

Quisiera olvidarte

Quisiera dejar de pensarte.
Quisiera olvidar tu nombre
Y no haberte amado nunca.
Quisiera que tus ojos
No fueran la noche
Y tu sonrisa la luna.
Quisiera que el viento dejara
De decir tu nombre.
Quisiera, a veces, olvidarte.
Olvidarlo todo.
Olvidar el día en que te amé.
Olvidar el día en que nos amamos.
Quisiera olvidarte
Porque no hay días
En que tú estés aquí.
No hay días en que la distancia
Apenas quepa en unas gotas de aire.
Quisiera olvidarte y sentir de pronto
Un vacío, una necesidad de algo
O de alguien tan inexplicable como
El amor que sólo se sabe en metáforas.

Quisiera olvidarte cuando no estás,
Cuando dueles.
Quisiera olvidarte en la soledad
De mis noches y en el vacío de mis días.
Quisiera olvidarte en los océanos de amor.
Quisiera olvidarte, pero toda tú
Eres en mí, espinas, sangre, corazón.
Quisiera olvidarte, pero sé que al hacerlo
Se iría contigo una parte de mí.
Quisiera, a veces, sólo a veces,
Olvidarte.
leer más   
15
6comentarios 115 lecturas versolibre karma: 117

Haiku [4]

Triste cielo gris
Nostalgia contenida
Llora el cielo.
leer más   
21
sin comentarios 58 lecturas japonesa karma: 85

Ya No Me Quedan Risas

Hoy sólo hablo de pena
de suspiros melancólicos
que dañan mi alma.
Porque se marcharon
y no me quedan ya
ninguna de mis risas.

Disfrazan los momentos
con tiernas palabras
y fáciles promesas
que sin medirlas siquiera
te hacen creer en ellas
y con las que felizmente
tú las sueñas cada noche.

Que importa el daño
si sólo es el momento
en el que se disfruta
lo único que importa.
Y luego todo se arregla
diciendo simplemente
créeme que lo siento.

Hoy sólo hablo de pena
de suspiros melancólicos
que dañan mi alma.
Porque se marcharon
y no me quedan ya
ninguna de mis risas.

Iván A.
12
sin comentarios 68 lecturas versolibre karma: 100

Nacer bajo el influjo de la gibosa menguante

Yo
que soy del frimario
que nací cuatro días tras el plenilunio
bajo la pletoricidad gastada de una gibosa menguante
aprendí casi que por destino obligado
a amodorrarme, si se quiere, en esa tranquilidad pasmosa que
se te anida en flojera tras completar la cosecha.

Siempre dices que en mí
hay como el viso de una tristeza abrigada
como el tenue aroma a una melancolía otóñica
que en mí
hay algo que se se derrumba
que se pudre
como las lánguidas contemplaciones vítricas
transparentes
en la luna intacta
de una agrisada ventana.

Que si hubiese alguien que reinara en la tristeza
ese... sería yo.

Y aunque no me gusta que me lo digan...
estoy consciente
de que soy
mi propia reina de la lluvia.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
16
4comentarios 497 lecturas versolibre karma: 90

Darkness Blues

Es raro no extrañarte.
Es raro no poder arrancarme
este frío oscuro al pensar
que estoy aquí, al borde de la nada,
escuchando un silencio
que me atraviesa la garganta.

Estoy sintiendo de nuevo una angustia
inmensa aplastándome el pecho,
como el reflejo
de una ciudad hundida,
y me he dado cuenta de que
nada es lo que uno espera,
de que hay que aprender
a
vivir
en
despedida.




©Alejandro P. Morales (2020).
Todos Los Derechos Reservados.
leer más   
30
30comentarios 186 lecturas versolibre karma: 113
« anterior1234531