Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 510, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Sólo En Casa

El tiempo supo como desvanecer
En unos minutos
Miles de momentos
Que como las ilusiones
Quedaron tendidas en el polvo

Y la soledad supo como invadir
Tu lugar
El frío me arropa por las noches
Las estrellas se fueron con ella
La primavera también
Sólo en casa

Una parte de mi se despedaza
Y no alcanza ninguna se estás
Palabras para representar
Lo que se siente
Estar marchito por dentro
Y sentir que tus temores
Fueron la causa de vuestros errores

Las telarañas se apoderaron
Del cielo, el silencio se volvió
El lenguaje universal
En este pequeño rincón...
leer más   
18
21comentarios 116 lecturas relato karma: 110

En Todas Partes

Yo no sabía que podía arder
la lluvia de un invierno
entre cuatro paredes…

Yo no sabía que habían
alegrías que se iban
y no tenían regreso…

Y así,
igual que el brillo de un cuchillo,
comencé a coleccionar
heridas, silencios y recuerdos.

Sé que me fui,
que quería olvidarte,
arrancarte de mí,
pero nada había acabado
porque me di cuenta
de que estabas en todas partes.

Estabas en los libros que me regalaste,
en la desnudez de mi almohada,
en las taquillas de los cines,
en la entrada de los restaurantes…

También, podía verte
en las playas de Fuerteventura,
en las ventanas de las cafeterías,
en los secretos de la madrugada,
en las canciones desconocidas…

Te esperé hasta recién,
porque este vacío de tu ausencia
era tan afilado como una fisura
constante en la espalda.

Quería que supieras
que, por algún tiempo, estuve perdido,
vagando por una ciudad caída
de vestigios sin nadie pero contigo.



©Alejandro P. Morales. (2019)
Todos Los Derechos Reservados.
leer más   
21
25comentarios 128 lecturas versolibre karma: 106

Vuelve con tus olas

Como un huracán llegaste a mi playa,
mi cuerpo fue ceñido por tus olas,
remolinos de placer enardecieron mi piel.

El viento proveniente de tu alma...
como el canto de las sirenas,
preñó mi corazón de extrema pasión
y hundida en la marea de tus palabras,
has prendado todo mi ser.

La furia con la que me poseíste,
se ha marchado
ya no siento ese fulgor,
el viento se torna frío...
ya no escucho a las sirenas.

Un nudo en la garganta
que asfixia al pensar
que has partido de mi playa.

Acaso, ha perdido su encanto?
o las palmeras ya no bailan con tu viento?

Amor, vuelve a mí!
Explora mi isla, descubre los secretos
que en ella guardo,
recorre mis valles y colinas
y embelésate en mis manantiales.

Ven, vuelve con tus olas.
leer más   
28
39comentarios 283 lecturas prosapoetica karma: 110

Cuadernos y lo demás en el piso

Es difícil recuperar la memoria
cuando ha empezado a desgastarse,
quizás por pura cobardía,
cuando entre roturas y nimiedades
se encuentran áureos cálices
regando la tierra todavía fértil
de nuestras horas…

Mírame a mi y a mis antepasados:
somos el sepia de la fotografía
que, andando en muletas,
a noria de huesos y vendavales
va diluyéndose como tinta bajo el grifo abierto,
deconstruyéndose, alarmándose,
o ramificándose en otro tipo de vida
más allá de su color propio.

Recogiendome a pedazos desisto cada noche,
me demoro y me hago tan bruto
como un huracán en cámara lenta,
como una medusa marginal y espúria
bajo las aguas calientes de un sueño.

Los lápices están tan rotos como mi boca.
Los tengo de mil colores y ninguno me asiste;
ya ves cómo se resiste el papel
tan lleno de garabatos
y tan vacío de mis manos…

Hecha una miseria está mi almohada,
desprendido mi corazón,
viajando sabrán las potestades dónde anda;
en trizas los cajones y sin embargo hurgo
y me deleito triste porque hay fragmentos
de parientes, mujeres, compañeros
y ruinas de poemas… ahí están en partes,
como rompecabezas,
indeleble escupitajo de lo que alguna vez destruí
con cara a la pared llena de rotos espejos.

Manchas de rubí en mi cuello,
óleos en papel barato y barullo,
mucho barullo de voces entrañables
y amadas…

Hasta esperma y sangre
con la que pinté, me ahogué,
te sepulté,
y loco de atar en tiempos recientes rescaté.
leer más   
13
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 98

Toda octubre

Toda octubre
de hermosos otoños
colgados en las ramas de sus años,
se van vistiendo sus caminos
de marrones, crujir de hojarasca
a cada paso bajos su pequeños pies

Toda octubre
de innumerables tardes
de música y versos,
de lluvia con vientos helados,
cobijandose con sus recuerdos

Toda octubre
vestida de hojas de colores ocre,
que al caer van bailando abrazadas
suavemente con el viento

Toda octubre
con primaveras en el pecho
veranos ardientes sobre la piel
y el amor derritiendo los inviernos.


MMM
Malu Mora

arte Lauri Blank
leer más   
16
13comentarios 60 lecturas versolibre karma: 107

Perdóname Por Insistir

Te acaricié con el silencio
de la melancolía de mi nostalgia
convencido de que aún podría ser.
Pero la vida no quería
lo que el anhelo lloraba en deseo.
Perdóname por insistir
en este afán imposible
perdóname una vez más mi amor
por hacerte sufrir de nuevo.

Iván A.

Visita Mi Web "Un Lugar Para Ver"
16
3comentarios 60 lecturas versolibre karma: 107

Amor

Amor
4 letras.
¿Pero que es realmente?
Un sentimiento
Una emoción
Reacciones químicas desatadas en el cuerpo.

Amor
4 letras que le dan sentido a todo
Y lo dejan todo sin sentido cuando se marcha.

Lola Wik
leer más   
14
12comentarios 76 lecturas versolibre karma: 109

El mar

Un mundo sobre cielo infinito.
El agua inmóvil.
La arena levantada por la brisa
escondiendo las conchas
a las buscadoras.
Los barcos en el mar.
Los pescadores de perlas
en la pálida noche.
Las olas que sonríen
a la fulgurosa orilla.
9
7comentarios 62 lecturas versolibre karma: 115

Al principio

Olor a savia dormida.
Ausencia que se detiene en un tiempo
cíclico, doliente.
Arranco corteza de miedos,
con manos temblorosas, insumisas,
y el viento en la azotea
me devuelve al cristalino refugio de tu tronco
visceral y soberbio,
a mis raíces mojadas de añoranza seca,
a los años inolvidables de la inocencia.
leer más   
13
12comentarios 92 lecturas versolibre karma: 103

Estrella nocturna

Ella es la luz mas radiante de todas,
Hace que el sol se sienta inseguro
Y se encelen las otras estrellas;
Es tan pura y tan bella,
Pero no cualquiera puede verlo.

Temerosa y titubeante se oculta,
Oscura y fria por fuera,
Brillante y tibia por dentro,
Alguien a quien amaria toda mi vida,
Pintando vida con su belleza.

Desde las sombras se puede ver su resplandor,
Por verla brillar sin duda mi sangre daria,
Y que la luna orgullosa la contemple volar
Pero ahora ella no lo ve así,
Bella criatura, ¡vuela y brilla sin ningun temor!

Hermosa, tu eres hermosa,
Tu, tu eres la mas hermosa.

Mujer de alma pura no temas brillar;
Alumbra al mundo y a mi alma corrompida,
Cubre mi corazón y dale color,
Pinta vida en mis ojos tristes,
Luna, dile que ella jamas estará sola.

Y si las sombras intentan cubrirla
Lucharia para que ella vuele y brille;
Aunque ella siempre lo niegue
Yo veo belleza en sus mejillas,
Luz radiante, ¿Me iluminas?

Estrella nocturna, lanza luz calida
Sobre mi fea sonrisa, el silencio y la nada,
Calienta este mundo tan destruido,
Luna, dile que ella jamas estará sola,
Solo quiero verla brillar, volar y soñar.

Tu eres hermosa.
leer más   
2
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 13

Mestizaje de amor

Hay una rebelión en mis sentidos
que culminó con el homicidio
de tantas emociones.
Una cascada de detalles
que se duermen detrás de la luna
y sus insomnios.

No he podido conciliar aún aquel encuentro,
encuentro de dos mundos
que violentaron su destino
para elaborar un plan maestro.
Aquel plan que se quedó fotografiado
en los rincones más profundos de mi cuerpo.
Organigrama de un amor
tan asfixiante que me lleva
hacia el espacio
cada que en silencio
y en cada noche lo traigo
hasta el presente.
Apareció un tatuaje de palabras
tan marcadas, singulares,
que se balancean en cada verso
por capturar entre las sombras
los conflictos que hay adentro.
Ahora así lo veo,
después del transcurrir estrepitoso del tiempo
que sin piedad se tapa los oídos.
Reflexiono entre burbujas
que danzan sobre el pasado,
trayendo algún sabor amargo,
pero lleno de inquietudes.

Lo nuestro fue una grieta,
una galleta que al romperse
esparció todo el sabor
de una relación a flor de piel.
Un encuentro de dos mundos
que se hallaban tan lejanos
y que por azares del camino
se acercaron juntos
para al fin perecer.
Nuestras almas llegaron a volar juntas
y rozaron alguna vez las estrellas.

Se creó un corazón mestizo,
fruto de dos cuerpos que se atraen
tan fuertemente que la dicha
de la suerte parece confundirse.
Fuimos ideas diferentes
que mezclaron cada beso,
cada risa, cada grito , cada caricia,
en sus anhelos, sus creencias
y las formas de ver su propia vida.

Creamos con la magia
un nuevo ser que está clavado
tan profundo en nuestra mente,
que ninguno de los dos se ha dado cuenta.
Y sé que al crearse, nuestro futuro
está condicionado por una parte
que me he llevado de ti y tu de mí.

A pesar de no estar contigo,
de no tenerte en mi cotidianidad,
estás presente en cada sueño.
Y sé que a ti también te pasa
porqué recuerda que por más
que te escondas, que te ocultes,
estaré mirándote con el corazón,
fruto de ondas magnéticas
que se manifestaron desde el momento
en que nuestros mundos llegaron a la colisión.
Y sé que en cada amante que tengas,
en cada relación que quieras,
recordarás aquel brillo
que de mis ojos brotaba
al mirarte entre la brisa.
Sorprendida estarás
al asomarte hacia la noche
y encontrar en las constelaciones
un pedazo de recuerdos y sonrisas.
Porque hay una parte de mí en tus venas,
en tu sangre, mestizaje que se funde
y habla por sí solo.
Letras que en la tarde
se alimentan de jardín
y fluye entre canciones
que me recuerdan a ti.

Tan solo es eso,
nacerán mil noches, mil recuerdos,
que en su piel aunque de forma atómica,
traerán firmado nuestro amor.
1
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 6

Tuve Que Dejarte Ir... (Con @MiguelAdame)

Tuve que dejarte ir
En un recuerdo lejano
Las palabras se las lleva la lluvia
Entré gotas y nubes grises
Que se desvanecen con la mirada.

Sentimiento que se esfuma
En un peculiar día gris
En un adiós en forma de pañuelo,
Dolor entré lágrimas ocultas.

Tuve que dejarte ir
Junto a la primavera
Marchitando las hojas de color ocre
Entré la soledad y la desesperación.

Siento que falta el aliento
Tus besos
Tu tan apreciado amor.
Sueños sin consolidar.

Ausencia vacía
Como una mariposa
Que emprende el vuelo
Dejando el suelo para alcanzar el cielo.

Te dejé ir
Entré primaveras que no vuelven
Y la nostalgia de un sueño iluso,
Entré el recuerdo de una vida que se ama.

Te dejé ir
Con el dolor a flor de piel
Ante la duda de nunca tenerte.

Nunca te fuiste
Me he quedado con cada pedazo de tu ser
Que me sobra la vida
Para no llorarte, y me la pasó recordándote

Tuve que dejarte ir
Y nunca te fuiste del todo.
leer más   
34
43comentarios 542 lecturas colaboracion karma: 100

No sé cómo describirlo

Después de hacer el amor contigo, ahora estoy aquí, sentada en un banco viendo a la gente pasar y me pregunto ¿Cuántos como yo, vienen de pecar? Sí, de estar con alguien que no sabes qué papel juega en tu vida, y lo único que está claro es que, quiero que el tiempo contigo pase lento, pero mira, hasta temprano me has dejado en casa hoy. Es un lío, de esos difíciles de resolver, porque tu sonrisa me llena lentamente de ternura, de amor y pasión por tenerte hasta siempre a mi lado. Pienso en ti y mi mundo se llena de magia, y qué daría yo porque se llenara de mi realidad soñada, que me despertaras con un «buenos días», aunque fuese en el móvil o que yo me sintiera a gusto dándotelos a ti, pero ni eso, cuando cojo el móvil para escribirte, me tiemblan las manos y lo dejo a un lado, por el temor de obtener una respuesta que sé, va a doler o quizás no, pero no me atrevo, porque no quiero dejar de verte y sé que si me dices que entre tú y yo es solo sexo me iré, sí, me iré hacia donde no debí haber salido...
5
3comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 64

Nubes

Castillos en el aire
níveos como perfume de nardos,
plomizos como tacto ceniza
en los ojos,
hormigueros de lágrimas,
conchitas de caracoles marinos,
cangrejos ermitaños,
caparazones de tortuga,
hogares ambulantes,
ensueños soñados en sueños,
cuerpos amorfos
a merced del aliento del viento,
espuma venenosa en hocico rabioso,
ratoneras, madrigueras
de conejos albinos.

Nubes, nubes, nubes…

Barcos fantasma
negros como grito fúnebre
de lechuza,
cabello de núbiles brujas,
estelas vaporosas
abandonadas en el horizonte,
velo, cortina, mortaja,
capullos de gusanos de seda,
hilos y estambre de algodón
con los que un hada desencantada
pero encantada
de no estar encantada
teje y zurce unicornios,
deseos deseantes deseados.

Nubes, nubes, nubes…

Nidos de tarántula,
de serpiente, de pájaro,
transporte alado,
pensamientos navegando en silencio
sobre ríos, pastizales, montañas,
mares, selvas, océanos,
arrozales, desiertos, manglares,
bosques, ciudades, pueblos,
enjambres de gotitas de agua
o de cristales de nieve
dentro del útero celeste,
calidez e indiferencia
a filo de navaja,
ángeles y demonios a la deriva,
palabras, seres humanos.

Nubes, nubes, nubes…

De Sombras, 2012
leer más   
3
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 48

Sara

Yo solo sé que estas feliz con el...
y que yo estaré aquí siempre esperándote,
por si el te hace daño....
.
.
.
.
.
TE AMO
leer más   
5
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 72

Quiero volver...

Quiero volver
a ese momento
donde descubrí
un refugio,
mientras pasaban
violentas tormentas,
y finalmente transpirar
una vez más
la tierra mojada.
Como un niño poder jugar
con el viento,
cruzar fronteras,
sembrar orquídeas,
frutos deliciosos,
la humedad de los besos
plasmados con tinta
en el papel.
Quiero volver
con fuego y ternura,
vestida de un resplandor,
aromática con sales y miel
para exiliar el miedo
y la envidia,
quiero volver
a ese momento
cuando descubrí...
la poesía.
leer más   
29
28comentarios 270 lecturas versolibre karma: 214

Bussokusekika

En un paraíso
porción azul de mar
entre montañas
arropadas de verde
un suave rumor de olas
me hace soñar contigo.

@Saltamontes. Pedro M. Calzada 12/7/2019
leer más   
11
11comentarios 71 lecturas japonesa karma: 119

Pan Y Cebolla

Comienzo el día y pienso en una mentira. Va escondida en el adverbio, para modificar más, aún la impenetrable falsedad del adjetivo.
—Buen día, ¿como esta?— vuela en el frio amanecer la cortesía inquisidora en el saludo.
—¡Yo estoy muy bien!...¡y con marcada tendencia a mejorar!—la súbita respuesta se ilustra con una leve sonrisa y un automático erguido de los pectorales. (Aunque haya demonios revolcándose en fusiones escatológicas dentro de mi alma) por obligación me siento bien. —Es mi deber— en coherencia con que lo que acabo de decir.
Más adelante, en la esquina siguiente, el estropeado hombre de la “gomería” redunda en la trillada pregunta:
—Como está—
—¡Ah, pues… Buscando un día malo “pá sabé” como es!—mientras mi mano se abre alzada buscando la suya grasienta y áspera para chocar los cinco dedos a la usanza de los jugadores de beisbol.
El Gomero cambia su actitud cabizbaja por una sonrisa mientras toca su mano fría con la mía cálida (las traigo en los bolsillos de la campera) y sin detenerme continuo la marcha como quien va a ninguna parte en un caso de vida o muerte.
Cruzo el semáforo y me espera el viejo calvo del Kiosko con un efusivo
Holaaa, ¿cómo le va?
A la rapidez del paso que llevo, apelo, esta vez a la exageración con alevosía:
— ¡Impresionado; por lo bien que estoy!— en un gesto deliberadamente presumido, la mano en alto y continuo cosechando saludos; ¿Quién puede defraudar tantas muestras de afecto?
No ha cantado tres veces el gallo y he negado todas mis desdichas cinco, seis veces.
Pocos buscan reunirse con perdedores.
Recuerdo aquel octubre del ochenta y dos cuando Fulgencio Obelmejias perdió la pelea por el campeonato mundial de los pesos medios contra Marvin Heagler, el regreso a san José de Río Chico fue toda una fiesta para recibir a un gran boxeador derrotado por un muro, que después, seria leyenda del boxeo, así que aunque “Fuly” hubiera perdido literalmente no era visto como un perdedor.
Bueno, sí, perdí en la batalla ideológica, lo asumo; perdí mi patria y mis bienes materiales. (La patria no es poca cosa).
También recuerdo las meriendas que mi madre servía las tardes de los junios en víspera de San Pedro
—hoy es pan con miel; mañana, puede ser pan con cebolla. Decía mientras ofrecía una taza de café caliente y dulce con leche para acompañar con la miel y la hogaza suave y recién horneada. (Dicho sea de paso, de pobres nunca nos faltó el pan).
De hecho:
Embriagado en perfume de jazmines
Saboreamos las edulcoradas mieles
A la lumbre y destellos de caireles
De esplendidos y placidos festines

El día pasa, llega el ocaso marcado en múltiples cálidos colores. En el arrojo propio que la penumbra impone me esperan tres perros jubilosos por mi llegada, y mientras en sus dientes crujen las fabriles pepas de compuestos orgánicos nutritivos.
Me complace la energía con la cual fragmento —sin otra opción— cuadriculas diminutas de cebolla para acompañar un pan duro; y un té en su cuarta infusión que ya casi no pigmenta el agua para celebrar por tercer día consecutivo una solitaria cena; —pero estoy muy bien—.
leer más   
11
18comentarios 114 lecturas relato karma: 88

Ahora entiendo...

¡Que te cuesta decirme
que me quieres!
Si mañana tu tal vez me olvides.

Que te cuesta besarme
si solo es uno en los labios
y otro en el cielo.

Dime
¡ que te cuesta escuchar el piano de Barcelona
al darte caricias con estas tristes manos
aquel que conociste
sabiendo que no está en vano!.

Ahora que te fuiste
entiendo esas palabras tuyas:
Te amo pero deja me duermo…
leer más   
22
12comentarios 93 lecturas versolibre karma: 90

Estaría Bien...

Estaría bien dejar de quererte
aunque sólo fuera por un segundo.

Estaría bien volver a pasear por la ciudad
sin tener que verte en todas partes
con los ojos empañados y un nudo en la garganta.

Estaría bien llegar a esta casa vacía
sin tener que recordar esta herida abierta,
esta melodía de la ausencia,
esta nieve de los pasos perdidos.

Estaría bien dejar de hablar con mis voces,
arrancarme del pecho este tumulto de cenizas,
dejar de morir como estoy muriendo
al borde de una cama abandonada.

Estaría bien ahogar el ruido de tu recuerdo
sin tener que dejar la puerta abierta,
prenderle fuego a la noche
y entender que al perder también se gana.


©Alejandro P. Morales (2019).
Todos Los Derechos Reservados.
leer más   
22
20comentarios 145 lecturas versolibre karma: 110
« anterior1234526