Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 17, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Mi abuela (66)

Mi abuela era vieja.
Siempre fue vieja.
Yo la recuerdo así: con su pañuelo negro en la cabeza, su chal sobre los hombros;
sus vestidos, sus medias y sus zapatillas negras.
Menuda,
encorvada y arrugada.
Su vida fue dura.
Cinco hijos crió y muchos nietos tuvo.
A todos nos gustaba escuchar sus cuentos,
en las tardes de invierno,
alrededor de un viejo brasero de carbón;
tostando pan en el fuego y acurrucados a su calor.
Hace tiempo que mi abuela murió,
pero antes, a dos hijos y un nieto enterró.
Su recuerdo aún vive en mi corazón.
4
2comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 57

Décima panera

No hay tesoro más sagrado,
que un rico pan calentito,
francés, ciabatta o un cachito,
yo los como de buen grado,
con la mantequilla a un lado,
para untar en el tesoro,
que, aunque sin relleno adoro,
hace una dupla perfecta
que con buen queso es trifecta,
¡pan bien vales más que el oro!
12
4comentarios 225 lecturas versoclasico karma: 85

En un bar de la ciudad de México (Colaboración @Ludico, @Muss)

El bar estaba solo aquel momento
como suele estar cuando cerrado.
Parecía derretirse en un asiento
el esqueleto de un hombre sentado.

Fuera de rango y todo lineamiento
a lo comúnmente acostumbrado,
aun más grande el atrevimiento
acompañar a un poeta de grado.

Murmuró esa estrofa algo sumiso
al presentir mi llegada con cautela
regalaba estrellas sin permiso
y compartía el licor de su botella

La propuesta surgió de improviso,
…sin temor alguno bajo tal tutela…
Compartiendo un deleite preciso,
hasta México desde Venezuela.

El calcio de sus dedos tronó en el vacío
en clave tres por dos sobre la barra
esperaba deshacerse del hastío
que carcome a trovadores sin guitarra

No es mezclar joropo y jarabe tapatío,
menos la hallaca con chiles en nogada.
Desechado combinar cualquier atavío,
solo dos con pluma de mente alocada.

Su voz tenía la tristeza de un réquiem
me conmovió su soledad entusiasmada
yo le dije: cortesmente carpe diem
y el respondió —¡mil gracias mi pana!

Insertas en versos sendas analogías,
frecuentemente como elementos.
Desabrigando así las ideologías
aireadas puras en sus fragmentos.

Me contó: esta noche hacen dos días
que agobiado por todos mis tormentos
me dispuse a dormir sobre las vías
de los trenes que van a Sacramento.

Le expresé mi amistad con un abrazo
y pagué un brindis doble a su salud
escribí una esquela por si acaso
se olvidara que soy Mucio Nacud.

Entrañable ocasión con cocuy y tequila
entre tristes episodios, risas y poesía
nace una amistad si la verdad destila
honestas ideas cimentando empatía.


Domingo Martínez (LUDICO)
Mucio Nacud (Muss, en colaboración)
26
44comentarios 643 lecturas colaboracion karma: 127

La locura de Peter

Tal vez Peter
dentro de su locura
hizo lo mas sensato;
no crecer nunca.
leer más   
7
2comentarios 145 lecturas versolibre karma: 69

Ser Madre...

Nacen de tu amor, los cuidas
y hasta lo imposible,
procuras su felicidad.

Cuando nacen , tu vida
jamás vuelve a hacer igual
un giro de 180 grados da.

Muchas veces no son solo uno
son dos , tres incluso
pueden ser más!.

Siempre con los brazos abiertos
y el corazón latiendo listos
para arropar y perdonar.

El amor en carne viva
y a flor de piel dispuesto
para ellos siempre está.

Y crees que por ser tus hijos
el amor esta resuelto
no lo des por hecho.

Aunque raro es el hijo ingrato
nunca en amor hubo contrato
aunque tu amor sea incondicional.

Luego crecen buscan sus caminos ,
la mayoría siempre sabe regresar
corazón y hogar abiertos están.

Otros se funden en lo mundano ,
caminos , diversión y extraños,
los atrapan no los dejan regresar .

Olvidándose que por muy lejos
que caminen y suban la cumbre
su origen nunca deben olvidar.

Pero que orgullo que felicidad ,
cuando esa semilla
que sembraste sus frutos da.

Y te dicen con amor y cariño
con esa voz que para ti es angelical,
que sueles con tu corazón escuchar .

Ya vine mami!Esto es para ti mamá!
Arréglate madre,a cenar te voy a llevar.
Prepara café madre,que llevo el pan!

Madre paso un rato para platicar.
luego un abrazo, besar tu frente
y tu bendición no puede faltar.

No importa lo que sean en la vida,
pasarán mil años y lo que se anida
en tu corazón nadie podrá sacar.

Porque el amor de una madre ,
sobre la faz de la tierra nadie
jamás lo podrá igualar.

Si eres hijo igual no lo entenderás.
Si eres hija y no eres madre,
cuando seas comprenderás.

El amor de una madre
es incomparable,
solo Dios lo puede superar.

MMM
Malu Mora
leer más   
9
5comentarios 355 lecturas versolibre karma: 76

Senryu (n3)

El niño pobre
convida del bolsillo
pan a su hermano.
leer más   
8
5comentarios 116 lecturas versoclasico karma: 82

Cortas la mantequilla

Cortas la mantequilla de la vida,
la hogaza de pan sangra, otra vez,
por la herida;
el cuchillo de las ganas
pierde el apetito,
y el martini del tiempo
pide otra aceituna;
mientras espera,
en la hoguera,
la ovación.

El cielo se parte en dos:
En un lado
una rockola toca
la Sinfonietta de Janáček;
címbalos, arpas y violines
templan los tímpanos
del espíritu;
en el otro,
el estruendo,
de silencio,
la nada del todo.

Sangra el pan,
sangra la herida,
sangra la Sinfonietta;
en el silencio,
vuelvo a mí.



@AljndroPoetry
2018-mar-9
leer más   
20
23comentarios 235 lecturas versolibre karma: 103

Viajes fugaces a Siempre Jamás

Desde que duerme a mi lado,
he encontrado una tercera dimensión
entre su espalda y mi pecho;
una vorágine escondida
en el segundo lunar a la derecha y todo recto
que me hace querer mirarla hasta el amanecer.
Allí también respiro lento
por miedo a romper el tiempo
y a las canas atracando la memoria a mano armada,
pero es el único sitio en el que quiero crecer.
La he encerrado entre puertas abiertas
y no es para que no escape:
es para que no tema.
Para que, si acaso algún día me necesitase,
comprenda que ella misma
es la clave de su huida.
Ahora tenemos un pacto:
ella respira sobre mi nuca
y yo olvido cómo respirar
(y, aun así, me siento más viva que nunca).
Desde que duerme junto a mí,
he dejado de soñar.
No lo necesito cuando la miro
y cubro esa necesidad incluso con los ojos abiertos.
8
2comentarios 84 lecturas versolibre karma: 101

Ese Cristo

.
Y tomó con sus dedos dudosos el pan, y el pan era el cuerpo, y el cuerpo temblaba en sus dedos, los dedos pecadores de todos, de todos en quien creyó, pero creyó con la certeza de la mentira, con mentira que ocultan los ojos que bajan, con la pena de lealtad y la humanidad perdida, perdida para salvar, para salvar lo envió su padre, su padre que lo amaba, y lo amaba porque su alma era noble y blanca, su corazón transparente y su cuerpo tan frágil como fuerte su mente, y su mente, y su boca no rogó, sólo pidió piedad, piedad a quienes no supieron que ese Cristo, nos venía a salvar…

soundcloud.com/lola-bracco/ese-cristo-semana-santa (Lola)
12
4comentarios 101 lecturas relato karma: 118

Pan dulce

Hay gente que no se lleva
ni un pedazo de algo a la boca.
Tienen odio. Tienen rabia.
Toda esperanza deshecha.
Al menos yo tengo pan dulce
mis sueños y mis poemas.
Y mi ilusión que nunca cesa.


Heclist Blanco
5
sin comentarios 192 lecturas versolibre karma: 47

La caceria de un kilo de harina pan

La cacería de un kilo de harina de pan



Me levanté antes del alba

Tomo una taza de café

Salgo de mi casa

Corriendo para hacer la cola



Cola, cola, cola



Hay 500 personas delante de mí

Despojos o retazos humanos

Que tienen hambre y frío

Al igual que yo



A las 8:00 am llega la guardia

Repartiendo números de cartón

Anulando listas de ayer

Poniendo “orden”



Entramos al supermercado de 50 en 50

A hacer otra cola

Para pagar sobras

Para recoger migajas



Veo,

Niños llorando junto a sus madres

Mujeres embarazadas buscando leche

Ancianos corriendo por una bolsa de azúcar

Gente trasnochada



¿Qué clase de vida es esa?

Una vida de parias

Amanecemos en los supermercados

Anochecemos en los supermercados

Somos muertos que viven



Entonces llega el gerente

Señores se acabó la harina pan



Se escuchan

Maldiciones

Gritos

Llantos



Un hombre patea estantes

Otros quieren entrar a la fuerza

Llegan los antimotines

Comienza una guerra



-Señores, por favor quédense tranquilos

Dice una voz

-Debe privar la conciencia

Agrega otra

Yo pienso

En tiempos de crisis no hay conciencia que valga

Todo es

Caos Caos



Caos Caos



Caos



Salgo de la cola

Para buscar otra
3
3comentarios 96 lecturas versolibre karma: 39

Me dices nada

Me dices nada
Me lo gritas

En la penumbra de mi mano sobre tu cintura dorada
(como el pan de oro o el anillo del sol a media tarde)
me dices nada y yo, yo te entiendo todo
y resbalo sobre el aceite lustroso de tu cuerpo enamorado
y las caricias son un sueño que vuela alto y te mira desde arriba
(península florecida entre luz tibia de salitre enrarecida)

Me dices nada, me dices nada lento
y todos los susurros dichos se revelan de pronto
y las bocas laten rojas
y los corazones salivan juntos
y el discurso mudo de los cuerpos se estremece
entre desesperado y urgente.

Me dices nada y en la nada somos otros,
otra gente
dos enamorados desconociéndose
con el tiempo en calma y la mirada en el futuro.

Me dices nada y sólo se me ocurre pedir perdón
por nada
por todo
por ti, por mi y por todos mis compañeros.
leer más   
4
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 54

Y tu brillas (soneto dodecasílabo 117)

Brillas como el rostro alegre de un chiquillo,
brillas como el pan crujiente del mendigo.
Brillas con la voz dormida de mi ombligo,
brillas como el humo negro de un pitillo.

Sabes a licor, sabes a pastelillo
sabes a canela, sabes a pan de higo.
sabes a gloria en el forro de mi abrigo.
Sabes a materia y a dulce de membrillo.

Porque sabes y brillas de mil colores
porque brillas y sabes a mil manjares,
¡No quiero conformarme con tu silencio!
No quiero contentarme con mis soñares,
ni puedo imaginarte con más sabores…
¡Que aquellos que te envuelven y en ti presencio!
@A.Molina2020
3
2comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 59