Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 49, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Noche

Noche...

de dulzuras,
de tristezas,
de soledades,
de desvelos,
de pasiones,
de lujurias,
de vicios,
de alegrías,
de pecados,
de virtudes...

así lo eres...
noche

y yo
¡tu esclava!
leer más   
20
5comentarios 85 lecturas versolibre karma: 104

Angustia

Otra noche fría, tan fría como oscura,
las horas transcurrieron lentamente,
como si el reloj hubiera perdido el rumbo
y el rumbo se empeñara en perder a la gente

El asfixiante silencio sólo era interrumpido
por el motín permanente de los intestinos,
se escuchaba como una encarnizada lucha,
se sentía como una lastimosa derrota,
el remedio era sencillo pero difícil de conseguir

De repente, algo más temido y más sonoro opacó aquellos ruidos:
- Mamita, ¿que voy a comer?

El silencio sobrevino de nuevo pero con más frío,
la oscuridad se disipó levemente por un ténue brillo,
el brillo lastímero de una lágrima,
de esas que desgarran el alma,
de esas que atraviesan los corazones
de esas que te vuelven cenizas

Cuando el nudo asesino liberó la garganta:
- Primero te voy a contar un cuento hijito

La mirada del débil ángel se levantó desfalleciente:
- ¿El mismo de ayer? ¿El de la lombricita que por comer mucho se la tragó un pez?

Un sable atravesó el corazón y sus ventanas se convirtieron en cascadas impetuosas,
cascadas de agua salada, cascadas de lágrimas de sangre,
- No, hoy te voy a contar sobre cómo un hombre convirtió 2 peces en cientos de pececitos

El relato inició con más sollozos que palabras,
con más esperanza que verdades,
con más ansiedad que templanza,
con más desdicha y dolor

- Ahh ya entiendo, las lombricitas se las come el pez,
para que el hombre lo convierta en muchos pececitos y así tener comida para todos


- Así es hijito, todo tiene un propósito y hoy nos toca ser lombricitas,
cierra tus ojitos para que mañana comamos peces.
leer más   
30
24comentarios 298 lecturas relato karma: 100

Porque te quiero...

.
Porque te quiero y no puedo
no dejar de quererte, como te quiero así.

Así en la complicidad de ratos robados
de mensajes cortados, de abrazos
que mueren en besos eternos
eternos y deseosos
de poder amarnos...

Y no puedo
no dejar de amarte
cuando me hundo en el delirio
en que naufraga mi cuerpo en tu puerto
cuando te siento en mi cuerpo y no quiero
no puedo despertar del sueño...

Porque te quiero
y si querer como quiero es amarte
entonces que Dios nos perdone
que Morfeo no nos lleve por las noches
que los pecados de esta carne
se lavaran una y otra vez juntos
luego de amar… nos.

Porque te quiero
y que bendición es amar, o quererte
que bendición es sentirte en mi corazón
cada instante, que me llamas, que te llamo
y sentirnos y encontrarnos en ese abrazo eterno
que empieza en un beso, se apasiona en los cuerpos
y acaba durmiendo en los latidos de tu pecho…


soundcloud.com/lola-bracco/porque-te-quiero-asi (Lola)

.
16
10comentarios 163 lecturas versolibre karma: 109

Reflexión I

“Asesino” susurro
al reflejo condenador.

Ella despertó en la mañana que seguía al horror.
Siendo sus manos cubiertas de la sangre de su captor,
la víctima por fin recordó.

Fue hace unos días, aquellos soleados,
en donde su destino conoció.

La sangre deslumbrante,
su amor constante.
Fue aquello crucial
para dar el paso final…

Querida en vida,
mas amada en la muerte.
Oh Sofía
tu corazón prometo devolverte…

“¿Valió la pena?” Pregunta
la consciencia falta de amor.
leer más   
4
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 65

Atrapado

.
Lo tengo, aquí
justo aquí, atrapado
entre las sábanas
sin dejarlo salir
él sólo se metió debajo
me habla despacito de pecados
y ahora ese diablo deberá probar
si puede desafiar a mi ángel
cuando desnudo
le abra las puertas a mi cielo
y temblando le recite sus plegarias…

soundcloud.com/lola-bracco/mi-angel (Lola)
.
12
sin comentarios 58 lecturas versolibre karma: 100

Pecados Capitales

Tengo celos de sus manos,
de sus labios en tu boca;
de tus ojos en los suyos,
de ENVIDIA me vuelvo loca.

Y te quiero sólo mío,
beso a beso, gota a gota...
hundida en esta AVARICIA
que me deja el alma rota.

Me inundan la IRA y la cólera
cuando abandonas mi alcoba,
sabiendo que va tu vientre
a mezclarse con el de otra.

Pero soy dueña del mundo,
la SOBERBIA me desborda,
mientras estando a mi lado
sólo mis manos te rozan.

Nos libramos al exceso,
al placer de la zozobra,
la GULA nos llena el alma,
y dejo que me corrompa.

Y somos pura LUJURIA,
dos cuerpos sobre la alfombra,
crepitando de placer
entre alas de mariposa.

Ahora me envuelven tus sueños,
me abandono entre las olas
me encomiendo a la PEREZA
entre tu piel que me arropa.

Àngels de la Torre Vidal (c)
Poemas 2019
leer más   
19
17comentarios 169 lecturas versoclasico karma: 95

Soy el Pecado

Soy el pecado que esperas,
el sueño de medianoche,
cuando te acechan los duendes
que en las sábanas escondes.

Soy tu ferviente deseo,
el ansia que te carcome,
la mirada que te observa
la voz que no te responde.

Ven y búscame en la aurora,
llévame… no digas dónde…
seremos placer y encanto,
fruición y pasión de dioses.

Àngels de la Torre Vidal (c)
Poemas 2019

Obra de la fotografía: Dariusz Branski (c)
leer más   
15
12comentarios 124 lecturas versoclasico karma: 91

Soneto de mis Pecados

Mis dedos van malversando caricias,
mi piel prevarica con mil abrazos
mis labios delinquen con falsas risas,
mis ojos se miran en ojos falsos.

Me inyecto el éxtasis de la desidia
y vendo mis besos por cuatro chavos,
me embriago del llanto todos mis días,
mientras busco el calor de unas manos,

Pido a los dioses de Excesos y Orgías,
que hacia el pecado encaminen mis pasos,
que dejen morir mi cuerpo que expira,

entre mis faltas y por mis quebrantos…
y que en ningún caso mi alma rediman,
hasta que me abras de nuevo tus brazos.

Àngels de la Torre Vidal (c)
Poemas 2019
28/03/2019
leer más   
17
12comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 97

Seven

El pecado del fornicio,
ese lascivo delito
de Asmodeo y su apetito,
la lujuria sin prejuicio
con desenfreno y por vicio.
Belfegor el perezoso
también se muestra doloso,
por desgana y por acidia,
pecando por la desidia
de subsistir siempre ocioso.

El bodegón que le anula
a Belzebú, el muy glotón,
que llega a la indigestión
comiendo como una mula,
sin bula, solo ansia y gula.
No le vale la enseñanza,
se perdió toda esperanza,
Amon es un resentido,
es la ira de un ofendido,
su deseo: la venganza.

Consumido por los celos,
el demonio Leviatán,
ni postrado en el diván
de la envidia y sus anhelos,
elimina sus desvelos.
Y es Mammon un miserable,
usurero y detestable,
malicioso y con codicia,
en su mundo de avaricia
de simonía insaciable.

Lucifer, ¡el orgulloso!
Un diablo prepotente,
la soberbia es la simiente
que has enterrado en el foso
de tu infierno vanidoso.
Los pecados capitales
tentaciones infernales,
esas pasiones malvadas
de las normas quebrantadas
desde tiempos ancestrales.
13
sin comentarios 172 lecturas versoclasico karma: 51

Tu mirada

No es que me pierda en tu mirada.

No es que me duela su ausencia.

No es que tu mirada me acaricie.

No es que tu mirada me bese.

No es que tu mirada me arrulle.

No es que tu mirada me aulle.

No es que tu mirada me tiente.

En tu mirada me encuentro.

En tu mirada me ausento.

En tu mirada, tacto de ángel.

En tu mirada, ósculo divino.

En tu mirada, cuna de estrellas.

En tu mirada, mil lunas llenas.

En tu mirada, da a luz el pecado; arde el infierno.

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
16
6comentarios 550 lecturas prosapoetica karma: 80

Fe

Ni los clavos ni el madero
me tienen aquí clavado
sino solo tu pecado
y lo mucho que te quiero.
leer más   
15
1comentarios 153 lecturas versoclasico karma: 79

Müki (peces y niños)

Vibran las risas
de infantes sobre el río.
Peces pillados.



@SolitarioAmnte / vii-17
leer más   
15
1comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 75

La calle del pecado

En la calle del pecado,
tras el vidrio del deseo,
oye un grito desgarrado
el mozo del buzoneo.

No se siente impresionado,
no hace caso del berreo,
pues la calle del pecado
no se presta al curioseo.

Puerta a puerta, consternado,
y en la verde un viejo feo
que replica endemoniado
“si te acercas, te caneo”.

Y una vez es bordeado
hay un bloque sin portero,
donde salen resfriados
los ingenuos del cuarteo.

Él prosigue con cuidado,
y no evita el hormigueo
cuando pasa por su lado
Mohamed “el filisteo”.

“Por lo poco aquí cobrado
y este riesgo, me planteo
el dejar aquí tirado
los panfletos y el correo”.

Pero de valor armado
continúa su paseo,
sin mirar al desgarbado,
que se huele el fisgoneo.

Bajo el puente del ahorcado,
una anciana con su perro
que le hurga con descaro
en la bolsa “¡trae gamberro!”.

Y corriendo, trastocado,
pasa el bar de “el peluquero”,
por su pluma así llamado
y su fama de fullero.

Que se asoma enojado
“!al ladrón de la Consuelo!,
que se ve que le ha robado,
‘tos tus muertos, pajillero!”

Y mi vista lo ha dejado
por el parque del Pomelo,
perseguido por tres payos
y un caló con su cordero.
leer más   
9
4comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 86

Renglones torcidos

Mi vida como verso inacabado,
martillo en mano, las letras
palabras y versos voy cincelando.
Las esquirlas que me sobran
son mis penas y mis llantos,
renglones torcidos y derechos he acuñado,
en la misma botella, en el mismo vaso
lo dulce y lo amargo.

También he cincelado el olvido
Los fracasos y recuerdos,
el secreto de tu sexo, tu cabello,
todo en un mismo espacio.

En mi corazón cincelados tus abrazos,
tus besos cincelados en mis labios,
en mi alma, cincelados los míos y los tuyos,
los pecados, que no nos perdonamos.

Nuestros nombres cincelados
en una lápida de mármol blanco,
en ella, se lee nuestro epitafio

en vida,
amantes y amados
en la muerte,
polvo enamorado.


Camaleontoledo*
leer más   
11
6comentarios 116 lecturas versolibre karma: 95

¿Por qué?

No soy poeta por aderezar las palabras
con ungüentos y hiervas, por ponerles sal y pimienta
por endulzarlas con miel para que las leas.
No soy poeta por usar metáforas, hipérbaton,
hipérboles o sinalefas, no, no soy poeta.

Soy poeta porque el mundo me pesa,
porque me duelen las guerras, las muertes,
la injusticia, la gente indefensa.
Porque llevo en el alma, una herida abierta
porque la sangre no cesa, porque se abren mis carnes,
por tanta violencia.

Porque sueño con cantarle a la luna
bajo un el manto de estrellas
por ser viento, para susurrarle a la primavera
quiero ser sol para abrazarte las pecas.

Porque tus labios sabor a cereza calman mi esencia
porque tus ojos color esmeralda mis miradas despiertan
porque mi piel y la tuya se besan, tu perfume embelesa
porque tu sexo es perfecto, y solo con tu mirada
tapas el dolor de mi carne, mi corazón y mi alma.

Si soy poeta porque he sufrido, porque el alcohol
me ha consumido, porque he visto a la muerte de cerca
y no me parece tan fea, porque vivo en un trágico sainete
vida de opereta, en la vida hay cosas malas y buenas
y yo las he vivido, por eso soy poeta.

Camaleontoledo*
leer más   
13
7comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 74

Peces te sueñan

Voláis tan alto y desde mi refugio
parando al tiempo os evocaré un día más.
Lo extraño de este letargo
sería sin duda, no volver a aquel regazo
cuando siempre vuestros peces,
asilo a mis olvidos dieron.

**Ilustración; Amanda Cass
10
sin comentarios 90 lecturas versolibre karma: 79

SEPTEM PECCATA CAPITALIA V, VI (@MiguelAdame, @Alex_richter-boix, @Transmisor_d_Sinestesias & @AljndroPoetry)

V - INVIDIA -

Que le cubra una costra de sal
que le desatienda el aliento
que los pies se le hagan astillas
despierte rodeado de peces muertos
y se le rompa el cuenco de las manos
que su luz pase a ser mia.

Pincho y pincho con alfileres de tirria
la cabeza, los ojos, extremidades
y hasta el ombligo de este muñeco Vudú
que me he hecho a imagen y semejanza del vecino.
!Qué no soporto que en su maldito jardín
florezcan las mejores margaritas!

Cerrado el día, con la luna rajando el cielo
camina a la deriva cual figura de buey deshuesado
siseando, sonríe
saluda, me tiende la mano, [desgastada]
habla, es musical, cadencia, canción
y yo quiero ser él
y que él deje de ser él
y sólo yo ser armonía.

Y la noche me anega, y la luna me ciega,
mil vueltas en la cama, nada me sosiega,
no me aguanto su pasto más verde,
su perro más fino,
le alumbran los mejores rayos de sol,
la lluvia nunca lo moja.
Su mujer de medidas perfectas y ojos de cielo.

Soy la marca del descenso al mar profundo
mi piel me pesa, por no quererla,
por ser un puñado de deseos de un otro
de una lengua y palabras ajenas
que escapan a mi cacería ante un espejo:
vidrio pulido descarado,
reflejo infiel
que me va enterrando.

Me oprime el agobio de kilotones de rabia inventada,
se me clavan mil dagas de una desolación fantaseada,
esta camisa de fuerza no me deja tomar en mis manos
el regocijo que este mundo me brinda cada día,
solo puedo sufrir, porque a otros obsequia su alegría.


VI - AVARITIA -

No acabas de darme el brebaje
y ya siento ansiedad de poseer
de no desprenderme de nada
Materialista perfecta eres, ¡Bruja desquiciada!
mueves al alma con hilos de codicia...

Placer de tesoros escondidos es mi deseo
avaro desenfreno que carcome mi mesa
porque ella es solo mía
y bajo la miseria lo tengo todo
desde lo alto del brillo monetario tú no serás más nada.

¡Y nada, nada puede negárseme! nada hay, que no quiera poseer...
Nada, no hay nada más que mis ídolos de oro...
¡Nada puede faltarme, nadie con mi jerarquía!
¡Nada, nada de miserias en mi haber, ninguno de mis soles será escaso...!
Ninguna de mis noches probará la miseria.

Lo tengo todo, porque tu no tienes ya nada
es mio el sol que brilla en una ventana dorada
tus pensamientos son rastrojos sin vida
ante mí majestuosa palabra
soy el dueño de tu respiración apagada.

Pienso en... Cuantos cientos de denarios quedan por poseer?
¿¡Cuántos más en ésta perfecta existencia?!
Sin cederle uno sólo a la causa que no me beneficie!
En la frente llevo tres sellos grabados, tres sellos miden la vida:
"¿Cuánto poseo?"... "¿Cuánto cuesta?"... y "¿Cuánto gano?"...

Cuerpo avaro que todo lo posee en un día
tesoro persa que nunca más será afligido
monedas doradas que opacan tu brillo
deseo que quema formando un martirio
avaricia acabada, codicia que no tiene desquicio.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
SEPTEM PECCATA CAPITALIA
(V - Invidia, VI - Avaritia)
Mesa Compartida:
Miguel Adame, Alex Richter-Boix,
Transmisor d Sinestesias & Alejandro Poetry,
leer más   
22
54comentarios 377 lecturas versolibre karma: 106

Tú, mi religión

La arena del tiempo va enterrando mis tormentos
vientos del pasado desentierran mis pecados.
Entre mis recuerdos mueren minutos ahorcados
porque fueron judas, traicioneros de mi mente.

He sacrificado mi cielo por un momento
para derretir mi hielo en caricias que vende el diablo.
Me he crucificado con clavos que se oxidaron
por ver al cordero que multiplicó mis peces.

Sálvame del fuego. Quiero estar en tus inviernos.
Aunque lo nuestro ha muerto, lázaro ha resucitado.
Tú creas paraísos en mis sueños más preciados
dando aliento de vida a mi corazón inerte.

Cargo con el peso de mi cruz pero los cuervos
quieren sacar mis ojos y observarme derrotado,
pero mi fe tiene más luz que los recuerdos malos
y quedan opacados por los buenos para siempre.

Yo no he sido quien para juzgarte en tus defecto,
ya el prójimo que nos condena se lava las manos
creyéndose los reyes como aquel Poncio Pilatos;
tampoco seré perfecto cuando tu juicio me llegue.

No hay Lucifer ni Satanás que esté en peor infierno
que el de imaginar a tu silueta entre profanos
Ellos creen que las varas miden lo bueno del santo.
Sin un religioso orgasmo no te volverán creyente.

Creamos catedrales bajo sábanas ardiendo,
de un metro cuadrado, pero nos sobraba espacio.
Yo te predique mi amor hasta ver el ocaso,
tu correspondías mi beso sobre tu frente.

Tú me predicabas que abriera mi pensamiento
y las puertas de tu iglesia me abrías, pero despacio.
nunca imaginé que existiría ese hermoso palacio
era el paraíso entre tus piernas y en vientre.

Antes yo me embriagaba con la carne de tu cuerpo
ahora me embriago con el vino para recordarlo
A cambio de mi alma miro de nuevo al pasado
y en esa ultima cena toda tú eras mi banquete.
12
2comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 106

Volver

Aquella intensa luz que borró hasta su propia sombra, le hacía sentir liviana, sin una historia detrás que pudiera recordar; sin pasado y en un presente ambiguo, casi intangible. Quizá el tiempo había dejado de existir; ¿o tal vez nunca existió?
A pesar de la confusión que experimentaba, no tenía miedo; se sabía segura y protegida. Pero algo cambió; sintió un súbito calor y, recordó lo que era el fuego. Un flash cruzó su mente y también supo, que antes había vivido y conocido el miedo; el pecado y la muerte. Entonces, alguien golpeó sus nalgas; lloró… y de nuevo olvidó.
Debería volver a aprender a vivir.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/27/escribe-tu-relato-de-mayo-v-con-las-palab
11
8comentarios 138 lecturas relato karma: 83
« anterior123