Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 531, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Los miedos

Porque ocultarnos de nosotros mismos
jugar a las sombras y correr cortinas
estar solos para recorrer abismos
bajo una luna que solo sabe clavar espinas.
Vivimos eludiendo espejos inmortales
sin enfrentar la derrota del optimismo
escondiendo la piel y sus vendavales
llorando el vino obscuro del cinismo.
Alcemos la copa de la locura
rompamos la roca dentro del pecho
el miedo endurece el alma
y los odios siempre están al acecho.
leer más   
11
4comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 89

Se avanza...

Se avanza por el camino
y se hace lentamente,
evitando mirar atrás,
aunque la tentación sea grande,
para no convertirse en una estatua de sal.

Pero se avanza, se camina,
se va buscando el pulso a la vida,
el latido al corazón de las calles,
del asfalto,
de las gentes que pasan a tu lado.

Se busca el renacer, el resurgir,
el grito ahogado que subyace en el alma,
y ese sentimiento, dormido,
precisa despertar,
sentir la música del día,
la canción de las aves,
la voz de las personas y las melodías,
sublimes, de la vida.

¡Se avanza, sí…!

Rafael Sánchez Ortega ©
25/11/18
10
4comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 79

Tardes de invierno...

Tardes de invierno
que pasan y que llegan
dejándonos legañas
de paz y de silencio.

Son cual retazos,
de tiempo retenido
que quiere libertad.

Salir a ver el mundo,
quizás en un instante,
andar entre las gentes
y oír lo que nos dicen
con su voz.

Tardes de invierno
que llegan solitarias
en un instante.

El hombre las contempla,
las vive y las disfruta
junto a la hoguera
del hogar.

En el salón silente
de su casa,
mirando al fuego,
se desgranan pensamientos,
se barajan proyectos
y se mira un poco atrás,
a ese año pasado
que acaba de marchar.

Entre las llamas
que gritan, sorprendidas,
mientras las miras,
está el amor.

Quizás la chispa,
es ese fruto de la vida,
tan añorado;
o puede que sea el invierno,
cargado de nostalgias,
que nos envuelve.

Pero es el hombre,
cansado, por los años,
el que pide la luz, la claridad,
la sencillez.
Quiere la infancia,
los días infantiles
y tan eternos,
aquellos en que,
su cuerpo juvenil,
se transformaba,
los sueños estaban
a flor de piel
y la luna y las estrellas
iban siempre en su corazón.

Aquel pasado
renueva hoy las pupilas
que cobran vida.
Es algo extraño,
pensar que los mayores
añoren esa infancia.

Pero cuando te miras
y ves, en el espejo de tu alma,
aquel reflejo
quieres volver,
salir del largo invierno,
volver a aquella infancia
y su primavera.

Así son tantas tardes de invierno,
de lluvia por la calle,
con fuego en la cocina
y nostalgias en el alma.

Rafael Sánchez Ortega ©
01/01/19
10
6comentarios 54 lecturas prosapoetica karma: 80

Impura

Llevo orillas
en mi pecho
acechan tus ríos
sus estrechos
piden beber
en los desiertos
anclados sobre
la arena huérfana
que arde lentamente
bajo la pira impura
de tu cuerpo.
leer más   
11
sin comentarios 88 lecturas versolibre karma: 98

Espera

Siguen las ganas intactas en el gozoso blanco pintado de verde,
vuelan las mariposas en ese hilo del tiempo
que se alarga por las sombras y se acorta por los pasos.
Me columpio en los interrogantes hasta que el cielo rasgue su velo y anuncie la noticia.
6
2comentarios 31 lecturas prosapoetica karma: 64

Dudas Poéticas

¿Que te pasa? Me preguntan los versos.
-Nada, es que la estoy extrañando.
Siento que cuando se aleja se lleva todo
Y que el manto de la noche cae más rápido
Solo con tal de que llegue el nuevo día.
Hago que el sol se ponga en el ocaso.
Por escuchar sus pasos callo un suspiro
Cuando sus manos acaricio llego al espacio.

¿Por qué estas triste? Me pregunta una estrofa.
-No se, siento que estoy enamorado.
Porque cuando no la veo me falta el aire
Y me encuentro a veces hablando solo.
Diciendo las cosas que ella no sabe,
Pensando en sus labios y en sus ojos,
Calcando su risa en mi mente salvaje,
por un amor esclavo que tanto adoro,
por un sentimiento puro que ya no me cave.

¿Estas seguro que es amor? Pregunta la poesía.
-¿No ves como brillan mis ojos solo de verla?
¿Cómo el corazón late rápido si oigo su risa?
¿Cómo hace de mi invierno primavera
por ese amor ajeno que entro en mi vida
y se ha convertido en esa hoguera
que alimenta la nostalgia que hoy escribo?
En verdad, sino fuera amor, tu no existieras.
Sino no la idolatrara como la más cimera;
Sino sintiera tan míos estos latidos,
Quisiera que fuera otra cosa, pero aunque no quiera
Es amor, amor del que pocos han sentido.

Y no me pregunten más porque la amaba!
No me remilguen este fugaz sentimiento.
No me aconsejen pues el tiempo acaba
Y se que todo el mundo tiene su momento.
Porque desde que la vi tengo clavada
Su mirada dentro de mi recuerdo.
No piensen que el tiempo pueda sacarla
Porque desde eses día se detuvo el tiempo.
Solo les pido que me inspiren a amarla
Hasta que se acabe la pasión en el universo.
leer más   
6
2comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 70

Quedarse en vano

Y nos quedamos en vano
intentando juntar pedazos
unir el vacío sin besos
reunir lo que nunca tuvimos
para habitar paredes
que nunca contuvieron nada
más que alguna mirada
algún exceso
un gramo de sexo
en reflejo mentiroso
del espejo de la vida
sin felicidad.
leer más   
16
12comentarios 135 lecturas versolibre karma: 95

En tan sólo 6 horas

12 de la media noche, te esperaba en casa, deseaba darte la sorpresa, impaciente a cada instante miraba los coches pasar desde la ventana, pero el tiempo transcurría y no llegabas.

2 de la madrugada, aún seguía sin saber nada, era extraño, nunca te retrasabas. La emoción por verte se convirtió en angustia, mi corazón presentía qué algo pasaba.

4 de la madrugada, el sueño me ha traicionado y he bajado la guardia, pero un ruido me ha despejado, eran los gatos rebuscando cerca de la ventana.

6 de la madrugada, unos pasos se acercan, llaman a la puerta, pero al abrir, nadie esperaba, una nota de tu puño y letra en el suelo me esperaba.

Tuve miedo del contenido, al leerla, un mar lágrimas cubrió mi rostro, decías que te marchabas lejos, habías descubierto mi sorpresa de que estoy embarazada, eres un cobarde, por tal razón me abandonas.

En tan solo 6 horas he pasado de quererte, extrañarse hasta oidiarte.
5
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 61

Melifluo destroce; "fénix veinticuatro"

Me siento como quien llega a un lugar desconocido y no sabe muy bien qué camino escoger. Joder, parece que para este laberinto no hay salida de emergencia.

Sigo sin comprender ni la mitad de lo que siento, y cada vez hay más silencio en lo que pienso. Unos lo llamarán paz, yo lo llamo vacío. A veces me reconozco en aquellos juguetes rotos que aunque te hacen sonreír porque te hicieron feliz en su momento, ahora son inservibles. Y esa es la cruda realidad, aunque finjamos que con esa sonrisa es suficiente. No quiero ser el recuerdo de lo que fui. No quiero ser el fantasma del alma que un día tuve.

Sin embargo, me hallo en medio de una calle repleta de gente y estoy más sola que nunca. A veces ni despliego el paraguas cuando llueve porque quizá si se me calan los huesos, mi corazón deje de palpitar por inercia y se espabile.

Me siento como el pájaro que envidian por su libertad pero que jamás lo recuerdan cuando preguntan por un animal. Como ese libro que he empezado tantas veces que he desgastado, únicamente, la primera página.

Al final sí voy a ser todo de lo que un día huí. A decir verdad, ha sido una escapada pero al revés, ¿entonces sobre qué demonios estoy escribiendo? Los míos se han convertido en esto... Pero, para ser del todo sincera, estoy en ese momento en el que el caminante, cansado, se plantea por un segundo volver atrás. Pero no lo hace. Porque ya está demasiado lejos y la vuelta sería más larga que llegar al final, sea cual sea éste.

Sigo a veces sin comprender cómo he llegado hasta aquí, a esta ataraxia confundida con soledad. Al final el encontrarse con uno mismo no es tan serendipia como creía. Quizá he estado tan pendiente de sujetar lo roto, que no me he preocupado por cuidar lo que seguía intacto. Y se ha roto también.
Y por eso en lugar de agacharme y que la vida se creyera que me arrodillaba ante ella, he levantado la cabeza, altiva, y he dado media vuelta mientras me decía a mí misma: ¿cómo crees ahora qué vas a reconstruirte desde cero?
Pero increíblemente aquí estoy. En este melifluo alzar de fénix.
4
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 64

Hoy vi una rosa...

Hoy vi una rosa que estaba solitaria
en un jardín.
Tembló mi mano buscando con los dedos
aquellos pétalos.
Y los rocé. Sentí la suavidad
de aquella rosa.

Cerré los ojos sintiendo la caricia
que me llegaba.
Era un poema,
un verso abandonado en cualquier parte.

Sin darme cuenta, me vino la sonrisa
hasta los labios.
¡Cuánta ternura dejaba por mi cuerpo
aquel contacto!

Volví a la vida y Abrí los ojos,
el viento del nordeste me hablaba
en su silencio.
Decía borbotones de palabras
que ahogaban mis sentidos,
decía que buscara nuevamente,
que siguiera mi camino,
que te amara…

Rafael Sánchez Ortega ©
28/11/18
14
8comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 83

Escojo

De todos
los silencios
escojo
el que dice
"te amo"
sin nombrarte.
leer más   
16
8comentarios 120 lecturas prosapoetica karma: 100

Juramento

Nunca vendrán mis palabras como virutas bajo la lima, ni serán espuma de olvido sobre acantilados de inconsciencia.

No derramaré de ellas decanto de orgullo, ni empobreceré entre líneas imprudentes mi poder innato de amar.

Jamás mi voz escrita será subasta cartesiana donde espíritus lisonjeros avoracen su candor.

Aun del mejor postor intoxica la lira, cuando paupérrima improvisa su aridez repetitiva, llevada al desboco por la frase trillada o la infamia cortada al más puro tijeretazo del ridículo.

Mi presencia cruda asignaré a los temores...

A esos traidores de sí mismos
que irreconocen del verbo diamante

la identidad única,

del único que ama.







Yamel Murillo





Coartada©

D.R. 2018

leer más   
6
3comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 68

Dos senryu

borda los sueños
con sus rayos de plata
el firmamento

☆☆☆☆☆☆☆

frágil violeta
es néctar en la brisa
cierro los ojos

- senryu con subjetivismo -
leer más   
18
16comentarios 74 lecturas japonesa karma: 106

Ira

La ira del amor
el odio de la bondad
doloroso placer trunco
cortado por una mirada
una navaja enceguecida
dividiendo las aguas
el músculo que late
la distancia asesina
la mentira del sexo
que nunca nos ilumina.
leer más   
5
sin comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 67

Desnudez de la noctámbula

Lo recuerdo.
Todo comenzó cuando murió la eternidad ante mis ojos, sintiendo el devenir de los tiempos escurriéndose en mis manos, y sucede que en estos tiempos el vértigo espasmódico contrae mi expresión, los miembros pesan, estoicos me recuerdan que tú y yo éramos los más quietos de una isla carente de hombres salvajes, quiero decir, de la casa de los locos éramos nosotros los más cuerdos…
Ahora recordarás que sin temor en otros tiempos me dijiste cuánto anhelabas la libertad, y aquí, mírate en mis ojos, ahora tuya, desnuda en el vértice me tienes
mientras el dedo índice toca mi frente, observas con cierta náusea el cuerpo vil que te condena. Estás cansado, eres frío y liviano de ojos trágicos; en tus manos también se escurren letras de esta noche amarillenta.
Evoco en mí estos pensamientos (después tuyos) para no olvidar nuestra esencia que la existencia algunas veces arrebata con una fuerza natural e inocente… pero justo ahora tú,
perverso, ¡te atreves a manifestar mis encantos!:
“Bellaca y amorfa es,
rostro taciturno de espejos nubosos
en el Desierto de Palabras
se estremece ante un sentir luminoso
en los espejos
el reflejo de la piel que muere al amanecer”
4
1comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 59

Es preciso...

Es preciso que recojas el mensaje
que, el nordeste, te regala con la brisa;
él te dice que tus pasos continúen,
que prosigas avanzando al infinito
y que debes defenderte en esa lucha.

Para ello nunca vuelvas la mirada,
no remuevas las cenizas esparcidas,
ni te inclines a buscar unas marchitas amapolas
que quedaron por el suelo.

Es preciso que te enfrentes al destino
y que empuñes bien los remos de tu barca,
porque, cerca, el temporal está al acecho
y te aguardan sus zarpazos criminales.

Para ello recupera tus latidos y no dudes
de luchar por lo que quieres.

Rafael Sánchez Ortega ©
18/11/18
9
2comentarios 49 lecturas prosapoetica karma: 89

Pero era el final...

Pero era el final, lo reconozco,
tenía que acabar y concluir
con esa etapa agridulce.

Sequé las lágrimas y miré adelante, al infinito,
había que volver a la vida nuevamente,
y eso hice.

Empecé a caminar y hasta una canción, olvidada,
vino a mis labios, sin pensarlo.

Las piernas comenzaron a moverse despacio
y luego fueron cobrando velocidad,
como intentando recuperar
el tiempo perdido.

Los ojos se fijaron en un punto en la distancia
y creyeron ver allí un faro y una luz,
quizás distintas, y lejanas.

Cerré los ojos
y también abrí la puerta
del alma y la esperanza.

Rafael Sánchez Ortega ©
31/12/18
5
sin comentarios 19 lecturas prosapoetica karma: 59

Ya te extrañaba...

Ya te extrañaba
pequeña mariposa
de primavera.

También de otoños,
incluso de veranos
y algún invierno.

Alzaste el vuelo,
un día, como tantos
y nos dejaste.

Ahora regresas,
te veo en la campiña
y en los poemas.

Siento tus alas
y veo como vuelan
con tus colores.

Luego descansas,
te posas en las flores
y me enamoras.

Cierro los ojos,
y sueño con los tuyos
siempre tan lindos.

Porque tu magia
reside en ese embrujo
tan especial.

Tienes ternura,,
amor y fantasía;
nos dejas paz.

Rafael Sánchez Ortega ©
25/12/18
13
2comentarios 72 lecturas prosapoetica karma: 90

Las flores del silencio

Hoy prefiero escribir. Prefiero permanecer en silencio y dar mi voz al bolígrafo, hoy será mi portavoz. Prefiero permanecer callado porque a veces las palabras sobran; sobran las palabras a pesar de tener las necesarias para expresar lo que pienso, siento y callo.¿Por qué callo? Porque en silencio nuestras expresiones semejan ser más claras que el agua en una jarra de vidrio sobre una mesa de jardín en el alba de Julio.
Las palabras, ¿qué decir de ellas? Son tan fáciles de usar y tan difíciles de elegir que parece increíble que sean determinantes para cada una de nuestras historias.Las tuyas, las mías, la de toda una especie. Nuestras palabras determinan nuestra historia, todo gira en torno a lo que decimos.

Lo que decimos es tan simple, importante y vital como el vuelo de una mariposa sobre una flor, sin ese hecho tan simple un proceso tan relevante como la polinización y vital para la reproducción del mundo vegetal no se llevaría a cabo; un hecho tan simple da lugar a millones de flores. Todo lo que decimos puede ser tan hermoso como un millón de flores.
Deberíamos escoger nuestras palabras como las flores que elige un joven enamorado en una floristería del centro de una ciudad para entregárselas a la chica que ama. Las flores siempre están calladas pero pueden hacer sentir lo que ese joven enamorado piensa, siente y calla en ese momento de su historia.

Por eso prefiero estar callado y dejar que las flores que escojo sean las que expresen lo que siento y pienso en este momento de mi historia. Porque estas flores silenciosas son lo que soy hoy, una jarra de agua en la mesa de un jardín estival.
6
1comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 85

Fábula oscura

Sabes que eternamente he soñado y soñaré con estar tomada de tu mano en la cúspide del firmamento, déjame soñar y vivir en este mundo de quimeras lóbregas, tal y como lo llaman todos aquellos que yacen a nuestro alrededor.
En el fondo de tu ser sabes que no es así, porque soñamos con vesanias parecidas, sin embargo, hay personas a tu alrededor que siempre te querrán allanar, hacerte ver como un iluso alienado, yo te imploro que no te quedes con ellos, porque en el instante todo se puede mirar lóbrego, pero recuerda que la incandescencia siempre vendrá para aquellos que la buscan.
No me supliques que deje de ser una soñadora o ilusa, porque nunca dejaré de ser lo que soy, en este lugar cada uno ha venido a cumplir un cometido y quizás yo, he venido a vivir en mi mundo de quimeras, nunca lo he vacilado y no quiero que tú lo hagas.
leer más   
7
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 74
« anterior1234527