Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 564, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Nacen los poetas...

Por entre canales y surcos del suelo rugoso
las semillas se abren paso, gritan por salir
de su delirio tosco y salvaje, de su pasado abolir
roca fundida. Del establo circense relumbroso.

De su letargo ondulante, mudo y sombrío 
huracán de sueños que rompe las olas
las desnudas cáscaras el mar las abemolas
en la noche pétrea se pasea un lucero umbrío.

Del cerril y hermético cuchillo que la empuña
cortante cuchillo de hoja fina y lacrada
emana su ingenio dulce eco y Alma rimada
encarna su poesía divina y la desempuña.

Y brota el fruto encarnado por el rocío
nacen las espigas, los poetas han nacido.

Soneto Polimétrico
leer más   
5
sin comentarios 15 lecturas versoclasico karma: 77

Soñar juntos

Me he colado entre tus sueños y he querido salir sin hacer ruido, sólo quería que me tuvieras en cuenta, que supieras que en silencio, entre miradas furtivas ... te echo de menos.

Sí, ya sé que no se echa de menos lo que nunca se ha tenido, pero el recuerdo de tu voz susurrando lo que mis oídos escuchan, de tus palabras escritas en un papel esperando que mis ojos las descifren… esto , ha moldeado mis sentimientos haciéndome sentir que eres un poco mío, que soy un poco tuya.

Aunque el terciopelo de tus dedos no haya rozado mi piel, o tus labios no hayan dicho mi nombre a mi oído, o tus ojos no hayan podido desmontar los míos ... todo eso no importa ... suéñame ... piénsame...

Yo lo he querido hacer y de repente, me he encontrado con tus sueños de cara, mezclados con los míos ...

Atrevámonos a soñar juntos

Àngels de la Torre Vidal (c)
"Maneres d'Estimar-nos"
leer más   
10
8comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 89

Respiros de vida

No sé quién soy o quién fui,
pero me encuentro y me reconozco cuando le respiro,
mi amor es algo así como convivir con el sentimiento feroz de querer profanar su cuerpo,
y así poder ver mi casa por dentro,
ojalá algún día,
fusionar la sangre, los cuerpos, la vida,
y es que somos almas ya reconocidas,
juntos semillas de luz y esperanza,
lo sé, suena bestial querer ser él,
y que él sea yo,
quizás la compenetración nos haya vuelto locos,
segura estoy de que la conexión nos ha hecho uno,
os cuento que por momentos mis cimientos se desmoronan,
y es normal, cómo a muchos tantos,
pero yo ya encontré mi oro,
ya nada importa tanto,
hay que ser agradecido,
muchos morirán y nada de ésto habrán conocido.
7
1comentarios 17 lecturas prosapoetica karma: 65

Banal

Bajé la cremallera de la noche
la cara jubilosa del día asomaba
la claridad y el silencio de un cementerio
que hermosa la tierra cuando el hombre duerme
cuando las miserias se ausentan
cuando las ambiciones se ocultan
cuando la estupidez está soñando
la hipocresía bosteza a la hora señalada
aves de rapiña extienden sus alas
sobre el hambre de los desamparados
sobre la dulzura de los niños
sobre el sudor de los trabajadores
el trajinar de los pájaros que buscan sustento
abandonando sus nidos con temor
una cruz en el cielo vigila el maremágnum
las rutinas se repiten como en espejos infinitos
tanto se ha escrito sobre el amor
banalizado en los muros de los templos
en las cortezas de los árboles
nos confunden con tormentas de signos
pero tú y yo no necesitamos palabras
ni esbozos, ni garabatos, ni versos
solo miradas y silencios.
leer más   
8
4comentarios 103 lecturas versolibre karma: 83

Inaccesible

Intento seguir el camino por la antología de tu cuerpo.
Encriptando el código de tu boca.
Descifrando tus versos y buscando la manera de interpretar tus gestos.

Exploro cada escondite, cada atajo.
Dibujo círculos en tu piel.
Intento deshacer esas cuerdas que me atan a ti.

Sabes cómo sacarme de quicio y también como provocarme.
Eres mi anestesia y a la vez mi adrenalina.
Sabes cómo encajar cada pieza de este rompecabezas y sin embargo desordenas mi mente.

Me dejas patas arriba en un estado caótico en el que sé que tengo que huir.
Me desespera no tenerte y cuando estoy a tu lado es frustrante.

Eres el huracán que se lleva todo a su paso.

Siento que tengo que alejarme de ti para estar contigo.
Siempre me tendrás en algún lugar dentro de ti.

Pero sé que yo nunca te tuve.

Eres inaccesible.

Todos tus versos quedarán bajo llave.
Esperando que alguien los rescate.

Pero no, esta vez no seré yo.
7
2comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 78

Todo por un beso...

Miro tus profundos ojos verdes, sin bajar los míos. Mis labios entreabiertos ven las pupilas de los tuyos, abriéndose, preparándose para hablar ese idioma mudo de palabras, lleno de matices, que no pertenece a ningún país ... sólo al deseo.

Te acercas sin dejar de mirarme. Mis manos se despliegan, buscando acoplarse a tu cuerpo... Poco a poco vamos haciendo contacto, eléctrico, magnético ... Nuestros labios se encuentran y se funden, se moldean con los del otro, aprendiéndose.

Los dedos se estiran llamando a una piel que desea, dejando que una caricia se escurra por en medio. Mientras los labios sellan una sola boca, un solo aliento y una sola respiración pautada, compartida...

Y dos cuerpos que se rozan, pidiendo mutuamente las mariposas que el otro le traspasa con cada aliento, con cada beso...

Después... el deseo hecho mirada... la tuya y la mía.

Obra de la fotografía: Tomasz Alen Kopera ©
leer más   
5
4comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 74

Los locos

Otrora creía en las entrañas de los versos
mi fe posada en las palabras afiladas
dagas en manos de poetas asesinos
cortando la realidad
con la belleza de la muerte,
la religión de los locos a su suerte,
nada se gana en la metáfora
no se vive de escribir sobre el mar
nadie quiere alguna vez amar
a quien se alimenta de las letras,
prefiero mendigar que abandonarme
que dejar el alma de lado
que dejar de reír para amarte
y que mi corazón solo sea
un loco pájaro enjaulado.
leer más   
7
sin comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 77

Mi Diario: La luna y yo

La noche desliza su fulgor entre el fenecimiento de la luna creciente y el florecimiento de la luna llena. Me apasiona y fascina su embrujo. Agiganta mi imaginación, la luna roja, luna rosa y luna negra.



¡Prodigio cautivante!





Fijo la mirada en las alturas, para no perder el instante aquel, cuando la luna extiende su manto sobre el firmamento deslizándose lenta y sigilosamente sobre la madre tierra.



¡El mundo yace y la luna exhala!




En noches como ésta noche, y las que se aproximan, mi alma se ensancha y el espíritu azora.



La luna en su esplendor, extiende sus rayos sobre el ventanal, quebrando en pedazos mi sueño nocturnal. No he podido sustraerme a sus hechizos. Más aún, cuando acompaña su camino, el viento delicioso que entra presuroso descorriendo la bata de mis sueños y el sostén de mis vaivenes.




La luna en su hermosura, baña en su integridad mi preciado ser.



Ella y yo, secretos en su alma guardados.




No hay sueño que soporten mis pupilas con su brillo en el firmamento.



Adoro su luz y las sombras que se proyectan a un costado de los objetos que a su paso estampa. Dantescas se miran a veces.


Amo mi gato y las plantas bajo su resplandor.


Ni pensar cuando del amor se trata, más aún, si en su ingratitud se sacia. Afloran como fuente viva los gritos del alma y sus lamentos.



Es tal su embrujo, que es capaz de traspasar los cielos para secar mis lágrimas.




Al igual que la luz solar, la aurora boreal, el crepúsculo nocturnal y el ímpetu del viento que desliza mi túnica, arrastrando de mí ser el dolor del alma, amo la luna, la naturaleza en su magnánima integridad.



Bajo su influencia mi pluma ha florecido.


¡La luna, simiente de mi inspiración!



¡Adoro la luna y su divino fulgor!





Luz Marina Mendez Carrillo/17042019/Derechos de autor reservados.
3
3comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 53

Influjo

Mañana te amaba
te acariciaba los ojos
en versos con alas,
te peinaba sonrisas
sedientas de besos
y bebía tus lágrimas
de pan ausente,
pero hoy, hoy me duele
quiero olvidar
el porvenir, duele,
la indiferente huella
de tus pasos
sin abrazos,
sin adioses,
sin restos de los días
mañana te amaba
y tenia infinitos días
compartidos,
era mi mañana
creía en él,
ayer no supe
decírtelo, -te amo-.
PD: Escribo bajo el influjo
de "Libertango"
cuando leas esto escúchalo.
leer más   
6
sin comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 74

Nessun Dorma

He soñado que era música en un pentagrama, que mi intensidad cambiaba como las olas de un mar, ahora en calma, ahora en plena tormenta. He escuchado mi melodía ejecutada por tus manos, por tus dedos mientras recorrían las cuerdas de un violonchelo imaginario, de las teclas de un piano de ensueño.

Los pliegues de mi papel te han envuelto, para que no pierdas ni una sola nota; que no se escape ninguna clave, ningún silencio. Cada nota blanca te ha besado, cada nota negra se ha colado por tu deseo, provocando tus ganas de seguir tocando. Cada fusa te ha susurrado un pedazo de balada sólo para ti y cada semi-fusa ha hecho que nuestra piel se convierta en una sola orquesta.

Y me he sentido llena, rebosante, como escuchando aquella Aria de Puccini al final de Turandot ... Un "Nessun Dorma" para dos ... eso somos tú y yo.

Ángeles de la Torre Vidal ©
"Maneres d'Estimar-nos"
leer más   
10
4comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 105

Se Desliza

SE DESLIZA

Se desliza entre mis manos
el sueño de una carícia lenta,
el de un beso pausado,
intercalando dos palabras:

TE QUIERO.

Sí, en mayúsculas,
como las mariposas que recorren mi piel
cada vez que te pienso,
que te veo y que te rozo.

Se desliza entre mis pechos
el deseo de tener tus manos recorriéndome,
el deseo de sentir tus dedos
trazando mis vaguadas,
buscando en cada recoveco;

pero sobre todo,
se desliza en mí tu verbo,
tus palabras describiendo cada momento,
la cadencia de tus letras derramándose
por mi cuerpo.

TE QUIERO,

Sí, en mayúsculas.

Àngels de la Torre Vidal ©
Poemas 2019
Obra de la fotografía: Shane Turner ©
leer más   
16
11comentarios 112 lecturas versolibre karma: 105

Aguijón

Fue una luciérnaga de madrugada
la chispa que apaga el silencio
el agua encendida en el incendio
de dos almas en la noche callada.

Quiso ser luz en la sombra cerrada
estrella en el sendero soberbio
corazones que no tienen precio
en el escaparate de la nada.

El amor es la daga del tiempo
estampada tras la fría puerta
en los estuarios del cuerpo.

Sinrazón que del corazón extirpo
aguijón de la letra muerta
puerto del que nunca zarpo.
leer más   
5
4comentarios 51 lecturas prosapoetica karma: 60

El Océano

Estás de pie a la orilla del espigón. Aspiras y sientes el profundo aroma del mar que tanto aprecias. Te quitas las zapatillas y las dejas en el muro... Sabes que no hay otra alternativa... tienes que enfrentarte al océano.

Miras a la izquierda y ves la playa, con el calor de la arena acogedora que tira de ti. Allá en la orilla una figura te espera. A pesar de la distancia, puedes distinguir su sonrisa y la dulzura de sus ojos verdes.

A la izquierda las rocas, escarpadas, peligrosas y sin un camino a seguir enmedio.

No te lo piensas y te tiras al agua. Notas cómo te envuelven las caricias de las olas. La corriente te lleva sin tú poder hacer nada, ahora a la derecha, ahora a la izquierda. Tienes las mejillas húmedas, sientes el efecto de la sal sobre tus ojos y no ves nada claro. ¿Derecha? ¿Izquierda?

Tu parte emocional quiere ir hacia la playa, donde te esperan la quietud de las cosas conocidas, la calma, pero también la amargura del vino rancio bebido los últimos días.

Pero la otra, aquella que odia la autocompasión y las lágrimas, se rebela y empieza a nadar con fuerza hacia las rocas. Las rocas son tuyas, nuevas, puedes decidir el camino que les marques al llegar. Rascan, pero las pulirás, sabes que tú puedes. ¡Ya las tienes! Te aferras a ellas con fuerza.

Abres los ojos y te hallas en el océano de tu cama, cada vez más grande y vacía. Estás abrazada a su ausencia, a su almohada, tu roca.

Notas el sabor salado del agua en tu cara (¿o son lágrimas?).

Y ahora ya no notas aquel olor a mar, sientes aquel otro embaucador y que nubla tus sentidos, el de su cuerpo, y sueltas la almohada ...

Àngels de la Torre Vidal (c)
Cotidianeidades
leer más   
6
4comentarios 41 lecturas relato karma: 74

Marca mi piel...

Marca mi piel
un beso de tus labios
estremecido.

Hoy lo recuerdo
y siento su caricia
profundamente.

Beso sublime,
nostalgias de un momento,
inolvidable.

Hubo otros besos,
igual que tantas tardes,
con mil momentos.

Esos instantes
los busco entre los versos
de mi poema.

Pero tus besos
quedaron retenidos
en mis pupilas.

Fueron caricias,
minutos compartidos
con nuestros sueños.

Si me preguntas
que cuando se perdieron,
no sé decirte.

Pero el rescoldo,
la llama de aquel acto
sigue latiendo.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/03/19
12
6comentarios 93 lecturas versolibre karma: 105

En la colina...

En la colina
se encontraba la iglesia
muy solitaria.

Muy cerca de ella
estaba el cementerio
tan solitario.

Yo me acerqué,
llevaba mi silencio
y soledad.

Sobre la puerta
un ángel con su espada
hacía guardia.

Pensé en el ángel
con alas soñadoras
que un día vi.

Sobre las tumbas,
bañadas por el sol,
daba su sombra.

Y me senté,
estaba muy cansado,
bajo el ciprés.

Sin darme cuenta
dormí profundamente
entre sus ramas.

Sentí el abrazo,
profundo de unos brazos,
pero era un sueño.

Rafael Sánchez Ortega ©
05/03/19
11
6comentarios 74 lecturas versolibre karma: 110

Que sea hoy

Versame hoy,
el mañana
es un futuro incierto,
una metáfora tiene alas
y nunca
ronda el suelo,
prisionera de los sueños
suele acunarse
entre los muertos,
el tiempo es sutil
entre los dedos,
entre tinta y tinta
matémonos a versos.
leer más   
19
6comentarios 103 lecturas prosapoetica karma: 115

Apología de la Nulidad o Elefante Blanco

Para definir un ente presente y palpable bastaría con tres líneas, en ellas es factible sintetizar impresiones imperfectas o no, de un elevado número de sensaciones, son solo juicios espontáneos basados en comparaciones ejecutadas en presencia de testigos incrustados en las gavetas de nuestra memoria.
Cuando el sujeto en referencia, es de una geometría proporcionalmente voluminosa, la tarea descriptiva debiera mantener su consistencia conceptual, pongamos que hablamos de minaretes y mezquitas: entonces, con un verbo nos ubicamos en un plano perceptivo esencialmente espiritual; las consideraciones sociales pasan desapercibidas. Conforman un simple bloque de masa arquitectónica. Escogemos un ángulo visual de pocos grados, no por conveniencia ni pereza sino, por la ponderación que nuestra discreción le asigna a la fe y no al palco donde esta se expone ni al medio para convocarla.
Lo magno se vislumbra en primera instancia, por la profundidad de inquietudes que despierta, más que por su carga dimensional, la relatividad siempre será un punto de discusión y critica para los que precian morir por inmersión en los mares filosóficos, para nosotros, individuos comunes de pan y arte la grandeza puede significar un universo poético, una trinchera para resistir embates de alta complejidad mal acarreados.
En un mundo plural, es necesarios volcarse repetidamente en el campo de las apreciaciones, para realizar hallazgos por innecesarios que resulten siempre conformaran puntos de nuevos encuentros, verbigracia: que la luz no se puede reflejar en un cuerpo carente de color; como el derecho a dudar es inalienable apelamos al microscopio, para luego afirmar con vítores a favor de una rama de la ciencia que: es un microbio negro; allende las glorias, hay esqueletos cuyo único excedente es la piel, estos atienden prioridades, cuyo contenido ético no consiste en difamar matices ya vilipendiados, dado que el marfil es ya parte del paisaje entonces, lo que precisa para dejar de ser esqueleto seria carne, carne magra y grasa para formar músculos y estos a su vez derivados múltiples orgánicos y diversos con el grado de perfección aproximado de una proteína, de allí que lo captado en el microscopio se llame: cuerpo y al descarnizado esqueleto, —asuntos de perspectivas— lo realmente importante y trascendental es la búsqueda de ese orden que ocurre antes y después del caos, que es el vehículo más expedito para evitar la manipulación de ideas y la abominable propiedad que tienen pueblos y gobernantes de trocar un inofensivo microorganismo incoloro en un elefante blanco.
leer más   
11
9comentarios 88 lecturas prosapoetica karma: 90

He llegado tarde

He llegado tarde.
Es curioso porque yo siempre he sido puntual.

Quizás olvidé hacia donde me dirigía.
Tal vez confundí el camino de regreso.

He dejado atrás tantas paradas.
Empeñada en coger un atajo por el camino más fácil.
Que he dejado en el camino todos mis sueños y olvidé cuál era mi destino.

Me he perdido por el camino.
Me he encontrado y me he vuelto a perder tantas veces.
Que hasta perdí la cordura.

Llegué tarde, como llegaron tarde tus disculpas y no encontraron a nadie.
He llegado tarde a tantos abrazos, a tantos te quieros.

He dejado por el camino recuerdos borrados y otros que quisiera borrar.
Me he perdido momentos increíbles, esperando que sucedan solos.

He tirado por la ventana ese maldito reloj, que no se detiene cuando deseas.
He perdido mil suspiros en mi garganta.
Decenas de nudos y miles de mariposas que se escaparon revoloteando.

Sigo sin saber hacia dónde me dirijo.
Pero ya no importa, porque siento que ya es demasiado tarde.
4
2comentarios 27 lecturas versolibre karma: 51

Divinidad fragmentada

Y nunca fue la vida sin ti
Tu voz, un poema
Tu perfume, éxtasis
Tu sangre, furia incandescente






Según Empédocles, las cosas del mundo contienen la divinidad fragmentada. Es decir, cada cosa, posee una parte de esa divinidad y ahí ha de hallarse.

La naturaleza en su conjunto rebosa de tal divinidad, por ende, adolece su dolor, su destrucción.


El hombre en la búsqueda perenne de sí mismo, ha de dirigir hacia ella su mirada, hacia su propia alma para poder hallarse. Al ser parte integral de la misma, mora en él, igual divinidad.

No sé tú, pero al caer la noche, miro descorrer el velo del ventanal y acercar tu alma a la mía. Me abraza recostandose a mi lado. Cuenta retazos de nuestras vidas, hablando de promesas desconocidas. Seca mis mejillas cuando lágrimas de ingratitud por tu larga ausencia deslizan sobre ellas, y delinea si, mis labios sedientos. Amor, protección y seguridad mana de su esencia.

¡Instante cristalino vedado a los sentidos!


Tu voz y la de ella estriban gran diferencia. Talvez a ti, te veo con cualidades y defectos, y a ella, prístina y pura. He ahí mi agonía.

Quise borrar una y dar prioridad a la otra, pero no, no es posible. Tampoco lo deseo. ¿Cómo arrancar del alma aquello que es de su inherencia? ¿Cómo te identificaría? Te perderías en el maremágnum de la nada. Lejos de mi tal bifurcación.

Dice Goethe, a quien admiro profundamente:

“ Si el ojo no fuera de esencia solar
¿Cómo podríamos ver la luz?
Y si en nosotros no viviera la propia esencia del dios
¿Cómo podría encantarnos lo divino? ”





Y las tinieblas disiparon
Y la sombra no fue
Y
Ésta noche, noche celeste y pura
Venero la divinidad, y tú y yo, en ella.





Luz Marina Méndez Carrillo/13042019/Derechos de autor reservados.
2
sin comentarios 31 lecturas prosapoetica karma: 27

La brisa dice...

La brisa dice
palabras incompletas
que no comprendes.

Pero te dejas
acariciar por ellas
y no haces nada.

Es muy hermoso
sentir su escalofrío
por todo el cuerpo.

Algo te llega
con briznas de salitre
y de leyendas.

Es algo tierno
que pronto te subyuga
y te secuestra.

Quizás el mar,
con algas, caracolas
y con sirenas.

Puede que tengas
el alma en otros puertos
y no lo sepas.

Pero muy dentro
tendrás esa resaca
que bien conoces.

Es la ribera,
el puerto y la trainera
que tato amaste.

Rafael Sánchez Ortega ©
24/02/19
12
12comentarios 82 lecturas versolibre karma: 104
« anterior1234529