Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3212, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Un Tipo De Luz

Veo desesperada a la vida
tiene un muro enfrente y duda
no sabe si volver sobre sus pasos
o regresar por la salida próxima.

No todos nacemos con la misma pasión
pero conversamos por descartar
aquellas compasiones milenarias
de tanta sabiduría encontrada
en personas y en hojas.

¿Tendrá tanta hidalguía
en dejar las cosas como está
o dejará para mañana
lo postergado?

La vida no nació para pensar.
Nació para fluir,
mirándose desde un costado.
leer más   
11
3comentarios 73 lecturas versolibre karma: 143

Esquina Arrabal

Arrebataste una mujer
enredado en la milonga
quebrando el cielo que se encapota
bajo el timbre de tus pies.

Llevando en andas un querer
parsimonioso en las laderas
las aceras de tu piel
bajo la tela que espera
una mano del pincel
y el artista de la mueca.

Quéjate bandoneón
frunciendo el fuelle soñoliento
mientras garúa grueso
para los que habitan cimientos.

Trepa alto en la canción
pibe de pueblo en tanta pista
desvías la vista de esa cita:
la mujer tras los ojos,
besos rojos por poseer.

Olvidas tango aquella misión
bajo el diapasón de la mirilla
cavilan sueltos los gomías
aguardando su haber.

Donde manda el sur aquel
no hay farol que entretenga
al hombre que se entrega
a la Esquina Arrabal,
el mundo por llegar
que se apaga en la sangría.
leer más   
13
3comentarios 74 lecturas versolibre karma: 126

...volteo la mirada

…volteo la mirada y sonrío,
pero el corazón sigue a su ritmo,
acariciado por la nostalgia.


Maricel 17/11/2018
19
13comentarios 99 lecturas versolibre karma: 137

Nubes cercanas / Lestter Lejardi

Nubes cercanas

Hoy las nubes gozan en mi terraza.
Y quiero aclarar que son nubes educadas,
de esas que dan los buenos días
y se arriman a la ventana.
Yo las miro y sonrío.
Ellas están en lo suyo, lo sé;
pero después de todo si la vida te da buenas nubes
mejor, así uno hace llevaderas las mañanas.
Es bueno tener amigos felices.
Y he aquí lo interesante:
los amigos son como las nubes,
a veces se enamoran y se pierden,
a veces se encabronan y no hablan
pero te abrigan.
Y no es por defenderlas
pero mis nubes son de las que insisten:
me saludan, ríen, cantan,
y a veces lloran, pero me aman.

Lestter Lejardi
leer más   
7
8comentarios 71 lecturas versolibre karma: 104

El daño del poeta

Mujer, tus ojos brillan y reflejan tu pena
Hombre, oculto tras una mueca forzada
Árbol, tus ramas delatan tu congoja
Yegua, relinchas a oscuras bajo la Luna
Perro, que tristemente bajas las orejas

Así mismo, como cuando escribe
Poesía el Poeta.
leer más   
13
4comentarios 98 lecturas versolibre karma: 110

Senryu

Duda en el Alma;
funesta incertidumbre.
Noches en vela.
16
10comentarios 51 lecturas japonesa karma: 128

Ese mutismo en los ojos

Ese mutismo en los ojos
que escudriñan la alborada,
y cargados de nostalgias
no ven la linda mañana.

Y es que el tiempo quedó preso,
preso en los muros del alma,
porque la luz quedó rota
atrapada en la distancia.

La oscuridad que hay adentro
se disipa en las palabras
que vagan sin decir nada,
ellas muerden los suspiros
para que no se nos vayan...

...abrazan la suave música
que en la brisa va cargada,
en ella se van los sueños
enlazados al recuerdo,
recuerdos de mil nostalgias.
23
15comentarios 94 lecturas versolibre karma: 117

Lluvia de letras...

Esta lluvia
que cae,
es un tanto
peculiar...

Esta lluvia,
no moja,
tan solo
son letras,
apuntando
directas al
alma...

Qué desde
dentro , nace...

Un pequeño
poema...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
14
9comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 108

¡Ay, tristeza!

Mis palabras se desvanecen
en una tarde tan disputa,
despojo mis lágrimas
para sentir que vuelvo
con mi espíritu.

En el umbral del abismo,
todavía existen los ciegos
que muestran alarde
por la melancolía
armando historias sin
un rumbo, sin fin.

Llorar a veces es fingir,
por dentro existe el drama
con función al melodrama
conjurando gritos internos,
aquellos que desamarran
los hijos de la razón.

Llorar también calma el alma,
como si la tristeza
se tratara de una madre
que vive dentro de ti
para consolarte,
consolarte con las lágrimas,
acariciarte los tejidos
calmarte los latidos,
y recordarte que liberar
es desahogar.
11
3comentarios 70 lecturas versolibre karma: 107

Tanka

El alba besa
asombrada un sol tibio
de primavera
y dibuja en las nubes
cascadas de sonrisas.
29
17comentarios 143 lecturas japonesa karma: 128

¿A dónde fueron las respuestas?

Hay días en los que te levantás
y no sabés quién sos
tenés la mirada perdida
la boca reseca
te flaquean las piernas
y la voz se te quiebra.
No bebiste la noche anterior,
/insisto/
no bebiste nada de alcohol
aún así, sentís que todo te da vueltas.
mirás en tu entorno
nada tiene sentido,
tu cama está llena de sudor
y tus preguntas sobre la mesa
¿A dónde fueron las respuestas?
—huyeron de vos.

Huir es más sencillo que quedarse…
Cerrás la puerta y no mirás atrás
emprendés la huida
corrés, corrés sin alma,
inundado en lágrimas
y las respuestas
en la punta de la garganta.
13
4comentarios 86 lecturas versolibre karma: 111

Corazón de hierro

Para Rosa Berbel

Escuché una y otra vez tu poema,
y mi noche se mojó de alegría,
y mi pecho crujió de valentía:
me acepté miedo y temblé sin problema.

Me asumí miedo y te concebí lema:
“Poética del miedo, luz sombría,
tu voz me guía por la tierra baldía,
en mi ser forja tu nombre y tu emblema”.

Los ojos cerré y caminaste lento
hacia la profundidad abismal
de mi paz, del miedo, de mi momento.

Y tu suave aroma de flor real,
que trajo en un suspiro el fresco viento,
fue caricia y abrazo ornamental.

De Caminantes, 2017
leer más   
8
5comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 100

Tanka


Te escribiré
sobre el pecho del viento
de aire los versos ...
Soplaré tus deseos ;
Y habitaré tus sueños ...


@rebktd
leer más   
23
22comentarios 139 lecturas japonesa karma: 133

Guardé los versos

Guardé los versos en el umbral de mis ojos,
justo allí donde habita una página en blanco
que permanece flotando en alas de la brisa.

Los clavé allí, donde no hay estaciones
y la indiferencia se hace abrigo de la piel,
cuando la voluntad duerme envuelta
en nubes grises.

Se refugiaron allí,
donde guardo los suspiros sigilosos,
que se disipan, huyendo en círculos.

Los tatué por dentro en mis labios
para que no escaparan
envueltos en mi aliento.
20
19comentarios 125 lecturas versolibre karma: 124

El Silencio

Insano es lo que siento
y no puedo expresarlo,
pierdo demasiado tiempo
pensando en tonterías
¿es el silencio inalcanzable
ante los murmullos del pasado?
No quiero caer en el baile de la monotonía
ni mezclar el alcohol con recuerdos.
Escribo poesía porque me da miedo
gritar a los cuatro vientos…
y no le temo callar
–presumo de ello–
pero a veces es mejor guardar silencio.

¡Qué hablen las letras!
En el papel quedó la angustia
que guardaba en mi pecho.
La lengua está seca
esperando esparcirse
en un cuerpo honesto,
mi boca es prudente
con la omisión de los necios.
Es más fácil perder el control
hablando con desconcierto
que enmudecerse ante las palabras
dichas sin esmero.
10
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 122

Mi sostén

Todos conocemos la sensación que recorre por nuestro cuerpo cuando, de niños, una ola nos golpea desprevenidos. Caemos bajo el remolino de agua que nos arrastra sobre la arena, raspando nuestros brazos, golpeando nuestras piernas, metiéndose en nuestra boca y en nuestros ojos. Ahí, sumergidos en el agua, nos arrepentimos de haber querido entrar.
No hay nada más placentero que esa primera bocanada de aire que uno toma apenas puede salir a flote y sacar la cabeza al exterior. Esa sensación abrumadora de sentir entrar en el cuerpo todo el oxigeno perdido por culpa del golpe de la ola.
Hace un tiempo yo era ese niño que, desesperado, buscaba recuperar el oxigeno. La vida era la ola que me golpeaba una y otra vez dejándome cada vez más cansado, incluso hasta llegar al punto en el que estuve a punto de rendirme, de bajar los brazos y dejar que el agua me tapara y la corriente me llevara a su merced.
Pero entonces apareciste.
Fuiste mi ancla, poniéndole fin a la fuerza de la corriente. E incluso mejor que eso, fuiste el oxigeno entrando en mí, devolviéndole la vida a cada célula y a cada órgano de mi cuerpo. Te abriste dentro mío como si supieras el camino de memoria, poniendo cada cosa en su lugar, sacando lo que no servía, reparando todo lo que estaba roto y dándole vida a todo lo que yo pensé que estaba muerto.
Desde ese día te convertiste en mi sostén.
Lo único que necesito es voltear la cabeza y ver que estas a mi lado, para saber que todo está bien, y que todo saldrá de acuerdo al plan.
Desde el momento en que llegaste eres el oxigeno que entra a mi cuerpo y me devuelve la vida día a día, con cada acción y cada gesto. Con cada caricia y con cada beso. Eres lo único esencial. Lo único que necesito para vivir.
leer más   
5
sin comentarios 32 lecturas relato karma: 60

Tanka

Resbalan lágrimas
más allá de tu rostro;
líquidas gotas
que te mojan la vida
abrasada por dentro.
25
13comentarios 100 lecturas japonesa karma: 130

Opulencia Divina

Opulencia Divina
Esplendor inextinguible
Cúspide de montañas
Cual presencia amorosa
Orquesta billón de colores
Reflejarse en gema viva,
¡Oh Sol de jade enaltecido
por Arcángeles y Santos!
Ningún ojo humano
Conoce su colosal
Hermosura
Porque Su reino es de los
Bienaventurados.
leer más   
19
14comentarios 141 lecturas versolibre karma: 131

Hoy escuché tu voz

Hoy escuché tu voz
te oí cantar
un bolero solitario
encadenado a los recuerdos
malditos recuerdos que una vez
fueron nuestros.
La nostalgia se claustro entre
mi pecho y mi espalda,
fui presa de mis pensamientos
y te volví a querer.
Hoy ya no me dueles
la melancolía abraza mis lágrimas saladas
y me pregunta: ¿cuándo has
dejado de quererlo?
Hoy escuché tu voz
y quise escribirte
ya lo sabes, he desnudado mi orgullo
invoqué tu nombre en esta copa de vino
y te hiciste real en esta poesía;
en mis letras siempre estás
en mis noches te recito poemas en silencio,
turbios silencios que nunca escucharas.
23
7comentarios 87 lecturas versolibre karma: 117

No me pises el silencio

No me pises el silencio,
que el viento arrastra recuerdos
que reposan olvidados
en los pliegues de mi boca,
y mis lunas yacen rotas
apresadas por el tiempo
que devora lo que toca.

No me pises el silencio,
déjalo atado a mis ojos
y a las piedras del camino,
en él se escudan las ganas
de desafiar los designios
que arrastra nuestro destino.

No me pises el silencio
sin él me siento desnuda,
déjalo ser mi muralla,
mi guardián, no digas nada.
34
43comentarios 255 lecturas versolibre karma: 125
« anterior1234550