Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3098, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Domingo (Después De Las Lagañas)

Una palabra por verso
el reverso de tus tragos
sorbo a sorbo
gravitando en los ojos claros
de aquel domingo después
de las lagañas
cuando el deporte penitente
era mirarse el ombligo
a costa del sábado ácido
en la oscuridad del tugurio
donde los viste nítidos.

Una pureza exacerbada
por la negrura de corazones
deshabitados.

Recordaste apoyada
sobre el fin de algún bar...

Una cerveza tibia
a medio terminar
con el estómago empecinado
en ser una laguna
en tu morada.

El punto fijo de aquel norte
meridiano mediante
un cigarrillo acalambrado
en tu boca
el gusto intenso
en tu paladar.

Ya olvidaste los ojos claros
pensando que el bosque
nunca anida libertad.
leer más   
7
2comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 106

Rictus

Retazos de tela
pequeños pueblos
sobre la efímera superficie
el permeable tapiz
sobre el que estacioné
todo aquel recuerdo
subyugado al anaquel
sobre el frasco abierto
lleno de formol.

Una mirada
las caricias de las manos
una textura inconfundible
el sonido de los pasos
hacia el lugar.

El recuerdo es una astucia
con la que nunca se cuenta
cuando se trata de olvidar
en una precoz historia
el aullido de la memoria
en el ardid de un mirar.

Sobre todos los trozos
cosí despojos sobre lodos
los modos probos del amor
desde las lágrimas lloradas
sobre la mueca elegida:
la derrota
o la sonrisa.
leer más   
13
4comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 112

La Condena de la Levadura

Miserablemente se recogen las nubes a su corral de escarchados muros,
Mis pasos no son más que un sonido en un templo vacío de sueños, ahora...
Podría decirse que alimento una sombra que devora muchas noches, podría,
Saberse designado el poeta para crecer extramuros, ultratumba, alargado,
Crecer y crecer como el humo de un incendio, como le previno su silueta nocturna...
¡Sólo un loco teme a su reflejo!
Y yo duermo (o no duermo) aterrado por mi espejo, acongojado por mi eco, ausente de mi sombra y mi palabra...
¡Crecer y crecer como la luna!
¡Cargado de cuartos y de medias y de llenas!
Sin menguantes.
Así debe crecer la poesía y su escriba solemne , "el oculto y marcado"
Alimento de proféticos efectos, confitura para críticos perfecta, ¿cómo puedo cegar los deseos?
Que parecen crecer como el árbol mimado...
Miserablemente dirijo mis pies hacia la tumba del sonido amable, al camposanto de las cien cuerdas...
Y descubro que todo fue un onírico receso.
leer más   
5
sin comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 81

Un viaje a través de mi Universo

Deja que te enseñe este universo,
donde pájaros siguen a una nube,
mundo que en mi pluma yo contuve,
espacio que controlo con mi verso,

En mis manos los poderes se reúnen,
mar gastado en mis ojos isleños,
levantando cada estrato de mis sueños,
hilvanando dos historias que se unen...

Simple como vida y muerte,
complicado como muerte y vida,
que seguras sólo tienen la salida,
¡y es por suerte!
que no hay nada más doliente,
ni palabra más sentida,
que un adiós antes de tiempo,
una lágrima abatida,
una vida...
una muerte...

Deja que te muestre el interior,
el "backstage" horripilante,
el espacio inferior,
el Infierno que despierto soñó Dante...

¿Creíste que sólo era hermoso?
No pensaste que el sol pudiese,
morir de frío a ese,
al que anhelabas fogoso...
Y que se levantasen los muertos,
de las púrpuras reverenciadas
cubiertos, y con los rostros tuertos,
y las miradas heladas,
y en su hielo mis pecados,
y en sus pecados, deseos,
y en vosotros...Perseos...
¡Incertidumbre!

Y en esta expedición perderéis,
perderéis norte y destino,
jugando entre mi camino...

Quizá encontréis lo prohibido,
hilado con hebras de Parca,
un lago sin fondo ni Barca,
soñado en un sueño dormido.

Pero deja que te muestre el día,
tirano que domeña la sombra,
fuerza que a todos asombra,
y que al poeta vigila...

Deja que navegue por tu frente,
rayo de luz petrificado,
obelisco en rayo transformado,
así el día en su son potente...

Te deslumbra y ciega enamorando,
tus ojos cargados de tristeza,
se levantan mas allá de tu cabeza,
queriendo de dolor salir volando,

Volando de tu cuerpo sale ella,
adornada con tus miedos mas atroces,
los oculta entre susurros dando voces,
alejándose camino de una estrella,

¡Yo te muestro el día refulgente!
Con dulzura y picardía de doncella,
giro y salto, con soltura, ¡de repente!
sorprendiendo con mi audacia tus reproches,

Mira el cielo embravecido por las olas,
que levantan, de fósforo, las nubes,
azules y verdes y espumosas de orbes,
rompen fuerte tallando caracolas,
que suenan a ríos empantanados,
a corrientes sin lecho ni poesía,
y a dolores que corriente transmitía,
o a pontones por los vientos destrozados...

El día es un sol malhumorado,
al que escribe lo tiene entre sus brazos,
no lo acuna, lo mantiene con sus trazos,
tanta luz ya lo tiene alborotado,

Yo prefiero la noche en su belleza,
la noche en su grandeza inigualable,
despertar para escribir con la tristeza,
sin montañas que se enfrenten con mi sable...

Es "La Obscura" con su patina de rezos,
con su luna que amartilla a los poetas,
ámbar, nácar, plata y azures cometas,
la que dicta con su gravedad mi peso...

Deja que te enseñe este universo,
de canciones y de rimas y de dientes
blanco esmalte en la joven boca hiriente,
negra luz para iluminar mi verso,

¡Aquí mueren la métrica y el ritmo!
¿sabéis?, sólo escribo para los abetos...
para los pájaros de joyas refulgentes,
para las gentes que leen a los muertos,
o para los niños que miran al río...

¡He sido la corriente!

El soplar del viento, el polen, las semillas,
caminado por caminos de corcho,
siendo el agua y las cabezas amarillas
con las caras de huevo blanquecino,
y los cuerpos de muñecas orinadas por el tiempo,

¡He sido el cuerno olvidado!

El ronquido de la bestia de diademas,
el signo blasfemo de su corona, a veces
Brillante coraza o escama de luces,
que se une a la piel del árbol o del poeta,

¡La mas oculta de las pasiones he sido!
entre los sirgadores y los falos,
entre las mujeres pobres pero buenas,
entre los enfermos y los que escriben,
y entre los que nacen y entre los que aún no mueren...

He sido absoluto y he errado tanto...
He sido flexible como un junco, ¡y también equivoqué el camino!

Disfruta del paisaje que te ofrezco...
Mira al cielo, alza tu boca y respira,
atrae toda la brasa y todo el rojo,
comprime el añil en tu paladar...
¿no te sabe a poema?
ahora las nubes saben que conoces sus secretos,
el sol te servirá de guía, la luna...

¡La luna te hará de celestina!
No hallarás nada que no anduvieses buscando...
ni entre los muebles encontrarás tu sino,
será aquí, en este universo versado, aquí,
¡aquí te sentirás vivo!
porque dime...¿cuánto tiempo llevas muerto?
¿cuanto olvidado?
¿cuantos veces tu corazón se ha remendado?
No llores más, no tendrás que marchar,
quédate aquí a mi lado...
¡Junto al estandarte y la oriflama!
A través de las siete murallas,
cruza conmigo el puente, ¡ven!
que la inmortalidad te aguarda...

(No hay muerte para el que nunca estuvo vivo, ni vida para el que sólo fue poesía)
leer más   
5
sin comentarios 20 lecturas prosapoetica karma: 82

Viaje

Al escuchar el sonido de las cuerdas
puras e intactas de la guitarra,
mi cuerpo se deja llevar por cada sonido
que recorre por mis venas.

Bailo pausadamente en mi sala,
imaginando el bosque de los deseos,
y así logro siempre encontrarte en ese puente
donde me esperaste mucho tiempo,
viajo también en tu imaginación.

Busco el triángulo norte de tu sendero,
imaginarte es un desvelo,
sigo puesta en mi portal,
sola, quieta, parada y dueña de tus señas.

Mi vista triangular se avienta,
sólo busco darle sentido a mi sueño turbio,
viajar y desamarrar los hilos de tu memoria,
así regrese sola, será un gusto coincidir.
12
2comentarios 63 lecturas versolibre karma: 125

Tarde

Ya son las seis,
y el arroz está recién,
la lluvia sigue toda serena
en cúmulos de melancolía,
voy a la rejilla a curar
mi guarapo,
bostezando el vapor,
buscando calor,
sintiendo todo en degradación.

Suena una guitarra alternativa,
desde el techo de los azulejos,
que rima mi pretérito sentido,
ése que aplaca lo invisible de mi nostalgia.

Creo que el tiempo es justo cuando queremos
encontrarle sentido a lo nuestro que habita
cada vez que la lluvia sale a merodear
los papeles y paisajes de un recuerdo.
12
9comentarios 66 lecturas versolibre karma: 113

Del capullo sale una mariposa

Una pregunta muy frecuente: ¿Cómo comienza a formarse un amor?

Adolescentes, adultos, niños y ancianos se preguntan lo mismo en algún momento de su vida. Muchos se dejan convencer con ideas similares, pero que ni de cerca se asemejan a la realidad. Otros se jactan de profetas del amor, cuando en su vida solo hay migajas de algún cariño pasado. Pero pocos, muy pocos, pueden contar historias de amor puras y verdaderas. Historias que llenan de alegría y de sentimientos hermosos su corazón, e incluso, el corazón de otros.

Yo, tengo la suerte de pertenecer a estos últimos. A los pocos que pueden contar sus historias. Puedo contar miles de anécdotas acerca de nosotros y de cómo nuestro amor se fue haciendo mas y mas grande. Puedo contar como poco a poco te fuiste metiendo en mi corazón, como hiciste que los sentimientos revivieran en mi pecho, como una rosa que florece después del peor de los inviernos. Puedo contar como te las ingeniaste para sacarme una sonrisa en cada momento que estuvimos juntos, sin importar cuál era la situación. Puedo contar también, como me acariciaste el corazón con cada palabra, con cada suspiro, con cada mirada. Pequeñas y grandes historias que cuento a través de mis poemas, todas cargadas del majestuoso amor que hemos ido creando con el correr de cada día, de cada minuto, de cada segundo. Historias que contaré todos los días a amigos y a desconocidos, e incluso, el día que lleguen al mundo, serán historias que les contaré a nuestros hijos.

Y esa noche, una de las tantas noches que viniste a visitarme y nos quedamos recostados en el sillón, simulando ver una película pero atentos, por el rabillo del ojo, a cada movimiento que realizaba el otro... esa noche, es una de mis historias favoritas.
Tenerte tan cerca y sentirme tan grande. Observarte sentada a mi lado y sentir mi pecho inflarse en una mezcla de orgullo, felicidad y amor. Esa noche comenzaste a tejer los hilos de tu amor en mí.

Quizás en ese momento todavía no lo sabía. Quizás en ese momento no me tenía la suficiente confianza como para saber que ibas a ser mía. Quizás en ese momento teníamos miedo a dejar salir nuestros sentimientos. Pero con el tiempo, comprendimos que ese era nuestro capullo, y que nuestro amor saldría de él como la más hermosa de las mariposas. Y pronto nos animamos.

Nos animamos a sentir, a sentirlo, a sentirnos.

Nos animamos a amarnos.
leer más   
5
sin comentarios 31 lecturas relato karma: 73

Mil soles

Mujer anacoreta, te veo con ansias de repartir mercedes,
amapolas volátiles, aromas versátiles, invadir ajenos placeres.

Mujer de tez risueña, te veo con ansias de volar a lo mas alto,
extender alas de tulipanes, y que mariposas y colibríes te acompañan aleteando.

Mujer apasionada, te veo con ganas de levantar chispas,
de rosar lo incólume con suficiente dureza, para pulirlo en alegría.

Mujer de silenciosas pasiones, te veo con ansias de espiar deseos,
de que corazones enormes se te revelen trasparentes e imperfectos.

Mujer amaño de emociones, te veo mirando al firmamento,
las estrellas que brillan, a ninguna le tienes envidia,
¡Pues tu brillas mas que mil soles!
leer más   
12
2comentarios 59 lecturas versolibre karma: 134

Aquellos héroes

Ya lo hicieron,
Otros lo intentaron,
Muchos siglos,
Olvidamos el pasado.

Eran llamados héroes,
Ahora son pesados.
Parte de nuestras costumbres,
Están siendo olvidados.

Yo escribo por ellos,
Para un día ser pasado,
Aunque me olviden,
Un verso será recordado.

Tememos el próximo camino
Pero nadie hace nada,
Al contrario,
solo pensamos.

Utiliza mis herramientas,
Intenta sanar la herida,
Que no será la última,
Ni la primera que sane en vida.
leer más   
13
6comentarios 68 lecturas versolibre karma: 133

Una pena

El recuerdo olvidó su cara
hace ya tiempo.

Ahora envejece,
como cretino,
y prostituye sus entrañas
para encontrar una pena igual,
una rima manida, que exaspere
hasta al mejor
de los poetas,
y le haga sollozar entre tormentos.

Una pena cenagosa,
como el camino,
al que hundiera en excrementos
la miseria.

Que desguace y deshuese
cada una de las cartas que de mi puño
no obtuvieron letra,
que llene de sangre el tintero
y de tinta las venas, y luzca
por siempre jamás,
minúsculamente infinita.

Hablará por sí sola.
No le digan nunca
que la quise.
11
3comentarios 77 lecturas versolibre karma: 124

Exploración

Creo que no sufro,
que a veces estoy vacía,
cuando llega la tarde y sigo mi recuerdo.
Son esas notas que van armando la tenues tristeza,
que me van llenando de cosquillas viejas y rotas.

Quisiera expandir mi aire,
saborear el humo de la noche,
compartir mi anhelo sola,
desnuda ante el vaivén del recuerdo.

Caminar entre helechos,
sentir mi vientre,
adornarme entre utopías,
dibujarme entre un sueño
que todavía nace de día.

Descubrirme entre el silencio,
dejar que el frío haga acto con mi piel,
cobijada y señalada por el cielo,
encontrando el sentido de mi piel.
14
10comentarios 96 lecturas versolibre karma: 110

Aliadas

ALIADAS

Una luna en cuarto menguante,

una lluvia intensa y refrescante,

una noche ideal para fantasear

mientras un búho prefiere otear.

Y yo danzo al compás de las gotas,

porque en mi paraguas repican las notas

y todas juntas se vuelven mis aliadas

para mi alma llena de ideas soñadas.

¡Tantas fantasías vienen a mi mente

bajo esta lluvia nocturna y envolvente!.

Tal vez lo difícil sea volver a despertar,

¿será lo que el búho me quiere alertar?.

¿Y si nada es lo que parece en realidad?,

¿Y si la luna me contagia su inmortalidad?.

Noche lluviosa de luna menguante,aliadas,

que me permiten liberar fantasías ansiadas.

Autora: Marcela Barrientos
País: Argentina

Derechos de Autora Reservados 12/06/2018
leer más   
12
8comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 111

Un halo de esperanza...

Y sentada
en su balcón,
acompañada
de un café,
veía el
amanecer
acompañado de
un suspiro
alentador.

Dejando
así, sus
tristezas,
de aquellas
decepciones,
rotas que
aún quedaban.

Se sentó, en
un halo de
esperanza,
donde aquellos
sueños que
le parecían
imposibles, se
estaban haciendo
realidad...

Eran sueños
vestidos de
flores, desnudando
así, las frías
mañanas de
este Otoño...

Y en cada hoja
que caía,
un verso
escrito
por arte
de magia,
salía.

Donde
en los charcos
que la lluvia
dejaba.
Se reflejaba,
un bonito
camino,
lleno de color,
lleno de magia...

Para seguir
caminando
y luchando,
por ese sueño
que tanto
ella anhelaba...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
8
2comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 106

Cuando

Cuando rompan las olas entre el faro
de la desventura
y la patria que albergue
los pesares del cielo,
cuando los gruñidos
de los perros en las majadas
sean sólo un zumbido
en la roja espesura
de los bosques de otoño,
cuando por toda imagen remarcable
quede
la sangre de los ojos que lloran
lo que podría ser un nuevo mundo,
en la galería de un tunante
de ultraje orgulloso,
el entonces y el ahora
dejen de ser cuando,
y la saca venga cargada con
una lista
de macabras
tristezas:
No me llores.
No seas menos
de lo que ya es
el escarmiento
constante
y desquiciado
de
mi
propio
ser.
16
9comentarios 56 lecturas versolibre karma: 129

Recuerdo

Qué fue de los capiteles amargos
de sus amargas noches,
de sus coronas de miel
pintadas en las paredes.

Qué fue,
lloran los cantautores.

Qué fue de la brisa,
y de la prisa por acudir
al hotel Victoria,
donde el llanto laureaba, pausado,
los reflejos de la leyenda.

Ya no los canta nadie,
ya nadie sabe dónde están.

Están muertos.

Y estar muerto es lo peor
de estar enamorado.
13
10comentarios 66 lecturas versolibre karma: 120

Sin título...

Dejaron
de ser
un sueño,
y como
estrellas.
detenidas
en el espacio.

Separadas a
kilómetros...

A ser una
realidad,
unidas por
un mismo
sentimiento...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
13
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 126

Mayo a ratos

Patidifusos nenúfares
ocultan los rayos del Sol
y tumbado en el fondo
albisco la luz a puñados.

A la espera paciente
del brote de mis branquias
rechazo el brillo del anzuelo.

Llaman desde arriba
y me agazapo más
tiran desde el fondo
y no pienso bajar demasiado.

A pocos minutos de salir a flote
meto las escamas en una bolsa
y vacío los floreros.
Para entender de nuevo el oxígeno
volver al enjambre
y crecer a golpes como de costumbre.

A la noble decisión de mi níspero
brotará de nuevo la flor
cuando lo estime oportuno.
leer más   
4
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 49

Madrigal...

Madrigal, rásgame la dulce vida
tú piel bronceada de escarcha mora,
pero no! no te quemes en mi ¡ llora,
y bésame con tu boca encendida.

Poesía, la pasión me despierta,
Alcanza la noche para dragarte,
el elixir candor y así ofrendarte,
un rosario de lirios de mi huerta.

Lírica, las auroras se han marchado,
por calles secas con aromas dulces,
llevan en su aliento un pesar marcado.

Dónde el céfiro sur viaja en zancada,
de un mar seráfico que lo recuerda,
como la lluvia se vino en cascada.

www.youtube.com/watch?v=bILQoikzFZo

(Soneto endecasílabo)
leer más   
13
7comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 132

Se me secó la poesía

Se me secó la poesía...¡siendo aún tan inocente!
Se marchitó la belleza en mis manos, se me secaron las nubes...
Mis venas corrieron a transportar miedos secos, se apagó la luna...¡tan pronto!
¿Eh? Amada mía. ¿Dónde quedó tu sonrisa ahora?
Doy por muerta a la sangre inspirada que ya no me llena, huidiza,
como son las sombras negras que acompañan al olvido...
Se me congelaron los versos dentro de los dedos tumefactos a golpes de rutina y tedio, a conciencia...
La brisa ya no me transforma en estatua de sal, ni puede la espuma del mar trocarme en gólem de arena...así...¿qué me queda?
Si se me ha muerto tu rostro entre mis poemas...
¡Qué ahora el vino se convierte en tristeza!
En mis labios la sonrisa de su nombre queda ausente,
Y las flores son tan grises...y los sueños tan reales y de imagen tan potente...
Que no se sí estoy vivo o tú te mueres, si disfrutas o padeces, si conoces mis enjambres o te ríes si yo sufro un desengaño...-ya no puedo más pedirte- ¡he sufrido tanto daño!
Con la muerte del cimborrio...con los gritos de tejados...preguntándole a las nubes...con las lilas enterrado...en un barco bien borracho...junto al cielo parnasiano...entre fuentes y montañas...esperado por un gato...dirigiéndome a los canes...exaltado por los sueños...junto a mil neones blancos...cuando suenan las trompetas...¡ay!
El cielo...
¡desplomado!
leer más   
14
4comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 122

Sin título...

Siente sus
caricias,
que le
acarician
cada poro
de su piel...

Qué le
embriaga
todo su ser.

Con esos
besos
sabor a
miel,
que le
sacian
la sed...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
8
sin comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 100
« anterior1234550