Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5047, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Los relojes de Dalí;

Me fumo el tiempo
sin ver el reloj a cada minuto,
viendo como se derriten los segundos
como envejezco a cada calada.

La persistencia de la memoria,
como Dalí la retrató
para mí es una felonía
a los relojes como tal.

Quisiera que la vida
pasara tan lento
como mis pasos
al verte cerca.

Los relojes de Dalí sólo me recuerdan,
que mis manos se derriten
cuando toco tu cuerpo.

No recuerdo nada más, porque la memoria no persiste.
leer más   
10
2comentarios 32 lecturas versolibre karma: 120

Nace un poema

En el filo de la aurora
está naciendo un poema.

Como pájaro asustadizo
y delicado, cae del árbol
de los sueños.

Revolotea
en tu mirada.
Intentas atraparlo.

Escurridizo y frágil
se resiste.
Intenta desasirse.

Lo tienes
ya en tu mano
disgregadas sus palabras.

Bellas piezas, piezas sueltas
las ideas fragmentadas,
descompuestas como bellas mariposas
que se posan y aletean.

Se inicia el rito.

Primero...ve despojando
de maleza y hojarasca
su bosque indómito de estrofas
y vocablos.

Escúlpelo con tu cincel
como diamante de cristal.

Sin prisas.

Lima sus asperezas,
redondea lentamente sus aristas,
desecha las esquirlas de sus letras.

Vacía en ellas tus miedos, tus desgarros,
el frío desencanto...o la felicidad.

Y solo entonces,
vuelve atrás
a recorrer de nuevo el cuerpo
de sus versos.

Desnúdalo…
y quédate con lo esencial.

Tíñelo…
con el color de la pasión,
del néctar sagrado de la sangre
o con la azul melancolía de la lluvia.

Perfúmalo…
con la fragancia del amor,
de la tristeza.

Sazónalo con la nostalgia,
el miedo, el desamor, la rabia
la pena o la amargura.

Arómalo con los efluvios del olvido
la alegría, el recuerdo, el dolor
o la ternura.

Imprégnalo
con la divina esencia
escondida en el pistilo
de una flor.

Y luego…
un tiempo
déjalo reposar.

Que florezca,
que madure y fructifique,
que se duerma dulcemente
en el lecho callado
del parnaso.

Más tarde...
despiértalo del bello sueño
quedamente.

Ábrelo de par en par,
que tiemble tenuemente en el papel.

Riégalo como la flor
más apreciada del jardín.
Y deja caer en él
la gota cristalina del ensueño.

Y… ¡Dale alas!
Libéralo…
¡Que vuele al aire!

¡Que entone su canción a gritos,
que clame su verdad!
O susurre bajito y delicado los pesares.

Será polvo de estrellas.
Refulgirá con el brillo de lo eterno.

Y ya...no será tuyo.

(Ese acto sublime de creación
quedará solamente en tu recuerdo).

………………………………………………

Como alondra inquieta
entre tus manos
ha nacido un poema.

...............................................................

María Prieto
Octubre 2019

NOTA:
Este poema va dedicado a todos los poetas que formamos esta hermosa comunidad poética, a POÉMAME.
Hoy hace un año que ingresé en ella y no puedo sentirme más orgullosa de pertenecer a este maravilloso lugar de versos y convivencia.
¡Mil gracias a todos los que lo hacéis posible!
¡Que sea por mucho tiempo más!
¡Por la poesía!

etiquetas: escritura, poesía, poema, arte, de, escribir
2
2comentarios 11 lecturas versolibre karma: 40

Escribamos poesía

El corazón habla,
a través de las manos
cuando escribes.
Así que,
sigamos con la bonita costumbre
de transformar palabras
en hermosas poesías,
escritas con tu puño. ✍

etiquetas: poesía, amor, escritura
1
sin comentarios 8 lecturas versolibre karma: 14

Escribe...

"...Escribe en el cuaderno
y déjanos tus letras,
así serán tus sueños
las claves del poema,
sus versos y mis besos
irán a las estrellas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/10/19
3
1comentarios 8 lecturas versoclasico karma: 60

Vuela con tus sueños...

"...Vuela con tus sueños
y enséñanos las letras,
las llevas en tus alas
con versos y poemas
que buscan en el cielo
el beso de la estrella..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/10/19
14
8comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 109

Se marcha el sol...

"...Se marcha el sol,
el suelo tiene nieve
en este otoño.

Cierra los ojos
y piensa que el invierno
está más cerca..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/10/19
13
2comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 119

Sin título...

Hasta la
Rosa cuál
más bella,
marchita...

Y a la vez,
sus pétalos
caen...

Pero la
raíz intacta
queda.
Siendo
igual o
más bella.

Sin dejar
de perder,
su bonita
ESENCIA...

© Derechos de autor
Isa García
10
3comentarios 74 lecturas versolibre karma: 105

De la visión

Un hombre viejo, su carácter huraño y su semblante torcido.
Una casa le albergaba en la rivera de una fría planicie.
Aquella casa con sus manos había levantado, en soledad, durante más de un año.
Aquel jardín había cuidado con sus conocimientos y paciencia.

Un día, en su jardín apareció una pequeña niña, desnuda y temblando en la grama.
El viejo, que ya hacía décadas no veía a ningún otro ser humano, se vio atemorizado.
Lo primero que pensó fue que había surgido como un fruto igual a la granada.
Lo segundo fue darse cuenta de que la niña con ojos plateados fijamente le miraba.

El viejo noto la extraña apariencia de sus ojos, de alguna forma vacíos.
Empero fijados y tiernos en brillos y espejismos, tornados gemas escarlatas.
Su cabello corto y negro, su oscura cabellera que arrastra su mirada hasta el horizonte.
Haya en el horizonte, un lobo, negro, como la noche, mirando fijamente la encrucijada.

El lobo desapareció, y la niña en ese momento, con una voz osca pero tierna al mismo tiempo, habló:
“He sido heredada de los bosques a los que por tantos años has pertenecido.
Nací como humana, criada como bestia, y una magia impregnada, llamada saber.
Para conocer semejante rareza, por años un hombre debe apartarse de los hombres.
Por décadas un hombre debe sufrir, la naturaleza, cazar y dormir en el bosque.

Para llegar a ver semejante excentricidad, por décadas un hombre debe llorar, sin temor.
Debe adentrarse en las penurias de la soledad, y lamentar igual que añorar el dolor.
Haber perdido lo más preciado, y haber forjado con sus propias manos algo nuevo.
Y debe a pesar de todo, cuidar y proliferar un jardín hermoso, ferviente de vida.

Así, para obtener mi visión, un hombre debe día tras día dejar atrás el anterior.
Debe renegar de su herencia, ser su propio pastor, sin religión ni creencias, ser su propio dios.
Pues solo entonces, cuando la tierra, los árboles, los animales y la naturaleza le vean.
Le conozcan como un ermitaño sin dios, pertenecerá al bosque, al bosque de la vida.

Sobre cuya agonía han crecido las flores, arremetiéndose contra sí mismas por odio y pena,
Sin dudas para obtener mi visión un hombre a de sufrir la soledad más extrema,
Dividir su alma en el tiempo y el espacio, dedicar su cuerpo al dolor de este mundo,
Pues yo soy la sabiduría, y tu ermitaño pastor, has de ser un digno recipiente de mi visión.”
leer más   
2
1comentarios 12 lecturas versolibre karma: 37

Ebrio...

Con las paredes hablo por la noche
y las palabras fluyen a derroche.

Cantamos las letras de José Alfredo
digo a los vecinos ¡no tengan miedo!
lloro y lloro, hasta por el suelo ruedo,
durmiendo en el piso sin querer quedo.

Botellas reciben la madrugada
y la dignidad al suelo, botada.

Al despertar esta vida en derroche
miro la tristeza en el que me hospedo...
la vida como botella abollada.
2
sin comentarios 12 lecturas versoclasico karma: 26

¿Soy acaso un Poeta?

¿Soy acaso poeta
porque juego con las letras,
porque en líneas las acomodo
porque les busco
en la simetría un lugar,
en la rima un pulsar?

Porque mi corazón
es del alma hermano,
y llevo la dicción en la mano,
porque en mi fantasía
convierto el anochecer
en amanecer,
porque tristeza
entre versos tejo,
y al dolor
dorado lugar le dejo,
¿Soy poeta por eso?

Porque las liras de los dioses
en trova las convierto,
porque las Musas
son mis amantes,
aunque no
conozca su semblante,
porque transformo
cada lágrima en letra,
porque altero
música en ironía,
y esa en poesía,
¿Soy por eso un trovador?

No soy un bardo
ni una rapsoda,
soy una simple mujer
de versos y rimas beoda,
que en simple poesía
ofrece al los dioses Odas,
que ante el mundo
su alma desnuda y deshoja,
por eso dicen mis amigos
que tengo de escritor vena,
¿Soy por eso un poeta?
leer más   
29
23comentarios 132 lecturas versolibre karma: 108

Ella viste de negro

Ella viste de negro,
negros sus ojos y cabello,
¿Su pasado negro?
Transparente su mirada,
ondulante caminar.

Indiferencia seductora de su ser,
el pasillo ausculta su belleza,
afuera llueve…
por dentro moja mi atracción.

Ella viste de negro,
volviéndose rojo mi rostro
ese negro al hoy aferro,
y este rojo confundo
con el blanco de su cuerpo…

Ella me desviste su negro
elevando su sangre en mi vivir,
duerme de azul y violeta,
despierta jazmín, de velo y encaje.

Ella viste de negro,
adelante el prisma la espera,
y yo también de negro
desvisto mi alma a su negro.
leer más   
17
7comentarios 114 lecturas versolibre karma: 112

Entra la luz...

"...Entra la luz y pasa la ventana
con el saludo que manda el nuevo día.
Calienta el sol y tiembla la mañana
al recibir del cielo la alegría..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/10/19
11
8comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 103

La luna en Madrid

Y decidí colgarme de la luna, con los pies, con la cabeza para abajo, intentando dejar de pensar, quería escuchar la historia de amor entre ella y el sol, mientras me sostenía, quería saber qué siente ella al amar a quien no tiene o quizás le tiene, pero no le ve, ambos se tienen porque se aman, pero en la distancia. Y me pregunto yo ¿Eso vale en el amor? El no compartir y disfrutar de la presencia del otro, ¿Por qué se vuelve tan jodido olvidar? Debería ser fácil, porque para deshacerse de alguien, basta solo unos minutos para decir <<ya no quiero verte>>, pero ¡Cuánto tiempo pasa para hacer el intento de dejar atrás sentimientos, que te hacen sentir vivo y a la vez, te matan lento!
9
3comentarios 81 lecturas versolibre karma: 89

Soneto. Pensamos distinto

No estamos locos, pensamos distinto
y, en esa vorágine pensativa
de la luz que refleja a cada instinto,
no hay mejor sentir que sentirte viva.

Es paciencia salir del laberinto
y, en toda esa esperanza evolutiva
del amor desgranado sin precinto,
no hay más sol que el que te asiste y reaviva.

Tu espejo es el verso que recito
cada vez que en la vida te renuevas
y aprendes a caminar despacito.

De los cobardes nada se ha escrito
y en tu actitud traes sensaciones nuevas
cuando quererte es algo... tan bonito.



*
© josemateoangulogarcia@gmail.com

(Dedicado a mi sobrina Cristina Angulo Navarro)
14
7comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 90

Soneto. Te he besado

Con la humedad del agua te he besado,
con el silencio de las impresiones,
con la cautela de las precauciones
o con el sentimiento sosegado.

Con el fuego de un desierto atorado,
con el letargo de las confusiones,
con el calor mundano de pasiones
o hasta con lluvia ~ o viento ~ te he besado.

Te he besado en lo mucho y en lo poquito;
o en la soledad;... o en la muchedumbre
de un fondo de mar;... o en altas montañas.

Te he besado en blanco y blanco, negrito;
o en regodeo;... o en falta de costumbre
de opacas noches;... o en luz de mañanas.




*
© josemateoangulogarcia@gmail.com
7
2comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 77

Yo no era alguien de fiar ( decía Platón)

Nunca fui alguien de fiar,
ahora lo sé, era un poeta
-más no escribía poesía-.
Ya lo explicó Platón:
“es mejor despedirlos
con honores”.

Imitador de simulacros
-como el griego llamaba
a los poetas-, tropezaba
dando tumbos, buscando
las cunetas de la vida.

Me embriagué con malas
hierbas, compartidas
con otros despistados
-poetas, quizás, inadvertidos-.

Mis traspiés saludaba el sol
cada mañana. Yo le despedía
hasta la noche. Frecuentaba más
la luna y las estrellas.

En garitos y tugurios portuarios
apostaba el doble de mi vida
-perdía sólo la mitad por suerte-.
Me daba igual cualquier camino,
mis pasos se ocupaban de guiar
-nunca me llevaban por el bueno-.

Perdí amigos, amores y dinero;
salud, tiempo y luz solar.
Caí, me levanté como cien
veces, los golpes no ayudaban
a cambiar.

Un día me topé con un poeta
que bien sabía que lo era,
sus versos sacudieron mis sentidos:
“ Tú no tienes que entender la vida”,
“...solo lo mezquino la hace pequeña”
y no podía apartar mis ojos
de sus letras. Rechacé la claridad
de las palabras (me lo advertía)
que todo lo saben, que imponen
principios y finales. Encontré
mi alma de poeta escondida
bajo un manto de tristeza,
muy al fondo.

Ya no temo a las mañanas,
las horas oscuras son amigas.
Platón seguirá con sus ideas
-difícil que cambie a estas alturas-
pero yo, feliz de ser poeta,
ahorro heridas, caídas,
mis huesos fortalezco
con el sol.

Y sigo visitando las estrellas
mezclando palabras con la vida.
leer más   
17
18comentarios 120 lecturas versolibre karma: 108

Contempla las estrellas...

"...Contempla las estrellas,
¡oh, niño singular!
y busca por los cielos,
también, a Peter Pan,
no olvides la sonrisa
y las ganas de soñar..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/10/19
7
4comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 95

Desvanecer

"Se fueron desvaneciendo como pompas de jabón".
Ch. G.

Soles, lunas, eclipses crepusculares y progresivos,
todos auscultando mis derrotas, mis triunfos;
quizás aquella maldición adquirida
me lleva al limbo,
al parapeto de la locura;
diosas, princesas, todas recorriendo mis poros
tan detenidamente que trascienden en la epopeya
de la inquietud absurda.
Y es aquí,
la oscuridad fulgurante
de la soledad amada;
tan solo los poetas
buscan con orgullo el trono de Zeus,
preguntando al ser
la inconformidad de las palabras.

Desvanezco ante la neblina helada,
ante la mañana póstuma,
en la aurora gris;
y giros, vueltas,
que desvanecen mis segundos
en la cama taciturna de mis desdichas.
Quizás solo tú
mujer bendita,
te conviertes en la llama
de mi locura,
de ser humano y
de no-ser,
de soñador, bohemio
y batallador de solitarias faenas surreales.
Solo tú, ser de mi locura
mereces todos mis anhelos.
Entre tanto, sigue desvaneciéndose
mi sangre en el éter de opio y anís.
leer más   
15
12comentarios 111 lecturas versolibre karma: 98

Tanka

Fruto y zumo
del punto conflagrado,
tibia mi breva;
vierte lava de valva,
lágrima albacora.


Yamel Murillo


Tanka

Canciones cortas©
Duelo de La Perla©
D.R. 2016
leer más   
4
6comentarios 76 lecturas japonesa karma: 56

Pensar

Intentar callar cuando el alma se sacude,
buscar en el fondo mientras la luz renace,
pensar en no volver,
pensar en no caer más,
pensar en acabar.

Siempre algo detiene el aliento y
siempre alguien ayuda a respirar,
aunque respiremos lento,
aunque miremos lento,
aunque pensemos lento.

Cada vez el vaso mas vacío,
cada vez el recuerdo más seco,
seco como la memoria,
seco como la monotonía.
seco como el dinero, sin espíritu.

Y levantar la mano,
pensar en no volver,
pensar en no caer más,
pensar en acabar.
leer más   
14
6comentarios 110 lecturas versolibre karma: 112
« anterior1234550