Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 266, tiempo total: 0.005 segundos rss2

El silbido de una bala (Al bando republicano)

El rostro perlado de muerte
patética expresión de derrota,
el cuerpo pesadamente volátil,
la vida efímera, doliente, herrumbrosa.

Miliciano te vas
ya en hora incierta,
campanas que doblan
grises cielos de tormenta.

Soldado valiente,
ya tu fusil en mano toma aire
echando a volar,
corazón de tierra, tierra de nadie.

A sus pies dibujada
negra paloma herida de paz,
socorriendo a su olvido
ansiado perdón en hora final.

Triste caída de eterna mirada,
justicia inerte, libertad soterrada,
rosa de fuego abierta en mil pliegos
atraviesa el alma, recorre el tiempo.
8
3comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 78

For how long?

For how long can you show us the rain?

For how long can you show us the sun?

For how long can you show us the clouds?

For how long can you show us the wind?

For how long can you show us the storm?



For how long can you love me if we aren’t the same?



Why are you changing every time during a day?
leer más   
4
1comentarios 43 lecturas english karma: 63

Podemos volar más alto

Llévame a través del tiempo
donde no haya realidad,
donde sueño y vida se confundan
hasta crear un refugio de ilusión,
dame las manos para volar:
quiero llegar más alto,
quiero llegar más allá.

Recorremos senderos de Atlántico
bravos, indomables, reflejos del viento,
verano en las manos y atardecer libertad.

Recreemos poemas con los dedos,
crucemos el mundo, engañemos al tiempo,
seamos sombras de otoño que sueñan sin cesar.

Dibújame estelas en el cielo
como estrellas fugaces de felicidad,
escríbeme playas y senderos
como inmensidades a orillas del mar.

Sorpréndeme con paraísos de enero
como islas flotantes en un océano de paz,
transpórtame a viajes por cientos
como mapas y rutas que no tienen final.

Somos llamas ardiendo
somos refugio
somos hogar.

Llévame a través del tiempo,
donde no haya nada más,
donde sueño y vida se confundan
ábreme las manos para volar,
solo volar,
siempre más y más alto
siempre más y más allá.
9
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 89

Por quién doblan las campanas

Escribo despacio
prendiendo las calles a mi paso
haciendo arder las sonrisas,
cojo el mundo y lo readapto
a mi rapto propio del destino
abrí camino
y me creí dueño mío
comprobando que todo lo vivido
es una herida tatuada
en cada cicatriz.

Aprendí
que yo podría ser feliz
y ahora me apelmazo de tinieblas
que me cubren cual capucha
de mi traje de chándal.

Me abro las venas
para tener ríos de tinta
que llevar al papel,
solo así me creí inmortal
escapando de un reloj
que me recuerda
una y una y una y otra vez
la conclusión final de este clímax.

La juventud tras unos barrotes de cristal
y cuando me creo volando
me descubro más vivo comenzando a caer.

Dejándome caer,
dejándome caer,
me siento más vivo cuando me dejo caer.

Escribo
con el ritmo di la ta do
de
saber
que
la caída
cada
día
es
pura fantasía.

Miro a los ojos y veo la paz de esta vida
y ahora en esta orilla
desfibro las luces y escenarios
de las pistas de baile
botando
botando
botando me llevo todo por delante como indomable caballo,
quise volar y me encontré bien lejos.

Todas las arenas están hechas para arder,
no hay peor mal que los desiertos de nuestro propio ser,
reina de corazones repartiendo la baraja
y ahora clavo la navaja
en mi pierna desgarrada:

me siento vivo, me siento vivo, me siento vivo cuando me lanzo al vacío.

Dame arena y cristal
que ya me hago yo
los relojes que marquen mi propio funeral.
9
2comentarios 77 lecturas versolibre karma: 84

Adiós... nos volveremos a ver cuando no haya luz

Desdoblando mis pasos en una suerte de infortunio, percibí el agrío aroma de la muerte que se cuela sin darte cuenta dentro de tu alma y ahí, supongo que fue ahí, me di cuenta de que ya todo daba igual y lo mejor era morir.

Me lancé
en un torbellino de tinieblas
hacia ninguna parte,
sueños certeros
cortapisas de estantes vacíos,
impertérritas sonrisas de muertos,
las misas que no rezaron ya no están,
las misas que no rezaron ya no están,
y solo queda el fétido olor de la tristeza
colándose
por cada
resquicio
de este intersticio de mentes atormentadas
que nadan,
como náufragos,
tratando de llegar a algún lugar.

Y no existe.


Sí, no existe lugar a dónde ir cuando la muerte todo se lleva, y desangeladoramente, la suerte se ha fugado en una sucia reyerta de brillos al alba. El sol ha dejado deslucir sus galas, y quedan miradas yermas para años y siglos, ¿qué sabré yo?

Solo escribo.
y ya es bastante.
Solo escribo.
y ya es bastante.


Soplé todas las velas que quedaban por consumir
y ya los desiertos no hablan
no quedan ríos ni fuentes
de las que beber
en estas horas de olvido.

Katagena se ha caído,
y no soy capaz de levantarla otra vez.

Solo queda humo. Humo que se va
hacia ninguna parte. Solo queda humo
humo que se va quien sabe hacia qué parte.

No más,
por favor,
no más
bailes de sombras y dolor.
No más bailes de desgarrador frío interior.

El final está cerca
y solo quedan cenizas,
miro hacia abajo
y veo la caída libre
en este juego solitario de desesperación,
miro hacia arriba
y solo hay perdición.

Bien, entonces, ¿qué harás?
¿Te vienes o te quedas?
Tú eliges.


Yo elijo...
sí, yo elijo...

Yo elijo saltar de una vez al inmenso vacío
solo ahí
en el olvido
lograré ser eterno

y apagar
de una vez y para siempre,
este desolador frío.
8
3comentarios 65 lecturas versolibre karma: 91

Seremos eternos

Vivimos demasiado deprisa
y demasiado intensamente,
morimos
jóvenes
y ahora solo queda un inmenso silencio
que todo lo arrasa.

Subimos a lo más alto
para sobrecogernos con las vistas
y allí nos sentimos dioses
en todo nuestro poder,
levantamos imperios,
construimos sueños
y trazamos destinos con la punta de los dedos
sobre la arena de este entierro
que eran las tumbas abiertas
y sonreímos
al creernos invencibles,
sí, sonreímos al creernos invencibles.

Pero en todo ese baile de luces y sombras solo creíamos que podíamos ganar, y así la caída fue mucho más precipitada de lo que llegamos nunca a pensar. Cuando ya teníamos nuestros senderos marcados, oeste y este abriendo estrellas en el cielo, ahí, ya no tuvimos alternativa ni vuelta atrás, habíamos ido demasiado lejos y ya solo podíamos volar,
ya solo podíamos volar...

para caer tan deprisa con nuestras alas de fantasías

que tocamos fondo
tan pronto
como fuimos conscientes
de que no había ya mucho más de donde escavar

rutas para nuestros mapas de infinito
trazados bajo el agua de la marea
que todo se lo llevó.

Vivimos demasiado deprisa y tan intensamente
que no pudimos ir más allá.
Llegamos tan lejos como fue posible
y allí ya no hay marcha atrás.

La llama que más ilumina es la que se consume antes.

Así fuimos.

Como dioses en tierra
que surcaban el firmamento camino al horizonte

y allí,
lo carnal, lo humano; lo material, lo anhelado,
no tiene lugar.

Solo hay sitio
para los héroes
que nadie olvidará

por mucho que pasen los años.
11
3comentarios 91 lecturas versolibre karma: 84

In front of me

Every time you bite your lips,
you make me nervous.

Every move you make,
you make me jealous.

Every time you do something,
you make me crazy.

Every moment you left me alone with you,
you make me loving you more.
leer más   
4
sin comentarios 42 lecturas english karma: 44

Sempre teníem el mar

Sempre teníem el mar
al nostre costat,
sempre havíem sentit
la seva flaire,
la seva olor,
el seu so.
Havíem tingut també
a tocar la seva imatge,
la seva llum
el seu color.

Sempre havíem tingut al mar
al nostre costat.

Tot i que a voltes es revoltava
i s´abraonava, s´esverava,
com el seu vell i bell company
i amic el vent;
I aleshores era impredictible,
eren impredictibles tots dos,
valents, amb una rebel·lia
gairebé adolescent.

Sinèrgics, terribles, humils,
sincers, forts,
immensament forts,
amb una energia
que esparverava els cors.


Ben del cert sempre
havíem tingut el mar al nostre costat,
i del nostre costat també.



Antoni Garcia Iranzo 2020
All rights reserved
11
sin comentarios 126 lecturas versoclasico karma: 88

Ítaca

Cuando regreses
después de haberte ido
recuerda que ya no se puede volver,

ten presente que tras el viaje
algo se habrá roto
para siempre.

Troya lo ha cambiado todo,
todo,
y ahora el futuro es un millar de islas
en un océano de distancias.
3
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 57

For me

I don’t know if you see it, but the little things are the perfect ones. So please, don’t destroy them for me.
leer más   
2
1comentarios 39 lecturas english karma: 27

Sín título

Completamente rodeado
por un halo surreal,
me entrego sin reservas
a la enloquecida
aventura del rock.


P.D. (El rock, que anida
en tugurios,
se expande como
un cometa sideral,
se apodera
de cuerpos y mentes
y cuestiona, finalmente,
la dulce condescendencia
de las cosas)


Antoni Garcia Iranzo ® & ©
1983
antonigarcia69@yahoo.com
5
2comentarios 93 lecturas prosapoetica karma: 67

Si fuésemos valientes no cerraríamos los ojos

Tropezamos con las cadenas
y solo supimos ahogarnos a nosotros mismos entre mares de condenas
Qué hay de olvido en un perdón?
Qué hay de paz en la guerra?
Sorprendimos al destino cerrando los ojos y dando un volantazo de estos que te hacen dar tres vueltas de campana en el coche
y vaya si las dimos
sin darnos cuenta
de que los frenos se habían roto
y ya no había forma de dar marcha atrás
ni siquiera detenerse.

Supongo que por eso nos gusta bajar la ventanilla y sentir el aire en la cara
para apreciar lo que nos perdemos por miedo al fracaso
pero el resto es repartir sonrisas a domicilio

y que lejos queda todo

cuando no sabes a donde ir.

Los pasos me han llevado a ninguna parte,
así a ver si encuentra nada,
¿porque para qué querer la eternidad
si puedo tener el infierno?
Eso me digo
y sonrío de medio lado
y sigo
simplemente sigo.

Forjamos inviernos de soledad
y ahora queda nieve suficiente
como para quedarnos helados
así
para siempre.
13
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 104

Afinamos la esperanza

No tenemos el dinero, pero la esperanza.
Saez


En la noche de los tiempos
te encontré
tan pura como la noche
y supe que valía la pena sonreír,
que valía la pena sonreír.

Jugué a las escondidas con el destino
y llegué más allá,
siempre más allá;
y ahora podría soñar,
podría soñar,
¿y quién dice que no soñé?

En el mundo de los vivos todos somos cantos,
en el mundo de los muertos somos una oportunidad,
y cuenta hasta 10:
1,
2,
10,
y la esperanza se ha ganado el día,
y la noche se ha ganado la suerte,
podría soñar,
podría soñar,
podría soñar hasta marcharme a otro lugar.

La esperanza es lo que crees atrapar con los dedos,
mientras en las manos ya lo tienes todo,
y somos sombras jugando a ser luz,
somos luz jugando a ser sombras.

Creí en la magia,
y vencí,
creí en la magia,
y fui a por mí.

En la noche de los tiempos
todo lo tuve
y ahora camino sonriendo,
camino siendo feliz.
10
4comentarios 138 lecturas versolibre karma: 96

Silencio en la muerte

Sudor, sangre y dolor,
el llanto onírico de un país sin nación,
que sufre represión,
que cae en ebulición
en un canto sin llanto a la rebelión.

¿Cuanto dolor podremos soportar?

Antes callar que olvidar,
mientras los muertos se acumulan en el camino,
abrimos miedos para el asilo,
seamos cadáveres en vida con la calma en la palabra,
arderemos cuando nada quede,
arderemos cuando no haya nada.

La vida y la muerte dependen del hemisferio,
por eso este cementerio
se llena de informativos que no nos interesan
donde está la miseria
quien empezó esta guerra,
acabemos con la baraja
y repartámonos nosotros las cartas.

Quiero gritar
cuando la lluvia me ahogue
cuando nada me inunde
cuando no haya salida para este derrumbe moral
que es el mundo que nos ha tocado vivir
que es este mundo servil que solo responde al sufrir.

Quiero huir y escapar
y ya no queda nada
quiero huir y escapar
y solo me queda la voz apagada.
12
5comentarios 113 lecturas versolibre karma: 100

La avenida de los sueños

Caminamos por la avenida de los sueños
perdiéndonos sin saber cómo
trazando rutas de a dónde queremos llegar
conscientes de que no importa el mapa
si el camino es a tu lado.

Dibújame alas en la espalda
para cuando quiera volar
yo te haré inmortal en un verso
y así podremos soñar
soñar
soñar
soñar con llegar siempre más y más allá.

Caminamos por la avenida de las fantasías e ilusiones
donde todas las señales son equívocas
pero todo da igual
porque estamos caminando juntos
y sabemos que eso es lo que importa
cuando llevamos una mochila de viaje a la espalda.

Deslúmbrame con tu luz
para que yo pueda tratar de plasmarla
desnúdame el alma
para que yo pueda lanzarme al vacío,
y así podremos soñar
y así podremos soñar
y así podremos
soñar
soñar
soñar
soñar con llegar siempre más allá.

Caminamos por la avenida de los sueños
en una ciudad que nos cobija
yo te hago vida
y tú me haces sueño
como un sendero en el que perdernos juntos.

Bríndame tu eternidad
que yo te daré mi fugacidad
y juntos podremos seguir siempre
siempre
siempre más allá
para no dejar nunca de soñar.

Eres la clave para volar.
12
3comentarios 83 lecturas versolibre karma: 97

La belle au bois s´est reveillé

Busqué por todas partes
y hallé respuestas para las cumbres más altas
llegar a la cima del cielo puede parecer complicado
pero solo si te crees suelo,
solo si te crees suelo.

Abrí mis brazos y eché a volar,
al menos en mi imaginación,
y miré hacia los lados
y me encontré acompañado
ya no estaba solo
ya no había soledad
sino gente impulsándome a caminar.

Y escalé y escalé
viendo parajes maravillosos
el mundo a mis pies se abría
y los pájaros revoloteaban a mi alrededor
como la niebla que se abre paso entre las montañas
diluyéndose entre los sueños.

Allí colgado,
a cientos de metros de altura,
el mundo parecía un lugar más sencillo,
el lugar era un mundo más bonito,
y cogí aire y seguí ascendiendo.

El cielo me esperaba.

El cielo me espera.

Y cuando ya estaba arriba
solo pude sonreír por haberlo conseguido,
y cuando ya lo había conseguido
solo pude reír a carcajada limpia
por no haberme rendido,
y cuando ya no me había rendido
ya había ganado,
cuando no me había rendido
ya había ganado,
ya había ganado.

Y caminé con mis sueños en la mano.

Y fui feliz.

El cielo se abría ante mí.

Y fui feliz.
9
2comentarios 116 lecturas versolibre karma: 109

El silencio se resquebraja desgastado

La noche trae ríos de silencio,
serpientes escurridizas
cual señuelos
de estrellas perdidas en el firmamento.

La carta blanca
vuela al viento
y el fin
negro
de los niños vivos
sigue llamando por mí.

El último de los instantes
ha ardido,
certero,
efímero,
mañana será otro día,
pero hoy la humanidad implora silencio.

Canta mientras te quede voz en el cuerpo,
canta mientras te quede algo de aliento,
canta mientras te quede voz en el cuerpo,
canta mientras te quede todavía aliento.
1
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 17

El sueño del fuego

Las arenas del desierto
han abrasado mi propia piel
y ya solo quedan heridas
para la muerte que me persigue
sin poderme coger.

En estas tierras lejanas,
desconocidas,
avanzo cada día
como si no hubiera mañana;
y hoy yo ya no soy mortal,
hoy ya yo seré un dios, una deidad.

La torre del silencio me cobija
y la soledad se abre paso
en mi ser,
soy lo que quise ser,
seré quien deba ser,
más allá,
siempre más allá,
donde ningún hombre haya estado jamás.

Cuando la vida me cobije,
furibunda ira contenida,
desataré toda mi fuerza
con el grito visceral del dolor,
y me libraré de mis pesadillas y mis demonios,
cuando me convierta en un dios.

Más allá que ningún mortal.
Iré más allá.

No hay patria, no hay hogar,
más que mi espada
y mi incansable caminar.

En esta soledad hallaré consuelo
y las arenas del desierto
recogerán mis restos,
seré sueño, seré tormento,
seré lo que deba ser,
soy lo que llevo dentro.

Paz y guerra,
luz y condena,
oscuridad y estela,
sucia y eterna cadena
que me ata a la tierra
que me ahoga y aprieta.

Cierra los ojos
ya no hay descanso,
solo un lento
caminar
por la sangre de los templos
caídos en el mísero olvido del tiempo.

Lo demás,
siempre más allá,
será descansar en el silencio
de las arenas del desierto.
12
4comentarios 88 lecturas versolibre karma: 95

Rastro de miserias

Despierto con pocas ganas
como expulsado del cielo
y la vida discurre sin esperanzas,
la luz se pierde sin remedio.

El llanto de una existencia
se apelmaza entre los miedos
y la desidia y la derrota
todo lo cubre de negro.

Sucumbí a la noche,
desorientado moribundo,
y tropecé mi rumbo
sin encontrar atisbo de sueños.

*
**
*

Y en la madrugada
cuando ya nada quede
arderé entre las llamas
dejando un rastro de muerte.

Creí ser lo que tocaba
y supuré tristeza,
y así, tras este infinito olvido
solo hallaré pesadillas de hiedra
que mi pecho encierran, mis piernas arrastran,
para aplacar, de algún modo,
la ineludible espera que a todos aguarda.
15
3comentarios 114 lecturas versolibre karma: 96

Yo vi todo lo que quise ver

La vida son las poesías que escribimos
duelos de esgrima
bajo los rayos del sol,
el corazón llameante,
imparable e indomable
como un mundo que se diluye
entre el viento del Atlántico
en un acantilado bretón,
poesía de un diapasón
gritando razón
en un mundo de sinrazón,
balas directas al paredón
¿por qué historia de dos?
Las sonrisas revolotean como hebras de vida
que esperan la era
en que nadie crea
tener la verdad,
para llegar a soñar
hay que aspirar a soñar,
y eso, pocos lo hacen,
lo sé,
lo sabes,
lo saben,
y no quieren admitirlo,
no quieren,
ellos sabrán el por qué.

Te imagino con el teclado en la mano,
el humo del cigarro imaginario
y los versos y acordes circulando
ante nuestros ojos
deseosos de comprenderlo,
de comprenderlo todo.

Los límites son como las fronteras,
están hechos para romperlos
e ir más allá,
así,
sin más,
no tiene más historia la cosa,
por mucho que queramos,
así nos la imaginamos.

La humanidad se ha perdido entre fango y llamas
y es la muerte quien llama,
es la muerte quien llama.
como un tren a punto de partir que hace su última llamada.

Se asoma el frío invierno en el pecho
y tinta en el brazo
directa a las venas
para seguir
seguir para no tener nunca fin.

No sé por qué la muerte
es tan fugaz como una lágrima,
pero si la poesía te hace reflexionar
puede que la muerte te invite a vivir.

No lo sé,
pero no me he suicidado.
Tiene que significar algo.

Avanzar.
Avanzad.
Avanzamos.

La música vuela
y yo camino,
los sueños flotan,
y yo vivo.

La libertad salta
y el atardecer espera,
el horizonte se desliza
y el presente se despereza.

Y entre medias
la vida
se desviste
con el cuidado
de la primera vez:
Recuerdos entre calor, bruma y niebla,
grabados en la piel.
18
2comentarios 91 lecturas versolibre karma: 122
« anterior1234514