Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 74, tiempo total: 0.004 segundos rss2

La tristeza es tropezarse más veces con uno mismo que con las sombras que nos rodean

Que dolorosa puede ser la vida cuando un verso no llega para vaciar tu océano de miedos
y las inseguridades se arremolinan en torno a tu persona
tratando de encontrar salida a tanto rebumbio de futuros perdidos en el cielo de las dudas.

Aprender a caer es cuestión de la partida,
de este juego de azar y probabilidades que es el caminar a pesar de todo,
sin mirar atrás demasiado
no vaya a ser que la melancolía inunde el pecho
y ya no haya forma de salir a flote remando.

Acertar y fallar
es todo uno en el binomio existencial,
pero que cruenta puede ser la rutina cuando atenaza los instantes de calma,
cuando redundan sobre uno mismo los momentos de perderse,
cuando
por más que lo intentes
no puedes controlar los factores externos.

-Quizás por eso son externos,
porque no dependen de uno mismo-

Pero podría ser todo tan diferente y no dejaría de ser todo un cristo
padre señor nuestro
tiramos el reino de los cielos por el retrete y mejor
porque no había razón para creer en ello,
pero caminamos solos,
con nuestras dudas,
nuestros miedos,
y nuestra ausencia sistémica y sintomática de filosofía en vena.

Y ahí sí que falla todo,
sin religión
y sin filosofía
solo somos inertes cuerpos vacíos
carcasas sin futuros ni sueños
tratados de paz para los periodos de guerra interna
y miles y miles de hogueras ardiendo para cuando ya no hay luz que seguir
en la oscuridad de las miradas rotas.

Tengo un infierno de tinieblas listo para dispararse cuando sea necesario
-y autodestruirme,
convivir con el infierno es lo que tiene,
corres el riesgo de autodestruirte en cuanto lo liberes-.

Tengo un infierno de tinieblas listo para dispararse cuando sea necesario
y utopías y fe a partes iguales
para creer en el colectivo y en el amor propio a uno mismo,
todo lo demás son vacuos intentos de engañarnos,
rebaños de corderos trashumantes que desfilar de norte a sur,
de este a oeste,
cuentos de falsas banderas que nos impusieron,
cunetas de olvido que se nos remueven por dentro,
dolor,
dolor,
y olvido en forma de castigos que nos enseñaron a capa y a espada,
y represión
-así de claro y sin medias tintas-,
décadas y décadas de represión
hasta que callamos del todo por miedo a estar peor de lo que ya estamos.

Que dolorosa puede ser la vida cuando no hay forma de vaciar en el mar un océano de miedos
y dudas para las tardes de lluvia
y sueños para los días de sol,
y un reguero de pólvora preparada para explotar
en mil pedazos
y aún así,
a pesar de todo,
o quizás por todo,
lo que nos queda es seguir y caminar.

Soportar el dolor,
guardarlo bajo llave,
y seguir y caminar.
12
2comentarios 102 lecturas versolibre karma: 115

Again no echo game

She put down roots,

but she’s gone with the wind;

she is always on the ground,

but seems to be up in the air.

She’s barely a tree;

a bare, wise and precious wood.

And her branches are twisted,

and her leaves completely green.

Rain is what she drinks;

the sun is what dries her hair.

When she’s not wet anymore

she drinks all of the sun rays.

And she sings.

Oh, she sings everyday.

With all the colors from heaven.

And then the wind echo spares.

So you can hear that angelical tree.

Yes, you know better than I

that your roots can just fly to the clouds

and that your branches make the echo stay.

But it’s time to face the truth.

There’s no chance for me to be with you.

But, anyway, I won’t ever give you up.

I’ll be right here until the end of our time.
4
1comentarios 48 lecturas english karma: 59

A la vuelta de la esquina solo hay más de lo mismo

Ando por el barrio con las manos en los bolsillos y la mirada perdida, sigo hacia adelante porque no queda otra, porque la esperanza es lo último que se pierde - dicen - y yo, pues bueno, pues me aferro a eso, siempre es mejor que nada. Nada es caer irremediablemente al vacío y ahí no se esconde nada bueno. Créanme, sé de lo que hablo, he pasado tanto tiempo allí metido que he llegado a creer que sería imposible salir de ese pozo de oscuridad.

Que no tengo nada en contra de la oscuridad. Que conste. Que vaya eso por delante.

Pero cuando te has perdido tantas veces en ti mismo creo que va siendo hora de buscar un poco de luz. Pues todos sabemos que las tinieblas solo pueden reflejar, pero no iluminar.

Ando por el barrio con las manos en los bolsillos, el frío se filtra por los resquicios del abrigo y yo, subo hasta arriba la cremallera y me enfundo el cuello escondiendo la barbilla en la palestina rojinegra que llevo anudada de cualquier forma, como el pelo alocado en mechones que bailan al viento. Busco salida en cualquier vía de escape, pero las puertas de emergencia están cerradas y no queda otra que asumir y aprender a convivir con la cotidianidad diaria, a ver si así aprendo a eso que llaman vivir.

Que podría sentarme y ver la vida pasar.

Pero cuando lo has hecho tantas veces por incapacidad y no por decisión propia; si al final logras tener esa libertad de elección, como que prefieres seguir caminando antes que caer en lo mismo y olvidarte de como se hacía eso - caminar -.

Ando por el barrio con las manos en los bolsillos, la música en los cascos, y el eco de mis pasos reverberando por las callejuelas. Dejando tras de mí un rastro de vaho al respirar. El aire helado me eriza la piel y trato de acelerar suavemente el paso para entrar en calor. El frío; es todo cuanto queda cuando ya no hay motivos para seguir, para elegir, para soñar. Todo lo demás son vanas ilusiones de creerse que uno controla la partida; sin ser esto para nada verdad.

Que podría creerme libre. Que a veces hasta me lo creo. Que quede claro.

Pero cuando has comprendido ciertos aspectos de la realidad te das cuenta de que no todo es como te lo pintaron. Y a veces, por más que lo intentes, no queda otra que fracasar. Que eso no quiere decir que no lo intentes. Pero los hechos son otros. Y a base de golpes y caídas, las palabras entran mejor con sangre. Y cristales de espejismos astillados en las yemas de los dedos.

Ando por el barrio con las manos en los bolsillos y la mirada perdida, sigo hacia adelante porque no queda otra, porque la esperanza es lo último que se pierde - dicen - y yo, pues siempre he sido más de soñar y tratar de volar.

Aunque luego todos nos imaginemos el final de la historia.

* * *

Ando por el barrio.
Las manos en los bolsillos.
La mirada perdida.
Y el eco de mis pasos perdiéndose por los callejones solitarios.
8
sin comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 104

On my way

On my way,

trying ours.

Tiring living

day to day.

Need to liven up

all in my inside.

Well, almost all,

cause I’m already

starting to get ready

to be

doing well.

On my way,

trying ours.

Climbing with

magical wings

made of dreams

and a strong will.

Tiring living

day to day.

My will

will be willing

to create, and keep

living, not surviving,

which also,

without even thinking

about writing a will.

On my way,

trying ours.

Tiring living

day to day.
6
2comentarios 44 lecturas english karma: 89

Written dream

In which dream

I dreamed

I dreamed of you?

In the one I dreamed

last night.

The dream was about me

writing that I miss you.

I dreamed a dream

where I wrote a poem

like this one.

Well, in the dream it had

shorter lines,

and I dreamed I wrote

so much better.

But, what can I say?

I break the rules and write

just with my heart.

But right into the dream,

there were games;

so many games made

of a few words.

Words that didn’t convince me,

but words that had

a double meaning for love.

Right now I’m missing

so many people,

but the ones who come

to my mind are just four.

So I’m writing

this dreamy poem because

maybe it’s time for us

to start from scratch.

They say “it’s never a goodbye”.

They say “you never know”.

They also say “never say never”.

Why don’t we say

“we’ll meet in our dreams”?


I dreamed a dream

and I wrote a poem

like this one.
7
sin comentarios 41 lecturas english karma: 95

Poeta: Que la trinchera sea nuestros versos

Llamo a esa Generación Rota,
a ese grupo de poetas que buscan dominar las letras,
un hueco en esta España yerma,
un arrebato de sueños entre difuminadas izquierdas.

Llamo a Eleutheria
y a Marta Synés
para que me muestren
la fuerza de todas las mujeres.

Llamo a Bolibic
y a Saudade
porque la resistencia y las libertades
van de la mano de los sentimientos personales.

Llamo a esa Generación Rota
que busca al calor de sus notas
un rincón entre tanta soledad para que les acoja,
un refugio para huir en ciudades que nos abandonan.

Llamo a Kosti y a Escerezan
porque no hay revolución sin ideas sinceras,
no hay belleza sin la soledad que nos apresa,
no hay alegría sin levantar trincheras.

Llamo a Grecia y a Lura,
al amor, a la amistad, al sol y a la lluvia,
a la naturaleza y los barrios, a quien trabaja y a quien estudia,
a quien realiza donde y cuando puede contracultura.

Llamo a esa Generación Rota,
a ese grupo de poetas que logran luchar con todas sus fuerzas,
que construyen poesía a pesar de que no sea de altas ventas,
que todavía tienen esperanzas para aspirar a que la libertad sea nuestra.


Gracias por evadirme tantas veces con vuestra poesía.
13
8comentarios 108 lecturas versolibre karma: 136

Naked spirit that goes through doors

Things are complicated
And thoughts are not exceptions
In english the being is more sensitive,
It is not scared,
Neither terrified.
In english the being is ull confidence,
He is comfortable
He start think about a new and different way
To see the life and to perceive what it wants.

Today it is August 23rd
Remembering this day in 2014
Too many things have changed
The being, loves and lovers, the human sense,
religion, skin, hair color, perspectives.
This day in 2012
I remember my being in the hospital
Mom was outside waiting for me
A dermatologist and nurses,
Whom I love very much,
With cotton specks over my face
And too much blood in a scalpel.
The being was anesthetized
But it felt everything
Every cut, every twinge,
Everything was there before the eyes,
Was awake.

Midnight is the perfect hour
To be naked, to be barefoot
Enjoying having a home
And getting naked
Walking through the doors.
In english the being is not afraid to be virgin
Waiting for times and taking breaths
Does not take the life as a competition
Living her essence, her armony and her love
Smiling with every face muscle
Being confident of a YES
And very proud of a NO.
Innocence is very beautiful
But also is attractive be experimented
And of course not being a fool.

A life of free spirit
A free spirit who run through Virginia,
Wants to know about the discoverers.
A free spirit that touch the wind,
Feel the fallen leaves of the trees,
Rubs his skin with mud.
A free spirit that breaks its shackles,
Guides his path without compasses,
Does not live kneeling
It arise every day to get his dreams
Listening to music
Feeling it for all its body
A free spirit that in this world is freedom.
4
sin comentarios 66 lecturas english karma: 45

Sabes a Libertad

Surco el mar en tus ojos de esperanza
rozando con los dedos la salitre que se levanta
e impregna mi piel
dotándome del aroma ese
que dices que tanto me caracteriza.

Susurro a la noche las horas para volver a sentir tu ser
y tu voz que me acuna cada mañana,
los atardeceres bañados por girasoles te dan un toque preciosista
como de acuarela recién pintada
con el fondo de la Ría brillando en tu mirada.

Bailo en los días de lluvia
pisando charcos, levantando viento,
sintiendo en mis labios tu aliento
invernal bajo el calor de mi sonrisa sabor verano,
esa que hace que juntos creemos un otoño eterno.

Atrapo los versos al vuelo como quien recita amaneceres
y el horizonte te precede levantando destellos
de besos y abrazos
acunándonos en cualquier banco o en la misma hierba
que llena de verde el cielo y de frescor el amarillo de los rayos.

Buceo jugando con el tiempo
atrapando el momento
sacándole los colores a los sentimientos.

Descanso sobre las rocas de cualquier acantilado
con decenas de cormoranes desfilando
entre los recuerdos de amarnos.

Surco el mar entre tu risa,
frágil caricia,
artística vida,
viaje sin rumbo de ida por las calles de la Poesía
14
6comentarios 67 lecturas versolibre karma: 125

[...]

Una manera de conjugar contigo
es de dos a tres de la tarde,
porque cuatro palabras no son suficientes
para remplazar cinco flores distintas
de seis sentimientos aleatorios.

Por siete montones de hojas secas
te concedería ocho bailes en el parque,
ya que antes de las nueve y después de las diez de la noche
nos esperan once vidas más.

A unos pasos de las doce
se interpusieron trece estrellas fugaces
por catorce noches de desvelo,
y quince minutos después
ya estábamos acomodando
las sonrisas que llegaban de sol a sol.
13
4comentarios 62 lecturas versolibre karma: 131

Se viene libro: Generación Rota

Tras meses y meses de preparación, rechazos, dudas y noches en vela, por fin puedo presentaros el sueño de una vida: Generación Rota.

Siempre he escrito como vía de escape, como forma de plasmar mi día a día, como la mejor herramienta para dar rienda suelta a mis sentimientos.

Años y años de escritura y poesía me han guiado hasta aquí, hasta el momento y lugar en que he decidido reivindicar los versos y construir con ellos la trinchera tras la que dar cobijo a tantos y tantos que se han sentido alguna vez desamparados bajo este sistema que no deja de ahogarnos.

Es la hora de transformar la realidad y unirnos, porque juntos somos más fuertes y ya era tiempo de que la poesía recuperase su lugar en esta batalla y gritase las cosas altas y claras.

Si este libro ayuda, aunque sea un poco, a resistir, soñar y mantener las esperanzas, habrá cumplido su cometido.

43 poemas y 131 páginas de amor, soledad, rebeldía y resistencia.

"Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños."
10
7comentarios 88 lecturas prosapoetica karma: 106

A Paola

La carne se pudre y no por el tiempo,
se pudre por el látigo constante en la herida;
y tú que sabes saturar con aguja,
desgastas el hilo por otro destino?

El misionero no olvida ser misionero,
aunque el crucifijo perfore su cerebro,
naciste con el don para mantenernos unidos,
aunque crecieras entre ausencias y chillidos.

Las palabras que reverberan en ecos,
son como semáforos a prueba de daltónicos;
mas devolverse para resanar los huecos,
es seguir dilatando el sendero.

El azar es simplemente una baraja sin marcar,
una moneda lanzada al viento,
unos dados que se deslizan sin carga,
y lo tuyo es la antología de un hecho.

Porque a pesar de la anestesia que te hayan inyectado,
a pesar del coma inducido por ultrasonido,
la carne seguirá gritando,
lo que en realidad estas sintiendo.

Y cuando escuches veras,
que todo es cuestión de frenar y volver a empezar.

Niorv Ogrin
leer más   
11
3comentarios 94 lecturas versolibre karma: 110

Seré tus sombríos pensamientos

Soy la sombra que ves desde la ventana
acunando su ansiedad.

La Noia del Semàfor


Soy un pedazo de cielo caído
una lengua de fuego de tu propio infierno
soy
sencillo cuento certero sin final feliz
fábula que no te enseña nada por lo que seguir
sutil sinsentido de vuelta
camino sin señales que sepan
marcar la salida a tanta incerteza
a tanta duda interna
a tantos miedos
tantos sueños
tantas pesadillas que cargar a cuestas.

Soy un trozo de espejo
añicos de cristales que tiñen de negro
los ríos escarlatas del cuerpo
herida abierta sin cicatrizar
supurante existencia sin final
pútrido juego que te invita a saltar,
soy
la bruma en la mirada
las noches sin luna pasadas
todas las preguntas eternas sin respuesta
un acorde triste de guitarra que reverbera
en la fina hebra de tiempo que lleva
el viento al vacío incruento del oscuro silencio.

Soy la sombra que ves desde la ventana
acunando,
sangrando,
masticando,
su ansiedad
por siempre jamás.
10
11comentarios 107 lecturas versolibre karma: 106

Desarraigo

Vigo se desangra, poco a poco, arrastrando ríos de nostalgia por sus calles. Mientras la Gran Vía llora, el Castro se desgrana poco a poco, como los pétalos que dicen "me quiere, no me quiere".

La melancolía se viste de gala y encharca las avenidas grises convirtiendo a la ciudad olívica en un lienzo en blanco y negro.

Es extraño, el sol brilla y hace días que el cielo no estaba tan azul, pero todo me resulta ajeno, como la melodía de un fado lejano cantando a la patria querida. Es como si el espejo se rompiese en mil añicos, rompiendo la ilusión de que nada ha cambiado, cuando lo ha hecho todo; como las memorias de una guerra que deshumaniza el corazón saboreando todas y cada una de las almas rotas.

Y es ahí, cuando hasta la puesta de sol me resulta indiferente e insípida, como el delirio del que Borja hablaba.

Porque algo se ha roto, un salto en el tiempo palpable, aunque los posters y fotos de la habitación digan lo contrario.

Quien sabe, quizás sea verdad eso que decían de que nunca volverás realmente a casa una vez te has ido.

Quizás la mente mutada tenga prohibido el paso, como un espíritu condenado a vagar por siempre.

Quizás recuerdos y mente se rompan y ya nada vuelva a ser igual.

Quizás el tiempo ha vuelto a hacer de las suyas.

Quizás...

Yo solo se que Vigo se desangra, desgajándose en miles de gotas que gritan: "te condenamos a vivir desarraigado a todo lo que considerabas tu hogar".
6
2comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 82

Para ti

Un día me propuse escribir una poesía para ti,
Pero me puse frente a la pantalla y no me salieron los versos.
No me gustaba escribir sin espontaneidad,
Entonces tuve que buscar en mis adentros,
Y descubrí que no necesitabas una letra,
Que ya de por sí eras poesía,
Tu piel morena y suave,
Tu sangre, donde navegan tus miedos y mis alegrías,
Como un yonky que se engancha a tu sonrisa
Volando libremente en el humo de tu propia sintonía.

Una noche, mi cama, tu cuerpo,
Enlazando mis brazos, tus labios, tus besos,
Existir en un mutuo deseo.

Arder en el abismo que me dejas cuando te marchas,
Levantándome cada mañana con el pensamiento de ti saber.
No quiero nunca verte en tu cara una lágrima derramada,
Ni una camisa mojada que se seca con el decoro de mi piel.
Se me olvidaba, sé que ese día llegará,
Ese, en el que el viento, mi espíritu, mis palabras
Te den las gracias, y se mueran de amor por esa dulce mirada.

@rumba_poesia
leer más   
7
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 89

A kind of magic

Well, here’s another ‘Nothing-at-all Day’.
So, let’s see what was up here and there.
Has anything changed in your world?
Has anyone changed their way?

We could take a walk on the wild side.
Or we could walk together, walking on the moon.
And we could work hard to create a chance
For the unlucky ones to live a better life.

No, today was a very special day,
Spent with three pieces of my heart.
Spent with the ones that are simply the best.
The ones that will not be forever there.

Let’s let the rain wash away all the pain of yesterday;
Because we’re only coming home when we live life day to day.

Stop worrying about growing up,
Because we’re only growing when we learn by our skin, not by our brain.

Don’t you worry child.
Sooner or later you will understand
That we are what we think.
That our mind can kill us alive.

Thank you so much for this detoxifying day.
It was one of the most exotic and magical.
Your hearts are the hugest.
Your souls are the wisest.
3
sin comentarios 49 lecturas english karma: 43

Remedios

Me subo aquí sin remedio
porque remedio soy y lo que llevo,
remedio a la rutina de la oficina,
al transbordo y al símbolo que nos domina.

Nací en medio de todos,
jodido y en ayunas;
nací con la sangre en mis ojos,
con genes concluidos de escombros.

La mendicidad corroe nuestras manos,
eclipsando definitivamente nuestra mente;
anclando los pies, rasgando las alas,
sepultando cualquier mañana.

Y lo sé porque también he sido mendigo,
con el móvil en mis manos implorando a que suene,
para que me encadenen en un oficio simbólico,
ligado a un salario mínimo.

He perseguido una llave inexistente,
intentando liberar de mi cuello este grillete;
y correr las escaleras de arriba a abajo,
sin tener lo que produce la falta de billetes.

No es resignación el remedio que ofrezco,
quebré la cadena para no olvidar donde pertenezco.

Niorv Ogrin
11
9comentarios 101 lecturas versolibre karma: 103

Sueños Recurrentes

Es el sueño más recurrente,
el que se disipa con dificultad,
es el que se mancha con seguridad,
el que se quiebra sin tener fragilidad.

Tiende a ser la moción
que nace de los héroes enaltecidos,
y que se escapa al abrir los ojos
engañoso, fétido pero innato.

A estas tibias manos
no le enseñaron a aferrarse,
para no soltar los andamios
que construye la avaricia.

Y es en ese disparo helado,
donde el sueño implora por su vida,
donde todas las maldiciones desgarran los días,
atardeciendo la paz y la cordura.

¿A que soñador le dan ganas de vivir,
cuando el despertador lo llena de golpes,
y se empieza a intuir
que el sueño se rompe?

Es el sueño recurrente
el que se sacrifica facilmente.

Niorv Ogrin
9
sin comentarios 85 lecturas versolibre karma: 109

Batlle siempre me ha recordado a batalla, supongo que por su espíritu incansable de luchadora

"Nosotros no somos de madre capitalista. Nosotros somos de madre obrera."


Avanza por el pasillo con el sumo cuidado de los pasos indecisos que buscan pisar sin caer, sin perder el equilibrio al borde del precipicio que es el vacío del fin de la memoria. Y yo, al verla alejarse así cada vez que me da las buenas noches, como que intento hacer memoria por ella, y recordarle continuamente a qué día estamos, qué instante de la semana es mañana y preguntarle si ha tomado las pastillas, los polvos y el jarabe, en ese orden, pero al revés, consciente de que si no la regaño cada día por la cantidad de comida que sobra nadie lo hará, pero intentando hacerla entender y razonar, porque los gritos nunca sirvieron de nada para educar y ella, tirando de refranero popular lo sabe y me mira y me lo recuerda: Que por un oído me entra, y por el otro me sale.

Que la nevera nunca esté vacía, y la despensa siempre llena, supongo que es la herencia directa de una posguerra que dejó más miseria que toda la grandeza moral que nos vendieron que iban a instaurar durante la última cruzada de la cristiandad, que por desgracia, tuvo que tener lugar en nuestro país. Cuando nos sentamos a cenar y ve alguna noticia de actualidad y me pregunta que este de quienes son, y yo le digo que es Garzón, que es de los rojos, de los nuestros, de los del Padrí; y ella sonríe, se ríe, y asiente con la cabeza, y dice, como me dice cada vez que voy a una manifestación, que al Padrí le habría gustado conocerme, que era de los suyos, de los que creen que vale la pena cambiar el mundo, y yo sonrío, y le digo que lo sé, que a mí también me habría gustado conocerlo, y es verdad, a veces echo de menos no haber conocido a ese bisabuelo del que solo tengo como recuerdo un recopilatorio de prensa soviética que se llama como el satélite Sputnik, pero en castellano -los artículos, no el nombre-.

En momentos como ese, ella hace memoria y me cuenta como iba a ver a su padre a los campos de concentración, a mí me llama la atención su conciencia de la situación vivida y como no llama cárceles, sino campos, a esos lugares en los que internaron a todos los luchadores por la democracia y la libertad que cayeron a manos del franquismo. Continúo, que me voy por las ramas. Ella recuerda, y entre esos instantes de su niñez, siempre me cuenta como a veces a los presos los dejaban nadar en la playa y me cuenta, con la ilusión de una niña, como lo veía saltar desde lo alto de una cala y zambullirse en el mar. ¿Pero tú sabes la altura qué era? ¡Como diez metros! ¡Y saltaba y hacía CHAF! Acompasando la explicación con grandes gestos, para ensalzar la magnitud de la hazaña.

Otras veces hablamos de la política y me pregunta que qué ocurre en Venezuela y yo le digo que gobierna el pueblo y a los ricos eso no les gusta y ella me dice que claro, que a esos nunca les gusta, que por eso hubo una guerra civil aquí, porque los que mandaban querían seguir siendo ricos. Y se queda pensativa mirando el infinito, y como pasándolo mal al recordarlo, pero consciente de que debe contarlo, me explica como un día vinieron unos con camisas azules a buscar a su padre. Que petaron en la puerta, y su madre, les mandó a ellas y a sus hermanas esconderse bajo la cama en la habitación. Vieron sus pies, y en medio de la noche se llevaron al Padrí. Y a ellas les tocó pasar hambre, más de la que pasaban, hasta el punto de tener que comer las mondas de las patatas si no siempre, sí con frecuencia.

Cuando me lleva al cementerio yo la sostengo del brazo, sé que necesita llevarme de vez en cuando, como mostrándome los procedimientos de esa especie de ritual con el que rendir cuentas con los que ya no están, y a ella eso le hace ilusión. Y cuando lleva mucho sin ir porque ha estado mal de la pierna o de la cadera, pide perdón y les lleva las flores más bonitas que encuentra, como excusándose por haber faltado a su cita semanal. Camina con calma, me pide que coja una regadera y se dirige a la tumba de su marido, la riega y la limpia, como cuidando todas las arrugas que no pudieron envejecer juntos, hablándole en catalán y en voz baja, contándole todas las novedades, y que mira, que ha venido el vigués, el nieto de Manolo, que que grande está y cómo cuida de su abuela, que qué bien que lo pasamos juntos, que la espere una miqueta, que todavía le falta para reunirse con él.

Después recorremos el cementerio, a mí siempre me han parecido lugares fascinantes y me pierdo observando los mausoleos, las fechas de las tumbas y respirando todos los recuerdos perdidos que viven entre los que ya no están por acá. Giramos en una esquina y luego en otra, y llegamos a la antigua zona republicana, ahora es una zona más, pero siempre me ha parecido bonita la idea de que mi bisabuelo esté allí, como una forma sencilla, pero importante, de recordar que se dejó la piel en el Ebro, en la cárcel y que se salvó de la muerte por un azar del destino, porque las celdas estaban llenas y porque España necesitaba mano de obra y Franco decidió que era mejor el indulto, que ya habían aprendido a callar, aunque siguiesen gritando en voz baja y escupiendo cada vez que pasaban al lado de los del club de Hípica, que eran todos falangistas de los de camisa azul en domingo.

Y nos detenemos frente a la tumba, y otra vez la conversación en catalán, que mira tu bisnieto, que es como tú, que ojalá lo hubieses conocido, porque es de armas tomar. Y que me riñe siempre, pero lo hace por mi bien y porque me quiere, y que lo pasamos bomba juntos y que está con una chica muy riquiña y muy maja, que viene mucho de visita. Que en muy poco estoy con vosotros, pero esperad unos años más, que los quiero ver juntos. Y no lo dice, pero yo estoy seguro de que lo piensa, que no se quiere ir hasta que me vea mayor, porque para él sigo siendo un niño, de 24 años, pero un niño al fin y al cabo, y que no se puede ir hasta que hayamos reído tanto como para no olvidarla.


Y luego volvemos, y vamos para casa, o al médico, o a la farmacia, y subimos las 95 escaleras de su casa -se sabe bien ese número y siempre que puede nos lo recuerda, sobre todo al doctor y a los otros viejos que se encuentra por la calle, entre quejas que más bien son muestras de orgullo propio-.


Otras veces vamos a por helados a la Torre, uno de chocolate para mí y uno de limón para ella, nos sentamos en un banco y vemos el cielo de Coruña despejado, mientras hablamos y disfrutamos, de los cucuruchos, de las pipas, de las vivencias, de los años. Y cuando volvemos estamos agotados, sobre todo ella, pero sonrientes y pensando en qué cenar en un rato.


* * *


La Yaya, que así siempre he conocido a mi abuela, pasó muchas penurias durante la posguerra, por eso yo cuando veo la nevera llena me enfado un poco, pero no mucho, porque me doy cuenta de que todo lo sufrido bien vale el tirar de vez en cuando algún yogur caducado, que lo importante es soportar las heridas del pasado y como siempre, intentar que el olvido no nos engulla la dignidad, que bastante nos hicieron sufrir como para que hoy en día tengamos todavía que callar.
4
sin comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 47

Gritos silenciosos

Nos hemos aventurado en momentos llenos de adrenalina y buenas causas. Ha servido de mucho las noches sin dormir y los destellos de tus pupilas al pensar en dónde estaríamos después del amanecer. Hasta rompimos las reglas de la cotidianidad para que tu corazón mantenga los latidos alborotados.

Hemos sido compañeros en cada viaje improvisado y en cada uno de los momentos que necesitábamos uno del otro, a pesar de que los demás decían que era una causa imposible. Nos hemos apoyado en cada locura y en cada idea descabellada que muchas veces nos sacaban más de una carcajada.

Juntos, siempre unidos en cada adversidad y contra todo problema que se quería anticipar a lo inexplicable. No alcanzan las palabras para describir cada uno de los momentos que se quedaron grabados en la memoria... pero ya no podrá ser así.

Ha sido una aventura maravillosa a tu lado, siempre dispuestos a lo inimaginable sabiendo lo que el otro ya quería anticipar. Nunca faltarán las bocanadas de sueños en tu honor.

Buen viaje, amigo mío.
5
2comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 71

Syria

Syria:

De morte
Em morte,
Vão explodindo luas,
Versos
E fagulhas de coração.

Saltam, das mãos,
Das mães
Lamúrias eternas,
Que de tão belas,
Trajam-se de sangue e dor,

Matam-nos
E mentem
O eu, descontente,
Guerreia, a todo instante,
Na pausa entre
A fome e o travesseiro.

07/07/2016.
Léa ferro
8
3comentarios 263 lecturas versolibre karma: 49
« anterior1234