Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1429, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Creatividad

La creatividad
es de implosiva sutilidad,
en el momento
que permites a la idea
compulsiva expontaneidad.
Son llamativos momentos
captados por la atención
que solo una visión
amalgamica en complección,
utiliza a pasatiempos.
Es una voz sin lamentos,
inigualable en comparación
de increible convicción,
hiperbolizada en figimientos.
Pura energía que brilla,
ilumina vias de sensatez
desafia a la timidez
como fichas de agedrez,
preparandose a la guerrilla.
Nuestro tiempo es de parir
de engendrar nuevos pensamientos,
en oscuros y largos recuerdos
postpuestos a vivir.
Obligado compartir conocimientos
de extrapolados sentimientos,
excrutando redimir
una absolucion al morir.
Grata satisfacción siento
solo con compartir,
alegrías que en vida reviento
optimista al porvenir.
leer más   
7
2comentarios 51 lecturas prosapoetica karma: 83

La vida que llevo

Y esa es la vida que llevas,
esa es la vida que decidiste llevar.
Y te dicen: “¡Podrías haber hecho algo mejor con tu vida!”
Y tú piensas: “¡No se me ocurre nada mejor que ser feliz!”.


ALDA
(Derechos Reservados)
leer más   
18
16comentarios 123 lecturas prosapoetica karma: 99

Llama interna

Fuego que arde lento.
Son placeres no olvidados,
postpuestos por el momento.
Humo de sueños quemados
alargados en el lamento
de no ser realizados.
Añorado el estoicismo,
contemplado pasar del sol
enmascarando control,
en realidad es espejismo.
Exigua pero candente flama,
insesante de energía
limitada sabiduria,
que incinerada en llamas,
pretende ser romantica y narcisista.
Pelandusca en su bondad,
sin aspiración a maldad
es siniestra ingenuidad,
pero crudamente realista.
leer más   
16
16comentarios 139 lecturas prosapoetica karma: 99

Luz

Luz seria quien al nacer
Me enamoraria
Sentiría que todo
Lo podría al tener su compañía
En solitarios días
Se que con ella me quedaría
Más notaría que se iría
Al morir el alba al llegar la noche.
leer más   
29
17comentarios 120 lecturas versolibre karma: 111

poema en proceso

¿Qué es más importante
para ti
que yo?
¿Todo acaso?

¿Por qué tras tan dolorosa
espera llena de
llanto
me dedicas apenas minutos
de tu tiempo
si supuestamente me necesitabas tanto?

¿Y por qué
todos los demás
parecen poder disfrutar
de tu compañía y atención
infinitas?

¿Por qué cuando estamos juntos
siento que estás deseando
marcharte?

¿Te alejas de mí
porque temes
a la despedida?
Tal vez te alejas
porque quieres que
esa despedida llegue ya.

Deja de hacerme daño.
leer más   
6
1comentarios 31 lecturas prosapoetica karma: 74

Lágrima

Me persigue su mirada.
Me desnuda su frase.
Levanta lento el vestido
de mi mezquindad
y no detengo sus dedos.

Me muerde el labio del orgullo
y recorre mi cuello
con sus fantasmas del pasado.
Me descolocan sus verdades
de sabor a mentiras vetustas.
Suda mi consciencia.
Reseca mis labios y los moja sin censura.

Me traiciona el azul que sangra de esta alma lejana.
Me sacude atormentada bajo la lupa de su engañosa calma.

Me tiende en su costa de música y carne nocturna.
Me contagia su locura quebrándome todos los silencios de la confusión.
Voy del cielo a su vida
y olvido lo sin olvido... Un secreto perdido de deseo en el sonido de la cabina nos encerró por dentro.
Se perdió la llave dentro de mí. ¿Para qué salir?

Pasan de las 3 y sabrá que la ha sumido, en lo profundo, hasta lo más profundo,
de lo aun más, por aún más.

Lloraré en mi lugar de siempre...
entre sus brazos abiertos.



Yamel Murillo




Caos, calma y viceversas©
D.R. 2016
leer más   
7
sin comentarios 51 lecturas prosapoetica karma: 76

Sospechoso —(De la serie Códigos del Milenio fragmento del monologo «Lluvia de Citocinas»)

Cojo el arco —también la flecha— infiero una tentadora reducción del símbolo mortal,
porque en toda arma, su exponente letal vendría a determinarse por la proporción de abominación correlativa en las manos donde reposa, dicha correlación deriva de las falencias de la mente y de los cráteres y callosidades del parasimpático. La construcción sociocultural, aunque influye,representa nimiedades a modo de pretexto, ya que es susceptible de violentarse o de saltarse.
Ningún armamento es inofensivo por sí solo, ya trae la perversión implícita en su invención.
aunque no es dicha perversidad características de todo objeto, notemos que es posible dar muerte con una quijada de burro,
Cuando el aparataje neuronal entra en desequilibrio, cojea todo el sistema nervioso — igual que el arco y la flecha— es evidente que un renco, tendrá desventajas físicas, pero no de intelecto y por ende no hay excepción de perversión, dado que ambas entidades tienen origen común. (La falacia queda al descubierto), no cojea quien no tiene patas «extremidades» (para sonar menos rupestre), pero el código mortal prevalece en los niveles macros del miedo, es natural que nuestros sistemas inmunológicos, desconfíen de los frágiles tegumentos que usamos como frontera con el mundo exterior. — por allí vienen los tiros— cuando las células dendríticas perciben el tiroteo responde con una tormenta de citocinas desproporcionada (violencia con más violencia). Tantos reflejos sociales en el mundo biológico, me resultan sospechosos — muy sospechosos—
leer más   
13
12comentarios 125 lecturas relato karma: 95

Una Peculiar Mariposa

Se escribía en prosa
Cuándo de las palabras aparecía
Esta peculiar mariposa
Interrumpiendo con su hermosa
Paleta de colores.

Me perdía en cada renglón
Porque algo buscaba su corazón
No le di tanta razón su presencia
Más seguía planeando quizá
Busca una rosa
Más no la encuentra en la meza
Fue incesante su vuelo
Cayó desplomada al suelo
Y paso a formar parte de esta prosa.
leer más   
16
14comentarios 118 lecturas versolibre karma: 95

Corazón De Mar

Calmar
Su corazón de calamar.
Recorrer su corazón de mar,
Más la vuelvo a encontrar
A orillas del mar,
Entre mis brazos la vuelvo amar
A Mar.
leer más   
24
13comentarios 100 lecturas prosapoetica karma: 107

Corre...

¡Corre, desnuda el pensamiento,
no sientas hoy vergüenza, ni dolor,
y déjalo volar.!

Llega la noche,
se encienden las estrellas,
las flores ya se duermen
y el corazón precisa de palabras.

Son las prohibidas,
aquellas que amordazan tantos labios
con la niebla
y el silencio de la vida.

Quizás tu pensamiento sea ligero
y vuele sin destino,
en busca de los faros
y las costas.

Quizás esas palabras que precisas
estén entre las olas de la playa
y sean un rumor de caracolas y resacas
que confiesan sus secretos a la arena.

Es posible que te encuentres
ese alguien que te hable
y que llene ese vacío
que te agobia,
que recoja tus vestidos
y los limpie de pecados
porque puede que te diga
lo que tienes y te sobra,
y hasta aquello que precisas
en el alma, ardientemente.

Y si viene la galerna bruscamente,
y te abraza la tormenta, con su mano,
ahora tienes a ese alguien que te ayude,
que le ofrezca mariposas a tu alma
y que adorne los pigmentos de tu piel
con amapolas.

Ya no tienes que temer a los recuerdos,
ni a personas que pasaron por tu vida,
porque andas y caminas libremente,
con tus alas de cristal y de inocencia,
por un mundo de ilusión
y fantasía.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/03/20
14
2comentarios 92 lecturas prosapoetica karma: 116

Un intento más

Aquí el camino de mi vida, no haré preguntas sin respuestas que ya sé, si abuso de los sin embargo no quiero prevalecer como he sido, necesito un cambio.
Mi hogar es mi cuerpo, en él habito, palpito con hábitos, los cuales hasta hoy son ninguno; puro destrozo.
Soy la esperanza que necesito, el mundo se cae pedazos hace siglos, muchos esperando su declive y cierre, para que claudiquen las vidas aburridas de rutinas, y sin propósito más que alimentar el hambre inacabable.
El hambre no se termina, no juguemos con mentiras, aplicando éste término a nuestro estómago social, que se retuerce de dolor cuando no tiene muerte que comer,
hace falta un apetito de aire para valorar el tesoro escondido en nuestras narices.
leer más   
6
1comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 84

Poema diario

Miro el limpio cielo marino
pasa una mujer y sus gatos alados
trinando nostalgias de tangos,
el viento cansino y silencioso
empujando el telón de garúa,
otra púa que crece en el corazón.
En una oración cabe la desazón
se queman los papeles que escribí
de mí solo quedan las cenizas
y mis huesos que rechinan
bajo el yugo de las horas caracol.
Infinitos gusanos en el espejo
ya no creo en ellos ni en su lengua,
un río se desboca en mi garganta
nunca tuve temor de una caricia.
Que más da, el sexo de la noche
o tu boca mojada por la brisa.
leer más   
12
7comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 119

Volverás a volar

"Escucha bien mi vieja amiga"
No te detengas, aunque hoy te hayas despertado en la cesta de abajo de la noria.
Ya sabes que su engranaje vuelve a rodar.
Tal vez mañana estés arriba,
contemplando el universo.
Sentirás de nuevo esas cosquillas
en tu estómago como pequeñas mariposas alborotadas que te balancearán en la cesta,
la de arriba, y volverás a volar.





"Para una amiga"





(Imagen de una de las norias más grandes de Europa. La "Giant Wheel)
leer más   
13
12comentarios 90 lecturas prosapoetica karma: 124

Escribir es un arte...

En el camino
de las letras, todo
escritor/a tiene
qué ser honesto
en su trabajo,
con sus lectores,
y en el de sus
compañeros
de viaje de letras...

Respetando así,
su autoría, pedir
permiso cuando
quieras compartir
su obra.
Y no dar todo
por sentado,
cogiendo su trabajo,
poniendo su nombre
debajo, sin pedir permiso...

Los escritores
escribimos con
el corazón, somos
diferentes, pero
nos une, las letras.
Cada uno tiene
su forma peculiar
de poder llegar
a tocar la
sensibilidad, el
alma del lector/a con
sus palabras...

Dejando una huella imborrable...

Hay qué apoyarse
unos a los otros,
de ver lo diferente
que somos pero
lo unidos que estamos,
compartiendo esa
pasión que llevamos
dentro...

Nuestras palabras...

Y quien se
dedica a plagiar,
a coger el trabajo
de los demás sin
permiso, es porque
carece de
esa magia, de esa
esencia que
al escritor/a le envuelve...

Con tus letras el alma
de los lectores
brotan de emociones,
qué florecen en
el corazón...

Y es esa magia
que desprendemos
con tan solo juntar
dos palabras, una
poesía florece,
y envuelve el corazón...


©Derechos de autor
Hilando letras
Isa García
4
2comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 59

Viaje interestelar

No sé si el tiempo pasa muy deprisa o muy despacio, si esto es la anticipación del cielo o del infierno, o es un viaje a una existencia que nos lleve a realizar todo lo que imaginamos que podría ser mejor, o solo el reglón seguido tras la pausa de, otra vez, la vida deteriorada que dejamos parada.

Quizás nos hallamos dado cuenta de cuantas cosas superfluas e innecesarias acometimos y que nos quitan el tiempo tan necesario para entregarlo a los demás o a una parte de nosotros a la que tratamos malamente.

¿Estamos en la búsqueda del planeta utopía al que debemos llegar con la energía de los sueños?
leer más   
4
sin comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 64

Es difícil...

Es difícil que unos versos te subyuguen,
y sentir del corazón su taquicardia
con el alma palpitando de emoción.

Pero esto la otra noche me ocurrió,
al llegar hasta tus letras,
y leer unos versos contenidos en las mismas,
escanciando ese néctar delicioso de un poema.

En el mismo pude ver
a la sangre palpitando de unas venas juveniles,
a unos labios temblorosos
y a los ojos que lloraban de alegría,
porque solo suplicaban y pedían paz y amor
en el refugio de unos brazos añorados,
que buscaba en la distancia.

Era un grito silencioso
el que llegaba del mensaje,
un deseo irreverente de vivir una utopía,
y era un sueño, que hice mío,
de soñar y de volar
por un mundo sin cadenas y sin rejas,
donde nadie se riera de nosotros
y tampoco nos juzgara,
ya que amar y compartir esos latidos
era el lazo que buscaban nuestras manos
como dos enamorados
que lo ansiaban sin remedio.

Como a ti, me gustaría,
recorrer esos rincones de la vida,
retirar las telarañas del silencio,
renovar los pensamientos ya caducos,
airear, con nueva brisa, la sonrisa
de tus labios,
disfrutar en bajamar con el ocaso
y dormirnos en las olas de los mares,
disfrutar de esos instantes tan sublimes
y sentir a nuestras manos
que, nerviosas, juguetean
y dibujan arabescos
en la piel que tanto aman...

Es difícil que unos versos te subyuguen,
pero tú lo conseguiste, con los tuyos,
y me hiciste renacer de las cenizas
y sacar de los recuerdos una vieja melodía,
abandonada, de este viejo corazón,
que ya estaba agonizando.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/03/20
10
4comentarios 64 lecturas versolibre karma: 97

Sonidos del mar

Oh! ¡Que maravillosos sonidos! ¡Son tan atrapantes y envolventes a la vez! Mi corazón no puede parar de escucharlos, ¡no puede parar de sentirlos! ¡Son los inconfundibles sonidos del mar!

¿Cómo es posible que nadie pueda apreciarlos?, Cómo es posible que no puedan prestar atención al apotropaico canto de las aguas. Estas personas decumbentes no entienden lo que ellas quieren transmitir; ¡lo que desean expresar con tanta desesperación! A veces pienso que la gente se preocupa más por sus problemas financieros, que por relajarse un momento; ir a la playa; y disfrutar de los leticios sonidos que nos brinda la naturaleza.

Cuando me sumergo en el mar de la playa cálida, ella siempre me susurra al oído:
―así se hace, mi amigo; déjate llevar por el regolaje de los sonidos del mar y deja que las olas te envuelvan y te cubran con su manto. Que no te de miedo navegar sobre ellas; porque ellas siempre te van a proteger; nunca te van a soltar, ni van a dejar que te undas en la desesperación; tú eres parte de ellas y ellas son parte de ti; porque todos los caminos se unen, en el 《alma del mundo》.
Le hago caso a la mar; entro al agua sin tener miedo y siento cómo las olas me envuelven y me invitan a pasar a sus fraudulentas aguas de cristal. Ellas tocan mi piel; suavizan mis sentidos; se adentran por mi cuerpo y me relajan más que cualquier cosa en el mundo. ¡Ellas suben y bajan por mi ser! No puedo parar de sentirlas; ¡nunca paran de navegar por mi espina dorsal! Por mis brazos; por mis pies; por los recónditos pensamientos de mi mente; ¡por aquellos lugares tan inexplorables de mi ser! Es tan difícil describir el amor que siento por ella; por ella, y por el inexplicable rocío de sus aguas sagradas.

Esos sonidos del mar (que son inconmensurables para la vista del ser humano); sólo los puedes oír si los escuchas desde lo más profundo de tu corazón. Imagina que tú cuerpo se sumerge bajo el agua. Siente cómo las olas te envuelven; cómo te llevan; cómo te arrastran y no te paran de soltar. Asimila ese sonido que entra y sale por tus oídos. El tacto del agua que te deja la piel de gallina; que no para de relajarte; ¡De calmar tu respiración y tú ser! ¡Pero que milagrosas son las olas del mar!

Siente cómo te llevan las olas; cómo te protegen; cómo te enseñan a ser mejor de lo que eras antes; te ayudan a madurar y a dejar de pensar en cosas que no importan para nada. Y cuando se unen al sonido de las gaviotas, ¡se forma una maravillosa combinación! Son tan armónicos y serenos los sonidos que transmiten; ¡se escapan de la imaginación! ¡Te endulzan con sus cotorreos y con las celúreas olas del mar! Que cantan para que se vaya lo malo; para que esa energía negativa se vaya de tu ser.

Nadie puede dominar al elemento del agua; el agua es la que te "domina" a ti. Pero no lo hace como lo harían otras personas; que sólo te desean dominar para que seas una rata más de su laboratorio. No, el mar te controla para no dejarte caer; para guiarte al sendero del aprendizaje; para que puedas conquistar esas olas que tanto te cuestan alcanzar. A veces no entendemos al elemento del agua y por puro temor creemos que es un ser muy malvado; pero es al contrario, nosotros somos los que nos comportamos muy mal con ella.

Pero eso si, el mar puede ser oscuro y tenebroso a la vez. Por un simple descuido, una madre puede perder a su hijo en las aguas del mar por no prestarle la suficiente atención y el debido cuidado. Y ahí es cuando uno se pregunta: ¿"quién es el culpable de esta tragedia?, ¿el mar que se devoró al niño ingenuo e inocente; o la madre que no se preocupó por salvar la vida de su hijo?; hay veces en las que el ser humano se preocupa más de si mismo, que de las personas que le rodean. También el mar puede ser peligroso cuando te encuentras remando en un bote; bien tranquilo y acomodado. Pero de repente cae la noche y ¡pum! Una oleada de mar arrasa con tu bote. ¡Caen tormentas y centellas! ¡La lluvia no para de caer! ¡Las nubes se tornan de gris y los relámpagos nunca paran de rugir! ¡Todo un espectáculo bestial de sonidos estridentes caen hacia ti! ¡Terminas chocando contra rocas y todo se oscurece! Ya no puedes ver nada; ¡sólo puedes escuchar los terroríficos sonidos del mar!

Y además de tener cuidado con los peligros del mar; deberías tener cuidado con el romántico canto de las sirenas. Tan atrapantes y seductoras que pueden conquistar a un hombre mujeriego sin ningún problema. Es imposible resistirse a su canto; son tan perfectas y vanidosas a la vez. Desprenden un encanto natural que va más de la imaginación de cualquier ser humano. Pero esa no es la única belleza que tienen; su cabello dorado es tan voluminoso que te ciega el corazón. Sus ojos ojirazcos dominan el color del mar; sus aletas son tan majestuosas y elegantes que dan ganas de tocarlas; de masajearlas. Ellas son las reinas del océano; las que no pueden ser engañadas por nadie.

Y a pesar de todos estos peligros; cuando conectas tu cuerpo con el de la mar; todo se olvida. Todo; todos los problemas del mundo se desvían. Todo ese dolor que sentías por dentro se desvanece y se dispersa por el agua. Todo desaparece; todo se hunde, todo se une, y sólo quedas tú; sólo tú, y los sonidos del mar. Todo se hunde; todo se desintegra; todo se cura y todo se va.

Autor: Gonchi Celayes Caballero
leer más   
3
2comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 37

Marea la marea

Marea la marea
de tus ojos rojos
flojos se florean
como gatos cojos
de dudosos destinos
amorosos rugidos
ungidos y rotos
corazón de espinos
amores esquivos
rumores de trinos
temores encendimos
y nuestros gatos rojos
en tus ojos cojos
se marean en la marea
que en tu cuerpo
se florea.
leer más   
15
8comentarios 118 lecturas prosapoetica karma: 114
« anterior1234550