Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 202, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Polvo eres....

“Y al polvo volverás”;
eso, un libro sagrado dice.

Ayer estuviste con nosotros,
nos enseñaste a sonreír a
pesar de los problemas.

Trabajaste día a día sin excusa
alguna para faltar.
Llegabas a casa sonriendo con
ese olor a galleta y pan… y sí, nunca
en la mesa llegaron a faltar, gracias
a ti.

A tu vida no le quisiste dar
complicaciones, -satisfaciendo
a un esposo-, fuiste libre
y decidiste darle otro sentido.

Tus hijos no nacieron de tu vientre,
éramos nosotros, tus sobrinos
y todo aquel que por tus consejos
se dejaba orientar.

Por muchos años te fuiste de casa
para llevarles a otros la enseñanza
de la Verdad, dándoles una bella
esperanza.

Cuando volviste, los brazos de tus
hermanas, abiertos estaban, esperando
de ti todos aquellos relatos y experiencias
que viviste en otras tierras.

Fuiste siempre sonriente, y tu bella
dentadura, la luciste como un diamante
montado en una pieza de gran valor.

Cuando tus años de mocedad, no
daban a tu pequeña cintura credibilidad
y a esa larga cabellera de color castaño,
hasta el viento te acariciaba con suavidad.

Pero el tiempo aunque quieto esté, nosotros
viajamos a través de él, y el otoño hizo
una escala de muchos años en tu vida, hasta
que el invierno llegó.

Te cansaste hasta de respirar,
tu cabeza estaba cubierta de nieve,
y tus ojitos casi se cerraban cuando
aún habian rayitos de sol.

Por fin, un día acostada en tu camita
le diste las buenas noches a la vida
y pensaste seguramente en esas
palabras “del polvo fuiste formado y
al polvo volverás


Hoy ya no estás aquí con nosotros,
pero vives en nuestras memorias
y me pregunto ¿dónde estás ahora?

Pues polvo eres y a la tierra volviste,
donde nacen y crecen las bellas
flores, de los campos inmensos, donde
un día despertarás de ese largo sueño
y correrás a buscar los brazos de tus
seres amados...


Letizia Salceda,,,
leer más   
22
31comentarios 124 lecturas versolibre karma: 99

Princesa Azteca

Leyendas, mitos e historias
aztecas, hablan de princesas
que conquistaron el corazón
de los hombres de tierra morena
por su valentía, entrega e intrepidez…

Hablaré de una que en el tiempo
se perdió y apareció en el siglo XXI.
No lleva indumentaria ni vestimenta
natal, aquella que en su tiempo
la civilización usaba.

Por ello es que nadie la reconoce
como tal. Pero en cuanto entras en
contacto con ella, su alma te envuelve
y sientes cómo en su sangre lleva
el sello del poder y la compasión.

Los colores en los cuales te sumerges
al mirar sus ojos, te dicen cuán limpio
es su corazón. Es una flor gloriosa que
lleva la más exquisita combinación, desde
el gris hasta el azul plumbago. Su
personalidad conquista como el
cielo a las nubes para bañar la primavera.

Princesa Azteca que recorres tu camino
entre risas y carcajadas que alimentan
tu alma, porque tu alegría es abierta.
Pero a pesar de ello, también llevas
en tu corazón espinas que sangran
dolores, incluso errores y pecados
de los cuales, sentencias no fuiste
merecedora.

Porque en tu corazón hubo un
huracán capaz de despojarte de
todo lo que poseías, pero el ángel de luz
te hizo arrodillarte y te llenó de
gracia y su bondad te mostró hasta
conseguir de tu alma, modestia y humildad…

Los incansables dedos de tus bellas manos,
son intérpretes y marionetas de sentimientos,
pensamientos y emociones. Por ello,
lo que escribes, lo escribes solo una ocasión,
porque tus palabras escritas, están en comunión con
el bum bum de tu corazón.
Princesa Azteca, te equivocaste
de civilización, y le agradezco al
cielo que hayas caído en este,
justo donde quienes te abrazamos,
abrazamos tu alma y las lágrimas
de tu sentir las compartes con amor.

Letizia Salceda,,,
leer más   
5
2comentarios 20 lecturas versolibre karma: 58

Para Delia, que quiere viajar a un cuento

Viajar, Delia, a un cuento, no es vivir,
Los cuentos son imaginarios, falsos
Que te hacen caminar con pies descalzos
Haciéndote creer vuelas por abrir

Iluso cielo que sin existir
Te va empujando a esos tristes ocasos
Que por un sí o por no, o un por si acaso
Impide los errores corregir

No hay nada más hermoso que la vida
Aunque la vida hay que saber vivirla
Poniendo mucho amor en el intento

Y por más que ella sea incomprendida
Siempre te enseña a sacar esa esquirla
Que hirió tu corazón y dio lamento

Son solo como el viento
Los sueños que te llevan a pensar
En cuentos de Hadas y encantados bosques.
14
12comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 107

La oyente silenciosa o eclosión de una estrella:

La escuela de teatro cerró la matrícula una vez cubierta su capacidad. La selección de alumnos se basó en exigentes y minuciosas pruebas de aptitudes. No obstante, por tenaz insistencia de una adolescente y los ruegos de sus padres, la directora la admitió bajo la condición expresa de “solo como oyente, sin derecho a exámenes ni pruebas actorales; y sí con el deber de silente y disciplinada presencia”. Sus padres lo agradecieron y la jovencita, conforme, aceptó feliz.
No perdía clases, las disfrutaba; y más aún, las anécdotas de cada condiscípulo transcurrido un año de curso. Con regocijo guardaba para si las correctas respuestas a preguntas que en clases erraban otros. Se las ingenió para conseguir y leer obras de teatro de escritores clásicos y contemporáneos recomendados por profesores, hasta el punto de memorizar pasajes de las mismas y en la casa, frente al espejo representar personajes. Leía con fruición a Shakespeare, Gógol, Turguénev, Moliere, Goldoni, Chejov y otros. Fueron autores cuyos libros devoró con frenesí.
Stanislavski era el Dios de su devoción. Se interesó por todo cuanto hizo y dejó para la posteridad: “Su Sistema” y consideraciones de cómo debía ser un actor. ¡Y ella quería serlo…! Sentía que lo era, pero… ”Solo como oyente”, sin derecho a exámenes ni pruebas actorales; y sí con el deber de silente y disciplinada presencia”. En eso meditaba con estoicismo cada día, tras la última fila del aula, en solitario pupitre. Al final de clases siempre pensaba…-¡Algún día batiré mis alas!-
Cierta vez, de improviso llegó a la escuela un famoso Director de Cine. Entregó una nota firmada por el Ministro de Cultura que rezaba: “Apóyenlo en todo”. Dijo que necesitaba seleccionara una actriz. La Directora le contestó que haría llamar a las mejores del curso. El declinó esa idea y quiso lo llevaran al aula. Así lo hizo y exigió de la instructora brindarle toda la atención.
Sin preámbulos, el cineasta paseó sus ojos por el aula, recorrió a pasos lentos los asientos de las féminas. Llegó hasta la joven oyente, que le devolvió la mirada sin pestañar siquiera. Regresó y se sentó junto a la catedrática. Alzando la vista la miró de nuevo. Señalando a la joven, le dijo: “Hágala venir”
Contrariada, con un gesto de mano llamó a la seleccionada, que incrédula, permaneció sentada en su lugar.
—Acércate, Irina —le ordenó en voz alta.
Erguida la frente y caminando con garbó se detuvo ante la mesa. Sin palabras ni movimientos de cabeza, miró primero a la profesora y después al visitante…, serena.
— ¿No hablas…? —Dijo el cineasta.
Ella, estoica, solo esbozó una sonrisa, observando a una y otro…
—Responde a las preguntas —volvió a ordenar la instructora.
—Haz algo que nos sorprenda, artista… —le sugirió él.
Abriendo los brazos se apoyó en las dos esquinas de la mesa, apretó el mantel en sus manos y mirando a ambos, las levantó de súbito con fuerza haciendo rodar por el piso todo lo que había sobre ella.
La profesora gritó asustada, todos los alumnos se quedaron boquiabiertos y el Director de Cine comenzó a aplaudir pausadamente con risa incontrolable hasta decir:
— ¡Nos sorprendiste! —y le dio un fuerte y prolongado abrazo a la joven ahogada en llanto.
Fin
Saltamontes (Pedro M. Calzada Ajete)
12
12comentarios 78 lecturas relato karma: 115

Paseo pre otoñal

Voy recogiendo impresiones,
bajo amigables nubes blancas y vehemente cielo azulado,
en tanto se despide Septiembre,
que se adelanta a los fríos, ya con los campos arados

Nota
La siembra del trigo se hace normalmente
entre el 1 de octubre y el 15 de noviembre.
En zonas muy frías se puede avanzar al mes de Septiembre
para que cuando llegue el frío, la planta ya presente cuatro hojas.
leer más   
13
16comentarios 89 lecturas versolibre karma: 93

Criogenización de un beso

Lanzada lejos la opulencia de deseos,
guardados los sueños que no desterrados,
congelaré un beso.
Congelaré un beso para que sea implantado
en tiempos de extinción de ternura.
Tal vez se le implante a un preso,
tal vez a un expósito sin hogar o tal vez,
te llegue a ti para que rompas a llorar.
Congelaré un beso para que los besos
no se extingan...
Para que mi beso sea beso puro,
con finalidad, carne, sangre y venas.
Un beso que llegue lejos,
que arrope, que calme al demente
que desarme al miedoso
que despioje al tiñoso
al hipócrita que no conoció
el verdadero amor
que le arranque
la máscara al adicto mentiroso...
Un beso auténtico,
de los que regalan los muertos
antes de instalarse en el más allá.
Un beso que atraviese los tiempos,
que desafíe a la fuerza de gravedad,
que pasee por las inmensas dimensiones,
que te encuentre cuando te pierdas
y te ponga a salvo.
Congelaré un beso porque estoy loca,
loca como la vida que no cuenta besos.
Congelaré un beso que cuente versos callados en besos.
Congelaré un beso,
un beso para la eternidad...

Autora:YolandaR.Todos los derechos reservados
leer más   
8
6comentarios 79 lecturas versolibre karma: 88

Dicen que

Cada minuto pienso en ti,
un dolor invade mi interior,
apenas puedo respirar,
apenas puedo vivir.

¿Por que el amor duele tanto?
¿Por que somos títeres del destino?
¿Por que el tiempo es nuestro escenario,
y parecemos tropezar en él?

Dicen que el tiempo cura los corazones,
que sana los vacíos del alma,
que borra las memorias
y los besos de la piel.

Dicen que el tiempo ayuda
¿pero que ayuda a moverlo?
el tiempo es tan lento
y el dolor intenso.

Me dijiste adiós
y en ese momento mi vida cambio
el tiempo se detuvo y yo
deje de respirar.
11
4comentarios 95 lecturas versolibre karma: 88

Su sonrisa

Su sonrisa
ilumina
mis días grises.
Me eleva a la par
del arco iris.
Y si me dejo guiar
por ella ,puedo
icluso navegar
por las estrellas.
leer más   
16
9comentarios 95 lecturas versolibre karma: 90

Sin Perfume

Soy una desgraciada
que saca dieces
para sentirse halagada.

Que juega para ganar,
por fobia a perder.

Que sonríe
aunque sabe que se muere.

Que estalla en privado
porque en público no puede.

Que miente,
para salvar su fama de inteligente.

Que presume
de todo lo que tiene
y a pesar de parecer perfecta...
no encuentra su perfume.
12
9comentarios 101 lecturas versolibre karma: 89

Una anciana en la playa:

Yo vi a una anciana sola muy sola en rotunda soledad
Sola en la playa con el agua al pecho y su mirada aislada
De la gran multitud de bañistas en la playa
Ella estaba sola y sola hablaba
Con sus frases en la boca ella callaba
Callaba su soledad y lo hacía sola
Con la mirada perdida allá donde el azul del mar
En ancha arista se une con el azul cielo
Y yo pensaba mientras la miraba...
Realmente estará sola?
Habla con ella sola?
Quizás alguien la escuchaba... y lo sabía ella sola
¡Valla usted a saber con quién hablaba!
A esa muy anciana que con el agua al pecho hablaba y meditaba
Después de casi media hora estoicamente hablando sola
Le vi una sonrisa en su rostro dibujada
Dio media vuelta y regresó sola a la orilla
Despacio como si a ella ya “alguien” le contestara
Lentamente caminando por la arena la vi sola
Hasta perderse de mi vista sola
Habrá hablado con Él...?

Autor: Saltamontes (12/7/2919)
leer más   
22
14comentarios 98 lecturas versolibre karma: 112

Silencios

Hay silencios que retumban en el alma
Y poco a poco te destruyen desde dentro.
leer más   
12
5comentarios 112 lecturas versolibre karma: 111

48 horas

Dos días
ha tardado tu olor
en evaporarse.

Dos días
en desaparecer
de mis sábanas,
mi cuerpo
y mis llagas.

Cuarenta y ocho horas
de perfume
perpetuo y etéreo.

Cuarenta y ocho horas.

Cuarenta y ocho horas sin ti.


Rita.

21.8.19
4
1comentarios 91 lecturas versolibre karma: 41

Maneras de decir:

Tankanat @Saltamontes.

Cuánto me dijo,
en silencio su boca,
fue un grito de ojos
guardado en mi mirada.
Bella expresión de un beso
que ha taladrado mi alma,
despacio y muy profundo...
Sutiles modos,
de satisfacción de ansias
de amor... sublime.
leer más   
16
15comentarios 136 lecturas japonesa karma: 127

Histórico Fragmentario

Año bisiesto del calendario gregoriano
El mundo gira en el claro oscuro de los tiempos
Los marinos en el mar, desafían a los vientos
La vacuidad irrumpe en el morbo cortesano.

Alquimistas formulando el hidroxilo
Es la era del reinado de los bichos
Una rana salta al estanque de BoshŌ
Y derrama lágrimas un cocodrilo.

En la mesa estarán poetas y mecenas
Como honorables invitados del Shogun
Destaca en el menú de la conspicua cena
Un soufflé de mariposas con atún.

Un decreto real ha sentenciado
La veda a unicornios y pegasos
Argumentando tributaciones al parnaso
En cadáveres de perdices y venados.

El sindicato de carpintería medieval
Introdujo un trámite de amparo
Con la moción de no verse involucrado
En ningún caso, de inseminación verbal

Don Alonso y sancho panza moríanse de la risa
En un sombrío tugurio sobre la Alcalá del quince
Se corrieron los rumores sobre Leonardo Davinci
Polimata florentino, pintando a la Mona lisa.
leer más   
14
17comentarios 128 lecturas versolibre karma: 112

Me queda solo el olvido

Quise ser
agua
y volverme río.

(Era hielo frío)

Quise ser
fuego,
me quemé
en su brasa.

(Extinguida llama)

Quise ser viento
deshojando
nubes.

(No hay soplos azules)

Quise ser
lluvia
que alimenta vida.

(Fui una atroz sequía)

Quise ser
ave
que recorta el aire.

(Miedo a las alturas)

Quise ser
sol
de rayos radiantes.

(Opaca figura)

Quise ser
desierto,
gris en mis silencios.

(Fui lava amarilla)

Quise ser día...
Quise ser noche...

(Rueda que no gira)

Quise ser recuerdo,
quise ser invierno,
rosario del tiempo,
espacio vacío.

Ahora…soy nada.

(Me queda solo el olvido...)



María Prieto
Julio 2019


Pintura: “Hielo flotante en el Sena” Claude Monet. 1880
36
41comentarios 320 lecturas versolibre karma: 100

Susurro...

Y de repente...

Se nos helaron las palabras
en la boca. Un frío agudo,
de silencio compartido,
rompió súbitamente la distancia.

Los corazones se quedaron
en suspenso. Un aire denso
creció en desasosiego.

Y en segundos...
una corriente de sinergias simultáneas
sobrepasó los límites del alma
y de la carne.

Y susurraron bajito...
- Ha pasado un ángel...



María Prieto
Julio 201

Pintura: “Madonna Sixtina“ (detalle de angelitos). Rafael Sanzio. Siglo XVI
32
50comentarios 566 lecturas versolibre karma: 118

Senryú

El claro añil
del desnublado cielo
Está en tus ojos
leer más   
16
13comentarios 116 lecturas japonesa karma: 108

Sin saber lo que sentir

Hoy desperté, vi la tele, tan solo me asusté y pensé en ti, pensé tan solo en ti.

Corrí a buscarte y te encontre nos besamos y abrazamos como locos.

Tu me dijiste ¿que está pasando?, yo pues no entendía, solo observaba, caos en mi pueblo, caos que en mi tierra, violencia ,caos que solo carcomida mi conciencia
Te respondí .. no lo sé , solo vamos, disfrutemos de la mierda de este mundo.

Entre llantas en fuego y humo traspasando nuestra cara, tan solo disfrutemos este puto momento.

Disfrutemos de el caos, disfrutemos de el fuegos, disfrutemos del humo
Tan solo disfrutemos.

Pedro Ramírez.
leer más   
1
sin comentarios 22 lecturas relato karma: 6

Al amigo Ludico

Acusando recibo a tu correo
Tan amable y honroso, yo deseo
Darte gracias, y decir que te ubico…

(Y no me juzgues mal, te lo suplico)
Entre los poetas que mejor veo
(Y te lo digo así, sin dar rodeo)
En poemame, donde yo público.

Reflejas con tu pluma una cultura
Que es amplia, muy honda en literatura,

Ya sea en prosa poética, libre
Poesía, relato corto o cuento…
Todos ellos son garantes, del timbre
Protector de tus obras y talento.

Saltamontes.
13
13comentarios 156 lecturas versoclasico karma: 96

"Un poco de mí"

youtu.be/qPb7NrWEgvo

Tengo que confesarlo muchas veces me siento muy sola, en días como hoy, escuchando el disco tributo a Queen; tirada en mi cama y recordando.

Entre la soledad de mis sábanas y el silencio del reloj de pared, lágrimas en mis ojos, y, dolor en el alma.

Como explicar lo que siento en estos días de invierno. cuando los recuerdo llegan a mi puerto; en cajones de madera y es allí dónde me pregunto si alguna vez he sido feliz...

Recuerdo que cuando niña me dijieron; qué mi sonrisa era falsa, y sí, muchas veces me he preguntado, si sonrío por compromiso.
leer más   
18
9comentarios 141 lecturas prosapoetica karma: 105
« anterior1234511